Skip to main content
Internet Archive's 25th Anniversary Logo

Full text of "Las siete partidas del rey don Alfonso el Sabio"

See other formats


the 

university  of 

connecticut 

libraries 


^53    Odioso?'}    i 


Digitized  by  the  Internet  Archive 

in  2012  with  funding  from 

Boston  Library  Consortium  Member  Libraries 


http://archive.org/details/lassietepartidas01lp 


LAS  SIETE  PARTIDAS 

DEL  REY 

DON  ALFONSO  EL  SABIO. 

TOMO  I. 


$S 


*X  <LQ     2 


PROLOGO.  Vil 

cuanto  en  el  siglo  en  que  vivimos  es  mayor  la  tendencia  á  distinguirse,  y  mas  general  en 
todas  las  clases  el  deseo  de  saber ,  y  de  adquirir  sobre  todo  los  conocimientos  que  abren 
paso  para  participar  de  las  diversas  funciones  públicas  del  Estado;  cuanto  hasta  aquellos 
que  no  aspiran  á  mezclarse  en  los  negocios  públicos,  quieren  sin  embargo  estar  impuestos 
en  el  derecho,  áfin  de  poder  defender  sus  intereses  cuando  fuere  menester,  y  no  tener 
que  entregarse  ciegamente  á  discreción  de  los  abogados. 

Una  edición,  pues,  de  las  Siete  Partidas  i  que  reuniese  el  texto  de  las  leyes  sin  alte- 
ración juntamente  con  las  preciosísimas  glosas  de  Gregorio  López,  era  de  evidente  utilidad, 
y  los  editores  dándola  á  luz  creen  hacer  un  verdadero  servicio  al  público  español  y  ameri- 
cano, y  especialmente  a  los  jóvenes  cursantes,  quienes  podrán  adquirir  por  la  mitad  de 
lo  que  costó  hasta  ahora  esta  obra  fundamental,  y  para  ellos  indispensable. 

Una  dificultad  arredró  en  un  principio  á  los  editores ,  y  fué  la  de  coordinar  las  glosas 
con  el  nuevo  texto,  y  de  asegurar  los  dos  puntos  trascendentales  de  la  fidelidad  en  la 
traslación  y  de  la  corrección.  Mas  hizo  su  buena  suerte  que  tuviesen  á  bien  asociarse  á 
la  empresa  dos  hombres  sabios ,  dos  literatos  laboriosos ,  el  uno  español ,  doctor  en 
leyes  y  licenciado  en  cánones,  y  americano  el  otro ,  también  doctor  en  leyes  y  agente  di- 
plomático, obligados  ambos  por  la  división  de  los  partidos  políticos  á  buscar  asilo  en 
esta  tierra  hospitalaria ;  y  nos  lisonjeamos  de  que  con  su  cooperación  inteligente  y 
esmerada  sale  esta  edición  tan  perfecta  como  la  de  la  Academia  en  cuanto  al  texto ,  pero 
muy  superior  en  corrección  á  la  de  Madrid  de  los  años  de  1829  á  1831  en  orden  á  las 
glosas ,  pues  estas  se  han  purgado  de  una  multitud  de  erratas  notables ,  sustanciales  algu- 
nas ,  siendo  tan  increible  que  saliesen  de  la  pluma  del  sabio  é  infatigable  autor ,  como 
inconcebible  que  pudieran  escapar  á  los  correctores  que  entendieron  en  la  reimpresión 
de  la  obra.  Seria  largo  citar  el  sinnúmero  de  pasajes  en  que  se  han  hecho  correc- 
ciones ;  asi  que  nos  ceñiremos  á  unos  cuantos  ejemplos.  En  diferentes  lugares  de 
la  edición  de  1829-1831  se  lee  :  teñe  mentí  istam  legem,  en  vez  de  teñe  mente; 
reddit  por  redit,  y  al  contrario;  fiendus,  fienda,  etc.,  por  faciendus ,  facienda ,  etc.; 
extimo  por  oestimo ;  existimationem  servi  por  wstimationem  serví.  En  las  notas  á  la 
ley  5.  tit.  h.  Part.  1.  se  halla  baptizatus  en  lugar  de  baptizans:  en  otra  parte  inducitur 
por  indicitur ;  ministerio  nominis  por  ministerio  hominis  ;  ipsi  por  nisi ;  confidere  por 
con/idunt;  erant  por  eant;  obtemperantibus  por  obtemperantes  ;  impetrandi  por  impe- 
tranti;  invicto  por  invito;  tamen  por  tantüm;  quando  por  quám;  quód  conjunción  puesto 
por  quod  relativo,  y  vice  versa;  incurrí  por  incurrere;  quomodo  por  quando;  nec- 
dum  por  nedum.  Se  lee  asimismo  ocurruerit  por  occurrerit ;  fructicibus  por  fructibus; 
mororum  por  morum;  quemadmodum  por  quomodo;  quwritur  an  ó  utrüm...  vel  ne  por 
qumritur  an  ó  utrüm...  annon  ó  nec  ne,  etc.  Los  barbarismos  y  las  locuciones  viciosas 
como  la  de  este  último  ejemplo,  y  otras  que  resultan  sobre  todo  del  mal  uso  que  se 
hace  de  las  preposiciones ,  abundan  en  la  edición  de  que  se  habla,  chocando  y  á  veces 
confundiendo  al  lector  mas  instruido  y  ejercitado.  ¡  Y  cuántas  cláusulas  de  sentido  confuso  ! 
Admira  igualmente  la  falta  de  puntuación  ó  la  poca  exactitud  que  en  esta  parte  se  nota  á 
cada  paso  ,  no  menos  que  el  emplear  el  nombre  femeniuo  por  el  masculino ,  y  al  con- 
trario ;  el  pasar  repentinamente  del  singular  al  plural  y  de  este  al  singular ,  tanto  para  los 
verbos  como  para  los  nombres,  en  una  cláusula  en  que  rige  siempre  el  mismo  supuesto. 
La  falta  de  diptongos  en  unas  dicciones,  la  superfluidad  en  otras,  ó  el  uso  del  de  oe  por 


VIH  PROLOGO. 

el  de  ce  y  vice  versa,  es  otro  de  sus  defectos;  siendo  tan  vicioso  igualmente  su  sistema  de 
ortografía,  que  algunos  jóvenes  cursantes  no  podrían  menos  de  verse  embarazados  en  la 
inteligencia  de  ciertas  dicciones.  Así,  por  ejemplo,  el  que  ignorase  la  significación  de 
schaccus  ,  en  vano  buscaría  en  el  diccionario  esta  palabra  scacus  en  la  manera  que  aparece 
estampada  en  el  original  expresado  ;  otro  tanto  sucederia  en  apothegma  puesto  por  apoph- 
thegma,  en  bravium  por  brabeum ,  en  bachalarius  por  baccalanreus ,  etc.,  etc.  De  todos 
estos  defectos  y  otros  semejantes  é  innumerables  no  adolece  esta  nueva  edición,  ni  se 
nota  en  ella  él  desaliño,  incorrección  de  lenguaje  y  los  muchos  descuidos,  casuales  si 
se  quiere,  que  se  observan  en  la  de  1829-1831.  Los  editores  no  dudan  que  todas  estas 
mejoras,  aunque  parezcan  pequeneces,  se  tendrán  por  importantes  en  una  obra  que 
no  solo  ha  de  andar  en  manos  de  los  jurisconsultos ,  sino  también  en  las  de  los  cursantes , 
en  unos  países  en  que  la  lengua  latina  goza  del  mayor  aprecio.  Finalmente  no  queriendo 
los  dos  colaboradores  asociados  á  la  empresa  omitir  por  su  parte  cosa  alguna  de  cuanto 
pudiese  contribuir  á  la  perfección  de  esta  nueva  edición ,  rectificaron  con  sumo  cuidado 
conforme  á  los  textos  de  los  cuerpos  del  derecho,  canónico  y  civil  romano ,  y  de  la  sagrada 
Biblia,  algunos  de  los  pasajes  y  citas,  que  en  la  edición  que  sirvió  de  original  se  hallan 
equivocados. 

Cuando  se  quiso  proceder  á  la  ejecución  del  plan,  ocurrió  otra  dificultad.  Ciertas 
glosas  no  convenían  con  el  texto  de  la  Academia ,  especialmente  en  el  título  IV  de  la 
/.  Partida ,  en  el  cual  hay  una  diversidad  muy  grande  entre  este  texto  y  el  de  G.  López,  pues 
en  el  primero  consta  dicho  título  de  129  leyes,  cuando  el  segundo  no  contiene  mas  que 
73.  Para  salvar  este  inconveniente,  no  pareciendo  justo  defraudar  á  los* lectores  de 
ninguna  de  las  preciosas  glosas ,  se  resolvió  que  en  semejantes  casos  se  pondría  uno  y 
otro  texto,  y  asi  se  ha  ejecutado  ;  de  manera  que  se  da  íntegramente  cuanto  encierran 
las  dos  ediciones  de  la  Real  Academia  y  de  Gregorio  López,  á  excepción,  por  lo  que 
toca  á  la  primera,  de  las  variantes,  que  se  creyó  no  hacían  al  caso  y  no  hubieran 
servido  sino  de  embarazo.  La  Academia  hubo  de  ponerlas,  porque  fué  su  intento  erigir 
un  monumento  bibliográfico  mas  que  otra  cosa  ;  pero  en  esta  edición,  atendido  su  objeto, 
bastaba  poner  íntegro  el  texto  que  la  Academia  juzgó  ser  el  verdadero  entre  los  61  códices 
que  cotejó ;  y  sin  duda  sería  acertada  su  elección ,  cuando  así  lo  declaró  la  junta  de 
ministros  del  Consejo  nombrada  para  el  examen ,  diciendo  á  S.  M.  :  Por  estas  conside- 
raciones creemos  justo  y  conveniente  que  esta  edición  sea  reconocida  como  la  mas  auténtica 

Y  MAS  CORRECTA  DE  CUANTAS  SE  HAN  PUBLICADO. 

Finalmente  conociendo  los  editores  la  necesidad  indispensable  de  que  un  libro  como 
este  saliese  al  público  sin  erratas,  no  perdonaron  medio  para  conseguirlo,  y  tienen  por 
cierto  que  ninguna  obra  impresa  dentro  ó  fuera  de  España  excede  á  esta  en  corrección  y 
pureza. 

El  retrato  del  Rey  Sabio  que  adorna  esta  edición  se  copió  fielmente ,  pero  mejorando  ej 
dibujo  y  grabado,  del  que  puso  la  Academia  al  principio  de  su  Prólogo. 


ADVERTENCIA. 


Habiendo  acudido  la  Rc>l  Academia  de  la  Historia  al  Rey  nuestro  Señor 
solicitando  que  se  autorizase  su  edición  de  las  Partidas  para  el  uso  de  los 
tribunales  del  reino ,  S.  M.  se  dignó  mandar  que  la  examinase  y  calificase 
una  junta,  compuesta  del  Excmo.  Sr.  D.  Juan  Pérez  Villamil,  consejero  do 
Estado,  del  limo.  Sr.  Don  Manuel  de  Lardizaial,  del  limo.  Sr.  D.  Josef 
María  Puig,  del  Sr.  D.  Nicolás  de  Sierra,  ministros  estos  tres  últimos  del 
consejo  real,  y  del  Sr.  D.  José  Hevia  y  Noriega,  fiscal  del  mismo  consejo 
y  de  la  cámara.  Por  la  ausencia  que  sobrevino  del  Excmo.  Sr.  D.  Juan 
Pérez  Villamil,  fué  nombrado  de  real  orden  el  Sr.  Don  Ramón  López 
Pelegrin ,  ministro  del  mismo  supremo  consejo ;  y  la  junta  continuó  en  el 
desempeño  de. su  comisión,  aunque  con  la  desgracia  de  haber  fallecido  él 
Sr.  D.  Nicolás  dé  Sierra  poco  antes  de  concluirse.  Finalmente  la  junta 
consultó  su  dictamen  al  Rey  nuestro  Señor ;  y  S.  M.  conformándose  con  él, 
se  ha  dignado  autorizar  la  edición  académica  para  que  se  use  de  ella  en  los 
tribunales  de  estos  reinos  indistintamente ,  y  como  se  usa  de  la  publicada 
por  el  licenciado  Gregorio  López ,  que  se  autorizó  exclusivamente  desde  su 
publicación  en  el  año  de  15 55.  Asi  consta  de  los  dos  documentos  siguientes  : 

Real  orden  comunicada  ala  Academia  por  el  Excmo.  Sr.  D.  José  Pizarro,  primer  Secretario 

de  Estado  y  del  Despacho. 

«  AI  Sr.  Duque  Presidente  del  consejo  real  digo  con  esta  fecha  lo  que 

«  sigue. — Excmo.  Sr.  :  Conformándose  el  Rey  nuestro  Señor  con  el 

«  parecer  de  los  ministros  del  su  consejo  real  nombrados  para  informar 

«  sobre  la  edición  de  las  siete  Partidas  hecha  por  la  Academia  de  la  Historia, 

«  se  ha  servido  autorizar  esta  edición  para  que  se  use  de  ella  en  los 
Tom.  i.  o 


X  ADVERTENCIA. 

«  tribunales  de  sus  reinos  indistintamente  y  como  se  usa  de  la  publicada 
«  por  el  licenciado  Gregorio  López  :  permitiendo  á  la  Academia  la  publi- 
«  cacion  del  informe  dado  por  dichos  magistrados.  —  Lo  comunico  á 
«  V.  E.  para  su  inteligencia  y  gobierno  del  consejo.  —  Y  lo  traslado  á 
«  V.  S.  de  igual  orden  para  su  noticia  y  satisfacción  de  la  Academia , 
«  acompañando  copia  del  parecer  de  los  ministros  del  consejo  para  los 
«  indicados  efectos.  Dios  guarde  á  V.  S.  muchos  años.  Palacio  8  de  marzo 
«  de  4818.  —  José  Pizarro.  —  Sr.  Secretario  de  la  Academia  de  la 
«  Historia.  » 

Consulta  de  la  junta  de  ministros  del  consejo  real,  mencionada  en  la  real  orden  anterior. 

«  Señor.  — ¡  En  cumplimiento  de  la  real  orden  de  V.  M.  de  2  de  mayo 
«  deí  año  pasado  de  181 S,  hemos  reconocido  con  mucho  cuidado  y  dili- 
«  gencia  la  edición  de  las  siete  Partidas  del  rey  D.  Alfonso  el  Sabio,  hecha 
«  por  la  Academia  de  la  Historia  en  1807,  y  no  hemos  podido  menos  de 
«  admirar  su  esmero  y  constancia  en  llevar  á  cabo  con  la  posible  perfección 
«  una  empresa  tan  ardua  y  penosa.  En  efecto ,  el  trabajo  solo  de  leer  y 
«  cotejar  los  sesenta  y  un  códices  antiguos  que  pudo  adquirir  al  intento , 
«  bastaría  para  conocer  su  esforzado  empeño  por  encontrar  el  texto  genuino 
«  de  las  Partidas ,  que  fué  y  debió  ser  su  principal  objeto.  Ha  procurado 
«  también  desempeñarlo  con  un  celo  y  acierto  dignos  del  mayor  elogio ,  no 
«  solo  por  las  interesantes  tareas  que  necesariamente  ha  empleado  para 
«  determinar  con  juiciosa  crítica  entre  tantos  códices  aquellos  que  por  estar 
«  escritos  de  una  misma  mano ,  y  ser  mas  correctos  y  uniformes  en  la 
«  ortografía  debían  servir  de  texto  á  esta  edición ,  sino  para  poner  por 
«  notas  con  muy  prolija  puntualidad  las  innumerables  variantes  de  los  otros 
«  códices.  De  esta  suerte  nos  ha  dado  en  uno  todos  ellos,  cuya  ventaja, 
«  desconocida  en  las  ediciones  anteriores,  parece  está  reservada  á  su 
«  notoria  ilustración ;  pero  no  se  ha  contentado  con  esto ,  pues  además  ha 
«  hecho  un  apéndice  historial  de  todos  estos  códices,  cuidando  particular- 


ADVERTENCIA.  XI 

«  menté  de  indicar  siís  caracteres,  para  que  por  ella  fuese  mas  bien  conocida 
«  la  mayor  ó  menor  fidelidad  y  exactitud  de  estos  traslados  todos  antiguos, 
«  y  algunos  de  ellos  coetáneos  á  la  publicación  del  cuerpo  legal  de  las 
«  Partidas.  En  suma ,  Señor  ,  la  Academia  ha  arribado  á  cuanto  es  dable 
«  para  lograr  una  edición  la  mas  conforme  con  su  original ,  y  la  mas 
«  cumplida  en  todas  sus  partes ,  como  se  manifiesta  muy  por  menor  en  el 
«  prólogo  que  la  precede.  Por  estas  consideraciones  creemos  justo  y  conve- 
«  niente ,  que  esta  edición  sea  reconocida  como  la  mas  auténtica  y  correcta 
«  de  cuantas  se  han  publicado ,  y  que  puede  ser  autorizada  por  V.  M.  para 
«  que  se  use  de  ella  en  los  tribunales  de  estos  reinos  indistintamente ,  y 
«  como  se  usa  de  la  publicada  por  el  licenciado  Gregorio  López ,  de  la  cual 
«  no  se  diferencia  en  cosa  sustancial  tocante  al  gobierno  civil  de  los 
«  pueblos  y  á  la  administración  de  la  justicia.  — Este  es,  Señor,  nuestro 
«  dictamen,  y  V.  M.  se  dignará  resolver  lo  que  mas  fuere  de  su  sobersno 
«  agrado.  —  Manuel  de  Lardizabal.  — José  María  Puig.  —  Ramón  López 
«  Pelegrin.  -—*  José  Hevia  y  Noriega.  » 


PROLOGO 

DE  LA  REAL  ACADEMIA  DE  LA  HISTORIA^ 


La  mas  ilustrada  prudencia  no  alcanza  siempre  á  llevar  á  buen  éxito  sus  empresas;  ni 
tiene  bastante  poder  para  invertir  en  todas  las  ocasiones  y  tiempos  el  orden  y  serie  de  in- 
evitables sucesos  á  que  nuestra  limitada  comprensión  ha  dado  el  nombre  de  fortuna.  No 
es  esto  decir,  como  han  opinado  algunos ,  que  haya  una  fuerza  oculta  que  tome  por  em- 
peño resistir  los  conatos  de  los  hombres,  y  desbaratar  sus  proyectos,  lo  que  seria  muy  poco 
prudente ;  sino  que  no  está  en  la  mano  del  hombre  sabio  doblar  á  su  arbitrio  las  demás 
causas  que  con  él  han  de  concurrir  á  la  ejecución  de  sus  ideas.  Olvidado  de  que  no 
ha  sido  sino  á  costa  de  aplicación,  meditaciones  y  desvelos  como  ha  adquirido  los  cono- 
cimientos que  le  adornan ,  se  imagina  que  todos  están  á  su  nivel  y  en  estado  de  auxiliarle ; 
y  suele  suceder  que  no  siendo  capaces  de  entrar  en  sus  miras ,  ni  de  percibir  las  relaciones 
á  que  su  vista  alcanza ,  en  lugar  de  cooperar  á  sus  designios,  les  oponen  continuos  estor- 
bos ,  y  se  complacen  en  frustrarlos. 

Esto  puede  decirse  que  fué  lo  que  sucedió  al  rey  de  Castilla  don  Alfonso  X  :  había  sido 
dotado  de  una  alma  elevada ,  propia  para  emprender  cosas  grandes  :  las  ideó  en  efecto ; 
pero  causas  que  de  él  no  dependieron ,  ó  hicieron  que  se  malograsen,  ó  fueron  estorbo  para 
que  las  llevase  á  la  perfección  apetecida  :  asi  su  reinado  no  fué  para  él  mismo  ni  para  sus 
pueblos  tan  feliz  como  parece  correspondía.  Mas  no  por  eso  dejó  de  merecer  aquel  monarca 
el  dictado  de  Sabio  con  que  desde  su  edad  se  le  ha  apellidado  :  quizá  se  debió  su  poca  suerte 
á  que  los  estudios  que  hizo  le  sacaron  de  su  siglo.  Un  medio  hay  infalible  de  apreciar  y  gra- 
duar el  mérito  de  los  conocimientos  que  tanto  le  distinguieron,  sin  embargo  de  que  parezca 
que  los  admirables  progresos  que  desde  entonces  han  hecho  las  ciencias  físicas  y  morales , 
nos  ponen  en  un  punto  de  vista  que  le  ha  de  ser  poco  favorable,  y  es  el  examen  de  sus  obras. 
Resolución  ha  sido  digna  de  un  nieto  y  sucesor  suyo,  que  se  recojan  y  publiquen;  porque  ellas 
harán  ver  la  razón  con  que  hace  seis  siglos  se  atribuyó  á  su  autor  aquel  glorioso  renombre. 

Aunque  algunas  corren  impresas  mucho  tiempo  ha ,  otras  habian  siempre  yacido  ocultas 
en  las  bibliotecas;  y  habiéndose  hecho  presente  al  Rey  nuestro  señor  que  podria  convenir 
hacer  una  edición  de  todas  bajo  la  dirección  de  la  Academia ,  acogiendo  S.  M.  benigna- 
mente este  pensamiento,  se  sirvió  comunicar  orden  á  este  cuerpo  en  6  de  octubre  de  1795, 
para  que  sobre  su  ejecución  informase  lo  que  entendiera.  Dedicóse  con  ardor  la  Academia 
á  adquirir  noticia  de  todos  los  escritos  que  se  han  atribuido  al  rey  Sabio ,  ó  en  que  se  ha 
supuesto  tener  parte,  y  de  las  bibliotecas  en  que  se  guardaban;  y  bien  instruida  en  estos 
puntos  por  las  exposiciones  que  le  hicieron  varios  de  sus  individuos,  cumplió  con  el  informe 
que  le  estaba  encargado  en  10  de  abril  de  1798 ;  manifestando  sobre  cada  una  de  las  obras 
en  particular  lo  que  entendía  debía  observarse  para  que  su  impresión  se  hiciera  con  la  cor- 
rección y  esmero  convenientes;  y  enterada  S.  M.  se  sirvió  comunicar  otra  real  orden  á  la 
Academia  en  6  de  mayo  siguiente  por  el  excelentísimo  señor  don  Francisco  Saavedra,  por  la 


^IY,  PROLOGO. 

que  se  dignó  S.  M.  autorizarla,  especialmente  para  que  diese  ala  luz  pública  las  obras  de 
don  Alfonso  el  X,  empezando  por  las  que  en  fuerza  del  mas  maduro  examen  se  hubiesen 
reputado  por  legítimas;  en  inteligencia  de  que  para  la  edición  de  las  primeras  contribuiría 
S.  M.  con  los  auxilios  pecuniarios  que  se  juzgasen  indispensables,  y  con  la  calidad  de  que 
el  producto  de  estas  impresiones  se  depositase  en  fondo  separado  para  atender  á  las  subsi- 
guientes ,  á  que  S.  M.  coadyuvaría  en  la  parle  á  que  el  fondo  de  reserva  no  alcanzase.  Asi 
la  empresa  de  que  se  publiquen  y  den  á  conocer  todas  las  obras  del  rey  Sabio  es  entera- 
mente de  S.  M.,  que  se  ha  dignado  confiarla  á  la  Academia;  y  cuando  esta  le  hizo  présente 
que  podía  darse  principio  á  su  ejecución,  por  repetidas  órdenes  comunicadas  por  el  exce- 
lentísimo señor  don  Pedro  Cevallos,  la  última  de  las  cuales  es  de  23  de  setiembre  de  1803, 
se  sirvió  disponer  que  se  auxiliase  ala  Academia  con  fondos,  tomándolos  de  los  de  su 
imprenta  real,  y  que  en  ella  se  hiciese  la  edición  en  la  forma,  papel  y  carácter  de  letra 
que  á  la  Academia  pareciese  :  en  virtud  pues  de  estas  reales  disposiciones  se  ha  hecho 
de  orden  y  á  expensas  de  S.  M.  la  edición  del  código  de  las  Siete  Partidas  que  ahora  se 
publica. 

I  Quantas  razones  concurren  para  haber  dado  á  las  Partidas  la  preferencia  entre  todas  las 
obras  de  don  Alfonso  el  Sabio !  Descuella  entre  las  demás  como  un  majestuoso  templo 
entre  edificios  dedicados  á  mas  comunes  usos.  El  suyo  debia  ser  el  mas  sagrad.o,  respetable 
y  útil  de  cuantos  exige  la  vida  social ;  y  puede  decirse  aun  hoy  que  salió  acomodado  para 
tan  augusto  destino.  Este  templo  está  hecho  según  el  gusto  del  tiempo  en  que  se  construyó  : 
los  adornos  son  de  aquel  siglo ;  pero  la  obra  con  esta  marca  que  no  la  deshonra,  sino  que 
mas  bien  realza  su  mérito,  tiene  en  sí  misma  vinculada  la  inmortalidad.  Examinarla  por 
partes  será  el  mejor  modo  de  demostrar  esta  aserción  ;  y  este  examen  hará  en  primer  lugar 
la  materia  de  este  prólogo ;  investigaremos  luego  cómo  el  rey  don  Alfonso  es  autor  del 
código  de  las  Partidas  ;  quiénes  fueron  los  que  le  ayudaron  á  formarle,  y  cuál  su  primitivo 
título :  después  hablaremos  de  su  publicación ,  de  la  autoridad  que  ha  tenido  y  tiene,  y  últi- 
mamente daremos  cuenta  del  cuidado  y  esmero  con  que  se  ha  hecho  la  edición  que 
ahora  se  publica. 

El  dar  buenas  leyes  á  los  pueblos  se  ha  tenido  por  una  empresa  tan  interesante  y  difícil , 
que  comunmente  se  ha  desesperado  poderlas  recibir  de  solo  el  humano  ingenio,  y  se  ha 
creído  indispensable  la  intervención  de  la  divinidad.  De  aquí  es  que  varios  legisladores 
le  han  atribuido  las  que  promulgaban  para  conciliarse  y  conciliarles  mayor  veneración;  y 
en  verdad  que  si  en  suponerlas  materialmente  dictadas  por  algún  numen ,  usaban  de  un 
engañoso  artificio,  en  el  fondo,  si  ellas  eran  lo  que  debian  ser,  esto  es,  justas  y  útiles, 
tenían  razón  en  darlas  por  una  derivación  de  la  divina  inteligencia.  Es  la  ley  una  invariable 
regla  de  obrar  bien ,  ó  lo  que  es  lo  mismo ,  de  obrar  convenientemente  á  los  fines  y  objetos 
de  la  sociedad  civil  á  que  el  hombre  es  destinado  por  su  naturaleza ;  de  manera  que  por 
ella  cada  uno  de  los  miembros  del  cuerpo  político  cumpla  exactamente  con  las  funciones 
que  le  han  cabido ,  y  de  aquí  resulte  una  admirable  armonía  entre  la  muchedumbre 
que  racionalmente  obedece ,  los  subalternos  que  prudentemente  ejecutan ,  los  magis- 
trados que  justamente  mandan,  y  el  gefe  ó  cabeza  que  vela  igualmente  sobre  todos, 
haciéndose  esto  con  tal  orden  y  concierto  que  parezca  que  se  hace  por  sí  mismo  sin  per- 
cibirse la  disposición  artificial  que  lodo  lo  gobierna,  Esta  es  la  ley  sí  ha  do  merecer  tal 


PROLOGO,  ^       XV 

nombre ;  y  siéndolo,  ¿quién  no  ve  su  afinidad  con  aquella  razón  eterna  que  dio  al  mundo 
leyes  inmutables,  según  las  cuales  se  rige  constantemente  en  todas  sus  partes,  desde  los 
celestiales  cuerpos ,  que  nunca  alteran  sus  arreglados  movimientos ,  hasta  la  mas  pequeña 
brizna  de  yerba ,  que  nunca  muda  su  ser,  ni  da  semilla  sino  para  producir  otra  de  su 
misma  naturaleza?  á  lo  menos  este  debe  ser  el  modelo  que  imiten  las  leyes  humanas,  y 
aquellas  serán  las  mejores  en  que  mejor  se  halle  copiado. 

No  se  dan  estas  ideas  de  la  esencia  de  la  ley  con  la  mira  de  persuadir  que  el  código  de 
las  Partidas  está  enteramente  formado  según  ellas  :  si  tal  le  tuviese  algún  pueblo  sobre  la 
tierra  dejaría  de  ser  mansión  de  hombres ;  pero  no ,  sus  obras  todas ,  aun  las  hechas  con 
mas  razón  y  mayores  conocimientos ,  se  resienten  siempre  de  la  limitada  mano  que  las 
forma.  Hase  tenido  el  objeto  de  hacer  entender  aun  á  los  menos  perspicaces,  que  hay  una 
ley  primera  é  invariable,  impresa  en  el  ánimo  de  todos  los  hombres,  acomodada  á  sus 
necesidades  y  á  lo  que  exige  su  reunión  en  sociedad,  que  es  el  manantial  puro  de  lo  justo  y 
de  lo  injusto,  y  origen  de  todo  derecho.  Esta  norma,  que  podemos  llamar  arquétipa  en 
cuanto  á  los  primeros  preceptos  que  de  ella  se  derivan,  es  el  ara  patente  á  todos,  y  de  una 
verdad  tan  evidente  como  los  mas  ciertos  axiomas  de  geometría  :  mas  el  indagar  sus  pre- 
ceptos secundarios  ,  y  mas  remotas  conclusiones  para  formar  la  ciencia  del  derecho ,  esta  ya 
es  obra  de  grandes  ingenios  dedicados  á  un  ramo  sumamente  importante  y  útil  de  la  moral 
filosofía. 

Por  siglos  enteros  le  cultivaron  con  ardor  los  mas  eminentes  hombres  de  ia  república 
romana,  y  con  sus  sabias  respuestas  alas  consultas  que  se  les  hacían,  y  los  justísimos  edic- 
tos que  publicaron  algunos  pretores,  llegaron  á  dar  al  derecho  civil  en  la  parte  que  se  llama 
también  derecho  privado ,  toda  la  extensión  y  claridad  á  que  podía  llegar.  Erizáronle  en 
alguna  manera  con  las  solemnes  y  precisas  fórmulas  de  que  obligaron  á  los  ciudadanos  á 
valerse  en  algunos  negocios ;  pero  sin  entrar  á  examinar  lo  que  en  el  forzoso  uso  de  tales 
fórmulas  pudiera  haber  de  justo  y  útil ,  ellos  mismos  enseñaban  que  los  mandatos  en  que  se 
prescribían  no  tocaban  en  la  esencia  y  naturaleza  de  los  negocios  mismos ,  sino  que  dispo- 
nían en  materia  indiferente ,  en  la  que  cada  legislador  podia  mandarlo  que  creyese  mas 
conveniente  á  su  pueblo ,  haciéndolo  justo  por  solo  el  hecho  de  mandarlo  con  autoridad 
legítima.  Mas  por  lo  que  hace  á  las  reglas  invariables  y  eternas  por  que  se  han  de  regir  los 
negocios  que  ocurren  entre  los  hombres  reunidos  en  una  sociedad,  y  aun  en  la  general 
sociedad  del  humano  linaje,  estas  los  jurisconsultos  romanos  lograron  descubrirlas,  ense- 
ñarlas, y  hacerse  los  maestros  de  ellas,  en  cuanto  podemos  prever,  para  todos  los  pueblos 
cultos  en  la  sucesión  de  todas  las  edades. 

¡  Grande  é  importante  servicio  hizo  al  imperio  y  al  orbe  entero  el  emperador  Justiniano 
en  haber  reunido  estas  reglas  en  el  cuerpo  de  las  Pandectas !  Los  que  se  han  empeñado  en 
hacer  críticas  amargas  de  esta  compilación  y  del  jurisconsulto  Triboniano  á  quien  se  atri- 
buye ,  debieran  haber  considerado  que  en  tanto  número  de  sentencias  como  se  recogieron  y 
de  tan  diversos  autores,  no  era  extraño  se  encontrase  alguna  incoherencia  y  contrariedad, 
y  no  es  dado  á  la  flaqueza  humana  hacer  cosas  que  absolutamente  carezcan  de  defectos. 
Con  los  que  tiene ,  el  cuerpo  del  derecho  romano  será  siempre  mirado  como  un  inagotable 
número  de  preciosidades  para  los  que  deseen  poseerla  verdadera  jurisprudencia,  y  que  no 
quieran  contentarse  con  una  sombra  de  ella,  Es  preciso  repetir  que  en  lo  perteneciente  al 


&VI  PROLOGO. 

derecho  privado  no  deja  nada  que  apetecer  ó  que  buscar  en  otra  parte.  Examínense  el 
código  civil  de  Federico  II,  rey  de  Prusia ,  y  el  que  modernamente  se  ha  dado  á  la  nación 
francesa,  y  se  hallará  que  de  aquellas  fuentes  están  tomadas  las  máximas  de  que  se  componen; 
ni  serian  justos  de  otro  modo.  Mientras  haya  entre  los  hombres  compras  y  ventas,  por  ejem- 
plo ,  habrá  necesariamente  unos  principios  invariables  que  arreglen  lo  que  entre  sí  deben 
guardar  el  comprador  y  vendedor  para  la  mutua  igualdad,  que  es  la  justicia,  y  así  de  los 
demás  negocios.  ¿Será  con  esto  una  tacha ,  para  descender  ya  á  hablar  de  las  Partidas ,  y 
hacera  ellas  la  aplicación  de  esta  doctrina  ,  el  que  en  sus  leyes  en  esta  misma  parte  del 
derecho  civil  y  privado ,  comprendido  en  las  Partidas  III ,  IV,  V,  VI ,  se  hubiesen  copiado 
las  romanas  ?  y  esta  es  la  única  que  podría  notárseles.  Reconocemos  que  no  se  han  copiado 
así  en  los  códigos  modernos  que  se  han  citado ,  sino  que  se  ha  tomado  solo  la  sentencia ; 
pero  esto  ya  depende  mas  del  gusto  del  tiempo ,  y  no  es  tampoco  la  parte  en  que  nuestro 
código  nacional  está  mas  redundante ;  el  cual  arregla  además  excelentemente  muchos  puntos 
relativos  ala  ejecución  que  aquellos  dejan  para  otros  reglamentos  y  códigos  particulares, 
en  lo  que  les  hace  ventaja.  Los  límites  en  que  debe  contenerse  un  prólogo  no  permiten  seguir 
estas  cosas  menudamente;  mas  examínelas  por  sí  quien  guste,  y  estamos  ciertos  de  que  no 
ha  de  tener  otra  opinión.  Quede  pues  sentado  que  en  lo  que  rigurosamente  se  llama  derecho 
civil,  pueden  comparecer  honrosamente  las  Partidas  al  lado  de  los  códigos  publicados  en 
dias  que  creemos  tan  distantes  en  ilustración  como  en  tiempo  del  rudo  siglo  en  que 
aquellas  se  formaron. 

No  fueron  tan  felices,  es  verdad,  en  las  demás  partes  ni  era  fácil  tampoco,  porque  no 
había  ni  hay  para  ellas  iguales  auxilios.  La  jurisprudencia  criminal  romana  con  la  complica- 
ción de  leyes  dictadas  en  épocas  tan  diferentes ,  como  los  tiempos  de  la  república  y  de  los 
emperadores,  quedó  confusLima  y  muy  embrollada  en  la  compilación  de  Justiniano.  Me- 
joróla mucho  nuestro  rey  don  Alfonso  en  la  Partida  VII ,  dióle  un  excelente  orden ,  hizo 
uso  en  ella  de  cuantas  sabias  máximas  pueden  servir  de  base  para  levantar  un  bien  propor- 
cionado edificio;  pero  la  extensión  y  pormenores  salieron  defectuosos,  y  admiten  gran 
reforma  :  mas  con  las  bellezas  que  encierra  habia  mucho  adelantado  para  hacer  el  código 
criminal  que  mas  se  acercase  á  la  perfección ,  porque  es  de  notar  que  esta  parte  tan  impor- 
tante sobre  que  se  ha  filosofado  mucho  en  este  tiempo ,  todavía  no  ha  sido  bien  arreglada 
en  pueblo  alguno ,  y  se  han  hecho  los  mayores  esfuerzos  para  ello ;  pero  la  empresa  es  en 
sí  dificultosísima ,  y  en  que  hay  muchos  objetos  á  que  atender.  Si  por  el  miedo  de  que  los 
delitos  queden  impunes ,  y  haya  una  relajación  perjudicial  en  la  administración  de  justicia , 
se  abre  la  mano  en  las  pruebas ,  y  se  admiten  las  que  no  sean  irrecusables ,  se  incurre  en 
otro  extremo  peor  ;  á  saber,  el  de  que  la  inocencia  pueda  ser  oprimida  por  la  perversidad 
y  la  calumnia;  ¡  qué  difícil  acertar  con  el  buen  camino  entre  estos  escollos  !  Sin  embargo  en 
este  punto  el  rey  don  Alfonso  fué  muy  circunspecto ,  fué  muy  sabio.  Su  exacto  y  bien  diri- 
gido juicio  no  le  consintió  admitir  las  pruebas  semiplenas ,  y  el  entallamiento  de  dos  medias 
verdades  para  formar  una  verdad  entera.  Muchas  veces  previno  á  los  jueces  que  no  se  apre- 
surasen á  juzgar  las  causas  criminales ,  no  fuera  que  la  precipitación  les  hiciese  tomar  las 
sombras  por  realidad ,  y  alguna  ligera  vislumbre  por  el  resplandor  y  la  claridad  del  sol  en 
una  materia  en  que  el  mal ,  hecho  una  vez ,  no  habia  modo  de  repararlo ,  aun  cuando 
llegara  á  conocerse  ;  y  por  último  estableció  por  invariable  regla  que  el  juzgador  que  hu- 
biese de  conocer  sobre  pleito  en  que  pudiese  venir  muerte  ó  perdimiento  de  miembro, 


PROLOGO.  XVII 

debe  poner  guarda  muy  afincadamente  que  las  pruebas  que  recibiese  sobre  tal  pleyto ,  que  sean 
leales  ,  et  verdaderas ,  ei  sin  ninguna  sospecha  3  et  que  los  dichos ,  et  palabras  ,  que  dixercn 
firmando ,  sean  ciertas ,  et  claras  como  la  luz,  de  manera  que  non  pueda  sobre  ellas  venir  dubda 
ninguna.  Parece  increíble  que  inmediato  á  tanta  belleza  se-  halle  un  feo  borrón ,  y  se  hable 
en  seguida  de  ella  sobre  el  bárbaro  medio  de  saber  la  verdad  que  hace  la  materia  del 
título  XXX.  Es  sensible  que  quien  tan  excelentes  principios  habia  establecido ,  hubiese 
dejado  correr  lo  que  sobre  la  cuestión  de  tormento  se  halla  prevenido  en  él.  Esto  hace  ver 
hasta  qué  punto  fascinan  los  ojos  opiniones  absurdas  que  recomiendan  grandes  nombres , 
y  el  ir  envueltas  con  otras  máximas  prudentes,  de  las  que  solo  puede  separarlas  y  distinguirlas 
un  examen  analítico  hecho  con  el  mayor  juicio  y  la  mas  ilustrada  diligencia.  Desde  el 
tiempo  del  rey  don  Alfonso  hasta  el  presente  ¡  cuántos  hombres  eminentes  y  dotados  por 
otra  parte  de  juicio  legal  no  han  sido  arrastrados  por  la  misma  opinión  !  ¡  Qué  dominio  no 
ha  tenido  en  los  tribunales  mas  respetables!  Pero  apartemos  la  vista  de  una  escena  llena 
de  horror  y  de  indecencia ,  y  condonemos  á  un  rey  justo  que  el  deseo  excesivo  de  serlo  no 
le  hubiese  permitido  advertir,  siendo  tan  obvio ,  que  lo  que  se  tomaba  por  argumento  de  la 
verdad ,  no  lo  era  sino  de  la  resistencia  ó  delicadeza  del  que  ponían  á  ser  descoyuntado.  Aun 
dio  lugar  á  otra  prueba  que  no  está  tampoco  de  acuerdo  con  la  razón ,  y  es  la  de  los  rieptos 
y  la  lid ;  pero  los  temperamentos  que  tomó  para  los  casos  en  que  habia  de  emplearse , 
manifiestan  bien  á  las  claras  que  con  repugnancia ,  y  quitándoles  cuanto  podia ,  se  prestaba 
á  las  costumbres  caballerescas  de  su  siglo  y  de  su  reino. 

Y  ya  que  hemos  empezado  á  tratar  de  las  notas  que  pueden  en  la  parte  criminal  impo- 
nerse justamente  á  las  Partidas ,  no  levantemos  la  mano  hasta  haber  señalado  las  que  restan  , 
no  dejando  duda  de  la  imparcialidad  de  nuestro  juicio.  Es  necesario  tenerle  muy  filósofo 
y  ejercitado  para  distinguir,  como  se  debe,  entre  las  acciones  reprensibles  de  los  hom- 
bres las  que  solo  son  pecados  sobre  que  nada  le  toca  disponer  al  legislador  humano ;  las 
que  son  faltas  dignas  de  corrección ,  porque  ya  de  sus  consecuencias  puede  ofenderse  la 
sociedad;  y  las  que  son  verdaderos  crímenes  que  la  turban  y  tiran  á  su  destrucción.  Aun 
entre  estas  hay  otra  distinción  que  hacer  con  respecto  al  mayor  ó  menor  desorden  que 
inducen ,  y  al  grado  de  malicia  y  perversidad  con  que  se  han  ejecutado ,  para  guardar  la 
debida  proporción  y  correspondencia  entre  la  pena  y  el  delito.  Laberinto  es  este  en  que 
grandes  ingenios  se  han  perdido  ,  y  nudo  que  han  cortado  como  han  podido  por  no  acertar 
á  desatarle.  ¿  Quién  habia  precedido  al  rey  don  Alfonso  en  esta  investigación  para  alargarle 
algún  hilo,  que  como  el  de  Ariadna  al  otro  príncipe,  le  sirviese  de  guia?  Hizo  sin  em- 
bargo cuanto  pudo  describiendo  los  delitos  y  señalando  las  penas  aflictivas  en  lugar  de 
formar  una  tarifa  de  multas  con  que  enriquecer  el  fisco ,  como  se  practitaba  en  aquella  era 
en  todos  los  paises  ;  pero  demasiado  adicto  á  las  disposiciones  del  derecho  común  y  del 
derecho  canónico ,  no  anduvo  acertado  en  la  graduación  y  clasificación  de  los  crímenes ; 
prodigó  extrañamente  la  pena  capital  con  la  calidad  horrorosa  en  algunos  casos  de  ser  los 
reos  quemados  vivos ,  y  autorizando  que  pudieran  ser  arrojados  á  las  bestias  bravas  :  pres- 
cribió en  varias  partes  la  tediosa  y  sanguinaria  pena  de  la  mutilación  ;  y  alguna  vez  mandó 
se  imprimiese  una  señal  afrentosa  en  la  cara  del  hombre ,  sin  embargo  de  que  en  la  ley  VI  del 
título  de  las  penas  prohibe  á  los  jueces  que  penen  á  nadie  en  ella,  de  manera  que  finque 
señalado ,  porque  no  sea  desfeada  nin  destorpada  la  figura  del  Señor;  y  á  estas  gravísimas  penas 
añadió  en  varias  leyes  la  de  confiscación  de  bienes ,  castigando  á  toda  una  familia  por  el 


XVIII  PROLOGO. 

delito  de  uno  solo.  Así  no  es  extraño  que  haya  sido  esta  materia  de  los  delitos  y  penas  la 
que  mas  ha  necesitado  de  adiciones  y  reformas  en  las  leyes  posteriores  ;  y  con  todo  al  lado 
de  estos  defectos  se  hallan,  como  ya  se  ha  observado,  bellezas  sin  número,  de  que  en 
tiempos  mas  ilustrados  pudiera -haberse  sacado  gran  partido. 

Habiendo  sido  el  objeto  del  rey  don  Alfonso  reunir  en  su  sistema  legal  cuantas  reglas 
podían  conducir  al  buen  gobierno  del  estado ,  fué  preciso  que  diese  también  lugar  en  él  á 
las  leyes  que  constituyen  el  derecho  público.  Empezó  por  las  que.  pertenecen  á  la  religión , 
y  siguiendo  con  demasiada  materialidad  el  decreto  de  Graciano  y  las  Decretales,  puede 
decirse  que  hizo  en  la  Partida  I  un  tratado  de  derecho  eclesiástico  y  aun  de  litúrgico , 
según  se  detuvo  en  la  parte  ceremonial  de  la  administración  de  los  sacramentos.  Cierto 
que  no  era  necesario  tanto ;  pero  todos  los  ánimos  estaban  vueltos  hacia  estos  estudios  en 
aquel  tiempo,  y  era  difícil  contenerse.  Una  nimia  piedad  guió  siempre  la  pluma  de  aquel 
monarca ;  y  sin  embargo  ha  habido  quien  le  haya  tachado  de  irreligioso :  bien  que  en  todos 
tiempos  y  países  el  que  se  ha  elevado  por  sus  conocimientos  sobre  sus  contemporáneos,  ha 
solido  ser  infamado  con  esta  odiosa  nota.  Esto  mismo  es  otra  prueba  de  lo  superior  que 
fué  á  su  edad.  Para  eso  por  el  extremo  contrario  se  le  ha  acusado  también  de  que  condu- 
cido de  su  excesiva  devoción,  dio  demasiado  ensanche  á  la  autoridad  de  la  iglesia  con 
menoscabo  de  la  suya  y  daño  de  su  reino ;  y  ciertamente  que  este  seria  grave  cargo  si  hu- 
biese abandonado  á  manos  ajenas  por  mas  respetables  que  fuesen,  parte  del  poder  que 
para  la  defensa  y  protección  de  sus  subditos  le  estaba  confiado ;  porque  lo  que  exige  la  jus- 
ticia es  que  las  potestades  eclesiástica  y  civil  se  contengan  en  sus  respectivos  límites,  y 
que  disponiendo  cada  una  en. las  materias  que  les  son  propias,  conocimiento  que  se  deduce 
de  los  diversos  fines  para  que  fueron  instituidas,  en  la  ejecución  se  presten  mutuos  auxi- 
lios ,  de  donde  resulte  la  apetecida  concordia  del  sacerdocio  y  del  imperio ;  quando  de  in- 
vadir la  una  los  términos  de  la  otra  no  puede  seguirse  sino  turbación,  desorden  y  males 
para  los  pueblos.  Pero  sean  las  leyes  mismas  las  que  respondan  por  el  rey  don  Alfonso,  y 
se  verá  que  estableció  principios  inalterables  y  fijos  bastantes  por  sí  mismos  á  preservar 
para  siempre  la  autoridad  real  ilesa  y  libre  de  toda  usurpación.  Puso  por  base  de  cuanto 
sobre  esta  autoridad  había  de  decir,  que  era  en  lo  temporal  absolutamente  independiente 
de  toda  otra.  En  esta  sola  proposición,  que  es  un  axioma  político,  ¿  quién  no  ve  la  serie  de 
conclusiones  que  se  encierran  ?  La  autoridad  real  en  todo  cuanto  ordene  para  Iá  paz,  tran- 
quilidad ,  defensa  y  bien  de  sus  pueblos  no  puede  ser  por  nadie  turbada ,  sin  que  el  turbador, 
sea  quien  fuere ,  cometa  el  primero  y  mas  atroz  crimen  de  los  que  en  la  lista  de  los  delitos  pú- 
blicos se  enumeran.  No  hay  que  temer  que  tomándose  por  mira  el  bien  público  en  las  reso- 
luciones que  emanen  del  trono ,  pueda  haber  colusión  de  potestades  :  el  eterno  autor  de  la 
concordia  que  mantiene  el  mundo ,  no  ha  podido  establecer  dos  órdenes  contrarias ;  y  si 
alguna  vez  se  han  visto  nacer  discordias  sangrientas  del  manantial  de  la  dulzura,  de  la 
mansedumbre  y  del  amor ,  debe  este  desorden  atribuirse  al  olvido  de  los  principios  de  la 
base  fijada  por  el  rey  don  Alfonso  el  Sabio ,  y  á  la  medio  sabiduría  medio  ignorancia,  per- 
mítasenos esta  expresión,  de  tiempos  que  por  fortuna  nuestra  ya  pasaron  probablemente 
para  no  volver  jamas. 

Como  el  rey  Sabio  trató  tan  detenidamente  de  todo  lo  que  forma  la  policía  exterior  de  la 
iglesia ,  hizo  la  debida  mención  de  las  inmunidades  j  y  las  sancionó  del  mismo  modo  que 


PROLOGO.  XD£ 

.  en  los  códigos  eclesiásticos  se  establecen;  mas  para  traerlas  á  términos  justos,  si  llegase  el 
caso  de  que  su  extensión  perjudicase  al  bien  del  estado ,  las  refirió  prudentísimamente  á  su 
principio  y  origen ,  que  es  la  autoridad  real ,  diciendo  por  lo  respectivo  á  las  exenciones  de 
que- gozan  las  personas  constituidas  en  la  gerarquía  eclesiástica,  que  las  muchas  franquezas 
que  han,  se  las  dieron  por  honra  y  reverencia  de  la  santa  Iglesia  los  emperadores  y  los  reyes 
y  los  otros  señores  de  las  tierras.  En  cuanto  á  adquirir  bienes  las  iglesias  les  dio  facultad 
para  ello  con  mano  liberal ,  mas  bajo  el  concepto  de  que  si  comprasen  heredades ,  6  las 
hubiesen  por  donación  de  hombres  pecheros  al  rey,  hubieran  de  cumplir  los  mismos  pechos 
y  derechos  que  cumplirían  aquellos  de  quienes  las  adquirieron ,  y  de  que  esta  facultad  que 
así  les  dispensaba,  la  habían  de  tener  pendiente  de  la  voluntad  del  rey,  que  podia  revocarla 
por  las  leyes  particulares  ó  generales  que  expidiese.  ¡  Véase  si  la  prohibición  de  amortizar 
tiene  un  fundamento  bien  sólido  y  claro  en  la  legislación  de  las  Partidas !  Considerando 
que  los  obispos  por  lo  elevado  de  la  autoridad  que  gozan  en  la  iglesia ,  por  la  dignidad 
eminente  que  siempre  se  les  ha  reconocido  en  España  en  el  orden  civil  desde  el  origen  de 
la  monarquía,  y  por  la  importancia  de  sus  sagradas  funciones  podían  tener  sobre  el  pueblo 
notable  influjo  para  conducirle  según  sus  miras ,  no  se  olvidó  de  dejar  preservado  á  los 
reyes  el  derecho  de  intervenir  en  sus  elecciones ,  que  les  competía  de  tiempos  tan  remotos 
que  ya  se  llamó  costumbre  antigua  de  España  en  las  cortes  celebradas  en  Náxera  el  año  1138 
por  don  Alfonso  "VII  dicho  el  Emperador ;  de  cuyo  ordenamiento  trasladó  casi  á  la  letra  el 
rey  Sabio  esta  disposición ,  añadiendo  aquellas  razones  de  que  creyó  haber  dimanado  la  cos- 
tumbre. Ahora  es  quando  puede  juzgarse  si  desconoció  ó  mas  bien  cimentó  las  regalías  de  la 
corona. 

Mostróse  también  celoso  de  conservarlas  en  la  sección  que  comprende  todo  lo  perte- 
neciente á  la  policía  temporal  ó  administración  del  reino,  que  es  la  Partida  II.  Habiendo 
tomado  de  los  libros  políticos  de  Aristóteles  sus  opiniones  é  ideas  acerca  del  gobierno  mo- 
nárquico, se  propuso  aplicarlas,  aunque  con  mas  materialidad  quizá  de  lo  que  el  tiempo 
permitía,  al  reino  de  que  era  gefe  supremo,  y  fué  señalando  desde  el  eminente  lugar  que 
á  él  mismo  le  había  cabido,  el  que  cada  uno  ocupaba  en  la  sociedad ¿  y  los  honores  y  fun- 
ciones que  según  él  le  correspondían.  Aunque  cada  una  de  las  Partidas  ofrece  materiales 
abundantes  para  la  historia  nacional,  esta  de  que  vamos  á  dar  idea,  presenta  sobre  todas 
un  vastísimo  campo  de  meditación  al  historiador  y  al  observador  de  la  antigüedad,  para  que 
hablemos  también,  aunque  sea  así  ligeramente  consultando  á  la  brevedad  debida,  de  este 
nuevo  prez  del  código  alfonsino.  Todos  los  oficios  del  reino  y  de  la  casa  real  se  encuentran 
en  él  puntualmente  descritos  y  marcadas  sus  facultades  y  obligaciones,  ofreciéndose  galar- 
dón ó  castigo  á  los  que  los  sirven,  según  lo  bien  ó  mal  que  se  hubieren  en  ellos  :  que  es 
todo  el  secreto  de  un  acertado  y  justo  gobierno.  Explícanse  con  mucha  extensión  las  obli- 
gaciones del  pueblo  para  con  su  príncipe,  y  todos  los  derechos  que  son  con  ellas  correla- 
tivos, no  dejándose  facultad  ni  prerogativa  con  que  no  [se  adorne  la  real  diadema;  pero 
no  se  omite  al  mismo  tiempo  dar  al  monarca  las  mas  saludables  y  provechosas  lecciones  para 
reinar  justamente  sobre  el  pueblo  que  así  se  trata  de  formar.  Si  se  hubiera  afectado  menos 
el  escolasticismo ,  y  la  sanción  penal  que  contienen  algunas  leyes ,  no.  adoleciera  de  los  de- 
fectos que  objetamos  á  muchas  de  las  de  la  parte  criminal :  nada  hallaría  que  notar  en  esta 
segunda  Partida  el  mas  rígido  y  escrupuloso  censor ;  pues  el  que  las  mas  de  sus  leyes  pa- 


XX  PROLOGO. 

rezca  que  merecen  mejor  que  este  nombre  el  de  exhortaciones ,  como  algún  respetable 
escritor  ha  calificado  generalmente  las  de  esta  colección ,  tan  lejos  está  de  incurrir  en  vicio, 
que  es  mas  bien  una  prenda  apreciable  de  ellas,  según  el  juicio  del  divino  Platón,  quien 
opinaba  que  alguna  vez  le  toca  á  la  ley  el  persuadir,  y  no  todo  ha  de  acabarlo  con  la  fuerza  y 
las  amenazas.  Redúcese,  es  cierto  en  lo  general  esta  Partida  á  amonestar  é  instruir  en  el  difícil 
arte  de  la  administración  pública,  así  en  tiempo  de  paz  como  de  guerra,  tanto  al  monarca 
como  á  los  subditos ;  á  los  que  han  de  acaudillar  las  tropas  de  tierra,  y  á  los  que  han  de  man- 
dar las  flotas  y  armadas  en  el  mar,  á  la  distinguida  clase  de  caballeros,  y  á  la  milicia  no 
menos  honorífica  de  los  hombres  sabios  que  presiden  á  la  enseñanza  en  los  estudios  genera- 
les ;  á  todos  los  objetos  y  f  amos  de  gobierno  desciende  el  rey  Sabio,  y  sobre  todos  estableció 
reglas  prudentes,  é  inculca  máximas  saludables ;  pero  estas  reglas  y  estas  máximas  tomadas 
del  fondo  de  la  mas  sana  filosofía,  no  tienen  nada  de  inoportunas,  ni  podrá  nadie  decir  que 
están  fuera  de  su  lugar.  ¡  Feliz  el  príncipe  cuyos  vasallos  se  las  hubiesen  apropiado  por 
medio  de  una  bien  dirigida  educación ,  y  mas  feliz  todavía  el  pueblo  cuyo  príncipe  mani- 
festase un  espíritu  y  carácter  formado  según  ellas  1 

Tal  es  la  colección  de  las  Partidas  en  sí  misma  y  atendido  su  mérito  legal  sin  que  haya- 
mos exagerado  sus  bellezas,  ó  atenuado  sus  faltas  en  el  juicio  que  acabamos  de  expresar. 
La  misma  regla  nos  proponemos  seguir  escrupulosamente  en  lo  que  nos  resta  decir  acerca 
del  orden,  elocución,  construcción  y  lenguaje  con  que  sus  leyes  fueron  extendidas.  No 
consiste  el  orden  de  este  código  en  las  razones  con  que  su  autor  hace  observar  al  principio 
de  cada  título  su  conexión  con  el  que  le  precede  :  hay  en  esta  repetida  advertencia  dema- 
siado artificio  y  una  monotonía  incómoda,  que  solo  disculpan  el  tiempo  é  iguales  ejem- 
plos de  él :  como  se  juzga  bien  de  su  disposición,  y  se  percibe  la  maestría  con  que  en  ella 
se  procede,  es  atendiendo  á  que  las  materias  se  van  tratando  sucesivamente  según  su  im- 
portancia ;  que  lo  público  antecede  á  lo  privado ,  lo  general  siempre  á  lo  particular,  y  los 
crímenes  que  perturban  la  social  armonía  se  reservan  para  el  último  lugar,  después  de  ha- 
ber sentado  las  bases  sobre  que  esta  armonía  se  establece-;  y  finalmente  que  en  la  distribu- 
ción cada  parte  se  halla  colocada  donde  parece  que  guardadas  estas  mismas  proporciones 
le  corresponde :  de  manera  que  removida  una  del  lugar  en  que  se  halla ,  no  se  acertaría 
con  otro  en  que  pudiera  estar  mejor :  que  es  cuanto  puede  desearse  con  respecto  al  orden 
en  las  obras  de  ingenio  y  en  un  sistema  de  legislación. 

La  elocución  en  las  Partidas  es  sencilla  como  convenia  á  una  obra  que  puede  llamarse 
didáctica,  y  que  debia  ser  de  todos  entendida;  pero  al  mismo  tiempo  es  muy  copiosa,  y 
los  períodos  están  con  un  artificio  tanto  mas  laudable  cuanto  menos  aparece.  Débese  á  la 
era  en  que  aquellas  se  compilaron  que  á  los  números,  á  los  nombres  y  á  las  alegorías  se  les 
diese  alguna  vez  un  valor  que  la  mayor  ilustración  y  cultura  les  niegan  hoy;  pero  las  razo- 
nes que  se  producen  están  expresadas  con  claridad  y  energía,  y  con  tal  medida  y  número 
que  la  lengua  castellana  comparece  ya  con  aquella  pompa  y  majestad  que  tan  recomendable 
la  hicieron  en  el  siglo  XVI.  En  la  sintaxis  se  observa  una  admirable  exactitud,  como  que 
no  hay  cláusula  en  que  el  sentido  quede  pendiente ,  ó  en  que  se  dé  margen  á  equivocaciones 
y  anfibologías ;  y  el  lenguaje  es  sumamente  propio,  usándose  de  cada  voz  en  su  mas  rigu- 
roso significado.  ¡  Y  cuánta  es  su  riqueza  y  copia !  da  lástima  que  por  una  mala  delicadeza 
hayamos  perdido  mucho  de  aquel  precioso  caudal.  La  mayor  prueba  de  la  pureza  y  pro- 
piedad del  lenguaje  de  las  Partidas  es  que  aun  hoy  después  de  pasados  cerca  de  seis  siglos, 


PROLOGO.  XXI 

es  necesario  que  sea  un  hombre  de  muy  poca  lectura  el  que  no  entienda  sus  leyes  tan  cor- 
rientemente como  los  escritos  de  nuestros  dias.  Aseguremos  pues  sin  temor  de  que  se  nos 
contradiga  que  desde  entonces  tiene  la  España  formada  ya  su  lengua,  y  una  lengua  abun- 
dante, expresiva ,  sonora  y  propia  para  todo  género  de  escritura,  cuando  otros  pueblos  que 
nos  están  zahiriendo  por  nuestro  atraso ,  no  tenian  todavía  por  todo  lenguaje  mas  que  una 
confusa  é  inexacta  degeneración  del  latin  :  con  la  misma  Italia  podemos  entrar  en  compe- 
tencia :  aun  no  habia  nacido  el  Dante ,  y  ya  existían  las  Partidas. 

Con  tantas  prendas  y  dotes  como  en  este  código  resplandecen ,  no  es  de  admirar  que 
cuantos  han  hecho  mención  de  él  hayan  colmado  de  elogios  al  mismo  código  y  á  su  inmortal 
autor.  Seria  fastidioso  y  de  poco  acuerdo  recoger  aquí  las  alabanzas  que  los  propios  le  han 
tributado.  Entre  los  extraños  se  ha  tenido  siempre  de  nuestras  cosas  muy  superficial  noti- 
cia, y  sabiendo  de  ellas  muy  poco,  por  lo  común  buscan  en  esto  poco  algún  descuido  ó 
falta  á  que  asirse  para  pintarnos  tales  cuales  se  han  empeñado  en  hacernos  siempre  com- 
parecer. Sin  embargo  del  rey  don  Alfonso  y  de  su  código  de  leyes  han  hablado  con  encare- 
cimiento, en  cuanto  sabemos,  todos  los  que  han  manifestado  tener  de  ellos  algun  conoci- 
miento. Baste  decir  que  el  autor  del  Ensayo  sobre  las  costumbres  y  genio  de  las  naciones, 
crítico  delicado  y  difícil  de  contentar,  se  complace  en  esparcir  flores  á  manos  llenas  sobre 
el  sepulcro  del  rey  Sabio,  ó  como  él  le  llama  rey  filósofo,  y  no  anda  con  las  Partidas  escaso 
en  alabanzas ,  concluyendo  con  que  aun  hoy  son  en  España  el  principal  fundamento  de  la 
jurisprudencia ;  como  asi  es  verdad. 

Mas  aquí  ocurre  inmediatamente  preguntar :  ¿  y  estas  alabanzas  de  las  Partidas  recaen 
sobre  el  rey  don  Alfonso  el  Sabio  ?  ¿  Fue  de  tal  modo  autor  de  esta  colección  que  le  sean  á 
él  debidas  ?  Después  que  manifestemos  nuestro  modo  de  pensar  en  este  punto  y  las  razones 
en  que  le  fundamos,  nos  persuadimos  que  no  ha  de  haber  quien  le  defraude  de  ellas.  A 
parte  debe  ser  admitido  de  su  gloria  el  santo  rey  don  Fernando  III  su  padre.  El  fué  quien 
tuvo  el  sublime  pensamiento  de  formar  un  código  de  leyes,  por  el  que  se  rigiesen  los  mu- 
chos pueblos  que  por  herencia  y  justa  conquista  habían  entrado  en  su  dominación ,  y  lo 
hubiera  puesto  por  obra  si  mas  hubiera  vivido ;  pensamiento  que  acredita  mucha  sabidu- 
ría y  cordura  en  quien  pudo  concebirle.  Ya  los  reinos  de  Castilla  y  León  comprendían 
una  grandísima  parte  de  nuestra  España ;  pero  sus  provincias  estaban  mal  trabadas  y  uni- 
das entre  sí,  y  no  podían  parecer  partes  de  un  mismo  todo.  Castilla  y  León  se  gober- 
naban por  distintas  leyes,  y  además  de  eso  cada  jurisdicción  ó  merindad  tenia  su  fuero 
particular  en  mucha  parte  desaguisado  y  violento,  y  era  preciso  darles  á  todas  mas  cohe- 
rencia ,  reuniéndolas  con  el  vínculo  mas  eficaz  y  poderoso ,  que  es  el  uso  de  unas  mismas 
leyes,  y  por  él  de  unas  mismas  costumbres  y  carácter,  todo  esto  llevaba  consigo  la  idea  de 
dar  para  todos  sus  vasallos  un  código  general.  En  toda  su  extensión  la  abrazó  el  rey  don 
Alfonso,  como  no  deja  de  ello  dudar  él  prólogo  de  las  Partidas ;  y  su  importancia  fué  la 
que  le  hizo  llevarla  á  ejecución ;  á  lo  que  también  le  movió  el  mandato  de  su  padre,  hacia 
el  que  muestra  siempre  un  amor  y  un  respeto,  que  él  solo  bastaría  para  formar  un  venta- 
joso concepto  de  la  índole  de  su  ánimo  cuando  faltasen  otras  pruebas :  porque  no  puede 
dejar  de  ser  característica  la  bondad  en  quien  manifiesta  tan  tiernos  y  piadosos  senti- 
mientos. 

Dio  principio  á  esta  grande  empresa  por  el  Fuero  real  ó  de  las  leyes',  que  compuso  con 
el  designio  de  extenderle  á  todos  sus  pueblos,  aunque  usó  de  la  política  de  irle  dando  á 


XXII  PROLOGO. 

diferentes  ciudades  como  fuero  municipal;  y  después  que  así  lo  hubo  publicado,  dedicó 
toda  su  atención  á  otra  obra  mas  completa,  y  que  llenase  mejor  la  mencionada  idea,  que 
fué  el  código  de  las  Partidas.  Suyo  es  á  nuestro  modo  de  entender  el  plan  y  suya  la  coor- 
dinación y  extensión  uniforme  de  las  leyes,  porque  examinándolas  con  cuidado  no  puede 
dudarse  que  todas  salieron  de  una  misma  pluma ;  así  como  el  orden  convence ,  de  que  uno 
fué  el  que  trazó,  dispuso  y  dirigió  la  obra;  y  este  parece  fuera  de  toda  controversia  haber 
sido  el  rey  don  Alfonso.  Muchos  de  nuestros  historiadores  y  jurisconsultos  le  han  recono- 
cido como  escritor  y  no  como  monarca ,  por  el  autor  de  esta  colección ,  siguiendo  la  tradi- 
ción constante  que  bajo  este  mismo  concepto  se  la  atribuye.  El  llevar  las  letras  de  su  nom- 
bre por  iniciales  en  el  proemio  de  cada  Partida ,  como  observó  el  primero  el  adicionador 
de  las  obras  del  célebre  don  Diego  de  Covarrubias,  no  deja  de  ser  otro  indicio  de  que 
fué  el  rey  Sabio  quien  usó  de  este  juego  y  artificio,  propio  de  su  genio,  y  se  ocupó  en  ex- 
tender aquellas  leyes ;  pero  el  mas  fuerte  argumento  es  haberla  declarado  él  mismo  por 
obra  suya  en  el  primer  testamento  que  otorgó  en  Sevilla  á  8  de  noviembre  de  1283,  di- 
ciendo en  una  de  sus  cláusulas  :  Otrosí :  mandamos  al  que  lo  nuestro  heredare  el  libro  que  nos 
fecimos  Setenario,  este  libro  es  las  Siete  Partidas.  Mas  sobre  todo,  el  estilo  y  lenguaje  de  este 
libro  no  permiten  que  se  desconozca  su  cuidadosa  mano.  Quien  corrigió  las  faltas  de  locu- 
ción en  las  traducciones  que  mandó  hacer  de  diferentes  libros  astronómicos,  poniendo  el 
mayor  cuidado  en  pulir  el  habla  castellana ,  no  es  de  creer  omitiese'esta  diligencia  con  una 
obra  á  que  dio ,  como  merecía ,  la  mayor  importancia.  Dícese  pues  en  una  nota  puesta  al  lin 
de  la  traducción  del  libro  de  las  Armellas ,  según  refiere  el  diligentísimo  marques  de  Mon- 
dejar,  lo  siguiente  :  Fue  fecha  en  el  catorceno  año  que  reynó  este  rey  sobredicho ,  que  andaba  la 
era  de  Cesar  1294  ;  é  después  lo  enderezó  e  mandó  componer  este  rey  sobredicho,  é  tollo  las  razo- 
nes que  entendió  que  eran  so bej anas  é  dobladas,  éque  non  eran  en  castellano  derecho,  é  puso  las 
otras  que  entendió  que  compila;  et  quanto  en  lenguage  enderezóle  él  por  si.  A  los  monarcas  si 
quieren  es  cierto  que  todo  se  les  dará  hecho ;  pero  por  serlo  si  tienen  la  reputación  de  sabios, 
no  deberá  negárseles  la  gloria  de  ser  autores  de  los  libros  que  siempre  hayan  corrido  bajo 
su  nombre ;  ¡  bueno  fuera  que  ahora  se  le  suscitara  contienda  á  César  sobre  la  propiedad  de 
sus  comentarios  de  la  guerra  de  las  Galias ,  precisamente  porque  fué  un  grande  emperador  I 
En  fin  en  tiempo  del  rey  don  Alfonso  el  X  no  se  conoce  otro  que  pudiera  escribir  las  Par- 
tidas como  están  escritas ;  pero  este  monarca  era  muy  capaz  de  hablar  con  la  expresión, 
pureza  y  cultura  respectiva  de  que  por  un  mismo  tenor  desde  el  principio  hasta  el  fin  se 
hace  uso  y  gala  en  ellas.  Tomemos  por  modelo  un  escrito  indubitadamente  suyo,  que  es  la 
carta  que  en  lo  mas  amargo  de  sus  desgracias  escribió  á  don  Alonso  Pérez  de  Guzman  envián- 
dole  su  corona  para  que  la  empeñase  al  rey  de  Fez ,  cerca  de  quien  estaba  Pérez  de  Guzman 
en  gran  crédito,  y  veremos  como  sabia  escribir  este  monarca.  Esta  carta  es  el  único  monu- 
mento á  que  por  via  de  nota  daremos  lugar  en  este  prólogo,  porque  no  sabríamos  qué  tomar 
ó  qué  dejar  de  todo  su  contenido,  y  aun  de  todas  sus  palabras  (1).  Pues  el  mismo  que  sin 

(1)  Primo  don  Alonso  Pérez  d <i  Guzman  :  la  mi  cuita  es  tan  grande,  que  como  cayó  de  alta  lugar,  se 
verá  de  lucñe  :  é  como  cayó  en  i;ií ,  que  era  amigo  de  lodo  el  mundo ,  en  todo  él  sabrán  la  mi  desdicha 
é  afincamiento ,  que  el  mió  fijo  á  sin  razón  me  face  tener  con  ayuda  de  los  mios  amigos ,  é  de  los  míos 
perlados,  los  quales  en  lugar  de  meter  paz,  non  á  escuso,  nin  á  encubiertas,  sino  claro  metieron  asaz 
mal.  Non  fallo  en  la  mia  tierra  abrigo,  nin  fallo  amparador  nin  valedor,  non  me  lo  mereciendo  ellos, 
sino  todo  bien  que  yo  les  fice.  Y  pues  que  en  la  mia  tierra  me  fallece  quien  me  habia  de  servir  é  ayudar, 


•  PROLOGO.  XXIII 

duda  escribió  esta  inimitable  carta,  el  mismo  y  no  otro  fué  el  que  ordenó  el  código  de  las 
Partidas.  Véase  también  la  propia  mano  y  estilo ,  sin  que  puedan  engafíarce  los  inteligentes 
en  la  Historia  general  de  España ;  sobre  la  que  si  se  suscitaron  algunas  dificultades,  las  venció 
tan  completamente  el  marques  de  Mondejar  en  sus  memorias,  que  seria  muy  temerario  el  que 
hoy  volviese  á  promoverlas :  en  fin,  que  es  lo  que  hace  á nuestro  propósito,  destilo  están 
uno  en  la  Historia  general  y  las  Partidas,  que  es  preciso  que  ambas  obras  sean  de  un  mismo 
autor ;  y  los  que  han  promovido  dudas  sobre  si  eran  del  rey  Sabio ,  no  han  nombrado  nunca 
otro  á  quien  poder  atribuirlas. 

Tendría  para  una  y  otra  este  príncipe  auxiliadores  y  cooperadores,  y  no  son  tampoco 
tales  que  por  uno  solo  puedan  emprenderse,  cuanto  mas  acabarse.  A  estos  les  es  también 
debido  su  loor;  mas  la  principal  gloria  es  siempre  del  que  concibe  el  plan,  y  dispone  y  coor- 
dina los  trabajos  de  los  otros,  dando  á  cada  cosa  el  lugar  y  forma  conveniente.  El  que  pre- 
vino con  tanto  cuidado  que  el  legislador  para  usar  de  esta  eminente  prerogatíva  se  valiese 
siempre  del  consejo  de  hombres  sabios  y  entendidos ,  y  leales  y  sin  codicia ,  no  pudo  menos 
de  tenerlos  cerca  de  sí  y  emplear  sus  luces  para  la  formación  de  un  código  de  leyes  que 
había  de  abrazar  tantos  objetos.  Ha  habido  quien  ha  dado  por  cierto  que  esta  compilación  la 
hicieron  los  doce  consejeros  con  que  el  rey  don  Fernando  fundó  el  consejo  real ;  y  también 
quien  ha  opinado  que  el  rey  don  Alfonso  trajo  de  Italia  para  que  le  dirigiesen  en  este  trabajo 
á  los  discípulos  del  jurisconsulto  Azon  :  examinemos  estas  opiniones  y  el  apoyo  que  puedan 
tener.  A  la  primera  dio  margen  don  Pedro  Salazar  de  Mendoza  en  su  obra  intitulada  : 
Origen  de  las  dignidades  seculares  de  Castilla  y  León ,  donde  hablando  del  rey  Santo  , 
refiere  que  ordenó  el  consejo  de  Castilla,  y  puso  en  él  por  entonces  doce  consejeros,  á  quien 
cometió,  dice,  la  formación  de  las  Partidas,  sin  expresar  de  donde  ó  como  hubo  esta  no- 
ticia. Ella  es  en  sí  plausible  y  propia  para  captar  el  asenso  de  los  que  con  exterioridades  se 
contentan ;  pero  en  las  materias  históricas  esto  no  es  bastante  :  los  hechos  han  de  tener 
testigos  que  depongan  de  ellos ;  y  para  probar  este  no  se  produce  ninguno.  ¿Mas  cómo  se 
produciría  ?  Es  evidente  como  la  luz  que  el  rey  don  Fernando  no  hizo  otro  encargo  con  res- 
pecto á  las  Partidas  que  haber  mandado  á  su  hijo  y  heredero  que  diese  un  código  de  leyes  á 
sus  reinos;  pues  quien  nada  mas  hizo,  no  pudo  cometer  la  formación  de  este  código  al 
consejo.  Si  en  el  discurso  de  los  siete  años,  que  se  entendió  en  esta  grande  obra,  se  valió  ó 
no  el  rey  don  Alfonso  de  la  ilustración  de  su  consejo ,  fuera  la  que  se  quisiese  su  constitu- 
ción ,  para  no  entrar  también  en  esta  disputa  ajena  de  nuestro  intento ;  esta  es  una  cosa  que 

forzoso  me  es  que  en  la  ageha  busque  quien  se  duela  de  mí :  pues  los  de  Castilla  me  fallecieron ,  nadie 
rae  terna  en  mal  que  yo  busque  los  de  Benamarin.  Si  los  mios  fijos  son  mis  enemigos,  non  será  ende 
mal  que  yo  tome  á  los  mis  enemigos  por  fijos  :  enemigos  en  la  ley,  mas  non  por  ende  en  la  voluntad, 
que  es  el  buen  rey  Aben  Juzaf :  que  yo  lo  amo  é  precio  mucho ,  porque  él  non  me  despreciará ,  nin 
fallecerá ,  ca  es  mi  atreguado ,  é  mi  apazguado.  Yo  sé  quanto  sodes  suyo  y  quanto  vos  ama,  con  quanta 
razón ,  é  quanto  por  vuestro  consejo  fará  :  non  miredes  á  cosas  pasadas ,  sinon  á  presentes.  Cata  quien 
sodes  é  del  linage  donde  venides ,  é  que  en  algún  tiempo  vos  faré  bien ,  é  si  lo  vos  non  ficiere  vuestro 
bien  facer  vos  lo  galardonará.  Por  tanto  el  mió  primo  Alonso  Pérez  de  Guzman,  faced  atanto  con  el 
vuestro  señor ,  y  amigo  mió,  que  sobre  la  mia  corona  mas  averada  que  yo  he ,  y  piedras  ricas  que  ende 
son,  me  preste  lo  que  él  por  bien  tuviere,  é  si  la  suya  ayuda  pudiéredes  allegar,  non  me  la  estorbedes, 
como  yo  cuido  que  non  faredes ;  antes  tengo  que  toda  la  buena  amistanza  que  del  vuestro  señor  á  mi 
viniere ,  será  por  vuestra  mano  :  y  la  de  Dios  sea  con  vusco.  Fecha  en  la  mia  sola  leal  cibdad  de  Sevilla 
á  los  treinta  años  de  mi  reynado ,  y  el  primero  de  mis  cuitas.  EL  REY. 


XXIV  PROLOGO. 

no  hay  antecedente  ninguno  ni  para  abrazarla  ni  para  contradecirla  :  es  decir  que  es  una 
cosa  absolutamente  ignorada. 

La  especie  de  haber  venido  de  Italia  los  discípulos  de  Azon  á  formar  la  colección  de  las 
Partidas ,  la  adoptó  como  fama  comunmente  recibida  un  hombre  de  tanto  juicio  y  autoridad 
como  D.  Nicolás  Antonio  en  su  prefación  á  la  Biblioteca  nueva,  y  á  este  dictamen  parece 
que  suscribe  el  señor  Cantos  Benitez  en  la  dedicatoria  de  su  Escrutinio  de  maravedises  y 
monedas,  diciendo  con  mucho  desenfado,  y  sobre  sola  su  palabra  que  las  leyes  de  Partida 
manifiestan  haber  sido  hechas  por  extranjeros.  Pudiéramos  darlo  por  concedido ,  y  reci- 
biría un  gran  realce  la  aserción  que  creemos  haber  dejado  demostrada  de  haber  sido  el  rey 
don  Alfonso  quien  dispuso  y  extendió  esta  compilación  que  lleva  su  nombre ;  pero  nada  nos 
importa  tanto  como  la  verdad ,  y  esta  no  consiente  que  vengamos  en  semejante  persuasión. 
La  primera  y  no  pequeña  dificultad  que  se  presenta  para  esta  venida  de  los  discípulos  de 
Azon  es  que  ya  no  podían  existir  muchos ,  ni  los  que  hubiesen  quedado  estar  para  largos 
viajes,  haciendo  cincuenta  y  seis  años  que  habia  muerto  su  maestro  cuando  se  dio  prin- 
cipio á  las  Partidas.  Serian  quizá  discípulos  suyos  en  otro  sentido,  esto  es,  se  habrían  for- 
mado con  sus  escritos  los  hombres  sabios  de  quienes  tomase  consejo  el  rey  legislador ; 
mas  sin  que  haya  quien  lo  atestigüe  positivamente,  no  puede  decirse  que  vinieron  de  otro 
pais ;  aun  habiéndole ,  se  necesitaría  de  mucho  examen  para  admitir  este  hecho,  porque  no 
es  de  aquellos  frecuentes  que  fácilmente  se  ganan  crédito.  Estas  voces  y  rumores  popu- 
lares ,  si  no  se  escriben  inmediatemente  al  suceso ,  son  de  dudoso  origen  :  regularmente 
media  poco  tiempo  desde  que  nacen  hasta  que  se  ponen  por  escrito.  Mejor  arguye  un  gran 
jurisconsulto  y  filólogo  extranjero  (1),  que  al  ver  la  copia  de  doctrina  que  encierran  las 
Partidas,  reconoce  como  cosa  indudable  que  en  España  estaba  muy  floreciente  en  aquella 
época  el  estudio  del  derecho.  El  Fuero  real  que  ya  estaba  publicado  un  año  habia  cuando 
las  Partidas  se  comenzaron,  no  está  destituido  de  ciencia  legal ,  aunque  no  pueda  competir 
con  la  otra  Minerva  de  Fidias ,  como  suele  decirse ;  mas  él  está  hecho  con  dirección  de  ju- 
risconsultos ,  como  expresamente  lo  afirma  en  el  proemio  el  rey  don  Alfonso ,  diciendo  que 
habia  consultado  con  los  sabidores  del  derecho ;  y  "para  esta  obra  no  se  dice  que  se  hubiesen 
llamado  sabios  extranjeros.  Se  cultivaban  sin  duda  en  España  ambas  jurisprudencias  en 
tiempo  del  rey  don  Alfonso ,  y  eran  muy  conocidos  los  libros  que  para  ^adquirirlas  esta- 
ban en  uso.  En  el  título  de  los  estudios  en  que  se  aprenden  los  saberes ,  que  es  el  último 
de  la  Partida  II ,  manifiesta  este  monarca  que  le  eran  bien  conocidos,  y  manda  entre  otras 
cosas  que  en  estos  estudios  haya  libreros  ó  estacionarios,  como  los  nombra,  que  tengan 
para  el  uso  de  los  estudiantes  los  libros  de  texto  y  de  glosa ;  que  eran  efectivamente  los  que 
entonces  se  manejaban ,  y  aunque  corrían  para  el  estudio  del  derecho  eclesiástico  las  sumas 
de  Gofredo  y  el  Hostíense ,  y  para  el  civil  Ja  suma  de  Azon :  tanto  que  no  ha  faltado  quien 
ha  dicho  que  de  estas  sumas  se  tomaron  las  leyes  de  la  colección  española.  ¿Y  porqué 
no  se  tomarían  de  los  originales  que  en  estos  epítomes  se  extractaron ,  que  esto  es  lo 
mas  natural  ? 

A  los  manantiales  mismos  fué  á  los  que  se  acudió,  como  lo  dice  el  rey  don  Alfonso  y 
como  su  colección  lo  demuestra ,  porque  en  tanto  como  comprende  no  se  podia  proceder 
con  tan  gran  soltura  por  quien  fuese  atenido  á  trabajo  ajeno ;  y  aquellos  eran  bien  conoci- 

(1)  Heínecio  Historia  Jxir,  cvtil.,  lib.  II,  |.  LYIU. 


PROLOGO.  XXV 

dos  entre  los  propios  sin  que  fuese  necesario  que  los  extranjeros  vinieran  á  mostrarlos.  Lo 
mas  particular  en  este  asunto  es  que  el  mismo  don  Nicolás  Amonio ,  que  dio  crédito  á  la 
voz  popular  que  corría  sobre  esta  venida,  y  nos  ha  obligado  á  esta  detenida  discusión.,  ha- 
ciéndose después  cargo  de  que  el  lenguaje  tan  propio  y  puro  de  las  Partidas  a  ó  por  mejor 
decir  tan  enteramente  castellano,  con  voces  tan  bien  formadas  y  derivadas  y  un  copiosísimo 
número  de  verbales  y  adverbios  sumamente  expresivos,  excluia  necesariamente  toda  mano 
extranjera,  le  pareció  que  salvaba  esta  insuperable  dificultad  con  decir  que  aquellos  juriscon- 
sultos se  habrían  formado  bajo  otro  cielo,  mas  no  podían  menos  de  ser  naturales  de  estos 
reinos.  ¿No  hubiera  valido  mas  que  este  argumento  le  hubiera  hecho  desde  luego  la  irre- 
sistible fuerza  que  por  íin  le  hizo ,  y  haber  en  su  virtud  desechado  una  conseja  de  que  el  se 
dice  era  única  prueba?  Por  otra  parte 3  el  mismo  don  Nicolás  Antonio  hace  la  enumeración 
de  las  diversas  fuentes  de  donde  se  tomaron  las  Partidas,  diciendo  que  en  este  cuerpo  se 
reunieron  no  solo  las  leyes  de  los  emperadores  romanos  y  los  decretos  de  los  sumos  pontífices, 
decidiéndose  las  disputas  de  los  glosadores  de  aquella  era,  sino  también  las  costumbres  y 
usos  de  España,  bien  se  hubiesen  comprendido  en  los  diferentes  fueros,  ó  bien  Jos  iu- 
biese  conservado  el  estilo  de  la  corte  y  los  tribunales,  como  es  cierto,  y  el  rey  Sabio  lo  dejó 
escrito,  faltando  solo  haber  añadido  los  libros  de  los  filósofos,  que  también  se  tuvieron  á 
la  mano.  ¿Pues  cómo  no  reparó  en  que  los  discípulos  de  Azon  recienvenidos  de  Bolonia, 
fuesen  ó  no  españoles,  no  podían  tener  de  muchas  de  estas  fuentes  el  debido  conocimiento? 
Puso  todos  los  antecedentes,  y  no  vio  la  consecuencia  que  de  ellos  naturalmente  se  dedu- 
cía. Si  en  su  Biblioteca  antigua  habia  hecho  mención  de  jurisconsultos  castellanos  anteriores 
al  reinado  de  don  Alfonso  el  Sabio  y  coetáneos  con  él,  como  son  Bernardo  Compostelano , 
que  se  dice  haber  sido  capellán  de  Inocencio  IV,  y  escribió  casos  sobre  las  Decretales  y  otras 
obras  de  derecho  canónico  y  civil;  Juan  de  Dios,  que  también  compuso  obras  de  uno  y 
otro  derecho,  pero  mas  principalmente  del  eclesiástico ;  Juan ,  Pedro  y  Vicente ,  españoles 
de  quienes,  dice,  hace  memoria  el  célebre  Juan  de  Andrés,  atribuyendo  al  primero  una 
suma  sobre  las  Decretales,  y  enumerando  al  último  entre  los  glosadores;  García,  cuyas 
alabanzas  toma  del  abad  Tritemio,  atribuyéndole  con  este  una  obra  sobre  las  Decretales  y 
muchas  de  leyes ;  y  micer  Roldan ,  el  que  de  orden  del  mismo  rey  don  Alfonso  compuso  eu 
el  año  de  1276  el  ordenamiento  de  las  tafurerías ;  si  de  todos  estos  habia  dado  noticia ,  po- 
día fácilmente'haber  formado  concepto  de  que  en  España  y  en  las  provincias  de  Castilla  se 
estudiaba  el  derecho,  y  habría  otros  muchos  sobresalientes  en  él,  cuyos  nombres  hubiesen 
caido  en  el  olvido ,  porque  á  nadie  se  le  habría  ofrecido  ocasión  de  trasmitirlos  á  la  pos- 
teridad. 

Florecía  en  aquel  tiempo  otro  jurisconsulto  de  gran  fama  entre  los  que  han  hecho  algún 
estudio  de  la  historia  del  derecliQ  español ,  y  al  que  sin  embargo  no  paga  el  debido  tributo 
don  Nicolás  Antonio  colocándole  en  su  Biblioteca  :  ni  siquiera  hace  la  mas  ligera  mención 
de  él.  Era  este  mestre  ó  micer  Jacobo ,  llamado  comunmente  de  las  Leyes,  porque  hizo  una 
suma  de  ellas  de  orden  del  rey  don  Alfonso,  siendo  todavía  infante,  y  un  formulario  de 
acciones  para  mayor  ilustración  de  aquella  obra ,  que  intituló  Margarita.  De  la  suma  han 
corrido  siempre  muchas  copias,  de  manera  que  parece  imposible  que  hubiese  sido  entera- 
mente desconocida  á  nuestro  eruditísimo  bibliógrafo  :  y  esto  nos  hace  sospechar  que  cor- 
rería ya  entonces  la  opinión  de  que  no  era  español  y  no  pertenecía  á  su  Biblioteca  :  aunque 
esta  especie  sea  para  nosotros  de  origen  reciente ,  como  que  fue  don  Gregorio  ftlayans 
Tom.  I.  6 


XXVI  pnoLOGO. 

quien  primero  la  divulgó ,  diciendo  que  en  su  copiosa  librería  existia  un  ejemplar  de  la 
crónica  del  rey  don  Alfonso  X  con  notas  marginales  de  Ambrosio  de  Morales,  y  en  una 
de  ellas  de  mano  de  este  célebre  cronista  se  leia  lo  siguiente  :  Tuvo  el  rey  don  Alonso 

para  hacer  estas  Partidas  por  muy  principal  letrado  entre  otros  á  micer  Jacobo,  natural  de 

que  después  por  estas  Partidas  que  hizo  le  llamaron  Jacobo  de  las  Leyes.  Fue  muy  heredado 
en  Murcia ,  y  dexóalli  su  casa,  y  los  que  hoy  hay  allí  del  linage  de  los  Paganes  dicen  que  son 
sus  descendientes.  Ambrosio  de  Morales,  ;que  ninguna  seña  da  del  conducto  por  donde 
hubiese  adquirido  el  conocimiento  de  este  hecho ,  dejó  en  blanco  la  patria  del  maestre 
Jacobo :  y  se  ha  deducido  que  era  de  Genova ,  porque  Cáscales  en  su  historia  de  Murcia , 
hablando  de  la  familia  de  Pagan  dice  traer  su  origen  de  aquella  ciudad ;  mas  no  señala 
época  á  su  traslación,  ni  dice  quien  de  ella  fue  el  que  vino  á  establecerse  en  España.  Lo  cier- 
to es  que  maestre  Jacobo  en  la  Suma  y  la  Margarita  usa  de  un  lenguaje  castellano  bastante 
fluido,  aunque  no  tan  elegante  y  correcto  como  es  el  de  las  Partidas,  y  que  por  él  se  juzgará 
que  no  aprendió  á  hablar  fuera  de  España,  aunque  concedamos  que  procedía  de  familia 
extranjera.  Él  era  jurisconsulto  de  gran  nombre  en  su  tiempo ,  y  no  seria  extraño  que 
hubiese  ayudado  al  rey  don  Alfonso  el  Sabio,  que  ya  le  conocía,  con  algunos  de  los  que 
hemos  nombrado  arriba,  ó  con  otros  de  cuya  literatura'  no  haya  llegado  la  fama  hasta 
nosotros  :  que  es  hasta  donde  pueden  conducirnos  las  conjeturas  en  esta  materia. 

Siguiendo  este  medio  de  las  conjeturas ,  y  tomándolas  de  las  leyes  mismas  de  Partida,  en 
que  se  ponen  ó  ejemplos  ó  modelos  de  instrumentos,  las  hace  ingeniosas  el  difunto  don 
Rafael  de  Floranes  en  los  apuntamientos  que  recogió  sobre  estos  mismos  objetos  que  ahora 
tratamos,  y  están  entre  sus  manuscritos  que  posee  la  Academia,  intentando  probar  que 
entendieron  en  la  formación  de  aquel  código  los  alcaldes  mayores  de  Sevilla  Ferrand  Ma- 
teos, Rodrigo  Esteban  y  Alfonso  Diaz,  un  alcalde  mayor  de  Toledo  llamado  Gonzalo 
Ibañez ,  y  el  deán  de  aquella  santa  iglesia ,  que  dice  se  llamaba  maestre  Gonzalo ,  por  cuanto 
el  título  del  primero  se  copia  en  la  ley  VII ,  tit.  XVIII ,  Partida  III ,  poniéndolo  por  modelo 
de  los  de  su  clase ,  y  de  los  otros  se  hace  mención  en  las  leyes  LXXV,  XCIII  y  XCVIII 
del  mismo  título  y  Partida ;  y  de  Ferrand  Mateos  y  Rodrigo  Esteban  consta  por  otros  docu- 
mentos que  eran  alcaldes  mayores  de  Sevilla  en  aquella  sazón.  Mas  estos  argumentos  nunca 
pasan  de  la  clase  de  sospechas ,  y  no  se  puede  edificar  cosa  sólida  sobre  ellas.  Como  son 
en  bastante  número  las  que  concurren  á  establecer  el  hecho  de  que  las  Partidas  se  com- 
pilaron en  Sevilla ,  este  se  hace  mas  probable ;  porque  demás  de  ponerse  todos  los  ejemplos 
de  condiciones  en  aquella  ciudad,  como  si  la  nave  arribase  á  Sevilla,  y  otras  á  este  modo, 
y  de  hacerse  mención  hasta  de  su  calle  ó  rúa  de  los  Francos  en  la  ley  LXXVIII,  tit. 
XVIII ,  Partida  III ,  que  pone  la  fórmula  de  la  escritura  de  compañía ,  se  sabe  que  fue 
aquella  población  la  mas  ordinaria  residencia  del  rey  don  Alfonso. 

Aunque  este  código  es  conocido  y  nombrado  generalmente  con  el  título  de  leyes  de 
Partida,  ó  de  las  Partidas,  nos  es  necesario  sin  embargo  averiguar  cuál  es  el  que  se  le  im- 
puso al  tiempo  de  su  formación ,  porque  hasta  en  este  punto ,  que  parecía  deber  ser  sin 
tropiezo,  ha  habido  bastante  diferencia  de  opiniones.  Entre  los  que  se  han  dedicido  á 
nuestras  antigüedades,  ha  habido  quien  ha  opinado  que  el  rey  don  Alfonso  lo  intituló 
Septenario ,  y  también  quien  se  ha  empeñado  en  probar  que  le  llamó  el  Libro  de  las  pos- 
turas, y  al  común  de  los  literatos  les  ha  parecido  que  ningún  otro  nombre  le  cuadra  mejor 
que  el  de  las  Siete  Partidas .  y  no  ha  podido  nunca  tener  otro,  Si  le  ha  tenido,  aunque  le 


PROLOGO.  XXVII 

hubiese  durado  poco  tiempo  ,  y  al  fin  hubiese  prevalecido  este  último ,  el  que  se  le  dio  fue 
el  mas  propio  y  adecuado  para  significar  que  en  aquella  colección  se  comprendía  toda  la 
legislación  española  :  de  manera  que  por  él  se  viene  en  conocimiento  de  que  el  ánimo  del 
rey  don  Alfonso  era  que  no  quedase  con  autoridad  ningún  otro  cuerpo  legal.  Llamóle  pues 
el  Libro  de  las  leyes;  y  este  título,  que   se  lee  en  los  manuscritos  antiguos,  es  el  que 
lleva  en  esta  edición,  en  donde  podia  llevarle,  que  es  donde  empieza  la  letra  de  los  có- 
dices ,  porque  en  la  portada  no  podíamos  quitarle  aquel  por  que  empezó  á  ser  conocido , 
podemos  decir  que  en  vida  de  su  propio  autor.  Las  leyes  ó  reglas  del  estilo  formadas  poco 
después  de  su  fallecimiento  no  le  dan  otro  nombre  ;  con  este  mismo  le  designó  el  rey  don 
Alfonso  XI  en  el  ordenamiento  de  Alcalá,  y  este  será  ya  el  que* conserve  mientras  dure  su 
memoria ,  por  mas  que  sea  tomado  de  una  cosa  tan  accidental  como  es  la  división  de  la 
obra  en  siete  partes  ó  secciones ;  pero  no  puede  dudarse  que  el  de  Libro  de  las  leyes  fue 
el  que  recibió  en  su  origen  como  el  que  mas  le  convenia.  Ademas  de  la  prueba  que  hemos 
dado  de  ser  este  el  título  que  lleva  en  los  códices  manuscristos  antiguos ,  hay  la  de  que  el 
rey  don  Alfonso  siempre  que  cita  en  una  ley  otra  de  las  de  su  colección ,  no  le  da  otra  de- 
nominación que  la  de  este  libro;  por  ejemplo,  en  la  ley  XXIV,  tít.  XXI,  Partida  II', 
hablando  de  los  testamentos  de  los  caballeros,  para  referirse  al  título  en  que  aquella 
materia  se  trata ,  dice  :  como  se  muestra  en  las  leyes  del  titulo  que  fablan  en  esta  razón  en  la 
sexta  partida  deste  nuestro  libro  ;  cuando  si  hubiera  tenido  el  nombre  délas  Siete  Partidas, 
no  hubiera  dicho  mas  que  en  la  Partida  sexta  sin  otro  aditamento. 

El  que  extractó  la  obra  muy  celebrada  y  desgraciadamente  perdida  del  doctor  Espinosa , 
abogado  de  gran  crédito  en  Valladolid  en  tiempo  del  emperador  Carlos  V,  sobre  el  derecho 
y  leyes  de  España,  sin  embargo  de  que  refiere  que  este  jurisconsulto  habia  observado 
que  en  los  códices  originales  tenían  las  Partidas  el  título  de  Libro  de  las  leyes ,  lo  que 
debiera  haberle  convencido  de  que  este  era  el  verdadero,  adoptó  el  parecer  de  que  el  rey 
don  Alfonso  le  dio  el  de  Septenario.  Un  argumento  hay  que  es  de  alguna  fuerza  para  quien 
no  se  haya  dedicado  de  intento  á  aclarar  este  punto ,  como  nosotros  lo  hemos  procurado , 
sino  por  su  importancia,  que  reconocemos  no  serla  mayor,  por  el  deseo  de  contentar  á 
los  que  gustan  de  ver  ilustradas  en  los  prólogos  esta  especie  de  cuestiones.  Fórmase  este 
argumento  con  la  cláusula,  que  ya  hemos  referido,  del  testamento  del  referido  rey  don 
Alfonso,  que  dice  :  Otrosí  mandamos  al  que  lo  nuestro  heredare  el  libro  que  nos  fecimos  septe- 
nario ;  este  libro  es  las  Siete  Partidas ;  pero  es  muy  claro  que  aquí  la  voz  Septenario  es 
un  adjetivo,  que  recayendo  sobre  el  sustantivo  libro ,  significa  un  libro  dividido  en  siete 
partes ;  y  así  para  mayor  claridad  añade  que  es  el  de  las  Siete  Partidas ;  y  era  necesario 
que  lo  añadiese,   porque  sino  se   hubiera  confundido  con   otra   obra    del  rey   don 
Alfonso,  llamada  Septenario,  que  dice  el  mismo  monarca  en. varios  lugares  haberla  em- 
prendido en  vida  de  su  padre ,  y  la  que  á  su  tiempo  dará  la  Academia  á  conocer.  A  su  sin- 
gular opinión  de  que  las  Partidas  en  su  formación  se  llamaron  el  Libro  de  las  posturas ,  se 
esforzó  mucho  para  conciliar  alguna  verisimilitud  don  Rafael  de  Floranes;  pero  ni  aun  á 
esto  alcanzan  las  pruebas  de  que  se  vale  ;  y  mas  no  habiendo  visto  él  mismo ,  ni  otro  alguno 
semejante  título ,  ni  en  un  códice  siquiera ;  lo  que  nos  excusa  de  otra  refutación. 

Al  ver  el  conato  y  ardor  con  que  se  dedicó  el  rey  Sabio  á  la  formación  de  su  libro  de  las 
leyes ,  se  creería  que  no  esperaba  mas  que  la  hora  de  tenerle  concluido  para  comunicarle 
&1  reino,  y  mandar  su  observancia.  Mas  con  todo  no  fue  asi  :  en  veinte  y  un  años  que 


XKV 111  PROLOGO. 

después  tuvo  de  vida  no  hay  antecedente  de  que  intentara  publicarle.  El  autor  de  los  Anales 
de  Sevilla  don  Diego  Ortiz  de  Zúñiga  supone  unas  cortes  tenidas  en  aquella  ciudad  el  año 
de  1260 ,  y  dice  que  en  ellas  debe  entenderse  hecha  la  promulgación  de  las  Partidas ;  pero 
si  todavía  se  estaba  entonces  lejos  de  su  término,  no  podemos  entender  semejante  cosa, 
aunque  concedamos  á  Ortiz  de  Zúñiga  la  celebración  de  las  cortes,  que  no  es  poco  conce- 
derle ,  pues  no  hay  otra  noticia  alguna  de  ellas  en  la  historia,  y  su  suposición  estriba  sobre 
muy  débiles  fundamentos.  Mas  ya  que  se  ha  tocado  este  punto  dejemos  bien  establecida  y 
fija  la  época  de  la  compilación  de  las  Partidas ,  antes  de  pasar  adelante  en  la  averiguación 
comenzada  de  cuando  se  promulgaron.  ¿Cómo  ha  sido  posible  que  en  cosa  tan  fácil  de 
demostrar  haya  habido  tan  gran  variedad  de  dictámenes  entre  todos  los  que  la  han  tratado  ? 
Se  conoce  que  fueron  buscando  cuantos  caminos  habían  de  extraviarlos ,  y  huyeron  del 
que  6egura  y  ciertamente  los  habia  de  conducir.  ¿  Porqué  no  trataron  de  resolver  este 
problema  con  los  elementos  que  las  mismas  Partidas  les  ofrecían?  No  hubieran  tenido  que 
hojear  mucho :  marcado  hubieran  advertido  en  el  prólogo  del  modo  mas  claro  é  indudable, 
no  el  año  precisamente,  sino  el  dia  en  que  tuvo  principio ,  y  el  en  que  se  dio  fin  á  su  for- 
mación. En  él  da  razón  el  rey  don  Alfonso  de  que  se  comenzaron  las  Partidas  pasado  el 
año  cuarto  de  su  reinado  y  veinte  y  tres  dias  mas,  víspera  de  la  festividad  de  san  Juan 
Bautista ;  lo  que  significa  sin  controversia  ni  dificultad ,  que  se  empezó  á  entender  en  la 
ejecución  de  esta  grande  obra  el  dia  23  de  junio  de  1256,  porque  este  monarca  ascendió 
al  trono  el  dia  primero  de  junio  de  1252;  y  aun  esto  mismo  lo  expresa  también  en  el 
prólogo  con  igual  claridad,  porque  prescindiendo  de  los  demás  cómputos,  en  cuya  reduc- 
ción no  nos  hemos  de  empeñar  ahora ,  dice  haber  sido  el  principio  de  su  reinado  andados 
de  la  era  de  César  1289  años  romanos ,  y  ciento  y  cincuenta  y  dos  dias  mas ;  y  de  la 
encarnación  1251  años  romanos  y  ciento  y  cincuenta  y  dos  dias  mas ;  lo  que  quiere  decir 
que  su  exaltación  al  trono  tuvo  lugar  pasados  ya  ciento  y  cincuenta  y  dos  dias  del  año  de 
1252,  que  habiendo  sido  como  fue  bisiesto ,  vino  á  verificarse  en  primero  de  junio ;  lo 
que  está  conforme  con  todas  las  noticias  históricas.  Acabóse  este  código,  partiendo  de 
aquel  principio ,  después  de  siete  años  cumplidos,  como  allí  mismo  se  expresa  en  seguida ; 
no  quedó  pues  concluido  hasta  el  dia  23  de  junio  de  1263.  Esta  es  una  cosa  tan  positiva 
que  no  hay  verdad  ninguna  histórica  que  tenga  mayor  certeza. :  volvamos  ya  á  nuestro 
propósito. 

Ni  el  rey  don  Alfonso  X  ni  sus  dos  inmediatos  sucesores  don  Sancho  y  don  Fernando  IV 
autorizaron  ó  sancionaron  las  leyes  de  este  código.  Da  ciertamente  que  pensar  cual  pudo  ser 
la  causa  por  que  el  rey  Sabio  suspendió  una  diligencia  á  la  que  parece  se  ordenaban  todos  sus 
cuidados.  No  se  percibe  otra  que  la  experiencia  de  la  mala  acogida  que  habia  tenido  el  Fuero 
real ,  enviado  para  decirlo  asi  á  probar  fortuna  delante  de  las  Partidas  y  como  á  allanarles 
el  camino.  Sin  duda  que  le  halló  escabroso  y  lleno  de  dificultades  y  embarazos,  y  hubo  de 
retenerlas  como  obra  privada ,  esperando  momentos  mas  favorables :  pero  si  estos  no  se 
le  presentaron  en  los  años  mas  inmediatos  á  su  conclusión,  los  que  después  se  siguieron 
fueron  de  mucha  inquietud  y  agitación  para  que  no  temiese  emprender  en  ellos  lo  que  en 
mas  felices  y  tranquilos  dias  no  le  habia  permitido  intentar  una  prudente  desconfianza.  Con 
todo  luego  que  se  propagó  en  el  foro  el  conocimiento  de  una  obra  de  derecho  tan  metódica, 
porque  bajo  este  concepto  la  mirarían  entonces ,  debió  ya  de  irse  introduciendo  en  él  y 
conciliarse  por  su  sabiduría  un  valor  y  observancia  que  el  poder  no  se  habia  creído  en  estado 


PROLOGO.  XXIX 

de  atribuirle  :  porque  en  las  leyes  XLIII  y  CXLIV  de  las  llamadas  del  Estilo,  que  es  indu- 
dable se  recogieron  en  los  principios  del  reinado  de  don  Fernando  IV,  se  dice  que  en  ciertos 
casos  que  designan  se  ha  de  observar  lo  que  previenen  las  Partidas  :  señal  de  que ,  como 
después  se  verificó  con  las  mismas  leyes  del  Estilo,  las  iba  ya  autorizando  la  práctica  y  uso 
délos  tribunales.  Hallólas  con  esta  autorización  que  podemos  llamar  usual,  el  rey  don 
Alfonso  XI,  y  por  ella  en  nuestro  entender  se  movió  á  publicarlas,  no  con  la  mira  de  que 
adelantasen,  sino  que  mas  bien  descendiesen  del  preeminente  lugar  que  les  daba  el  foro, 
y  en  que  las  ideas  del  tiempo  y  las  pretensiones  de  los  hijosdalgo  no  las  dejaban  perma- 
necer :  asi  fue  el  último  el  que  les  asignó  entre  los  demás  códigos  legales  de  la  monarquía. 
Tiene  mucho  que  observar  en  sus  antecedentes  y  consiguientes  la  Ley  1  del  tit.  XXVIII  de 
su  famoso  ordenamiento  de  Alcalá,  hecho  en  las  cortes  que  en  aquella  ciudad  celebró  el 
año  de  13A8,  que  es  la  que  contiene  aquella  publicación.  Para  mantener  en  paz  y  en  jus- 
ticia á  sus  pueblos  se  propuso  señalar  leyes  ciertas  por  las  que  hubieran  de  definirse  los 
pleitos,  y  después  de  hacer  la  exposición  de  la  observancia  que  en  unas  partes  tenia  el 
Fuero  real,  y  en  otras  los  fueros  municipales,  y  de  que  no  todas  las  contiendas  se  podían 
terminar  por  ellos,  manda  que  se  guarden  en  lo  que  no  sean  contra  Dios,  ó  contra  razón, 
ó  contra  las  leyes  de  su  ordenamiento,  por  las  (¡nales  leys  en  este  nuestro  libro  mandamos, 
dice ,  y  son  ya  sus  propias  palabras ,  que  se  libren  primeramente  todos  los  pleytos  civiles  et 
criminales ;  et  los  pleytos  et  contiendas  que  se  non  pudieren  librar  por  las  leys  destenuestro  libro 
et  por  los  dichos  fueros ,  mandamos  que  se  libren  por  las  leys  contenidas  en  los  libros  de  las 
Siete  Partidas  qite  el  rey  don  Alfonso  nuestro  bisabuelo  mandó  ordenar,  como  quicr  que  fasta 
aquí  non  se  falla  que  sean  publicadas  por  mandado  del  rey,  nin  fueron  habidas  por  leys ;  pero 
mandárnoslas  requerir  et  concertar,  et  emendar  en  algunas  cosas  que  cumplían;  et  asi  concerta- 
das et  emendadas  porque  fueron  sacadas  de  los  dichos  de  los  santos  Padres ,  et  de  los  derechos 
et  dichos  de  muchos  sabios  antiguos,  et  de  fueros  et  costumbres  antiguas  de  España,  dárnoslas 
por  nuestras  leys.  Et  porque  sean  ciertas,  et  non  haya  razón  de  tirar  et  emendar,  et  mudar  en 
ellas  cada  ano  lo  que  quisiere ,  mandamos  facer  de  ellas  dos  libros ,  uno  seellado  con  nuestro 
seello  de  oro,  et  otro  seellado  con  nuestro  seello  de  plomo  para  tener  en  la  nuestra  cámara,  por' 
que  en  lo  que  dubda  hoviere  que  lo  concierten  con  ellos.  Et  tenemos  por  bien  que  sean  guardadas 
et  valederas  de  aquí  adelante  en  los  pleytos,  et  en  los  juicios  et  en  todas  las  otras  cosas  que  se  en 
ellas  contienen ,  en  aquello  que  non  fueren  contrarias  á  las  leys  deste  nuestro  libró,  et  á  los  fueros 
sobredichos.  Hasta  aquí  lo  que  pertenece  á  las  Partidas  :  refiere  después  que  en  algunas  co- 
marcas los  hijosdalgo  tenían  fuero  de  albedrío  y  otros  fueros  :  ordena  que  se  les  guarden ; 
que  en  cuanto  á  los  reptos  se  observe  lo  que  habia  estado  en  uso  en  tiempo  de  sus  prede- 
cesores y  en  el  suyo ,  y  que  se  observe  asimismo  el  ordenamiento  que  para  los  hijosdalgo 
habia  hecho  en  aquellas  mismas  cortes ,  y  puesto  al  fin  del  suyo,  que  son  las  leyes  hechas 
en  las  cortes  de  Náxera  el  año  de  1138 ;  y  finalmente  que  si  se  ofreciere  dificultad  sobre  la 
inteligencia  délas  leyes,  manda  que  se  acuda  al  rey,  á  quien  toca  hacerla  declaración  con- 
veniente cuando  haya  contrariedad  entre  ellas  ú  oscuridad  en  su  extensión.  De  las  expre- 
siones con  que  en  esta  ley  se  hace  la  promulgación  de  las  Partidas  mandándolas  observar, 
como  quier  que  no  se  hallaba  que  hubiesen  recibido  sanción  de  ningún  monarca,  y  de  su 
uso  precedente,  evidentemente  convencido,  formábamos  la  conjetura,  que  solo  como  tal 
proponemos ,  de  que  en  alguna  manera  se  vio  ya  precisado  don  Alfonso  XI  á  darles  la  san- 
ción legal  que  les  dio ,  y  á  señalarles  el  lugar  que  pudo ,  ó  el  que  les  correspondía :  mas  sea 


XXX  PROLOGO. 

como  fuere,  lo  cierto  es  que  de  él  recibieron  por  la  primera  vez  la  autoridad  pública  de  que 
después  han  gozado  siempre.  Aunque  dice  que  las  mandó  concertar  y  enmendar  en  algu- 
nas cosas  que  cumplían  ,  no  se  entienda  que  hizo  en  el  texto  de  las  Partidas  notables  alte- 
raciones, porque  habiéndose  tenido  presentes  para  esta  edición  códices  de  diversos  tiem- 
pos, algunos  de  los  cuales  son  conocidamente  anteriores  al  mismo  rey  don  Alfonso  XI,  no 
se  ha  advertido  entre  ellos  diferencia  en  cosa  sustancial.  Lo  que  se  colige  del  modo  mismo 
con  que  se  explica  la  ley,  es  que  ya  entonces  debían  de  correr  copias  considerablemente 
viciadas  por  negligencia  de  los  amanuenses.  ¿  Pues  de  qué  nace,  preguntará  alguno,  la  di- 
versísima lección  y  numeración  de  leyes  que  cotejada  con  el  que  ha  servido  de  original , 
se  advierte  en  los  códices  Toledano  1,  Escurialense  1,  2  y  A,  Biblioteca  Real  2  y  3  desde 
el  principio  hasta  gran  parte  del  tít.  IV  de  la  Partida  I ,  como  que  ha  sido  preciso  poner 
uno  y  otro  texto  en  esta  edición  ?  No  es  fácil  dar  una  respuesta  que  satisfaga  :  nos  parece 
ser  lo  que  mas  se  aproxima  á  la  verdad  que  estas  leyes  saldrían  como  las  ponen  estos 
códices  en  el  primer  borrador  que  se  hiciese  de  la  compilación  de  las  Partidas :  la  que 
después,  como  sucede,  se  iriamejoundoy  aumentando  hasta  tomar  la  forma  que  tiene  en 
el  que  la  Academia  ha  creído  ser  su  verdadero  texto ;  y  también  puede  ser  que  habiendo 
alguno  copiado  las  Partidas  para  su  uso  se  contentase  en  aquella  parte  con  abreviar  y  ex- 
tractar muchas  leyes ,  sin  tomarlas  á  la  letra ;  y  de  su  ejemplar  pudieron  sacarse  otros 
en  que  las  leyes  resultasen  abreviadas  de  la  misma  manera.  No  extrañaríamos ,  sin  em- 
hargo,  que  si  hubiese  algún  medio  de  apurar  la  verdad,  apareciese  que  estaba  muy  dis- 
tante de  una  y  otra  de  nuestras  conjeturas,  porque  no  tenemos  la  presunción  de  saber  dar 
razón  de  todo.  Esta  ley  del  ordenamiento  de  Alcalá  la  insertaron  los  reyes  católicos  en  la 
primera  de  las  de  Toro ;  y  del  mismo  modo  ha  vuelto  á  insertarse  en  las  repetidas  edicio- 
nes de  la  Recopilación ,  dándose  siempre  á  las  Partidas  el  postrer  lugar,  y  puede  decirse 
que  subsidiario  entre  las  demás  colecciones  de  nuestras  leyes;  y  en  la  cédula  de  S.  M. , 
que  precede  á  la  Novísima  Recopilación  que  acaba  de  publicarse,  se  manda  que  por  la 
misma  Recopilación  y  las  leyes  de  Partida  se  haga  en  las  universidades  el  estudio  del  de- 
recho patrio  :  con  lo  que  se  hallan  referidas  las  diferentes  publicaciones  que  de  estas  consta 
auténticamente  haberse  hecho  :  pues  aunque  don  Pablo  de  Santa  María  en  el  prólogo  á  su 
Doctrinal  de  caballeros  habla  de  otra  que  se  hizo  por  don  Ilenrique  II,  será  cierta  sin  duda, 
refiriéndola  con  bastantes  particularidades  tan  diligente  y  verídico  escritor;  pero  no  hay 
de  ella  otro  testimonio. 

Inventado  el  ppodigioso  arte  de  hacer  que  los  conocimientos  dé  un  tiempo  y  de  un  pue- 
blo sean  de  todas  las  edades  y  paises ,  y  que  los  que  una  vez  se  han  adquirido  no  puedan 
perderse  sin  un  grandísimo  trastorno  físico  del  globo,  inventado  decimos  el  admirable  arte 
de  la  imprenta,  no  se  pasó  mucho  tiempo  sin  que  por  él  se  multiplicasen  los  ejemplares 
de  unas  leyes  que  si  no  en  la  autoridad ,  en  el  estudio  de  los  letrados  tenían  el  primer  lugar 
entre  las  leyes  patrias.  En  el  año  de  1ZI91  se  hicieron  de  ellas  dos  ediciones  en  Sevilla, 
según  se  cree,  por  la  que  había  preparado  en  sus  últimos  años  el  célebre  y  laborioso  con- 
sejero de  los  reyes  católicos  Alonso  Diaz  de  Hontalbo;  mas  salieron  muy  poco  correctas, 
y  sus  vicios  y  defectos  se  copiaron  después  en  las  que  se  repitieron  en  Burgos,  Venecia  y 
León  de  Francia.  Había  necesidad  de  que  se  publicase  el  texto  con  mas  pureza,  porque  las 
fallas  de  las  impresiones  que  corrían  y  se  han  referido,  ejercitaban  y  aun  atormentaban 
demasiado  los  ingenios  de  los  abogados  y  los  jueces,  Tomó  sobre  sí  este  cuidado,  y  el  de 


PROLOGO.  XXX I 

comentar  las  leyes  de  este  código  el  licenciado  Gregorio  López  del  consejo  de  S.  M.  en  el 
de  las  Indias.  Nada  diremos  del  mérito  de  la  glosa  de  este  jurisconsulto  porque  no  perte- 
nece á  nuestro  objeto ;  del  mérito  de  la  edición  diríamos,  a  no  haberse  ocupado  ahora  la 
Academia  en  la  presente,  que  no  habia  pruebas  sobre  que  juzgarla ;  porque  Gregorio  Ló- 
pez no  dio  razón  ninguna  de  los  códices  manuscritos  de  que  se  valió,  ni  si  siguió  deter- 
minadamente alguno  por  texto ,  y  le  confirió  con  los  demás ;  pero  en  este  caso  variantes 
habían  de  haber  resultado ,  y  no  anotó  ninguna ;  de  donde  se  colige  que  de  todos  se  for- 
mó en  los  casos  dudosos  la  lección  que  le  pareció  mas  adecuada.  Sin  duda  que  pondría 
en  ello  inmenso  trabajo,  mayormente  no  habiendo  tenido,  como  dice,  nadie  que  le  auxi- 
liase; pero  según  hemos  indicado,  por  esta  señal  no  podrá  saberse  si  el  texto  que  nos  dio 
conformaba  con  el  original,  ó  si  se  desviaba  de  él,  y  en  este  caso  de  qué  consecuencia 
serían  las  alteraciones  que  se  hubiesen  hecho.  Después  de  haber  reconocido  la  Academia 
los  sesenta  y  un  códices  que  describirá  en  un  discurso  separado,  que  seguirá  á  este  pró- 
logo, es  cuando  juzga  que  por  una  feliz  casualidad  debió  Gregorio  López  de  lograr  algunos 
correctos,  que  le  diesen  casi  formada  como  salió  la  letra  de  su  edición  ;  porque  tentando 
y  escogiendo  lecciones  entre  diferentes  códices ,  no  podia  haber  resultado  tan  aproximada 
ala  lección  verdadera;  no  habiendo  como  realmente  no  hay  diferencias  de  gran  conside- 
ración entre  su  texto  y  el  que  dala  Academia,  si  solo  se  exceptúa  el  título  IV  de  la  Par- 
tida I  hasta  la  ley  CIV,  en  que  este  editor  seguia  los  seis  códices  de  que  dejamos  hecha 
mención ,  ó  algún  otro  que  se  les  pareciese ;  pero  este  desengaño  riT  aun  por  sospecha 
podía  tenerse  sin  los  trabajos  que  ahora  se  han  hecho.  Era  pues  indispensable,  si  en  asunto 
de  tanta  importancia  se  apetecía  la  seguridad  y  el  acierto,  que  existiendo  tantas  copias 
antiguas  de  las  Partidas  se  recogiesen  cuantas  fuese  posible,  y  se  fijase  el  texto  con  mas 
firmeza  que  se  había  fijado  hasta  aquí ;  no  bastando  decir  que  ya  se  habia  dado  por  autén- 
tico el  de  Gregorio  López  en  la  impresión  de  Salamanca  de  1555 ,  pues  no  era  conveniente 
dar  lugar  á  que  se  viese  quizá  que  esta  declaración  estaba  en  oposición  con  la  verdad.  La 
ocasión  se  ha  venido  á  las  manos  cuando  S.  M.  se  ha  servido  disponer  que  se  publiquen  las 
obras  de  don  Alfonso  el  Sabio ;  pues  habiendo  de  darse  á  luz  nuevamente  las  Partidas  no 
podia  excusarse  aquella  precisa  diligencia.  La  Academia  auxiliada  de  S.  M.,  que  ha  expedido 
sus  órdenes  para  que  se  franqueasen  todos  los  códices  de  cuya  existencia  y  paradero  se 
tenia  noticia,  los  ha  reunido  en  el  número  que  se  ha  expresado;  en  cada  Partida  ha  esco- 
gido por  texto  el  que  por  todos  sus  caracteres  ha  juzgado  mas  original ,  y  ha  puesto  de 
los  otros  las  variantes  lecciones  que  ha  visto  ser  tales  variantes ,  y  no  errores  conocidos 
de  los  escribientes.  Habiéndole  comunicado  su  individuo  de  número  don  Josef  Antonio 
Conde ,  bibliotecario  de  S.  M*}  que  en  la  primera  hoja  de  un  códice  ms.  de  la  crónica 
general,  que  por  los  adornos,  vitela  y  letra  aparece  haberse  escrito  en  tiempo  del  rey  don 
Alfonso  el  Sabio ,  se  hallaba  el  retrato  de  este  monarca  dibujado  de  colores ,  franqueán- 
dolo al  efecto  el  mismo  académico ,  lo  ha  hecho  copiar  exactísimamente ,  y  se  ha  grabado 
en  la  viñeta  que  lleva  al  frente  esta  introducción.  En  la  parte  tipográfica  se  ha  puesto  el 
mayor  cuidado  en  que  la  impresión  se  haya  hecho  elegante  y  correcta  ;  y  se  tiene  también 
preparado  un  copiosísimo  índice  ó  repertorio  de  materias;  en  fin  nada  se  ha  omitido 
porque  esta  edición  no  desdiga  del  mérito  de  la  obra  que  se  publica ,  del  respeto  que  es 
debido  al  rey  Sabio  que  la  compuso,  y  al  augusto  monarca  por  cuyo  encargo  y  real 
munificencia  se  hace,  y  del  deseo  que  siempre  ha  tenido  la  Academia  de  ser  útil. 


ESTE  ES  EL  LIBRO  DE  LAS  LEYES 

QUE  FIZO  EL  MUY  NOBLE  REY  DON  ALFONSO ,  SEÑO»  DE  CASTILLA ,  DE  TOLEDO ,  DE  LEÓN ,  DE 

GALLICIA,  DE  SEVILLA,  DE  CÓRDOBA,  DE  MURCIA,  DE  JAÉN  ET  DEL  ALGARBE ,  QUE  FUE 

FIJO  DEL  MUY  NOBLE  REY  DON  FERNANDO,  BISNIETO  DE  DON  ALFONSO  EMPERADOR  DE 

ESPAÑA,  ET  DE  LA  MUY  NOBLE  REYNA.  DOÑA  BEATRIZ,  NIETA  DEL  EMPERADOR 

DE  ROMA  DON  FADRIQUE  EL  MAYOR  ,  QUE  MURIÓ  EN  ULTRAMAR. 


ii«"Ti7gC<Biir~»*. 


Dios  es  comienzo  (1) ,  et  medianía,  et  fin  et 
acabamiento  de  todas  las  cosas,  etsin  él  (2) 
cosa  alguna  non  puede  ser;  ca  por  el  su  saber 
son  fechas  (3),  et  por  el  su  poder  guarda- 
das (U)  et  por  la  su  bondat  mantenidas  (5). 
Onde  todo  home  que  algunt  buen  fecho  qui- 
siere comenzar,  primero  debe  poner  et  ade- 

IN  CHRISTI  NOMINE. 

(1)  Dios  es  comienzo.  Deus  est  omnium  scicn- 
tiarum  caput,  et  auctor,  57.  dist.  §.  hinc,  etAmbr. 
sub  cap.  legimus,  et  adde  cap.  1.  de  summa  Tri- 
nit.  et  fid.  catholic.  et  quse  dixi  2.  Partit.  in  prin- 
cip.  procem. 

(2)  Sin  él.  Ex  ipso ,  et  per  ipsum ,  et  in  ipso  sunt 
omnia,  ad  Román,  cap.  11.  v.  56.  et  necesse  est 
dicere ,  omne  quodcumque  modo  est ,  á  Deo  esse , 
uttradit  S.  Thom.  in  1.  part.  q.  44.  art.  1.  et  Joan. 
1.  v.  5.  Omnia  per  ipsum  facía  sunt,  et  sine  ipso 
factum  est  nihil. 

(5)  Son  fechas.  Génesis  cap.  1.  et  sequentibus  : 
et  est  articulits  fidei,  quod  mundus  incoeperit  esse, 
utpatet  in  Symbolo,  et  dicit  B.  Gregor.  in  homil. 
1.  Ezech.  quód  Moyses  prophelavit  de  proeterilo, 
dicens  :  In  principio  creavit  Deus  coelum,  et  ter- 
ram,  et  sic  novitas  mundi  habetur  per  revelatio- 
nem,  et  non  potest  probari  demonstrativé ,  et  licét 
sit  credibile ,  non  tamen  est  demonstrabile  vel  sci- 
bile ,  secundum  S.  Thom. .  1.  part.  qusest.  46.  art.  2. 
ubi  et  dicit:  utile  esse,  ut  lioc  consideretur ,  ne 
forte  aliquis ,  quod  fidei  est  demonstrare  praesu- 
mens,  rationes  non  necessarias  ihducat,  quee  pra> 
beant  materiam  irridendf  infidelibus,  existimanti- 
bus  nos  propter  hujusmodi  rationes  credere,  quse 
fidei  sunt. 

(4)  Guardadas.  Sapientiaj  14.  v.  5.  Tuaautem, 
Paler,  proñdentia  gubernat;  et  Boet.  lib.  de  con- 
solat.  Ob  qui  perpetua  mundum  ratione  gubernas ! 

(b)  Mantenidas.  Portansque  omnia  verbo  virlutis 
siue,  ad  Hebrceos  1.  v.  5.  et  dicit  August.  4.  de 
Genesi,  ad  lilteram,  cap.  12.  virtus.  Dei  ab  eis, 
qua?  creata  sunt ,  regendis ,  si  cessaret  aliquando , 
si  muí  et  illorum  cessarent  species ,  omnisque  na- 
tura concideret.  AttingiVergo  a  fine  usque  ad  finem 


lantarse  a  Dios  (6),  rogándole  «pidiéndole 
merced  que  le  dé  saber,  et  voluntad ,  et  poder 
porque  lo  pueda  bien  acabar.  Et  por  ende 
nos  don  Alfonso  (7)  por  la  gracia  de  Dios  rey 
de  Gastiella,  de  Toledo,  de  León,  de  Ga- 
Uicia,  de  Sevilla,  de  Córdoba,  de  Murcia, 
de  Jaén ,  del  Algarbe  (8) ,  entendiendo  los 

fortiter,  et  disponit  omnia  suaviter,  Sapientice 
cap.  8.  v.  1.  Attingit  á  fine  usque  ad  finem,  hoc 
est,  á  summo  coelo  usque  ad  inferiores  partes  tér- 
ra? ,  a  máximo  Angelo  usque  ad  mínimum  vermi- 
culum.  Attingit  autem  fortiter,  non  quidem  mobili 
discursione,  vel  locali  diífusione,  vel  subjectaj 
creaturce  tantúm  officiali  admonitione;  sed  sub- 
stantiali  quadam ,  et  ubique  prsesenti  fortitudine , 
qua  utique  universa  polentissimé  movet ,  ordinal, 
administrad  Et  hsec  omnia  nulla  sui  cogitur  faceré 
necessitate ,  nec  enim  aliqua  in  his  laborat  difficul- 
tate ;  sed  disponit  omnia  suaviter  placida  volúntate, 
Bernard.  in  tractatu  de  libero  arbitr.  col.  11.  sic 
exponit. 

(6)  Adelantarse  ü  Dios.  Nomen  Dei  invocandum 
est  in  quolibet  aclu  solemni ,  ut  hic ,  et  C.  de  of/ic. 
prcefecti  prcetorio  Jfric.  1.  in  nomine  Domini,  et 
in  authent.  de  armis,  in  princ.  etin  authent.  de 
queestore,  collat.  6.  tradit  Bald.  de  novo  Codie. 
componend.  in  princ.  Turris  forlissima  nomen  Do- 
mini, ad  ipsum  currit  juslus ,  et  exaltabitur,  Pro- 
verb.  18.  v.  10. 

(7)  Don  Alfonso.  Hic  fuit  filius  RegisFerdinandi, 
qui  á  Sarracenis  recuperavit  nobilissimam  Civila- 
tem  Hispalensem.  Fuit  iste  Rex  Alpbonsus  doclis- 
simus,  composuit  Tabulas  Alphonsinas  Astrologisc, 
quse  in  universis  generalibus  studiis  leguntur.Fuit 
in  Imperatorem  electus ,  sed  non  coronatus.  Usque 
ad  tempus  istius ,  Castella  regebatur  sine  foro ,  et 
usibus  iniquis ,  ut  habes  in  prooemio  Fori. 

(8)  Del  Algarbe.  Vides  limites  islos ,  quibus  con- 
cludebatur  Castellse  corona,  jam  sunt  terccnlum 
anni ;  vides  et  nunc  ita  eam  ampliatam ,  ut  el  sub- 
ditas babeat  barbaras  gentes  maris  Oceani ,  incóg- 
nitos usque  ad  hsec  saecula  Indos ,  in  orbe  nobis 
novo  et  incógnito,  degentes  in  solo  fertili,  et  grato, 
atque  salubri :  sit  CHR1STO  summo  honor,  etglo- 


XXXIV 


PROLOGO. 


muy  grandes  lugares  que  tienen  de  Dios  (9) 
los  reyes  en  el  mundo,  et  los  grandes  bienes 
que  del  resciben  en  muchas  maneras ,  seña- 
ladamente en  la  muy  grant  honra  que  les  él 
face  queriendo  quesean  llamados  reyes,  que 
es  el  su  nombre  (10),  et  otrosí  por  la  jus- 
ticia que  han  á  fazer  para  mantener  los  pue- 
blos de  que  son  señores ,  que  es  por  la  su 
obra  (11)  :  et  conosciendo  la  carga  muy 
grande  que  les  yace  en  esto  si  bien  no  lo 
feciesen ,  non  tan  solamiente  por  el  miedo 
de  Dios,  que  es  poderoso  et  justiciero ,  et  á 
cuyo  poder  han  de  venir  (12),  et  de  quien 
se  non  pueden  por  ninguna  manera  ascónder 
nin  escusar,  que  si  mal  federen ,  que  non 
hayan  la  pena  que  merescen ,  mas  aun  por 


la  vergüenza  (13)  etel  afruento  de  las  gentes 
del  mundo,  que  juzgan  las  cosas  mas  por 
voluntad  (íh)  que  por  derecho  (15) :  et  ha- 
biendo grant  sabor  de  nos  guardar  destas 
afruentas,  et  del  daño  que  dende  nos  podrie 
venir;  et  catando  otrosí  la  muy  grant  merced 
que  nos  él  fizo  „en  querer  que  nos  venie- 
semos  del  linaje  (16)  onde  venimos,  et  el 
grant  lugar  en  que  él  nos  puso ,  faziendonos 
señor  de  tan  buenas  gentes,  et  de  tan  grandes 
tierras  et  regnos  como  él  quiso  meter  so 
nuestro  señorío,  catamos  carrera  por  que 
nos ,  et  los  que  después  de  nos  en  nuestro 
señorío  regnasen,  sopiesemos  (17)  cierta- 
mente los  derechos  para  mantener  los  pue- 
blos en  justicia  et  en  paz.  Et  otrosí  porque 


ria ,  et  qui  propagavit  lmperium ,  det  virtutum  in- 
crementum  Regí  nostro ,  quibus  regat  populos  sibi 
commissos. 

(9)  Que  tienen  de  Dios.  Sunt  enim  Reges  Dei 
Vicarii,  ut  in  1.  5.  tit.  1.2.  Partit. 

(10)  El  su  nombre.  Qui  est  Rex  regum ,  et  Do- 
minus  dominantium ,  Apocalipsis  cap.  19.  v.  16. 
1.  C.  tit.  1.  2. Paríit. 

(ti)  Que  es  por  la  su  obra.  Justitia ,  et  judicium 
príeparatio  sedis  tuae,  Psalm.  88.  v.  15.  Justitia, 
ct  judicium  correclio  sedis  ejus,  Psalm.  96.  v.  2. 

(12)  A  cuyo  poder  han  de  venir.  Psalm.  Ih.  v.  3. 
Cum  accepero  tempus,  ego  justitias  judicabo;  de 
quo  Bernard.  epist.  57.  Et  judicium  durissimum 
bis,  qui  prsesunt,  üet,  Sapientise  cap.  6.  v.  6. 1.  2. 
tit.  2.  Partit.  2. 

(13)  Por  la  vergüenza.  Pudor  plerumque  cor- 
rector est  nostri ,  ut  lúe ,  et  tradit  Ambros.  super 
Psalm.  118.  sermón.  10.  v.  6.  et  non  solum  attin- 
git  nos  obligatio  civilis,  et  naluralis,  sed  etiam 
verecundia;  unde  ita  excusatur,  qui  aliquid  facit, 
vel  omitlit  propter  verecundiam ,  sicut  si  tenere- 
tur,  Bart.  in  1.  pecunias,  ff.  de  alimentis,  et  ciba- 
riis  legatts,et  Jason.  in  1.  sipoenam,  ff.  de  verbor. 
obligat.  Alexandrin.  consil.  80.  col.  penult.  vol.  5. 

(lft)  Por  voluntad.  Tuncvante  voces  populi  non 
sunt  audiendaj,  1.  decurionem,  C.  de  poenis,  cap. 
non  vos ,  23.  quaest.  8.  cap.  Osius,  de  elect.  quando 
tamen  suntjustse  acclamationes ,  audiri  debent,  1. 
justissimos,  C.  de  offic.  rector,  provine,  et  C.  de 
(jiuesloribus ,  et  magistris  officior.  1.  unic.  lib.  12. 
et  tune  est  verum ,  quod  dicitur  :  vox populi,  vox 
divina.  Tumultuosa)  voces  populi ,  si  ralioni  con- 
sonant,  et  naturali  motivo,  Írritos  non  faciunt  actus 
justos,  Bald.  in  rubric.  C.  si  quis  aliquem  testari 
prohib.  vel  coegerit,  col.  10.  Quidautem  si  popu- 
lus  non  vult  consentiré  electo  per  collegium ,  an 
irritabitur  electio?  Gloss.  in  cap.  1.  62.  dist.  dicit, 
quod  non ,  ex  quo  non  habet  causam  rationabilem 


contradicendi ;  nisi  scandalum  generaretur.  Quod 
ultimum  multüm  notat  Abb.  in  cap.  1.  col.  2.  ad 
íin.  de  elect.  adducens  etiam  notabile  dictum  Innoc. 
in  cap.  nisi  cum  pridem,  de  renunt.  quod  si  po- 
pulus  persequitur  prselatum  jam  institutum ,  nec 
potest  compesci  á  tali  persecutione ,  debet  prsela- 
tus  cederé,  ut  populus  quiescat,  et  ecclesia  stetin 
quiete ;  vel  poterit  removeri  per  superiorem ,  as- 
signato  sibi  alibi  bono  cambio ;  quod  dicit  signan- 
ter  notandum.  Et  dixit  Gloss.  in  cap.  unusquisque, 
in  parte  saltantium,  22.  qusest.4.  quod  promissum 
ad  clamorem  populi  non  tenet;  tenebit  tamen  con- 
tractus  factus  ad  preces  populi ,  ut  notat  Gloss.  in 
cap.  postquam,  15.  qusest.  2. 

(15)  Que  por  derecho.  Dicit  Bald.  in  1.  omnes 
populi,  col.  2.  ff.  dejust.  etjur.  quódnullus  po- 
pulus est  sani  capitis ,  et  ubi  major  numerus ,  ibi 
minor  intellectus. 

'  (16)  Del  linaje.  Nota  hic,  quod  donum  máxi- 
mum Dei  est ,  nasci  ex  nobilissima  progenie  :  adde 
1. 1.  et  1.  senator,  C.  de  dignit.  lib.  12.  et  1.  sena- 
toris  filium,  ff.  de  Senator.  Et  gloria  íiliorum ,  pa- 
ires eorum,  Proverb.  17.  cap.  v.  6.  et  Ecclesiastes 
cap.  10. v.  17.  ibi:  beata  térra,  cujus  Rex  est  nobi- 
lis ,  et  exponit  Gloss.  ibi ,  id  est ,  1.  de  stirpe  regia, 
facit  1.  quod  si  nolit,  $.  qui  inancipia,  ff.  de  cedi- 
lit.  edict.  Et  si  dúo  sunt  sequalis  scientiae ,  ille  est 
magis  bonorandus,  qui  est  de  meliori  sanguine, 
Bald.  in  1.  nemini,  C.  de  advoc.  divers.  judie.  Et 
virtus  inñobili  plus  placet,  quia  plus  claret,  dicit 
Bernard.  epist.  113.  Et  ubi  concurrunt  dúo  vincula 
nobilitatis,  ex  virtutibus  scilicet  parentum,  et 
etiam  ex  propriis ,  major  honor  debetur,  quia  dú- 
plex decor  fulget  in  eo ;  licét  magis  sit  commen- 
dandus ,  qui  ex  pauperibus  parentibus  ortus ,  vir- 
tutibus se  dedicavit,  quám  is  qui  nobili  progenie 
oriundus  fuit,  Abb.  in  cap.  venerabilis,  deprobat. 

(17)  Sopiesemos.  Adde  1.  16.  tit.  5.  2.  Partit. 


PROLOGO. 


XXXV 


los  entendimientos  de  los  homes  que  son  de- 
partidos (18)  en  muchas  maneras ,  los  pudié- 
semos acordar  en  uno  con  razón  verdadera 
-et  derecha  para  conoscer  primeramente  á 
Dios ,  cuyos  son  los  cuerpos  et  las  almas , 
que  es  señor  sobre  todos ,  et  desi  á  los  se- 
ñores temporales  de  quien  reciben  bien  fecho 
en  muchas  maneras ,  cada  uno  segunt  su  es- 
tado et  su  merescimienlo :  otrosí  que  fe- 
ciesen  aquellas  cosas  por  que  fuesen  tenudos 
por  buenos  /et  de  que  les  veniese  bien  ,  et 
se  guardasen  de  facer  yerro  que  les  estodiese 
mal ,  et  de  que  les  podiese  venir  daño  por 
su  culpa.  Et  por  que  todas  estas  cosas  non 
podrían  fazer  los  homes  cumplidamente ,  si 
non  conosciendo  cada  uno  el  su  estado  qual 
es ,  et  lo  quel  conviene  que  faga  en  él ,  et  de 
lo  que  se  debe  guardar,  et  de  los  estados  de 
las  otras  cosas  á  que  deben  obedecer,  por 
aquesto  fablamos  de  todas  las  cosas  que  á 
esto  pertenescen ,  et  fecimos  ende  este  libro 
por  que  nos  ayudemos  del  et  Jos  otros  que 
después  de  nos  veniesen ,  conosciendo  las 
cosas  et  yendo  á  ellas  ciertamente ;  ca  mucho 
conviene  á  los  reyes ,  et  señaladamente  á 
los  destos  regnos ,  de  haber  muy  grant  enten- 
dimiento para  conoscer  las  cosas  segunt  son, 
et  estremar  (19)  el  derecho  del  tuerto ,  et  la 
mentira  de  la  verdad.  Ca  el  que  esto  non 
sopiese  non  podría  facer  la  justicia  bien  et 
verdaderamente ,  que  es  dar  á  cada  uno  lo 
quel  conviene  et  lo  que  meresce.  Et  por  que 
las  nuestras  gentes  son  muy  leales  et  de  gran- 
des corazones,  por  eso  ha  menester  que  la 
lealtad  se  mantenga  con  bondat  et  con  for- 
taleza de  los  corazones  con  derecho  et  con 
justicia.  Ca  los  reyes  sabiendo  las  cosas  que 
son  verdaderas  et  derechas,  facerlas  han 
ellos ,  et  non  cohsintirán  á  los  otros  que 
pasen  contra  ellas ,  segunt  dixo  el  rey  Sa- 
lomón (20),  que  fue  muy  sabio  et  muy  jus- 

(18)  Departidos.  Cap.  quia  diversitatem ,  etibi 
Gloss.  i.  de  concess.  prosbend. 

(19)  Estremar.  Adde  1. 1.  g.  i.  fjf.  dejust.  etjur. 
ibi :  boni,  et  cequi  notitiam  profitemur,  cequum 
ab  iniquo  separantes,  licilum  ab  ülicito  discer- 
nentes.  Et  Jurisprudenlia  est,  divinarum,  atque 
humanarum  reru.m  noütia,  justi,  atque  injusti 
scientia,  Instit.  dejuslit.  etjur.  in  princip. 

(20)  Salomón.  Proverb.  cap.  20.  y.  8. 


ticiero,  que  quando  el  rey  sobiere  en  su 
cátedra  de  justicia ,  que  ante  el  su  acata- 
miento serán  desatados  todos  los  males ;  ca 
pues  que  lo  él  entendiere  guardará  á  si  et  á 
todos  los  otros  de  daño  :  et  por  esta  razón 
fecimos  señaladamente  este  nuestro  libro, 
por  que  siempre  los  reyes  de  nuestro  señorío 
caten  en  él  asi  como  en  despejo ,  et  vean  las 
sus  cosas  que  han  de  enmendar  et  las  en- 
mienden ,  et  segunt  aquesto  que  lo  fagan  en 
los  suyos.  Mas  por  que  tantas  razones  nin 
tan  buenas  como  eran  menester  para  mostrar 
este  fecho  non  podriemos  nos  fallar  por  el 
nuestro  entendimiento  nin  por  el  nuestro 
seso ,  para  complir  et  acabar  tan  grant  obra 
et  tan  buena  como  esta  acorrimonos  de  la 
virtud  de  Dios  et  del  bendicho  su  fijo  Jesu 
Cristo,  en  cuyo  esfuerzo  nos  lo  comenzamos, 
et  de  la  bien  aventurada  virgen  gloriosa  santa 
Maria ,  su  madre ,  que  es  medianera  entre 
nos  et  él ,  et  de  toda  la  corte  celestial :  otrosí 
de  los  dichos  dellos ,  et  tomamos  (21)  de  las 
palabras  et  de  las  buenas  razones  que  dixic- 
ron  los  sabios ,  que  entendieron  las  cosas 
razonablemente  segunt  natura,  et  de  los 
otros  dichos  de  las  leyes  et  de  los  buenos 
fueros  que  fecieron  los  grandes  señores  et 
los  otros  sabidores  del  derecho  en  las  tierras 
que  hobieron  de  judgar.  Et  posimos  cada 
una  destas  onde  conviene,  et  á  esto  nos 
movió  señaladamiente  tres  cosas :  la  primera, 
que  el  muy  noble  etbien  aventurado  rey  don 
Fernando  (22),  nuestro  padre ,  que  era  muy 
compiiclo  de  justicia  et  de  verdat ,  lo  quisiera 
facer  si  mas  visquiera ,  et  mandó  á  nos  que 
lo  feciesemos :  la  segunda ,  por  dar  ayuda  et 
esfuerzo  á  los  que  después  de  nos  regnaren , 
porque  podiesen  mejor  sofrir  la  laceria  et  el 
trabajo  que  han  en  mantener  los  regno-  los 
que  lo  bien  quisieren  facer  :  la  tercera ,  por 
dar  carrera  á  los  homes  de  conoscer  derecho 

(21)  Et  tomamos.  Hic  dicit,  ex  quibus  fuerunt 
sumptse  leges  istae ,  á  jure  scilicet  divino ,  et  natu- 
ral!, et  ex  dictis  sapientium,  et  á  jure  commuoi, 
et  a  bonis  Foris. 

(22)  Don  Femando.  Iste  fuit  terüus  hujus  no- 
minis ,  Rex  excellentissinius ,  et  invictissimus ,  at- 
que sanctissimus,  regnavit  annis  5b,  in  quibus  nec 
fames ,  nec  pcstis  fuit  in  regno  suo. 


XXXVI 


PROLOGO. 


et  razón ,  et  se  sopiesen  guardar  de  non  facer 
tuerto  nin  yerro  s  et  sopiesen  amar  et  obe- 
decer á  los  otros  reyes  et  señores  que  des- 
pués del  veniesen.  Et  este  libro  fue  comen- 
zado (23)  á  componer  et  á  facer  viéspera  de 
sant  Johan  Bautista ,  quatro  años  et  Teinte 
et  tres  dias  andados  del  comenzamiento  de 
nuestro  regnado ,  que  comenzó  quando  an- 
daba la  era  de  Adam  en  cinco  mili  et  once 
años  hebraicos  (2fr)  et  docientos  et  ochenta 
et  siete  dias  mas;  et  la  era  del  deluvio  (25) 
en  quarto  mili  et  trecientos  et  cincuenta  et 
tres  años  romanos  et  ciento  et  cinco  dias 
mas ;  et  la  era  de  Nabucodonosor  en  mili  et 

(23)  Comenzado.  Adverte  lamen ,  quód  non  est 
de  substantia  legis,  vel  statuti  appositio  temporis, 
ut  probatur  in  prima  constituí.  C.  $.  quibus,  et  ibi 
notat  Bald. 

(24)  Hebraicos.  Secundum  istam  compiüationem 
prima  setas  ante  diluvium  duravit  sexcentis,  et 
sexaginta  et  octo  annis  tantíim ;  cujus  contrarium 
aperté  colligitur  ex  Sacra  Scriptura,  secundum 
quam,  juxta  interpretationem  70  Interpretum, 
quam  in  hoc  sequitur  Isidorus ,  lib.  b.  Etymolo- 
giccrum,  cap.  59.  Adam  anno  230  genuit  Seth ,  qui 
anno  20b  genuit  Enos ,  qui  ccepit  invocare  nomen 
Domini;  et  sic  usque  ad  istum  jam  sunt  43b  anni. 
Enos  vero  anno  190  genuit  Caynam ,  et  usque  ad 
istum  sunt  62b  anni.  Caynam  anno  170  genuit  Ma- 
laleel,  et  sic  usque  ad  istum  fuerunt  79b  anni. 
Malaleel  anno  16b  genuit  Jareth ,  et  sic  usque  ad 
istum  jam  sunt  960  anni.  Jareth  anno  162  genuit 
Enoch ,  qui  translatus  est ,  et  sic  usque  ad  istum 
jam  sunt  1122  anni.  Enoch  anno  lbb  genuit  Matu- 
salem ,  et  sic  sunt  1287  usque  ad  istum  Matusalem. 
Matusalem  anno  167  genuit  Lamech,.et  sic  sunt 
14b4.  Lamech  anno  188  genuit  Noc,  cujus,  tempere 
arca  diluvii  sedificatur,  et  sic  sunt  1642  anni.  Anno 
vero  600  Noe  factum  est  diluvium ;  et  sic  ab  Adam 
usque  ad  diluvium  transierunt  2242  anni.  Sed  lit- 
tera  Hebraica,  et  translatio  sancti  Hieronymi,  qua 
ulimur,  discordat  in  numero  annorum,  in  quibus 
Adam,  et  alii  supra  descripti ,  genuerunt  eos ,  qui 
dicli  sunt :  et  per  consequens  in  computatione  an- 
norum á  jereatione  mundi,  usque  ad  diluvium. 
Quae  autem  sit  ratio  illius  differentise ,  tradit  Abu- 
lcnsis,  super  Genes,  cap.  b.  referens  multa  circa 
lioc ,  et  signanter  opinionem  illorum ,  qui  volue- 
runt,  quod  Hilera  Hebraica  tacuerit  centum  annos, 
quos  Adam  tcnuit  in  planctu  pro  Abel  filio  suo, 
quod  omitió,  quia  non  est  prsesenlis  speculatio- 
nis.  Adhuc  lamen  ct  secundum  litteramHebraicam, 
prima  celas  ab  Adam  usque  ad  diluvium  duravit 
16b6  annis.  Nec  obstat,  quod  bic  dicat  de  annis 
Hebraicis,  quia  nullus  dicit,  quod  anni  Hebraici 
essent  minores,  quam  anni  solares  nostri.  Imó  di- 


novecientos et  noventa  et  ocho  años  roma- 
nos et  ciento  et  cinco  dias  mas ;  et  la  era  de 
Filipo  (26)  el  grande,  rey  de  Grecia,  en  mili 
et  quinientos  años  romanos  et  veinte  et  siete 
dias  mas ;  et  la  era  del  grant  rey  Alixandre 
de  Macedonia  en  mili  et  quinientos  et  sesenta 
años  romanos  et  docientos  et  quarenta  et 
quatro  dias  mas ;  et  la  era  de  César  (27)  en 
mili  et  docientos  et  ochenta  et  nueve  años 
romanos  et  cient  et  cincuenta  et  dos  dias 
mas ;  et  la  era  de  la  Encarnación  (28)  en  mili 
et  docientos  et  cincuenta  et  uno  años  roma- 
nos et  cient  et  cincuenta  et  dos  dias  mas ;  et 
la  era  de  los  egipcianos  en  nuevecientos  et 

cuntaliqui,  quód  maj  ores  nostris;  undevidetur, 
quód  littei'a  ista  stare  non  potest;  imó  et  Isidorus 
ubi  suprá ,  in  fine  dicti  capit.  recolligens  numerum 
annorum  á  creatione  mundi  usque  ad  témpora  Si- 
seputi  Regis ,  in  quibus  tune  erat ,  ponit  b8b7  an- 
uos :  et  tamen  Isidorus  per  multos  annos  fuit  ante 
Regem  nostrum  istum  Alpbonsum  :  videtur  dicen- 
dum ,  quód  littera  ista  sit  corrupta ,  tam  in  hoc , 
quam  in  sequenti  sera  diluvii ;  et  debet  hic  esse 
b216  et  in  sequenti  computatione  á  diluvio  debet 
hic  dicere  38b6,  quod  patet,  quia  computando  se- 
cundum veritatem  Hebraicse  litterse ,  et  translatio- 
nis  sancti  Hieronymi  á  creatione  Adam  usque  ad 
diluvium  fluxerunt  16b6  anni :  et  á  diluvio  usque 
ad  témpora  istius  Regis  5b57,  qui  simul  juncti  fa- 
ciunt  b213  qui  fluxerant  a  creatione  Adse  usque  ad 
tempus  regni  hujus  Regis. 

(2b)  La  era  del  deluvio.  Ex  hac  computant  He- 
brsei  annos  suos,  secundum  Gloss.  et  ibi  Joan,  de 
Pial.  C.  de  indict.  lib.  10.  in  rubrica. 

(26)  La  era  de  Filipo.  Grecci  vero  computabant 
á  ludo  Hercúleo,  secundum  Gloss.  et  Joan,  de  Plat. 
ubi  suprá. 

(27)  Era  de  César.  Hsec  constituía  est  á  Csesarc 
Augusto ,  quando  primítús  censu  excogilato  orbem 
dcscripsit,  secundum  b.  lib.  Etymologiarum,  cap. 
36.  et  ideó  dicta  JEra,  quia  omnis  orbis  ses  red- 
dere  professus  est  Reipublicse.  Vel  forte  dicitur 
llera  cum  aspiratione  H,  ut  accipiatur  pro  domi-- 
nio,  et  principatu  Cses.  Octaviani,  ut  tradit  Petr. 
Mexia,  vir  doctus,  in  sua  silva  varias  lectionis, 
c.  lin. 

(28)  De  la  Encarnación.  Hac  computatione  dicit 
Glossa  in  dict.  rubr.  utuntur  omnes  Christiani.  Sed 
in  Hispania  íit  computatio  annorum  á  nalivitatc 
Domini ,  et  secundum  cursum  Anglise ,  et  Francia; , 
annus  Incarnationis  non  incipit  post  annum  Nati- 
vilalis ,  sicut  secundum  cursum  Romana?  Curia? , 
sed  post  mensem  martii  concurrunt  sub  eodem 
numero,  tam  annus  áNativitate  prsecedens,  quam 
annus  Incarnationis  sequens :  Yide  Decisión.  Rota? 
innovis  Decis.  108. 


PROLOGO 

sesenta  et  seis  afíos  et  docientos  et  setenta 
et  siete  dias  mas^;  et  la  era  de  los  arábigos  (29) 
cú  sietecientos  et  veinte  et  nueve  años  ro- 
manos et  trecientos  et  veinte  et  un  dias  mas ; 
ct  segunt  los  años  dellos  seiscientos,  et  qua- 
renta  et  nueve  años  et  ochenta  dias  mas  ;"et 
la  era  del  rey  Jezdegird  r  el  persiano,  en  seis- 
cientos et  diez  et  nueve  años  romanos  et 
trecientos  et  cincuenta  dias  mas ;  et  segunt 
los  años  de  los  persianos  en  quinientos  et 
veinte  y  cinco  años  et  quarenta  dias  mas.  Et 
fue  acabado  desque  fue  comenzado  á  siete 
afíos  complidos. 

POR  QUALES  RAZONES  ESTE  LIBRO  ES  DEPARTIDO 
EN  SIETE  PARTES. 

Septenario  es  .un  cuento  muy  noble  (1) 
que  loaron  mucho  los  sabios  antiguos ,  por- 
que se  falían  en  él  muy  muchas  cosas  et  muy 
señaladas  que  se  departen  por  cuento  de  siete, 
asi  como  todas  las  criaturas  que  son  depar- 
tidas en  siete  maneras.  Ca  segunt  dixo  Aris- 
tótiles  (2)  et  los  otros  sabios,  ó  es  criatura 
que  non  ha  cuerpo  ninguno ,  mas  es  espiri- 
tual como  ángel  et  alma ;  ó  es  cuerpo  simple 
que  non  se  engendra  nin  se  corrompe  por 
natura,  et  es  celestial,  asi  como  los  cielos 
et  las  estrellas ;  ó  ha  cuerpo  simple  que  se 

(29)  Arábigos.  Hi  computant  annos  a  falsa  prae- 
dicatione  Mahoraeti ,  qui  secundum  Antonium 
Sabellicum,  fuit  á  Christo  nato  626  temporibus 
Heracliilmperatoris,  qui  duravit  per  sex  annos ,  et 
sic  mortuus  est  Mahometus  á  Nativitate  Ghristi 
anno  632. 

SEPTENARIO. 

(1)  Muy  noble.  Habes  hic  excellentias  numeri 
septenarii,  addeGlos.  in  cap.  1.  depamitent.  dist. 
1.  in  fine,  qu«  dicit  hunc  numerum  esse  perfectum; 
et  numerus  universitatis  est,  secundum  Glos.  in 
cap.  adhac  perfidi ,  super  parte  semper,  depoenit. 
dist.  3.  Adde  et  de  excellentiis  hujus  numeri 
Arabros.  epist.  39.  per  totum ,  signanter  cum  dicit : 
bonus  septimus  numerus ,  quem  non  Pythagorico , 
et  caetererum  pbilosophorum  more  tractamus ,  sed 
secundumformam,etdivisionemgratisespiritualis, 
et  secundum  eumdem  Ambrosium  in  lib.  de  Noe, 
et  Arca,  mundus,  et  sacer  septimus  numerus,  nulli 
enim  miscetur,  nec  ab  alio  generatur;  et  iterum  : 
septimus  autem  numerus  plenus.  Adde  etiam ,  quae 
tradit  Beatus  Giegorius  3b.  lib.  Moralium,  cap.  7. 
cum  dicit:  rursum  per  septenarium  numerum  haee 
universitas  tcmporalitatis  accipitur ;  bine  est  enim. 


XV  Ii 

corrompe  et  se  engendra  por  natura ,  como 
los  elementos ;  ó  ha  cuerpo  compuesto  et 
alma  de  crecer  ,,  ct  de  sentir  et  de  razonar 
como  home ;  ó  ha  cuerpo  compuesto  et  alma 
de  crecer  et  de  sentir  et  non  de  razonar ,  asi 
como  las  otras  animalias  que  no  son  homes; 
ó  ha  cuerpo  compuesto  de  crecer,  mas  non 
de  sentimiento  nin  de  razón ,  asi  como  los 
árboles  et  todas  las  otras  plantas  ;  ó  ha  cuerpo 
compuesto  et  non  alma  nin  sentimiento,  asi 
como  los  metales,  et  las  piedras  et  las  cosas 
minerales  que  se  crian  en  la  tierra.  Otrosí 
todas  las  cosas  naturales  han  movimiento  que 
se  departe  en  siete  maneras;  ca  oes  asuso 
ó  ayuso,  ó  adelante  ó  atrás,  ó  adiestro  ó  á 
siniestro,  ó  en  derredor.  Eten  este  mesmo 
cuento  fallaron  los  sabios  antiguos  las  siete 
estrellas  mas  nombradas ,  á  que  llaman  pla- 
netas ,  et  de  que  tomaron  cuento  por  los  siete 
cielos  en  que  están  por  los  sus  nombres ;  et 
ordenaron  por  ellos  los  siete  dias  de  la  se- 
mana. Et  los  sabios  departieron  por  este 
cuento  de  siete  las  partes  de  toda  la  tierra  á 
que  llaman  climas.  Et  por  este  mesmo  cuento 
departieron  los  metales;  et  otrosí  algunos  hi 
hobo  que  por  este  cuento  de  siete  partieron 
los  saberes  á  que  llaman  artes  :  eso  mesmo 
fecieron  de  la  edad  del  home.  Et  aun  por  ese 

quód  per  séptem  dies  lioc  totum  praesentis  vita? 
tempus  evolvitur;  bine  est,  quód  in  typo  sancíac 
Ecclesiae ,  quae  omni  tempore  hunc  mundum  pre- 
dicando circuit ,  arca  Domini ,  tubis  clangentibus , 
tmuros  Hierico  diebus  septem  circumacta  confre- 
git :  hinc  propbeta  ait :  Sepiles  in  die  laudem  dixi 
Ubi,  vide  ibi  latiüs.  ítem  homo  ex  septenario 
constat,  scilicet  ex  triplici  animi  proprietate,  et 
quatuor  elementis,  Bald.  in  rubrica,  C.  de  vin- 
dicta libértate.  Homo  constat  ex  septem  membris , 
ibidem  per  Bald.  ítem,  et  imperator  Justinianus 
in  septem  partes  divisit  leges  Digestorum ,  ut  ha- 
betur  in  I.  2.  C.  de  veteri  jare  enucleando,  ubi 
Azo.  in  summa  notat  hoc ,  et  dicit  septenarium  nu- 
merum esse  perfectum ,  eo  quód  ex  suis  partibus 
perfectis.  perficitur.  Sunt  enim  ejus  partes  duae, 
scilicet,  unitas,  quae  dicitur  perfecíus  ad  simili- 
tudinem  Dei,  et  illius  primordialis  materiae,  et 
quia  principium  est  omnis  numeri ;  et  altera  pars 
sex ,  qui  dicitur  perfectus ,  vide  ibi  per  íum  :  et 
primordialem  materiam  vocat  principium  illud  re- 
rum  naturalium ,  ingenerabile,  atque  incorruptibile 
subjectum,  á  Deo  creatum  ,  ex  quo  omnia  fiunt : 
et  adde  cap.  Diaconi  sunt,  et  ibi  Archid.  93.  dist. 
(2)  Jristótiles.  Lib.  2.  de  anima. 


XXXVIIi 


PROLOGO. 


mesmo  cuento  demostró  Dios  á  los  que  eran 
sus  amigos  muchas  de  sus  poridades  por  fecho 
et  por  semejanza ,  asi  como  á  Noe ,  á  quien 
mandó  facer  el  arca  en  que  se  salvase  del  de- 
luvio ,  et  que  le  mandó  que  de  todas  las  cosas 
que  fuesen  buenas  et  limpias  (3)  metiese  en 
ella  siete  (A).  Otrosí  Jacob,  que  fue  patriar- 
ca, servio  á  su  suegro  siete  años  (5)  por  Ra- 
chel, et  porque  le  dio  á  Lia  servio  otros  siete 
por  ella  mesma ,  et  esto  fue  por  muy  grant 
significanza  (6).  Et  Josep,  su  fijo,  que  fue 
poderoso  sobre  toda  la  tierra  de  Egipto  por 
el  sueño  que  soltó  al  rey  Faraón  de  los  siete 
años  (7)  de  mengua  et  de  los  siete  de  abondo, 
segunt  el  sueño  que  el  Rey  soñara  de  las  siete 
espigas  et  de  las  siete  vacas  :  esto  fue  fecho 
otrosí  de  grant  devoción  (8),  Otrosí  á  Moy- 
sen  quando  le  mandó  facer  el  tabernáculo  en 
que  feciesen  oración  los  fijos  de  Israel ,  le 
mandó  que  entre  todas  las  otras  cosas  que 
señaladamente  posiese  dentro  de  él  un  can- 
delero  de  oro  fecho  en  manera  de  árbol,  en 
que  hobiese  siete  ramos  (9) ,  que  fuese  fecho 
por  grant  significanza.  Et  David,  que  fue 
otrosí  rey  de  Israel ,  por  gracia  que  le  veno 
de  nuestro  señor  Jesu  Cristo ,  fizo  por  Espí- 
ritu Santo  el  salterio ,  que  es  una  de  las  me- 
jores escrípturas  de  santa  Eglesia,  et  mostró 
en  él  siete  cosas ,  asi  como  profecía ,  et  ora- 
ción ,  et  loor ,  et  bendición ,  et  reprehendi- 
miento ,  et  consejo  et  penitencia.  Et  después 
de  todo  esto  quando  nuestro  Señor  quiso  fa- 
cer tan  grant  merced  al  mundo  que  defíó 


prender  carne  de  k  virgen  santa  Maria  por 
nos  salvar,  et  que  le  podiésemos  veer  vesi- 
blemente ,  et  conoscer  que  era  Dios  et  home, 
por  este  cuento  mesmo ,  según  dixo  el  pro- 
feta, hobo  él  en  si  siete  dones  de  Espíritu 
Sa-nto.  Et  otrosí  por  este  cuento,  segunt 
dixieron  los  santos ,  hobo  santa  Maria  siete 
placeres  muy  grandes  del  su  fijo,  que  se  can- 
tan en  santa  eglesia.  Et  en  este  cuento  mes- 
mo nos  dio  nuestro  señor  Jesu  Cristo  siete 
sacramentos ,  porque  nos  podiésemos  salvar. 
Et  otrosí  en  este  mesmo  cuento  nos  mostró 
él  mesmo  la  oración  del  pater  noster,  en 
que  ha  siete  cosas  en  que  le  debemos  pedir 
merced.  Otrosí  san  Johan  evangelista,  que  fue 
pariente  et  amigo  de  nuestro  señor  Jesu 
Cristo,  fizo  un  libro,  á  que  llaman  Apoca- 
lipse ,  de  muy  grandes  poridades  que  le  él 
demostró ,  et  las  mayores  cosas  «que  en  él 
escribió  son  todas  departidas  por  este  cuento 
de  siete.  Onde  por  todas  estas  razones  que 
muestran  muchos  bienes  que  en  este  cuento 
son,  partimos  este  nuestro  libro  en  siete 
partes ,  et  mostramos  en  la  primera  dellas  de 
todas  las  cosas  que  pertenescen  á  la  santa  fe 
católica ,  que  facen  al  home  conoscer  á  Dios 
por  creencia.  Et  en  la  segunda  de  lo  que 
conviene  de  facer  á  los  emperadores,  et  á 
los  reyes  et  á  los  grandes  señores ,  tan  bien 
en  sí  mesmos  como  en  los  otros  sus  fechos ; 
porque  ellos  valan  mas ,  et  sus  regnos,  et  sus 
honras ,  et  sus  tierras  sean  acrecentadas  et 
guardadas,  et  las  sus  voluntades  segunt  de- 


is) Limpias,  Non  intelligas  de  mundis,  et  im- 
mundis  respectu  legis  Mosaicee ,  quse  tune  dala  non 
erat,  sed  omnia  illa,  quse  ad  cibum  (secundum 
consuetudinem  hominum ,  et  suavitatem)  erant  li- 
cita ,  vel  in  usu :  et  sic  asinus ,  equus ,  et  camelus , 
leo,  et  similia,  immunda  dicuntur,  quia  hominum 
consuetudo  ad  comedendum  non  accepit  illa ;  sed 
porcus,  et  omnia  alia,  quae  in  lege  Mosaica  ad 
cibum  proliibita  erant ,  non  dicebantur  immunda 
tempore  prsecepti  facti  in  hoc  Noe ;  ita  tenet  Abu- 
lensis,  per  quem  poteris  videre  rationes,  super 
Genes,  cap.  7.  col.  2. 

(k)  Siete.  Vide  Genes.  7.  cap.  v.  2.  et  in  cap. 
nuptice,  32.  quaist.  i. 

(3)  Siete  años.  Vide  Genes,  cap.  29.  v.  27. 

(6)  Por  muy  grant  significanza.  Prsefigurabatur 
Cbristus  in  Jacob,  sponsus  duorum  conjugiorum, 
hoc  est,  legis,  et  gratiee,  qui  Yirginem  Rachel  ante 


dilexit,  et  prsedestinatam  sibi  in  conjugium  pro 
amore  affectavit.  Sed  quoniam  alia  tanquam  lex 
subintravit,  et  iníirmior  obrepsit,  tanquam  Syna- 
goga,  qii£e  mentís  ccecitate  Christum  videre  non 
potuit ,  superabundavit  gralia  sancta?  Rachel ,  quae 
supra  primum  illud  est  expetita  conjugium ,  quse 
ecclesise  principatum  futurum  jam  tune  nominis 
sui  interpretatione  significabat  ;  Ambros.  hsec  in 
lib.  2.  Jacob,  et  vita  beata,  cap.  5. 

(7)  De  los  siete  años.  V.  Gen.  c.  41.  v.  29.  et  30. 

(8)  De  grant  devoción.  Prafigurabatur  Chris- 
tus  in  Joseph ,  qui  mundana  jejunia  miseratus , 
aperuit  horrea  sua,  et  mysteriorum  ccelestium 
thesauros  scientia? ,  sapientiseque  patefecit  abscon- 
ditos ,  ut  nulli  alimenta  deessent,  Ambros.  in  íib. 
de  Joseph  Patriarch.  cap.  7. 

(9)  Siete  ramos.  Vide  Exod.  cap.  2S,  v.  37.  et 
cap.  57.  V.  17.  et  23. 


PROI. 

recho  se  ayunten  con  aquellos  que  fueren  de 
su  señorío  ,  et  fecieren  bien.  Et  en  la  tercera 
partida  de  la  justicia  que  face  á  los  homes 
vevir  unos  con  otros  en  paz,  et  de  aquellas 
personas  que  son  menester  para  ella.  Et  en 
la  quarta  de  los  desposorios  et  de  los  casa- 
mientos que  ayuntan  amor  de  home  et  de 
muger  naturalmente ,  et  de  las  cosas  que  les 
pertenescen,  et  de  los  fijos  derechureros  que 
nacen  dellos ,  et  aun  de  los  otros  de  qual  na- 
tura quier  que  sean  fechos  et  rescebidos ,  et 
del  poder  que  han  los  padres  sobre  sus  fijos , 
,  et  de  la  obedencia  que  ellos  deben  facer  á 
sus  padres  ;  ca  esto  otrosí ,  según  natura 
ayunta  grant  amor  por  razón  del  linage :  et 
del  debdo  que  hay  entre  los  criados  et  los 
que  los  crian ,  et  entre  los  siervos  et  sus  due- 
ños ,  et  los  vasallos  et  sus  señores ;  et  facen 
esto  mesmo  por  razón  de  señorío  et  de  bien 
fecho  que  los  menores  reciben  de  los  mayo- 
res ;  et  otrosí  por  lo  que  reciben  los  mayo- 
rales de  los  otros.  Et  en  la  quinta  partida  de 
los  empréstidos ,  et  de  los  camios ,  et  de  las 
míercas,  et  de  todos  los  otros  pleytos  et  con- 
venencias que  los  homes  facen  entre  sí  pla- 


OGO.  XXXIX 

ciendo  á  amas  las  partes ,  et  en  que  manera 
se  deben  facer,  et  quales  son  valederas  6 
non  :  et  como  se  deben  partir  las  contiendas 
que  entre  ellos  nacieren.  Et  en  la  sexta  de 
los  testamentos ,  quien  los  debe  facer,  et  có- 
mo deben  ser  fechos,  et  en  qué  manera  pue- 
den heredar  los  padres  á  los  fijos  et  á  los 
otros  sus  parientes ,  et  aun  á  los  otros  extra- 
ños :  et  otrosí  de  los  huérfanos  et  de  las  co- 
sas que  les  pertenescen.  Et  en  la  .setena  par- 
tida de  todas  las  acusaciones,  et  los  males  et 
las  enemigas  que  los  homes  facen  de  muchas 
maneras ,  et  de  las  penas  et  de  los  escarmien- 
tos que  merescen  por  razón  dellos.  Et  desta 
guisa  se  acaba  la  justicia  complidamen  te.  Ca 
bien  asi  como  los  buenos  merescen  gualar- 
don  bueno  por  los  bienes  que  facen,  otrosí 
los  malos  deben  recebir  pena  (10)  por  la  su 
maldat.  Onde  quien  quisiere  parar  mientes 
en  todas  las  siete  partidas  de  este  nuestro  li- 
bro ,  fallará  hi  todas  las  razones  bien  et  cum- 
plidamente que  pertenescen  para  ayuntar 
amor  de  home  con  Dios ,  que  es  por  fe  et  por 
creencia,  et  otrosí  de  los  homes  unos  con 
otros  por  justicia  et  por  verdat. 


j 
(10)  Pena.  Addel.  i.  in  prin.  ff.  dejust.  etjur.     etiam  prceniorum  quoqne  exhortationc  ef/icere 
ibi  :  bonos  non  solúm  metu  pcenarum,  verum     cupiontes. 


LAS  SIETE  PARTIDAS 


DEL  MI 


SO  EL  SABIO. 


ÍNZ, 


1  h 


s©<SS>@« 


TITULO  I. 

QUE  FABLA  DE  LAS  LEYES. 

A  servicio  de  Dios  et  á  pro  comunal  de 
todos  facemos  este  libro ,  segunt  que  conta- 
mos en  el  comienzo  del,  et  partírnoslo  en 
siete  partes  en  la  manera  que  de  suso  deximos, 
porque  los  que  lo  leyesen  fallasen  hi  todas 
las  cosas  complidas  et  ciertas  para  aprove- 
charse dellas  •  et  departimos  cada  una  partida 
en  títulos,  que  quiere  decir  tanto  como  suma 
de  las  razones  que  son  mostradas  en  él ;  et  en 
estas  razones  se  muestran  todas  las  cosas 
complidamente  segunt  son,  et  por  el  enten- 
dimiento que  han  son  llamadas  leyes.  Mas 
porque  las  gentes  latinas  llaman  leyes  á  las 
creencias  que  han  los  homes,  et  cuidarían 
algunos  que  estas  leyes  de  aqueste  nuestro  li- 
bro non  fablasendeotra  cosa  sinon  de  aquella 
tan  solamente  •,  por  ende  nos  por  sacarlos  de 
aquesta  dubda  querérnosles  facer  entender 
qué  leyes  son  estas,  et  por  quantas  maneras 
se  departen ,  et  por  qué  han  ansi  nombre ,  et 
quales  son  las  vertudes  et  las  fuerzas  dellas , 
et  de  qué  lugares  fueron  tomadas  et  sacadas, 
et  quales  dellas  pertenescen  á  la  creencia  de 

TITÜLÜS  I.  DE  LEGIBUS. 

LEX  I. 

Statutae  sunt  leges  istse ,  ut  ínter  nomines  jus,  eí 
justitia  servetur.  Hoc  dicit, 
TOM,  I. 


nuestro  señor  Jesu  Cristo ,  et  quales  son  á 
gobernamiento  de  las  gentes ,  et  por  qué  han 
nombre  leyes,  et  quales  deben  ser,  et  cómo 
han  de  ser  fechas ,  et  á  que  tiempo ,  et  qual 
debe  ser  el  facedor  dellas,  et  á  quien  es  dado 
poder  de  las  facer,  et  cómo  se  deben  enten- 
der, et  quien  las  puede  espaladinar,  et  facer 
que  las  entiendan  quando  alguna  dubda  hi 
hobiere ,  et  en  que  manera  las  deben  obede- 
cer et  judgarse  por  ellas ,  et  cómo  son  tenu- 
dos  de  las  guardar,  et  por  quales  razones  se 
deben  emendar,  et  en  que  manera  deben 
ayuntar  con  estas  las  que  federen  de  nuevo, 
et  por  quales  razones  non  se  deben  escusar 
los  homes  del  juicio  de  las  leyes  por  non  las 
saber,  et  quales  son  aquellos  que  pueden  ser 
escusados  de  non  recebir  la  pena  que  las 
leyes  mandan  maguer  que  non  las  sepan. 

LEY  I. 

Qué  leyes  son  estas: 
Ley  9.  tit.  l.lib.  2.  Recop. 

Estas  leyes  de  todo  este  libro  son  estable- 
cimientos (1)  como  los  homes  sepan  creer  et 

(1)  Establecimientos.  Non  ponitur  hic  legis  dif- 
fiáitio ,  de  qua  infra  eodem  1.  h ,  sed  ponuntur 
causse  quare  conduntur  leges ,  et  concordat  cum 
1,  %  /T,  eodem. 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  I. 


guardar  la  fe  de  nuestro  señor  Jesu  Christo 
cumplidamente  asi  como  ella  es ;  et  otrosí 
de  como  sepan  vevir  los  unos  con  los  otros 
Lien  (2)  et  ordenadamente  segunt  el  placer  de 
DioSj  et  otrosí  segunt  conviene  á  la  vida  (3) 
deste  mundo,  veviendo  en  derecho  et  en  jus- 
ticia segunt  adelante  se  demuestra  en  las  leyes 
que  fablan  en  cada  una  destas  razones ;  et  las 
que  señaladamente  pertenescen  á  la  creencia 
segunt  ordenamiento  de  santa  eglesia  posi- 
mos  en  la  primera  partida  deste  libro,  et  las 
otras  que  son  puestas  para  mantenimiento  de 

(2)  Fedrbien.  Est  enim  lex  omniumdivinarum 
ct  humanarum  rerum  notitia ,  regula  juslorum ,  et 
injustorum ,  praeceptrix  faciendorum  ,  prohibitrix 
non  faeiendorum  ,  ut  in  dicta  1.  2.  ad  fin. 

(5)  A  la  vida.  Dicit  Philosophus  9.  Ethicor. 
quód  legalia  justa  dicimus  factiva ,  et 
tiva  felicitatis  ,  et  particularium  ipsius  ,  politica 
communicatione. 


Est  jus  naturale ,  quod  est  commune  ómnibus 
animantibus  :  est  jus  gentium ,  quod  est  commune 
ómnibus  bominibus.  Hoc  dicit. 

(1)  En  sí  los  homes.  Describitur,  seu  diffinitur 

bic  jus  naturale  ,  prout  est  commune  bomini  cum 

brutis  ;  et  secundum  boc  dicilur  ea  esse  de  jure 

naturali ,  quae  natura  omnia  animal ia  docuit,  et 

isto  modo  ponilur  etiam  in  lege  1.  §.  jas  naturale, 

ff.  dejust.  etjur.  et  Instit.  de  jure  nalur.  gent.  et 

cw.  in  princip. ,  et  secundum  boc,  jus  naturale 

est ,  quod  est  insitum  animalibus  á  natura ,  id  est , 

divina  dispositione  ,  ut  dcclarat  Alber.  in  dicto 

%.  jus  naturale  :  sed  secundum  naturam  ,  quam 

habet  bomo  communem  cum  Angelí s  ,  scilicet  ra- 

tionabilitatem  ,  sic  diffinitur  :  jus  naturale  est 

qiuedam  nalurse  ratio  ,  humana?  Ínsita  crealurae  , 

ad  faciendum  bonum  ,  cavendumque  contrarium  , 

et  isto  modo  ponilur  in  cap.  jus  naturale,  prima 

dislinctione;  et  primum  praeceplum  legis  naturae, 

secundum  hunc  modflm ,  est ,  quod  bonum  est 

prosequendum ,  ct  faciendum ,  et  malum  vilan- 

dum;  et  super  hoc  fundantur  omnia  alia  praecepía 

legis  natura? ,  ut  videlicet  omnia  illa  facienda  vel 

vitanda  pertineanl  ad  praecepía  legis  naturae ,  quae- 

que  ratio  practica  naturaliter  apprehendit  esse 

bona  humana ,  secundum  S.  Thomam  1.  2.  quaest. 

9k.  artic.  3. 

(2)  Casamiento.  Consensus  animorum  non  est 
de  jure  naturali ,  quia  de  eo  non  parlicipant  ani- 
maba bruta;  sed  molus  ad  coitum  et  ipsa  carnalis 
commixlio  bené  sunl  de  jure  naturali ,  cum  talis 
motus  et  coitus  fuerunt  ante  jus  gentium  vel  civile, 
et  de  stímulis  et  instinctu  naturae  processerunt; 
et  de  eo  etiam  animaba  bruta  participant ,  nec  con- 
sideratur  licitum  ab  illicito ;  nec  per  boc  potest 
dici ,  quod  jus  naturale  inducat  ad  peccalum;  quia 


las  gentes,  posímoslas  en  las  seis  partidas 
que  vienen  después  desta. 

LEY  II. 

Onde  fueron  tomadas  et  sacadas  estas  leyes. 

Jus  naturale  en  latin  tanto  quiere  decir  en 
romance  como  derecho  natural  que  han  en  sí 
los  homes  (4)  naturalmente,  et  aun  las  otras 
animalias  que  han  sentidos  •,  ca  segunt  el  man- 
damiento deste  derecho  el  maslo  se  ayunta  con 
la  fembra,  á  que  nos  llamamos  casamiento  (2), 

eo  jure  quilibet  coitus  maris  et  fceminae  erat  im- 
punitus  et  permissus  :  ñeque  erat  distinctio  filio- 
rum  legitimorum,  et  spuriorum,  ut  in  authent. 
qiiibiis  modis  natural,  effic.  sui,  $.  penult.  et  fin. 
Postea  per  alia  jura  fuerunt  distincti  coitus,  et 
aliqui  reputati  liciti ,  alii  illiciti ;  et  licitus  coitus 
appellatur  matrimonium ,  ex  quo  liberi  procrean- 
tur ,  et  memoria  parentum  conservatur;  sic  Jaco- 
bus  de  Arena,  quem  sequitur  Alberic.  declarat  in 
dicto  §.  jus  naturale;  et  his  dictis  videtur  etiam 
assensísse  Baldum  ibi :  dicit  tamen ,  quod  conjunc- 
tio  illicita  potest  consideran  dupliciter,uno  modo 
quantum  ad  esse ,  alio  modo  quantum  ad  deformi-     * 
taíem  esse.  Primo  modo ,  copula  carnalis  est  de 
jure  naturali ,  quia  jus  ,  et  bonum  convertuntur. 
Secundo  modo,  non  est  de  jure  naturali.  Adverte 
etiam,  quód  nos,  non  qualemcumque  coitum  ma- 
riset  fceminae,  matrimonium  appellamus ;  sed  illum 
qui  bominibus  licitus  est  secundum  rationem  ,qua 
Deus  dotavit  hominem,  mediante  scilicet  matri- 
monio ;  et  ístud  est ,  quod  vult  ista  littera ,  et  dict. 
§.  jus  naturale,  cum  dicit :  quam  nos  matrimo- 
nium appellamus,  ut  sit  sensus,  non  quod  ipsa 
maris  et  f cernina?  copula  sit  matrimonium ,  sed  quod 
sine  matrimonio  etiam  de  jure  naturali  nobis  licita 
non  sit;  unde  sequitur, nos  ideo  maris  et  fceminae 
conjunclionem,  matrimonium  appellare,  eo  quod 
aliter  quam  ex  matrimonio  nobis  licita  non  sit;  et 
idem  vult  S.  Thom.  5.  part.  cum  tractat  de  matri- 
monio, q.  ht  artic.  1.  quod  matrimonium  eo  modo 
dicitur  de  jure  naturali ,  quo  natura  ad  illud  in- 
clinat,  et  mediante  libero  arbitrio  completur;  quia 
ratio  naturalis  ad  ipsum  inclinat  dupliciter,  quan- 
tum scilicet  ad  bonum  prolis,  non  solüm  in  gene- 
ratione ,  veríim  etiam  in  procreatione  et  disciplina , 
cuín  secundum  Philosophum  ,  tria  sunt,  quae  á 
parentibus  habeamus  :  esse, scilicet, et  nutrimch- 
lum ,  et  disciplinam.  Secundo ,  quoad  secundarium 
finem  matrimonii,  qui  est  muluum  obsequium 
sibi  á  conjugibus  in  rebus  domeslicis  impensum. 
Apparet  ergo  jure  naturali  bominibus  illam  lantíun 
copulam  convenire,quse  ratione  et  jure  subsistat, 
qualis  est  conjugalis,  ut  eleganter  tradit  Fortu.  in 
dicto  §.  jus  naturale,  et  vult  Joannes  Lupi  Sego- 
viensis  in  tractalu de  matrimonio,  col.  8.  hoc  idem 
YuK  Joannes  Fab,  jn  princip.  Instif,  si  quadru. 


et  por  él  crian  los  bornes  á  sus  fijos  (3) 
et  todas  las  anímalias  (4).  Otrosí  jus  gen- 
tium en  latin  tanto  quiere  decir  como  de- 
recho comunal  de  todas  las  gentes  (5),  el 
qual  conviene  á  los  homes  et  non  á  las  otras 
animalias,  et  esto  fue  fallado  con  razón ,  et 


QUE  FABL A  DE  LAS  LEYES,  ETC.  3 

otrosí  por  fuerza ,  porque  los  homes  non  po« 
drien  vevir  entre  si  en  concordia  et  en  paz , 
si  todos  non  usasen  del  •,  ca  por  tal  derecho 
como  este  cada  un  home  conosce  lo  suyo 
apartadamiente  (6),  et  son  departidos  los  cam- 
pos (7)  et  los  términos  de  las  villas.  Et  otrosi 


puup.  fec.  dicat.  dicens  ,quod  cum  homo  sit  ratio- 
nalis  á  natura ,  quidquid  ralio  dissuadet  est  sibi 
contra  naturam.  Cum  igitur  naluralis  ralio  suadeat 
focdus  conjugii,  et  cseteros  amplexus  dissuadcat, 
non  dubium  faceré  hominem  contra  naturam  caí- 
teros  sectando,  quos  ralio  naturalis  abhorret;  et 
dicit  Sanclus  Thomas  in  h.  sententiarum ,  distinct. 
20.  quód  matrimonium ,  prout  est  in  oflicium  ge- 
nerandi  prolem ,  quaa  erat  necessaria ,  etiam  pec- 
cato  non  exlante ,  institulum  fuit  á  Deo  etiam  ante 
peccatum  Adas,  ut  patet  Genes.  1.  v.  28.  Crescite, 
el  multiplicamini ,  ele.  Sed  ut  est  remedium  con- 
tra peccatum ,  inslilutum  fuit  post  peccatum  tem- 
pore  legis  natura?.  Secundúm  vero  determinalio- 
ncm  personarum  conlrahentium  institutum  fuit  in 
lege  Moysi.  Secundúm  vero  quód  est  Saeramentum 
reprcescnlans  conjunctionem  Christi  et  Ecclesia?, 
institutum  est  in  nova  lege ,  et  secundúm  boc  est 
Saeramentum  novas  legis.  Ex  praedictis  posset  de- 
cidí quoeslio,  an  ínter  Indos  maris  Oceani,  qui 
in  sua  iníidelitate  ct  gentilitate  accipiebant  uxores, 
fuerit  verum  matrimonium;  quia,  ut  audivi,  in 
mullís  genlibus  ilIarumProvinciarum  erat  máxima 
ruditas  et  ignorantia ,  et  erant  ut  bomines  silves- 
tres, et  sicut  dicit  Tullius  in  primo  Rhetoricw, 
bomines  á  principio  sseculi  sylvestres  erant,  et 
tune  nomo  scivit  propinas  ñeque' certas  nuptias, 
inquibus  matrimonium  consislit;  et  dicit  S.  Thom. 
5.  part.  quoest.  h\.  art.  1.  supra  reíalo ,  in  responso 
ad  secundúm ,  quod  verbum  Tullii  potest  esse  ve- 
rum quantum  ad  aliquam  genlcm  :  si  lamen  acci- 
piatur  princípium  proximum  illius  gentis,  per 
quod  ab  alus  genlibus  est  distincta;  ex  quo  vide- 
lur  velle ,  quod  si  in  tali  gente  deficeret  ralio  na- 
turalis, quoe  inclinat  ad  matrimonium  cum  certa 
midiere  propler  efí'eclus  supradictos ,  non  esse  ve- 
rum matrimonium ,  quod  reputo  diíficile  ad  cog- 
noscendum;  quia  regulariter  ih  ómnibus  genlibus 
matrimonium  producitur  ad  effectum,  per  id  ad 
quod  naturalis  ratio  inclinat :  ñeque  dictum  Tullii 
est  verum  universaliter ,  cum  dicit  de  principio 
sceadi;  quia  Sacra  Scriplura  recitat  fuisse  conju- 
gia  á  principio  humani  generis. 

(5)  A  sus  fijos.  Non  ergo  pacto  vel  consuctudine 
potest  istud  jus  educationis  lolli ,  cum  sit  de  jure 
naturali  .  1.  jura  sanguinis,  ff.  de  regul.  jur. , 
%.  sed  naturalia ,  Inslit.  de  jure  nat.  geni,  et  cwi. 
et  licét  fdius  dissipet  partem  sibi  ád  alimenta  assi- 
gnatam,  pater  tenebitur  educare,  ut  tradit  Bald. 
in  dicto  %.jus  naturale ,  1.  1.  ff.  dejust.  etjur.  et 
Joan.  Fab.  Inst.  eod.  in  fine  principii ;  et  impro- 
bare yidetur  Ambros.  mioais  curiosam,  nimisque 


sollicítam  líberorum  educationem,  lib.  5.  Hexame- 
ron.  cap.  13.  cum  postquam  refert  avis  aleyonis 
naturam  et  modum ,  quo  in  littore  maris  ponit  ova 
sua ,  et  fovet ,  quousque  pullos  educit ,  et  teneros 
fectus  non  latibulis  abscondit ,  aut  tectis  :  nec  in- 
cludit  cavernis,sed  nudo  et  rigenti  committit  solo; 
nec  defendit  á  frigore ,  sed  divino  fotu ,  quo  ma- 
gis  esetera  despiciat ,  tutiores  fore  existimat ;  sub- 
dit  B.  Ambros.  hsec  verba  :  «  Quis  nostrum  par- 
»  vulos  suos  non  vestimentis  tegat ,  tectisque 
»  abscondat?  quis  non  claudatseptiscubiculorum? 
»  quis  non  ita  diligenter  undique  fenestras  ob- 
»  struat,  ne  qua  aura  possit  penetrare  ?  Meritd 
»  quos  tam  sollicité  induimus,  ac  fovemus,  exui- 
»  mus  eos  clementiae  co3lestis  involucro  :  »  hsec 
Ambros. 

(k)  Todas  las  animalias.  Omnia  animaba  sunt 
docta  naturaliler  in  quibusdam  instinctibus ,  per 
qua?  tendunt  ad  conservationem  proprias  speciei , 
ut  lúe ,  et  in  dicto  §.  jus  naturale  habetur ,  et  tra- 
dit Arist.  2.  de  anima  :  Bald.  in  1.  1.  §.  hujus 
studii,  in  princip.  ff.  dejust.  etjur. 

(5)  De  todas  las  gentes.  Adde  1.  1.  f.  jus  greu- 
tium  ■,  cum  legibus  sequentibus  ff.  dejust.  etjur. 
et  in  §.  1.  vers.  quod  vero  naturalis  ratio,  Instit. 
de  jure  naturali,  et  in  cap.  jus  gentiam,  1.  dis- 
tinctio. 

(6)  Apartadamiente.  Distinctio  dominiorum  fuit 
de  jure  gentium ,  ut  lúe  et  in  juribus-,  de  quibus 
sup.  1.  ex  hoejur.  ff.  dejust.  etjur.  erat  enim  de 
jure  naturali  communis  omnium  possessio ,  cap. 
jus  naturale,  1.  'distinct.  et  dicit  B.  Clemens  in 
epist.  h  communis  omnium  usus,  omnium  quae 
sunt  in  boc  mundo ,  ómnibus  esse  hominibus  dc- 
buit ,  sed  per  iniquitatem  alius  dixit  boc  esse  suum , 
alius  istud ,  ct  sic  inter  mortales  facta  est  divisio ; 
ut  lamen  dicit  Innoc.  in  cap.  quod  super  his,  de 
voto ,  non  fuit  malum ,  imó  bonum  faceré  hanc  di- 
visionem  et  appropriationem ;  quia  naturale  est, 
res  communes  negligi,  et  communio  discordiam 
parit,  istud  ergo  jus  gentium  subsequutum  post 
jus  naturale,  dislinxit  dominia,  ita  ut  non  consi- 
deremus  usum  tantíim ,  sed  causam ,  ut  dicit  Bald. 
in  1.  in  rebus,  col.  penult.  C.  dejare  dot. 

(7)  Departidos  los  campos.  Agris  termini  impo- 
siti,  dicit  1.  ex  hoejure,  ff.  de  just.  etjur.  et  isti 
termini  debent  esse  notabiles  in  distinctione  pro- 
vinciarum  et  territoriorum ,  ut  tradit  Joan.  Andr, 
in  cap.  ex  litteris,  de  próbat.  et  ut  plurimum  so- 
lent  distinguí  per  ilumina  :  et  dicit  Paulus  de  Cástr. 
in  dicta  1.  ex  hoc  jure,  col.  pen.  verbum  notan- 
dum  j  qugd  in  dubio :  si  aliter  non  constareis  flu- 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  I. 


son  los  homes  todos  temidos  deloar  á  Dios  (8), 
et  obedecerá  sus  padres  etá  sus  madres  (9), 
et  á  su  tierra  (10)  que  dicen  en  latin  patria. 
Et  otrosí  consiente  este  derecho  que  cada 
uno  se  pueda. amparar  (14)  contra  aquellos 
que  deshonra  ó  fuerza  le  quisieren  facer.  Et 
aun  mas ,  que  toda  cosa  que  faga  por  ampa- 
ramiento  de  fuerza  que  quieran  facer  contra 
su  persona ,  que  se  entienda  que  lo  face  con 
derecho.  Et  de  los  mandamientos  destas  dos 
maneras  de  derecho  de  suso  dichos,  et  de 
todos  los  otros  grandes  saberes,  sacamos  (12) 
et  ayuntamos  las  leyes  deste  nuestro  libro 
segunt  que  las  fallamos  escriptas  en  los  libros 
de  los  sabios  antiguos ,  poniendo  cada  ley  en 
su  lugar  segunt  el  ordenamiento  porque  lo 
nos  fecimos. 

LEY  III. 

En  guantas  maneras  se  departen  las  leyes. 

Ley  o.  (it.  1.  lib.  2.  Recop. 

Como  quier  que  las  leyes  son  unas  quanto 
en  derecho ,  en  dos  maneras  se  departen 
quanto  en  razón,  la  una  es  á  pro  de  las  al- 
mas ,  la  otra  es  á  pro  de  los  cuerpos :  la  ele  las 
almas  es  quanto  en  creencia,  la  de  los  cuerpos 
es  quanto  en  buena  vida.  Et  de  cada  una  de 
estas  diremos  adelante  como  se  deben  facer ; 

men  videtur  dividere  :  et  vide  quse  notat  Arcliid. 
13.  qusest.  1.  in  cap.  1.  col.  2. 

(8)  Loar  á  Dios.  Adde  1.  2.  et  fin.  tit.  2.  part.  2. 
et  qua;  ibi  dixi. 

(9)  Obedecer  á  sus  padres  et  á  sns  madres.  Adde 
1.  veluti,  ff.  de  jusl.  et  jur.  et  qiue  ibi  Alberic.  et 
Lucae  2.  dicitur  :  Et  erat  subditas  illis,  ubi  Am- 
bros.  Deferebat  bomini ,  deferebat  ancilla? ,  defe- 
rebat  simúlate-  patri ,  et  miraris  si  Deo  detulit?  Et 
pauló  inferiús  :  discequód  parentibus  tuis  debeas, 
cum  legis  ,a  patre  filium  non  volúntate,  non  opere, 
non  tempore  discrepare  :  et  si  personis  dúo,  po- 
testate  unum  sunt,  et  utique  nullum  ille  paler 
coclestis  laborem  generalionis  expertus  est ,  tu 
matri  debes  pudoris  injuriam ,  virginitatis  dispen- 
diuin,  parlus  periculum,  malri  loriga  fastidia, 
longa  discrimina,  et  caetera.  Et  quid  si  pater,  et 
Princeps  diversa  jubeant,  cui  sit  parendum?  Lu- 
cas de  Pen.  in  l.quicumque,  C.  de  cohorta.  lib  12. 
quód  patri,  quando  concurrunt  in  jubendo  :  víde 
ibi. 

(10)  A  su  tierra.  Adde  dict.  1.  veluti,  ff.  dejust. 
elixir,  el  si  concurrunt  in  idem  Cívitas  alicujus,  et 
res  publica  Impcrii ,  sive  Regni ,  plus  et  prius  ci- 
vis  lenetur  suae  Civitali ,  quam  Imperio  ,  sive 
Regno,  secundum  Lucam  de  Pen.  per  texlum  ibi, 
in  1.  qukumque,  Q.  de  cohorla.  lib,  12, 


etpor  estas  dos  se  gobierna  todo  el  mundo.  Ca 
en  esta  yace  gualardon  de  los  bienes  (1)  de  ca- 
da uno  segunt  debe  haber,  et  escarmiento  de 
los  males  seguntmerescimientode  los  fechos. 
Et  el  departimiento  de  los  bienes  es  en  tres 
maneras :  la  primera  que  cae  en  los  mayores , 
asi  como  en  los  señores ,  ó  en  los  padres,  que 
cada  uno  ha  derecho  de  facer  bien  de  lo  suyo  -, 
los  padres  á  los  fijos ,  ó  á  los  parientes  por  na- 
turaleza del  linage  •,  los  señores  á  los  vasallos 
et  á  los  otros  que  son  so  su  señorio  por  el  ser- 
vicio que  dellos  reciben  :  et  el  otro  departi- 
miento es  en  los  eguales ,  asi  como  en  los  des- 
posorios ó  en  los  casamientos.  Ca  el  bien  fecho 
desto  tórnase  en  pro  de  aquel  que  lo  face  en 
dos  maneras  :  la  una  que  le  está  bien  de  lo 
facer,  la  otra  que  se  torna  todo  en  honra  et 
en  pro  de  si  mesmo.  Et  el  tercero  es  en  los  me- 
nores, asi  como  en  los  fijos,  eten  los  criados, 
et  en  los  vasallos,  et  en  los  siervos.  Ca  este 
bien  fecho  es  otrosi  con  grant  bondat  del  que 
lo  bien  face ,  et  nácenle  dende  dos  bienes  que 
son  muy  nobles  :  el  uno  es  grandeza,  et  el 
otro  poderlo.  Mas  porque  este  departimiento 
de  los  bienes  non  podrie  al  home  tener  pro, 
si  guardados  non  fuesen,  por  eso  hobo  hi  me- 
nester tempramiento ,  asi  como  de  facer  bien, 
et  saber  do  conviene  de  lo  facer,  et  como  et 
quando  (2).  Otrosi  en  saber  refrenar  el  mal , 

(1.1)  Jmparar.  Adde  1.  ut  vim,  ff.  dejustitia  et 
jure;  et  vide  1.  2.  tit.  8.  parí.  7.  et  quse  ibi  dixi : 
et  in  lege  5.  tit.  16.  parí.  2. 

(12)  Grandes  saberes  sacamos.  Videas  bic  unde 
sumptse  sunt  istee  leges,  et  vide  infra  eod.  in  lege  6. 

LEX  III. 

Legum  qusedam  consulunt  animarum  salu'ti , 
qusedam  vero  corporum,  prout  hic  describitur. 
Hoc  dicit. 

(1)  Gualardon  de  los  bienes.  Príemia  debentur 
bene  merentibus ,  ut  hic ,  et  in  1.  mí  virlutum,  C. 
de  slatuis,  et  imaginibus;  studia  ipsa  virtutum 
sine  remuneralione  torpescunt.  Ambrosius  super 
Lucam,  lib.  5.  cap.  6.  et  pramium  proponitur,  ut 
spes  commodi  furetur  laborem ,  et  abscondat  me- 
lum  periculi.  ídem  Ambros.  super  Psalmos  in 
principio. 

(2)  Do  conviene  et  como,  et  quando.  Nota  tria 
quae  debent  attendi  in  liberalitate ,  seu  in  beneli- 
centia  :  et  adde  1.  18.  et  qua;  ibi  dixi  tit.  5.  2. 
part.  et  ut  dicit  Ambrosius  lib.  1.  de  officiis,  cap. 
50.  Pulcbrum  est  bene  velle ,  et  eo  largiri  consilio , 
ut  prosis,  non  ut  noceas.  Nam  si  luxurioso  ad 
luxurise  effusionem ,  adultero  ad  mercedem  adul- 
terii  largiendum  putes,  non  est  beneficentia  ista, 
Ubi  nulla,  e$t  beneyoleníia;  officere  enim  istud  est, 


QUE  FABLA  DE  LAS  LEYES,  ETC. 


8 


et  tollello,  etescarnientallo  en  los  tiempos  et 
en  las  sazones  que  ha  menester,  catando  los 
fechos (3)  quales  son,  et  quien  los  face ,  et  de 
que  manera  et  en  quales  lugares.  Et  con  estas 
dos  cosas  se  enderesza  el  mundo ,  faciendo 
bien  á  los  que  facen  bien ,  et  dando  pena  et 
escarmiento  á  los  que  lo  merescen.  Et  nos  el 
rey  don  Alfonso  veyendo  que  en  Iqs  otros 
libros  que  llaman  de  derecho ,  dan  escar- 
miento por  los  males  que  facen,  et  non  me- 
rescimiento  por  los  bienes  (4),  por  eso  tovie- 
mos  que  era  razón  de  mandar  poner  en  este 
nuestro  libro  también  gualardon  por  el  bien , 
como  pena  et  escarmiento  por  el  mal. 

non  prodesse  alteri,  si  largiaris  ei  qui  conspiret 
adversus  palriam ,  qui  congregare  eupiat  tuo  sum- 
plu  perditos ,  qui  impugnet  Ecclesiam  :  non  est 
haec  probabilis  liberalitas ,  si  adjuves  eum ,  qui  ad- 
versus viduam  et  pupillos  gravi  decernit  jurgio; 
aut  vi  aliqua  possessiones  eorum  eripere  conatur; 
ct  parúm  inferiús  subdit :  deinde  perfecta  libera- 
litas  íide,  causa,  loco,  lempore  commendatur ,  ut 
primum  opereris  circa  domésticos  íidei ;  vide  ibi , 
nam  late  hoc  prosequitur.  ítem  etiam  yide  Eccle- 
siast.  cap.  12.  v.  1.  ibi ,  si  benefeceris,  scito  cui  fe- 
ceris ,  et  erit  gratia  in  bonis  tuis  multa. 

(5)  Catando  los  fechos.  Adde  1.  aut  facta,  ff.  de 
pcenis,  1.  8.  tit.  51.  parí.  7. 

(4)  Et  non  merescimiento  por  los  bienes.  Imó  in 
juribus  antiquis  boc  reperitur,  ut  patet  in  1.  1. 
§.  hujus  studii,  ff.  dejustüia  eljur.,  I.  1,  ut  vir- 
lutum,  C.  de  statuis  et  imaginibus;  1.1,  et  per 
totum,  C.  pro  quibus  causis  serv.  pro  prcemio  lí- 
ber acci.  1.  quisquís,  in  fine ,  C.  ad  legem  Juliam 
majeslatis,  cap.  jus militare,  1.  distinct.  et  inple- 
risque  alus  locis ,  potest  dici ,  quó  apertiüs  hic  in 
istis  libris  parlitarum  prsemia  exponuntur ,  quam 
in  voluminibus  juris  communis ,  quod  patet  ex  tota 
serie  secundse  Parlitce,  et  signanler  in  tit.  27.  in 
1.  2.  juncia  ibi  gloss.  h.  ubi  specialem  titulum  po- 
suit,et  exlege  51.  tit.  18.  part.  5.  et  in  multis  alus. 

LEX  IV. 

Lex  est  castigaüo ,  seu  doctrina  scripta  repri- 
mens  vilam  bominis ,  ne  malum  faciat ,  et  docens 
quaí  sunt  facienda ;  et  dicitur  lex ,  quia  ejus  prae- 
ccpla  debent  esse  legaba  et  justa.  Hoc  dicit. 

(1)  Leyenda.  Ex  isto  verbo,  et  cum  inferiús 
cliam  dicit  scripto,  videtur  hic  probari,  quod  de 
substantia  legis  sil ,  quod  sit  scripta ,  cum  Icgcre 


LEY  IV. 


Por  qué  han  nombre  asi  las  leyes. 

Ley  5.  tit.  i .  lib.  2.  Recop.  — •  Ley  2.  ídem. 

Ley  tanto  quiere  decir  cómo  leyenda  (4),  en 
que  yace  enseñamiento  et  castigo  que  liga  (2) 
et  apremia  la  vida  del  home  que  non  faga 
mal,  et  que  muestra  et  enseña  las  cosas  que 
home  debe  facer  et  usar  :  et  otrosi  es  dicha 
ley  porque  todos  los  mandamientos  della 
deben  ser  leales  (3),  et  derechos  et  complidos 
segunt  Dios  et  segunt  justicia. 

sit  oculis  inspicere,  quse  scripta  sunt,  1.  1.  g.  legi 
autem,  ff.  de  his,quce  in  testamento  delen.  etlicét 
non  fuerat  repelitum  aliud  verbum,scilicet  scripto, 
hoc  sufficiebat ;  quanlo  magis  cum  et  ita  exprima- 
tur;  et  concordat  lex  isla  in  hoc  cum  cap.  lex  est, 
prima  distinct.  ubi  habetur,  quod  lex  est  consli- 
tutio  scripta.  Doctores  tamen  communiler,  proufc 
attestatur  Fclinus  in  rubrica  de  constituí,  col.  2, 
dicunt ,  quod  de  essentia  legis  non  sit  scriptura , 
et  sic  quod  potest  probari  per  testes ,  per  text.  in 
1.  1.  versic.  per  interlocutor iam ,  ff.  de  constituí, 
princip.  et  in  cap.  consuetudo ,  1.  distinct.  cap.  1. 
de  jurejurando ,  in  G ,  in  verbo ,  non  scripta;  cap. 
si  quis,  1.  qusest.  5.  cap.  institutis ,  25.  qu?cst.  1. 
Ciernen,  diidam ,  de  sepult.  cap.  1.  derenunt.  íjíG. 
Contrarium  tamen  imó,  quod  de  essentia  legis  sit 
scriptura  ,  refert  tenere  Albcric.  in  1.  de  quibus, 
post  gloss.  ff.  de  legibus ,  et  in  1.  humanum,  C.  eo- 
dem,  et  in  prima  parte  stalutorum,  queest  IB. 
Salic.  post  Cynum  in  dicta  1.  humanum,  ubi  dicit 
banc  esse  communem  opinionem ;  tándem  Felinus 
dicit  primam  opinionem  fundari  fortioribus  juri- 
bus ,  declaranda  lamen  est  secundum  eum ,  ex 
verbis  Bal.  in  dicta  1.  humanum,  ad  finem,  quod 
aut  quseritur,  an  scriptura  sit  de  forma  substan- 
tiali  legis  :  et  dicendum  quod  non,  an  de  forma 
accidentali,  id  est,  ad  inducendam  obligationem 
ex  lege,  et  tune  requiritur  scriptura,  quia  ante 
scripturam  lex  non  ligat,et  ita  jura  concordantur; 
et  sequitur  ista  lex  Isidorum,  lib.  5.  Etymol.  cap. 3. 
cum  dicit ,  lex  a  legendo  vocata ,  quia  scripta  est. 

(2)  Que  liga.  Secimdum  hoc  lex  dicitur  á  ligo, 
ligas,  quia  ligat  vinculis  et  prseceptis,  secundum 
Policr.  refert  Arcbid.  in  cap.  lex  est,  1.  distinct. 

(5)  Leales ,  et  derechos.  Adde  cap.  erit  autem 
lex  U.  distinct. 


6 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  I. 


LEY  V. 


Quales  son  las  virtudes  et  la  fuerza  de  las  leyes. 

Las  vertudes  de  las  leyes  son  en  siete  ma- 
neras (1) :  la  primera  es  creer  (2),  la  segunda 
ordenar  las  cosas,  la  tercera  mandar,  la 
quarta  ayuntar  (3),  la  quinta  gualardonar,  la 
sexta  vedar,  la  setena  escarmentar.  Onde 
conviene  que  el  que  quisiere  leer  las  leyes 
deste  nuestro  libro,  que  pare  en  ellas  bien 
mientes  et  que  las  escodriñe  de  guisa  que  las 
entienda  (4).  Ca  si  las  bien  entendiere,  ni 
fallará  todo  esto  que  deximos,  et  venirle  han 
dende  dos  proes  :  la  primera  que  será  mas 
entendido ,  la  segunda  que  se  aprovechará 
dellas  mas  et  mejor  :  ca  segunt  dixieron  los 
sabios  (5),  el  que  leye  las  escripturas  et  non 
las  entiende,  semeja  que  las  menosprecia  •, 
et  es  otrosí  atal  como  el  que  sueña  la  cosa 
et  quando  despierta  non  la  falla  en  verdat. 

LEY  VI. 

Onde  fueron  tomadas  et  sacadas  las  leyes  deste 
nuestro  libro. 

Ley  \.  tit.  i,  lib.  2.  Recop. 

Tomadas  fueron  estas  leyes  de  dos  cosas  : 
la  una  de  las  palabras  de  los  santos  (4)  que 

LEX  V. 

Legis  virtus  est,  creciere ,  ordinare,  jubere, 
uniré,  praemiare,  vetare,  puniré.  Hoc  dicit. 

(1)  En  siete  maneras.  Concordat  cuín  1.  legis 
virtus,  ff.  eod.  et  cap.  omnis  autem  lex ,  3.  dis- 
linct.  et  ista  seplem  reduci  possunt  ad  quatuor ,  de 
quibus  ibi.  Vide  per  Bald.  in  rubrie.  C.  de  condic- 
lione  ex  lege ,  etc.  Hostiens.  in  summa ,  tit.  de 
const.  versic.  quce,  et  quot  virtutes. 

(2)  Es  creer.  Jubet  enim  lex,  seu  ostendit,  quse 
sunt  credenda  per  fidem ,  ut  infra  ead.  part. 
til,  5. 

(5)  Ayuntar.  Pone  excmplum  in  casu  1.  penult. 
C.  communia  utriusque  judicii ,  et  1.  1.  tit.  S.  4. 
part.  vel  quando  jubet  lex  coadunari  homines  ad 
rcgis  et  regni  defensam  :  ut  babetúr  2.  part.  tit. 
49.  ad  1.  5.  usque  in  finem,  vel  quando  jubet  inter 
dissenlientes  poni  trcguam ,  vel  pacem ,  cap.  1.  90. 
ilist.  et  7.  part.  tit.  12.  per  totum,  vel  dic,  quod 
dicit,  ob  id  quod  habetur  in  1.  6.  et  7.  iníra, 
eod. 

(it)  Que  las  entienda.  Vide  1.  15.  iníra,  codcm, 
et  1.  scire  leyes,  ff.  eod. 

(o)  Los  sabios.  Legere,  et  non  inlelligere,  est 
negligere;  et  dicit  Salic.  in  1.  si  ex  caulione,  col. 
fin.  C.  de  non  numerata  pecun.  sileantqui  scripla 
lanlúm  discurrunt,  et  propter  frigidilatem  stoma- 
clii  in  eis  contenía  non  diitcrunt. 


fablaron  espiritualmente  lo  que  conviene  á 
bondat  del  cuerpo  et  á  salvamiento  del  alma : 
la  otra  de  los  dichos  de  los  sabios  (2)  que 
mostraron  las  cosas  naturalmente ,  que  es 
para  ordenar  los  fechos  del  mundo  de  como 
se  fagan  bien  et  con  razón.  Et  la  ayuntanza 
destas  dos  maneras  de  leyes  ha  tan  gran  vir- 
tud, que  aduce  ayuntamiento  al  cuerpo  et 
allegamiento  al  alma  del  home.  Et  por  ende 
el  que  las  bien  sabe  et  entiende,  es  home 
complido ,  conosciendo  lo  que  ha  menester 
para  pro  del  alma  et  del  cuerpo. 

LEY  VII. 

Quales  de  las  leyes  pertenescen  á  la  creencia  de 
nuestro  señor  Jesu  Cristo,  et  quales  á gober- 
namiento de  las  gentes. 

Ley  i.  tit.  i.  tib.  i. Recop.  —  Ley  5.  tit.  1.  lib.  2.  Recop. 

A  la  creencia  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo 
pertenescen  las  leyes  que  fablan  de  la  fe,  ca 
estas  ayuntan  al  home  con  Dios  por  amor. 
Ca  creyendo  bien  en  él ,  por  derecho  con- 
viene que  lo  amen,  et  que  lo  honren (4)  et  lo 
teman ,  amándole  por  la  bondat  que  en  él  ha 
et  otrosí  por  el  bien  que  nos  face  :  et  hanlo 
de  honrar  por  la  su  grant  nobleza  et  por  la  su 

lex  vi. 

Ostendit  unde  leges  istse  sumptaí  fuerunt,  et 
supra  eodem  1.  2.  Hoc  dicit. 

(1)  De  las  palabras  de  los  santos.  Dicta  ergo 
sanctorum  habentur  pro  lege  in  decisionibus  cau- 
sarum ,  adde  cap.  de  libellis,  20.  distinct.  ubi 
Gioss.  et  Doctor,  et  dixitubiGloss.  quod  ubi  dictum 
alicujus  sancti  juvatur  authoritate  juris  divini, 
potiús  ei  quám  constitutioni  Summi  Pontificis 
standum  est :  dicit  tamen  Abb.  referendo  gloss.  in 
cap.  tua  de  decimis,  in  3.  nolabil.  quod  determi- 
nare boc  potiíis  spectat  ad  concilium  genérale , 
quam  ad  privatam  personara ,  allegat  cap.  3.  juncto 
cap.  placuit,  36.  qufest.  2. 

(2)  Be  los  sabios.  Creditur  peritis ,  ut  hic ,  et  in 
1.  séptimo  mense,  ff.  de  statu  homin.  Vides  ergo 
hic ,  quod  leges  istse  sumptsc  sunt  a  Sacra  Scrip- 
tura ,  et  dictis  sanctorum ,  et  dictis  sapientium  le- 
galis  philosophiae ;  et  sic  á  legibus  jurisconsulto- 
rum ,  ct  aliorum  sapientum. 


Ex  fule  in  Deum  procedit  amor,  et  timor  Dei. 
Ex  legibus ,  qusc  ad  bonum  gentium  régimen  faclaí 
sunt,  justitia  orilur ,  quse  recle  et  decenter  homi- 
nes vivere  facit,  et  inviccm  diligi.  Hoc  dicit. 

(1)  Que  lo  amen,  et  que  lo  honren.  Vide  de  his  2. 
part,  tit.  20.  per  tolwn, 


QUE    FABLA  DE  LAS  LEYES  ETC. 


grant  virtud,  et  temerle  por  el  su  grant  po- 
der et  por  la  su  grant  justicia :  et  el  que  esto 
feciere  non  puede  errar  que  non  haya  el  amor 
de  Dios  cumplidamente.  Et  á  gobernamiento 
de  las  gentes  pertenescen  las  leyes  que  ayun-> 
tan  (2)  los  corazones  de  los  homes  por  amor ; 
et  esto  es  derecho  et  razón.  Ca  destas  dos 
cosas  salle  la  justicia  complida  que  face  á  los 
homes  vevir  cada  uno  como  conviene;  et  los 
que  asi  viven  non  han  por  que  se  desamar, 
mas  antes  han  por  que  se  querer  bien.  Et  por 
ende  las  leyes  que  son  de  derecho  facen  ayun- 
tar la  voluntad  de  un  homo  con  otro  desta 
guisa  por  amistad. 


LEY  VIH. 

Quales  deben  ser  las  leyes  en  si. 
Ley  8.  tit.  1.  lib.  2.  Recop. 

Complidas  decimos  que  deben  ser  las  leyes, 
et  muy  cuidadas  (1)  et  catadas  de  guisa  que 
sean  fechas  con  razón  (2) ,  et  sobre  cosa  que 
pueda  ser  fecha  segunt  natura  (3) ,  et  las  pa- 
labras dellas  que  sean  buenas  et  llanas  et 
paladinas  (4)-,  de  manera  que  todo  home  las 
pueda  entender  bien ,  et  retener  en  memoria. 
Otrosí  han  á  ser  sin  escatima  (5)  ninguna  et 
sin  punto ,  porque  non  puedan  los  homes  del 
derecho  sacar  razón  torticiera  por  su  maldat, 
queriendo  mostrar  la  mentira  por  verdal,  et 
la  verdat  por  mentira. 


(2)  Ayuntan.  Osee  est  virlus  legis,  ut  supra 
eod.  1.  5. 

IEX  VIII. 

Lex  debet  esse  perfecta ,  et  facía  super  his  quae 
possunt  occurrere,  secundum  communem  nalu- 
ram ,  bonisque  vocabulis  et  intelligibilibus  ,  et 
plañe  composila ;  nec  debent  legcs  ad  invicem 
contrarían.  Hoc  dicit. 

(1)  Muy  cuidadas.  Quia  cum  leges  instilutse 
fuerint,  non  erit  liberum  judicare  de  ipsis,  sed 
oportebit  judicare  secundum  ipsas  :  cap.  erit  au- 
tem lex,  h.  distinct.  et  cum  maturitate  consilü 
edi  debent  :  1,  humanum,  C.  eod.  et  infra  1. 
próxima. 

(2)  Con  razón.  In  dubio  lex  preesumitur  ralio- 
nabilis ,  nisi  contrarium  probetur ,  secundum  Bal. 
in  1.  quód  vero ,  ff.  de  legibus,  allegat  cap.  illa, 
42.  distinct.  Si  tamen  est  injusta  ,  et  continet  in  se 
peccatum  non  remissibile  per  ipsum  principan 
condentcm ,  non  esttalis  lex  a  subditis  recipienda  : 
cap.  erit  autem  lex,  U.  distinct.  Ab.  in  cap.  signi- 
ficaba, col.  2.  de  offic.  ordin.  et  dicit  singulariter 
Joan,  de  Iraol.  in  repetitione,  cap.  fin.  deprce- 
script.  in  primo  notabüi,  quód  si  lex  civilis  nutri- 
ret  peccatum  veníale  lantúm ,  non  tenet ,  per  id 
quod  in  simili  dicitur  de  juramento  nutritivo  pcc- 
cati  venialis ,  quod  non  tenet  per  Gloss.  et  Archid. 
in  cap.  si  aliquid ,%%  qusest.  S.  rcfert,  et  sequitur 
Felin.  in  cap.  Ecclesia  sanctce  Marice,  col.  lí>.  vers. 
limita  2.  de  const.  et  dicit  Gloss.  in  cap.  ínter  ces- 
tera, 16.  qusest.  5.  quód  si  lex  est  injusta,  num- 
quam  valet  aliquo  temporis  cursu ,  et  intentio  legis- 
latoris  semper  debet  ordinari  ad  bonum  commune, 
ut  tradit  Bal.  in  authent.  habita,  col.  5.  C.  ne  films 
pro  paire,  ubi  dicit  verbum  notabile,  quód  propter 
insigne  maleücium  etiam  potest  fieri  statutum  con- 
tra delinquentem ,  post  maleficium  commissum ,  ut 


not.  in  I.  amissione,  $.  qui  deficiunt,  ff.  de  cap. 
dimi.  ethoc  favore  communis  boni ,  quia  extermi- 
nandi  sunt  qui  publicó  obsunt.  ítem  in  juribus 
condendis ,  non  soliim  jura  singulorum ,  et  publica 
utilitas  servanda  sunt ,  sed  etiam  honestas  est  at- 
tendenda ,  dict.  cap.  erit  autem  lex,  I.  colonus 
nulla,  et  ibi  notat  Joan,  de  Plat.  C.  de  agricolis,  et 
censitis,  lib.  11. 

(5)  Segunt  natura.  Secundum  naturalem  ratio- 
nem ,  dicit  Gloss.  in  cap.  erit  autem  lex.  Subülifas" 
namque  rationis  civilis ,  non  potest  absorbere  ven- 
tatem  naturalis  rationis  ,Bald.  in  1.  in  rebus,  col. 2. 
C.  de  jure  dot.  hinc  est ,  quód  ratio  naturalis  a?qui- 
valet  legi ,  ut  tradit  Joan,  de  Plat.  in  1.  finali  C.  de 
consulibus,  etc.  lib.  12.  unde  lege  deficiente,  alle- 
gan potest  ratio  naturalis ,  Gloss.  in  cap.  consue- 
iudo ,  prima  distinct.  et  naturalis  ratio  numquam 
circumscribitur  loco ,  quia  ipsa  cum  humano  ge- 
nere orta  est,  Bald.  in  1.  nenio  C.  de  sentent.  ct 
interlocutionibws  omnium  judie,  optimus  leg¡5 
clypeus  est  ratio  naturalis ;  Bald.  in  1.  única ,  § .  in 
primo  C.  de  caducis  lollendis,  ubi  ct  dixit,  quod 
quse  sunt  rationi  naturali  subnixa ,  debent  perpetuó 
intacta  custodiri ,  et  ínter  propendentes  supremam 
polestatem ,  non  cadit  alius  arbiter ,  nisi  ipsa  raí  ¡o 
naturalis,  Bald.  inprincip.  C.  col.  penult.  Vel  ideo 
dicit  secundum  naturam,  quia  contra  jus  naturoe 
non  fit  lex,  §.  sed  naturalia,  Instit.  dejare  nat. 
gent.  et  Civil,  nam  dispositio  legis  debet  convenire- 
disposilioni  naturali ,  Bald.  in  1.  acceptam,  col.  2. 
C.  de  usur.  non  enim  lex  debet  offendere  natu- 
ram. L.  lege  12.  tabularían,  C.  de  legitimis  hcere- 
dibus. 

(d)  Llanas  et  paladinas.  Adde  dict.  cap.  erit  au- 
tem lex,  et  authent.  de  test,  imperfe.  col.  3. 

(í>)  Sin  escatima.  Ne  quid  per  obscuritatem  in- 
cautum  captione  contineat,  ut  subjicit,  et  habetur 
in  dicto  cap.  erit  autem  lex. 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  L 


LEY  IX. 


Como  han  de  ser  fechas  las  leyes. 
Ley  8.  tit.  1.  lib.  2.  Recop.  —  Ley  5.  ídem. 

Fechas  deben  ser  las  leyes  et  complidas 
segunt  deximos  en  la  ley  ante  desta ;  et  otrosí 
debe  seer  mucho  escogido(4)el  derecho  que 
en  ellas  fuere  puesto  ante  que  sean  publicadas 
á  las  gentes  5  et  quando  desta  guisa  fueren 
fechas ,  serán  sin  yerro  et  á  servicio  de  Dios, 
et  á  pro  et  á  bien  de  las  que  por  ellas  se  hu- 
bieren á  guiar.  Et  otrosi  deben  guardar  que 
quando  las  federen  non  haya  hi  ruido  nin 
otra  cosa  que  les  estorbe,  et  que  lo  fagan  con 
consejo  de  homes  entendidos  et  sabidores,  et 
leales  et  sin  codicia  :  ca  estos  átales. sabrán 
conoscer  bien  lo  que  deben  facer,  et  el  dere- 
cho, et  la  justicia  et  el  pro  comunal  (2)  de 
todos. 

LEY  X. 

A  quién  tienen  pro  las  leyes. 

Ley  o.  tit.  i.  lib.  2.  Recop.  —  Ley  1.  tit.  1.  lib.  2.  Rcc. 

Pro  muy  grande  es  á  maravilla  el  que  adu- 
lcen las  leyes  á  los  homes :  ca  ellas  les  mues- 
tran á  conoscer  á  Dios ,  et  conosciéndolo , 
en  qué  manera  deben  amarlo  et  temerlo. 

I,EX   IX. 

Lex  condenda  estcum  consilio  proborum  sapien- 
tum ,  et  ejus  jus  anlcquam  publicelur ,  est  diligen- 
ter  scrutandum,  ut  evilato  errore  ejus  conditor 
laudetur,  et  populus  ad  legis  obedientiam  magis 
tenealur.  Hoc  dicit. 

(1)  Escogido.  Adde  1.  i.ff.  eoclem,  et  C.  eodem, 
1.  humanum. 

(2)  El  pro  comunal.  Lex  debet  ferri  ad  commu- 
nem  ulilitatem,  ut  bic,  et  ff.  eod.  1.  1.  et  cap.  erit 
autem  lex,  h.  distinct.  Non  ergo  ad  privatam  utili- 
latem  condentis ,  cap.  cum  omnes ,  de  constitution. 
nec  ¡n  odium  certa?  persona? ,  si  odium  sit  irratio- 
nale,  uttradit  Bald.  in  dicta  lege  1.  et  quantum- 
cumque  verbis  generalibus  concipiatur ,  si  probari 
potest  aliquibus  legitimis  conjecturis,  in  odium 
certa?  persona?  specialiter  stalutum  ,  polest  appel- 
lari  a  tali  iniquilale ,  ut  tradit  Bartol.  in  1.  omnes 
populi,  col.  18.  ff.  dejustitia  etjure. 

LEX  X. 

Legis  bonitaleostenditur  notitia,  amor,  et  timor 
Dei ,  dominique  naturalis  obedientia  et  lidelilas , 
atque  dilectio  proximi :  ut  quod  quis  non  vult  fieri 
sibi,  alteri  non  faciat.  Et  servatisbis,  quiescunt 
nomines,  pioficiuiit,  dUantur,  augctur  populus, 


Otrosi  les  muestran  conoscer  sus  Señores  et 
sus  mayores  naturales,  et  en  qué  manera  les 
deben  ser  obedientes  et  leales.  Et  aun  sin  todo 
esto  muéstranles  conocer  á  si,  mesmos ,  en 
como  sepan  traer  su  facienda  cuerdamente, 
faciendo  bien  et  guardándose  de  facer  mal. 
Otrosi  muéstranles  como  se  amen  unos  á 
otros,  queriendo  el  uno  para  el  otro  su  dere- 
cho ,  guardándose  del  non  facer  lo  que  non 
querría  que  á  él  feciesen.  Ca  en  conosciendo 
et  guardando  bien  estas  cosas,  viven  derecha- 
mente ,  et  en  foígura  (4)  et  en  paz ,  et  aprove- 
chanse  cada  uno  de  lo  suyo ,  et  han  sabor 
dello ,  et  enriquecen  las  gentes ,  et  amochi- 
guase  el  pueblo ,  et  acreciéntase  el  señorío , 
et  refrenase  la  maldat ,  et  esfuérzase  la  bon- 
dat.  Et  'por  todas  estas  razones  dan  carrera 
al  home  porque  haya  bien  en  este  mundo  et 
en  el  otro. 

LEY  XI. 
Qual  debe  ser  el  facedor  de  las  leyes. 

Ley  5.  tit.  1.  lib.  2.  Recop. 

El  facedor  de  las  leyes  debe  amar  á  Dios , 
et  temerle  et  tenerle  ante  sus  ojos  quando  las 
feciere ,  porque  sean  derechas  (1)  et  compli- 
das. Otrosi  debe  amar  justicia  et  el  pro  co- 
munal (2)  de  todos ,  et  ser  entendido  para  sa- 

crescit  respublica,  et  malitia  refra?natur.  Hoc  dicit. 
Concordat  lex  prima,  versic.  cum  itaque,  C.  de 
veterijure  enucleando. 

(1)  Enfolgura.  Lex  facit  patrias  habitare  cauté , 
proprias  facultates  babere  firmissimé ,  et  justitia 
judicum  fruí,  ut  habetur  etiam  in  authent.  utju- 
dices  sine  quoquo  suffragio ,  %.  itaque.  Legibus 
enini  freti  bomines  contra  cuneta  inimicorum  ja- 
cula persistere  valent,  cap.  5. 11.  distinc.  et  secun- 
dum  Cassiod.  5.  variar,  leclionum,  qui  sine  lege 
vult  agere,  cuneta  disponit  regna  cassave.  Quid 
enim  potest  esse  ieliciüs ,  quám  homines  de  solis 
legibus  coníidere ,  et  casus  reliquos  non  timere  ? 
Jura  publica  certissima  sunt  vita?  solalia,  infirmo- 
rum  auxilia ,  potentum  fra?na ,  arma  unde  secu- 
ritas  venit, et conscientia  proficit. 

LEX  XI. 

Legis  conditor  debet  amare  Deum ,  et  in  ea  con- 
denda pra?  oculis  eum  habere .  ut  sit  perfecta  et 
justa.  Ítem  debet  juslitiam ,  et  bonum  commune 
diligere,  et  scire  bonum  ab  illicito  separare,  nec 
pudeat  eum,  si  injusta  sibi  videatur,  corrigere. 

(1)  Porque  sean  derechas.  Quia  va?  eis  qui  con- 
dunt  leges  iniquas.  Esaice  cap.  10.  v.  1. 

(2)  Pro  comunal,  Adde  supra ,  eod,  l,  9. 


QUE  FABLA  DE  LAS  LEYES ,  ETC. 


ber  departir  el  derecho  del  tuerto  (3);  et  non 
debe  haber  vergüenza  en  mudar  (4)  et  emen- 
dar sus  leyes ,  quando  entendiere  et  le  mos- 
traren razón  (5)  por  que  lo  debe  facer ;  ca 
grant  derecho  es  que  el  que  á  los  otros  ha  de 
endereszar  et  emendar  quando  erraren ,  que 
lo  sepa  facer  á  si  mesmo  (6). 


LEY  XII. 

Quién  ha  poder  de  facer  las  leye*; 

Ley  5.  t¡t.  i.  lib.  2.  Recop. 

Emperador  ó  rey  puede  facer  leyes  sobre 
las  gentes  de  su  señorio  (1),  et  otro  nin- 


(3)  El  derecho  del  tuerto.  Adde  \.\.§.  hujus  slu- 
dii,ff.  dejuslit.  etjur.  ibi :  cequum  ab  iniquo  se- 
parantes ,  licitum  ab  illicito  discernentes. 

(h)  Mudar.  Adde  cap.  non  debet,  de  consangui- 
nitate ,  et  affinitat.  et  text.  notab.  in  auct.  de  non 
alienand.  autpermut. $.  ut  autem  lex,  eolia,  1.  ibi: 
Quid  enim  crit  stabile  ínter  bomines ,  et  ita  immo- 
bile,  ut  nullam  patialur  mutaüonem  ?  Cum  omnis 
noster  status  sub  perpetuo  motu  consislat ,  et  text. 
in  authent.  quilms  mocl.  nat.  effi.  leg.  in  princ. 
col.  5.  et  ibi  Bar.  et  text.  in  authent.  ut  fralrum 
filii,  in  princ.  colla.  9.  vide  etiam  in  procemio 
Ciernen,  etl.  quodadprcesens,  C.demuril.  lib.  11. 
et  dicit  Bald.  in  1.  unic.  col.  2.  C.  de  caduc.  tollend. 
Quairit  stepé  Papiensis  Anlistes ,  cur  legos  una  die 
statuunt  unum ,  alio  die  statuunt  aliud  opposilum. 
Sed  huic  qusestioni  respondet  hcec  lex ,  quód  sicut 
aliud  cst  justum  tempore  guerra? ,  quod  est  injus- 
lum  tempore  pacis  ;  ita  illud  est  justum,  quod  cui- 
libct  in  tempore  suo  expedit :  nam  sicut  medicus 
observat  témpora,  ita  jurisperilus;  et  non  semper 
eadem  res  omni  tempore  cst  virtus,  ut  Iradit  bealus 
Gregorius  28.  lib.  Moral,  cap.  ih. 

(5)  Razón.  Non  enim  debet  lcgislator  facilis  esse 
inmutando  leges  :  imó  debet  potius  aliquod  incon- 
veniens  ( dum  non  sit  nimis  magnum  )  tolerare , 
quam  leges  mutare  :  quia  ex  boc  assuescunt  bo- 
mines, ut  non  sequo  animo  ferant  leges,  sed  mo- 
lianlur  ipsarum  frequentem  mutationem  :  quód 
non  modicum  detrimentum  infert  reipublicac ,  ut 
traditPbilosopbus  II.  Politicorum,  etrefertPracpos. 
Alexand.  in  cap.  erit  autem  lex ,  h.  distin. 

(6)  A  si  mesmo.  Adde  capilulum  qualiter,  ct 
quando ,  Cl.  i.  de  accasat.  et  ibi  Gloss. 

LEX  XII. 

Imperator,  aut  Rex  in  dominio  suo,  vel  alius 
ejus  mandato,  potest  legem  condere  super  lempo- 
ralibus.  Hoc  dicit. 

(1)  Sobre  las  gentes  de  su  señorio.  Ex  boc  verbo 
videtur,  quód  loquatur  ista  lex  in  lege  generali  ad 
lotum  regnum ,  quam  nullus  alius ,  Rege  excepto, 
condere  potest,  ut  hic  et  in  1.  final,  ad  finem.  C.  de 
legibus.  Si  tamen  sint  statuta  particulada  Locorum, 
Villarum ,  et  Civitatum  Regni ,  non  tollií  illa  hsec 
lex.  Remanebunt  ergo  in  dispositione  juris  com- 
munis ,  secundúm  quod  per  multas  leges  permilti- 
lur  populis  condere  statuta,  1.  omnes populi ,  ff.  de 
justitia,  et  jur.  1.  1.  C.  de  eman.  liber  1.  Antio- 
chiensium,  ff.  de  privileg.  crédito.  1.  prohibere, 
§. plañe ,¡f.  quod  vi,  aut  clam,  1.  ut  gradalim, 


§.  1.  ff.  de  mun.  et  hono.  1.  ítem  eorum,  circa 
principium,  ff.  quód  cujusque  unhersilatis ,  el  de 
pace  Constantios,  in  verbo,  secundúm  leges  et  mo- 
res cmtatum,  cap.  jas  civile ,  prima  distincl.  cap. 
venientes  de  jureju.  facit  bene  1.  penult.  titul.  1. 
2.  part.  ubi  babelur  quód  Duces ,  Comités ,  Mar- 
cbiones ,  seu  eseteri  domini  non  possint  in  eorum 
terris  legem  condere  sine  consensu  populi :  a  con- 
trario ergo  sensu,  interveniente  consensu  populi, 
permittit  illa  lex,  quód  possint:  et,  ut  ibi  dixi, 
tum  validatur  statutum ,  seu  factum  á  populo ,  non 
á  Ducé ,  vel  Comité ,  et iantúm  ¡ntervenit  dominus, 
ut  magistratus  auctoritatem  prsestans  :  ut  declarat 
Albericus  in  dicta  1.  omnes  popul 'i ,  col.  9.  in  prin- 
cipio, versic.  quid  ergo  dicemus.  Ubi  dicit,  quód 
superior  debet  populum ,  seu  ejus  consiliarios,  ad 
boc  solemniter  convocare ,  ct  proposilioncm  faceré 
de  lego  condenda,  ut  in  f.  lex,  ct  §.  j)lebiscitum , 
inslit.  de  jure  nalur.  1 .  2.  C.  de  Decurio,  lib.  10. 
ct  isto  modo  intclügit  opinioncm  illorum,  qui  di- 
cunt,  quód  in  slatulis  populi  requiraüiraitclorilas 
superioris;  ct  quod  populi  cliam  jurisdicüone  ca- 
rentes, possunt  condere  statuta ,  est  magis  com- 
munis  opinio  legistarum,  etcanonistarum  in  dicla 
1.  omnes  populi,  et  in  cap.  quód  Clericis,  ubi  Abb. 
col.  final,  de  foro  competent.  Alexand.  in  1.  1. 
col.  5.  ff.  de  jurisdict.  omn.  jud.  Jas.  in.  dicía  1. 
omnes  populi,  col.  10.  adducens  Bald.  in  Rubrica 
de  constit.  ubi  tenet,  quod  in  statuto,  vel  ordina- 
tione  populi  non  requiritur  consensus  Principis; 
sed  suflicit  auclorilas  proprii  magistratus,  etlicen- 
tia  generalis ,  quam  babent  per  dictam  legem  om- 
nes populi ,  sive  constitutio  concernat  jurisdiclio- 
nem,  sive  non,  ubi  Jas.  et  alios  refert :  vide  ibi 
per  eum  bsec  limitantem,  nisi  respeetu  pcenae, 
quam  dicit  civilates ,  vel  castra ,  si  careant  juris- 
dicüone, non  posse  apponere,  secundúm  Innocent. 
in  cap.  cum  accessissent ,  de  constit.  Anto.  et  alios 
in  cap.  cum  omnes,  in  fin ,  eod.  lit.  Ángel,  in  1.  1. 
in  principio ,  ff.  si  quisjus  dicenti  non  oblemper. 
Quod  tamen  sublimitat  tribus  modis :  videlicet, 
nisi  haberent  potestatem  statuendi  ab  habenti  ju- 
risdiclionem ,  vel  si  carentes  jurisdictione  obliga- 
rent  se  ad  invicem  sub  pcena  ad  observantiam 
statuli ,  vel  nisi  ex  consuetudine  haberent  potes- 
tatem apponendi  poenam  :  cui  adde  in  hoc  Joan,  de 
Pía.  in  1.  1.  C.  de  usu  fiscal,  lib.  10.  col.  2.  ubi  di- 
cit :  Quód  licet  villa? ,  et  castra  habeant ,  ut  possint 
faceré  statuta ;  non  tamen  possunt  faceré  statuta 
pcenalia,  nisi  habeant,  ex  consuetudine,  qua?  ha- 
betur  pro  speciali  privilegio,  cap.  super  quilas- 


10  PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  I, 

guno  (2)  non  ha  poder  de  las  facer  en  lo  tem- 
poral ,  fueras  ende  si  las  feciese  con  otorga- 
miento dellos.  Et  las  que  de  otra  manera  son 


fechas  non  han  nombre  nin  fuerza  de  leyes ,' 
nin  deben  valer  en  ningunt  tiempo. 


clam,  de  verbor.  signifie.  $.  prceterea,  etl.  viros, 
C.  de  diver.  offíc.  lib.  12.  Secundó  limita  istam 
magis  communem  conclusionem,  quando  statuta 
populorum  fierent  super  concernenübus  admini- 
strationem  rerum  suarum  :  secus  esset,  si  statue- 
rent  in  pertinentibus  ad  decisionem  causarum , 
secundum  Bar.  in  1.  omnes  popul.  1.  qusest.  et 
bene  confert,  quod  notat  Abbas  in  cap.  1.  col.  pe- 
nult.  de  his  quce  fiunt  a  major.  parte  cap.  post 
gloss.  ibi,  quod  capitulum  potest  statuere  etiam 
sine  episcopo  in  bis  dumtaxat,  quse  concernunt 
facta  ipsius  capituli :  alias  non  valet  statulum  sine 
consensu  prselati ,  et  adde  ad  boc ,  quod  babetur 
in  volumine  Pragmaticarum  sub  Capitidis  correc- 
torum,  cap.  16.  ibi :  «  E  si  vieren  que  algunas  or- 
«  denanzas  se  deben  desfacer,  ó  enmendar,  las 
«  farán  de  nuevo ,  con  acuerdo  del  regimiento , 
«  mirando  mucho  á  las  que  locaren  á  la  elección 
«  de  los  oficios ,  para  que  se  elijan  justamente  sin 
«  parcialidad ;  asimismo  las  que  conciernen  al  bien 
»  común,  asi  en  que  los  menestrales,  é  otros  ofi- 
«  cíales  usen  de  sus  oficios  bien  é  fielmente ,  sin 
«  fraude  alguno ,  como  en  que  la  tierra  sea  bien 
«  bastescida  de  carnes,. é  pescados,  é  otros  man- 
•«  tenimientos  á  razonables  precios,  é  que  las  calles, 
«  é  carreras ,  é  carnecerias  estén  limpias ,  é  que  las 
«  salidas  del  lugar  estén  así  limpias ,  é  desocupa- 
«  das  :  é  las  ordenanzas  que  ansi  enmendaren ,  ó 
«  de  nuevo  hicieren ,  envíen  á  Nos  el  traslado  de 
«  ellas,  para  que  Nos  las  mandemos  veer  é  pro- 
«  veer  sobre  ello.  » 

Retuli  in  specie  ista  verba  :  quia  conferunt  mul- 
tum  ad  cognoscendum  ea ,  quse  concernunt  admi- 
nistrationem  rerum  publicarum  :  et  quia  vult  illa 
lex  ut  Princeps  adeatur  pro  confirmatione  talium 
stalulorum ,  vel  saltem  ut  videat ,  an  sint  ibi  ali- 
qua,  quse  sint  reprobanda,  et  non  servanda.  Et  isto 
modo  videtur,  quod  debeat  iníelligi,  1.  15.  tit.  1. 
lib.  7.  Ordinamenti  regal.  quse  jubet  ordinamenta 
civitatis,etpopulorumservari.  Quod  autem  quando 
Princeps  est  prsesens  in  civitate,  cjus  aucloritas 
requiratur  in  stalulo ,  tenet  Bald.  in  leg.  huma- 
num.  C.  eodem.  Et  licét  Principis  auctoritas,  seu 
confirmatio  slatuti  interveniat,  universilas  quse 
fecit  statutum ,  posset  collcgíaliter  contraveníre  in- 
consulto Principe,  secundum  Abbatem  in  capit. 
dilecto.,  column.  2.  de  prvebendis.  Et  prsedictis 
adde ,  quod  habetur  in  Curiis  de  Yalladolid ,  anno 
Domini  1557 ,  pelitione  28, 

Tertio,  limita  istam  conclusionem,  dummodo 
populus  non  slaluat  contra  leges  juris  communis 
regni,  nam  super  talibus  statuere  non  potest,  se- 
cundum Jacobum  de  Are.  in  dicta  leg.  omnes  po- 
puli :  quia  si  par  in  parem  non  ,potest  statuere , 
multo  íninus  inferior  contra  legem  superioris,  cap. 


cum  inferior,  de  major.  et  obed.  1.  nam  et  magis- 
tratus,  ff.  de  drbi.  licet  Albericus  ibi  column.  2. 
teneat  contrarium ,  et  malé  judicio  meo ;  quia  tale 
dictumest  enervare,  et  tollére  regiam  potestatem, 
et  regiis  legibus  non  obedire ,  nec  est  verisimile 
per  legem  omnes  populi ,  talem  potestatem  Impe- 
ratorem  dedisse  populis ,  quia  redundaret  in  con- 
temptum  suarum  legum  :  quod  et  non  potuit  ne- 
gare Albericus  in  dicta  1.  omnes  populi,  colum.  6. 
ubi  dicit,  se  hoc  fateri :  sed  dicit,  quod  Imperator 
habet  frsenum  in  manu ,  et  potest  dictam  1.  omnes 
populi,  etomnia  statuta  populorum  revocare  una 
lege  levissima.  Certe  rectius  diceretur,  quod  gene- 
ralitas  legis  omnes  populi,  restringatur  ad  ea,  quse 
non  sint  contra  leges  Imperatoris  :  ex  quo  lex  illa 
pali  potest  talem  sensum,  et  concordari  cum  jure 
communi.  Ad  hoc  1.  formam,  C.  de  of ficto  prce- 
fecti  Prcelor.  et  Clement.  ne  Romani,  de  electione, 
et  prsemaximé  in  istisregnis,  ubi  non  invenitur 
per  istas  leges  Partitarum,  nec  per  alias  leges  regni 
ila  indistincté  approbata  dispositio  dietse  1.  omnes 
populi,  ñeque  permissa  populis  potestas,  de  qna 
ibi,  nisi  eo  modo,  quo  dictum  est  superius,  et 
infra,  tit.  1.1.9.  et  facit  quod  eleganter  dixit  Ángel. 
in  1.  Imperium,  column.  2.  ff.  de  jurisdiction. 
omnium  judie,  quod  condere  legem  est  de  supre- 
mo imperio,  quod  soli  Principi  competit;  et  si 
Princeps  concederet  populis ,  quod  statuant  contra 
suas  leges ,  esset  concessio  contra  supremam  po- 
testatem ,  quod  ñeque  Princeps  posset ,  Bald.  in 
1.  1.  versículo,  in  initio,  columna  penult.  ff.  de 
offic.  Prcefecli  urbis ,  et  in  specie  Lucas  de  Penna 
in  1.  contra  publicam,  column.  h.  et  b.  C.  de  re 
müitari,  lib.  12.  Ñeque  obstat,  si  dicatur,  quod 
sicut  populus  potest  inducere  consuetudinem  con- 
tra legem  Principis ,  sic  et  possit  statuere ,  ut  1.  de 
quibus,  ff.  de  legibus :  nam  ad  hoc  respondetur  ex 
1.  5.  infra,  titul.  1.  ubi  habetur,  quodtalis  consue- 
tudo  debet  roboran  ex  consensu  Regis ,  alias  non 
procederet;  et  videjuxta  hoc  quse  notat  Bart.in 
dicta  1.  omues  populi,  in  5.  qusestione  principali. 
(2)  Otro  ninguno.  Non  ergo  Duces,  Marchiones, 
Comités ,  nec  eseleri  Magistratus  inferiores  á  Prin- 
cipe ,  ut  et  habetur  in  1.  penult.  tit.  1.  2.  pwrt.  ubi 
de  boc  dixi  aliquid,  remiltens  me  adbic  dicenda : 
nam  Bart.  in  dicta  1.  omnes  populi ,  in  h.  qusestione 
primse  qusestionis  principalis ,  vult  majores  Magis- 
tratus, saltem  perpetuos,  posse  condere  statuta, 
et  in  1.  5.  in  princip.  ff.  de  verborum  obligation. 
dixit,  actiones  descendentes  ex  istorum  statutis 
esse  annales ,  licét  statuta  sint  perpetua  :  idem  de 
validitate  istorum  statutorum  tenet  Bart.  in  1.  1.  in 
princip.  ff.  quod  quisque  juris.  Petrus  de  Anchar, 
in  cap.  canonum  statuta,  de  constit.  Alexand. 
consü,  12*.  incipit  super  primo  quajsUo,  versie, 


QUE  FABLA  DE  LAS  LEYES,  ETC. 


U 


LEY  XIII. 

Cómo  se  deben  entender  las  leyes. 

Ley  5.  tit.  1.  lib.  2.  Recop. 

Entender  se  deben  las  leyes  bien  et  dere- 
chamente, parando  siempre  mientes  en  el 
verdadero  entendimiento  dellas  á  la  mas  sana 


parte  (1)  etmas  provechosa  segunt  las  pala- 
bras et  las  razones  que  hi  fueren  puestas.  Et 
por  esta  razón  non  se  deben  escrebir  por  abre- 
viamiento (2)  de  escriptura ,  nin  por  razones 
menguadas  por  que  los  homes  cavan  en 
yerro,  entendiéndolo  en  una  manera  segunt 
la  letra,  seyendo  de  otra  segunt  razón.  Ca 
saber  las  leyes  (3)  non  es  tan  solamente  en 


quantum  autem  h.  vol.  Decius  consil.  199.  col.  2. 
ubi  de  statuto  dominorum,  quód  pro  qualibet  bes- 
tia ,  qua?  ingrederetur  fundum  dominorum,  solve- 
rentur  lot  librse ;  Magistratus  crgo  sublimiores ,  ut 
Proefectus  Praelorio  possunt  condere  leges,  1.  for- 
mam,  C.  de  offic.  Prcefect.  Prcetor.  item  alii  infe- 
riores, si  sint  perpetua  jure  proprietatis ,  ut  Co- 
rniles ,  et  Barones,  ut  in  tit.  de  statut.  et  consuetud, 
contra  libert.  Eccles.  de  Episcopis  etiam  habetur 
in  cap.  1.  de  major.  et  obed.  et  in  cap.  ut  anima- 
rum,  de  constitut.  in  6.  item  Magistratus  tempo- 
rales ad  tempus  officii  eorum  possunt  legem  con- 
dere super  spectantibus  ad  suum  officium ,  justa 
causa  suadente ,  ut  dicit  Bart.  ubi  supra ,  Ángel, 
etiam  in  dicta  1.  1.  in  princip.  unde  officialis  de- 
putatus  super  victualibus,  et  abundantia,  si  subest 
suspicio  carestiae ,  propter  excessivam  abundan- 
tiam  aquarum,  poterit  staluere  secundum  eum, 
ut  deferentes  sint  salvi  in  seré ,  et  in  persona ,  et 
similia ;  non  tamen  isti  Magistratus  etiam  perpetui 
et  jure  proprietatis,  poterunt  statuere  contra  jus, 
secundum  Bald.  in  dicta  1.  omnespopuli,  col.  8. 
vers.  sed  híc  dubitatux,  et  videtur  expressum  in 
dicta  1.  formam.  Alexand.  in  1.  nenio potest,  col.  1. 
ff.  de  legat.  1.  et  dixit  Abb.  in  cap.  quod  super 
his,  de  major.  etobed.  quod  nec  in  synodo  Epi- 
scopus  potest  statuere  contra  cañones.  Adde  etiam 
Socin.  consil.  272.  non  sequendo  ordinem  quses- 
tionum,  2  vol.  et  quód  dicit  Bald.  in  1.  programma. 
C.  commin.  vel  epist.  ubi  notanter  dixit,  quod 
poenas  capitales  et  exterminales ,  aliter  quám  jura 
communia  dictant ,  non  possunt  Magistratus  impo- 
nere  per  eorum  statuta ;  et  ibi  tradit ,  quod  nura- 
quam  invenies ,  quod  Prsetor  fecerit  aliquod  edic- 
tum  de  poena  capitali  :  adde  etiam  Abb.  in  cap. 
cum  dilectus ,  super  gloss.  in  verbo ,  constitutum, 
de  consueludine,  ubi  hoc  limitat  posl  Gloss.  quando 
jus  commune  jam  est  productum  in  esse ,  et  per 
illud  est  alleri  jus  qusesitum :  secus  ubi  alleri  non 
est  jus  qusesitum ,  unde  poterit  Praelaíus  in  fun- 
daüone  Ecclesia?  statuere,  ut  illa  Ecclesia  eligat 
sibi  Pra?lalum  de  aliena  Ecclesia ,  vel  quid  simile. 
Vide  etiam  Abb.  ad  prasdicta  in  cap.  quia  propter, 
in  princip.  col.  5.  de  election.  nec  Legalus  Papa? 
potest  statuere  contra  cañones ,  et  jura  generalia , 
ut  tradit  Innoc.  et  Abb.  post  eum ,  in  cap.  nemini, 
de  offi.  legat.  Adde  eliam  Joan.  Andr.  in  cap.  fin. 
de  offic.  Arch.  Et  forte  potest  dici ,  quód  et  de  jure 
communi  Magistratus  etiam  perpetui ,  non  habent 
poleslatem  condendi  legem  generalem,  vel  spe- 


cialem,  cum  hoc  Principi  compctat :  ut  bic  habc- 
tur,  etdiclum  est  supra,  et  hoc  idein  voluil  Jacob. 
Huir,  in  1.  1.  ff.  quod  quisque  juris,  et  Pelrus  de 
Ancha,  ubi  supra.  Statula  lamen  ad  ornatum  loci , 
vel  commodum  personarum,  non  rcpugnantia  juri 
communi ,  seu  legibus  regni ,  posset  una  cum  po- 
pulo, ut  dixi  in  gloss.  praecedenti,  vel  eliam  sine 
populo  in  spectantibus  ad  jurisdiclionem  suam,  ac 
execulionem  officii  :  ut  tradit  Barlol.  ubi  supra; 
et  ita  leges  istarum  Partitarum  reducentur  ad  tér- 
minos juris  communis. 

De  Collegiis  vero ,  et  Universitatibus ,  an  possint 
condere  statuta,  tradit  Bart.  in  dicta  1.  omnespo- 
puli ,  in  secunda  quoestione  prima?  qua?stionis  prin- 
cipalis,  ubi  et  Bald.  column.  b.  idem  Bald.  in  1. 
fin.  C.  dejurisdict.  omn.  judie.  Abbas  de  Univer- 
sitate  scholarium,  in  cap.  quee  in  Ecclesiarum , 
col.  1.  de  constitut.  statuta  tamen  municipiorum 
debent  approbari  per  commune  Civitatis  :  Bald.  in 
dicla  1.  omnespopuli,  col.  2.  et  videas  qua?  tradit 
Decius  consil.  17.  incipit,  viso  puncto. 

LEX  XIII. 

Intelligi  debet  lex  bené ,  et  recté  in  saniori  et 
meliori  sensu,  secundum  ejus  verba,  nec  debet 
per  abbreviaturas  scribi.  Hoc  dicit. 

(1)  A  la  mas  sana  parte.  Adde  1.  benigniús,  et 
I.  in  ambigua,  ff.  eod.  ubi  Bald.  exemplificat ,  si 
constitutio  dicat :  si  quis  rapuerit  niulierem,  ca- 
pite  puniatur,  modo  vir  de  lupanari  rapituxorem, 
vel  sponsam  alicujus,  quód  iste  non  debet  capite 
puniri ,  quia  esset  intellectus  vitiosus  :  videas  ibi 
etiam  exempla  per  Gloss.  et  Albert.  et  facit  ad  dic- 
tum  testis,  ut  benigno  interpretetur,  et  non  ca- 
lumnietur,  facit,  de  testibus  cap.  cum  clamor ¿ 
item  ,  quód  intellectus  judiéis  debet  esse  be- 
nignus. 

(2)  Por  abreviamiento.  Lex  debet  scribi  aperté , 
et  claré,  ut  hic,  et  in  1.  8.  supra  eod.  et  C.  de  có- 
dice novo  faciendo;  et  in  authent.  de  testam.  im- 
perfect.  $.  nos  igitur,  et  sumptum  est  quod  hic 
dicitur  ex  prooemio  Digestorum,  in  §.  illud,  ubi 
poena  imponitur  his,  qui  libros  legum  scribunt 
per  signa  vel  compendium,  et  textumillum  allegat 
Bal.  in  1.  si  prcedium,  col.  1.  C.  de  (edil,  actio. 
contra  scribentes  corrupto  libros  legum  :  adde 
etiam  L  2.  ad  fin.  C.  de  veter.  jure  enucle. 

(5)  Saber  las  leyes,  ff.  eodem,  l.  scire  leges,  scienlia 
consistit  in  medulla  rationis ,  non  in  cortice  scrip- 
turarum,  ut  hic,  et  ih  dicta  I,  scire  leges,  ubi  Bald. 


12 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  I. 


aprender  et  decorar  las  letras  dellas,  mas  en 
saber  el  su  verdadero  entendimiento. 

LEY  XIV. 

Quién  puede  espaladinar  las  leyes  et  facer  que 
las  entiendan  quando  hobiere  dubda. 

Ley  o.  tit.  i.  lib.  2.  Recop. 

Dubdosas  seyendo  las  leyes  por  yerro  de 
escriptura  ó  por  mal  entendimiento  del  que 
las  leye,  porque  hobiesen  menester  de  ser 
bien  espaladinadas  et  fechas ,  et  entender  la 
verdat  dellas,  esto  non  puede  ser  por  otri 
fecho  sinon  por  aquel  que  las  fizo  (1),  ó  por 
otro  que  sea  en  su  lugar  que  haya  poder  de  las 
facer  de  nuevo,  et  guardar  aquellas  fechas. 

ctl.qusest.  2.  cap.  Marcion.  cap.  intéUigentia. 
de  verbor.  signific. 


Nullus  nisi  contutor  polest  legis  dubium  decla- 
rare. Iíoc  dicit. 

(1)  Por  aquel  que  las  fizo.  Adde  1.  fin.  C.  eo- 
dem. Omnes  ergo  qui  condunt  leges,  possunt  eas 
interpretan ,  ut  nolat  Azo.  C.  eodem,  in  summa, 
consuetudo  etiam  inlerpretatur  leges ,  1.  de  inler- 
jmelalione,  et  1.  minime,  ff.  eodem  :  judex  etiam 
interprctalur  legem  in  causa  de  qua  cognoscit,  sive 
dubilelur  de  verbis  legis ,  qualiter  sunt  intelli- 
genda,"sive  de  casu,  qui  non  est  comprebensus 
in  primis  fegibus,  1.  scire  leges,  etl.  non  possunt, 
ff.  eodem  :  Doctor  etiam  inlerpretatur  leges,  1.  1. 
C.  de  profess.  in  urbe  Constant.  lib.  10.  licét  illius 
interprendió  non  sit  necessaria,  sed  probabilis; 
nam  nemo  est  addictus  jurare  in  verba  magistri , 
dicit  Azo.  ubi  supra.  Nec  secundum  Azo.  bis  con- 
trarialur  1.  1.  nec  1.  fin.  C.  eod.  ubi  babetur  solí 
Principi  licere.  Nam  intelligitur,  ut  interpretado 
sit  gencralis,  et  necessaria,  et  in  scriplis  redi- 
genda;  item  judiéis  interprelalio,  licet  sit  neces- 
saria, et  in  scriptis  redigenda,  non  tamen  est  ge- 
ncralis,  ñeque  prsejudicat  alus  ,11. 1.  et2.  C.  quibus 
res  judie,  non  no.  1.  nemo,  C.  de  senlentiis,  et 
adde  in  bis  Gloss.  et  Doct.  in  dicta  1.  1.  C.  eodem; 
et  qua;  nolat  Abbas  in  cap.  1.  col.  fin.  de  constit. 
ubi  declarat  quo  modo  intelliganlur  jura,  quse  di- 
cunt :  ejus  interpretan ,  cujus  est  condere,  cap. 
inler  alia,  de  sent.  excom.  I.  cum  de  novo  ff.  de 
legibus;  nam  dicit  procederé,  quando  judex  est 
ita  dubius,  quód  nescit  quid  faciat,  quia  nec  con- 
sueludine  est  interpretatum ,  nec  apparet  de  be- 
nigniori  intcllectu,  nec  potest  procederé  de  simi- 
libus  ad  similia;  quia  non  reperitur  ita  simile  : 
unde  judex  est  dubius,  tune  recurrendum  est  ad 
Principem  :  vide  ibi  per  cum,  ubi  et  quid  si  du- 
Liuui  est  posiluní  in  opinionibusDoctorum,  et  non 


LEY  XV. 


Cómo  deben  obedecer  las  leyes  et  judgarse  por 
ellas. 

Ley  3.  tit.  i .  lib.  2.  Recop. 

Todos  aquellos  que  son  del  señorio  (4)  del 
facedor  de  las  leyes  sobre  quien  las  él  pone 
son  tenudos  de  las  obedescer  et  guardar ,  et 
judgarse  por  ellas,  et  non  por  otro  escripto  (2) 
ninguno  de  otra  manera  fecho.  Et  el  que  la  ley 
face  es  tenudo  de  la  facer  comp!ir(3) :  et  eso 
mesmo  decimos  de  los  qué  fuesen  de  otro 
señorio  que  feciesen  hi  pley to ,  ó  postura  ó 
yerro  (4)  en  la  tierra  onde  se  judgase  por  estas 
dichas  leyes.  Ca  maguer  sean  de  otro  señorio, 
non  se  pueden  escusar  de  estar  á  manda- 

est  communis  opinio ,  vel  illa  sit  evidenter  falsa , 
vel  possit  convinci  probabilibus  rationibus ;  videas 
ibi  per  eum,et  adde  ad  istam  legem  regisAlpbonsi 
in  curiis  de  Alcalá ,  quse  est  inserta  in  ordinatio- 
nibus  Taurinis. 


Subditi  conditoris  legum  ligantur  ejus  legibus. 
ítem  et  non  subditi  ratione  conlractus,  vel  delicti 
in  ejus  territorio  facli  :  ipse  tamen  conditor  eis 
non  ligatur,  sed  benefacit  si  secundum  eas  vivat. 
Hoc  dicit. 

(1)  Del  señorio.  Adde  1.  cúnelos  populos,  et  ibi 
Gloss.  et  Doctores,  C.  de  summa  Trinit.  et  fule 
Catholic.  et  1.  leges  sacratissimee ,  C.  de  legibus, 
et  eodem  tit.  1.  2. 

(2)  Por  otro  escripto.  Vides  ble ,  quód  per  alias 
leges  non  potest  judicari  in  istis  regnis  :et  sic  non 
per  leges  Imperatorum,  sen  alias  leges  juris  com- 
munis :  vide  quse  dixi  in  lege  6.  tit.  k.  parí.  5. 

(5)  Es  tenudo  de  la  facer  complir.  Quia  parum 
esset  jura  condere,  nisi  sint  minislri  quia  ea  exc- 
quanlur,  1.  i.%.  post  originem,  ff.  de  origine  ju- 
ris, cap.  ubi  periculum ,  %.  prcelerea,  de  elect.  in 
6.  cap.  único,  § .  et  quoniam,  de  statu  regid,  eod. 
lib. 

(U)  Postura  ó  yerro.  Contrabentes ,  aut  delin- 
quentes  ligantur  legibus ,  et  statutis  illius  regni , 
vel  loci,  ubi  contrabunt,  vel  delinquunt,  ut  bic, 
et  in  1.  si  fundas,  ff.  de  eviclion.  et  in  autbent. 
qua  in  Prov.  C.  ubi  de  cri.  agi  oport.  I.  sacularii, 
%.  \.  ffde  extra,  cri.  et  tradit  gloss.  in  cap.  á  no- 
bis,  de  senlent.  excom.  cap.  fin.  de  foro  compet. 
Et  quia  materia  isla  est  diíl'usa ,  et  babet  plurimas 
qiuesliones ,  recurrendum  est  ad  plené  tradila  per 
Barí.  Bal.  Albcr.  Salic.  Jas.  in  dicta  1.  cunctospo- 
pulos,  C.  de  summa  Trinit.  et  Fide  Catholic.  ubi 
íalissimétractalur,  lam  circa  delicia ,  quam  circa 
contraclus,  ct  ultimas  voluntates  :  et  vide  quíe 
dixi  in  l.  21.  tit.  11.  part.  5.  Quid  autein,  si  civis 


QUE  FABLA  DE  I<AS  LEYES, 

miento  dellas :  pues  el  yerro  ó  el  pleyto  ó  la 
postura  fecieron  do  ellos  han  poder.  Et  los 
que  esto  non  quisieren  facer  también  deben 
ser  apremiados  como  los  otros  de  la  tierra 
sobre  quien  las  ponen. 


ETC. 


13 


Salmaticensis  habeat  possessiones  in  territorio  ci- 
vitatis  Segobias,  et  Segobise  fíat  statutum,  quód 
fruménlum  extra  districtum  non  possit  cxporlari , 
an  ligabilur  statuto  talis  forensis,  qui  ibi  habebat 
possessiones  ?  Alberic.  in  dict.  1.  1  col.  6.  refert 
Oídrald.  tenuisse,  quód  non,  per  legem,  munerum, 
§.  praiterea,  ff.  de  muñe,  et  hono.  juncta  lege  1. 
ff.  ad  municipal,  nec  obstare  1.  si  pendentes ,  $.  si 
quid  cloacarii,  ff.  de  usufruct.  ibi.  Nam  solent  pos- 
sessores  certam  partem  fructuum  municipio  ví- 
liori  prelio  adjicere;  quia  ibi  nondicitur,  quód 
possessor  esset  forensis,  refert  tamen  Albe.  ubi 
supra,  Innoc.  tencre  oppositumin  cap.  postulasti, 
de  foro  compet.  Quód  sub  verbo  forte  dicit  Alber. 
csse  veriús ;  et  quód  ad  §.  prwterea  potest  respon- 
den,.quód  ibi  non  dicitur,  quód  civitas  non  possit 
imponere  legem  re,bus,  quee  sunt  in  suo  territorio ; 
sed  dicitur,  quód  certas  civitates  habent  ex  privi- 
legio ,  ut  pro  possessionibus ,  quas  alii  possident 
in  earum  territorio ,  possessores  praestent  certam 
quantitatem  frumenli  :  videas  de  ista  quasstionc 
per  Cinum ,  in  1.  1.  C.  quee  sit  longo,  consuetudo  : 
et  cum  de  jure  regni  interdictum  sit  populis  pro- 
hibere  istam  extractionem  frumenti  á  suis  terri- 
toriis,  et  permittatur  per  regnum  liberé  exportan, 
ut  in  1.  2.  et  5.  lit.  9.  lib.  6.  ordinam.  regii,  pro- 
cedet  quaeslio  in  casu,  quo  frumentum  est  necessa- 
rium  pro  civibus,  quo  casu  licité  prohiberi  posset 
asportatio ,  ut  in  1.  si  quis  per  divinam ,  et  ibi  Joan, 
de  Plat.  C.  de  aqueeduct.  lib.  11.  Etsi  isla  exlractio 
lieret,  quia  donünus  possessionum  velit  alibi  in 
regno  venderé,  non  posset,  et  subjiceretur  sta- 
tuto; quia  polios  teneretur  venderé  civibus  justo 
pretio ,  quam  alii ,  per  id  quod  notat  Bar.  argum. 
illius  legis,  in  1.  1.  C.  de  metall.  lib.  11.  1.  vendi- 
tor,  %.  si  constat,  ff.  commun.  prced.  Si  tamen  do- 
minus  velit  pro  suo  victu  asportare,  tune  forte 
posset ,  argum.  1.  trreeses,  C.  de  servil,  et  quod  ha- 
betur  in  dicto  §.  constat :  et  quia  cuín  fructus  sint 
jam  á  solo  separati,  non  judicantur  pars  rei,  ut 
procedat  quod  slatulum  teneat  ratione  rei  sitas  in 
territorio,  argum.  1.  defuncta,  ff.  de  usufruct.  et 
in  1.  fructus  pendentes,  ff.  de  rei  vindic.  et  sic 
cessant  dicta  Innoc.  in  dicto  cap.  postulasti;  et 
quod  etiam  dicit  Paulus  de  Castr.  in  1.  jubemus 
nullam  navem,  col.  1.  C.  de  sacrosanct.  Eccles. 
et  ex  quo  pro  possessione  illa  contribuit  in  terri- 
torio Segobiensi  cum  eseteris  civibus,  juxta  leges 
regni  frui  debet  fructibus  suis,  sicut  caeteri  cives , 
1.  secundum  naluram,  ff.  deregul.jur.  Etcum  in 
istal,  dicitur  dedelinquente.  quód  subjicitur  sta- 


LEY  XVI. 

Cómo  son  temidos  todos  de  guardar  las  leyes. 
Ley  5.  tit.  i .  lib.  2.  Recop.  —  Aut.  1 .  Ut.  4 .  lib.  2.  Recop. 

Guardar  debe  el  rey  (i)  las  leyes  como  á 
su  fechura  et  á  su  honra,  porque  recibe  poder 

tuto  loci,  ubi  delinquit,  limita  per  GIoss.  in  diclo 
cap.  á  nolis,  Cl.  1.  de  sentent.  excom.  quando 
statutum  probibet  faclum  illicilum  a  jure  com- 
muni ,  et  damnatum  :  secus  si  illud  de  jure  com- 
muni  non  esset  illicitum,  vide  Bald.  in  l.jus  civile, 
in  fine ,  ff.  de  justitia  et  jur.  quód  quando  statuta 
inveniunt  novam  materiam,  et  formam  in  delictis, 
ut  de  conviviis  non  faciendis ,  et  de  non  eundo  de 
nocte,  et  similia,  novitii  advenas  non  lenebunlur, 
quia  non  sunt  de  genere  deliclorum  :  adde  cum- 
dem  Bald.  in  1. 1.  ff  de  legibus,  versic.  et  per  hoc 
solvítur  queestio  de  adven,  ubi  simililer  dislingui- 
tur,  an  factum  alias  esset  illicilum  ,  vcl  damnatum, 
seu  inculpalum,  ínter  peonas  spiriluales,  et  alias  : 
ila  respondens  ad  ea,  quas  habentur  in  cap.  ut 
cnimarum,  %.  statuta,  de  cónsul,  in  6.  Dixit  eliam 
Bald.  in  1.  data  opera,  col.  6.  C.  qui  aecus.  non 
jioss.  quod  quando  slalula  de  nibilo  faciunt  ali- 
quid,  ut  cum  per  statutum  invenitur  novum  genus 
delicti  quoad  materiam  facli,  ut  quia  dicit  slalu- 
tum,  quód  non  possent  vendi  quasdam  res,  vel 
quód  Iricolse  non  possint  stare  propc  labernam ,  et 
similia,  quse  de  jure  communi,  ñeque  materia, 
ñeque  forma,  ñeque  nomc-n  sit  alicujus  delicti, 
tale  statutum  non  ligat  advenas,  ñeque  novos  cives, 
qui  possunt  dici  Tyrones,  et  excusantur  propter 
juslam  ignorantiam. 

LEX   XVI. 

Debet  Rex  servare  legem  tamquam  fachiram 
suam,  et  ejus  honorem  cus'odire,  el  populus  velut 
suam  vitam  et  lulelam ,  et  omnes  de  populo  ad 
legum  observanliam  lenenlur.  Hoc  dicit. 

(1)  Guardar  debe  el  rey.Concordat  cum  1.  digna 
vox,  C.  eod.  et/nsí.  quibus  modis  testal,  infirme. 
in  fine ;  C.  de  testa.  1.  ex  imperfecto :  1.  cum  multa, 
C.  de  bonis,  qua?  lib.  et  quód  Princeps  teneatur 
ad  observanliam  legis,  tradit  plené  Albe.  in  1. 
Princeps  legibus,  ff.  eod.  probans  boc  secundum 
Theologos ,  et  Philosopbos ;  diversimodé  tamen  in 
hoc  tenentur  legislator  el  subditi  :  nam  subdili  te- 
nenturnecessitate  coaclionis,  legislator  sola  volún- 
tate promotionis  boni  communis :  nullus  enim  im- 
perat  sibi ,  vel cogit  se  ipsum,  1.  penult.  ff.  de  arbil. 
sic  Princeps  non  proprié  dicitur  sub  lege ,  sed  in 
legepositus:  tantas  enim  celsitudini  non  potest  lex 
imponi,  cui  Deus  et  ipsas  leges  subjecit,  Bal.  in 
cap.  1.  de  aliena  feud.  col.  fin.  Quid  autem  in  con- 
suetudine,  an  liget  Principem ,  vide  Andr.  de  Iser 
in  rubrica  de  consuetud,  rect.  feudi,  in  quaest. 

notab.  de  qua.  ibi  per  cuín,  qui  yuK,  quód  obligc- 

... 


1«' 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  I. 


et  razón  para  facer  justicia.  Ca  si  él  non  las 
guardase  vernia  contra  su  fecho  et  desata- 
rie  el  bien  (2),  et  venirle  hie  ende  dos  daños : 
el  primero  en  desatar  tan  buena  cosa  como 
esta  que  hobiese  fecho ,  el  otro  que  se  torna- 
ría en  daño  comunalmente  de  todo  el  pueblo. 
Et  por  este  lugar  avilesceria  á  si  mesmo,  et 
mostrarse  hie  á  par  de  mal  seso ,  et  serie  su 


mandamiento  et  sus  leyes  menospreciadas  (3): 
Et  otrosí  las  debe  guardar  el  pueblo  (4)  como 
á  su  vida  et  á  su  pro  5  ca  por  ellas  viven  en 
paz ,  et  reciben  placer  et  provecho  de  lo  que 
han ,  et  sinon  lo  feciesen  mostrarien  que  non 
querían  obedecer  mandamiento  de  Dios  nin 
del  señor  temporal ,  et  irien  contra  ellos  et 
metersehian  por  carrera  de  muerte  (5)  por 


tur  Princeps  consuetudine  rationabili ,  máxime  si 
consuetudo  talis  sit  inducía  sciente  Principe  domi- 
nante, et  dicit  Bal.  in  cap.  1.  |.  fin.de  Iris,  qui 
fcud.  dar.  pos.  quód  bonse,  et  naturales  consuetu- 
dines  ligant  Principem ,  vide  Bald.  in  cap.  1.  de 
natur.  feud.  in  princip.  et  de  nova  forma  fide.  in 
versic.  investitura. 

(2)  Desatarie  el  bien.  Tune  enim  jura  sua  ab  óm- 
nibus custodienda  sestimet,  quandó  et  ipse  illis 
reverentiam  prsebet :  injusta  est  enim  Principum 
auctorilas ,  si  quod  populis  probibent ,  sibi  licere 
paliuntur  s  cap.  jusiufii  est,  9  dist. 

(3)  Menospreciadas.  Tenetur  législator  vitare 
illud,  propter  quod  lex  sua  reddatur  suspecía  sub- 
dilis,  quibus  legem  imponit,  et  statuens  legem 
communem,  quam  non  serval,  reddit  eam  sus- 
pectam ,  quod  non  sit  utilis ,  vel  honesta ,  probatur 
in  dicta  1.  ex  imperfecto,  C.  de  test. 

(U)  El  pueblo.  Adde  1.  3.  C.  eod.  et  cap.  1.  de 
constit.  et  si  subditi  servare  nolunt  rationabilem 
constitutionem ,  compelli  possunt  per  superiorem 
ad  eam  servandam,  ut  hie  et  23.  qusest.  5.  cap.  de 
Liguribus,  et  tenet  Archidia.  in  §.  leges,  h.  distinct. 
Cardi.  in  procemio  Clementi.  in  versi.  universitati. 
I  ni  ó  et  dixit  Archid.  in  dicto  §.  leges.  Quód  si  po- 
pulus  non  vult  obedire  legibus  rationabilibus  Prin- 
cipis  sui,  possunt  ad  hoc  cogi  per  Papam,  qui 
habet  plenitudinem  potestatis.  Si  lamen  populus 
ab  initio  nollet  legem  recipere,  et  contra  eam 
sciente  conditore,  et  valente  contradicere ,  et  non 
conlradicente,faceret  plures  aclus  contrarios,  tune 
videtur  superior  acquiescere  illi  contraventioni , 
et  inobservantise ,  et  lex  non  ligaret :  ila  dixit  glo. 
et  ibi  Abb.  in  dict.  cap.  1.  de  treuga,  et  pace,  per 
tcx.  in  dict.  §.  leges ,  el  approbant  hoc  communiter 
Doct.  ut  attestatur  Felin.  in  dicto  cap.  1.  in  princip. 
qui  plures  hoc  tenentes  refert :  in  lege  enim  tacité 
videtur  actum,  ut  posl  promulgationem  recipialur, 
ct  si  non  recipitur ,  superiore  sciente  et  patienle , 
habetur  pro  non  facta,  ex  quo  superior  tolerat, 
quod  non  recipialur  :  si  autem  non  constaret  de 
scienlia  superioris ,  tune  ad  inducendum  desuelu- 
dincm  legis  non  receptse,  ut  ipsi  prsejudicelur, 
sufíicerent  decem  anni ,  per  quos  populus  stelit, 
quód  legem  noluit  recipere,  secundüm  Joan,  de 
Imol.  et  Card.  in  diclo  cap.  1.  de  treuga,  etpace, 
el  Prsepo.  Alexand.  in  dicto  §.  leges,  versic.  Pros- 
pasitus,  praedicta  declarando,  dicit:  Quód  ul Ira 
scienliam,  et  palienliam  superioris,  quod  lex  non 
recipilur ,  debet  intervenire  aliquis  actus ,  ex  quo 


prsesumeretur  aperté  de  consensu ,  et  beneplácito 
superioris  :  sola  enim  scientia,  et  palientia  non 
arguit  consensum  superioris ,  cúm  multa  per  pa- 
tientiam  tolerantur,  quse  si  deducía  essentin  judi- 
cio ,  non  tolerarentur,  cap.  jamdudum.  de  proeb. 
ex  quo  verbo  inducitur  magna  limitatio ,  et  decla- 
ratio  ad  omnia  supra  dicta.  Si  enim  Princeps  esset 
in  regno ,  et  sciret  desuetudinem  suse  legis ,  et  á 
subditis  non  recipi,  seu  á  majori  parte  populi ,  et 
ipse  cúm  valeat  contradicere ,  et  jubere  legem  ser- 
vari  ,  et  inobedientes  puniri ,  et  hoc  non  facit.  satis 
videtur  constare  de  suo  consensu,  et  beneplácito, 
quód  lex  non  servetur.  Et  ista  videtur  intentio 
communis  doctorum  loquentium  in  ista  materia , 
et  isto  modo  intelligit  etiam  Franciscus  de  Aretio 
consil.  il.procedendum  est  breviter,  col. 3.  Antón, 
de  Butr.  in  cap.  quia  circa,  de  consanguinitate , 
et  affinitat.  Si  vero  aliqua  alia  concurrant ,  ex  qui- 
bus non  ita  constaret  de  ejus  beneplácito,  imó 
forte  urgeant  in  oppositum,  quod  licet  Princeps 
sciat  et  tolerat,  non  tamen  sibi  placet,  quod  fit, 
imó  tolerat  forte  propter  vitandum  scandalum,  vel 
alias,  tune  recté  videtur  dictum  á  Prseposito  Alexan- 
drino,  quód  tune  sola  scientia  et  patientia  non 
sufficiat  sine  transcursu  decennii':  et  hoc  idem 
videtur  voluisse  Joan,  de  Imola  in  cap.  cum  jam- 
dudum, de  proeb.  ubi  postquam  retulit  dicta  An- 
tonii  in  dict.  cap.  quia  circa,  dicit  Imola,  se  hoc 
intelligere,  quandó  saltem  per  concursum  decennii 
Princeps ,  qui  sciret  non  observantiam ,  hoc  tole- 
ravit ,  ut  sic  ex  cursu  tanti  temporis  arguatur  ejus 
beneplacitum,  quandó  alias  per  actus  alios  prseter 
tolerantiam  non  appareret  de  hoc,  et  in  dubio,  ex 
quo  Rex  babel  nolitiam ,  quód  lex  sua  non  serva- 
tur,  etnon  improbat,  approbare  videtur,  Gloss. 
notabilis  in  1.  quo  enim,  ff.  remralam  háb.  ubi 
dicit  Glos.  quód  non  improbare  ratificationi  par 
est.  Adverte  etiam ,  quód  quandó  lex  per  omnia 
disponeret  idem  quod  jus  divinum,  tune  nihil  le- 
varet  non  receptio  legis,  ñeque  desuetudine  tolle- 
relur,  ñeque  posset  tolli,  cap.  fin.  de  consuet. 
Innoc.  in  Rubr.  de  consuet.  Abb.  et  Doct.  com- 
muniler  in  dict.  cap.  1.  de  treuga,  et  pace,  vide 
Feli.  in  3.  declaratione ,  per  quem  poteris  videre 
multa  alia,  quse  per  8.  col.  eleganter  cumulavit  in 
ista  materia  :  vide  etiam  per  Jas.  in  1.  rem  non 
novam,  C.  dejudi.  per  Prsepos.  Alexand.  in  dict. 
%.  leges,  ubi  ponit.  h.  conclusiones  in  ista  materia: 
vide  ibi  per  eos. 
(b)  Por  carrera  de  muerte,  Quia  in  libris  Regum 


QUE  FABLA  DE  JLAS  LEYES,  ETC. 


15 


tres  razones;  Id  primera  por  desmanda- 
miento,  la  segunda  por  osadía,  la  tercera 
por  maldat,  mostrándose  por  malos  et  que 
les  placía  mas  del  mal  que  del  bien.  Et  por 
estas  razones  sobredichas  son  tenudos  los 
reyes  de  las  guardar,  et  todos  los  otros  de  la 
tierra  comunalmente.  Et  desto  non  puede 
ninguno  ser  escusado  por  razón  del  linage , 
nin  de  creencia  (6),  nin  de  poder  (7),  nin  de 
honra  ,  nin  aun  por  demostrarse  en  su  vida 
por  vil  (8)  en  sus  fechos  •,  ca  pues  que  hi  es  lo 
que  tañe  á  loor  de  Dios  et  acrecentamiento 
de  la  fe,  et  [otrosí  lo  que  tañe  á  los  reyes  et 
á  los  otros  grandes  señores  en  como  deben  fa- 
cer para  endereszar  su  señorío,  et  otrosí  á 
los  de  la  tierra,  cuyo  es  el  pro  comunalmente, 
ct  que  cada  uno  recibe  su  parte  del ,  ninguno 
non  puede  ser  escusado  de  las  non  obedecer 
nin  guardar  ;  ca  los  que  las  non  obedecen 
irían  contra  los  fechos  de  Dios  et  de  los  se- 
ñores temporales ,  et  seria  á  daño  de  si  mes- 
mos  et  de  la  tierra  onde  fuesen  naturales  et 
moradores ,  et  por  derecho  caerían  en  tres 


penas,  en  la  de  Dios,  en  la  del  señor  natural 
et  en  la  del  fuero  de  la  tierra. 

LEY  XVII. 

Por  quales  razones  se  deben  emendar  las  leyes. 

Pragmática  del  principio  de  la  Recop.— LL.  3.  y  7.1U.  1. 
lib.  2.  Recop. 

Porque  ninguna  cosa  non  puede  ser  en  este 
mundo  fecha  que  algunt  emendamiento  (4) 
non  haya  de  haber  ;  por  ende  si  en  las  leyes 
acaescieren  algunas  cosas  que  sean  hi  puestas 
que  se  deban  emendar,  hase  de  facer  desta 
guisa  :  si  el  rey  lo  entendier,  primero  que 
haya  su  acuerdo  con  homes  buenos  et  enten- 
dudos  (2)  et  sabidores  del  derecho ,  et  cate 
bien  quales  son  aquellas  cosas  que  se  debe 
emendar,  etesto  que  lo  faga  con  los  mas 
homes  buenos  que  podiere  haber,  et  de  mas 
tierras  porque  sean  muchos  en  el  acuerdo  • 
ca  maguer  el  derecho  noble  cosa  es  et  buena, 


lcgilur  :  Qui  non  obedierit  Principi,  morte  moria- 
lur,  cap.  2.  de  majo,  el  obed.  et  tradit  Abbas  post 
bealum  Thomam ,  et  alios  in  cap.  nam  concupis- 
cenliam,  de  constitulion.  quando  est  certum  de 
mente  legis,  quod  intendit  prsecipere,  tune  cerlum 
est,  quod  obligat  contravenientem  ad  peccatum 
moríale ,  et  sic  intelligit  dictum  superius  relatum : 
Qui  non  obedierit  Principi,  et  cap.  quod  prceci- 
pitar,  ik.  qusest.  1.  aut  non  constat  de  mente  legis, 
et  tune  si  loquitur  per  verba  prsecepliva ,  tune  ob- 
ligat contravenientem  ad  moríale;  nam  resistendo 
superiori ,  resislilur  Deo ,  ad  Rom.  13.  cap.  qui  re- 
sista, et  cap.  si  dominus,  et  cap.  Julianus  11. 
quoest.  5.  nisi  materia  legis  non  esset  necessitativa, 
"quiatunc  verba  inipropriantur,  nam  verba  deser- 
ví unt  intenlioni ,  non  é  contra.  Si  vero  lex  loqualur 
per  verba  consultiva,  seu  exortativa,  tune  non 
obligat  contravenientem  ad  peccatum ,  3.  distinct. 
§r  heve  et  si  legibus,  et  dict.  cap.  quod  prcecipitur, 
nisi  esset  circa  consilium  reverenf ice,  ut  notat  idem 
Abb.  in  cap.  1.  de  constit,  col.  2.  aut  loquitur  per 
verba  communia ,  ut  statito ,  decenio ,  vel  quid  si- 
mile ,  tune  non  obligat  contravenientem ,  saltem  ad 
moríale :  nam  sicut  non  omnis  contravenlio  legis 
inducit  mortem  temporalem ,  ita  non  debel  indu- 
cere  mortem  seternam  :  item  non  omnis  trans- 
gressio  mandati  Principis  est  digna  morte,  sed 
quando  quis  non  obedierit  Principi,  inducendo 
sebisma,  per  id  quod  habetur  in  cap.  denique,  7. 
qusest.  1.  Arcbi.&.qusest.  i.insumma,  vel  quando 
non  obediret  in  bis,  qiwe  tendunt  ad  vindictam 
nialorum ,  secundüm  Glos.  ibi  et  Joan,  de  Jmol.  in 


dict.  cap.  2.  et  adde  ques  dixi  in  dicta  1.  16.  tilul. 
13.  2.  partí t. 

(6)  De  creencia.  Infideles  ergó  subditi  Principis 
Clmstiani  tenentur  ad  observanliam  legis  ab  ipso 
promulgatse,  ut  bic,  et  in  leg.  Judcei,  C.  de  Ju~ 
dcüis;  Glos.  in  cap.  jus  Quiriium,  i.  dist.  Inno.  in 
cap.  quod  super  his,  de  voto.  Joan.  And.  in  cap. 
gáudemus,de  divor.  qualiter  tamen  succedant  pa- 
rentibus  suis,  vide  quse  dixi  in  leg.  6.  tilul.  24. 
7.  part.  el  in  hoejuris  principio  fundatur  lex  Con- 
stantini  prohibcnlis  sacrificia ,  et  templa  pagano- 
rum,  in  1.  1.  C.  de  Pagan,  et  templ.  eorum. 

(7)  Nin  de  poder.  Graviora  facit  vitia  sublimitas 
peccantium,  cap.  nulli  fas,  2o.  qusest.  1. 

(8)  Vil.  Sed  contra  de  1.  quee  adulterium,  C.  de 
adult.  ubi  vilitas  vitpe  non  sinit  quem  legum  la- 
queis  innodari.  Sed  responde ,  ut  per  Glos.  et  Ang. 
ibi ,  quod  ipsa  mulier  vilis  vita? ,  non  liberalur  á 
pcena  legis ,  sed  habens  accessum  ad  eam ,  quaj 
meretricio  more  vivit. 

LEX.    XVII. 

Si  expediat  leges  ánlíqüas  abolori,  vel  mulari, 
rcx  debet  id  lacere  de  consilio  piurimorum  sa- 
pientum  in  jure,  bis  qui  eipriniuntür  hic  prius 
consideratis ,  et  abolita  per  provincias  faceré  pu- 
blican. Hoc  dicil  cuín  lego  sequeníi. 

(í)  Emendamiento.  Adde  quod  habetur  iu 
prooemio  Clenienjiná. 

(2)  Con  homes  entendudos.  Vide  1.  humanum , 
C.  eod.  et  si  non  servet  Rex  islam  lonnaai ,  n¡h¡lo- 
minus  tenebit  lex,  ut  per  onmes  Doctores  ibi. 


10 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  I. 


quanto  mas  acordado  es  et  mas  entendido, 
tanto  es  mejor  et  mas  firme.  Et  quando  desta 
guisa  fuere  bien  acordado ,  debe  el  rey  facer 
saber  por  su  tierra  los  yerros  que  ante  habie 
en  las  leyes  en  que  eran,  et  como  tiene  por 
derecho  de  mudarlas  •,  et  esta  es  una  de  las 
mayores  et  mejores  maneras  por  do  emendar 
se  puedan.  Pero  si  el  rey  tantos  homes  non 
podiere  haber ,  nin  tan  entendudos  nin  tan 
sabidores,  halo  de  facer  con  aquellos  que 
entendiere  que  mas  aman  á  Dios,  et  á  él  et 
al  pro  de  la  tierra. 

LEY  XVIII. 

Cómo  non  deben  seer  desatadas  las  leyes,  salvo 
por  razones  ciertas. 

Ley  8.  tit.  1.  lib.  2.  Rccop.  —  Auto  i.  tit.  i.  lib.  2. 
Rccop. 

Desatadas  non  deben  seer  las  leyes  por 
ninguna  manera,  fueras  ende  si  ellas  fue- 
sen tales ,  que  desatasen  el  bien  que  deben 
facer  :  et  esto  seria  si  hobiese  en  ellas  alguna 
cosa  contra  la  ley  de  Dios  (4) ,  ó  contra  de- 
recho señorio  (2),  ó  contra  grant  pro  comu- 
nal (3)  de  toda  la  tierra ,  ó  contra  bondat 
conoscida  (4).  Et  porque  el  facer  es  muy  grave 
cosa ,  et  el  desfacer  muy  ligera  (5) ,  por  ende 
el  desatar  de  las  leyes  et  tollerlas  del  todo 
que  non  valan,  non  se  debe  facer  sinon  con 


grant  consejo  (6)  de  todos  los  homes  buenos 
de  la  tierra ,  los  mas  buenos  et  honrados  et 
mas  sabidores ,  razonando  primeramente  los 
males  que  hi  fallaren,  por  qué  se  deban  toller ; 
otrosi  los  bienes  que  hi  son  et  que  pueden 
ser.  Et  después  que  todo  lo  hobieren  visto,  si 
fallaren  las  razones  de  las  leyes  que  tiran 
mas  á  mal  que  á  bien,  puedenlas  desfacer  et 
desatar  del  todo :  et  si  fallaren  que  hay  en  ellas 
bien  á  una  grant  partida ,  como  quier  que 
non  eguale  con  el  mal,  deben  toller  lo  que 
sobrare,  et  egualarlo  con  la  bondat  del  bien , 
asi  que  de  la  bondat  del  bien  et  del  esperedum- 
bre  del  mal  nazca  dende  derecho  bueno  (7)  et 
comunal.  Onde  por  todas  estas  maneras  que 
habernos  dichas  se  pueden  desatar  las  leyes , 
et  non  por  otras. 

LEY  XIX. 

En  qué  manera  deben  ayuntar  con  estas  leyes 
las  que  se  ficieren  de  nuevo. 

Ley  7.  tit.  1.  lib.  2.  Recop.  —  Ley  3.  idem. 

Acaesciendo  cosa  de  que  non  haya  ley  en 
este  libro  (4)  porque  sea  menester  de  se  hacer 
de  nuevo  (2),  debe  el  rey  ayuntar  homes  sabi- 
dores entendudos  para  escoger  el  derecho, 
porque  se  acuerde  con  ellos  en  que  manera 
debe  ende  facer  ley  •,  et  desque  acordado  lo 
hobieren ,  hanlo  de  meter  primeramente  en 
su  libro  (3),  et  desi  en  todos  los  otros  de  su 


iex  xvm. 

(1)  Contra  la  ley  de  Dios.  Adde  cap.  nxúli  fas, 
et  cap.  sunt  quídam,  et  cap.  omne,  2b.  qusest.  1. 

(2)  Contra  derecho  señorío.  Polest  intelligi ,  id 
est,  si  lex  esset  contra  ea,  quse  sunt  de  supremo 
dominio  regís,  facitl.  legatus,  ff.  deoffic.prcesid. 
ct  quae  notal  Bart.  in  1.  prohibere,  $.  plañe,  ff. 
quod  vi ,  aut  clam ,  el  Bald.  in  1. 1 .  versic.  in  initio, 
coluinn.  penult.  ff.  de  offic.  prcefe.  urbis,  versic. 
nota  tamen,  vel  intellige,  si  aliquid  statueret 
alienando,  el  tolaliter  se  et  regibus  expropriando 
aliqua  civilate,  vel  castro  regni,  ut  in  cap.  non 
liceut  Papve ,  12.  quaíst.  2.  cap.  intellecto,  deju- 
rejur.  1.28.  titul.  11. 3.  part.  leügiinleg.  8.  litul.  1. 
c2.part.  alegando  consiliumPaul.  de  Castr.  l.volu. 
cons.  70.  et  per  Alexandr.  cons.  24.  column.  fin. 
volum.  b. 

(3)  Contra  grant  pro  comunal.  Adde  cap. 
quw  ad  perpetuam,  2b.  quaíst.  1.  et  cap.  erit  aulem 
lex,  h.  distinct. 

(H)  Bondat  conoscida.  Nota benó,  et  adde  cap. 
omne,  25.  qusest.  1.  ct  dict.  cap.  erit  aulem  lex, 
ct  conferunt,  quje  notat  ¿ano,  ja  cap.  inquisUionf, 


de  sentenlia  excom.  cum  tractat  de  injusto  prse- 
cepto  Papa; ,  et  Abbas  in  cap.  quod  super  his ,  de 
major.  et  obed.  et  in  cap.  cum  teneamur,  de 
prcebend.  Féli.  in  cap.  si  quando,  column.  5.  de 
rescript. 

(b)  Desfacei¡  muy  ligera.  Adde  cap.  ínter  corpo- 
ralia ,  in  principio ,  de  translat.  Episc.  vel  electi. 

(6)  Sinon  con  grant  consejo.  Vide  1.  in  rebus, 
ff.  de  const.  Princ.  1.  minime,  ff.  de  legibus. 

(7)  Nazca  derecho  bueno.  Ex  duobus  contrariis 
íit  optimum  temperamentum ,  ut  hic ,  et  in  1.  si 
servos,  ubi  etiam  Bart.  notat.  ff.  depig.  actio. 

LEX    XIX. 

Leges  sunt  condendse  cum  consilio  procerum, 
et  peritorum  in  jure  :  et  debent  inscribi  in  libro 
regio,  et  postea  in  alus  libris  per  regnum.  Hoc 
dicit. 

(1)  En  este  libro.  Nota  hoc  verbum  ad  ea,  quse 
dixi  in  1.  6.  tit.  h.  h.  part.  et  vide  1.  2.  versic.  sed 
quia  divinoe  res,  C.  de  veter.jure  enucleando. 

(2)  De  nuevo.  Concordat  cum  1.  humanum,  C. 
cod. 

(3)  En  su  libro,  Ad  quem  recurrí  posset  pro  Ye- 


QUE  FABLA  DE  LAS  LEYES,  ETC, 


17 


tierra  sobre  que  él  ha  poder  et  señorío.  Et  las 
leyes  que  destá  guisa  son  emendadas  et  fechas 
de  nuevo  valen  tanto  como  las  primeras ,  ó 
mas  5  porque  las  primeras  hanlas  usado  los 
hornes  de  luengo  tiempo,  que  son  cómo  en- 
vejecidas, et  por  uso  de  cada  dia  reciben 
enojo  dellas  :  et  otrosí  porque  los  homes  na- 
turalmente cobdician  oir,  et  saber  et  veer 
cosas  nuevas  (4).  Et  por  ende  los  que  facen  las 
leyes  deben  querer  que  el  bien  et  el  derecho 
que  ellos  de  ante  sopieron  que  non  lo  destor- 
ben  nin  lo  dañen  los  que  después  vinieren 
con  peor  entendimiento.  Et  por  ende  debe  ca- 
tar el  que  las  leyes  federe  lo  de  ante  et  lo 
después ,  et  desque  estas  dos  cosas  bien  ca- 
tare ,  luego  entenderá  qué  es  lo  de  medio ;  et 
las  leyes  quedesta  guisa  feciesen,  han  de  seer 
puestas  con  las  otras,  et  aun  adelantadas  en- 
trellas. 

rítate  litterse,  si  alii  depraventur,  ut  recurriíur  ad 
Pandectas ,  quse  sunt  Pisis ,  ad  quas  fuit  recur- 
sum  per  Bartol.  ut  ipse  testatur  in  1.  si  creditor, 
%.  1.  ff.  de  distrac.  pign.  et  etiam  in  1.  si  ut  certo, 
$.  siduobus  vehiculum,  column.  U.  ff.  commoda. 
Dicit  idem  Bartol.  quód  perscrutalus  est  Pandec- 
tas :  ego  homunculus  ita  deprávalos  reperi  in 
Hilera  libros  istos  Partitarum ,  quód  in  multis  locis 
deficicbant  integra  sententise ,  et  in  multis  legibus. 
deíiciebant  plures  linese ,  in  ipsa  contextura  litterse- 
multse  mendositates ,  ita  quod  sensus  colíígi  non 
poterat :  in  multis  una  littera  pro  alia ,  et  ob  Dei 
omnipotentis  obsequium,  et  amorem  patrise  labo- 
ravi  indefessé  antiquissimos  Partitarum  libros  de 
manu  conscriptos  revolvens,  cum  peritis  confe- 
rens,  et  dicta  sapientum  anliquorum,  de  quibus 
fuerunt  sumpti,  considerans,  et  quantum  po luí, 
veritatem  litterse  detexi ,  et  suo  candori  restituí , 
millo  humano  adjulorio  concurrente,  et  ut  firmiter 
credo,  cum  magis  auxilium  defecit  humanum, 
tanto  largius  successit  divinum  suffragium ,  a  quo 
cuneta  bona  procedunt. 

(Ji)  Cosas  nuevas.  Omnia  nova  placent,  ut  lúe, 
et  in  prima  constitutione ,  ff.  vete.  $.  itaque,  et  ibi 
notat  Bald. 

IEX  XX. 

Nemo  excusatur  á  pcena,  prsetextu  ignorantise 
legis.  Hoc  dicit. 

(1)  Que  las  non  saben.  Adde  1.  13.  Ut.  14.  5. 
partita,,et  hic,  et  ibi,  et  in  1.  próxima  :  sumatur 
in  hoc  titulus  ff.  et  C.  de  juris,  et  facti  ignorantia, 
et  adde  1.  leges  sacratissimoe ,  C.  eod. et  1.  regula, 
ff.  dejur.  et  facti  ignorantia,  et  1.  constitutiones , 
C.  eod.  Leges  ergo  postquam  inclusas  sunt  in 
corpore  juris ,  non  licet  eas  ignorare ;  item ,  ñeque 
legem  novam  post  dúos  menses  á  die  publica- 
tionis,  ut  in  aulhent.  ut  fados  noves  conslitu- 
Tom.  1. 


LEY  XX. 


Por  cuales  razones  non  se  pueden  los  homes  es- 
cusar  del  juicio  de  las  leves  por  decir  que  las 
non  saben. 

Ley  2.  üt.  i.  lib.  2.  Rccop. 

Escusar  non  se  pueden  de  la  pena  de  las 
leyes  alguno  nin  algunos  por  decir  que  las 
non  saben  (1);  ca  pues  por  ellas  se  han  de  man- 
tener recibiendo  derecho  et  faciéndolo,  razón 
es  que  las  sepan ,  ó  por  loallas ,  ó  por  tomar 
el  entendimiento  dellas  de  los  que  las  leye- 
ren ,  ó  por  saberlas  el  mesmo  bien  razonar  en 
otra  manera  sin  leer ;  ca  escusa  han  los  homes 
en  si  mesmos  por  muchas  de  cosas  que  les 
acaescen ,  asi  como  enfermedades  et  otras 
cuitas  muchas  que  pasan  en  este  mundo ;  pero 
non  se  deben  escusar  que  non  envíen  (2) 

tiones,  et  si  quis  primo  eam  sciebat,  quám  lapsi 
essent  dúo  menses,  lenetur  faciendo  contra  ipsam, 
argum.  1.  fin.  ff.de  decr.  ab  ordi.  fact.  et  in  cap.  1. 
de  post.  prwla.  bonus  text.  in  cap.  1.  deconcess. 
prcebend.  in  6.  item  extravagantes  publicé  notas 
non  licet  ignorare ,  Bal.  in  dicta  1.  leges  sacratis- 
simoe ,  per  quem  vide ,  an  in  faciente  contra 
legem  ,  prsesumatur  dolus ,  vel  lata  culpa ;  et 
quando  legis  inlellectus  est  dubius ,  excusatur 
quis  á  juris  ignorantia  :  vide  Gloss.  in  cap.  único, 
in  verbo ,  de  costero,  de  postul.  precia,  in  6  :  dicta 
1.  regula,  et  Abb.  in  cap.  fin.  2.  notabil.  de  con- 
sta, et  in  cap,  pastoralis,  col.  3.  de  rescript. 

(2)  Que  non  envíen.  Ut  instruatur  scilicet  per 
peritiores,  ut  hic,  et  in  dicla  1.  regula,  vers.  sed 
juris.  ff.  de  jur.  et  fact.  ignor.  et  ut  pleniús  scias 
quando  nocet  ignorantia  meri  juris  civilis,  dis- 
tingue :  nam  aut  erratur  in  judicio  ante  litem 
conlestatam ,  et  tune  excusat  probata  causa  erroris 
legitima ,  1.  is  qui  se  obtulit,  ff.  de  rei  vindicat.  1. 
de  átate,  $.  Celsus,  ff.  de  interrogat.  action.  post 
litem  vero  contestatam,  non  excusat,  1.  non  fa- 
tetur,  et  ibi  Bartol.  ff.  de  confes.  cap.  ignorantia, 
et  ibi  Dinus  de  regid,  jur.  in  6.  aut  erratur  extra 
judicium,  et  si  tractatur  de  damno  evitando,  et 
tune  excusat,  1.  juris  ignorantia,  ff.  dejims,  et 
facti  ignorantia,  Glos.  magn.in dicta lege,  regula, 
ubi  excipit  casum  1.  error,  C.  ad  l.  Falcidiam  : 
dic  lamen  in  hoc  latiús ,  secundum  Salicetum  ibi , 
quod  aut  erratur  in  eo  casu ,  in  quo  requiritur 
dolus  verus,  et  tune  ignorantia  juris  excusat,  1. 
si  quis  in  gravi,  %.  si  quis  ignorans,  ff.  ad  Sylla. 
aut  ubi  sufficit  dolus  prsesumptus ,  vel  lata  culpa , 
et  tune  siquidem  illud  jus  erat  publicé  notum 
veré,  vel  juris  prsesumptione ,  ut  quia  cucurre- 
runt  dúo  menses  á  die  publicationis ,  et  tune  juris 
ignorantia  non  excusat,  ut  hic,  et  in  dict.  1.  coji- 
itilutiones,  Si  Yero  non  esset  nolum  veré,  vel  juris 

2 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  I. 


otros  en  su  lugar  que  muestren  su  derecho : 
et  si  non  bobieren  quien  enviar,  deben  lo  facer 
saber  á  sus  amigos  que  en  aquel  lugar  fueren 
do  se  ellos  han  de  judgar  por  las  leyes,  que 
lo  demuestren  et  razonen  por  ellos,  et  darles 
poder  como  lo  fagan.  Et  pues  que  por  si,  ó 
por  sus  mandaderos  ó  por  carta  se  pueden 
escusar,  non  son  ellos  escusados  por  decir 
que  non  saben  las  leyes,  nin  tal  razón  como 
esta,  si  la  dixieren,  non  les  debe  ser  cabida. 

LEY  XXI. 

Quedes  son  aquellos  que  se  pueden  escusar  de 
la  pena  que  las  leyes  mandan  por  las  non 
saber. 

Ley  2.  tit.  i.  lib.  2.  Recop.  —  Auto  19.  tit.  11.  lib.  8. 
Rccop. 

Señaladas  personas  son  las  que  se  pueden 
escusar  de  non  recebir  la  pena  que  las  leyes 
mandan,  maguer  non  las  entiendan  nin  las 
sepan  al  tiempo  que  yerran  faciendo  contra 
ellas  ,  asi  como  aquel  que  fuese  loco  de  tal 


locura  que  non  sabe  lo  que  Be  face  :  et  ma- 
guer entendieren  que  alguna  cosa  fizo  por 
que  otro  home  debiese  seer  preso  ó  muerto 
por  ello ,  catando  cómo  aqueste  que  deximos 
non  lo  face  con  seso ,  non  le  ponen  tamaña 
pena  (4)  como  al  otro  que  está  en  su  sentido. 
Eso  mismo  decimos  del  mozo  que  fuese  me- 
nor de  catorce  años  et  la  moza  menor  de  doce 
años  ;  ca  maguer  probasen  yerro  de  luxu- 
ria  (2),  sol  que  non  sopiesen  facerlo  (3),  estos 
átales  son  escusados  de  la  pena  de  las  leyes 
por  non  haber  entendimiento  :  mas  si  por 
aventura  fuesen  menores  de  diez  años  et  me- 
dio (4),  et  feciesen  algún  otro  yerro,  asi  como 
furto ,  ó  homescida  ,  ó  falsedat  ó  otro  mal 
fecho  qualquier,  serian  otrosí  escusados  de 
las  penas  que  las  leyes  mandan  por  mengua 
de  edat  et  de  sentido.  Otrosi  decimos  que  los 
caballeros  (5)  que  han  á  defender  la  tierra  et 
conquerida  de  los  enemigos  de  la  fe  por 
armas,  deben  ser  escusados  por  non  guardar 
las  leyes :  et  esto  seria  si  perdiesen  et  menos- 
cabasen (6)  algo  de  lo  suyo  andando  ajuicio, 
ó  por  razón  de  posturas  et  de  pleytos  que 


prsesumptione ,  et  tune  excusat,  1.  fin.  ff.  de  de- 
creí,  ab  ordin.  fac.  Si  vero  erretur  in  eo,  in  quo 
suí'íieit  kvis,  ve!  levissima  culpa,  tune  non  ex- 
cusa^ quia  ignoraétia  juris,  cum  sit  lata  culpa, 
esí  plus  quam  levis  culpa.  Si  autem  tractetur  de 
lucro,  et  lunc  si  cum  allerius  injuria,  ut  per  usu- 
capionem ,  non  prodcst  ñeque  loleralur  ignorancia 
juris,  sive  potuit  consulere  peritiores,  sive  non 
poíuit,  dict.  1.  juris  ignorantia,  et  1.  si  fur,  et  1. 
numquam,  ff.  de  usucap.  Si  vero  lucrum,  de  quo 
traclatur,  non  sit  cum  alterius  injuria ,  tune  dis- 
tingue :  aut  non  potuit  consulere  peritiores  ,  et 
excusat  toleralurque  juris  ignorantia ,  aut  potuit 
peritiores  considere,  el  non  lolcratiír,  ñeque  ex- 
cusat, dicta  1.  regida,  vers.  sed  juris,  et  ibi  nolat 
Gloss.  1.  2.  §.  fin.  ff.  quis  ordo  in  bonorum  poss. 
senelur,  fallit  in  casu  1.  si  dúo,  ff.  de  acquir. 
hcered.  et  de  ratione  specialitatis ,  dic  ut  ibi  ■  mi- 
nores tamen  ,  vcl  etiam  milites ,  vel  midieres 
excusat  ignorantia  juris  civilis ,  ut  in  lege  sequent. 
ct  ibi  dicam  in  glos.  8.  et  dicam  etiam ,  quid  si 
erretur  in  jure  natural! ,  vel  quasi. 

LEX   XXI. 

Excusatur  stultus  á  peería  legis  ex  factis  durante 
furore,  vel  insania.  ítem  pupillus  minor  quatuor- 
decim  annis,  vel  pupilla  minor  duodecim  in  de- 
licio carnis  excusanlur  a  peona  legis ,  nec  tenentur 
etiam  ex  alus  deliclis  perpetratis  infra  decimum 
annum  cum  dimidio.  Ítem  juris  ignorantia  excusat 
mililcm,  dum  est  in  armorum  usu  :  et  idem  in 
rustico,  ct  pastore.  Hoc  dicit. 


(1)  Tamaña  pena.  Imó  nullam ,  ut  in  1.  9.  tit.  1. 
et  in  1.  5.  tit.  8.  7.  partita,  et  in  prorsus  demen- 
libus,  in  quibus  non  cadit  dolus,  ñeque  culpa, 
procedunt  istae  íeges  plana?.  ín  slulto  lamen ,  qui 
aliquid  inlelligit,tunc  stultus  in  culpa  sapiens  erit 
in  peona,  cap.  qui  ea,  58.  dist.  1.  sermis,  ff.  quod 
vi,autclam. 

(2)  Yerro  de  luxuria.  Adde  1.  9.  tit.  1 .  7.  par- 
tita,  et  qiuc  ibi  dixi. 

(5)  Sol  que  non  sopiesen  facerlo.  Id  est,  solúm 
quod  non  intelligeret  malum  quod  faceret,  etsi 
de  facto  faceret,  et  ita  non  conlrariatur  lex  9.  tit. 
1.7.  parí.  Si  crgo  esset  doli  capax,  videtur  quod 
teneretur  :  vide  quse  dixi  in  dicta  lege  9. 

(h)  De  diez  años  el  medio.  Vide  dict.  1.  9.  tit  1. 
7.  parí.  eUibi  dicta. 

(b)  Los  caballeros.  Concordat  cum  1.  regula, 
§.  si fii i us  familias ,  ff.  de  jur.  el  facli  ignor.  1. 1 .  C. 
eod.  1.  fin.  in  princip.  C.  dejare  delib.  et  procedit 
in  milite  ármala?  milite ,  ut  hic  dicitur,  et  non  in 
milite  coelestis  mililise,  secundum  Bart.  et  alios  in 
dicta  lege  1.  ñeque  in  advocatis,  licet  alias  dicanlur 
militare,  secundum  Salic.  ibid.  Ñeque  etiam  mili- 
tibus  licet  ignorare  jura  contractus ,  ut  nolat  Bal.  in 
cap.  único,  de  vassal.  qui  contra  constituí.  Lotha. 
el  in  cap.  1.  de  conlrov.  ínter  dom.  et  empt.  feucl. 

(G)  Menoscabasen.  Etiam  respectu  lucri  procedit, 
ut  et  probatur  in  dicto  §.  si  filius  familias.  Ñeque 
distinguilur,  potuit,  vel  non  potuit  consulere  pe- 
ritiores, proutr  distinguilur  in  privalis,  cum  mi- 
liles  in  hoc  sint  privilegiati ,  ut  declarat  gloss, 
nolabil.  in  $.  notandum  i,  qiuest.  h, 


QUE  FABLA  DE 

hobiesen  fechos  á  daño  de  sí ,  ó  porque  ho- 
biesen  perdido  algo  de  lo  suyo  por  razón  de 
tiempo :  pero  estas  cosas  se  entienden  seyendo 
ellos  en  guerra  (7).  Ca  bien  et  derecho  et  ra- 
zón es  que  aquel  que  su  cuerpo  aventura  en 
peligro  de  prisión  ó  de  muerte  que  non  le  den 
otro  embargo,  porque  aquello  se  destorbe; 
nin  el  que  se  non  meta  á  estudiar  nin  apren- 
der leyes ,  porque  el  fecho  de  las  armas  dexe. 
Mas  si  el  caballero  feciere  traición ,  ó  aleve , 


LAS  LEYES,  ETC.  19 

ó  falsedat  ó  yerro  que  otro  home  debiese  en- 
tender naturalmente  (8)  que  mal  era ,  non  se 
puede  escusar  que  non  haya  la  pena  que  las 
leyes  mandan.  Eso  mesmo  decimos  de  los  al- 
deanos que  labran  la  tierra  (9)  et  moran  en 
los  lugares  do  non  hay  poblado ;  et  de  los  pas- 
tores que  andan  con  los  ganados  en  los  mon- 
tes ó  en  los  yermos  ;  et  de  las  mugeres  (10) 
que  morasen  en  tales  lugares  como  estos. 


(7)  En  guerra.  Nota  bené ,  et  adde  ad  ea ,  quse 
dixi  in  1.  ft9.  tit.  8.  pcrt.  5.  et  vidc  per  Cinum ,  ct 
Salic.  in  dicta  lege  1..  C.  dejur.  el  facti  ignor. 

(S)  Naturalmente.  Non  ergo  militem,  ñeque 
minorcm,  pubcrem,  seu  alium  privilegiatum  ex- 
cusat  ignoranlia  juris  naturalis ,  vel  quasi  naturalis 
ul  hic  et  in  aulhent.  ut  cum  de  appellat.  cog. 
$.  causas  ,,et  Instit.  de  obligat.  quai  ex  del.  nasc. 
$.  1.  Gloss.  in  1.  regula,  in  Gloss.  magn.  ff.  dejur. 
et  fací,  ignoranlia ,  1.  si  adulterium  cum  incesta, 
%.  sluprum,  et§.  nonnunquam,  ff.  de  adult.  Qnia 
jure  nalurse,  id  est,  ralione  ínsita  á  natura,  quse 
cadit  in  bominem ,  prout  est  animal  rationale ,  isla 
delicia  sunt  probibita  :  de  ignoranlia  vero  juris 
quasi  naturalis  exenvplifica ,  ut  in  lege  2.  C.  de  in 
fus  vocund.  ct  in  alus,  ut  per  Gloss.  in  dicta  1.  re- 
gula, ubi  Salic.  nitilur  impugnare  illud  exemplnm 
de  matre,  quaa  non  petiit  tutorem*  filiis,  quod  isla 
non  sil  ignoranlia  juris  quasi  naturalis,  cum  mulier 
minor  in  hoc  excusetur,  1.  licet,  C.  si  adrers.  del. 
et  tándem  reliquit  cogilandum  :  exempliíica  eliam , 
ut  in  1.  1.  ff.  ad  Macedón. 

(9)  Aldeanos  que  labran  la  tierra.  Rusticus  in- 
tclligilur,  qui  est  rusticus  opere  et  conversatione , 
ut  ble  Iradil  Bal.  in  1.  2.  C.  de  rescind.  vend.  col.  S. 
scu  qui  quotidie  sunt  in  rure;  et  vide  Joan,  de 
Plat.  in  1.  1.  C.  ne  ruslic.  ad  ullum  ob.se.  devo. 
lib.  1 1 .  adde  Gloss.  in  1.  athletas,  §.  de  rusticis,  ff. 
de  excu.  tuto,  et  nota  hic ,  quód  parcilur  rustici- 
lali,  1.  si  quis  in  gran,  %.  si  quis  ignorans,  ff.  ad 
Sylla.  1.  si  quis  id  quod,  ff.  dejuriscl.  omn.  judie. 
1.  2.  C.  de  in  jus  vocand.  1.  íin.  C.  de  testa,  ct " 
parcilur  tantúm  in  casibus  expressis  in  jure ,  glos. 
nolab.  in  §¡.  notandum  1.  quaest.  h.  per  Alexand. 
in  dicta  1.  si  quis  id  quod,  et  in  1.  justé  possklet, 
colum.  antepon,  et  penult.  ff.  de  acquir.  posses. 
Jas.  in  1.  fin.  C.  de  jur.  et  fact.  ignorant.  Sed 
adverte,  quia  lex  isla  Partitarum  aequare  videtur 
in  hoc  rusücos  mililibus ,  ut  excusel  eos  ignorantia 
juris,  cum  dicit :  Eso  mismo  decimos  de  los  al- 
ocónos; et  sic  videtur  reproban  ditTerentia,  quam 
inter  milites ,  et  rústicos  facit  Glos.  in  dicto  §.  no- 
tandum, in  glos.  1.  ad  finem,  nisi  dicas,  quód 
lex  ista  loquitur  in  dañino  vitando ,  non  in  lucro. 


Sed  instabis,  quod  secundum  hoc  nihil  speciali- 
tatis  induceret  ista  lex,  cum  nulli  noceat  igno- 
rantia juris   in  damno  vitando  ,  ut  in  1.  juris 
ignorantia ,  ff.  el  jur.  et  facti  ignorantia,  et  tradit 
Glos.  in  dicto  §.  nolandum.  Et  lamen  lex  ista  Par- 
titarum specialitatem  in  hoc   nolat.  Sed  adhuc 
poteris  responderé,  quod  specialitas  ista  consistat 
in  damno  vitando,  quando  juris  ignorantia  non 
esset  juris  naturalis ,  vel  quasi  :  nam  in  casibus 
quibus  noceret  alus  ignorantia  juris  civilis,  non 
noceret  militibus,  ñeque  rusticis,  de  quo  dixi  su- 
pra  1.  proxim.  in  glos.  fin.  In  lucro  ergo,  cum  lex 
ista  nihil  dicat,  remanebunt  jura  antiqua,  ut  mi- 
litibus eliam  subveniatur  in  lucro,  rusticis  ve.'ó 
regulariler  non,  nisi  in  casibus  á  jure  expressis, 
ut  in  dicta  Glos.  et  sequunlur  Doctor,  communiter, 
et  intelligendo  islo  modo  istam  legem  Partitarum , 
videtur  hic  approbari  diclum  Glos.  in  1.  1.  C.  de 
jur.  et  fact.  ignor.  ut  beneficium  illius  l'egis  lo- 
quen tisin  milite,  porrigaluradrusticum;  quamvis 
Bart.   et  Doctores  communiter  reprobent  illam 
Glos.  ubi  et  fatetur  Barí,  quód  si  rusticus  in  casu 
illo  haberet  justam  rationem  ignoranlia?,  possec 
restituí  ex  clausula  generali  :  Sí  qua  mihi  justa 
causa  videbitur  :  lex  ista  Partitarum  vult  etiarn 
non  pelita  tali  reslitulione,  quando  per  ignoran- 
liam  juris  ex  omissione  exceptionis  peremptoriai 
lsesus  esset  non  opponendo  ante  sententiam,  rus- 
ticum  juvari :  et  hoc  sive  rusticus  poluit  consulere 
peritiores,  sive  non,  prout  et  Doctores  in  casu 
dietse  legis  1.  falentur  in  milite,  ut  tradit  Alexandr. 
in  1.  juris  ignorantia,  C.  qui  admit.  et  quia  illa 
distinctio  procedit  in  lucro,  non  in  damno,  ut  in 
1.  regula>vcrs.  sed  juris,  cum  glos.  ibi ,  ff.  de  juris 
et  facti  ignoranlia :  tu  cogita  latiüs  super  bis. 

(10)  De  las  mugeres.  Non  dicitur  de  ómnibus  mu- 
lieribus,  sed  de  rusticis  tanlüm,  ul  subdit,  nam  re- 
gulariter  mulieres  non  excusat  juris  ignorantia,  ut 
in  1 .  regula,  versicu.  quod  in  fceminis ,  el  ibi  Glos.  ff. 
dejur.  et  facti  ignorantia:].  fin.  C.  eod.  Minoribus 
etiam  masculis,  et  fceminis  sucurritur  propter  igno- 
rantiam  juris  in  contractibus,  et  in  delictis,  quae  non 
proveniunt  ex  animo,  ut  in  dicta  1.  regula,  §.  1.  ct 
in  1.  si  ex  causa,  f .  mine  videndum,ff.  de  minor, 


20 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  II. 


TÍTULO  II. 


QUE  FABLA  DEL  USO  ET  DE  LA  COSTUMBRE  EN 
QUÉ   MANERA  DEBE   SER. 

Embargar  non  puede  ninguna  cosa  las  leyes 
que  non  hayan  la  fuerza  et  el  poder  que  ha- 
bernos dicho  sinon  tres  cosas  :  la  primera 
uso  (1) ,  et  la  segunda  costumbre ,  et  la  ter- 
cera fuero  :  et  estas  nascen  unas  de  otras  et 
han  derecho  natural  en  sí ,  segunt  que  en 
este  libro  se  muestra.  Ca  bien  como  de  las 
letras  nasce  vierbo ,  et  de  los  vierbos  parte  et 
de  la  parte  razón ,  asi  nasce  de  uso  tiempo  (2), 
ct  del  tiempo  costumbre,  et  de  la  costumbre 
fuero  (3).  Et  pues  que  en  el  título  ante  de 
este  mostramos  qué  cosa  es  ley,  por  ende 
queremos  decir  en  este  título  qué  cosa  es  uso, 
et  en  qué  manera  debe  ser  fecho  el  uso ,  et 

TITULÜS  II.  DE  CONSUETUDINE. 

(1)  Uso.  Differt  ergo  usus  á  consueludine ,  ut 
hlc,  quia  usus  sonat  factum,  consueludo  jus  :  ut 
hic,  et  infra  eod.  1.  1.  et  tradit  Albe.  post.  Pet.  in 
lege ,  de  quibus,  ff.  de  legib.  column.  9.  in  princip. 
Testis  ergo  ad  probandam  consuetudinem  debet 
deponere  de  usu,  et  si  simpliciter  diceret  esse 
consuetudinem,  non  probaret  :  vide  per  Alex. 
consil.  ko.  2.  vol. 

(2)  De  uso  tiempo.  Concurritenimtacituspopuli 
consensus,  qui  elicitur  ex  diuturno  usu,  ut  in 
1.  de  quibus,  ff.  de  legibus.  Sicut  in  preescriptione 
rei  corporalis  jus  adquiritur  ex  diuturno  usu,  1.  si 
quis  diuturno,  ff.  si.  serví,  vend.  1.  hoc  jure, 
$.  ductus  aquoe ,  ff.  de  aqua  quot.  et  cesliva :  Alber. 
in  dicta  1.  de  quibus,  column.  3. 

(5)  Fuero.  Yide  infra  eod.  1.  7. 

lex  i. 

Usus  in  hac  materia  consuetudinis  est  id ,  quod 
orilur  ex  dictis  et  factis ,  quse  homines  populi  di- 
cunt  et  faciunt,  sequunturque  conlinuatim  longi 
temporis  spatio ,  metu  vel  coaclione  aliqua  non  in- 
terveniente. Hoc  dicit. 

(1)  Uso.  Describit  hic  usum,  prout  attinct  ad 
materiam  consuetudinis,  quam  tractat  in  hoc  ti- 
tulo, et  concordatcum  cap.  mos  est,  1.  dist.  et  lo- 
quitur  de  usu  populi,  vel  majoris  partis,non  de 
usu  privati :  consueludo  enim  privali  vel  palrisfa- 
miliasjus  non  inducit,  licel  altendatur  inlerdum 
ad  declarandum  inlentionem  suam  in  vcrbis,  vel 
íactis  a  se  prolatis,  vel  gcslis,  vel  alio  pro  ipso, 
cap.  ex  parte,  de  cens.  cap.  fin.  depraibend.  ff.  de 
lega.  1.  1.  si  senas  plurium,  §.  si  nummis  :  cap. 
Uto  vos,  depignor.  ubi  glos.  fin.  1.  universorum, 
ff.  de  pign.  aclio.  1.  fin.  ff.  quod  cuín  eo. 

(2)  De  aquellas  cosas, Ergo  plurcs  actus  requi- 


por  quales  razones  gana  tiempo,  etpor  quales 
lo  pierde.  Otrosí  diremos  qué  cosa  es  cos- 
tumbre, et  quantas  maneras  son  della,  et 
quién  las  puede  poner,  et  en  qué  manera,  et 
quál  debe  ella  ser  en  sí ,  et  qué  fuerza  ha  para 
obrar  et  para  valer,  et  cómo  se  puede  desfa- 
cer ;  et  eso  mesmo  diremos  del  fuero :  et  mos- 
traremos en  qual  guisa  esto  embarga  la  ley, 
et  en  qual  la  ayuda ,  et  cómo  se  torna  uno 
en  otro. 

LEY  I. 

Qué  cosa  es  uso. 
Ley  i.  tit.  2.  lib.  7.  Recop. 

Uso  (4)  es  cosa  que  nasce  de  aquellas  co- 
sas (2)  que  home  dice  ó  face ,  et  que  siguen 
continuadamente  (3)  por  grant  tiempo  (4)  et 
sin  embargo  ninguno  (5). 

runtur  ad  inducendam  consuetudinem,  et  non  suf- 
ficeret  unus  actus ,  et  sic  approbatur  opinio  Guil- 
lelmi  de  Cun.  in  1.  de  quibus,  ff.  de  legibus, 
et  Glos.  in  cap.  consueludo,  1.  dist.  unde  nec 
sufficiet  binus  actus ,  nisi  ex  his  resulte!  tacitus 
consensus  populi;  quia  consuetudo  inducitur  ex 
his,  quse  frequenter  fiunt  in  1.  i.  C.  quce  sit  longa 
consueludo,  et  frequenter  fit  illud,  quod  publicé 
fit,  ut  infra  eod.  1.  3.  et  ibi  dicam;  et  relinquitur 
hoc  arbitrio  judiéis ,  an  dúo ,  vel  plures  actus  suf- 
ficient,  an  ex  eis  resultet  tacitus  consensus  populi , 
vel  non,  et  istud  magis  communiter  tenetur  per 
Doctores  in  dicta  1.  de  quibus,  ubi  Bart.  in  repet. 
col.  6.  Prajpos.  Alexandr.  in  dict.  cap.  mos  est; 
vide  etiam  Bart.  column.  quod  non  sufficiet,  quod 
plures  actus  lierent  eodem  tempore ,  sed  debent 
esse  tempore  successivo. 

(3)  Continuadamente.  Si  enim  populus  ante  lon- 
gum  tempus  dissentiret ,  non  induceretur  consue- 
tudo, ut  in  dicta  1.  de  quibus  :  in  1.  1.  C.  qu&  sit 
longa  consuetudo.  Alber.  in  dicta  1. 'de  quibus, 
col.  20.  Bart.  et  in  cadem  1.  col.  7.  versic.  item 
quwro,  dicit,  quod  quando consuetudo  adhuc  non 
est  perfecté  inducta,  quia  infra  decennium  non 
inducitur  consuetudo ,  si  sunt  tot  actus  contra  con- 
suetudinem ,  quot  pro  consuetudine,  ut  dixit  Glos. 
in  1.  cum  consueludine,  ff.  de  legibus,  et  vide  tex- 
tum  in  1.  semper  in  stipulationibus ,  ff.  de  regul. 
jur.  et  per  hoc  dicit  Bart.  quod  non  est  continuatus 
consensus,  1.  3.  ff.  de  usucap.  1.  qucesítum,  g.  si 
quis  eodem  instrumento,  ff.  de  fundo  instru.  Si 
autem  non  plures  actus  pro  consuetudine,  quám 
contra ,  dic  ut  per  Bart.  ibi ,  et  dicetur  infra  eodem 
1,5. 

(lí)  Por  grant  tiempo.  Vide  in  1.  b.  infra  eod. 

(5)  Sin  embargo  ninguno.  Si  enim  intervenerit 
coaclio ,  non  induceretur  consuetudo ,  1.  si  priva- 
las,  ff.  qui  et  á  quibus,  et  ff.  quod  met,  caus,  per 


DEL  USO  ET  DE  LA  COSTUMBRE,  ETC. 
LEY  II.  LEY  IIÍ, 


2f 


En  qué  manera  debe  ser  fecho  el  uso', 

Facer  se  debe  el  uso  de  guisa  que  sea  á 
pro  comunal  (1)  et  sin  daño ,  et  non  debe  ser 
fecho  á  furto  nin  á  escondidas  (2) ,  mas  en 
manera  que  lo  sepan,  et  se  paguen  dende  los 
que  fueren  conoscedores  de  derecho  et  de 
razón  (3). 

totum ,  cónsuetudines  cum  violentia  prsescribi  non 
possunt,  Bal.  in  cap.  1.  col.  5.  de  his  qui  feud.  dar. 
poss.  Unde  succedit,  quód  si  permajorem  partem 
populi ,  exceptis  duobus ,  usitalum  sit ,  quod  pri- 
mogénitas succedat  in  totum,  et  quídam  primo- 
génitas ante  firmalam  consuetudinem ,  volens  suc- 
cedere ,  compulit  istos  dúos  consentiré ,  an  per  hoc 
sit  viliala  consuetudo.  Albert.  post  Pet.  in  dicta  1. 
de  quibus,  col.  21.  movet  istam  quaestionem ,  et 
distinguit,  an  coactio  fiat  per  judicem  per  viam 
jurisdictionis ,  an  perprivatum  :  primo  casu  dicit , 
non  vitiari  consuetudinem  ,  ut  ff.  de  leg.  1.  cum.  de 
consuetudine,  sic  ibi  potéris  videre  per  eum  :  quod 
ením  facit  judex ,  totus  populus  faceré  videtur , 
cum  judex  sit  auctofitate  populi  prsepositus ,  L.  2. 
§.  omnia  C.  de  veter.jur.  enucl.  Bart.  in  1.  de  qui- 
bus, in  repetitione  col.  8. 


Usus  in  populo  introduci  debet  sifte  damno ,  et 
pro  communi  utilitate  :  et  non  debet  fieri  íurtivé , 
nec  clam,  sed  publicé,  ita  quód  homines  periti 
populares  sciant  et  assentiant.  Hoc  dicit. 

(i)  A  pro  comunal.  Conveniunt  namque  lex ,  et 
consuetudo  in  causa  finali ,  et  sicut  lex  ad  bonum 
publicum ,  et  communem  utilitatem  producitur 
1. 1.  ff.  de  legib.  cap.  eritautem  lex,  h.  dist.  et  fil  ad 
informationem  morum ,  et  decisionem  casuum ,  U. 
distinct.  cap.  factee  sunt;  sic  et  consuetudo,  secun- 
dum  Joan.  Andr.  in  summa,  quam  posuit  in  ma- 
teria consuetudinis,  in  fine  tiluli ,  de  consuetudine, 
in  novella,  in  versic.  visa,  col.  1.  valebit  tamen 
consuetudo  universitalis  contra  jus  publicum  inler 
se ,  licét  non  in  publicum  praejudicium ,  secundum 
Joan.  Andr.  ibi  col.  2.  per  Glos.  in  1.  ñeque  pignus, 
$.  primtorum ,  ff.  de  regid,  jur. 

(2)  Escondidas.  Usus  ad  inducendum  consuetu- 
dinem, debet  esse  publiciis.  Nam  requintar,  ut 
arguatur  tacitas  consensus  populi ,  ex  quo  induci- 
lur,  quod  actas  fuit  palam  :  unde  si  quis  fecit 
pontem ,  vel  porticum  super  viam  publicam,  quod 
de  jure  non  licel,  ut  in  1.  fin.  ff.  de  servitut.  urb. 
prwdior.  ff.  de  flumin'.  1.  fin.  si  via  erat  apud  pía- 
team  communis ,  et  multum  frequentata ,  et  alius 
post  quinquennium  forte  fecit  idem ,  et  populus 
acquievit ,  et  non  contradixit ,  ex  istis  aclibus  con- 
currente diuturnitate  temporis  inducilur  consue- 
tudo. Si  tamen  isti  porticus  facti  cssent  in  via  pu- 


Por  quaks  razones  el  uso  gana  tiempo,  et  por 
quales  lo  pierde. 

•     Ley  i.  tit.  2.  lib.  7.  Recop. 

Las  razones  por  que  el  uso  gana  tiempo 
son  estas  :  la  primera  si  se  face  sobre  cosas 
de  que  puede  venir  bien  (1)  et  non  mal, 

blica ,  tamen  valde  singulari ,  ita  quód  vix  per  eam 
transeant  quinqué  de  populo  in  anno ,  tune  ex  tali 
bino  acta ,  non  potest  dici ,  quod  resultet  tacilus 
consensus  populi,  cum  ignorct,  1.  Labeo,  ff.  de 
cquapluv.  arcencl.  cap.  si  aliquando,  de  senlent. 
excommun.  1.  palam,  in  princip.  ff.  de  ritu  nupt. 
tradit  Joan.  Andr.  ubi  supra,  col.  h. 

(3)  Conoscedores  de  derecho  et  de  razón.  Id  est 
hábiles  ad  inducendam  consuetudinem ,  non  in- 
fantes ,  non  furiosi,  vel  símiles.  ítem  mores ,  sen 
usus  mulierum ,  non  inducunt  consuetudinem , 
quia  non  possunt  mulieres  concederé  legem,  1.  8. 
et  ibi  Bart.  ff.  de  legibus. 

IEX  III. 

Quinqué  modis  introducitur  consuetudo.  Pri- 
mus,  si  fiat  de  re,  ex  qua  bonum  potest  sequi. 
Secundus ,  si  fiat  publicé  et  cum  consilio.  Tertius , 
si  fiat  cum  omnium  volúntate  majorum  et  mino- 
rum.  Quartus ,  quód  non  fiat  contra  jura.  Quintas , 
quód  fiat  mandato  vel  permissione  domini.  Hoc 
dicit. 

(1)  Bien.  Nam  qua?  inducerent  pravitalem  et 
peccata  et  absurditales ,  non  causaretur  ex  eis 
consuetudo  servabilis ,  8.  distinct.  cap.  quee  contra 
morem,  cum  sequent.  cap.  ex  parte,  cap.  fin  de 
consuetud,  et  in  authent.  ut  nulli  jud.  %.  1 .  Quae 
autem  consuetudo  dicatur  rationabilis ,  vel  irratio- 
nabilis,  relinquitur  arbitrio  judiéis,  secundum 
Host.  et  Joan  Andr.  in  dicto  cap.  fin.  ubi  et  Abb. 
col.  U.  Glos.  in  cap.  1.  de  constit.  in  6.  et  e&í  com- 
munis opinio  :  et  ponderabit  judex  utrum  finis 
consuetudinis  sit  bonus ,  vel  malus ,  an  sit  contra 
jus  vel  prseler,  et  an  ex  aliqua  ratione  justa  fuit 
inducía ,  utrum  jus  approbet ,  vel  reprobet  similem 
consuetudinem,  et  consideratisdiversisrationibus, 
potest  consuetudo  esse  rationabilis ,  etiam  contra 
legem  rationabilem,  tradit  et  exemplificat  Abb.  ubi 
suprw  et  ubi  per  pactum ,  et  consensum  partium , 
potest  legi  contraveniri ,  poterit  et  per  consuetu- 
dinem, secundum  Joan.  Fab.  in|.  exnonscripto, 
Instit.  de  jure  nata.  gent.  ubi  infert  contra  Hos- 
liens.  quód  valebit  consuetudo ,  qua?  dat  jus  pigno- 
randi  auctoritate  propria ,  cum  possít  hoc  pactum 
partium ,  1.  3.  C.  5.  de  pignor.  valebit  etiam  con- 
suetudo ,  per  quam  interdicitur ,  quód  canonicus 
non  habeat  vocem  in  capitulo  usque  ad  certum 
tempus ,  contra  notata  per  Ho^iens.  in  summa,  de 


22 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  II. 


asi  como  ya  dexiemos ;   la  segunda  que     sejo  (2)5  la  tercera  si  aquellos  que  lo  facen 
sea  fecho  paladinamente  et  con  gran  con-     et  lo  usan ,  lo  facen  á  buen  entendimien- 


consuetud.  %.  fin.  Non  tamen  valebit  consuetudo , 
quód  delictorum  punitio  reducatur  ad  embridas 
pecuniarias ,  cum  hoc  sil  contra  bonum  justitise , 
secundum  Joan.  Fab.  ubi  supra  :  et  adverte,  quód 
Glos.  allegatur  in  1.  domini  prcediorum,  C.  de  agrie, 
cens.  lib.  11.  quod  si  consuetudo  mala  roboretur 
rescriptionetemporiSjCUjusinitii  non  est  memoria, 
vel  saltera  tringinta  annórum ,  tenebit  consuetudo, 
quam  glos.  dicit  non  esse  alibi  Cardin.  in  dicto  cap. 
fin.  et  facit  ad  hoc  quod  babelur  in  1.  quod  non 
ratione,  ff.  de  legibus.  Dicit  tamen  ídem  Cardin. 
quod  si  consuetudo  in  lantum  sit  mala,  quod  in- 
ducat  peccatum,  tune  non  valebit,  etiam  de  jure 
civili ,  per  notata  incap.  fin  de  prcescript.  et  in  dict. 
cap.  fin.  de  consuetud.  Si  vero  non  inducit  pecca- 
tum ,  licét  sit  contra  ratioñem ,  valebit  in  suo  casu , 
secundum  eum,  per  dict.  1.  quod  non  ratione,  si 
sit  prsescripta  spalio  decem  annorum,  per  1.  si 
cum  fideicommissa ,  %.  Arislo,  cum  simil.  ff.  qui 
et  á  quibus  :  sed  si  est  prescripta  tanto  tempore , 
quód  non  sit  memoria  de  contrario,  tune  valebit 
secundum  eum ,  eliam  ad  alios  casus;  quia  ex  tanto 
tempore  factura,  quod  erat  injustum,  censetur 
justum,  cap.  1.  de  prcescript.  in  6.  et  propter  auc- 
toritatem  Glos.  in  dict.  I.  domini  prcediorum ,  po- 
test  dici  secundum  eum ,  quód  sufficiat  tempus  50 
annorum  :  hoc  tamen  jure  non  probatur  secundum 
eum,  et  cum  dictis  Cardin.  transit  Joan,  de  Imol. 
in  dicto  cap.  fin.  de  consuetud,  col.  h.  praeterquam 
in  eo  quód  extendatur  mala  consuetudo  ad  alios 
casus  :  in  hoc  enim  vult  quod  non  extendatur,  elsi 
sit  prsescripta  tempore  immemoriali ,  per  ea  quse 
habentur  in  dicta  1.  quod  non  ratione;  inclinat 
eliam  se  Cardin.  post.  Antón,  de  But.  quód  licét  de 
jure  civili  mala  consuetudo  dicto  tempore  robórala 
procedat  in  casu  suo ,  non  lamen  procede!  de  jure  - 
canónico,  per  text.  in  dicto  cap.  fin.  qui  simpliciíer 
requirit,  quód  consuetudo  sit  rationabilis.  Ad- 
verte, quia  illam  glos.  in  dicta  1.  domini  prcedio- 
rum, refert  pro  not.  et  sequitur  Bald.  in  cap.  1.  in 
princip.  qualiler  feud.  alien,  poss.  ubi  per  illam 
glos.  vult,  quód  quando  consueludo  non  sit  per 
legem  reprobata,  potest  mala  consuetudo  prses- 
cribi  30  annis;  illam  etiam  glos.  allegat,  et  sequi- 
tur Paul,  de  Castr.  in  1.  de  quibus,  ff.  de  legibus, 
Alexand.  consil.  68.  2.  vol.  consil.  8.  col.  U.  5.  vol. 
Joan,  tamen  de  Plat.  in  1.  domini  prcediorum, 
tcnet  contra  illam  glos.  dicens ,  quód  mala  c<jnsue- 
tudo  nullo  potest  tempore  roborari;  allegat  dict. 
%.  1.  in  authen.  ut  nullijud.  et  ad  illam  1.  respon- 
det,  qiiód  in  casu  illo  non  erat  mala  consuetudo,  ut 
patet  ex  prima  lectura  per  eum  ibi  posita.  Ego  in 
contingentia  facti  vidi  disceptari  super  illa  glos. 
cum  esset  lis  inter  diviles ,  et  pauperes  nomines 
cujudam  oppidi,  super  modo  contributionis  circa 
servitia  el  tributa  regalía.  Nam  allegabatur  ex  parte 
diYilum  consuetudo  longissirao  tempore  robórala , 


quód  posteaquám  quis  in  facultatibus  ascenderet 
usque  ad  certam  summam,  contribueret  in  tan- 
tum  ,  el  quantumeumque  excrescerent  postea  fa- 
cultates  ejus,  nihilamplius  solveret;  qui  vero  non 
ascendebant  usque  ad  dictara  sümmam ,  quód  sol- 
verent  per  ses  et  librara  pro  modo  facultatum ,  et 
pronuntiatum  fuit  contra  consuetudinem.  Bene  ve- 
rum  est ,  quód  concurrebant  alia  contra  modum , 
quo  inducía  fuit  consuetudo.  Forte  esset  dicen- 
dum ,  quód  si  consuetudo  non  inducat  peccatum , 
sit  tamen  alias  mala ,  quia  contra  jus,  habeat  tamen 
aliquam  causam  rationabilitatis ,  juxta  id  quod  dixi 
supra ,  secundum  Abb.  quód  talis  consuetudo  ro- 
boretur ex  prsescriplione  50  annorum ,  et  idem  si 
casus  consueludinis  posset  pacto  partium  expresso 
provideri,  ut  etiam  dixi.  Si  vero  consuetudo  non 
solüm  esset  contra  jus ,  verúm  ita  irrationabilis, 
quód  nihil  bonse  rationis  pro  se  habeat ,  quód  tune 
non  roboretur  tempore ,  etiam  si  alias  esset  mate- 
ria ,  in  qua  ex  pacto  singulares  de  universitate  sibi 
possint  prsejudicare ;  quia  cum  ex  tali  consuetu- 
dine  resultet  publicum  praejudicium  civibus,  pos- 
tea ibi  habitantibus ,  non  videtur,  quód  conserisus 
tacitus  elicitus  ex  consuetudine  in  re  ita  irralio- 
nabili  illis  debeat  prsejudicare ,  et  ita  arbitror  de 
consuetudine  prsedicta  contra  pauperes  in  favorem 
divitum  inducta ,  quse  nihil  habet  rationabilitatis,  et 
est  contra  jus,  quo  disponitur,utimponaturcollecta 
secundum  Ucultatém  cujusque,  juxta  notata  per 
Barí,  in  lege  1.  C.  de  mulieribus  in  quo  loco, 
lib.  10.  imó  et  de  jure  Divino  hoc  videtur  fuisse 
jussum ,  ut  patet  in  Evang.  Lucae  cap.  12.  v.  48. 
ibi :  «  omni  autem,  cui  multum  datum  est,  multum 
«  quseretur  ab  eo;  et  cui  commendaverunt  mul- 
«  tura ,  plus  petent  ab  eo  : »  et  in  libro  Numerorum 
cap.  35.  v.  8.  ibi : « ipsseque  urbes,  quse  dabuntur 
«  de  possessionibus  filiorum  Israel,  ab  his  qui  plus 
«  habent ,  plures  auferentur,  et  qui  minus ,  pau- 
«  ciores :  singuli  juxta  mensurara  hseredilatis  suse, 
«  dabunt  oppida  Levitis  :  »  et  saltem  procedet  hoc 
quando  consuetudo  non  esset  de  tempore  imme- 
moriali. Illa  enim  glos.  quatenus  disponit  de  50 
annis ,  jure  non  probatur,  ut  dicit  Cardin.  ad  quod 
etiam  conferí  quod  dixit  Antón,  de  Butr.  et  retuli 
supra,  quód  non  procederet  de  jure  canónico, 
quod  simpliciíer  requirit,  quód  sit  rationabilis; 
unde  ñeque  procedet  de  jure  isto  Partitarum,  quo 
idem  requiritur. 

(2)  Con  gran  consejo.  Id  est,  non  per  errorera, 
sed  ex  certa  scientia,  1.  quod  non  ratione,  ff.  de 
legib.,  cap.  consueludo,  8.  dist.  qui  errat  non  con- 
sentit,  ff.  dejur.  omni.jud".  1.  si  per  errorem,  cap. 
quanwis,  58.  distinc.  in  quo  dic,  ut  communiter 
Doctor,  dicunt ,  quod  aut  erratur  in  consuetudine 
inducenda,  et  tune  non  inducitur  per  errorem, 
exemplura,  ut  si  populus  utitur  consuetudine, 
quia  sic  credit  legem  velle,  cum  lex  disponat 


DEL  USO  ET  DE  LA  COSTUMBRE,  ETC.  25 

to  (3)  et  con  placerde  aquellos  en  cuyo  si  se  face  por  mandamiento  del  scíior  que 

poder  son  (4),  ó  de  los  otros  (5)  sobre  que  ha  poder  sobre   ellos,  ó  de  acuerdo  que 

ellos  han  poder  •,  la  quarta  si  non  va  contra  ellos   hayan    entre   sí,    entendiendo    que 

los  derechos  que  nos  establecemos  (6),  non  viene  con  grant  pro  et  de  luengo  consen- 

seyendo  primeramente  tullidos  ;  la  quinta  timiento  del  señor  et  placiendol  (7).  Et  este 


oppositum ,  tune  non  inducelur  consueludo  contra 
Icgem,  secüs  si  non  erret  populus  in  consuclu- 
dine  inducenda,  sed  in  causa  consueludinis,quia 
tune  valcbit  :  sicut  videmus  ,  quód  transfertur 
dominium,  licet  errelur  in  causa,  qua  traditur :  1. 1 . 
ff.  de  con.  incleb.  hsee  sunt  ex  verbis  Bar.  in  1.  2. 
§.  1.  ff.  de  suppell.  legat.  Joan,  de  Imol.  in  cap. 
fin.  col.  h.  de  constituí,  et  ut  dicit  Imola  ibi,  boc 
videlur  clarum ,  quando  errant  m  causa  impulsiva, 
arg.  1.  i.  %.  casum,ff.  de  poslid.  sed  si  errelur  in 
causa  iinali ,  Doct.  magis  communiter  videnlur 
velle,  quód  tune  non  valebit  consuetudo.  Imola 
vero  dicit,  quód  sive  errelur  in  causa  impulsiva  , 
sive  in  causa  finaii,  non  vitietur  consuetudo.  Mihi 
videtur  durum ,  quód  error  in  causa  finaii  non 
impediat  consuetudinem  ;  cum  leges  lam  juris 
communis ,  quám  ista;  Parlitarum  ita  exiganí  cer- 
tam  scientiam  populi  in  inducenda  consuetudine, 
ct  ubi  est  talis  error,  non  est  consensus  populi  in 
ipsa  consuetudine  inducenda;  et  ubi  est  talis 
error,  ipse  etiam  Imola  fatetur  vitiari  consuetu- 
dinem. Pono  exemplum,  quod  ponit  etiam  ASber. 
postGuillel.  in  dicta  1.  de  quibus ,  col.  20.  num.  52. 
quídam  habebat  dotem,  et  bona  paraphernalia , 
allegabat  consuetudinem  ,  quód  debeat  lucrari 
dotem  et  bona  paraphernalia,  et  ita  retinuit  para- 
phernalia, lanquam  dotalia,  et  ita  plures  feeerunt 
per  50  annos,  populo  sciente,  et  credente  tantum 
esse  dotalia  omnia  bona ;  nam  tune  non  inducilur 
consueludo ,  quia  non  est  consensus  :  eí  adverte 
quód  si  á  principio  inlervenit  error,  postea  scíen- 
tia ,  inducelur  consueludo  a  tempore  scieníise ,  non 
vero  quando  semper  fuit  error;  ita  declarat  Joan. 
Fab.  in  §.  ex  non  scripto,  Instit.  dejar,  natur. 
col.  5.  et  ibi  etiam  dicit,  quód  non  prsesumitur 
error  in  populo,  ubi  lot  probati  sunt, argu.  1.  om- 
nium  C.  de  teslam.  Si  vero  accipias  errorem ,  non 
quia  ibi  deficiat  consensus  ad  consuetudinem  in- 
ducendam,  sed  quia  caret  causa,  et  ratione  id 
quod  induciturper  consuetudinem,  tune  non  vitiat 
error  talis ,  ut  in  exemplo  de  ponente  manum  ad 
plaus,trum,  de  quo  per  Glos.  in  dicta  1.  quod  non 
ratione. 

(5)  A  buen  entendimiento.  Id  est,  non  errantes , 
ut  supra  dictum  est. 

(U)  En  cuyo  poder  son.  Forte  hoc  dicit  pro  ma- 
gistratibus  ,  et  judicibus  ,  quorum  jurisdiclioni 
cives  subsunt.  Vide  Alber.  in  dicta  1.  de  quibus 3 
ff.  de  legib.  num.  décimo  séptimo. 

(b)  O  de  los  otros.  Nam  si  ex  actibus  judicum  con- 
suetudo inducatur,  debet  esse  cum  consensu  sal- 
tem  tácito  populi,  ut  in  consuetudine,  quee  indu- 
citur  ex  sententiis  judicum ,  tradit  Joan.  Andr.  in 
dicta  summa*  versicul.  visa,  col,  7.  versic,  6.  un 


judex,  ubi  quid  si  contraria;  senlenliie  sinl  prolatse, 
et  an  ex  senlentia  arbilrorum  inducatur  consue- 
tudo, et  per  Alber.  in  dicta  1.  de  quibus,  num.  22. 
25.  2?/.  25.  26.  27.  28  et  20.  ubi  plures  quieslioncs 
in  isla  materia  ponit,  et  vide  Bar.  col.  7.  8  el  9. 

(6)  Contra  los  derechos  que  nos  establéennos. 
Non  ergo  tenet  consuetudo  contra  jus,  etiam  gositi- 
vum,  uthichabes,  et  in  1. 2.  C.  quee sit  loiuja  con.  l 
cap.  consuetudinis ,  11.  distincl.  in  conlrarium  vi- 
detur 1.  de  quibus,  ff.  de  legib.  etcap.  fin.  de  consue- 
tud. Doctor,  magis  communiter  lenent,  quód  valeat 
consueludo  contra  jus  positívum  per  text.  in  dicta 
1.  de  quibus,  dummodó  á  lege  non  sit  repróbala 
consuetudo,  vel  non  sit  contra  publicam  utiiila- 
tem,  vel  contra  libertatem  Ecclesia?,  ut  lalius  tradit 
Bart.  in  dicta  1.  de  quibus,  col.  2.  et  5.  ubi  et 
Jaso.  18.  col.  quos  vide ;  quód  et  procedet  de  jure 
isto  Parlitarum ,  dummodó  talis  consuetudo  indu- 
catur contra  legem  de  consensu,  et  beneplácito 
Regís,  ut  infra  ista  I.  et  1.  6.  iníra  eod.  si  vero  R.ex 
ignoret,  vel  contradicat,  non  potest  induci  con- 
suetudo contra  legem,  ut  slalim  dicaní,  et  dixi 
supra  titul.  1.  in  leg.  12. 

(7)  Consentimiento  del  señor  et  placiendol.  Ap- 
probat  opin.  Joan,  et  Azo.  et  Acursii  in  1.  2.  C.  qiuv 
sit  tonga  cons.  et  Inno.  inrubr.  de  consuet.  col.  2. 
ad  fin.  quem  etiam  sequitur  Ang.  in  1.  ff.  de 
legibus.  Etiam  Lucas  de  Penn.  referens  Joan.  And. 
in  rub.  C.  de  decret.  decurio,  lib.  10.  cum  enini 
violare  statuía  regum  sit  peccatum,  2b.  qusest  1. 
cap.  violalores,  requiritur,  quód  consueludo  in- 
ducatur de  volúntate  illius,  qui  novam  legem,  et 
novara  consuetudinem  inducere  potest ,  ñeque  suf- 
ficiet  tolerado  simplex ,  ut  hic  innuilur,  ct  .notat 
Innoc.  ubi  supr.  et  Ang.  in  dicta  leg.  de  quibus, 
per  cap.  cum  non  ignores,  et  cap.  cum  jam  du- 
dum,  de  ~prceben.^ ista  etiam  fuit  opinio  Placent. 
quia  cum  hodie  solus  Princeps  faciat  legem ,  ut 
supra,  titul.  1. 1. 12.  ideo  consuetudo  non  valcbit, 
hisi  inducía  sit  de  conscientia  Principis ,  et  si  scit 
consuetudinem ,  et  non  improbat ,  videlur  in  dubio 
approbare,  vide  quss  dixi  in  1.  16.  supra,  tit.  1. 
in  glos.  super  parte,  el  pueblo,  et  limita  et  inlel- 
lige,  quando  consuetudo  esset  contra  legem, 
seu  alias  in  casu,  quo  populus  non  haberct 
auctoriíalem  slaluendi ,  quia  tune  ñeque  habel  po- 
tcstatem  consuetudinem  inducendi ,  quia  ista  pro- 
cedunt  á  pari ,  ut  in  dict  1.  de  quibus,  notat  Bald. 
in  aulhent.  omnes  peregrini,  C.  communia,  de 
succession.  ubi  vero  populus  posset  slaluere  sine 
Principe,  ut  in  admínistratione  rerum  suarum, 
super  pascuis  publicis ,  vel  alias ,  non  esset  neces- 
saria  scientia ,  vel  beheplacitum  Principis,  et  ita 
procedunt  dicta  illorum ,  qui  voluntad inducendam 


<Llt 


PRIMERA  PARTIDA.  TITTjLO  II. 


tiempo  que  gana  es  en  dos  maneras :  la  pri- 
mera en  tiempo  pequeño  non  podiendo  el  uso 
escusar  (8)  •,  la  segunda  en  tiempo  grande 
segunt  la  bondat  del  uso.  Et  por  todas  estas 
razones  puede  ganar  tiempo  segunt  la  manera 
del  uso,  et  si  asi  non  fuese  fecho ,  poderlo  hian 
perder. 

LEY  ¡V. 

Qué  cosa  es  costumbre.,  et  quantas  maneras 
son  della. 

Ley  1.  tit.  2.  lib.  7.  Ree.  —  L.  21.  tit.  i.  lib.  9.  Rec. 

Costumbre  es  derecho  (4)  ó  fuero  que  non 
es  escripto ,  el  qual  han  usado  los  homes 
luengo  tiempo ,  ayudándose  del  en  las  cosas 

consuetudinem  non  requiri  scientiam  Principis , 
qui  movenlur  per  text.  in  cap.  1  de  constit.  lib.  6. 
ubi  dicilur,  quód  Papa  prsesumitur  ignorare  con- 
sueludines;  quod  non  esset  verum,  si  ad  esse 
consuetudinis  requireretur  ejus  consensus.  Et  isto 
modo  reducentur  ad  concordiam  opiniones,  de 
quibus  per  Abb.  in  dict.  cap.  fin.  col.  8.  versic. 
quartb  requirilur,  et  per  prsepos.  Alexand.  in  cap. 
frustra,  8.  dist.  et  per  Doctores  in  dicta  1.  de 
quibus,  ubi  videbis  quoe  tradit  Alberic.  hura.  54. 
qui  tamen  adhaeret  suse  opinioni,  quód  per  1. 
omnes  populi  fuit  data  populis  potestas  statuendi , 
etiam  contra  legem,  et  per  consequens,  consue- 
tudinem inducendi ;  sed  contrarium  videtur  te- 
nendum ,  saltem  altento  jure  isto  Partitarum ,  ubi 
boc  ita ,  ul  hic ,  et  in  1.  6.  expressum  habemus ,,  et 
dixi  supra  titul.  1.  in  leg.  12.  et  ideó  forte  in  casu 
dict.  cap.  final,  de  consuetudine  exigitur  in  con- 
suetudine  contra  jus,  quód  sit  legitimé  preescripla : 
videlicét ,  ut  detur  intelligi ,  quód  de  Papa?  scientia 
fiat  :  alias  non  postest  dici  proscripta,  cum  sit 
quasi  qusedam  prsescriptio  contra  jus  superioris, 
ut  et  tangit  Abb.  ubi  supr.  Adde  Oldra.  consil.  172. 
Si  tamen  esset  consuetudo  de  tempore  immemo- 
riali ,  non  esset  necesse  probare  scientiam  Princi- 
pis ;  cap.  super  quibusdam ,  $.  pneterea ,  de 
verb.  sig.  1.  hoejure,  §.  ductus  aquos,  ff.  de  aqua 
quoti.  et  cestiva.  Joan,  de  Imol.  in  leg.  si  publi- 
canus,  $.  fin.  ff.  de  publican,  et  vectigal. 

(8)  Non  podiendo  el  uso  escusar.  Ut  si  propler 
instantem  aliquam  necessitalem  populus  usus  fue- 
rit  aliquo,  et  sic  módico  tempore,  non  animo 
inducendi  consuetudinem  in  futurum ,  1.  1.  C.  quee 
sil  long.  con.  Glos.  in  cap.  fin.  de  consuetud,  ubi 
Abb.  in  7.  requisito  ad  inducendam  consuetu- 
dinem, col.  9.  et  adverte,  quód  quandode  consue- 
tudine facimus  mentionem ,  inlelligitur  de  longa, 
cap  Cumana,  de  eleclion.  Bald.  in  leg.  binos ,  C.  de 
advo.  diver.  judie. 

LEX   IV. 

Dúplex  cst  consuetudo  ,  gencralis  seiliect ,  et* 
rpecialis.  Iloc  dicif- 


et  en  las  razones  sobre  que  lo  usaron.  Et  son 
tres  maneras  de  costumbre  :  la  primera  es 
aquella  que  es  sobre  alguna  cosa  señalada- 
mente, asi  como  en  lugar  ó  en  persona 
cierta  (2) ;  la  segunda  sobre  todo  también 
en  personas  como  en  lugares  ;  la  tercera  so- 
bre otros  fechos  señalados  (3)  que  facen  los 
homes,  de  que  se  fallan  bien  et  en  que  están 
firmes. 

LEY  V. 

Quién  puede  poner  costumbre,  eten  qué  manera, 
et  qual  debe  ser,  et  por  quanto  tiempo. 

Ley  i.  tit.  2  lib.  7.  Rec. 

Pueblo  quiere  decir  (1)  ayuntamiento  de 

(1)  Es  derecho.  Sequitur  definitionem  Azo.  C. 
qua3  sit  long.  cons.  in  summa,  ex  §.  constal, 
Instit.  de  jure  nal.  quam  et  sequitur  Innoc.  in 
rub.  de  consuet.  alias  poteris  videre  per  Joannem 
Andr.  in  tracta.  consuet.  in  fin.  titul.  de  consuet, 
per  Alber.  in  leg.  de  quibus,  ff.  de  legib.  num.  58. 
ubi  et  Bart.  in  repet.  col:  U.  ex  ista  diffinitione 
videtur  inferri  ad  quseslion.  de  qua  per  Abb.  in 
dict.  rubr.  de  consuet.  de  compromisso  facto  in 
arbitros ,  ut  pronuntient  secundúm  jus ,  quód  po- 
terunt  pronuntiare  secundúm  consuetudinem ,  et 
vide  etiam  per  Abb.  in  cap.  cum  nóbis,  10.  not.  de 
elect.  et  quod  habetur  in  cap.  cum  venissent,  de 
eo,  qui  mit.  in  pos.  causa  rei  sirvan.  Bald.  in 
autben.  sed  cum  testalor,  col.  2.  C  ad  l.  Falcid. 

(2)  En  lugar  ó  en  persona  cierta.  Adde  1.  ven- 
clitor,  $.  si  constat,  ff.  communia  prcedior.  et  quod 
tradit  Joan.  Andr.  in  additionib.  ad  Specul.  tit  de 
instr.  wditio.  $.  compendióse ,  col.  6.  versic.  sed 
numquid  dicemus  ,  ubi  tradit  de  consuetudine 
certse  progeniei ,  et  per  Socin.  cons.  61.  5.  volum. 
Rodencus  Suarez  in  repet.  1.  quoniam  in  priori-* 
bus ,  C.  de  inoff.  testam.  in  10.  amplialione. 

(5)  Fechos  señalados.  Vide  1.  an  in  totum,  C.  de 
wdifi.  priv.  cap.  Cumana,  de  elect.  cap.  cumEc- 
clesia  sutrina ,  de  causa  pos.  et  propriet.  cap.  fin. 
de  consuet.  lib.  6. 

LEX.   V. 

Inducitur  consuetudo  ex  usu  populi  per  tempus 
decera  et  viginti  annorum ,  sciente  domino  et  non 
contradicente,  etsi  dicto  tempore  tricies  fuerit  per 
eam  judicatum ,  vel  si  in  judicio  contra  eam  non 
fuerunt  rationes  admissse ,  vel  fuit  judicatum  pro 
ea.  ítem ,  non  debet  esse  irralionabilis ,  vel  contra 
jus  naturale ,  seu  bonum  commune  ,  nec  per  er- 
rorem  debet  introduci ,  quia  alias  esset  corruptela , 
et  non  teneret.  Hoc  dicit. 

(1)  Quiere  decir.  Adde  1.  1.  titul.  10.  2.  parti, 
et  qure  tradit  Bald.  in  leg.  etiam,  column.  3.  C.  de 
execut.  rei  judie,  et  1.  plebs  est,  ff,  de  verbor.  sígni- 
ficat. 


DEL  USO  ET  DE  LA  COSTUMBRE ,  ETC,  25 

gentes  de  muchas  maneras  de  aquella  tierra  como  este  ó  la  mayor  parte  del  (3),  si  usa- 
do se  allegan  :  et  desto  non  salle  home ,  nin  ren  diez  ó  veinte  años  (4)  á  facer  alguna  cosa 
muger,  nin  clérigo  (2)  nin  lego.  Et  tal  pueblo     como  en  manera  de  costumbre  (5) ,  sabién- 


(2)  Nin  clérigo.  Ergo  clerici  dicunlur  de  populo, 
quod  procedit  indubíó  in  materia  favorabilí ,  et 
privilegiata.  In  materia  odiosa  appellatione  populi 
non  vcnit  clcrus ,  seu  non  comprehenduntur  cle- 
rici, sccundúm  Abba.  in  cap.  i.  de  vita,  et  honestat. 
cleric.  et  in  cap.  1.  de  prcebend.  et  per  Felin.  ubi 
dicit  hoc  communiter  teneri  in  cap.  Ecclesia  Sánelos 
Marios,  column.  28.  de  constit.  ct  facit  quod  con- 
suetudo  populi  aslringat  clericos;  in  quo  dicit 
Oldral.  consil.  95.  incipit  :  Magister  Ordinis  de 
Alcántara,  col.  fin.  quód  quando  est  consuctudo 
patriae ,  et  communiter  respicit  laicos  et  clericos , 
omnes  ligat ,  non  tanquam  consuetudo  laicorum  , 
imó  ut  consuetudo  clericorum,  argument.  cap. 
cum  dileclus,  de  fide  instrument.  et  melius  in 
cap.  constituías ,  de  in  integr.  rest.  et  sic  notat 
Innocen.  in  cap.  cum  dileclus,  de  consuet.  secús 
si  esset  consuetudo  specialis ,  et  propria  laicorum : 
ct  de  consuetudine  generali  quód  liget  clericos , 
vide  etiam  Bal.  in  cap.  1.  de  controv.  feud.  apud 
par.  tem.  vide  quse  tradit  Andr.  Tiraquellus 
in  tract.  de  utroque  retract.  fol.  i  Ib  col.  h.  et 
fol.  seq. 

(5)  O  la  mayor  parte  del.  Adde  1.  quod  major, 
ff.  ad  municipal,  ct  quia  in  talibus  major  pars 
statuere  potest,  1.  aliud,  $.  refertur,  ff.  de  regid. 
fur.  cap.  1.  et  fin.  de  his  quee  fiunt  á  major.  part. 
cap.  si  ergo  minor  pars  aliter  utatur,  non  prteju- 
dicabit  consuetudini ,  quse  inducitur  per  majorem 
partem ,  ut  tradit  Bar.  in  repet.  1.  de  quibus,  col.  7. 
et  si  civitas  regitur  per  decuriones ,  illi  reprse- 
sentant  populum ,  et  possunt  inducere  consuctu- 
dinem ,  ut  notat  Glos.  in  rubí.  C.  quee  sit  longa 
consuet.  1.  fin.  ff.  de  decret.  ab  ordi.  faci.  Alber.  in 
dicta  rubr.  column.  5.  Ítem  et  una  pars ,  seu  unum 
quarlerium  civilatis  posset  inducere  consuetudi- 
nem ,  secundúm  Alber.  in  1.  de  quibus,  ff.  de  legi- 
bus ,  num  46.  et  intellige  circa  ea ,  quoe  spectant  ad 
modum  expediendi  ea  quse  incumbunt  ipsi  quar- 
terio ,  non  ad  decisiones  causarum ,  ut  tradit  Bart. 
in  repet.  1.  omnes  populi,  col.  3.  ff.  de  just.  et 
fur.  et  an  caslrum  subditum  civitali  possit  habere 
consuetudinem  de  per  se ,  Ángel,  in  dicta  leg.  de 
quibus,  col.  pen.  dicit,  quod  sic,  si  civitas  pale- 
relur ;  secús  si  civitas  vellet  prohibere ,  et  revo- 
care ,  nam  posset  eo  quia  castra  et  villas  debent 
regi  per  civitatem,  ut  in  aulhent.  quibus.  mod. 
natu.  effi.  sui ,  %.  si  quis  ergo ,  quod  forte  posset 
intelligi,  et  limilari,  nisi  in  concernenlibus  ex- 
peditionem  incumbenlium  tali  castro  de  per  se ,  ut 
dictum  est  in  quarterio  civitalis. 

(U)  Diez  ó  veinte  años.  Decem  sufíiciunt ,  quia 
cum  populus  sit  semper  prsesens,  non  curatur 
de  20  annis ,  qui  dantur  in  praescriptione  contra 
absentes;  in  consuetudine  vero  tempus  est  uni- 
forme ,  scilicet  decem  annorum ,  secundúm  Joan, 


And.  in  dict.  tract.  consuetudinis ,  vers.  visa , 
col.  9.  et  ita  communiter  lenetur  de  jure  civili 
secundúm  Abb.  in  cap.  fin.  col.  7.  de  consuet.  et 
idem  de  jure  canónico ,  quando  consuetudo  est 
prseter  jus ,  glos.  not.  in  cap.  fin.  de  consuet.  lib.  6. 
si  vero  consuetudo  sit  contra  jus  canonicum ,  rc- 
quiritur  tempus  üO  annorum ,  ut  in  cap.  fin.  de 
consuet.  cap.  3.  de  consuet.  lib.  6.  ct  si  consuetudo 
sit  circa  reservata  Principi ,  requiritur  utroque 
jure  consuetudo  immemorialis ,  cap.  super  qui- 
busdam,  de  verbor.  signific.  Abb.  ubi  supr.  et 
incipit  currere  istud  decennium  á  die  primi  actus 
consuetudinis ,  ex  quo  devenit  in  notiliam  populi , 
vcl  majoris  partís.  Bart.  in  dicta  I.  de  quibus,  ¡n 
repe.  col.  7.  Ángel,  etiam  qusest.  3.  Jaso.  col.  lft. 
Joan.  Andr.  ubi  supr.  in  dict.  col.  9.  vers.  terlio 
queeritur. 

(8)  Como  en  manera  de  costumbre.  Id  est ,  eo 
animo  ut  inducatur  consuetudo ,  vide  Glos.  in  cap. 
fin.  de  consuet.  et  prsesumitur  talis  animus,  ex 
quo  populus  scivít,  et  non  contradixit;  non  potest 
lamen  ex  único  actu  quantumeumque  notorio  dici 
consensus  populi ,  quia  forte  per  errorem,  ct  causa 
vitandi  scandali ,  populus  prima  vice  non  contra- 
dicit ,  secundúm  Abb.  ibi ,  column.  9.  versic.  sép- 
timo requiritur.  Si  tamen  frequentetur  actus,  et 
populus  sciat,  probalur  animus  inducendi  con- 
suetudinem, et  computabilur  tempus  ex  primo 
actu,  ut  superius  dixi,  ct  ponit  Joan.  Andr.  in 
dicto  tract.  versic.  visa,  col  o.  cxemplum  in  con- 
suetudine ,  quód  major  natu  succedat  in  tolum  ,  ut 
inspiciatur  quot  crant  prcesentes  in  primo  ac(u, 
quando  successit  major  natu.  ítem  quot  cum  suc- 
cessit  alius ,  item  cum  alius ,  item  in  clero ,  et  ca- 
pitulo, cum  antiquiores  optaverunt  prsebendas  ; 
quia  praesentes,  ct  assistentcs  babentur  per  con- 
sentientibus  in  bis,  quse  ad  publicam  utilitatcm 
respiciunt,  1.  2.  circa  primum,  ff.  ad  municip. 
ídem  tamen  Joan.  Andr.  in  dicto  versic.  visa,  13. 
column.  latius  ista  declarat ,  et  vult ,  quod  et  de 
primo  actu,  ex  quo  devenerit  in  notitiam  populi, 
testes  dicant  quod  venerit  in  notitiam  majoris  par- 
tís populi;  et  non  sufíiciet,  quód  testes  dicant 
faclum  esse  actum  centum  praesentibus ,  et  alii 
testes  deponentes  de  alio  actu  dicant,  quód  centum 
prsesentibus  factus  fuit  actus  alius ,  et  sic  de  tertio 
actu  :  nam  licét  ita  dicerent ,  esse  poluit ,  quód 
iidem  fuerint ,  qui  cuilibet  ex  dictis  actibus  pre- 
sentes fueruntj  et  sic  non  arguelur  scivisse  ma- 
jorem partem  populi.  Oportet  ergo  de  hoc  constare, 
et  in  talibus ,  quae  non  ita  liquido  probari  possunt 
stabimus  conjecturis,  1.  non  omnes,  §.  á  barbaris, 
ff.  de  re  militar  i;  quídam  enim  actus  fácil  i  us 
veniunt  in  notitiam  populi ,  quam  alii ,  ut  in  sen- 
tcnlia ,  quae  lata  esset  super  re  magna ,  et  ínter 
magnos }  ut  tradit  idem  Joan.  Andr.  column.  U. 


26 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  II. 


dolo  el  señor  (6)  de  la  tierra ,  et  non  lo  con- 
tradiciendo et  teniéndolo  por  bien ,  puédenlo 
facer,  et  debe  ser  tenido  et  guardado  por 

in  dict.  versic.  visa ,  et  tradit  Alberic.  in  dicta  1.  de 
quibus,  n.  22. 

(6)  Sabiéndolo  el  señor.  Vide  quse  dixi  supra 
1.  5.  in  glos.  super  parte,  consintiéndolo  el  señor. 

(7)  Fueren  dados.  Videtur  ex  ista  lege,  quód  ad 
inducendam  consuetudinem  requiratur  pluralitas 
sententiarum ,  quse  fuerunt  prolatse    secundum 
consuetudinem  ,  el  sic  quod  non  possit  alias  induci 
consuetudo ,  et  facit  1.  cum  de  consuetudine ,  ff.  de 
legibus.  Bart.  tamen  in  dicta  1.  de  quibus,  in  re- 
petil.  col.  6.  versic.  2.  videmus,  refert  Doctores 
communiter  tenere,  quod  tam  ex  actibus  judicia- 
libus ,  quám  extrajudicialibus  inducatur  consue- 
tudo ,  et  ita  tenet  idem  Bart.  subdens ,  quód  in 
actibus   extrajudicialibus   requiritur  major  fre- 
quentia  acluum,  quam  in  judicialibus ,  dequo, 
et  cxcmplis  notabilibus  poteris  videre  per  Alber.  in 
dicta  1.  de  quibus,  num.  22.  et  idem  tenet  Jaso  in 
dicta  1.  de  quibus,  col.  17.  ubi  alios  boc  tenentes 
refert :  et  certé  durum  esset ,  ita  restringere  islam 
materiam  consuetudinis ,  ut  per  solas  sententias 
induceretur  et  probaretur,  imó  daretur  occasio , 
quod  nunquam ,  vel  raro  consuetudo  aliqua  indu- 
ceretur, si  sententias  essent  necessarise  ,  saltem 
quaudo  judicaretur  contra  legem  ,  ut  et  pcrpendit 
Abb.  in  cap.  fin.  de  consuetud,  col.  9.  verso  6.  re- 
quiritur, et  in  cap.  Jbbale,  de  verbor.  signif.  et 
quia  etiam  sine  contradiclione  potest  induci  consue- 
tudo ,  ut  probat  text.  in  dict.  1.  cum  de  consuetu- 
dine, in  ¡lio  verbo ,  et  ibi  pósito,  tradid  Alber.  in 
dict.  1.  in  quibus,  num.  29.  unde  videtur  ad  istam 
legem  dicendum ,  ut  procedat ,  quando  isto  modo 
quis  vult  probare  consuetudinem ,  scilicet ,  per 
aclus  sententiarum ,  cum  populi  vel  majoris  partís 
acquiescentia.  Si  vero  non  sit  iste  modus  probandi, 
sed  alius,  ex  quo  colligi  possit  lacitus  consensus 
populi ,  non  excluditur  per  istam  legem.  Illud 
enim ,  quod  inducit  consuetudinem  ,  est  usus ,  et 
mores  populi ,  ut  in  dicta  1.  de  quibus ,  et  in  cap. 

'consuetudo,  1.  distinct.  et  supra  eod.  in  summa 
bujus  tituli,etll.  1.  2.  5.  etft.  nonergodcbetarclari 
ad  sententias  lanlúm.  Ostendit  igilur  ista  lex  unum 
modum  induccndi,  et  probandi  consuetudinem, 
et  per  boc  non  alios  excludit. 

(8)  Juicios.  In  ómnibus  libris  de  manu  scrip- 
tis,  quos  ego  viderim,  et  vidi  per  inultos  el  an- 
tiquissimos ,  ad  islud  passum  babetur  de  treinta 
juicios  arriba;  in  libris  excussis,  dicit  dos  juicios, 
et  isla  Hilera  approbata  í'uit  á  Regio  Senatu ,  el  ila 
etiam  babetur  in  libro  Peregrina?,  in  parte  con- 
suetudo, etbuiclitterse  consonat  opinio  Azo.  C.  quo¡ 
sit  tonga  consuetud,  in  summa,  ubi  etiam  Glos. 
idem  tamen  Hostiens.  in  summa,  de  consuetud. 
$.  qualiler.  Alber.  in  dict.  1.  de  quibus,  num.  22. 
Joan.  Andr.  in  dicto  versic.  visa,  col.  5.  versic. 
urca  lertium  principale.  Bald.  yero  in  dicta  1.  de 


costumbre,  si  en  este  tiempo  mesmo  fueren 
dados  (7)  concejeramente  de  treinta  juicios  (8) 
arriba  por  ella  de  homes  sabidores  et  enten- 

quibus,  col.  6.  versic.  sed  queero,  an  sufficiant 
dúo  actus,  dicit  quod  glossatores  dicunt,  quod 
sufficit  binus  actus  :  unde  si  bis  fuerit  pronuntia- 
tum,  et  intervenit  tempuslegitimum,  satis  est,  al- 
legat  glos.  1.  3.  C.  de  Episcop.  aud.  quse  tamen 
loquitur  in  assuetudine  delinquendi ,  quse  facti  est 
improbali :  nos  loquimur  de  consuetudine  proba- 
bili,  quse  habeat  vigorem  legis;  et  ideo  dicunt 
Doctores  secundum  eum,  quod  de  numero  actuum 
non  potest  dari  certa  regula  :  possunt  enim  esse 
actus  multum  nominati  in  populo,  et  tune  suf- 
liciunt  dúo  actus  vallati  temporis  adminiculo  , 
possunt  esse  alii  actus  parúm  sciti  in  populo ,  et 
tune  requiruntur  plurimi  actus.  Subdit  Bal.  ergo 
in  causis  gravibus,  quse   non  dirimuntur  sine 
magno  strepitu,  et  longo  certamine ,  sufficiunt  duse 
sententise ,  quia  perveniunt  verisimiliter  in  noti- 
tiam  gentis.  Sed  in  causis  levibus  ,  et  máxime 
vilium  personarum,  non  resonat  ita  negotium, 
ñeque  efíicitur  notorium ;  et  ideo  actus  secundum 
eum ,  debent  esse  scepissimi ,  et  per  multas  manus 
ivisse  :  ita  quod  sil  verisimile ,  quod  populus  sci- 
verit ,  et  ralum  habuerit  :  in  his  enim ,  quse  tot 
sunt  spectata  oculis  et  tot  insinúala  sensibus ,  ve- 
risimile est ,  quód  pervenerint  ad  notitiam  publi- 
cam,  quia  nomines  sciunt,  quse  ssepéfiunt,  1.  si 
tutor,  C.  de  ¡Jericulo  tutor,  et  máxime  quse  oculis 
patent,  1.  1.  §.  1.  ff.  de  fluminibus,  et  subdit  ibi 
bonum  verbum ,  quód  probala  publica  fama ,  satis 
sit  probata  scientia  populi,  arg.  1.  cum  quídam, 
$.  quod  dicit,  ff.  de  acquir.  hcered.  Vides,  ergo 
istud  esse  arbitrarium ,  prout  etiam  dixi  supra  eo. 
in  lege  1.  unde  et  refert  Hostiens.  in  summa  de 
consuetud,  vers.  quot  actus,  quod  aliqui  dixerunt 
requiri ,  quod  decies  fuisset  judicatum  :  sicut  et 
videmus ,  quod  decem  oves  faciunt  gregem ,  1.  fin. 
ff.  de  abigíeis.  Dicendum  ergo ,  quód  ista  lex  Par- 
titarum  limitetur,  et  intelligatur  quando  est  veri- 
simile ,  quód  tales  duse  sententise ,  durante  decen- 
nio,  devenerint  in  noliliam  populi,  et  intellige 
de  sententiis  definitivis  :  nam  interlocutorise  non 
sufficerent,   cum   illse   non  proferantur  cum  illa 
solemnilate,  qua  difíinitive,  ut  in  specie  tradit 
Alber.  in  dicta  1.  de  quibus,  num.  22.  quem  vide  : 
et  procedet  etiam ,  etsi  sententise  sint  nullse ,  ut 
tradit  Joan.  Andr.  in  dicto  versic.  visa,  col.  7. 
Alber.  in  dict.  1.  de  quibus,  num  24.  Ñeque  exi- 
gitur,  quód  probetur,  quód  tales  sententise  fuerunt 
executioni  mandatse,  nisi  constaret,  quód  inter- 
venit contradictio  ,  cum  peteretur  executio,  ut 
tradit  idem  Alber.  in  dicta  1.  de  quibus,  num.  26. 
el  vide  per  Bart.  in  repet.  1.  de  quibus,  col.  8.  de 
ulroque  dicto  :  et  an  sufíicient  sententise  arbitro- 
rum,  et  cum  bodic  per  leges  Regni  executioni 
mandenlur,  videtur,  quód  sic,  ut  tradit  Joan.  Andr. 
in  elido  Iract.  versic.  visa,  col.  8.  qui  lamen  dicit, 


DEL  USO  ET  DE  LA  COSTUMBRE,  ETC. 


27 


dudos  de  judgar,  et  non  habiendo  quien  gelos 
contralle.  Et  esto  mesmo  serie  quando  con- 
tra tal  costumbre,  en  el  tiempo  sobredicho, 
alguno  posiese  su  demanda  ó  su  querella ,  et 
dixiese  que  non  era  costumbre  que  debiese 
valer-,  et  el  judgador  ante  quien  acaesciese 
tal  contienda ,  oidas  las  razones  de  amas  las 
partes,  judgase  que  era  costumbre  (9)  de 
todo  en  todo ,  non  cabiendo  las  razones  de 
aquellos  que  lo  contradixiesen.  Otrosí  deci- 
mos que  la  costumbre  que  quiere  el  pueblo 

quódluncpluressentenü8e,quám  alias  ¡njudicibus 
ordinariis  requirantur  :  vide  etiam  per  Bart.  in 
dict.  1.  dé  quibus,  col.  9.  Et  quid  si  diversa?,  seu 
contraria?  senlentiae  producantur  ?  Vide  per  Bart. 
ibidem ,  col.  7.  et  8.  ct  per  Joan.  Andr.  ubi  supra, 
col.  8.  vers.  8.  qucero ,  ubi  etiam  vide,  quid  si 
senlentiae  proíerantur  inter  non  subditos. 

(9)  Judgase  que  era  costumbre.  Vide  Azo.  quce 
sit  long.  consuetud,  in  sumnia,  et  Glos.  ibi  in  ru- 
bric.  in  íine,  et  in  1.  de  quibus,  et  in  1.  cumde 
consuetudine ,  ff.  de  legib.  Glos.  in  cap.  final  de 
consuetud.  Glos.  in  cap.  frustra,  8.  distinct.  ubi 
Archid.  post  Vincent.  notat,  quód  consuetudo  fir- 
matain contradictorio  judicio  de  csetero  servabitur, 
ñeque  recipietur  libellus  contra  :  imó  si  postea 
deducatur  in  judicium  ,an  sit  consuetudo ,  non  est 
necesse,  quód  probetur  consuetudo,  sed  sufficit 
probare,  quód  fuit  judicatum  in  alio  judicio  esse 
consueludinem ,  et  quód  non  fuit  appellalum  :  et 
crit  speciale ,  quód  res  inter  alios  acta  alus  pra?- 
judicat;  adverle  tamen  ne  erres,  quód  hoc,  quod 
alus  praejudicat ,  debet  intelligi ,  quando  senlenlia, 
qua  pronunliatum  fuit  esse  consuetudiñem ,  lata 
fuit  cum  legitimo  conlradictore ,  veluti  cum  Syn- 
dico  civitatis ;  tune  enim  bene  noceret  toli  populo , 
facit  enim  tune  jus  inter  omnes ,  argum.  1.  inge- 
nuum ,  ff.  de  statu  homin.  alias  vero  non  faceret 
jus  ínter  omnes ,  arg.  1.  cum  non  justo,  ff.  de  collat. 
deleg.  sed  proderit  tune  sicut  alius  actus ,  si  tran- 
sierit  in  notitiam  populi  vel  majoris  partís ,  ad 
inducendam  consuetudiñem,  ita  declarat  Alb.  in 
dicta  1.  de  quibus ,  num.  22.  Ant.  et  post  eum  Joan» 
de  Imol.  in  cap.  fin.  de  consuetud,  ibi.  Imol.  col.  5. 


poner  et  usar  della ,  debe  ser  con  derecha 
razón  (10)  et  non  contra  la  ley  de  Dios  (11), 
nin  contra  señorío  (12),  nin  contra  derecho 
natural  (13),  nin  contra  pro  comunal  (14)  de 
toda  la  tierra  ó  del  lugar  do  se  face.  Et  de- 
benla  poner  con  grant  consejo  et  non  por 
yerro  (15),  nin  por  antojo ,  nin  por  otra  nin- 
guna cosa  que  les  mueva ,  sinon  derecho,  et 
razón  et  pro.  Ca  si  de  otra  gflisa  la  posiesen, 
non  seria  buena  costumbre ,  mas  seria  dafia- 
miento  della  et  de  toda  justicia. 

quod  tu  bene  nota  ad  inlclleclum  et  limitationem 
hujus  legis. 

(10)  Razón.  V.  qua?  dixi  in  1.  3.  supra  cod.  in 
glos.  1. 

(11)  Ley  de  Dios.  Adde  cap.  fin.  de  consuetud. 
et  in  %.  his  ita,  G.  distinct. 

(12)  Contra  señor io.  Non  ergo  Yalet  consuetudo 
contra  majoriam  Regis ,  et  Regni ,  seu  contra  su- 
premam  jurisdiclionem ,  ut  bic ,  el  in  1.  fin.  til.  15. 
lib.  5.  ordinat.  reg.  vid.  Glos.  in  cap.  volumus,  16. 
qua?st.  k.  Bald.  in  1.  1.  C.  ne  rei  clom.  vel  temp. 
cap.  2.  et  ibi  Abb.  de  cens.  vide  quod  late  tradit. 
Franc.  Balb.  in  suo  tract.  prcescript.  chart.  51.  per 
totam ,  et  signanter  col.  3.  et  Socin.  consil.  275. 
col.  3.  et  h.  2.  vol.  et  adde  cap.  cum  non  liceat, 
et  ibi  Doct.  de  prcescr.  Oldrald.  consil.  172. 

(15)  Derecho  natural.  Adde  dict.  cap.  fin.  de 
consuét.  quid  si  sit  contra  jus  gentium,  de  quo 
habetur  in  cap.  jus  gentium  ,4 .  disl.  Doct.  dicunt, 
quód  non  valet  nisi  cum  causa,  et  quando  versalur 
in  ea  publica  utilitas;  et  sic  loquitur  1.  venditor, 
$.  si  constat,  ff.  commun.  praidior.  tradit  Joan. 
Andr.  etDoct.  late  in  cap.  quce  in  ecclesiaram ,  d« 
constit.  Joan.  Andr.  in  dict.  tract.  consuetud,  col. 
penult. 

(1?¡)  Pro  comunal.  Adde  1.  2.  supra  eod.  et  vide 
l.juspublicum,  ff.  de  pact.  ex  causa  lamen  valet 
quandoque  consuetudo  contra  jus  publicum ,  auc- 
loritate,  et  utilitate,  ul  tradit  Joan.  Andr.  in  cap. 
fin.  de  cens.  lib.  6.  Abb.  in  cap.  cum  ex  offic.  col.  5. 
de  prcescript. 

(15)  Por  yerro.  Adde  in  eod.  1.  5.  et  qua?  dixi  in 
glos.  in  parte  :  con  gran  consejo. 


28 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  II. 


LEY  VI.  (a) 
Qué  fuerza  ka  la  costumbre  para  obrar. 

Fuerza  ha  la  costumbre  de  valer  quando  es 
echa  et  guardada  en  las  maneras  que  de  suso 
¡ieximos.  Et  valiendo  desta  guisa  se  puede 
tornar  en  fuero,  sol  que  sea  con  acuerdo  de 
los  de  la  tierra  et  con  mandamiento  del  señor 
della.  Et  aun  ha  otra  fuerza ,  que  si  por  aven- 
tura acaesciesen  algunos  fechos  que  non  fa- 


llasen en  el  fuero ,  ó  fuesen  hi  mal  puestos,  por 
la  costumbre  se  podrían  librar  et  endereszar, 
ó  facer  de  nuevo  si  menester  fuese ;  et  de  esta 
guisa  se  tornarie  en  fuero ,  et  serie  tal  como 
él.  Et  aun  ha  otro  poderío  mayor  que  este  ; 
ca  puede  desatar  el  fuero  antiguo,  si  fuese 
fecho  ante  que  la  costumbre,  et  hobiese  en 
él  mengua  ó  yerro,  ó  cosas  tan  sin  razón  por 
que  debiese  ser  desfecho.  Pero  si  la  costum- 
bre fuese  usada  en  tierra ,  ó  en  villa  ó  en  otro 
lugar  señalado ,  estonce  non  contrallarle  el 


(«■)  Nota  de  los  Editores.  Por  las  razones  expuestas  en  nuestro  prólogo ,  se  pone  aquí  la  ley  VI  del  texto  de  Gregorio 
López  ¡  que  contiene  las  disposiciones  de  las  leyes  VI  y  VII  del  texto  de  la  Real  Academia ,  pero  con  bastante  diferencia 
cu  las  expresiones. 


LEY  VI. 

Pragmática  que  principia  la  Recop.~  Ley  5.  tit.  1 .  lib.  2. 
Recop. 

Qué  fuerza  ha  la  costumbre  para  valer. 

Fuerza  muy  grande  ha  la  costumbre  quan- 
do es  puesta  con  razón,  asi  como  diximos, 
ca  las  contiendas  que  los  homes  han  entre 
sí ,  de  que  non  fablan  las  leyes  escritas ,  pue- 
dense  delibrar  por  la  costumbre  (4)  que  fuese 
usada  sobre  las  razones  de  que  es  la  con- 
tienda ,  et  asi  ha  fuerza  de  ley.  Otrosí  decimos 
que  la  costumbre  puede  interpretar  la  ley 
quando  acaesciese  dubda  (2)  sobre  ella  $  que 
asi  como  acostumbraron  los  hombres  de  la 
entender  asi  debe  ser  entendida  et  guardada. 
Et  aun  ha  otro  poderío  muy  grande,  que 
puede  toller  las  leyes  antiguas  (3)  que  fuesen 


fechas  ante  que  ella ;  pues  que  el  rey  de  la 
tierra  lo  consintiese  usar  contra  ellas  tanto 
tiempo  como  sobredicho  es  ó  mayor,  et  de 
esto  se  debe  entender  quando  la  costumbre 
fuese  usada  generalmente  en  todo  el  reyno  : 
mas  si  la  costumbre  fuese  especial ,  estonce 
non  desataría  la  ley  sinon  en  aquel  lugar  (4) 
tan  solamente  do  fuese  usada.  Et  desátase  la 
costumbre  en  dos  maneras ,  aunque  sea  bue- 
na :  la  primera ,  por  otra  costumbre  que  sea 
usada  contra  aquella  que  era  primeramente 
puesta,  por  mandado  del  señor  (5),  et  con 
placer  de  los  de  la  tierra ,  entendiendo  que 
era  mas  su  pro  que  la  primera,  segunt  el 
tiempo  et  la  sazón  en  que  la  usasen ;  la  se- 
gunda, si  fuesen  después  fechas  leyes  escritas 
ó  fuero  (6),  que  sean  contrarios  della ;  ca  es- 
tonce deben  ser  guardadas  las  leyes  ó  el  fuero 
que  fueron  después  fechas,  et  non  la  costum- 
bre antigua. 


Ubi  lex  non  disponit ,  admitlitur  consuetudo  :  et 
consueludo  est  legum  interpres ,  et  corrigit  jus 
anterius,  si  estgencralis;  si  specialis,  in  illo  loco 
dumtaxat  ubi  servalur,  si  Princeps  scit,  nec  con- 
tradical  intra  10  vel  20  annos.  ítem  tolli'lur  consue- 
tudo per  contrariam  consuetudinem  posteriorem , 
aut  legem.  íloc  dicit. 

(1)  Por  la  costumbre.  Nota,  quod  rccurrimus 
ad  simile  consuetudinis ,  ut  per  consuetudinem 
decidatur  :  concord.  1.  de  quibus  in  princip.  ff.  de 
legib.  ubi  Bart.  col.  2.  Bal.  col.  15.  et  procedit  in 
materia  consuetudinis ,  id  est,  ubi  non  tractatur  in 
legibus ,  sed  in  consueludinibus ,  et  in  materia  feu- 
dorum;  tune  recurritur  ad  simile  consuetudinis, 
non  ad  simile  legis  :  si  vero  non  sit  lalis  materia, 
tune  priüs  recurritur  ad  simile  legis ,  quam  ad  si- 


mile consuetudinis ,  secundum  Bart.  et  Bald.  ubi 
supra ,  et  si  consuetudo  est  irrationabilis ,  non  tra- 
hitur  ad  similia. 

(2)  Dubda.  L.  si  de  interpretatione ,  ff.  de  legib . 
cap.  cum  dilectus,  de  consuet. 

(3)  Antiguas.  Concord.  1.  de  quibus,  ff.  de  legibus, 
cap.  fin.  de  consuet.  et  quod  tradit  Glos.  in  1.  nenio, 
$.  lemporalis,  ff.  de  regul.jur.  et  infra  1.  proxim. 

(i)  Lugar.  Adde  Glos.  in  dicta  1.  de  quibus,  et  in 
1.  2.  C.  quee  sit  long.  consuet. 

(5)  Del  señor.  Semper  repetunt  istud  verbum 
istse  leges  Partitarum  ad  oslendendum,  populos 
bodié  sine  beneplácito  Principis  non  posse  indu- 
ccre  consuetudinem ,  sicut  ñeque  possunt  condere 
legem  :  limita ,  et  inlelligc ,  ut  dixi  supra  in  1.  3. 

(G)  Fuero.  Id  est  lex,  vel  stalutum;  et  adde  1.  3. 
§.  divus,  ff.  de  sepul.  viol.  et  Doct.  in  dicta  1.  de 
quibus  i  et  in  1.  2.  C.  quee  sit  long.  consuet* 


DEL  USO  ET  DE  LA 

fuero ,  nin  lo  desatavié  sinon  en  aquel  lugar 
en  que  hobiese  poder ;  et  esto  faciéndose  con 
mandado  del  señor  et  con  placer  de  los  de  la 
tierra. 

LEY  VIL 

Cómo  se  puede  desalar  la  costumbre: 

Desfacer  se  puede  la  costumbre  antigua 
por  dos  maneras ,  et  non  tan  solamente  la 
mala,  mas  aun  la  que  fuese  buena.  Et  la  pri- 
mera destas  es  otra  costumbre  que  fuese 
usada  contra  aquella  por  mandado  de  señor, 
et  con  placer  de  los  de  la  tierra,  entendiendo 
que  sea  mas  su  pro  que  la  primera,  segunt 
que  es  el  tiempo  ó  la  sazón  en  que  la  camia- 
sen.  La  segunda  es  si  fuese  fecho  fuero  des- 
pués contra  ella,  et  desfeciese  por  razón  el 
derecho  que  en  la  costumbre  se  mostraba 
que  yacie :  ca  estonce  debe  valer  et  ser  guar- 
dado ,  et  la  costumbre  desatada. 


IEX   VIH. 

Forus  dicitur  jus  ab  usu,  et  consueludinc  cau- 
satum ,  quód  pro  lege  servalur ,  et  forus  proprié 
sumptus  est  generalis,  et  super  bis  quae  concer- 
nunt  causarum  decisionem:  et  indo  dictas  forus  á 
foro,  quia  publicus  est  et  manifestus.  Hocdicit. 

(1)  Encierran.  Forus  ergo  bic  sumilur  pro  jure 
causato  á  consuetudine ,  et  usu ,  seu  moribus  ulen- 
tium ,  et  concordat  cum  I.  de  quibus,ff.  de  legibus. 
Sed  contra,  quia  ipsa  consuetudo  dicitur  jus,  ut 
probalur  in  §.  constat,  et  in  §.  ex  non  scriplo,  et 
in  §.  et  non  ineleganter,  Inslit.  de  jure  nat.  ct  I. 
fin.  C.  quae  sit  longua  consuet.  et  in  dicta  1.  de  qui- 
bus,  versic.  inveterata,  respondendum  secundum 
Alber.  in  dict.  1.  dequibus,  n.  12.  quód  aliquando 
consuetudo  assumitur  ut  factum  ex  moribus  uten- 
tium ,  ex  quo  jus  resulta t  consueludinarium ,  et  ita 
sumitur  hic,  et  in  dicta  1.  de  quibus.  Si  vero  assu- 
mas  virlualiter  pro  eo  quod  resullat  ex  fació ,  et 
tune  est  idem  quod  ipsum  jus  consuetudinarium ; 
et  sieprocedit  versic.  inveterata,  et  alia  jar. 

(2)  Como  leu.  Cap.  consuetudo,  1.  dist.  1.  de  qui- 
bus, ff.  de  legibus,  I.  fin.  C.  quee  sit  longa  consuet. 

(3)  Ha  de  ser.  Nota  bic ,  quód  forus  proprié  est 
generalis ,  et  super  bis  quae  concernunt  causarum 
decisionem ,  ut  patet  etiam  ex  foro  legum ,  impro- 
pria tamen  forus  municipalis  dicitur  etiam  forus , 
ut  forus  municipalis  de  Sepulveda. 

(4)  Paladino.  Facit ,  quod  leges'fori  Casleitse  non 
indigeant  probatione ,  quod  sint  in  usu ;  imó  oi  qui 
earum  desueludinem  allegaverit,  incumbal  pro- 
bayo  j  quod  non  sint  in  usu  :  ad  quod  facit  proce- 


COSTUMBRE,  ETC.  20 

LEY  VIII. 

Qué.  cosa  es  fuero. 
Ley  5.  tit.  l.lib.  2.  Recop. 

Fuero  es  cosa  en  que  se  encierran  (1)  estas 
dos  maneras  que  habernos  dicho,  uso  et  cos- 
tumbre, que  cada  una  dellas  ha  de  entrar  en 
el  fuero  para  ser  firme  :  el  uso  porque  los 
homes  se  fagan  á  él,  et  lo  amen ;  et  la  costum- 
bre que  les  sea  asi  como  manera  de  hereda- 
miento para  razonarlo  et  guardarlo.  Ca  si  el 
fuero  es  fecho  como  conviene  de  buen  uso  et 
de  buena  costumbre,  ha  tan  grant  fuerza  que 
se  torna  á  tiempo  asi  como  ley  (2),  porque  se 
mantienen  los  homes  et  viven  los  unos  con 
los  otros  en  paz  et  en  justicia;  pero  ha  entre  él 
et  estos  otro  departimiento ;  ca  el  uso  et  la 
costumbre  facense  sobre  cosas  señaladas, 
maguer  sean  sobre  muchas  tierras  ó  pocas,  ó 
sobre  algunos  lugares  sabidos ;  mas  el  fuero 
ha  de  ser  (3)  en  todo  et  sobre  toda  cosa  que 
pertenesca  señaladamente  á  derecho  et  ajus- 
ticia. Et  por  esto  es  mas  paladino  (4)  que  la 

mium  diefarum  legum  fori  in  fine,  ubi  Rex  Al- 
phonsus,  qui  ct  isías  legesPartilarum  promulgavit, 
jubet  forum  illud  ab  ómnibus  obervari.  ítem,  quia 
videmus  in  consueludinibus  feudorum ,  de  quibus 
in  libro  feudorum,  idem  servan,  et  non  indiget 
probatione ,  quód  sint  in  usu ,  e¡  qui  allcgat  dictas 
consuetudines  feudales  in  libro  il!o  contentas ,  ut 
tradit  Andr.  de  Iser.  Bal.  Jacob.  Alv.  Magl.  Land. 
in  prcelíidiis  feudorum,  et  novissimé  Francisclíi- 
nus  Curtius  late  boefundans  in  suotractatu  feudal. 
in  princip.  ítem,  utbicbabelur,  de  natura  fori  est, 
quód  sit  notorius  ct  manifestus ,  et  consuetudo  no- 
loria  non  eget  probatione,  autbent.  jubemus,  in 
verbo,  moribus  consonanlem ,  et  ibi  nolat  Bal. 
C.  de  judie,  subdens,  quód  judex  tenetur  supplere 
in  bis,  quíe  sunt  notorias  consueludinis,  prout 
suppletin  bis,  quae  sunt  juris :  idem  Bal.  in  1.  filius- 
famil.  $.  veterani,  ff.  de  procur.  allegans  Gloss.  in 
1. 1.  C.  qui, el  adversus quos,  diciteliam  Joan.  And. 
incap.  fundamenta,  de  elect.  lib.  6.  quód  illa  con- 
suetudo ,  qua  filios  fratris  nepotes  appellamus ,  non 
eget  probatione  tanquam  sit  notoria.  Islam  quas- 
tionem  non  allegatis  praedictis  movet  Roder.  Suar. 
in  commento  suo  super prooemio  fori,  qui  motus 
ex  1.  ordin.  de  Alcalá,  quae  est  lib.  1.  tit.  k.  I.  U. 
in  ordin.  reg.  et  in  princ.  legum  Taur.  cum  dicit : 
Mandamos  que  los  dichos  fueros  sean  guardados  en 
aquellas  causas  que  se  usaron.  Jubentur  ergo  ser- 
vari,  quatenus  usu  sint  servata?,  et  alias  non,  et 
ita  servalur  in  practica:  sed  est  diflicultas,  cuiin- 
cumbat  onus  probandi  usumtalis  legis  fori ,  in  quo 
idem  Roder.  ubi  supr.  seresolvit,  quód  ei,  qui 
allegat  pro  se  aüquam  legem  fori ,  illi  incumlxat 


,0 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  II. 


costumbre  ni  el  íiso,  et  mas  concejero  •,  ca 
c::  todo  lugar  se  puede  decir  et  facer  enten- 
( c  r.  tt  por  ende  ha  este  nombre  fuero ,  por- 
jie  non  se  debe  decir  nin  mostrar  ascondi- 
damente ,  mas  por  las  plazas  et  por  los  otros 
lugares  á  quien  quier  que  lo  quiera  oir.  Et 
los  sabios  antiguos  posieron  nombre  fuero  en 
latin  por  el  mercado  do  se  ayuntan  los  bornes 
á  comprar  et  á  vender  sus  cosas  ;  et  deste 
lugar  tom^este  nombre  fuero  quanto  en  Es- 
paña :  et  asi  como  el  mercado  se  face  públi- 

onus  probandi ,  illam  ih  usu  esse  observatam :  mo- 
vetur  ex  dict.  1.  ordin.  de  Alcalá,  et  ex  1.  1.  cum 
gloss.  C.  quee  sil  longa  consuet.  ubi  Baldus,  et 
Salic.  et  Bald.  in  1.  generaliter  la  2.  C.  de  Episcop. 
el  Cleric.  et  quia  consueludo  consistit  in  facto ,  et 
facía  sunt  probanda ,  quia  peritissimos  fallunt,  1.  2. 
C.  dejuris,  et  facli  ignorantia;  et  quia  est  indu- 
bilala ,  et  communis  conclusio ,  quód  alleganti  con- 
suetudinem  incumbit  onus  probandi :  et  cum  ad 
esse  legis  dicti  fori  requiratur  usus ,  et  sic  factum, 
necessarió  talis  usus  cum  sit  factum ,  et  qualitas  á 
jure  requisita,  probanda  est,  et  ita  observan  dicit 
et  practicari :  et  fiunt  semper  articuli  qualiter  lex 
Fori  super  qua  pendet  lis ,  observatur  in  usu  :  sub- 
dit  lamen  nolabile  verbum ,  quód  iste  usus  quoad 
leges  Fori ,  non  sit  probandus  eo  modo ,  quo  usus 
consuetudinis,  quia  si  aliud  dicerctur,  omnes  leges 
dicíi  Fori  essentquasi  pro  non  scriptis,  si  nullam 
vim  baberent,  nisi  vigore  consuetudinis  :  et  sic 
lamen  oportet  probare  usum ,  non  tamen  enm  qua- 
lilatibusjllis ,  quibus  debet  probari  consuetudo , 
allegat  dictum  not.  Bart.  in  1.  2.  C.  quee  sit  longa 
consuet.  cum  tradit  de  medio  probandi  consuetu- 
dinem,  seu  usum  consuetudinis,  de  qua  in  glos. 
in  1.  dos  a  paire  profecía,  C.  solut.  malrim.  et  satis 
placet  hoc,  quia  alias  nullus  fuerat  effectus  redi- 
gendi  in  scriptis  dictas  legos  Fori :  et  quia  í.  ordin. 
üe  Alcalá  tantum  exigit,  quód  adbuc  sint  in  viridi 
observantia,  subdit  etiam  quód  quando  est  talis 
lex  Fori,  cujus  observantia  est  notoria,  quód  non 
indiget  tune  aliqua  probatione  usus ;  et  bené  con- 
ferunt,  quse  supra  dixi,  et  idem  esset  dicendum , 
ubi  apparet  per  alias  leges  Regni ,  quód  provident 
aliquid  circa  talem  legem  Fori :  ut  habetur  super 
lucris  constante  matrimonio ,  et  super  retráctil  per 
consanguineum  proximiorem,  et  super  arris,  vel 
alias,  prout est  in  legibus  Ordin.  et  legibus  Tauri- 
nis  :  nam  satis  ex  hoc  constat  tales  leges  fori  vali- 
datas,  et  approbatas  per  Reges :  et  isto  argum.  usus 
est  Franciscus  Curtius ,  prout  refert  ejus  nepos  ex 
fratre  vel  sorore,  dictus  Francischinus  Curtius, 
ubi  supra,  ad  probandum,  approbata  fuisse  per 
Imperatores  capitula  consuetudinum  feudorum  : 
nain  Princeps  disponens  circa  persoñam,vel  aclum 
invalidum,  dicitur  approbarc,  1.  quídam  consule- 
bant,  ff.  de  rejud.  1.  idem  Utpiuniis,  ff.  de  excus. 
tutor,  unde  arguit,  quód  multi  Imnoralores  halwe- 


camente ,  asi  ha  de  seer  el  fuero  paladina- 
mente et  manefiesto. 

LEY  IX. 

Como  debe  ser  fecho  el  fuero. 
Ley  3.  tit.  i.  liv.  2.  Recop. 

Fecho  debe  ser  el  fuero  (4)  bien  et  cumpli- 
damente ,  guardando  en  todas  cosas  razón  et 
derecho,  et  egualdat  et  justicia  •,  et  débese  fa- 

runt  notitiam  dicti  libri  feudorüni ,  et  circa  illum 
disposuerunt ,  prout  dicit  constare  ex  infínitis  pri- 
vilegiis  concessis  ad  legitimandum  spurios ,  et  na- 
turales, in  quibus  expresse  derogant,  cap.  natu- 
rales, si  de  feud.  fuer,  controv.  limitat  etiam 
Roderic.  ubi  supra,  nisi  forte  casus,  qui  á  lege 
Fori  est  decisus,  non  accidisset,  quia  tune  non 
tolletur  effectus  talis  legis  :  et  subjicit ,  quód  suffi- 
ceret  probare  saltem  ex  fama ,  et  prsesumptione , 
quód  testes  non  recordantur  tale  negotium  oceur- 
risse  in  civitate ,  nam  tune  impossibile  esset  pro- 
bare usum,  ex  quo  numquam  accidit,  et  ita  dicit 
limitandam.  1.  ordin.  de  Alcalá,  allegat  notata  per 
Bald.  in  1.  de  quibus,  9.  col.  ff.  de  legibus,  in 
qusest.  an  ex  non  aclibus  inducatur  consuetudo , 
et  alia  qua?  ibi  poteris  videre;  qua?  tamen  non 
multum  urgent.  Et  dato  quod  ista  limitatio  foret 
vera ,  deber  et  probari ,  ut  dictum  est ,  non  solúm 
quód  casus  non  venit  in  civitate ,  verúm  ñeque  irt 
Regno ;  quia  si  alibi  venit ,  de  illo  est  probandum. 
Pnetereá,  et  limitan  deberet  ista  limitatio,  nisi 
talis  casus  esset  decisus  per  istas  leges  Partitarum, 
tune  enim  usu  legis  Fori  probato ,  per  istas  leges 
deberet  decidí,  quas  et  post  librum  Fori  condidit 
iste  Rcx  Alpbonsus  Serenissimus ,  ut  habetur  in 
sua€hronica,  1.  non  estnomm,  ff.  de  legibus: 
cap.  i.  de  constit.  lib.  6. 


In  foro  condendo ,  seu  in  scriptis  redigendo ,  at- 
lendi  debet  quod  hic  exprimitur.  Hoc  dicit. 

(1)  El  fuero.  Forte  lex  ista  potcst  inlelligi  de  sta- 
tuüs  populorum,  de  quibus  in  1.  omnes  populi, 
ff.  de  just.  etjur.  ut  per  legem  islam  permittatur 
populis  dum  tamen  fiat  cum  volúntate  Principis, 
quód  videlur  intelligendum  et  limitandum,  juxta 
ea  quse  dixi  in  1.  12.  supra,  tit.  1.  nam  procedef 
quod  hic  habetur,  quando  populus  statueret  ali- 
quid  ex  causa  contra  legem  scripíam,  vel  in  casu, 
quo  non  posset  slaluere ,  quia  non  eral  super  ad- 
minislratione  rerum  siianuvi,ut  laUí'ss  ibi  dixi;  vel 
dic  quoad  isluinlikiliun,  quod  ¡niolügalitr  hajcicx 
quando  consueludo,  seu  íorus  redigilup  in  scriptis, 
ut  servetur  quod  hic  habetur  :  sed  hoc  non  vido- 
tur  posse  stare  atlentis  verbis  hujus  legis;  uih!q 
teñe  quod  lile  loaur.lur  de  hvo  m\\n\c>¡*  H. 


BEL  USO  ET  DE  LA  COSTUMBRE ,  ETC. 


31 


eer  con  consejo  de  homes  buenos  et  sesudos , 
et  con  voluntad  del  señor,  et  con  placentería 
de  aquellos  sobre  que  lo  ponen.  Et  esto  se  en- 
tiende de  los  homes  de  buen  entendimiento 
que  catan  mas  la  pro  comunal  de  todos ,  et 
de  la  tierra  en  que  han  á  morar  que  non  la 
suya :  et  que  non  sean  cobdiciosos,  nin  sober- 
bios, nindemala  voluntad,  nin  hayan  desa- 
mor unos  con  otros  mientra  lo  fecieren.  Et 
quando  asi  fuere  fecho,  pueden  lo  otorgar  et 
mandar  por  todos  los  otros  lugares  do  se  fe- 
dere que  se  tenga  •,  et  desta  guisa  será  asi 

como  ley. 

LEY  X. 

Cómo  se  puede  desatar  el  fuero. 

Ley  3.  tit.  t.  liv.  2.  Recop. 

Mal  et  bien  son  dos  cosas  muy  contrarias , 
que  siempre  la  una  destorba  la  otra  et  la  de- 
sata quanto  puede ,  asi  que  quando  el  mal  ha 
mayor  poder  et  fuerza ,  vence  al  bien  et 
puna  en  desatallo :  et  eso  mesmo  face  el  bien 
quando  puede  mas,  fueras  ende  que*el  bien 
ha  tanta  ventaja ,  que  es  mas  noble  en  su  po- 
der (1)  •,  et  por  ende  asi  como  en  el  derecho 
yace  todo  bien ,  asi  en  el  tuerto  yace  todo 
mal.  Et  porque  la  maldat  es  cosa  aborrece- 
dera ,.  por  ende  la  bondat  ha  poder  con  de- 
recho de  la  siempre  desatar.  Onde  como  quier 
qué  el  fuero  sea  fecho  para  venir  ende  bien, 
si  por  aventura  de  comienzo  non  fuere  bien 
catado,  porque  el  bien  sea  hi  mucho  escogido, 
ó  non  usaren  del  asi  como  deben,  non  ca- 
tando hi  lo  de  Dios  primeramente  et  cumpli- 
damente ,  nin  lo  del  señor  natural,  nin  el  pro 
de  la  tierra,  por  cada  una  destas  razones  debe 
ser  desfecho  (2).  Et  quando  el  uso,  et  la  cos- 
tumbre et  el  fuero,  que  dicho  habernos  fuer 
tal ,  puede  llegar  á  tiempo  seyendo  sabido  et 
conoscido  por  que  se  deba  emendar :  et  quanto 
mas  dura  et  lo  usan ,  tanto  peor  es  (3).  Et  de- 
mas  vienen  dende  dos  cosas  •,  la  una  que  se 
da  por  flaco  et  desentendido  aquel  que  lo  debe 


toller  et  lo  sufre ,  la  otra  que  resciben  pérdida 
et  daño  aquellos  que  lo  usan. 

LEY  XI. 

Qué  honra  han  las  leyes  sobre  el  fuero,  et  el 
uso  et  la  costumbre. 

Honrar  deben  los  homes  las  leyes  en  dos 
maneras  •,  la  una  por  la  honra  que  es  en  aque- 
llos que  la  han ,  la  otra  por  el  bien  quel  puede 
ende  venir  al  que  honra  aquella  cosa  de  que 
puede  ser  honrado.  Et  porque  estas  dos  cosas 
son  en  las  leyes,  por  eso  las  deben  todos 
mucho  honrar ;  ea  maguer  que  el  uso  et  la 
costumbre  pueden  menguar  dellas  ó  tollerlas 
del  todo ,  segunt  que  deximos  de  suso ,  et 
otrosí  como  quier  que  estos  derechos  se  tor- 
nen unos  en  otros ,  asi  como  saliendo  del  uso 
costumbre ,  et  de  la  costumbre  fuero,  et  del 
fuero  ley,  et  en  decendiendo,  de  la  ley  fuero, 
et  del  fuero  costumbre,  et  de  la  costumbre 
uso  •,  todavía  la  ley  ha  estas  honras  señaladas 
demás  de  aquestas  otras ,  ca  después  que  la 
ley  es  fecha ,  ha  de  ser  fuero  concejero  et  pu- 
blicado :  et  otrosí  recibe  en  sí  costumbre  para 
ser  costumbrado  por  ella :  et  otrosí  debe  ser 
usada ,  porque  en  otra  manera  non  se  podrían 
della  aprovecharlas  gentes.  Etpor  ende  como 
quier  que  se  torne  en  estas  otras ,  non  es  la 
su  tornada  sinon  en  ganando  et  en  recebiendo 
poder  et  honra  dellas.  Et  aun  ha  otra  ma- 
nera ,  ca  las  leyes  non  las  pueden  facer  sinon 
los  mayores  señores  et  los  mas  honrados,  asi 
como  emperadores  ó  reyes  •,  porque  se  en- 
tiende que  por  quanto  son  mas  nobles  et  de 
mayor  lugar  los  que  las  facen,  tanto  mayor 
honra  reciben  ellas.  Et  sin  esta  han  otra  muy 
grande,  que  son  ciertas  et  escripias,  et  non 
se  deben  judgar  por  entendimiento  de  homes 
de  mal  seso.,  nin  por  í'azañas  nin  por  albe- 
drio ,  sinon  quando  menguase  la  ley  en  lu- 
gares ,  ó  la  hobiesen  de  emendar  ó  á  facer 
de  nuevo ;  ca  estonce  es  de  catar  homes  en- 


IEX  X. 

Forus,  seu»consuetudo ,  quse  incipit  csse  cor- 
ruptela, tolli  debet  :  et  tanto  deterior,  quanto 
diuturnior.  Hoc  dicit. 

(1)  Es  mas  noble  en  su  poder.  Et  dicit  Gloss.  in. 
cap.  omnes  popitli ,  tú,  dist.  quód  non  potest  quis 
crescere  tanlum  in  malitia,  quantum  in  bonilale, 
quia  charilas  potest  in  infinilum  extendí,  juxla 
illud  Psalm,  118.  v.  72.  bonvm  mihi  lex  oris  tui 


super  milita,  etc.  malitia  non,  quia  aliquis  potest 
csse  summé  malus,  de  Poenit.  distinct.  2.  §.  é  coj¿- 
trario. 

(2)  Desfecho.  Et  si  de  fació  non  tollatur,  sed  per- 
scveret,  licilum  est  illicila  remediis  legilimis  cir- 
cumvenire,  ut  tradit  Bal.  per  texl.  ibi,  in  1.  unic. 
in  princip.  C.  de  ead  toll. 

(5)  Tanto  peor  es.  Concordat  cap.  fin.  de  con- 
suetud, lex  mala  numquam  juvatur  temporis  cursu, 
Gloss.  in  cap.  ínter  coetera:  10,  qusest.  3. 


32 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  III. 


tendudos  et  sabidores  para  albedriar  et  veer 
toda  cosa  porque  se  mejor  pueda  facer  ó 
emendar,  et  mas  con  razón.  Et  porque  es 
cosa  cierta ,  et  ninguno  non  puede  al  decir, 
et  que  por  esta  razón  es  ella  honrada ,  por 
ende  los  que  la  guardan  et  la  honran  son  por 
ella  mas  honrados.  Et  esta  honra  es  tan 
complida  que  desde  el  rey  fasta  el  menor 
home  de  la  tierra  cada  uno  falla  hi  su  dere- 
cho ,  et  de  como  debe  ser  honrado.  Et  esto  es 
porque  la  letra  non  falíesca  á  uno  nin  á  otro , 
que  tan  bien  muestra  la  razón  por  el  mayor 
como  por  el  menor ;  ca  de  una  guisa  lo  falla 
el  loco  et  el  cuerdo,  et  el  de  mal  entendi- 
miento et  el  de  bueno ,  et  el  que  es  bien  ra- 
zonado et  el  que  non  lo  es,  et  non  miente  á 
ninguno  por  amor  nin  por  desamor,  nin  por 
promesa  nin  por  amenaza ;  et  esta  escritura 
de  las  leyes  ha  una  honra  muy  grande  en  que 
entran  quatro  cosas  :  la  primera  que  la  de- 
ben facer  homes  sabios  et  entendudos ;  la  se- 
gunda que  ha  de  ser  fecha  de  muy  buenas 
palabras  et  mucho  escogidas  ;  la  tercera  que 
la  fagan  siempre  con  mandado  de  los  mas 
honrados  señores  en  quien  es  el  poder  et  la 
honra  de  mandar  et  de  facer  ;  et  otrosi  por- 
que en  ella  fabla  de  nobles  fechos  et  honrados 
mas  que  las  otras  escripturas  todas ;  la  quarta 
porque  es  escripta ,  et  non  puede  caer  en  ol- 

TITULÜS  III.  DE  SUMMA  TRIIS ITATE ,  ET  FIDE 
CATIIOLICA. 

(1)  Crea  fírmemiente.  Quod  bic  habctur  et  sump- 
tum  est  á  cap.  i.  de  Sum.  Trinit.  et  Fule  Cathol. 
in  decretal,  et  C.  eod.  in  epislol.  inter  claras,  et 
dictam  decrelalem  commenlo  ornavit  B.  Thorn.  ut 
patet  in  suo  libro  opuscidorum ,  opúsculo  5. 

(2)  Dios  verdadero.  Dicunt  sancli ,  Unus ,  ne 
differentia  contrarielatem ,  contraríelas  pugnam, 
pugna  vero  corruptionem  induceret :  Trinus ,  ne 
soliludo,  vel  singularitas  eum ,  vel  minus  poten- 
tem,  vel  minus  bonum,  vel  minus  felicem  osten- 
dat,  etbene  dicitur.  unus ,  quia  omnis  numerusab 
unilate,  unitas  á  millo,  Iradit  Joan.  And.  in  cap. 
firmiter,  deSumma  Trinit.  etFide  Cathol.  in  novel. 
Ambros.  etiam  in  lib.  de  Fide,  ad  Gratian.  Impe- 
ratorem,  lib.  1.  cap.  2.  Nos  Patrem,  et  Filium,  et 
Spiritum  Sanctum  confitemur,  ita  ut  in  Trinitatc 
perfecta  et  plenitudo  sit  Divinitatis ,  et  Unitas  po- 
leslatis  :  omne  Regnum  in  se  ipso  divisum  facilé 
destruetur;  non  ergo  divisum  est  llegnum  Trini- 
tatis  :  si  divisum  non  est,  unum  est,  non  enim 
dividitur  Unitas,  ñeque  scinditur;  et  ideó  ñeque 
corruptelae  subdilur,  ñeque  setati. 

(5)  Non  ha  comienzo.  Vide  in  Prooemio  2.  Part. 
O)  AfWff,  Pro  jsyj  csceUeoUa,  et  magnitudinc 


vido  de  los  homes  por  mal  seso  nin  por  tiempo, 
nin  otrosi  non  debe  ser  desatada  del  todo ; 
pero  si  algunas  hi  hobiere  que  non  sean  bue- 
nas ,  si  fueren  de  emendar  que  se  emienden , 
et  si  fueren  á  desatar  que  pongan  otras  en  su 
lugar  ante  que  las  desaten.  Onde  por  todas 
estas  razones  han  honra  las  leyes  que  son 
fechas,  et  ordenadas  et  puestas  en  escripto, 
asi  como  de  suso  deximos,  sobre  todos  los 
fueros,  et  usos  et  costumbres  que  los  homes 
ponen  et  pueden  poner ;  ca  lo  al  se  puede 
camiar  por  voluntad ,  et  esto  non  sinon  por 
derecho. 

TITULO  III. 

DE  LA  SANTA  TRINIDAT. 
LL.  del  tit.  d .  lib.  i .  Recop.  —  Ley  1 .  tit.  i .  lib  1 .  Recop, 

Comenzamiento  de  las  leyes  tan  bien  de  las 
temporales  como  de  las  espirituales  es  este , 
que  todo  cristiano  crea  fírmemiente  (4)  que 
es  un  solo  Dios  verdadero  (2) ,  que  non  ha 
comienzo  (3)  nin  fin ,  nin  ha  en  sí  medida  (4) 
nin  mudamiento  (5),  et  es  poderoso  (6)  sobre 
todas  las  cosas ,  tan  bien  las  que  los  homes 
entienden,  como  todas  las  otras  que  non  pue- 
den entender,  et  de  las  cosas  que  non  veen 
como  de  las  que  son  veidas,  Padre  et  Fijo  et 
Espíritu  Santo  (7),  tres  personas  (8)  et  (9)  un 

inexcogitabili  mensuran,  vel  altingi  non  potest. 
Deus  excedit  magnitudine  suse  dignitatis  omnem 
creaturam  in  infinitum :  et  ideó  dicitur  immensus, 
quia  nulla  est  commensuratio ,  vel  proportio  ali- 
cujus  creaturaj  ad  ipsum. 

(5)  Nin  mudamiento.  Qui  idem  in  codem  semper 
manet,  et  est  incommutabilis ,  apud  quem  nulla 
est  commutatio ,  ñeque  vicissitudinis  oburabralio, 
in  Epist.  Jacobi,  cap.  i. 

(6)  Poderoso.  Genes,  cap.  17.  v.  1.  dicit :  Ipse 
ego  Deus  omnipotens;  et  in  lioc  veré  Deus  omni- 
potens  oslenditur,  quód  omnia  potest  faceré,  et  in 
nullo  potest  deficere,  declarat  Sanct.  Thom.  in 
opúsculo ,  de  quo  supra. 

(7)  Padre,  et  Fijo,  et  Espíritu  Santo.  Istse  tres 
personai  Trinitatis  exprimuntur,Math.  ultim.  cap. 
v.  19.  «  Docete  omnes  gentes,  baptizantes  eos  in 
«  nomine  Patris,  et  Filii,  et  Spirilus  Sancti.  » 

(8)  Tres  personas.  Alia  est  enim  Patris,  alia 
Filii,  alia  Spiritus  Sancti. 

(9)  El  texto  de.G.  López  añade  aqui :  Et  una 
cosa  simple  sin  departimiento ,  que  es  Dios 
Padre;  lo  que  da  motivo  á  esta  glosa  : 

Una  cosa.  Una  substantia,  seu  natura,  ut  in 
dict.  cap.  firmiter,  de  Sumnia  Trinit.  et  Fide 
Cathol.  sic  igilur  datur  intelligi,  ut  exponit  S.Tbom.. 


BE  LA  S.  TRINIDAD,  ET  DE  LA  FE  CATÓLICA. 


33 


Dios  Verdadero,  Padre  non  fecho  nin  engen- 
drado (40)  de  otri,  Fijo  engendrado  del  Padre 
tan  solamiente ,  Espíritu  Santo  salliente  de 
amos  á  dos ,  todos  tres  de  una  natura  et  de 
de  una  egualdat ,  et  de  un  poder  et  de  un  sa- 
ber, et  durables  en  uno  para  siempre.  Et  como 
quier  que  cada  una  destas  tres  personas  es 
Dios;  pero  non  son  tres  Dioses,  mas  es  uno. 
Otrosí  maguer  que  Dios  es  uno ,  non  mengua 
por  eso  que  las  personas  non  sean  tres.  Et 
este  es  comienzo  de  todas  las  co^as  espiritua- 
les et  temporales  (41),  tan  bien  de  las  que  pa~ 
rescen,  como  de  las  que  non  parescen.  Et 
quanto  en  sise  todas  las  criaturas  fizo  bue- 
nas (42),  mas  cayeron  algunas  dellas  en  yerro  •, 
las  unas  por  símesmas(43),  asi  como  el  dia- 
blo se  perdió  por  su  orgullo  et  por  su  sober- 

ubi  supra ,  quód  in  Divinitate  tres  sunt  subsisten- 
tes, scilicet,  Pater,  et  Filius,  et  Spiritus  Sanclus; 
sed  una  numero  simpliciter  natura  est,  in  qua 
subsistunt,  quod  in  rebus  bumanis  contingerenon 
potest.  Petrus  enim ,  et  Paulus ,  et  Joannes  sunt 
quidem  tres  subsistentes  in  natura  humana ;  sed 
natura  humana ,  etsi  sit  in  istis  tribus  una  specie , 
non  tamen  est  eadem  numero,  et  ideo  tres  nomines 
sunt ,  non  unus  homo ;  quia  vero  in  Patre ,  Filio , 
Spiritu  Sancto  est  una  numero  Divina  natura,  dici- 
mus,  quod  Pater,  et  Filius,  et  Spiritus  Sanctus  sunt 
unus  Deus,  et  non  tres  Dii. 

(10)  Padre  non  fecho  nin  engendrado.  Conside- 
randum  est  secundum  S.  Thom.  ubi  supra,  quód 
quidquid  in  divinis  absoluté  dicitur,  commune  est 
et  unum  in  tribus  personis ,  sicut  quod  dicitur , 
Deus  honus,  sapiens,  et  omnia  hujusmodi  :  ibi 
enim  solüm  invenitur  distinclio,  ubi  aliquid  inve- 
nitur  pertinens  ad  relationem  originis ,  quia  scili- 
cet Pater  a  nulto  est,  secundum  hoc  innascibilis 
dicitur  :  Filius  autem  dicitur  Filius ,  quia  á  Patre 
est  per  generationem ,  secundum  illud  Psalm.  2. 
v.  7.  Ego  hodie  genui  te  :  et  secundum  hoc  Patri 
attribuitur  paternitas ,  et  Filio  filiatio ;  Spiritus  au- 
tem Sanctusab  utroque  procedit,  et  secundum  hoc 
Spiritui  Sancto  attribuitur  processio  :  Patri  vero, 
et  Filio  communis  spiratio,  quia  scilicet  commu- 
niter  spirant  Spiritum  Sanctum:  vide  in  cap,  i,  de 
Summa  Trinit.  et  Fide  Cathol.  lib.  6. 

(11)  Espirituales  et  temporales.  Hoc  est  contra 
aliquos  haereticos ,  qui  aliter  dixerunt ,  ut  tradit 
S.  Thom.  ubi  supra ,  etpropter  istos  haereticos  ema- 
navit  concilium  illud,  de  quo  in  dicto  cap.  firmiter, 
secundum  Joan.  Andr.  ibi ,  post  iEginium. 

(12)  Buenas.  Genes.  1.  v.  31.  FiditDeus  cuneta 
qu<s  fecerat,  et  erant  valdé  bona. 

(13)  Por  sí  mesmas.  Daemones  per  se  fuerunt 
creati  boni,  sed  per  se  abutendo  libero  arbitrio  facti 
sunt  mali :  ex  hoc  colligit  Abb.  in  dicto  cap.  fir- 
miter, col.  2.  quód  Angelí  habent  liberum  aybi- 

To>r.  í 


bia ,  et  las  otras  por  consejo  de  otri,  asi  como 
Adán ,  que  pecó  por  la  osadía  et  por  el  des- 
mandamiento que  hobo  por  consejo  del  dia- 
blo (44)  et  de  Eva  su  muger,  por  que  perdió 
la  gracia  de  Dios ,  et  fué  echado  de  paraíso 
por  siempre.  Et  esta  Santa  Trinidat  que  dexi- 
mos  que  es  Padre  et  Fijo  et  Espíritu  Santo  et 
un  Dios ,  como  quier  que  diese  á  los  homes 
por  Moysen ,  et  los  Profetas  et  los  santos  pa- 
dres enseñamiento  para  vevirporley,  en  cabo 
envió  su  Fijo  en  este  mundo ,  que  recibió 
carne  déla  virgen  Santa  María,  et  fué  conce- 
bido de  Espíritu  Santo  (45) ,  home  verda- 
dero (46) ,  compuesto  de  alma  razonable  (47) 
et  de  carne  (48) ,  et  verdadero  Dios  (49).  Et 
este  es  nuestro  señor  Jesu  Cristo  ,  que  se- 
gunt  la  natura  de  la  Divinidat  es  durable  por 

trium  :  sed  ut  dicit  glos.  singular,  in  cap.  quiEpi- 
scopus,  23.  dislinct.  Ángelus,  dsemon,  et  homo, 
habent  liberum  arbitrium.  Ángelus  semper  utitur 
ad  bonum ,  et  meretur.  Diabolus  semper  ad  ma- 
lum ,  et  quotidié  fit  pejor.  Homo  utitur  pariter  ad 
utrumque.  Valer.  Maxim,  lib.  6.  cap.  2.  in  princip. 
libertas  animi  inter  virtutem ,  vitiumque  posita ,  si 
salubri  modo  se  temperavit,  laudem;  si  quó  non 
debuit,  profudit,  reprehensionem  meretur. 

(ih)  Por  consejo  del  diablo.  Et  ideó  habuit,  et 
habet  remedium ,  quia  peccavit  suggestione  dia- 
boli ;  daemon  vero ,  quia  per  se  peccavit ,  non  habet 
remedium. 

(18)  De  Espíritu  Santo.  Quia  membra  Christi 
sine  semine  humano  fórmala  fuerunt  ex  Spiritu 
Sancto.  Sic  exponunt  Theologi,  et  tradit  Abb.  in 
dicto  cap.  firmiter,  et  est  articulus  Fidei ,  et  aclus 
Incarnalionis  fuit  explicatus  communiter  á  tota 
Trinitate ;  Filius  tamen  solummodo  fuit  incarnatus, 
vide  in  dicto  cap.  firmiter,  et  per  Sanct.  Thom.  ubi 
supra. 

(16)  Home  verdadero.  Vide  in  dicto  cap.  firmiter, 
et  cap.  cum  Christus-,  de  hceret.  et  hoc  est  contra 
Manich.  qui  dixerunt,  Christum  non  veramcarnem, 
sed  phantasticam  accepisse ,  contra  id  quod  dixil 
Dominus  discipulis  post  resurrectionem ,  ut  habe- 
lur  Luc,  ullim.  v.  39.  Spiritus  camem,  et  ossa  non 
habet,  sicut  me  videtis  habere. 

(17)  De  alma  razonable.  Vide  ubi  supra,  et  hoc 
est  contra  haereticos  Appolinaristas ,  qui  dixerunt, 
Christum  habere  animam  sensitivam  tantúm. 

(18)  De  carne.  Hoc  est,  contra  haereticos  Valen-  . 
tinos ,  qui  dixerunt ,  Corpus  Christi  non  esse  as- 
sumptum  de  Virgine,  sed  de  Coelo  allatum ,  contra 
id  quod  dicitur  ad  Galat.  ft.  v.  h.  Factumexmuliere, 
et  ad  Román.  1.  v.  3.  Qui  factus  est  ei  ex  semine 
David  secundum  camem. 

(19)  Et  verdadero  Dios.  Vide  in  dictis  cap.  firmi- 
ter, et  cap.  cum  Christus,  et  Clement.  1.  de  summa 
Trinit.  ct  Fide  Cathol.  in  princip.  ^ 

3 


3rn 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  III. 


siempre;  et  Segunt  la  humanidat  quanto 
en  seer  home ,  fué  mortal  (20).  Et  este  nos 
mostró  manifiestamente  la  derecha  carrera 
de  salvación ;  ca  por  salvar  el  linage  de 
los  homes  recibió  muerte  et  pasión  por 
nos  en  la  cruz  (21) ,  et  decendió  (22)  á  los 
infiernos  en  alma ,  et  resucitó  al  tercer  dia , 
et  subió  á  los  cielos  en  cuerpo  et  en  alma , 
et  ha  de  venir  á  la  fin  del  sieglo  á  judgar 
los  vivos  et  los  muertos  (23)  por  dar  á  cada 
uno  gualardon  ó  pena  segunt  su  meresci- 
miento  (24),  á  cuya  venida  han  todos  de  resu- 
citar (25)  en  cuerpos  et  en  almas  en  aquellos 
mesmos  que  ante  habían,  et  recebir  juicio  se- 
gunt las  obras  que  fecieron  de  bien  et  de  mal  : 


et  desta  guisahabrán  los  buenos  gloria  sin  fin," 
et  los  malos  pena  por  siempre  (26).  Et  esta  es 
la  fe  et  la  creencia  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo 
que  ha  de  creer  et  de  tener  todo  cristiano,  et 
que  manda  guardar  (27)  la  santa  Eglesia  de 
Roma,  et  es  dicha  en  griego  católica  (28),  que 
quiere  tanto  decir  como  la  mas  santa  cosa  que 
puede  ser.  Onde  todo  home  que  esta  creen- 
cia non  hobiere,  non  puede  en  este  mundo 
haber  el  amor  de  Dios ,  nin  salvación  del  alma 
en  el  otro.  Mas  porque  los  sacramentos  et  los 
artículos  son  para  guardar  esta  creencia  et  te- 
nerla Cumplidamente ,  que  son  como  pilares 
de  la  fe,  ca  sobre  ellos  está  toda  puesta,  por 
ende  ha  menester  que  pues  de  la  fe  fablamos 


(20)  Fué  mortal.  Christus  in  quantum  homo  fuií 
passibilis ,  et  mortalis  :  unde  poterat  pati  omnes 
pcenalitates  seu  passiones ,  quas  homo  pati  posset; 
ct  nisi  expirasset  in  cruce ,  defecisset  senio ,  sicut 
quilibet  homo  déficit :  vide  Glos.  quse  allegat  Ar.g. 
in  Clement.  1.  de  sum.  Trinit.  et  Ficle  Cathol.  in 
verbo  passibile:  sed  post  resurreclionem ,  illa  caro 
quam  assumpserat  non  fuit  amplius  passibilis,  quia 
fuit  glorifícala :  et  quatuor  sunt  dotes  glorificationis, 
carnis  agilitas ,  subtilitas ,  claritas ,  impassibilitas  : 
ct  hre  dotes  sunt  corporum  glorificatorum ,  et  su- 
mitur  ex  dictis  Apostoli  1.  ad  Corint.  cap.  15.  et 
tradit  S.  Thom.  opuscul.  3.  quod  intitulatur  com- 
pendium  Thcologice,  cap.  168.  1.  partís. 

(21)  En  la  cruz.  Quare  Christus  elegit  sibimor- 
tcm  crucis,  vide  per  Glos.  in  dict.  Clement.  1.  in 
princip.  in  verbo  cruel,  de  summa  Trinit.  et  Fide 
Cathol. 

(22)  Decendió.  Descendit  ad  inferos ,  resurrexit 
á  morluis ,  et  ascendit  in  Coelum;  sed  descendit  in 
anima ,  et  resurrexit  in  carne ,  ascenditque  pariter 
utroque. 

(23)  Los  vivos  et  los  muertos.  Id  est,  eos  qui  re- 
periuntur  viví  in  adventu  judiéis,  et  eos  qui  jam 
erant  pra;mortui :  quod  non  est  intelligendum , 
quasi  aliqui  sint  futuri,  qui  non  moriantur;  sed 
quia  in  ipso  adventu  judiéis  morientur,  et  statim 
resurgen!;  vel  vivos,  et  mortuos  intelligere  spiri- 
tualiter  possumus,  id  est,  justos,  etpeccatores  : 
sic  dicit  Sanct.  Thom.  ubi  supra. 

(24)  Merescimiento.  Vide  etiam  in  dicto  cap. 
firmiter,  ibi  :  redditurus  singulis  secundum  opera 
sua,  tam  reprobis ,.quam  electis,  et  hoc  ponit  se- 
cundum S.  Thom.  ubi  supra,  ad  excludendum 
crrorcm  aliquorum,  qui  posuerunt,  quódin  finali 
judicio  aliqui  salvabuntur  non  propriis  meritis, 
sed  precibus  aliquorum  sanctorum  donati. 

(2b)  Resucitar.  Sic,  et  in  dicto  cap.  firmiter 
dicitur ,  quod  omnes  tam  reprobi ,  quam  electi , 
cum  suis  propriis  resurgent  corporibus ,  quse  nunc 
gestant,  quod  ponit  secundum  S.  Thom.  ubi  supra, 
ad  excludendum  quorumdam  hsereücorum  erro- 


rem,  qui  dicunt,  quod  resurgentes  non  habebunt 
eadem  corpora ,  qua;  nunc  per  mortem  deponunt , 
sed  qusedam  corpora  de  Ccelis  allata ;  quod  est  con- 
tra illud  Apost.  1.  ad  Corint.  cap.  15.  v.  53 : «  opor- 
« tet  corruptibile  hoc  induere  incorruptionem  :  » 
et  Job.  cap.  19.  v.  26  :  «  et  rursum  circumdabor 
«  pelle  mea,  ct  in  carne  mea  videbo  Deum ,  quem 
«  visuras  sum  ego  ipse ,  et  oculi  mei  conspecluri 
«  sunt  :  »  et  contra  desperantes  resurrectionem 
corporum  fieri  posse ,  et  qui  resurrectionis  fidem 
ex  obedientia  non  tenent ,  tradit  S.  Gregor.  aliquas 
raliones  de  mundo  in  elementis  suis  resurrectio- 
nem nostram  imitante,  de  luce  quotidiana,  de  ar- 
bustis  viriditatem  foliorum  amittentibus ,  et  ecce 
súbito  quasi  ex  arescenti  ligno ,  velut  quadam  re- 
surrectione  veniente ,  videmus  folia  erumpere , 
fructus  grandescere,  et  totam  arborem  redivivo 
decore  vestid.  ítem  de  parvis  arborum  seminibus 
terrse  humoribus  commendatis,  ex  quibus  non 
longé  post  aspicimus  magna  arbusta  surgere;  ct 
rerum  omnium  opifice  cuneta  mirabiliter  ordinante, 
et  in  mollitie  seminis  latuit  asperitas  corticis ,  et  in 
teneritudine  illius  latuit  absconsa  fortitudo  roboris, 
et  in  siccitate  ejus  ubertas  fructificationis.  Quid 
ergo  mirum ,  si  tenuissimum  pulverem ,  vel  á  nos- 
tris  oculis  in  elementis  redactum;  cum  vult,  in 
hominem  reformat,  qui  ex  tenuissimis  seminibus 
immensa  arbusta  reintegrat?  Videas  ibi  Iatius  per 
eum. 

(26)  Por  siempre.  Adde  dict.  cap.  firmiter, 
ibi  :  «  et  illi  cum  Biabólo  poenam  seternam,  et 
«  isti  cum  Cbristo  gloriam  sempiternam;  »  et  ex 
hoc  secundum  S.  Thom.  ubi  supra,  excluditur 
error  Origenis,  cum  posuit,  quod  peona  damna- 
torum  non  erit  perpetua,  similiter  ñeque  gloria 
beatorum. 

(27)  Manda  guardar.  Iste  versiculus  sumptus 
ex  cap.  fuit  firmiter  ibi ,  una  est  fidelium,  de  swm- 
ma  Trinit.  et  Fide  Catholica. 

(28)  Católica.  Glos.  in  rubr.  C.  eod.  exponit. 
catholica,  id  est  universalis  :  vide  per  Archid,  in 
cap.  extra  mtholicam,  1.  qusest.  1. 


DE  LA  S.  TRINIDAD  ET  DE  LA  FE  CATÓLICA.' 


53 


en  el  título  ante  deste ,  que  fablemos  aqui  de 
los  artículos,  et  que  amostremos  primera- 
mente qué  cosa  son  en  sí  mesmos,  et  quántos 
son  los  artículos  de  la  fe,  et  onde  tomaron 
este  nombre ,  et  qué  pro  viene  dellos,  et  cómo 
deben  ser  honrados  et  cómo  los  deben  guar- 
dar. Pero  conviene  primero  que  fablemos  de 
los  artículos  et  después  de'  los  sacramentos , 
porque  de  los  unos  nascen  los  otros. 

LEY  I. 

Qué  cosa  son  artículos,  etpor  qué  han  asi 
nombre. 

Ley  i.  tit.  1.  Iib.  i.  Recop. 

Artículos  son  dichos  razones  ciertas  et 
verdaderas  que  los  Apóstoles  (4)  ordenaron , 
et  posieron  en  Ja  fe  por  la  gracia  de  Espí- 
ritu Santo,  que  nuestro  Señor  Jesu  Cristo 
envió  en  ellos.  Et  estos  artígalos  todo  Cris- 

lex  i. 

Ponitur  Kic  Canon,  seu  Symbolum  Apostolo- 
rum ,  in  quo  continentur  articuli  Fidei  Catholicse. 
Iíoc  dicit. 

(1)  Los  Apóstoles.  Qui  eadem  hora  instinctu  Spi- 
ritus  Sancti  Symbolum  composuerunt ,  vide  Glos. 
Bern.  in  rubric.  desumma  Trinit.  et  Fíele  Catholic. 
et  adde  cap.  1.  et  ibi  Glos.  Ib.  distinct. 

(2)  Los  debe  saber,  et  creer.  Clerici  explícito,  quod 
est,  explicare,  distinguere  et  defenderé  :  laici  im- 
plicté;  et  credere  implicité,  est  credere  quidquid 
credit  Ecclesia,  Glos.  et  Doctor,  in  rubric.  de  sum- 
ma  Trinit.  et  Fide  Catholic.  et  S.  Thom.  2.  2. 
queest.  2.  artic.  6.  etintantum.valetfides  implícita 
laico,  quod  si  ratione  naturaíi  motus  dicat,  seu 
credat  falso  opinando  Patrem  majorem ,  vel  prio- 
rcm  Filio ,  vel  tres  Persona?  sunt  ad  invicem  dis- 
tantes ,  vel  quid  simile ,  non  est  hsereticus ,  ñeque 
peccat  dummodo  sic  dicat,  seu  credat,  quia  credit 
Ecclesiam  sic  credere,  et  suam  opinionem  supponit 
fidei  Ecclesia?;  quia  licét  sic  ipse  opinetur,  illa 
lamen  non  est  fides  sua,  sed  fides  quam  tenet 
Ecclesia  :  et  hoc  verum ,  dummodo  pertinaciter 
non  defendat  errorem  suum  :  sic  dicit  Innoc.  in 
cap.  1 .  de  summa  Trinit.  et  Fide  Catholic.  et  Joan. 
Andr.  et  Abb.  in  rubr.  ejusdem  tit.  tradit  Doct. 
Palat.  Ru.  in  sua  allegatione ,  in  materia  hceresis. 
Clerici  babentes  curam  animarum,  debent  scire 
artículos  fidei  explicité,  58.  dist.  cap.  i.  et  2.  Epis- 
copi  vero  debent  plus  scire,  ut  omni  poscenti 
rcddant  raüonem,  56.  qurest.  6.  |.  ecce.  58.  dist. 
cap.  omnes  psallentes,  et  deliberato  consilio,  si 
oportucrit ,  ct  habito  consilio  cum  sapientibus  : 
inferioribus  vero  clericis ,  qui  non  habent  expen- 
sas ,  ul  possint  studere ,  ct  habere  magistros,  sed 
propriis  manibus  Yiclum  qmcrunt ,  videtur  suffi- 


tiano  los  debe  saber,  et  creer  (2),  et  guardar 
verdaderamente  para  haber  la  creencia  de 
Jesu  Cristo  verdadera  et  complida,  et  sal- 
varse por  ella.  Et  destas  palabras  fue  fecho  el 
Credo  inDeum,  que  llaman  en  latin  Symbolum, 
que  quiere  tanto  decir  como  bocados  (3).  Et 
esto  es  porque  cada  uno  de  los  apóstoles  dixo 
por  sí  su  palabra  cierta  en  como  creyan ,  et 
ayuntadas  todas  en  uno  es  hi  la  creencia  de 
Dios  complida,  et  por  eso  le  llaman  Credo 
in  Deum.  Et  lo  que  cada  uno  dixo,  es  esto. 
Sant  Pedro  (4)  dixo  :  Creo  en  Dios  Padre 
poderoso  criador  del  cielo  et  de  la  tierra. 
Sant  Johan  dixo  :  et  en  Jesu  Cristo  su  fijo 
uno ,  que  es  nuestro  señor.  Santiago  fijo  del 
Zebedeo  dixo  :  que  es  concebido  de  Espíritu 
Santo,  et  nació  de  María  virgen.  Sant  Andrés 
dixo :  que  recibió  pasión  en  poder  de  Poncio 
Pilato ,  et  fue  crucificado ,  et  muerto  et  so- 
terrado. Sant  Felipe  dixo :  que  decendió  á  los 

core,  secundum  Innoc.  in  dicto  cap.  1.  si  credant 
implicité,  sicut  et  laici;  debent  tamen  aliquid 
plus  scire  de  sacramento  altaris ,  in  quo  quolidic 
versanlur.  Sed  si  habent  expensas ,  et  non  excusa- 
rentur  ex  eo ,  quia  intendunt  alus  operibus  pieta- 
lis  ,  tune  peccant,  si  non  instant,  ut  plus  sciant 
quam  laici,  base  tradunt  Innoc.  ubi  supra,  Joan. 
Andr.  et  Abb.  in  dict.  rubric.  ubi  latiús  poteris 
videre.  Et  adverte etiam,  quod  posttempus  gratia? 
revelatse  jam  omnes ,  tam  majores ,  quam  minores, 
tenentur  habere  fidem  explicitam  de  mysteriis 
Cbrisli,  prsecipué  quantum  ad  ea,  quse  commu- 
niter  in  Ecclesia  solemnizantur ,  et  publicé  propo- 
nuntur,  sicut  sunt  articuli  Incarnationis,  secundum 
S.  Thom.  ubi  supra,  artic.  7.  et  mysterium  Incar- 
nationis Christi  explicité  credi  non  potest  sine  fide 
Trinitatis ,  quia  in  eo  continelur ,  quod  Filius  Dei 
carnem  assumpserit,  quod  per  gratiam  Spirilus 
Sancti  mundum  renovaverit ;  quod  Spiritu  Sancto 
conceplus  fuerit;  et  ideópost  tempusgratise  tenen- 
tur omnes  ad  explicité  credendum  mysterium  Tri- 
nitatis ,  secundum  S.  Thom.  ubi  supra ,  art.  8. 

(5)  Bocados.  Dicitur  enim  symbolum  a  syn,  quod 
est  simul,  et  bolus,  quod  est  morsellus;  quia  unus- 
quisque  Apostolorum  suum  morsellum,  id  est, 
partem  suam  apposuit;  ita  dicit  etiam  Glos.  in 
rubric.  de  Summa  Trinit.  et  fide  Catholic.  quod 
non  placet  Jacob,  secundum  quod  refert  Joan. 
And.  ibi,  in  novella,  qui  dicit,  quod  secundum 
Dionysium  dicitur  á  syn ,  quod  est  con ,  et  bolin , 
quod  est  sententia  vel  convenientia ,  quia  de  om- 
nium  Apostolorum  conscientia  stabilitum. 

(U)  Sant  Pedro.  Vide  per  Joan.  Andr.  in  dict. 
rubric.  et  dicit  Hostiens.  in  summ.  ejudem  tituli , 
§.  quot  et  qui  articuli,  in  princip.  quod  invenit  in 
scripturis ,  licét  non  authenticis,  quis  Apostolorum 
quem  avticulum  posuerit,  ' 


7>Ú 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  III. 


infiernos.  Santo  Tomas  dixo  :  et  al  tercer 
dia  resucitó  de  entre  los  muertos.  Et  Sant  Bar- 
tolomé dixo :  et  subió  á  los  cielos ,  et  see  á  la 
diestra  del  su  Padre  verdadero  sobre  todas  las 
cosas.  Santo  Mateo  dixo :  et  verná  dende  á  jua- 
gar á  los  vivos  et  los  muertos.  Santiago  Alfeo 
dixo :  creo  en  el  Espíritu  Santo.  Et  Sant  Simón 
dixo :  et  en  la  santa  eglesia  (5)  católica,  ayun- 
tamiento de  los  santos.  Et  Judas  Jacobi  dixo  : 
et  redempcion  de  los  pecadores.  Sant  Matías 
dixo  :  et  resucitamiento  de  la  carne ,  et  vida 
perdurable  para  siempre.  Et  son  llamados 
artículos,  que  quier  tanto  decir  como  arte- 
jos (6),  que  así  como  en  las  coyunturas  de  las 
manos  et  de  los  pies  hay  artejos  que  facen 
dedos,  et  los  dedos  facen  manos,  así  estas 
palabras  del  Credo  in  Deum,  que  son  cada  una 
de  por  sí  como  artejo,  et  ayuntándolas  todas 
en  uno  facen  una  razón,  que  es  así  como 
mano ,  en  que  se  comprehende  la  creencia 
toda.  Et  por  ende  todo  cristiano  debe  saber 
et  creer  ciertamiente  que  esta  es  la  creencia 
de  Dios  verdadera  que  ayunta  al  home  con 
Dios  (7)  por  amor.  Et  el  que  lo  así  creyere  es 
verdadero  cristiano ,  et  el  que  lo  non  creyere, 
non  puede  ser  salvo  nin  amigo  de  Dios. 


LEY  II. 


Quantos  son  los  artículos: 
Ley  4.  tit.  i.  lib.  1.  Recap. 

Por  las  razones  que  los  artículos  son  ca- 
torce (1)  et  non  mas  nin  menos  querérnoslo 
aquí  mostrar,  porque  todo  cristiano  los  pueda 
mas  aina  saber  et  aprender;  onde  decimos 
que  por  derecha  razón  conviene  que  entra- 
sen en  cuento  de  xiv.  Los  siete  pertenescen  á 
probar  que  Jesu  Cristo,  segunt  la  divinidat, 
es  Dios  en  sí  mesmo,  et  los  otros  siete  segunt 
la  humanidat  que  es  home  5  et  el  primero  de 
la  divinidat  es  de  creer  en  como  es  un  Dios  5 
et  el  segundo  es  en  creer  que  es  Padre  pode- 
roso 5  et  el  tercero  es  en  creer  de  la  perso- 
na de  su  fijo  Jesu  Cristo  •,  et  el  quarto  es  en 
creer  de  la  persona  del  Espíritu  Santo ;  et  el 
quinto  es  en  creer  en"  como  fizo  el  cielo  et  la 
tierra ;  et  el  sexto  es  en  como  fizo  et  crió  la 
santa  eglesia  católica,  que  es  ayuntamiento 
de  los  santos  et  remisión  de  los  pecados ;  et 
el  seteno  es  en  creer  la  resurrección  de  los 
cuerpos  et  de  las  almas ,  et  de  como  habrán 
los  buenos  vida  perdurable  etpena  los  malos. 
Et  los  otros  siete  artículos  que  pertenescen  á 
la  humanidat  son  estos :  el  primero  de  ellos 


(3)  En  la  santa  eglesia.  S.  Thom.  2.  2.  qusest.  i. 
arlic.  9.  ad  quintum  ,  expon  it ,  ut  sit  sensus  : 
Credo  in  Spiritura  Sanclum  sanclificanlem  Eccle- 
siam;  et  dicit  eliam,  quód  meliusest,  et  secúri- 
dum  communiorem  usum ,  ut  non  ponatur  hic 
in ,  sed  simpliciter  dicatur  sanctam  Ecclesiam  ca- 
tholicam. 

*  (C) Artejos.  Habeshic  articuli  etymologiam,  addc 
quse  de-articulis  fidei  tradit  S.  Thom.  2.  2.  qusest.  1. 
art.  6.  ubi  dicit,  quód  articulus  est,  secundum 
quosdam,  indivisibilis  veritas  de  Deo  arclans  nos 
ad  credendum  :  et  secundum  Isidor.  articulus  est 
perceptio  divinae  vwitatis  tendens  in  ipsam ;  et  in 
grceco  dicilur  artos,  in  latino  articulus;  et  secun- 
dum Oldrald.  consil.  167.  articulus  estnomen  di- 
minutivum ,  designans  aliquid  parliculare  et  indi- 
viduum,  genere  suo  per  debitas  circumstanüas 
decisum. 

(7)  Que  ayunta  al  home  con  Dios.  Haec  est  vita 
seterna,  ut  cognoscant  te  solum  verum  Deum,  et 
quem  misisti  Jesum  Christum,  Joan.  17.  v.  3.  Per 
íidem  anima  conjungitur  Deo ,  et  facit  quasi  quod- 
dam  matriinonium  cum  Deo,  Osese  2.  v.  20.  Spon- 
sabo  te  mihi  in  fide.  Sine  fide  impossibile  est  pla- 
ceré Deo,  ad  Hebrceos  H.  v.  6  :  et  ubi  non  est 
aíternce,  et  incommutabilis  veritatis  agnilio,  falsa 
est  virlus  eliam  in  oplimis  moribus,  Augustinus 


super  illud  ad  Rom.  ik.  v.  23.  Omnequodnon  est 
ex  fide,  peccatum  est. 

LEX  II. 

Ostendit  quatuordecim  esse  artículos  sanctae  Fi- 
dei ,  septem  pertinentes  ad  ostendendum  divinita- 
tem  Christi ,  et  alios  septem  ad  humanitatem.  Hoc 
dicit. 

(1)  Catorce.  Sequitur  communem  positionem 
computantium  quatuordecim  artículos  fidei;  sep- 
tem ,  qui  ad  divinitatem,  septem,  qui  ad  bumani- 
tem  pertinent :  alii  vero  tantúm  ponunt  duodecim 
artículos ,  et  faciunt  de  tribus  personis  unum  arti- 
culum ,  et  articulum  de  opere  glorificationis  divi- 
dunt  in  dúos,  scilicet,  in  carnis  resurrectionem , 
et  gloriam  animee;  et  sic  dicunt,  seu  ponunt,  sex 
artículos  respeclu  divinitatis ,  et  alios  sex  ponunt, 
ex  parte  humanitatis,  ubi  conjungunt  articulum  In- 
carnationis  et  Nativitatis,  ut  referí  S.  Thom.  2.  2. 
qusest.  1.  artic.  8.  Sed  prima  posilio  melíor  est : 
cum  enim  articulus  sit  veritas  supra  rationem 
exislens ,  ubi  sunt  diversa  supra  rationem ,  diversi 
articuli  sunt  ponendi  :  de  bis  tradit  S.  Thom.  in 
dicto  cap.  firmiter,  et  Hostiens.  in  summa,  de 
Summa  Trinit.  el  Fide  Catholic.  in  § .  quot  el  qui 
articuli,  Joan.  Andr.  et  Abb.  in  rubric.  de  Summa 
Trinit,  et  Fide  Catholic. 


DE  LA  JS.  TRINIDAD  ET  DE  LA  FÉ  CATÓLICA. 


37 


es  en  creer  como  fue  concebido  de  Espíritu 
Santo ;  el  segundo  en  creer  que  nació  de  santa 
María  virgen ;  el  tercero  es  en  creer  que  Re- 
cibió pasión ,  et  fué  muerto  et  soterrado ;  el 
quarto  es  en  creer  que  decendió  á  los  infier- 
nos-, el  quinto  es  que  resucitó  al  tercer  dia  de 
muerte  á  vida ;  el  sexto  es  en  creer  que  subió 
á  los  cielos  et  está  á  la  diestra  parte  de  Dios 
Padre  poderoso  -,  el  seteno  es  en  creer  que 
verná  judgar  los  vivos  et  los  muertos.  Onde 
quien  estos  xiv  artículos  non  sabe  bien,  non 
puede  saber  la  creencia  de  Dios  cumplida- 
mente. 

LEY  III. 

Onde  tomaron  nombre  artículos, 

Nombre  tomaron  los  artículos  de  los  arte- 
jos, ca  tanto  quiere  decir  artículo  como  ar- 
tejo ;  ca  bien  asi  como  en  los  dedos  de  la 
mano  ha  xiv  artejos,  otrosi  en  la  fe  ha  xiv 
artículos,  asi  como  dicho  habernos.  Et  asi 
como  los  artejos  facen  dedos ,  et  los  dedos 
mano,  que  se  abre  et  se  cierra,  et  prende  et 
afloxa,  et  toma  et  da,  asi  los  artículos  de 
santa  eglesia  ayuntados  en  uno  facen  la  creen- 
cia ,  et  la  creencia  face  la  fe,  que  es  asi  como 
mano  que  mantiene  la  ley  de  Dios,  que  cierra 
et  abre ,  et  prende  et  afloxa ,  et  toma  et  da. 
Onde  destos  lugares  fue  tomado  el  nombre 
de  los  artículos-,  ca  esta  es  la  mano  de 
Dios  complida  con  que  se  muestra  el  su 
poder,  que  es  sobre  todo ,  et  que  sin  él  nin- 
guna cosa  de  bien  non  se  puede  facer. 

LEY  IV. 

Qué  pro  viene  de  los  artículos 

El  pro  que  viene  de  los  artículos  es  tal  que 
asi  como  los  siete  de  la  deidat  et  los  siete  de 
la  humanidat  que  dicho  habernos,  ayuntados 
en  uno  todos  tornan  en  mostrar  un  Dios, 
otrosi  la  creencia  de  todos  estos  artículos  de 
la  fe  facen  á  quien  bien  los  cree,  que  sea 
buen  cristiano  en  este  mundo,  et  después 
que  moriere  que  salve  su  alma  en  el  otro. 


LEY  Y. 

Cómo  deben  ser  honrados  los  artículos. 

Honrados  deben  ser  los  artículos  que  son 
dichos  por  la  honra  que  recebimos  de  Dios, 
que  quiere  por  la  su  mere  ed  que  se  ayunten 
el  nuestro  amor  con  el  suyo  por  ellos ,  dán- 
donos á  entender  et  mostrándonos  el  su  po- 
der, et  el  su  saber  etla  su  bondad  que  maña 
es.  Et  aun  recebimos  otra  honra  maravillosa 
del  que  quiere  quel  loemos,  et  en  loandol 
habernos  por  derecho  en  loar  la  su  honra 
quan  grande  es,  segunt  que  cumple  á  nues- 
tros sesos  et  á  nuestros  entendimientos,  et 
por  ende  cosa  atan  honrada  como  esta  mucho 
la  debemos  honrar,  ca  honrándola  honramos 
á  nuestro  señor  Dios ,  de  quien  habernos  los 
cuerpos  et  las  almas ,  et  otrosi  honramos  los 
fechos  mucho  honrados ,  et  con  todo  honra- 
mos á  nos  mesmos. 

LEY  VI. 

Cómo  se  deben  guardar  los  artículos. 

Ley  i .  tit.  i .  lib.  d .  Recop. 

Guardados  deben  ser  los  artículos  de  la  fe 
bien  et  complidamente,  de  guisa  que  nin- 
guno non  sea  atrevido  de  probar  de  tollerlos, 
nin  de  quebrantarlos,  nin  de  menguarlos  por 
ninguna  manera.  Ca  aquel  que  estofeciese  de 
llano  semostrarie  que  non  era  amigo  de  Dios, 
et  que  habie  sabor  de  destroir  la  fe  ;  et  por 
ende  sin  la  pena  quel  darie  Dios  en  este  mundo 
ct  en  el  otro ,  merescerie  de  todos  los  cris- 
tianos ,  et  mayormente  de  los  señores ,  quel 
den  aquella  pena  que  dice  en  el  vi  libro  de 
aquellos  que  descreen  en  la  fe  de  Jesucristo, 
'  ó  quieren  desatar  ó  camiar  los  fechos  della. 


lex  vi. 

Ponit  paenam  non  credentium 
titul.  de  hcereticis. 


vide  7.  parí. 


58 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


TITULO  IV. 


QUE  FABLA  DE  LOS  SACRAMENTOS  DE  SANTA 
EGLESIA. 

Para  conoscer  á  Dios  et  ganar  su  amor , 
todo  cristiano  conviene  que  haya  en  sí  dos 
cosas  :  la  una  la  fe  católica  que  debe  creer, 
segunt  en  estas  leyes  de  suso  es  dicho ;  la 
otra  los  sacramentos  de  santa  eglesia  que 
debe  recebir  segunt  en  estas  leyes  demostra- 
mos ;  ca  bien  asi  como  alma  et  cuerpo  es 
home  Gomplido ,  et  Jesu  Cristo  es  home  et 
Dios ,  asi  el  que  cree  la  fe  católica  et  recibe 
los  sacramentos  de  santa  eglesia,  ha  el  nombre 
de  cristus ,  et  es  cristiano  acabado.  Et  pues 
que  en  los  títulos  ante  deste  fablamos  de  la 
fe  católica  et  de  los  artículos  de  ella  por  do 
se  demuestra  qual  es,  queremos  fablar  en 


este  de  los  sacramentos  (1)  de  Santa  eglesia," 
que  son  siete.  Destos  debe  recebir  (2)  todo 
cristiano  los  cinco  por  fuerza  de  ley  (3),  pu- 
diéndolos haber,  et  los  dos  por  voluntad.  El 
primero  dellos  es  bautismo ,  el  segundo  con- 
firmación ,  el  tercero  penitencia ,  el  quarto 
comunión ,  el  quinto  unción  que  facen  á  los 
enfermos  quando  entienden  que  son  cerca  de 
su  fin.  Et  los  otros  dos  (4)  son  de  voluntad, 
casamiento  et  orden ,  ca  ninguno  non  debe 
ser  apremiado  de  los  recebir  si  non  quisiere. 
Et  mostraremos  primeramiente  por  qué  estos 
sacramentos  son  siete ,  et  non  pueden  ser  mas 
nin  menos.  Et  desi  diremos  qué  cosa  son  en 
sí  mesmos,  et  por  que  han  asi  nombre,  et 
quién  los  puede  facer,  et  cómo  deben  ser 
fechos,  et  qué  virtud  han,  et  cómo  deben  ser 
dados  et  recebidos ,  et  qué  pena  merescen  los 
que  yerran  en  dallos  ó  en  recebillos,  ó  en 
non  creellos  así  como  deben. 


TITULUS  IV.  DE  SANCTIS  SACRAMENTIS 
ECCLESIiE. 

(1)  De  los  Sacramentos.  Bernard.  in  sermonibus, 
íol.  52.  col.  3.  in  sermone  Coence  dicit ,  quód  sa- 
cramentum  dicitur  sacrum  signum ,  sive  sacrum 
secretum  :  Hostiens.  vero  in  summa,  de  Sacra- 
ment.  non  iteran,  dicit,  quód  Sacramentum  est 
character  quídam,  qui  per  eum,  qui  potestatem 
habet,  corpori  hominis  (  recipientis  juxta  ritum 
Ecclesiasticum )  visibiliter,  animse  vero  invisibi- 
liter  á  Spiritu  Sancto  imprimitur;  et  secundúm 
Beatum  August.  Sacramentum  est  invisibilis  gra- 
tise  visibilis  forma,  cap.  sacrificium,  de  consec. 
dist.  2.  et  á  sacris ,  seu  sacratis  virtutibus  Sacra- 
menta dicuntur :  quia  sub  tegumento  corporalium 
rerum  divina  virtus  secretiús  salutem  eorumdem 
Sacramentorum  operatur,  cap.  multi  scecularium, 
i.  qusest.  t.  et  dict.  cap.  sacrificium ,  et  cap.  sig- 
num, de  consec.  dist.  2.  Et  licét  sine  Sacramentis 
posset  Deus  bumano  generi  vitam  gratise  donare  , 
lamen  tribus  de  causis  instituía  sunt  Sacramenta, 
propter  liumilitatem  ,  propler  eruditionem  ,  et 
exercilationem  :  propter  liumilitatem,  ut  dum 
homo  ex  Dei  pra;ccplo  rebus  insensibilibus ,  si 
inferioribus  reverenter  se  subjicit,  ex  bac  obe- 
dienlia  apud  Deum  magis  mereatur  :  vide  per 
Glos.  in  cap.  instüutio.  de  consec.  dist.  2. 

(2)  Recebir.  Talia  sunt  accipientibus  Sacramenta, 
quali  corde,  et  couscienlia  accipiunlur,  1 .  quoest.  1 . 


§.  ecce,  malis  sunt  ad  judicium,  de  cons.  dist.  2. 
cap.  et  sancta,  et  non  pcenitentibus  Sacramenta 
dari  non  debent,  cap.  illud,  95.  distinct.  et  intellige 
de  peccatis  manifestis  :  nam  propter  oceulta  non 
possunt  alicui  Sacramenta  denegari ,  nisi  per  ad- 
monitionem  secretam ,  vel  publicé  in  genere  fac- 
tam  :  de  consecration.  dist.  2.  cap.  non  prohibeat. 

(3)  Por  fuerza  de  ley.  Id  est ,  sunt  necessaria  1. 
qusest.  1. §.  notandum;  22.  qusest.  h.  %.  fin.  Glos. 
in  cap.  veniens,  de  transad,  et  si  ex  contemptu 
omittantur,  sine  ipsis  salus  non  erit.  Ergo  sunt 
necessaria  ad  salutem ,  Glos.  in  dicto  cap.  veniens. 
Hostiens.  de  Sacrament.  non  iter.  in  summa, 
$.  quot  sunt  species  Sacramentorum;  etdaturin 
hoc  versus 

«  Ordo  voluntatis  thorus  est ,  dant  quinqué  ne- 
cesse  »  Et  probantur  bsec  de  consecrat.  dist.  4.  cap. 
nulla,  et  dist.  S.  cap.  1.  et  2.  et  dist.  2.  cap.  etsi 
non  frequentius ,  de  poenitent.  et  remissión.  cap. 
omnis,  de  poenit.  dist.  U.  cap.  non  potest  quis,  et 
tradit  Sanctus  Thom.  in  opúsculo  de  Sacramentis 
ad  Panormitanum  Jrchiepiscopum,  col.  3. 

(h)  Et  los  otros  dos.  Haec  dúo  Sacramenta  ordi- 
nantur  ad  Gommunem  ulilitatem :  nam  per  ordinem 
Ecclesia  gubernatur,  et  multiplicatur  spiritualiter, 
et  per  malrimonium  multiplicatur  corporaliter : 
alia  vero  quinqué  Sacramenta ,  de  quibus  supra , 
ordinanlur  ad  pertectionem  unius  in  se  ipso ,  ut 
tradit,  deelarat  Sanctus  Thomas  in  suo  Opúsculo, 
de  Sacrament.  ad  dkt,  Archiepisc.  Panormitanum. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


30 


LEY  I.  (a) 

Por  qué  son  en  santa  eglesia  siete  sacramentos, 
et  non  pueden  ser  mas  nin  menos. 

Siete  sacramentos  deximos  en  la  ley  ante 
desta  que  son  en  santa  eglesia ,  et  que  non 
pueden  seer  mas  nin  menos.  Et  agora  que- 
remos aqui  mostrar  por  qué  razón  es  esto 
segunt  lo  departieron  los  santos  padres ,  que 
dixieron  que  del  pecado  que  fizo  Adán  nacie- 
ron dos  males,  que  se  tornaron  en  grant  daño 
non  tan  solamiente  á  él,  mas  aun  á  todos  los 
otros  que  de  su  linage  descendieron.  Et  el 
uno  es  de  culpa  de  que  nacen  tres  pecados 
en  que  los  homes  caen ,  et  el  otro  de  pena 
de  que  vienen  quatro  :  el  primero  de  los 


de  culpa  es  el  pecado  mortal  que  viene  por  li- 
nage quando  los  homes  nacen  en  pecado  á 
que  dicen  en  latin  original ,  que  quiere  tanto 
decir  como  pecado  de  nascencia.  Et  los  otros 
dos  son  el  uno  mortal  porque  meresce  muerte 
perdurable  el  que  lo  face  sinon  se  quita  del, 
ct  el  otro  venial  porque  viene  del  fecho  de  la 
culpa.  Et  de  los  quatro  que  nacen  de  la  pena , 
el  primero  dellos  es  el  non  saber,  et  este  non 
saber,  como  quier  que  se  puede  entender  por 
muchas  cosas ,  en  este  lugar  non  se  entiende 
sinon  por  los  secretos  de  Dios  que  son  en  la 
su  ley  et  en  los  sus  mandamientos ;  el  segundo 
es  flaqueza  que  los  homes  han  en  consentir 
el  pecado  et  non  lo  contrastar  •,  el  tercero  es 
cobdicia  que  han  en  complir  sus  voluntades ; 
et  el  quarto  es  maldat  que  han  en  sí  natural- 


(«)  Nota  de  los  Editores.  En  las  leyes  de  esto  titulo  IV,  como  lo  advierto  la  Real  Academia,  es  donde  existe  la 
diversidad  mayor  quo  so  repare  entre  los  textos  :  por  lo  cual ,  conforme  lo  indicado  en  nuestro  prólogo ,  y  siguiendo  el 
ejemplo  de  la  misma  Academia,  se  continúan  aquí  íntegras  las  73  leyes  que  forman  diclio  titulo  IV  según  el  texto  do 
Gregorio  López. 


LEY  I. 

Porque  son  siete  los  sacramentos ,  et  non  mas 
nin  menos. 

Ley  i .  tit.  i  /lib,  1 .  Recop, 

Siete  sagramientos  habernos  dicho  que  son 
en  santa  eglesia,  et  que  non  pueden  ser  mas 
nin  menos.  Et  agora  queremos  mostrar  por 
qué  razón  es  esto  segunt  lo  departieron  ios 
santos  padres,  que  dixieron  que  del  pecado  que 
fizo  Adán  nascieron  dos  males ,  que  se  torna- 
ron en  gran  daño  non  tan  solamente  á  él,  mas 
aun  á  todos  los  que  de  su  linage  descendieron. 
Et  el  uno  es  de  culpa,  et  el  otro  de  pena.  El 

LEX  I. 

Sacramenta  instituta  sunt  contra  mala  ex  peccato 
Ad«e  contracta ,  culpíe  videlicet ,  et  pcenaí :  culpse, 
quia  omnes  nascimur  in  peccato  originali ,  quod 
lollitur  per  Baptismum  :  item  ad  malum  culpse  ex 
peccato  mortali,  vel  veniali,  quse  tamen  si  post 
Baptismum  committantur,  ad  moríale  institutum 
est  Sacramentum  Pcenitentise ,  ad  Veníale  Sacra- 
mentum  Extrema?  Unctionis ;  contra  malum  vero 
poense ,  ex  quo  fuerunt  ignorantia ,  inconstantia , 
appetltüs  noxius,  malitia,  instituta  fuerunt  alia 
Sacramenta  :  contra  ignorantiam,  Sacramentum 
Ordinis  :  contra  inconstantiam ,  Sacramentum  Con- 
lirmationis  :  contra  appetitum  libidinis,  Sacra- 
mentum Matrimonii  :  contra  malitiam ,  Sacramen- 
tum EucliarisUse,  Hoc  dicit. 


de  culpa  pártese  en  dos  maneras :  la  primera 
es  el  pecado  de  la  nascencia  de  los  homes, 
á  que  llaman  en  latin  origínale.  Et  por  eso  le 
llaman  así ,  porque  todos  nascen  en  este  pe- 
cado (1) ,  porque  vienen  del  linage  de  Adán, 
que  fizo  el  yerro,  porque  cayó  en  la  culpa ;  et 
para  toller  esto ,  es  el  sacramento  del  Bap- 
tismo,  ca  él  lo  alimpia  (2)  et  lo  tuelle.  La  se- 
gunda manera  de  culpa  es  del  pecado  en  que 
caen  los  homes  por  fecho,  á  que  dicen  actual. 
Et  esta  se  departe  en  dos  maneras ,  et  destas 
es  la  una  el  pecado  mortal,  et  la  otra  venial. 
Et  para  toller  la  culpa  del  pecado  mortal,  en 
que  cayen  los  homes  por  los  yerros  que  facen 
después  del  bautismo ,  es  el  sagramiento  do 
la  penitencia  (3) ;  ca  si  pecan  ante  que  sean 

(1)  Todos  nascen  en  este  pecado.  Ideo  peccato 
Adse  omnes  posteri  teneri  dicuntur,  quia  nondum 
aliquis  ex  illo  materialiter  fuerat  proseminalus.  2 '. . 
queest.  5.  in  summa,  et firmissimé  teñe  (dicit  Au- 
gustinus)  et  nullatenus  dubites,  omnem  hominem, 
qui  per  concubilum  viri,  et  mulieris  concipitur, 
cum  originali  peccato  nasci ,  impietati  subditum , 
mortique  subjectum  :  et  ob  boc  naturaliter  irm 
nasci  tilium,  cap.  firmissimé,  de  consecrat.  dist.  ft. 
Et  quare  peccatum  origínale  imputetur  animse, 
cum  illud  conlrabatur  tanlúoi  ex  carnis  corrup- 
tione,  vide  Glos.  in  cap.  placuit,  et  2.  de  consecrat. 
dist.  U. 

(2)  Lo  alimpia.  Concord.  cap  majores,  de  Bap- 
tismo,  cap.  firmissimé,  de  consecr.  dist.  ft. 

(3)  La  penitencia.  Heec  est.  secunda  tabula  post 
nauft-agiiiro ,  de  pwnttmt.  dist.  1.  cap,  omnis, 


40 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


miente  para  facer  mal  ante  que  bien.  Onde 
porque  los  homes  eran  apartados  del  amor  de 
Dios  et  de  los  bienes  de  la  su  gloria,  et  se 
pierden  por  estos  siete  pecados  en  que  caye- 
ron et  caen  por  culpa  de  Adán,  fueron  fechos 
en  santa  eglesia  siete  sacramentos  para  de- 
satar estos  pecados ,  cada  uno  el  suyo  segunt 
que  adelante  mostraremos.  Et  aun  hi  ha  otras 
razones  por  qué  los  sacramentos  son  siete , 
ca  siete  son  las  vertudes  que  ayudan  á  estos 
sacramentos  contra  estos  siete  pecados  para 
alimpiar  et  guardar  los  homes  dellos.  Et 
destas  la  primera  es  fe,  la  segunda  espe- 
ranza, la  tercera  caridad  que  es  amor  de 
Dios ,  la  quarta  fortaleza  para  facer  bien ,  la 
quinta  sabidoria,  la  sexta  mesura,  la  séptima 
justicia.  Et  por  estas  razones  et  por  las  otras 
que  dichas  habernos  son  siete  los  sacramen- 
tos, et  non  pueden  ser  mas  nin  menos. 

LEY  II. 

Quáles  son  los  sacramentos  en  sí  mesmos. 

Los  sacramentos  son  en  sí  mesmos  cosa 
santa ,  ca  de  la  virtud  que  han  de  la  santidad 


de  Dios  donde  vienen  reciben  en  sí  sacracion 
et  limpiedumbre.  Et  non  tan  solamente  lo  han 
ellos  en  sí ,  mas  dellos  los  reciben  las  otras 
cosas  que  los  han  á  haber :  et  desta  guisa  han 
ellos  sacramiento  de  Dios ,  et  por  ellos  la  ga- 
nan los  que  la  han. 

LEY  III. 

Por  qué  han  asi  nombre  sacramentos. 

Dicho  habernos  en  esta  otra  ley  de  suso  que 
eran  los  sacramentos  en  sí  muy  santa  cosa. 
Et  esto  sé  muestra  por  muchas  razones :  la 
una  que  son  fechura  de  Dios ,  que  es  sagrado 
sobre  todas  las  cosas  •  la  otra  porque  los  sus 
fechos  dellos  sagran  lo  que  es  por  sagrar.  Et 
por  ende  recibieron  este  nombre  de  Dios  que 
es  complido  de  sagrada  santidat  5  et  ellos  se- 
gunt aquesto  facen  sus  obras  santas  et  sagra- 
das. Et  quien  bien  parare  mientes ,  sagrado 
tanto  quiere  decir  como  alimpiado  de  todo 
mal ,  et  asi  son  cada  uno  de  los  sacramentos. 
Ca  el  bautismo  alimpia  el  cuerpo  et  apura  el 
alma  •  et  la  confirmación  confirma  en  bondat 
et  en  limpiedumbre  5  et  la  penitencia  desface 


bateados ,  desfacense  los  pecados  por  el  bap- 
tismo  (4) ,  como  quier  que  este  sagramiento 
fuese  fallado  señaladamente  para  toller  el  pe- 
cado original,  asi  como  dicho  es.  Et  para 
toller  la  culpa  del  venial ,  es  el  sagramiento 
de  la  unción  (5)  que  facen  á  todo  cristiano , 
quando  entienden  que  está  cerca  de  la  muerte, 
ca  por  este  se  desatan  los  pecados  veniales. 
Et  el  mal  sobredicho  de  pena  que  viene  á  los 
homes  se  departe  en  cuatro  maneras  :  la  pri- 
mera pena  dellas  es  de  non  saber  5  et  contra 
este  fué  establecido  el  sagramiento  de  la  or- 
den (6)  de  santa  eglesia ,  que  es  en  la  clerecía, 
ca  allí  ol  dan  al  clérigo  el  sagramiento  de  la 


orden ,  allil  dan  carrera  para  ser  entendido , 
et  sabidor  de  lo  que  ha  de  facer.  La  segunda 
manera  de  pena  es  flaqueza  de  voluntad  de 
los  homes ,  que  non  pueden  contrallar  á  las 
tentaciones  que  les  da  el  diablo  para  pecar. 
Et  contra  esta  es  puesto  el  sagramiento  de  la 
confirmación  que  face  el  obispo  con  crisma  en 
la  frente  á  cada  un  cristiano  después  del  bap- 
tismo,  et  por  esol  dicen  confirmación,  por- 
que confirma  al  cristiano  (7)  en  la  fe ,  et  dale 
esfuerzo  para  guardarse  de  pecar.  La  tercera 
manera  de  pena  es  cobdicia  que  home  ha  en 
sí,  para  complir  su  voluntad,  segund  le  de- 
manda la  carne  naturalmente ,  et  contra  esta 


§.  alii :  de  poenit.  dist.  5.  cap.  illuel;  et  cap.  se- 
cunda post  naufragium ,  de  pcenit.  dist.  1 . 
(Ü)  Por  el  baptismo.  Vide  infra  eod.  1.  S. 

(5)  De  la  unción.  Per  Sacramentum  extremse 
unclionis  deleátur  peccata  venialia,  et  prsestalur 
augmenlum  virtutis,  et  libcratur  quis  citiús  ab 
iníirmilate  corporali,  videas  Glos.  in  cap.  Presby- 
teros,  95.  distinct.  Sanctus  Tilomas  in  opúsculo  de 
Sacramenlis,  ad  Arcliiepisc.  Panormüanum  dicit, 
quód  cffectus  hujus  Sacramento  est  sanalio  mentís 
et  corporis ,  et  vide  in  1.  70.  infra  eod. 

(6)  De  la  orden.  Dicit  Sanct.  Thom.  in  dicto 
opuse,  de  Sacramenlis,  quód  eífeclus  tiujus  Sa.- 


cramenti  est  augmenlum  gratise,  ad  hoc,  ut  aliquis 
sit  idoneus  Minister  Christi. 

(7)  Confirma  al  cristiano.  Dicunt  quidam 
Theologi  (ut  refert  Joan.  Andr.  in  Rubric.  de  Sa- 
crament.  non  iteran. )  quód  sicut  in  bello  sunt 
aliqui  plus  parati  ad  resistendum,  vel  pugnandum, 
ct  isli  babent  suum  signum ,  vel  vexillum ,  quód 
tale  est  signum  per  Confirmationem  in  fronte ,  per 
quem  robórate  ad  pugnam ,  non  solúm  pro  salute 
propria  contra  concupisccntias,  quseremanent  post 
Baptismum,  cap.  2.  de  consecr.  dist.  h.  et  S.  cap.  2. 
sed  et  ad  constantem  confessionem  nominis  Christi 
ad  defensionem  fidei ;  unde  in  primitiva  Eccle§ia 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


Ai 


el  mal  ct  las  cosas  sucias ,  et  aduce  las  lim- 
pias et  buenas  $  et  la  comunión  da  vida  et 
tuelle  la  muerte ;  la  unción  señala  et  face 
liuza  de  vida  et  de  folgura  •,  et  la  religión  or- 
dena ct  castiga ;  et  el  casamiento  guarda  et 
acrecienta  en  limpiedumbre  ct  en  santidat. 
Onde  por  todas  estas  razones  son  llamados 
sacramentos  estos  siete  que  dicho  habernos. 

LEY  IV. 

Quién  puede  facer  los  sacramentos. 

Sacramento  ninguno  non  puede  ser  fecho 


si  lo  non  fecjere  cosa  que  sea  sagrada ,  asi 
como  papa  primeramente ,  et  los  otros  per- 
lados que  son  so  él ,  de  qual  manera  de  orden 
quier  que  sean.  Pero  en  esto  hay  departi- 
miento que  algunas  personas  hi  ha  en  santa 
cglesia,  que  como  quier  que  ellos  sean  or- 
denados de  órdenes  sagradas  non  pueden 
ellos  sagrar.  Et  aun  hi  ha  otra  mayor  cosa, 
que  legos  que  non  son  sagrados  nin  ordena- 
dos pueden  dar  algunos  sacramentos  quando 
menester  fuere,  seyendo  en  hora  de  cuita, 
ct  no  estando  hi  alguno  de  aquellos  que  lo 
deben  facer. 


fue  fallado  el  sagramiento  del  casamiento  (8). 
La  quarta  manera  es  maldat  que  han  los  no- 
mes  en  sí  naturalmente  para  querer  ante  facer 
mal  que  bien,  et  por  esto  se  facen  siervos  del 
pecado ,  onde  contra  esto  es  el  sagramiento 
del  cuerpo  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo  (9), 
ca  el  que  lo  rescibe  como  debe  mantienel  en 
bien  facer,  et  dal  esfuerzo  de  non  pecar.  Et 
por  estas  razones  que  dixiemos  son  los  sa- 
gramientos  siete ,  et  non  pueden  ser  mas  nin 
menos. 


LEY  II. 

Qué  cosa  es  baptismo. 
Ley  1.  tit.  i.  lib.  i.  Rccop. 

Baptismo  es  cosa  que  lava  al  home  de 
fuera  (1),  et  señala  en  el  alma  de  dentro,  et 
esto  es  por  la  fuerza  délas  santas  palabras  del 
nome  derecho  et  verdadero  del  nuestro  señor 
Dios,  que  es  Padre,  et  Fijo,  ct  Espíritu  Santo, 
et  del  elemento  del  agua  (2)  en  que  se  ayuntan 


cligebantur  aliqui  Christiani  ad  publicé  manendum 
inloco  perseculionis ,  alus  occullé  manentibus,  ut 
patet  in  legenda  Sancti  Sebastiani. 

(8)  Casamiento.  Malrimouium  aliquando  fuit  lc- 
gis  obscquiem,  nunc  est  iníirmitalis  remedium, 
■cap.  nuptiarum,  27.  qufest.  1 .  et  vide  ibi  in  sumrna, 
per  glos. 

(9)  Del  cuerpo  de  nuestro  Señor  Jesu-Christo. 
Perccplio  Corporis  Domini  diminuit  fomitem  ra- 
lionc  fervoris  cbarilalis ,  tradit  Sanct.  Tbom.  in  k. 
Sententiaram ,  qusest.  79,  art.  G.  ad,  tertium,  et 
roborat  ad  non  peccandum,  vide  ibidem.  Dúo  ehim 
hoc  Sacramentum  operalur  in  nobis ,  ut  videlicet 
sensum  minuat  in  minimis ,  et  in  gravioribus  pec- 
catis  tollat  omninó  consensumv  Bernard.  in  Ser- 
mone Coence,  fol.  52.  col.  U.  ubi  ct  subdit :  ::  si 
quis  vestrum,  non  tam  sa?pé  modo,  non  tam  acerbé 
scnüt  iracundia?  motas ,  invidia? ,  luxuria? ,  aut  ca> 
terorum  bujusmodi ,  gratias  agat  Corpori ,  et  San- 
guini  Domini,  quoniam  virtus  Sacramenti  opera  tur 
in  co :  gaudeat  quód  pessimum  ulcus  accedat  ad 
sanitatem.  »  ítem  per  assumptionem  Eucbaristia? 
detentar  venialia  peccata ,  de  consecratione ,  dis- 
linct.  2.  cap.  üeralur.  Vide  Glos.  in  cap.  magna 
pietas,  de  pcenüent.  distinct.  1.  ítem  gratia  auge- 
tur,  ut  tradit  Sanctus  Tbom.  in  dicto  opúsculo  de 
Sacramentis,  adducens  illud  Joan.  G.  v.  57.  «  Qui 
«  manducat  meam  carnem ,  etbibit  meum  sangui- 
o  ncm ,  in  me  manet,  et  ego  in  jilo,  » 


LEX  II. 

Baplismus  est  ablutio  exterior,  animam  interius 
lavans ,  et  cbaracterem  in  ea  imprimens  :  fuit  in- 
stilutus,  quando  Cbristus  in  Jordanc  voluit  a 
Joanne  bapli/.ari.  Hoc  dicit. 

(i) De  fuera.  Baplismus  est  ablutio  exterior,  cum 
certa  forma  verborum,  sinc  qua  nenio  salvan  po- 
lest,  qua?  proficil  ad  salulem ,  secundum  liosUcns. 
in  summa,  de  Buplismo,  |.  1.  et  quare  fuit  insli- 
tutuin ,  quód  in  aqua  potius  quám  in  alio  liquore 
íiat  Baplismus  ?  Respond.  Arclud.  post  Hugoncm 
in  cap.  1.  de  consecr.  distinct.  i¡.  quód  ideó  sicnt 
aqua  sordes  corporis ,  ct  vestes  abluit ,  sic  Baptis- 
mus  sordes  animi,  maculasque  peccatoruin  ab- 
slergit :  vel  ideó ,  ut  nullum  inopia  excusaret.  quod 
posset  fieri,  si  in  vino  vel  oleo  íierct,  cuín  multi 
bis  careant;  et'quid  si  aquoe  alius  liquor  adrais- 
ceatur?  Vide  Glos.  in  cap.  Baplismi,  de  consecr. 
dist.  U. 

.  (2)  Del  agua.  Et  quód  aqua  sil  benedicta,  vel 
sanctificala,  non  est  de  necessitate  Baplismi,  ut 
tradit  Sanct.  Thom.  5.  p.  queest.  66.  art.  3.  in  fin. 
Et  lamen  non  instante  necessitate,  Baplismus  debet 
fieri  in  aqua  sanclilicata  per  oralionem  Sacerdotis , 
et  ebrisma  novum,  et  secundum  Bonaventuram 
peccaret  Sacerdos  mortaliter,  si  extra  necessilatem 
baptizaret  sine  aqua  taliter  sanctificata  :  ita  Sanct. 
Bonayent.  iu  k,  Sentent.  cuní  tractat  de  Baptismo; 


«2 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


LEY  V. 

Cómo  deben  ser  fechos  los  sacramentos. 

-  Facer  los  sacramentos  de  santa  eglesia  es 
cosa  mucho  honrada,  et  debe  ser  muy  catada 
como  se  faga  bien  :  et  por  ende  ha  menester 
tres  cosas  que  hayan  en  sí  tan  bien  los  que 
los  fecieren  como  los  que  los  recibieren  :  la 
primera  limpiedumbre  de  voluntad  para  re- 
ccbiiios  de  buen  corazón ;  la  segunda  fe  , 
creyendo  que  aquello  es  lo  mejor,  et  lo  mas 
cierto  et  lo  mas  verdadero ;  la  tercera  firme 


esperanza  que  por  aquel  sacramento  que  re-< 
tibe  acabará  aquello  que  cobdicia. 

LEY  VI. 

Qué  virtud  han  los  sacramentos. 

Virtud  muy  grande  puso  Dios  en  estos  sa- 
cramentos que  deximos ,  ca  el  bautismo  lava 
el  cuerpo  del  home  de  fuera,  et  limpia  el 
alma  de  dentro,  tolliendo  el  pecado  que  viene 
del  linage  que  pecó  Adán  et  aun  todos  los 
otros  pecados,  tan  bien  los  mortales  como 


quando  facen  el  baptismo,  ca  tan  grande  es  la 
virtud  de  estas  palabras  et  del  agua  (3),  que  ta- 
ñendo el  cuerpo  (4)  de  fuera,  lava  el  alma  de 
dentro  et  face  señal  (5)  en  ella.  Et  fue  estable- 

et  aqua ,  quae  requiritur  in  Baptismo .  debet  esse 
naturalis,  cap.  non  ut  apponeres,  de  Baptism.  et 
Joan.  3.  v.  S.  nisi  quis  renatus  fuerit  ex  aqua,  et 
Spiritu  Sancto,  non  potest  introirein  regnum  Dei. 
Non  igitur  sufficeret  aqua  rosacea,  secundum 
Abbatem  in  dicto  cap.  non  ut  apponeres,  et  tradit 
Sanct.  Thom.  in  dicto  opúsculo  de  Sacram.  ñeque 
alius  liquor,  Gloss.  in  summa,  de  consecr.  dist.  ft. 
Si  tamen  aqua  naturalis  alterata  sit  per  calefactio- 
nem ,  non  impediret ,  ut  tradit  Sanctus  Thom.  3. 
p.  quaest.  66.  art.  h.  et  Abbas  in  dicto  cap.  non  ut 
apponeres.  An  autem  etiam  in  mari  quis  possit 
baptizan?  Gloss.  dicit  quód  sic,  in  summa,  de 
consecrat.  dist.  ft.  ct  est  communis  Doctorum 
opinio 

(3)  De  estas  palabras  et  del  agua.  Debent  con- 
currere  verba  cum  baplizatione ,  ut  in  cap.  cle- 
trahe,  1.  qusest.  1.  et  secundum  Ricard.  in  U. 
Senlentiar.  dist.  3.  sufíicit,  quód  verborum  pro- 
laüo  incipiat  antequam  terminelur  ablutio;  vel  é 
converso ,  et  non  vitiabitur  Baptismus ,  si  in  pro- 
lalione  verborum  interponalur  mora  naturalis,  et 
compendiosa,  ut  de  respirando,  tussiendo,  vel 
spuendo,  secundum  Hosliens.  in  summa  lmjus  ti- 
tuli ,  §.  quce  sit  ejns  forma,  col.  2.  argum.  1.  cum 
anliquilas,  C.  de  testament.  Et  adverte ,  quód  licót 
puer  non  tolus  immergalur  in  aqua,  nibilominus 
baptizalus  intelligilura  dummodó  quantalibet  pars 
aquse  super  eum  infundatur,  Gloss.  in  cap.  pro- 
prié,  de  consecr.  distinct.  U.  super  verbo  trium 
mülium,  ubi  Joan,  glossator  vult  eum  baptizatum, 
etsi  aqua  super  pedem  cadat,  arg.  1.  3.  %.  1.  ff.  de 
acquir.  j)oss.  et  cap.  vidgaris,  de  poenit.  dist.  1. 
ubi  etiam  Glos.  et  dicit  Alex.  in  dict.  1.  3.  in  fin. 
prin.  magis  communiter  concludi,  licct  opiniones 
sint  Yariíe,  quód  sufficit;  partem  corporis  esse  bap- 


cido  cuando  nuestro  señor  Jesu  Cristo  quiso 
seer  baptizado  de  sant  Johan  Baptista  en  el  rio 
Jordán  (6) ;  et  esto  fizo  él  por  dar  enxiemplo  á 
los  homes  que  por  el  baptismo  se  deben  salvar. 

tizatam,etiamsicaput  non  sit  baptizatum.  Hostiens. 
vero  in  summa ,  de  Baptismo,  %.  quce  sit  ejus  forma, 
col.  2.  dicit .  verius  esse ,  quód  caput  debet  per- 
fundi,  vel  praeter  capüt  máxima  pars  corporis; 
nam  si  solus  pes  nascerelur,  non  dicerelur  natus : 
sic  ñeque  renatus,  et  haec  sequiparantur,  cap.  de- 
bitum ,  de  Baptism.  et  semper  caput  attendi  debet, 
quia  ibi  viget  magis  ratio  hominis,  et  ubi  caput 
est ,  totum  corpus  esse  videtur,  1.  cum  in  dwersis, 
ff.  de  religios.  et  sumpt.  funer.  cap.  cum  olim ,  de 
verb.  signific.  Conclude ,  quód  de  necessitate  non 
requiritur  immersio ,  sed  satis  est ,  quód  baptizans 
effundat  aquam  super  corpore  baptlzandi,  lavando 
totum  corpus,  vel  majorem  partem,  vel  saltem 
caput ,  secundum  Innoc.  in  dict.  cap.  debitum ,  qui 
etiam  dicit,  sufficere  quód  scintilla  aquse  projectae 
á  baptizante  tangat  corpus  baptizandi ,  quód  Abb. 
ibi  dicit  notandum,  licét  tutius  sit,  ut  fíat,  ut  dic- 
tum  est ;  et  quód  immersio  non  sit  de  necessitate 
Baptism  i ,  tenet  etiam  Sanct.  Thom.  3.  part.  qusest. 
60.  art.  7. 
(h)  Tañendo  el  cuerpo.  Vide  supra  in  glos.  prox. 

(5)  Señal.  Hoc  dicitur  character ,  et  est  character 
qualitas ,  seu  habilitas ,  quae  disponit  animam  ad 
suscipiendam  gratiam  Dei ,  ut  tradit  Joan.  Andr. 
in  rubr.  de  Sacram.  non  iter.  Abb.  in  rubr.  de 
Bapt.  vel  ex  communi  doctrina  Theolog.  character 
est  qusedam  spiritualis  qualitas ,  sive  habitus  in- 
delebilis  in  mente,  sive  intellectu  animae  nostra;, 
quae  vel  qui  est  potentia  activa ,  vel  passiva  exer- 
cendi  opera  illius  natura? ,  in  quam  quis  per  gra- 
tiam elevatur,  sicut  calor  est  potentia,  qua  ignis 
potest  calefacere,  et  mollilies  est  potentia,  qua 
cera  potest  figurari. 

(6)  En  el  rio  Jordán.  Vide  Mattluci  cap.  3.  et 
JLucee3,  et  Joan.  1. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


45 


los  veniales  que  ha  el  home  fecho  ante  que 
sea  bautizado.  Ca  por  este  sacramento,  to- 
mándolo asi  como  conviene ,  es  home  quito 
de  aquellas  cosas  por  que  era  reptado  et  arre- 
drado del  amor  de  Dios.  Otrosí  ha  muy  grant 
virtud  el  sacramento  de  la  confirmación ,  ca 
este  confirma  el  cristiano  en  la  fe  de  nuestro 
señor  Jesu  Cristo,  pues  que  bautizado  es.  La 
penitencia  ha  otrosí  muy  grant  virtud,  ca 
tuelle  et  lava  los  pecados  que  son  veniales  et 
mortales  que  los  homes  facen  después  que 
son  bautizados.  Otrosí  la  comunión ,  que  es 
recebir  el  cuerpo  de  nuestro  señor  Jesu 
Cristo ,  ha  muy  maravillosa  virtud ,  que  asi 
como  es  él  señor  et  guardador  de  todo ,  asi 
guarda  et  defiende  al  que  lo  recibe  como  debe 
de  la  maldat  que  la  persona  ha  en  sí  natural- 
mente para  querer  facer  ante  mal  que  bien , 
et  dal  esfuerzo  para  facer  bien ,  et  mantienel 
en  ello,  et  arrédrale  todos  los  males  que 
pueden  á  esto  embargar  et  venir.  Grant  vir- 
tud ha  otrosí  la  unción  que  facen  á  los  en- 
fermos ,  ca  por  esta  solamente  se  desatan  los 
pecados  veniales  que  embargan  al  home  mu- 


cho en  su  vida ,  et  mayormiente  después  que 
muere.  Et  la  virtud  de  la  orden ,  que  es  de 
voluntad ,  quien  la  bien  recibe  como  debe  et 
la  bien  guarda ,  es  la  carrera  para  saber  las 
poridades  de  Dios  en  qual  manera  se  deben 
entender  et  obrar.  Et  el  casamiento ,  que  es 
otrosí  por  voluntad ,  ha  grant  virtud  contra 
el  pecado  de  luxuria ,  ca  dando  al  home  su 
muger  en  que  cumpla  lo  que  cobdicia,  dale 
carrera  porque  non  sea  luxurioso ,  et  gane  el 
amor  de  Dios  veviendo  asi  como  él  mandó , 
et  que  haya  su  linage  sin  vergüenza  et  sin 
mal  estanza.  Onde  por  estas  virtudes  que  han 
los  sacramentos  facen  ayuntar  amor  de  home 
con  Dios,  lo  que  otra  cosa  non  podria  facer. 

LEY  Vil. 

Cómo  deben  ser  dados  et  rescebidos  los 
sacramentos. 

Dados  deben  ser  los  sacramentos  de  aque- 
llos que  han  poder  de  los  dar.  Et  quando  los 
dieren  deben  facer  tres  cosas :  la  una  que  los 


LEY  III. 

En  qué  manera  se  debe  facer  el  baptismo,  et 
quien  lo  puede  dar, 

Después  que  nuestro  señor  Jesu  Cristo  fue 
baptizado,  dixo  á  sus  discípulos :  Id  por  todo 

LEX  III. 

Forma  Baplismi  instituía  fuit  á  Christo,  cum 
prsecepit  discipulis ,  ut  baptizarent  in  nomine  Pa- 
tris,  et  Filii,  et  Spiritus  Sancti.  Unde  baptizans 
debet  servare  istam  formam ,  nullum  verbum  di- 
mittens ,  et  requiritur,  quód  alius  sit  baptizans , 
alius  baptizatus  :  et  non  debet  ilerari  baptisma.  Si 
tamen  dubium  sit,  an  aliquis  fuerit  baptizatus, 
baptizari  potest  forma  hic  expressa.  Hoc  dicit. 

(1)  Decir  así.  A  Christo  dicta  sunt  hsec  verba, 
ut  babelur  Matthsei  cap.  ult.  v.  19.  et  Marci  c.  ult. 
v.  10.  et  ista  verba  sunt  proferenda,  et  aliter  non 
erit  baptizatus,  cap.  1.  de  Baptismo.  Quid  aulem 
si  diceret :  Baptizo  te  in  nomine  genitoris ,  et  nati , 
et  sancti  flaminis?  Gloss.  vers.  Trinitatis  dicit, 
quód  erit  baptizatus,  cap.  multi,  de  consecrat. 
dist.  U.  quia  non  refert,  utrum  ex  sequipollcntibus 
quis  dixerit.  Contrarium  tamen  tenuerunt  Laurent. 
et  JoannesdeFantu.Hugo,  etArchid.ibi;  nonenim 
etiam  per  sequipollentiam  est  recedendum  a  forma 
dict.  cap.  í.  et  hujus  \,  Queerit  etíam  Hostien,  in 


el  mundo,  et  predicad,  et  baptizad  las  gen- 
tes en  el  nome  del  Padre,  et  del  Fijo ,  et  del 
Espíritu  Santo.  Et  por  estas  palabras  que  les 
dixo,  en  que  les  nombró  el  su  santo  nome,  les 
mostró  la  manera  de  como  lo  íiciesen.  Etpor 
ende  qualquier  que  á  otro  hobiere  de  bapti- 
zar, debe  decir  asi  (1) :  Yo  te  baptizo  en  el 

Summa,  $.  quce  sit  ejus  forma  :  Quid  si  dicat : 
Baptizo  te  in  nomine  Trinitatis ,  vet  in  nomine 
Christi?  Et  primo  arguit,  quod  sit  baptizatus ,  quia 
quod  in  forma  hic  posita  explicité  dicitur ,  in  ista 
implicité  intelligitur ,  de  consecrat.  dist.  k.  cap.  á 
quodam  Judceo ,  et  in  cap.  in  Synodo ;  et  de  Sum- 
ma Trinitat.  etFide  Cathol.  cap.  1.  §.  Sacramen- 
tum.  Sed  tándem  dicit,  quod  illud  respicit  anti- 
quum  tempus  Apostolorum ,  et  ideo  hsec  forma,  de 
qua  in  dict.  cap.  1.  tenenda  est,  et  istud  tenent 
comrauniter  doctor,  in  dict.  cap.  1.  de  Baptism. 
ubi  Abb.  licet  Gloss.  ibi  aliter  voluerit ,  et  opinio- 
nem  communem  tenet  S.  Thom.  in  3.  part.  qusest. 
66.  artic.  6.  adverte  tamen ,  quod  Beatus  Bernard. 
epist.  540.  ad  Henricum  jrchidiaconum  respon- 
det ,  puerum  ex  útero  raptum  ob  periculura  mortis 
baptizatum  á  quodam  laico ,  qui  non  expressit 
hanc  communem  formam  verborum ,  sed  dicens  : 
Baptizo  te  in  nomine  Dei ,  et  sanctse ,  et  verse  Cru- 
cis ,  fuisse  per  ista  verba  baptizatum ,  et  dicit  hsec 
verba  :  «  Ego  veré  hunc  baptizatum  puto ,  ñeque 
sonum  vocis  Yeritaü  fidei,  et  pietati  intentionis 


na 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


den  de  buena  voluntad  et  non  por  fuerza , 
nin  por  don  nin  por  ruego ,  si  non  fuere  muy 
derecho ,  et  que  convenga  al  que  lo  diere  et 
al  que  lo  recibiere.  La  otra  con  firme  creen- 
cia ,  et  creyendo  aquel  que  da  el  sacramento 
que  face  en  ello  servicio  et  placer  á  Dios.  La 
otra  con  grant  esperanza  que  haberá  buen 
gualardon  por  ello  él  et  el  otro  á  quien  lo 
diere  en  este  mundo  et  en  el  otro,  si  por 
sus  culpas  non  lo  perdieren.  Otrosi  los  que 
los  reciben,  débenlos  recebir  muy  hornillo- 
sámente  et  con  grant  voluntad  de  quererlos, 
et  guardarlos  con  firme  creencia  et  con  grant 
esperanza  que  por  ellos  ganarán  el  amor  de 
Dios. 

LEY  VIII. 

Qué  pena  merescen  los  que  yerran  en  dar  los 
sacramentos  ó  en  recebillos,  et  en  non  creer- 
los asi  como  deben. 

La  pena  que  merescen  los  que  yerran  en 
dar  los  sacramentos  asi  como  non  deben ,  es 


en  albedrio  de  los  mayores  que  han  poder 
sobre  ellos  de  lo  facer,  ca  ellos  lo  han  de 
castigar  segunt  fuere  el  fecho.  Eso  mesmo 
decimos  de  los  que  los  reciben ,  non  seyendo 
para  ello  ó  non  los  creyendo  como  deben  ; 
pero  el  que  los  non  creye  conviene  que  haya 
la  pena  del  herege. 

LEY  IX. 

Qué  cosa  es  bautismo,  et  por  qué  ha  asi  nombre. 

Bautismo  es  uno  de  los  santos  sacramentos 
que  ha  en  santa  eglesia,  et  debe  hi  ser  mucho 
honrado ,  ca  él  es  el  primero  et  da  entrada  et 
carrera  por  do  vayan  á  los  otros.  Et  este 
es  en  tres  maneras  :  el  uno  por  agua,  asi 
como  aquel  que  fizo  nuestro  señor  Jesu 
Cristo  quando  lo  bautizó  sant  Johan  Baptista 
en  el  flumen  Jordán,  que  fue  comienzo  de 
todos  los  desta  manera.  Et  el  segundo  es  por 
sangre  por  que  pasó  nuestro  señor  Jesu 
Cristo  mesmo  quando  fue  tormentado  et 


nome  del  Padre ,  et  del  Fijo ,  et  del  Espíritu 
Santo,  amen.  Et  ninguna  destas  palabras  non 
debe  dexar,  para  ser  el  baptismo  complido. 
Otrosi  nuestro  señor  Jesu-Cristo  nos  dexó 
enxiemplo  en  el  su  baptismo  que  ningunt 
home  non  puede  á  sí  mesmo  baptizar,  mas 
débelo  rescebir  por  mano  de  otro  (2) :  et  esto 
nos  mostró  quando  él  que  era  santo  com- 
plido, quiso  ser  baptizado  por  mano  de  sant 
Johan  (3).  Et  maguer  el  baptismo  non  debe 
ser  dado  mas  de  una  vez  ;  pero  si  fuese 
dubda(4)  si  era  alguno  baptizado  ó  non,  tovo 


por  bien  santa  eglesia  que  lo  bapticen,  di- 
ciendo asi  (5) :  Si  tú  eres  baptizado ,  yo  non 
te  rebaptizo  otra  vez  5  mas  si  non  lo  eres ,  yo 
te  baptizo  en  el  nome  del  Padre,  et  del  Fijo, 
et  del  Espíritu  Santo,  amen. 

LEY  IV. 
Quantas  maneras  son  de  baptismo: 

Tres  son  (4)  las  maneras  del  baptismo  :  la 
primera  es  de  agua ,  segunt  diximos  en  la  ley 


príejudicare  potuisse  :  »  videas  ibi  latius ;  tu  sem- 
per  lenebis  íbrmam  dict.  cap.  1.  et  dicí.  cap.  in 
Synodo. 

(2)  Por  mano  de  otro.  Concord.  cum  cap.  debi- 
tum ,  de  Baptism. 

(5)  De  Sant  Johan.  Vide  indict.  cap.  debitum,  et 
cap.  per  aquam,  et  cap.  catechwnenum ,  de  con- 
sec.  dist.  4. 

(4)  Dubda.  Concord.  cum  cap.  párvulos,  etcap. 
placuit,  cum  duobus  sequenlib.  de  consec.  dist.  U. 
et  cap.  2.  de  Baptism.  et  intellige  quod  est  dubium 
vebemens ,  pula  quia  natus  est  in  captivitale  Sar- 
raecnorum,  vel  reperitur  exposilus  sine  aliquo 
signo  baptismi ,  ut  tradunt  Joan.  And.  et  Abb.  in 
dict.  cap.  2.  Nam  si  quis  natus  est  de  parentibus 
íidelibus,  et  inter  íideles  nutritus,  prcesumilur 
baptizatus,  cap.  veniens,  de  prcesbyt.  non  bapt. 


Et  hsec  prsesumptio  pro  certiludine  sit  babenda , 
donce  evidentissimis  forsitan  argumentis  contra- 
rium  probaretur,  ut  ibi  habetur  in  fine. 

(b)  Diciendo  así.  Sumplum  est  ex  dict.  cap.  2. 
et  adde  quód  sic  fiendum  est  in  consecratione  Ec- 
clesise ,  de  cujus  consecratione  dubitatur.  Vide  per 
Gloss.  in  cap.  solemnitates ,  el  i.  de  consec.  dist.  i. 

EEX  IV. 

Triplex  est  Baptismus  :  fluminis ,  flaminis ,  et 
sanguinis.  Hoc  dicit. 

(1)  Tres  son.  Vide  per  Gloss.  de  consec.  dist.  h. 
in  summa,  et  habes  bic  de  triplici  Baptismo,  flu- 
minis,  flaminis,  et  sanguinis.  Sed  contra  de  eo 
quod  habetur  ad  Epbes.  U.  v.  5.  Una  fules ,  unum 
baplisma,  responde,  ut  per  S.  Thom.  3.  part. 
quaest.  66.  art.  11.  quod  alia  dúo  baptismata  inclu- 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


45 


muerto  en  la  cruz ,  et  esparció  su  sangre  por 
redemir  el  mundo.  Et  el  tercero  por  Espíritu 
Santo ,  asi  como  aquel  de  que  fue  santa  María 
preñada  et  él  fue  nacido,  et  el  que  envió 
nuestro  señor  sobre  los  apóstoles  por  que  les 
fizo  saber  todos  los  lenguages.  Et  cada  uno 
destos  es  mucho  honrado ,  porque  el  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  pasó  por  ellos  et  los  honró 
por  su  cuerpo ,  ca  él  fue  bautizado  en  agua 
ct  en  sangre  segunt  dicho  habernos,  et  él 
nació  de  Espíritu  Santo.  Et  por  esta  razón 
pasó  por  tres  maneras  de  bautismo ,  et  pro- 
bólas ante  que  á  otri  las  diese  et  las  mandase 
guardar.  Mas  porque  el  bautismo  de  agua  re- 
ciben los  homes  mas  á  menudo  que  los  otros, 
por  eso  queremos  aqui  fablar  primero  del, 
et  mostrar  por  qué  ha  asi  nombre ;  et  quando 
fue  establecido  •,  et  la  virtud  et  el  pro  que 
viene  del ;  et  quién  debe  et  puede  dar  el  bau- 
tismo ;  et  las  palabras  que  deben  ser  dichas 
en  la  eglcsia  por  honra  del  bautismo  ante 
que  lo  fagan  5  et  quales  palabras  son  en  uno 


con  el  bautismo  5  et  quales  son  las  que  deben 
ser  dichas  después  del ;  et  qué  quier  decir  pa- 
drino-, et  por  qué  ha  asi  nombre ;  et  qué  debdo 
han  los  padrinos  con  el  afijado  et  él  con  ellos ; 
et  por  qué  non  deben  ser  llamados  muchos  pa- 
drinos en  el  bautismo;  et  quales  pueden  ser 
padrinos  et  quales  non  •,  et  como  non  debe 
ninguno  ser  bautizado  mas  de  una  vez  5  et  qué 
pena  deben  haber  los  que  se  facen  bautizar 
dos  veces  ó  mas,  et  otrosí  los  que  los  bauti- 
zan ;  et  cómo  deben  facer  al  que  dubdaren  si 
es  bautizado  ó  non ;  et  cómo  deben  honrar  el 
guardar  el  bautismo  aquellos  que  lo  resci- 
ben  •,  et  qué  deben  facer  los  que  non  son  bau- 
tizados et  reciben  las  órdenes. 

LEY  X. 

Qué  quiere  decir  bautismo,  et  onde  lomó  este 
nombre. 

Lenguage  griego  comoquier  que  sealuengo, 
ha  en  él  unas  palabras  cortas  que  muestran 


ante  desta ;  et  por  ella  dixo  nuestro  señor  Jesu- 
cristo en  el  Evangelio  (2)  que  el  que  non 
nasciese  de  agua  et  de  Espíritu  Santo  (3)  otra 
vez ,  non  podría  entrar  en  el  reyno  de  los  cic- 
los ;  ca  sin  dubda  el  baptizado ,  como  de 
nuevo  nasce  espiritualmente ,  saliendo  del 
estado  de  muerte  en  que  era  por  el  pecado, 
et  tornando  á  estado  de  vida ,  lavándolo  por 
el  baptismo  de  la  culpa  en  que  yaciá.  La  se- 
gunda manera  del  baptismo  es  la  que  llaman 
de  Espíritu  Santo,  asi  como  quando  mete  Dios 
en  corazón  á  alguno  que  se  baptize  en  agua , 
et  non  puede  lallar  (4)quien  lo  baptize :  onde 
si  muere  con  tal  entencion  como  esta ,  es 

duntur  in  baptismo  aqure ,  quee  efficaciam  habet  ex 
passione  Christi ,  et  á  Spirilu  Sancto ;  et  ideó  per 
hoc  non  tollitur  imitas  baplismi. 

(2)  En  el  Evangelio.  Joan.  5.  c.  v.  5. 

(3)  De  Espíritu  Santo.  Adde  cap.  baptismi  vi- 
cem,  et  cap.  Catechumcnam ,  et  cap.  non  dubito, 
de  consec.  dist.  h.  et  in  cap.  veniens,  depresby. 
non  bapti.  et  cap.  debitum,  de  Daptis.  ct  islo  bap- 
tismo flaminis  fuit  baptizatus  latro ,  qui  cum  Chrislo 
suspensus  fuit,  et  non  baptismo  sanguinis.  Non 
enim  propter  Chrislum  passus  est  martyrium ,  sed 
propter  suorum  facinorum  demerita ,  ut  tradit 
Joann.  And.  incap.  2.  depresbyt.  non  bapliz. 

(it)  Non  puede  fallar.  Vide  in  dict.  cap.  debi- 
tum, ct  22.  qusest.  2.  cap.  facial. 

(5)  Como  si  lo  compílese.  Et  sic  voluntas  habe- 
tur  pro  fado  isto  casu,  yideas  de  hoc  gloss.  notab. 


salvo  como  si  fuese  baptizado ;  ca  la  buena 
voluntad  en  este  lugar,  maguer  non  se  com- 
pla  de  fecho,  pues  non  fincó  por  él,  le  debe 
asi  ser  contada  como  si  lo  compliese  (5). 
La  tercera  manera  de  baptismo  es  de  san- 
gre (6) ;  et  esta  es  cuando  alguno  cree  en 
Jcsu-Cristo ,  •  et  ante  que  pueda  ser  bapti- 
zado matanle  por  la  fe  \  ca  este  tal  baptizóse 
en  su  sangre  mesma.  Et  este  enxiemplo  ha- 
bernos de  muchos  mártires ,  que  creyen  en 
nuestro  señor  Jesu-Cristo ,  et  ante  que  se 
pudiesen  baptizar  matábanlos ,  et  por  ende 
esta  muerte  complicles  atanto  como  si  fue- 
sen baptizados. 

in  cap.  magna  píelas,  de  pasnit.  dist.  1.  snper 

verbo  pronunliarc,  ct  gloss.  dislinguenlcm ,  in 
cap.  1.  de  eo  qui  millil.  in  posses.  causa  rei  sa- 
fan, etdicit  B.  Bcrnar.  in  Sermón,  in  natalisanc- 
torum  Innocentium  :  considerent  qui  de  opere,  et 
volúntate  contentiosis  solcnt  dispulalionibus  con- 
rixari,  considerent  et  advertant,  neutrum  negligi 
oportere,  ubi  non  videtur  deesse  facultas;  pne- 
sertim  cum  utrumque  sine  altero,  ubi  tamen  fa- 
cultas deest ,  non  modo,  salutem  conferre  potest, 
sed  etiam  sanctitalcm. 

(6)  De  sangre.  Hoc  baplisma,  quod  fit  ift  san- 
guino per  martyrium ,  est  venerabilius  eseteris , 
quia  iteralis  non  faedatur  contagiis  ,  secundüm 
Greg.  Nazianzenum,  el  tradit  Ludo.  Cartu.  part.  1. 
cap.  17.  col.  2.  et  vide  in  dic.  cap.  baplismi  vicem, 
de  consecr.  dist. '». 


46 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


grant  razón ,  asi  como  esta  del  bautismo  que 
tanto  quier  decir  como  santo  lavamiento  que 
lava  al  home  cumplidamente  de  fuera ,  et  se- 
ñálalo de  dentro  ^  ca  sin  falla  el  que  bien  lo 
recibe  asi  como  debe,  finca  lavado  en  el 
cuerpo  et  en  el  alma  •,  ca  pues  que  el  agua  es 
sagrada  con  las  santas  palabras  que  hi  dicen, 
tuelle  las  manciellas  del  alma ,  et  mengua  los 
malos  pensamientos  que  son  en  la  voluntad ; 
et  otrosi  segunt  el  elemento  della  lava  todas 
las  cosas  que  non  son  limpias,  et.  mayor- 
miente  quando  es  sagrada  por  las  palabras  de 
Dios  que  dicen  sobre  ella,  ca  estonce  de- 
ceíide  el  Espíritu  Santo  et  conságrala ,  et 
tuelle  della  la  suciedat  que  ganó  por  el  pe- 
cado de  Adán.  Et  aqui  se  cumple  quanto  en 
semejanza  lo  que  fué  en  el  comienzo  del 
mundo,  do  diz  que  era  todo  vuelto  et  da- 
ñado, et  el  Espíritu  Santo  de  Dios  andaba 
sobre  las  aguas.  Et  lo  que  dixo  David  en  el 
Salterio :  la  voz  de  Dios  de  la  magestad  sonó 
sobre  las  aguas  muchas.  Et  esto  se  entiende 
que  si  grant  menester  fuere,  también  puede 
ser  el  bautismo  en  rio ,  ó  en  fuente ,  ó  en  la- 
guna ,  ó  en  pozo  como  en  la  pila  de  la  egle- 
sia.  Et  por  ende  el  bautismo  del  agua  que  se 
face  desta  manera  es  llamado  bautismo. 


LEY  Xí. 


Quando  fue  establecido  et  bautismo! 

Establecimiento  es  palabra  muy  complida 
et  muy  fuerte,  que  tanto  muestra  como  cosa 
que  se  pone  tan  firmemente  que  non  se  ha 
de  cambiar.  Et  por  ende  el  bautismo  fue  es- 
tablecido de  fuerte  manera,  ca  lo  estableció 
Dios  por  sí  mesmo ,  que  es  establecedor  de 
todas  las  cosas,  estableciéndolo  por  el  noble 
elemento  del  agua  que  él  fizo,  en  que  ha  tres 
cosas  muy  buenas  que  son  derechamiente 
puestas  contra-grandes  tres  males ,  asi  como 
la  humidat  que  ha  en  ella  que  es  contra  la 
sequedat*  et  el  esfriamíento  que  es  contra  la 
calentura ,  et  el  alimpiamiento  contra  la  su- 
ciedat. Et  por  ende  es  este  elemento  mas 
-noble  que  los  otros ,  ca  del  se  ayudan  todos 
los  otros  elementos  et  todas  las  cosas  que 
son  vivas ,  et  ninguna  non  le  puede  escusar. 
Et  por  ende  nuestro  señor  Jesu  Cristo  quiso 
formar  el  bautismo  con  este  elemento  tan 
preciado.  Et  aún  por  mayor  abondamiento 
confirmólo  él  mesmo  con  su  cuerpo  quando 
se  fizo  bautizar  en  el  flumen  Jordán,  do  él 
mostró  Cumplidamente  la  santa  Trenidat,  ca 


LEY  V. 

Qué  virtud  ha  et  baptismo! 

Virtud  muy  grande  ha  en  sí  el  baptismo, 
ca  por  él  perdona  Dios  todos  los  pecados  (1), 

LEX  V. 

Per  Baptismum  remittuntur  omnia  peccata,  et 
si  sit  adultus ,  qui  baptizalur ,  non  est  ei  aliqua  sa- 
lisfaclio  injungenda  pro  peccatis  praterilis,  dum 
lamen  dolcat  corde  ,  et  poeniteat  de  eis  :  ct  si  quis 
"licle,  et  simúlate  baptizetur,  non  prodest  ei  bap- 
lismus  ad  remissionem  peccalorum ,  nisi  tune  cuín 
amoveat  errorem  k  corde ,  et  simulationem  :  et  te- 
net  baplismus  collalus  á  quocumque,  sivesitChris- 
tianus ,  Judaeus ,  Sarracenus ,  Gentilis ,  vcl  Hsere- 
licus,  fcemina,  vel  masculus,  si  Baptismi  forma 
servetur.  Hoc  dicit. 

(J)  Los  pecados.  Adde  cap.  rnajores,  de  Bap- 
tism.  el  cap.  sine  pcenitentia ,  de  consecr.  dist.  U. 
non  tamen  lollit  irregularitatem ,  ñeque  bigamiam, 
cap.  Jcutius,  et  cap.  una  tantúm,  2G.  dist.  Host. 
in  swnma  de  Baplism.  $.  fin.  et  intellige,  quando 
irregularitas  fuit  contracta  sine  peccato,  alias  tol- 
lítur per  baptismum ,  Gloss.  51.  dist.  in  swnma, 


et  non  ha  por  que  facer  penitencia  (2)  aquel 
que  baptizan  de  los  que  fizo  ante  el  baptismo ; 
pero  si  es  de  edat  débese  doler  en  su  corazón 
de  lo  que  pecó  et  repentirse.  Mas  si  alguno 
recibiese  baptismo  por  entinta,  demostrando 
por  palabra  que  quiere  ser  cristiano,  et  en  la 

et  in  cap.  si  quis  viduam,  50  dist.  ubi  Alexandr. 
Gloss.  lamen  ubi  supr.  in  irregularitate  homicidii, 
vult  quod  tollatur  per  baptismum ,  sive  proveniat 
sine  peccato ,  vel  cum  peccato ,  et  istud  dicit  verius 
Sylvester  in  summa,  in  parte,  baplismus ,  la  6. 

(2)  Penitencia.  S.  Thom.  in  dict.  opúsculo  de 
Sacramentis  dicit  :  Effectus  autem  baptismi  est 
remissio  culpas  originalis  et  actualis ,  et  eliam  to- 
lius  culpa)  et  poense ,  ita  quod  baptizatis  non  est 
aliqua  satisfaclio  injungenda  pro  peccatis  -prateri- 
tis ,  sed  statim  morientes  post  baptismum  introdu- 
cuntur  ad  gloriam  Dei.  In  adultis  tamen ,  qui  bap- 
tizantur,  necessaria  est  cordis  contritio,  ut  habes 
hic ,  et  in  cap.  tres  sunt  actiones,  de  pcenit.  dist.  1. 
Adde  quod  etiam  in  baptismo  aboletur  omnis  infa- 
mia, Gloss.  in  cap.  2.  de  consecrat.  dist.  U.  et  in 
dict.  cap.  sine  pcenitentia,  et  in  cap.  fin.  98.  dist. 
et  in  cap.  2.  1.  quaest.  7.  Non  tamen  tollitur  poéna 
criminalis  pro  delicto,  gloss.  fin.  in  cap.  gaude- 
mus,  de  dwort.  ubi  Ant.  de  Butr.  et  Abb.  ídem 


BE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESTA. 


H7 


así  como  él  entró  en  el  agua  et  dixo  á  sant 
Johan  que  lo  bautizase,  asi  se  abrieron  luego 
los  cielos,  et  decendió  el  Espíritu  Santo  en 
figura  de  paloma  sobre  él,  et  fue  oida  la  voz 
de  Dios  Padre  quel  dixo  :  este  es  mi  fijo  mu- 
cho amado  con  quien  he  grant  placer.  Et  es- 
tonce bautizol  sant  Johan,  ca  ante  non  osaba 
por  espíritu  de  Dios  quel  dixo  :  aquel  quiero 
que  bautices  sobre  que  vieres  decender  el  Es- 
píritu Santo  en  figura  de  paloma.  Et  desta 
guisa  fue  primeramiente  establecido  el  bau- 
tismo. Et  por  ende  ha  en  sí  cumplidamente 
estas  tres  cosas  :  humidat  de  merced  para 
amollentar  los  corazones  secos  et  duros  •,  et 
otrosí  es  tempramiento  de  castidad  para  ama- 
tar los  escalentamientos  de  los  pecados  \  et 
«limpiamiento  de  suciedat  para  ser  de  bue- 
nas mañas  et  de  buenas  costumbres. 

LEY  XII. 

Quál  es  la  virtud  et  el  pro  que  viene  del 
bautismo. 

La  virtud  et  el  pro  que  viene  del  bautismo 
es  en  tres  maneras.  Primeramente  que  lava 
los  pecados  mortales  et  veniales  5  la  otra  quo 


da  esfuerzo  para  guardarse  home  dellos,  pa- 
rando mientes  quan  santo  et  quan  noble  sa- 
cramento recibió  •,  la  otra  por  la  maravillosa 
honra  que  toma  quandol  bautizan  et  le  lla- 
man cristiano  que  es  el  nombre  de  Jesu  Cristo 
derecho,  ca  en  esto  se  entienden  tres  honras 
muy  nobles  et  maravillosas  que  non  se  po- 
drían dar  por  otro  señor  á  vasallo,  nin  vasallo 
recebir  de  otro  señor  sinon  de  Dios  :  la  pri- 
mera que  perdona  quantos  yerros  fecieroñ 
los  homes  et  facen ,  también  los  que  fueron 
fechos  por  obra  como  los  que  tenían  volun- 
tad de  facer  et  non  se  acabaron  5  la  otra  que 
les  pone  el  su  nombre  mesmo ,  porque  sea 
conoscido  que  es  él  su  señor  et  ellos  sus  va- 
sallos ;  la  tercera  porque  los  face  herederos 
consigo  en  el  su  reyno.  Onde  quien  bien  pa- 
rare mientes  verá  maravillosas  vertudes  et 
proes  que  son  en  el  bautismo  á  los  que  lo 
bien  reciben  et  lo  guardan  como  deben. 

LEY  XIII. 

Quién  debe  et  puede  dar  el  bautismo. 

Bautizar  non  puede  ninguno  sinon  en  dos 
maneras  :  la  una  es  de  debdo ;  la  otra  es  de 


voluntad  non  lo  teniendo  asi ,  atal  como  este, 
maguer  sea  baptizado  (3),  non  se  le  perdonan 
los  pecados  por  el  baptismo ,,  fueras  ende, 
quando  tirase  (4)  aquel  engaño  de  su  cora- 
zón. Aun  otra  virtud  ha  el  baptismo ,  que 

Abb.  in  cap.  de  his,  de  aecusation.  tradit  Decius 
consil.  150.  incipit  :  proponitur  quócl  Judwus. 
ítem ,  obligationes  quibus  quis  obligatus  est  alii , 
non  tolluntur  per  baptismum ,  Gloss.  in  capit.  Ju- 
deci,  de  consecrat.  dist.  h.  quam  allcgat  Alex.  cons. 
104.  volu.  h. 

(5)  Baptizado.  Adde  cap.  solel,  de  consecrat. 
dist.  h.  et  cap.  majores ,  g.  item  quseritur,  versic. 
sunt  aulem  nonnulli-,  de  baptism. 

Qi)  Quando  tirase.  Adde  cap.  tune  valere ,  de 
cons.  dist.  h.  et  1.  queest.  1.  cap.  ficti. 

(5)  De  cristiano.  Adde  cap.  constat,  de  conse- 
crat. dist.  h.  et  cap.  diáconos,  93.  distinct. 

(6)  Judio.  Adde  cap.  á  quodam  J-udceo ,  eadem 
dist.  4. 

(7)  De  moro,  ó  de  gentil.  Adde  cap.  Romanus 
PonU'fex,  et  cap.  quos  ápaganis,  ead.  distinct.  k: 

(8)  Herege.  Concor.  cum  cap.  sive  hcereticus, 
cad.  dist.  et  vid.  in  cap.  1.  g.  pen.  de  Summa  Tri- 
nit.  et  Fide  Callioí.  et  in  cap.  quoniodo,  et  in  cap 
satis t  et  in  cap.  de  Arrianis,  de  consecrat.  ?ist»  ft. 


qualquier  que  lo  reciba  de  cristiano  (5),  ó  de 
judio  (6),  ó  de  moro,  ó  de  gentil  (7),  ó  de  he- 
rege (8),  ó  muger  (9),  ó  varón  (10),  dicien- 
do (11)  el  que  lo  baptiza  (12)  aquellas  palabras 
que  son  dichas  en  la  segunda  ley  ante  desta , 

quia  melius  est  de  hac  vita  cum  signo  Christi  ex- 
ire,  á  quocumque  detur ,  eüam  si  sit  Judseus  vcl 
paganus ,  quód  sine  boc  signo ,  quod  per  baptis- 
mum confertur ,  secundan!  S.  Thora.  2.  2.  quses. 
59.  art.  5. 

(9)  Muger.  Mulieri  instante  necessilate  permit- 
tilur,  cap.  nudier,  de  consecrat.  distinct.  U.  et  in 
cap.  super ,  50.  qusesl.  3. 

(10)  O  varón.  Et  etiam  bermapbrodiius  secun- 
dúm  Petrum  de  Palud.  Quid  autem  de  dsemone , 
qui  apparens  informa  hominis  baptizarct  ?  Vide  Syl- 
vest.  in  summa ,  in  verbo ,  baptismus ,  5.  versic.  2. 
ubi  et  de  Angelis  bonis ,  et  de  Sanctis  «tenue  vi- 
tas ,  et  de  anima  separata. 

(11)  Diciendo.  Debet  enim  conferri  in  forma 
Ecclesia? ,  ut  in  dict.  cap.  1.  g.  penul.  de  summa 
Trinit.  et  fide  caíholica. 

(12)  El  que  lo  baptiza.  Quid  si  baptizans  erret 
in  sexu,  quia  putans  se  baptizare  pucrum ,  bapti- 
zaret  puellam ,  cui  imponit  nomen ,  Petrus ,  nun- 
quid  ex  boc  baptismus  carebit  effeclu  ?  Host,  in 


as* 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


priesa.  Et  la  que  se  face  de  debdo  non  se 
puede  facer  sinon  por  los  perlados  ó  por  los 
clérigos  que  cantan  misa,  ca  estos  han  poder 
de  bendecir  las  pilas  et  de  sagrarlas  con 
crisma  et  con  olio ,  que  es  cosa  que  sin  él 
non  se  pueden  facer  de  los  siete  sacramentos 
los  quatro ,  asi  como  el  bautizar,  et  el  con- 
firmar, et  la  unción  et  el  ordenar  ;  et  todo 
esto  mostraremos  adelante  cada  uno  en  su 
lugar.  Mas  agora  queremos  decir  del  otro  que 
se  face  apresuradamiente ,  de  manera  que  se 
non  puede  nin  debe  escusar  que  se  non  faga. 
Et  es  este  que  quando  acaesce  que  algunt 
home  de  otra  ley  ha  grant  cobdicia  de  ser 
cristiano ,  et  non  falla  clérigo  que  le  bautice, 
nin  olio  nin  crisma  con  quel  sagren ,  ó  viene 
á  enfermedad  que  cuida  de  todo  en  todo  mo- 
rir, et  mengua  todo  esto  que  dicho  habernos 
que  lo  non  puede  haber,  tal  como  este  bien 
lo  puede  todo  cristiano  bautizar,  maguer  non 


sea  clérigo  nin  ordenado.  Et  aun  tan  grant 
fuerza  ha  como  si  lo  fuese  dotra  guisa ,  sola- 
miente  que  quandol  bautiza  diga  estas  pala- 
bras :  quel  bautiza  en  el  nombre  del  Padre, 
et  del  Fijo,  et  del  Espíritu  santo.  Et  sil  bau- 
tizare en  rio  ó  en  fuente ,  debel  meter  todo 
so  el  agua.  Et  si  fuere  en  lugar  que  non 
pueda  esto  facer ,  debegela  echar  por  cima 
de  la  cabeza  con  alguna  cosa  •,  et  si  todo  fa- 
lleciere ,  con  las  manos ,  de  guisa  quel  moje 
todo  el  cuerpo.  Et  segunt  esta  manera  vale 
bien  tanto  el  bautismo  como  si  fuese  fecho 
en  la  pila  sagrada  en  la  eglesia.  Et  eso  mesmo 
decimos  de  los  niños  pequeños  que  bautiza- 
sen apresuradamente  temiendo  de  su  vida. 
Et  este  fue  noble  ordenamiento  de  santa  egle- 
sia que  dio  carrera  á  todos  porque  se  salva- 
sen ,  et  que  ninguno  -non  se  perdiese  si  por  su 
culpa  non  fuese  seyendo  él  de  edat,  ó  por 
culpa  de  aquellos  quel  hobiesen  de  guardar 


vale  el  baptismo  al  que  se  baptiza,  et  se  salva 
por  él. 

LEY  VI. 

Porque  deben  responder  los  padrinos  en  el  bap- 
tismo, et  quien  puede  ser  padrino. 

Entendimiento  habiendo  el  que  se  quiere 
baptizar,  primeramente  debe  creer  (1)  que 

sum.  §.  quce  sit  ejus  forma,  arguit  ad  partes  in 
vers.  quid  ergo ,  et  solvít,  quód  aut  baptizans  in- 
tendebat  baptizare  pcrsonam,  cujuscumque  scxus 
esset,  et  sic  cst  baptízala;  aut  intendebat  lanlúm 
masculum  baptizare ,  non  focminam ,  et  sic  non  est 
baptizata;  aut  de  boc  non  cogitabat,  sed  siraplici- 
ter  baplizabat,  et  videlur  baptízala;  dicit  lamen 
bis  duobus  ultímis  casibus  tutius  esse  quód  bapli- 
zetur  juxta  consilíum  cap.  2.  de  Baptis.  et  sufra 
eod.  1.  3.  in  fin.  Si  adbuc  puella  vivat,  et  quód  sit 
baptízala  ista  puella,  errore  non  obstante,  tcnet 
eliam  Sylvest.  referens  S.  Tbom.  in  Summa,  in 
parte,  baptisraus,  h.  vers.  penult. 


Si  baptizetur  adultus,ipse  per  se  respondeat 
baptizanli :  cúm  dixcrit,  vis  baptizan ,  respondeat , 
voló ,  nisi  sit  mutus ,  vel  surdus ,  aut  aliler  impe- 
ditus ,  pro  quo  respondebunt  Patrini :  et  idem  in 
parvulis  qui  baptizantur,  qui  responderé  non  va- 
lentes,  salvantur  in  fide  Patrinorum,  et  isti  Pa- 
trini debent  esse  fideles ,  licét  si  de  facto  fuerint 
infideles ,  tenebit  baptismus ,  ipsi  tainen  non  erunt 
Patrini.  Hoc  dicit. 

(i)  Debe  creer,  Jn  adultis  requiritur  íides  pro- 


por  aquella  fe  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo, 
á  que  viene,  et  por  el  baptismo  que  recibirá, 
sera  salvo ,  asi  como  él  mesmo  lo  mostró  en 
el  Evangelio  (2)  quando  dixo  :  El  que  creyere 
et  fuere  baptizado  será  salvo  ;  et  esto  se  en- 
tiende por  los  que  han  entendimiento  para 
creer,  et  estos  tales  deben  responder  por 
sí  (3),  fueras  ende  si  fuesen  mudos  ó  sor- 
dos (4),  ó  ho viesen  enfermedad  ó  embargo 

pria-  ad  suscipiendum  Sacramentum ,  et  rem  Sa- 
cramenti ,  id  est  gratiam ,  veríim  debent  catechi- 
zari,  et  in  fide  instruí,  antequam  baplizentur,  de 
consecr.  dist.  h.  cap.  judeei  quorum  perfidia,  cum 
cap.  sequenti  usque  ad  cap.  sine  poenüentia,  et 
dicit  Host.  in  summa,  de  baptism.  %.  quas  sit  ejus 
forma,  col.  3.  quód  de  catechismo  in  adultis  arbi- 
trium  Episcopi  servandum  est.  Sed  bonum  est,  ut 
ante  baptismum  (si  fieri  potest  sine  periculo)  in- 
struanlur;  si  tamen  esset  periculum  in  mora,  di- 
cit, quód  baptizandus  statim  esset,  veluli  si  Judseus 
veniat  ad  Sacerdotem  petens  baptismum  ,  et  peri- 
culum esset,  quód  alii  Judaii,  siscirent,  ipsum 
interfecissent;  prout  ipse  Host.  asserit  babuissede 
facto ,  dicens ,  quód  cuidam  Judseo  baptismum  pe- 
tenti,  in  quo  erat  tale  periculum,  exposuit  illi  fi- 
dem  catholicam  quanto  diligentius  poluit,  et  eum 
baptizavit :  allegat  cap.  ne,  quod  absit,  de  conse- 
crat.  dist.  h.  et  in  authent.  Quo  modo  oportet  Epi- 
scop.  §.  igitur  ordinandus. 

(2)  En  el  Evangelio.  Marci ,  cap.  ultimo ,  v.  16. 

(3)  Por  sí.  Vide  Gloss.  in  cap.  parml.  de  con- 
secr.  dist.  U.  et  ibi  Arcbidiac. 

(4)  Mudos  ó  sordos.  Vide  in  dict.  cap.  pamili, 
et  cap.  cum  pro  parvulis. 


BE  LOS  SIETE.  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


49 


seyendo  niño.  Et  maguer  este  bautismo  se 
face  apriesa  por  mengua  de  las  cosas  que 
dicho  habernos ;  pero  tanto  vale  para  haber 
firme  creencia  que  por  él  será  salvo ,  como 
el  que  mas  honradamente  et  con  mayor  or- 
denación es  fechó. 

LEY  XIV. 

Quáles  palabras  deben  ser  dichas  en  la  eglesia 
por  honra  del  bautismo  ante  que  lo  fagan. 

Las  palabras  que  mas  fuerza  han  en  el  bau- 
tismo son  estas  que  deximos  en  la  ley  ante 
desta  quando  bautizan  en  el  nombre  del  Padre 
et  del  Fijo  et  del  Espíritu  Santo,  ca  por  estas 
santas  palabras  se  acaba  todo  el  fecho  de  Dios 
en  todas  las  maneras  que  home  non  podrie 
pensar  nin  decir,  et  toda  la  fuerza  del  bau- 
tismo en  estas  es.  Pero  otras  palabras  muchas 
hi  ha  que  deben  ser  dichas  por  honra  destas 
que  tañen  al  bautismo ,  las  unas  ante  que  lo 
fagan,  et  las  otras  después.  Las  de  primero 
son  quando  aducen  al  que  ha  de  ser  bauti- 


zado á  la  eglesia ,  et  en  la  puerta  ante  que 
entre  se  para  el  sacerdote  con  él  preguntan- 
dol  que  quiere  ser  ;  et  los  padrinos  han  de 
responder  que  cristiano.  Et  luego  el  clérigo 
debe  preguntar  que  como  quiere  haber  nom- 
bre ;  et  los  padrinos  deben  decir  aquel  nom- 
bre que  quieren  que  haya.  Et  estonce  hale  de 
preguntar  el  clérigo  qué  es  lo  que  pide  á  la 
eglesia ,  et  él  et  los  que  han  de  responder  por 
él  le  dicen  que  santa  fe.  Et  el  clérigo  le  ha 
de  preguntar  qué  pro  cree  que  puede  haber 
por  ella ;  estonce  ha  de  responder  vida  per- 
durable :  et  esta  es  la  vida  perdurable  que 
conoscas  que  es  un  solo  Dios  vivo  et  verda- 
dero que  envió  al  mundo  Jesu  Cristo  su  fijo , 
que  con  aquel  su  Padre  et  el  Espíritu  Santo 
vive  et  regna  por  siempre  jamas.  Et  estonce 
el  sacerdote  debel  soplar  tres  veces  en  la 
cara,  deciéndol  asi  contra  el  diablo:  sal  es- 
píritu sucio  del ,  et  da  lugar  á  Dios  que  viene 
á  este  con  Espíritu  Santo  enviado  en  el  nom- 
bre del  Padre  et  del  Fijo  et  del  Espíritu  Santo. 
Et  esa  hora  fagal  el  sacerdote  una  cruz  con 
el  pulgar  diestro  en  la  fruente  deciéndol :  esta 


4 


de  lenguage ,  ó  de  otra  guisa ,  porque  non  lo 
pudiesen  facer,  ca  entonce  los  padrinos  deben 
responder  por  ellos.  Eso  mesmo  es  de  los 
niños  (5)  que  non  pueden  responder  por  sí, 
nin  han  entendimiento  para  creer  •,  pero  sál- 
vanse  en  la  fe  de  sus  padrinos.  Et  como  quier 
que  el  baptismo  puede  ser  dado  por  otros  que 
non  sean  de  nuestra  creencia,  segunt  dice  la 
ley  ante  desta,  non  pueden  ser  padrinos  estos 
átales  (6) ,  et  esto  es  porque  non  creen  en  la 

(5)  Niños.  Vide  in  dictis  capitulis.- 

(6)  Estos  átales.  Adde  cap.  in  baptismate,  de 
consecr.  dist.  U.  vide  etiam,  quod  monachi  non 
possunt  esse  Patrini,  ut  in  cap.  non  licet,  cum 
sequenti,  de  come.  dist.  h.  Quid  autem  si  de  facto 
infidelis  tcneat  puerum  in  baptismo ,  an  contraha- 
tur  cognalio  spiritualis  ,  vide  in  queestionibus 
Joan.  And.  in  qmest.  quse  incipit  baptizavit,  et 
Glos.  in  dict.  cap.  in  baptismate,  ct  Sylvest.  in 
mmma,  in  parte,  malrimonium ,  la  8.  §.  7.  in 
versic.  12.  ubi  ponit  opiriionem  S.  Thom.  et  alio- 
rum,  quod  non  conlrahatur  compaternitas ,  cum 
tenct,  vel  baptizat  non  baptízalas.  Ítem  videtur, 
quod  infamis  non  possit  esse  Patrinus.  baptismi, 
facit  cap.  quod  autem,  30.  qusest.  5.  et  quod  notat 
Abb.  in  cap.  Imperatorum,  col.  fin.  dejuram.  ca~ 
lumn. 

(7)  Nin  gela  sabrían  mostrar.   Et  sic  etiam 
ñeque  furiosi ,  vel  «mentes  non  possunt  susciperc 
Tom.  J. 


fe,  nin  gela  sabrían  mostrar  (7).  Pero  si  acaes- 
ciese  que  moro,  ó  otro  que  non  creyese  la 
nuestra  ley ,  traxese  alguno  á  baptizar  et  le 
sacase  de  la  pila ,  ó  lo  toviese  quando  le  bap- 
tizasen ,  valdría  el  baptismo  para  salvarse  el 
baptizado  en  la  fe  de  santa  eglesia ;  mas  por 
todo  eso  non  seria  padrino  aquel  que  asi  le 
toviese  et  le  sacase  de  la  pila.  Et  otrosí  non 
puede  ser  padrino  de  confirmación  el  que  non 
fuere  crismado  (8). 

baptizatum  de  sacro  fonte  :  isti  cnim  sunt  quodam- 
modo  fidejussores  parvulorum,  ad  erudiendum 
eos ,  ut  in  cap.  vos  ante  omnia,  de  consecr.  dist.  h. 
et  quia  ñeque  responderé  possent  in  bis ,  quse  exi- 
guntur  in  catechismo  et  baptismo ;  et  dicit  S.  Thom. 
5.  parí,,  qmest.  67.  art.  8.  quod  ule  qui  suscepit 
aliquem  de  sacro  fonte,  assumit  sibi  officium  ps1- 
dagogi,  ct  ideo  obligatur  ad  babendam  curam  de 
ipso,  si  necessitas  immineat;  sed  ubi  nutriatur 
inter  Catbolicos  Cbrislianos  satis  possunt  ab  liac 
cura  excusan,  prsesumendo  quod  a  suis  parenti- 
bus  diligente?  instruatur.  Si  lamen  quocumque 
modo  seirent  conlrarium,  tenerenlur,  secundíim 
suum  morera,  saluli  spiriluali  filiorum  curam  im- 
penderé. 

(8)  Crismado.  Concord.  cap.  in  baptismate,  de 
consecr.  dist.  ft.  peccarct  namque,  si  non  eonfir- 
malus  teneret  conürmandum ,  sed  Sacramenluní 
Coniirmationis  per  hoc  non  erit  irritum.  }  > 

4 


5flr 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  LV. 


señal  de  la  cruz  del  nuestro  señor  Jesu  Cristo 
pongo  en  la  tu  fruente ;  et  debel  luego  facer 
otra  cruz  en  las  espaldas  deciendol  eso  mes- 
mo.  Et  después  debe  hi  decir  esta  oración , 
en  que  ruega  á  Dios  que  deñe  catar  sobre 
aquel  su  siervo,  el  qual  es  tenido  llamar  á  los 
enseñamientos  de  la  fe,  tolliendol  las  durezas 
del  corazón  et  las  vejedades  de  non  creer, 
rompiendol  los  lazos  del  diablo  satanás  con 
que  estaba  atado.  Et  esto  dicho  debe  el  sa- 
cerdote tomar  la  mano  del  que  ha  de  ser  bau- 
tizado, et  meterlo  á  la  eglesia  deciendol  esta 
oración ,  en  que  ruega  á  Dios  que  le  abra  la 
puerta  de  la  su  piadat,  porque  sus  manda- 
mientos pueda  siempre  seguir  alegre-miente 
en  la  su  eglesia,  et  proveche  de  dia  en  dia, 
et  que  el  conviniente  pueda  llegarse  á  recebir 
la  gracia  del  su  bautismo,  que  es  acabada 
melecina  5  et  esto  le  ruega  por  el  su  fijo  Jesu 
Cristo,  que  con  él  et  con  el  Espíritu  Santo 
vive  et  regna  por  siempre.  Et  aun  sin  esta  ora- 
ción dice  otra  en  que  ruega  á  Dios  que  las  sus 
pregarías  deñe  oir  piadosamente;  que  aquel 
que  él  escogió  señalandol  de  la  señal  de  la 
cruz  que  por  la  su  virtud  sea  guardado ,  et 
tolliendol  aquella  dureza  del  corazón  et  fa- 
ciendol  nacer  como  de  nuevo,  sepa  guardar 
los  sus  mandamientos  porque  venga  á  la  su 
eglesia.  Et  quando  esta  oración  dixiere,  de- 
be! facer  una  cruz  con  el  pulgar  en  la  fruente 
et  decir  esta  otra  oración,  rogándole  á  Dios 
que  él ,  que  fue  et  es  facedor  del  humanal  ü- 


nage,  que  sea  otra  vez  reformador  del ,  et  que 
tenga  en  su  voluntad  á  los  pueblos  deseados 
que  escogió  porque  seanescriptos  en  el  linage 
del  nuevo  testamento :  asi  que  lo  que  non  po- 
dieron  recebir  por  natura  que  lo  reciban  por 
gracia.  Et  estonce  el  clérigo  ha  de  meter  sal 
en  la  boca  del  que  bautizan ;  mas  porque  la 
han  primero  de  conjurar  et  de  bendecir,  por 
eso  queremos  aqui  decir  la  bendición,  porque 
los  homes  en  todas  maneras  entiendan  la  san- 
tidat  que.  ha  en  el  bautismo. 

LEY  XV% 

Cómo  deben  conjurar  la  sal  que  meten  en  la 
boca  al  que  quieren  bautizar. 

Conjuración  de  la  sal  que  meten  en  la  boca 
al  que  han  de  bautizar  es  en  esta  manera  que 
agora  diremos,  et  fácese  por  las  primeras 
palabras  que  deben  decir  sobre  el  que  bauti- 
zan ante  quel  bauticen.  Et  quando  lo  ha  de 
conjurar  el  clérigo  que  está  revestido  de- 
ciendo  las  palabras  que  dichas  habernos,  dé- 
benla  traer  en  alguna  cosa  limpia  et  ponerla 
ante  él,  et  debe  decir  como  conjura  aquella 
criatura  de  sal  por  el  nombre  de  Dios  padre 
poderoso,  et  por  el  amor  de  nuestro  señor 
Jesu  Cristo,  et  por  la  virtud  del  Espíritu  Santo. 
Et  dirá  otrosí  que  la  conjura  aun  por  Dios 
verdadero,  et  por  Dios  santo,  et  por  aquel 
Dios  que  la  crió  por  guarda  del  linage  de  ios 


LEY  VII. 

Qué  quiere  decir  padrino ,  etquantos  deben  ser 
padrinos,  et  porque  han  asi  noine. 

Padrino  es  como  nome  de  padre  5  ca  asi 
como  el  home  es  padre  de  Su  fijo  por  nasci- 
miento  natural ,  asi  el  padrino  es  padre  de 


su  afijado  por  nascimiento  espiritual  5  et  eso 
mesmo  decimos  de  las  madrinas.  Etbien  asi 
como  desque  el  home  es  nascido ,  non  puede 
otra  vez  nascer  naturalmente,  asi  el  que  es 
baptizado  una  vez,  non  se  puede  baptizar  otra 
vez  espiritual  mente.  Et  por  esta  semejanza 
que  es  entre  el  padrino  etel  padre ,  non  debe 
el  padrino  ser  mas  de  uno  (4) ,  asi  como  el 


LEX  VII. 

Patrinus  est  pater  spirilualis  baptizaü ,  catechi- 
zati,  vcl  confirmati ,  et  non  debent  csse  plures,  sed 
unus  patrinus,  et  una  matrina.  Si  tamen  plures 
sint  patrini,  tenebit  baplismus;  et  Coníirmalionis 
Sacramentum  solus  Episcopus  í'acit.  Hoc  dicit. 

(1)  Uno.  Concord.  cap.  non  piares,  de  consec. 
fiíst.  U.  et  cap.  fin.  de  cognat.  spirit.  lib.  6.  ct  in 
cap.  quod  aatem ,  50.  quíest.  h.  ubi  etiam  quód 
1  ir ,  et  uxor  non  debent  simul  tenere  puerum.  Hoc 
lamen  de  pluribus  patrinis,  de  consuetudinc  in 


singulis  regionibus  nialé  servattir  :  imó  adsunt 
multi  patrini ,  ut  dicit  Host.  de  cognat.  spirilual. 
in  summa,  §.  quot  ejus  species;  et  adverte,  quod 
ilii  qui  non  tangunt  puerum  in  baptismo,  licet 
respondeant  una  cum.  alus  ad  interrogationes  ab- 
renuntias  satance,  etc.  non  efticíuntur  patrini. 
Vide  Arcbidiac.  in  dict.  cap.  non  plures.  Adverte 
etiam,  quód  et  baptizans  debet  esse  unus,  ct  non 
plures, quia  simul  plures  non  possuntunum  bap- 
tizare; quia  actus  multiplicatur  secundíim  multi- 
plicationem  agentium,  si  perfecté  ab  unoquoque 
agatur;  et  sic  si  convenirent  dúo,  quorum  unus 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


51 


bornes,  et  mandó  que  fuese  consagrada  por 
los  sus  siervos  para  los  sus  pueblos  que  ve- 
niesen  á  la  su  creencia ,  et  esto  en  el  nombre 
de  la  santa  Trenidat,  et  que  sea  sacramento 
de  salud  para  facer  fuir  al  diablo  que  es  ene- 
migo ;  et  por  ende  que  ruega  á  Dios  nuestro 
señor  que  aquella  criatura  de  sal  sagrándola 
la  santigüe  •,  et  esto  se  entiende  con  la  su  san- 
tidat :  et  bendiciendo  que  la  bendiga  asi ,  que 
sea  á  todos  los  que  la  recibieren  complida 
melccina,  fincando  en  el  cuerpo  dellos;jítJ 
esto  que  se  faga  por  el  nombre  del  nuestro 
señor  Jesu  Cristo,  que  ha  de  venir  á judgar 
los  vivos  et  los  muertos  et  el  sieglo  por  fuego. 
Et  estonce  meta  tres  veces  de  aquella  sal  en 
la  boca  del  que  ha  de  bautizar,  deciendql  que 
reciba  la  sal  que  es  de  saber,  quel  sea  prove- 
chosa en  la  vida  perdurable.  Et  después  debe 
decir  esta  oración ,  también  sobre  las  fembras 
como  sobre  los  machos ,  en  que  ruega  á  Dios 
de  nuestros  padres,  que  es  en  todas  cosas 
complidor  de  verdat,  que  él  que  es  piadoso 
et  verdadero  señor,  por  la  su  merced  deñe 
parar  mientes  sobre  aquellos  sus  siervos,  que 
por  la  su  piadat  los  quiera  recebir,  et  por  gos- 
tamiento  de  aquella  sal  que  non  los  dexe 
luengamente  haber  fambre,  que  se  entiende 
por  la  su  gracia ,  mas  que  sea  siempre  ahon- 
dado della  et  ferviente  en  el  Espíritu  Santo, 
habiendo  gozo  en  la  su  santa  esperanza :  et 
que  por  ende  sirva  siempre  al  su  nombre  por 
quel  aduga  al  alabamiento  de  aquella  nueva 
naciencia,  et  alcance  con  ios  sus  fieles  los 
merescimientos  perdurables.  Et  después  que 
esta  oración  hobiere  dicha ,  ha  de  decir  esta 
otra  sobre  los  maslos,  en  que  ruega  á  Dios  que 
non  es  mortal,  mas  ayudador  de  todos  aque- 
llos quel  demandaren,  et  libramiento  de  los 
que  a  él  piden  merced,  et  paz  de  aquellos 


quel  ruegan ,  et  vida  de  los  quel  creen  et  re- 
sucitamiento  de  los  muertos ;  que  á  él  llaman 
sobre  aquel  su  siervo  quel  pide  el  bautismo 
por  dono  :  et  que  desea  por  aquel  espiritual 
nacimiento  ganar  la  gracia  perdurable,  et  que 
lo  reciba  asi  como  por  la  su  palabra  deñó 
decir  allí  ó  dixo :  pedid  et  recibredes ;  buscad 
et  fallaredes ;  empujad  et  abrir  vos  han :  que 
estienda  la  su  mano  sobrél ,  dandol  el  gua- 
lardon  quel  pide;  et  pues  quel  llaman,  quel 
sea  la  puerta  abierta ,  porquel  consiguiente  le 
dé  la  bendición  perdurable  del  lavamiento 
celestial ,  et  haya  los  prometimientos  del  gua- 
lardon  del  su  regno.  Et  en  pos  desta  oración 
ha  de  decir  otra  sobre  los  maslos  desta  guisa 
contra  el  diablo  satanás ;  que  oya  el  maldito 
que  es  conjurado  por  el  nombre  de  aquel  Dios 
que  dura  por  siempre ,  et  del  su  fijo  Jesu 
Cristo  nuestro  señor  et  nuestro  salvador;  et 
que  él  vencido  con  su  embidia  tremiendo  et 
gerriiendo  se  parta  de  aquel  su  siervo  de  Dios, 
nonhabiendo  comunaleza  ningunacon  el,  por- 
que teniendo  mientes  á  las  cosas  celestiales  lo 
reniegue  para  siempre,  et  haya  la  buena  aven- 
tura, vida  perdurable  sin  muerte.  Et  otrosí 
dirá  contra  el  diablo  que  dé  honra  al  Espíritu 
Santo  que  viene  á  él  decendiendo  de  somo  de 
los  mas  altos  cielos ;  et  que  desatados  los  sus 
engaños  del  diablo,  sea  purgado  el  su  pecho 
por  santiguamiento  de  la  fuente  de  Dios,  por- 
que se  faga  templo  santo  para  él :  et  que  el 
librado  de  los  empescimientos  de  los  peca- 
dos que  son  ya  purgados ,  sea  siempre  siervo 
de  Dios,  dandol  gracias  por  ende,  et  bendiga 
el  su  santo  nombre  por  el  sieglo  de  los  sie- 
glos.  Et  después  debe  decir  comunalmiente 
por  los  maslos  et  por  las  fembras  al  diablo , 
que  conosca  la  sentencia  que  es  dada  sobre 
él ,  et  que  se  parta  dellos ,  et  dé  logar  á  Dios 


padre  natural  es  uno ;  nin  madrina  otrosí. 
Empero  si  mas  fueren  non  se  embarga  por- 
ende  el  baptismo.  Et  aun  lo  tovo  por  bien 
santa  eglesia  por  otra  razón,  porque  por  los 
muchos  padrinos  et  por  las  muchas  madrinas 

esset  mulus  ,*qui  non  posset  verba  proferre  ,  alius 
carens  manibus,  qui  non  posset  aclum  exercere, 
non  possent  simul  ambo  baptizare,  uno  dicente 
verba,  alio  cxcrcenlc  aclum,  licet  si  necessilas 
exigat,  plures  possunt  simul  baptizan,  baje  tradit 
S.  Tbom.  5.  part.  qiuest.  GG.  artic.  5.  ad.  'i.  ídem 
lamen  S.  Thom.  in  U.  Senlenl.  disl.  G.  dicit :  Quód 
si  plures  immergerent  simul  unum ,  ilarfue  uler- 


se  embargan  los  casamientos,  asi  como  dice 
en  el  libro  de  los  casamientos,  do  fabla  de 
los  embargos  que  resciben  por  ello.  Eso 
mesmo  debe  ser  guardado  en  el  catecizar  (2), 
que  es  palabra  de  griego  que  quier  tanto  de- 
que intenderct  baptizare  non  baplizatum ,  et  dice- 
rct-.Ego  te  baptizo,  ele.  essel  baplismus,  quam- 
vis  peccarent,  rilum  Ecclesia?  non  servantes :  et 
vid.  Sylvest.  in  summa,  in  parle  baplismus,  la  5. 
versic.  7.  utrwn. 

(2)  Catecizar.  Addc  Gloss.  30.  qurest.  i.  ¡n 
cap.  1.  in  verbo  pábulo,  el  in  cap.  contracto,  (Ig 
cogn,  spiritual.  c"t  I.  2.  lil.  7.  h.  parí. 


52 


MIMÉBA  PARTIDA.  TITULO  "IV. 


vivo  et  verdadero ,  et  dé  honra  á  Jesu  Cristo 
su  fijo  et  al  Espíritu  Santo  partiéndose  de 
aquel  su  siervo ,  al  qual  nuestro  señor  Dios  et 
nuestro  señor  Jesu  Cristo  deñaron  llamar  á 
la  su  santa  gracia  et  á  la  bendición  de  la 
fuente  del  bautismo.  Et  estonce  debel  facer 
una  cruz  con  el  pulgar  en  la  fruente  decién- 
clol,  que  por  aquella  señal  de  la  cruz  que  él 
face  al  maldito  diablo,  nunca  ose  pasar  nin 
quebrantar  aquello  de  quel  conjura.  Et  otrosi 
dirá  por  los  maslos  al  espíritu  non  limpio  que 
se  entiende  por  el  diablo ,  que  es  malo  en  sí 
et  fizo  siempre  mal,  quel  conjura  por  el  Pa- 
dre etpor  el  Fijo  et  por  el  Espíritu  Santo  que 
salga  et  que  se  parta  de  aquel  siervo  de  Dios, 
et  que  gelo  manda  por  aquel  que  andudo  con 
sus  pies  sobre  la  mar,  et  sacó  con  su  mano 
diestra  á  sant  Pedro  que  se  zabulló  en  ella. 
Et  debe  rogar  otrosi  á  Dios,  que  es  señor  de 
los  santos  patriarcas  Abraham  et  Isaac  et  Ja- 
cob, el  qual  aparesció  en  el  monte  Sinay  á 
Moysen  su  siervo,  et  sacó  los  fijos  de  Israel 
de  tierra  de  Egipto,  et  les  dio  ángel  de  su 
piadat  que  los  guardase  de  día  et  de  noche , 
et  quel  ruega  quel  deñe  enviar  el  su  santo 
ángel  que  guarde  aquel  su  siervo  que  quiere 
ser  bautizado,  et  quel  acluga  á  la  gracia  del 
su  bautismo.  Et  después  desto  debe  decir 
otra  oración  sobre  las  mugeres,  en  que  ruega 
á  Dios,  que  es  señor  del  cielo  et  de  la  tierra, 
et  de  los  ángeles,  et  délos  profetas ,  et  de  los 
apóstoles,  et  de  los  mártires,  et  de  los  con- 
fesores ,  et  de  las  vírgenes,  et  de  todos  aqiuv 
líos  que  bien  viven,  et  que  toda  lengua  otorga, 
ct  ante  quien  todos  fincan  los  hinojos,  tam- 
bién en  el  cielo,  como  en  tierra,  como  en  los 
infiernos  :  et  que  aquel  su  señor  llama  sobre 
aquella  su  sierva  que  la  deñe  adocir  á  la  gra- 


cia del  su  santo  bautismo.  Et  después  debe 
decir  como  conjura  al  diablo  por  el  Padre  et 
por  el  Fijo  et  por  el  Espíritu  Santo  que  se 
parta  de  aquella  sierva  de  Dios,  et  quel  ame- 
naza deciéndol  que  aquel  Señor  gelo  manda, 
aquel  que  abrió  los  ojos  al  que  naciera  ciego, 
et  resucitó  á  Lázaro  que  habia  quatro  dias 
que  yacia  en  el  monimento.  Et  sobre  esto 
debe  decir  un  evangelio  que  dixo  sant  Marcos 
evangelista,  en  que  cuenta  como  nuestro  se- 
ñor Jesu  Cristo  dixo  á  Dios  su  padre  que  se  le 
confesaba  como  á  señor  Dios  Padre  del  cielo 
et  de  la  tierra ,  el  qual  ascondió  aquellas  co- 
sas tan  grandes  á  los  sabios  et  á  los  que  se 
tenían  por  muy  entendudos,  et  las  mostró  á 
los  menores ,  seyendo  todo  por  su  placer,  et 
que  todo  gelo  diera  á  él ,  porque  ninguno  non 
puede  conoscer  el  Fijo  sinon  por  el  Padre , 
nin  el  Padre  sinon  por  el  Fijo  :  et  por  ende 
que  pasasen  á  él  todos  los  que  eran  encar- 
gados ,  ca  él  les  abondarie ;  et  que  tomasen 
el  -su  yugo  sobre  sí,  et  que  dixiesen  por  él 
que  era  homildoso  de  corazón ,  et  fallarían 
folganza  las  sus  almas,  ea  el  su  yugo  sabroso 
era ,  et  la  su  carga  liviana.  Et  estonce  debe  el 
clérigo  poner  la  mano  sobre  la  cabeza  del 
que  quiere  bautizar,  et  decir  el  menor  Credo 
in  Deum.  Et  después  que  lo  hobiere  acabado 
debe  decir  esta  oración  sobre  los  maslos  et  las 
fembras,  en  que  ruega  á  la  derechurera  et 
santa  piadat  de  lumbre  et  de  verdat  de  Dios, 
que  es  Padre  poderoso  por  siempre  jamas, 
que  deñe  alumbrar  aquel  su  siervo  de  la  lum- 
bre del  su  entendimiento,  et  alimpiarle  et 
santiguarle ,  et  dandol  saber  verdadero  por- 
que sea  digno  para  recebir  la  gracia  del  su 
bautismo j  porque  haya  firme  esperanza,  et 
consejo  derechurero  et  santo  enseñamiento. 


cir  en  nuestro  lengnage  como  soplar  (3) :  et 
esto  es  cuando  alguno  aducen  á  la  puerta  de 
la  cglesia  para  baptizarle,  et  que  reseiba  el 
Espíritu  Santo.  Eso  mesmo  deben  guardar  en 
la  confirmación  (4) ,  que  es  otra  manera  de 

(3)  Soplar.  ítem  catecliismus  grsecé,  latine  est 
instnictio,  ul  fcradit  Host.  de  Buptism.  in  summa, 
$.  quee  sit  ejus  forma. 

(H)  Confirmación. JVide  cap.  fin.  et  ibi  Gloss.  de 
cognat.  spiritual.  lib.  6.  et  in  dict.  cap.  non  pia- 
res, de  consec.  dist.  h. 

(5)  Obispos.  Adde  cap.  quamvis,  08.  dist.  et 
cap.  quanto,  de  consuet.  ct  cap.  unicum,  f.  per 
frontis,  de  sacra  wict.  et  cap.  presbyleris,  de 


compadrado ,  que  quiere  tanto  decir  como 
confirmar  en  la  fe  al  que  es  catecizado  et  bap- 
tizado. Et  esta  confirmación  facen  los  obis- 
pos (5)  con  crisma  en  la  frente  (6)  de  los  cris- 
tianos, et  non  la  puede  otro  ninguno  facer; 

consecr.  dist.  h.  et  de  consecr.  dist.  S.  cap.  de  his. 
(6)  En  la  frente.  Vide  cap.  unicum,  versic.  per 
frontis ,  de  sacra  unct.  et  cap.  presbyteri,  de  con- 
secr. dist.  U.  cap.  manus,  de  consecr.  dist.  í>.  Sig- 
natur  autem  signo  Crucis  chrismate  in  fronte, 
sicut  miles  signo  ducis  :  et  ideo  in  fronte  prop- 
ter  evidcnliam ,  quia  í'rons  in  nomine  magis  ma- 
nifesla  est ,  ut  et  ñeque  per  timorem ,  ñeque  per 
crubesecntiam,  nomen  Chrisli  confiten  prseler- 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


Et  estonce  pongal  el  clérigo  la  mano  sobre  la 
cabeza  del  que  quisiere  bautizar,  et  diga  asi 
contra  el  diablo  satanás,  que  non  se  le  as- 
conda ,  ca  lo  ameniza  por  las  penas  et  por  los 
tormentos,  et  por  el  dia  del  juicio  que  lia  de 
venir  ardiente  como  forno ,  en  el  qual  sobre- 
venía en  él  et  en  sus  ángeles  muy  grant  es- 
panto. Et  por  ende  aquel  que  es  dañado ,  et 
para  dañar  dé  bonra  á  Dios  vivo  et  verdadero, 
et  á  Jesu  Cristo  su  fijo  et  á  el  Espíritu  Santo , 
en  cuyo  nombre  et  virtud  gelo  manda;  et 
qualquier  manera  que  sea  de  mal  espíritu , 
que  salga  et  se  parta  de  aquel  su  siervo  de 
Dios ,  al  qual  nuestro  señor  Jesu  Cristo  dcííó 
llamar  á  la  su  santa  gracia  de  la  fuente  del  su 
bautismo,  porque  sea  fecho  templo  de  Dios 
por  aquella  agua  que  face  doble  nacimiento 
en  remisión  de  todos  sus  pecados,  en  el  nom- 
bre de  nuetro  señor  Jesu  Cristo  que  ha  de 
venir  judgar  los  vivos  et  los  muertos  et  el 
sieglo  por  fuego. 

LEY  XVI. 

Qué  cosa  es  conjuro ,  et  qué  fuerza  et  virtud 
han  las  palabras  del. 

Conjuro  quiere  decir  palabras  fuertes  que 
facen  por  fuerza  facer  á  la  cosa  aquello  que 
quiere  el  que  las  dice.  Et  esto  es  porque  con- 
juro non  puede  seer  que  non  sea  hi  ementado 
Dios ,  et  las  sus  palabras  et  el  su  poder  :  et 
por  él  tan  grant  virtud  ha  cada  una  destas 
cosas,  que  por  fuerza  derecha'conviene  que 
se  mude  aquella  cosa  sobre  que  se  dice  la 
conjuración  en  lo  que  quiere  aquel  que  lo 
conjura,  Et  esto  es  á  semejante  del  carpen- 
tero  ó  del  maestro  que  face  la  obra ,  que  con 
aquella  ferramienta  que  face  una  labor  puede 
facer  muchas ;  et  otrosi  emendar  aquella  cada 
que  quisiere  si  bien  fecha  non  es,  ó  desatalla 
del  todo.  Et  la  ferramienta  de  Dios  con  que 
fizo  todas  las  cosas  non  fue  sinon  por  la  su 


palabra  sola  et  llana  •,  ca  allí  do  él  fizo  el 
mundo  non  hi  bobo  mas  desto,  sinon  que 
dixo  que  fuese  fecho  et  fue  luego  fecho  asi. 
Et  esto  dixo  David  el  profeta  en  otro  lugar  : 
por  el  vierbo  de  Dios  son  los  cielos  formados, 
et  toda  la  virtud  dellos  es  en  el  Espíritu  Santo. 
Et  aun  sin  esto  lo  muestra  sant  Johan  evan- 
gelista mas  paladinamente  que  todos  quando 
dixo,  que  Dios  era  la  palabra,  et  que  la  pala- 
bra era  en  Dios,  etDios  era  la  palabra.  Et  en 
otro  lugar  dixo  nuestro  señor  Jesu  Cristo  á 
Ñicodemus,  que  el  espíritu  do  querie  espi- 
raba, et  que  la  voz  del  era  oida,  mas  non 
sabien  donde  venie  nin  do  iba,  etque  asi  era 
del  home  que  nacie  de  espíritu.  Et  esta  pala- 
bra tanxó  mucho  en  fecho  del  bautismo,  et 
amuestra  mucho  la  fuerza  de  la  Trenidat.  Et 
otrosi  lo  muestra  en  estas  razones  que  habe- 
rnos dichas,  ca  esto  tañe  en  el  Padre ;  et  ó 
emienta  que  la  palabra  era  con  Dios,  tañe  en 
el  Fijo;  et  otrosi  ó  diz  otra  vez  que  Dios  era 
la  palabra,  tañe  al  Espíritu  Santo.  Et  por  ende 
estas  palabras  que  se  dicen  en  el  bautismo 
por  fuerza  de  derecha  razón  obran.  Onde  son 
engañados  los  que  dicen  que  por  natura  non 
pueden  estas  cosas  seer.  Ca  bien  asi  como  la 
natura  que  veemos  cada  dia  obra  por  la  vir- 
tud de  Dios ,  asi  la  natura  que  ha  Dios  en  sí 
obra  en  las  cosas  segunt  la  su  manera.  Et 
todas  estas  naturas  son  una  segunt  dixo  Aris- 
tóteles et  los  otros  sabios,  que  Dios  es  natura 
en  sí,  et  que  él  face  las  otras  naturas.  Et  asi 
como  es  Padre  espiritual ,  obra  en  las  cosas 
espirituales ;  et  asi  como  es  Espíritu  Santo,  ha 
poder  et  fuerza  la  su  palabra  de  obrar  sobre 
todo  desde  los  cielos  fasta  en  fondón  de  los 
infiernos,  asi  como  de  facer  la  cosa  de  nuevo, 
et  emendar  la  que  es  fecha  ya ,  et  alimpiar  la 
que  non  es  limpia ,  et  aun  darle  mayor  lim- 
piedumbre,  et  castigarla  para  adocir  la  cosa 
á  emendamiento,  et  amenazar  por  guardar 
que  la  cosa  non  venga  á  mal ,  et  sanar  lo  que 
es  enfermo,  et  esforzar  lo  que  es  flaco,  et 


ca  en  el  catecizar,  nin  en  el  baptizar,  nin  en 
el  confirmar  non  deben  llamar  muchos  pa- 
drinos nin  muchas  madrinas.  Et  esto  es  por- 
que por  qualquier  dellos  se  face  el  compa- 
drado entre  los  homes  porque  se  embargan 

mitlat ,  secundüm  S.  Thom.  3.  part.  quaest.  82. 
art.  9. 

(7)  En  estas  tres  cosas.  Concord.  ctím  cap.  in 
caleclmnio ,  de  consecr,  dist.  h,  cujus.  verba  sitat ; 


los  casamientos,  segunt  de  suso  dicho  es.  Nin 
otrosi  debe  ninguno  ser  padrino  et  madrina 
en  estas  tres  cosas  ( 7 )  sobredichas ,  fueras 
ende  si  lo  hubiese  de  ser  por  alguna  razón 
guisada. 

«  In  catechisma,  et  in  Baptismo,  et  in  Confirma- 
tioile  unus  patrinus  iieri  polest ,  si  necessitas  co- 
git;  non  cst  lamen  consueludo  Ilomana ,  sed  per 
singulos  singuli  suscipiant.  » 


54 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


enderezar  lo  que  es  tuerto,  et  acabdellar  lo 
que  es  descabdellado ,  et  el  mal  tornar  en 
bien,  et  del  bien  tornar  en  mejor.  Et  todo 
esto  se  face  por  las  palabras  de  Dios,  porque 
ha  menester  que  aquel  que  las  dixiere  que  las 
sepa  bien  decir,  et  sobre  aquellas  cosas  que 
conviene.  Et  estonce  se  face  el  conjuro  bien 
et  complidamiiente,  et  se  acaba  lo  que  por  él 
es  conjurado. 

LEY  XVÍI.      . 

Quáles  palabras  son  de  decir  en  uno  con 
el  bautismo. 

Ante  del  bautismo  deximos  que  habie  pa- 
labras que  se  deben  decir,  et  son  estas  que 
habedes  ya  oidas  •  mas  agora  queremos  fablar 
de  las  que  son  en  uno  con  el  bautismo.  Et 
esto  es  que  quando  el  clérigo  hobiere  dicha 
esta  oración  postrimera  que  de  suso  deximos 
ha  de  escopir  en  su  mano,  et  tomar  de  aquella 
escopetina  con  los  dedos ,  et  ponerla  en  las 
orejas  et  en  las  narices  del  que  quiere  bauti- 
zar; et  diga  estas  palabras  que  dixo  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  quando  escopió  en  tierra  et 
fizo  lodo,  et  tanxó  con  ello  en  los  ojos  del 
que  naciera  ciego ,  et  le  fizo  veer  :  et  otrosí 
quando  metió  el  dedo  en  las  orejas  del  sordo 
et  oyó.  Et  la  palabra  es  una  sola ,  quedes  lla- 
mada en  hebraico  efetá ,  que  muestra  tanto 


como  abre,  et  dícenle  en  latin  efetá,  et  en 
arábigo  afta-,  et  todo  esto  non  diz  al  sinon 
abrir.  Et  tan  grande  era  ej¿  poder  de  nuestro 
señor  Jesu  Cristo,  et  tanrafez  le  era  en  facer 
á  las  enfermedades  que  dexasen  aquel  lugar 
que  tenian  cerrado  por  las  culpas  et  los  yerros 
de  los  homes ,  como  era  á  otro  home  qual- 
quier  en  mandar  á  los  que  estodiesen  en  su 
casa  quel  abriesen  la  puerta.  Et  por  ende 
estas  palabras  quando  son  dichas  como  deben 
en  nombre  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo ,  tan 
grant  fuerza  han  como  hobieron  estonce ,  ca 
él  mismo  lo  dixo :  cielo  et  tierra  pasarán , 
mas  las  mis  palabras  non.  Et  por  esta  razón 
ha  de  tañer  el  clérigo  á  la  oreja  diestra  del 
que  quiere  ser  bautizado ,  deciendo  efetá  5  et 
los  padrinos  deben  responder  eso  mesmo.  Et 
hal  otrosí  de  tañer  en  las  narices ,  et  diga , 
con  olor  mansa,  que  se  entiende  por  el  amor 
de  Dios,  et  han  de  responder  que  abra.  Et 
quando  tanxiere  á  la  oreja  siniestra  diga  al 
diablo  que  fuya,  ca  ya  se  allega  el  juicio  de 
Dios.  Et  después  diga  sobre  él  el  Credo  in 
Deum  et  el  Paternóster  :  et  estonce  fagal  en 
la  cara  el  signo  de  la  cruz  con  la  mano  dies- 
tra, cleciendo  quel  señala  en  nombre  del  Padre 
et  del  Fijo  et  del  Espíritu  Santo.  Et  esto  aca- 
bado diga  la  ledania,  que  es  oración  en  que 
emientan  á  los  santos  porque  rueguen  á  Dios 
que  deñe  complir  aquello  quel  demandan.  Ét 


LEY  VIH. 

Quien  tiene  poder  de  baptizar. 

Poder  de  baptizar  es  dado  á  los  clérigos  de 
misa  (1) ,  mas  que  á  los  otros-,  pero  si  alguno 


dellosnon  podiesen  haber  á  hora  de  cueita, 
bien  puede  baptizar  el  evangelistero ,  ó  el 
epistolero.  Et  si  acaesciese  que  alguno  que 
quisiesen  baptizar  fuese  en  peligro  de  muerte, 
et  non  pudiesen  haber  clérigo  ninguno  que  lo 


LEX  VIII. 

Baptizare  polest  Prcsbyler,  et  in  ejus  dcfcclum 
Diaconus  aut  Subdiaconus ,  et  in  lempore  necessi- 
talis,  quilibet  alius  etiam  Iaicus,  et  in  lali  neces- 
sitale  eliam  patef  potest  baptizare  fiiíum,  si  alius 
tune  non  possit  reperiri,  nec  proptereá  impedilur 
cognoscere  uxorein.  Hoc  dicit. 

(1)  Clérigos  de  misa.  Concord.  cum  cap.  constat, 
de  consecr.  dist.  U.  et  Diaconis  hoc  inlerdicilur 
(nisi  necessitate  instante)  ul  ibi  et  in  cap.  Diáco- 
nos, 93.  dist.  lamen  si  de  fació  aliquis  non  pres- 
byter  baptizat,  tenet  baplismus;  graviter  lamen 
pcccarcl ,  Abb.  in  cap.  1.  de  baplis.  et  faciunt  Sa- 
cerdotes bapüsmum ,  et  tres  uncliones  usquo  ad 
baptismiun  compleluin,  i¡t  in  cap.  unic.  vers.  per 
frontis,  desacr.  unct.  ítem  extrémala  unclioncm , 


\ú  ibi  babelur.  ítem  matrimonmm ,  dando  etiam 
benedictionem  cap.  1.  et  5.  de  secund.  nupt.  Ítem 
poenitenliam  ,  et  eucharistiam,  cap.  signifícavit , 
de  corpor.  vitiat.  et  cap.  2.  de  cleric.  excomm. 
depos.  minist.  cap.  adjicimus,  16.  qusest.  1.  cap.  2. 
de  offic.  archiprest.  Episcopi  vero ,  el  Superiores 
Sacramentum  Coníirmationis  etOrdinis,  utin  dict. 
cap.  único  de  sacra  unction.  et  ibi  per  Hostiens. 
in  summa,  %.  á  quo  et  qualiler,  vide  cap.  quam- 
vis,  68.  dist.  cap.  quanto,  ubi  Abb.  penult.  notab. 
de  consuetud.  Et  debet  baplismus  praeslari  in  Ec- 
clesia  Parocbiali,  cujus  est  baptizandus,  cap.  1. 
13.  quiest.  1.  Gloss.  in  cap.  ñeque  numerus ,  10. 
quaest.  3.  ubi  vide  quid  in  inüdelibus  ,  si  veniant 
ad  Bapüsmum  :  etlocus  fontis  baplismalis  non  de- 
bet pedibus  calcan,  cap.  altaris,de  consecr.  dist.  1. 
et  in  cap.  pridem,  18.  qusest.  3. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


OJ 


la  ledania  acabada  comience  la  bendición  de 
la  fuente  que  se  face  asi ,  deciendo  que  ruega 
á  Dios ,  que  es  poderoso  por  siempre ,  que  sea 
de  grant  piadat  en  este  sacramento ,  que  es 
fecho  para  recebir  los  sus  nuevos  pueblos  quel 
da  la  fuente  del  bautismo,  et  que  envié  sobre 
ellos  el  su  Espíritu  deseado,  asi  que  aquello 
que  por  el  oficio  de  la  nuestra  humildat  se 
face,  que  la  su  virtud  lo  cumpla  et  lo  acabe 
por  el  su  Fijo  nuestro  señor  Jesu  Cristo,  que 
vive  et  regna  en  uno  con  él  por  siempre  jama*. 
Et  esto  dicho  debe  decir  sobre  el  agua  este 
prefacio,  que  quiere  tanto  decir  como  oración 
que  se  ha  de  decir  ante  que  se  faga  la  cosa  que 
quieren  facer,  en  que  ruega  á  Dios  que  esdigno 
et  derechurero,  et  egual  en  sus  fechos,  ct 
dador  de  salud ,  al  qual  debemos  dar  grams 
siempre  en  todo  lugar,  et  que  él  es  Dios  santo 
Padre  et  poderoso  sobre  todas  las  cosas,  et 
duradero  por  siempre  con  el  su  Fijo  nuestro 
señor  Jesu  Cristo,  el  qual  por  el  su  poder  nos 
mostró  por  obra  los  sus  sacramentos  mara- 
villosamente. Et  como  quier  que  nos  non  sea- 
mos dignos  de  conseguir  tan  grandes  maneras 
de  los  sus  fechos ,  quel  por  eso  non  dexe  de 
abaxar  las  sus  orejas  de  piadat  á  las  nuestras 
pregarías,  de  guisa  que  non  mengue  en  aque- 
llos fechos  el  don  de  la  su  gracia :  ca  él  es 
aquel  Dios  que  al  comienzo  del  mundo  el  su 
espíritu  andaba  sobre  las  aguas,  porque  la 
natura  dellas  recibió  en  sí  desde  estonce  vir- 
tud de  santiguamiento.  Et  él  que  es  Dios  quiso 
lavar  los  pecados  deste  sieglo  por  agua ,  mos- 
trando en  ella  señalada  natura  quando  envió 
el  deluvio  sobre  la  tierra,  porque  el  oficio 
de  te  buen  elemento  fuese  fin  dellos  et  me- 
rescimiento  de  virtudes.  Et  por  ende  quel 
ruega  que  cate  la  su  faz  sobre  su  eglesia ,  et 
que  faga  amochiguar  en  ella  los  sus  nuevos 
linages,  obrando  hi  la  su  gracia  abondada- 
miente,  porque  se  alegre  la  su  cibdat,  que  se 
entiende  por  el  su  regno  de  paraíso ,  et  que 


abra  la  fuente  del  su  bautismo  para  facer  nue- 
vas las  gentes  de  todo  el  mundo  con  la  gracia 
del  su  Fijo  nuestro  señor  Jesu  Cristo  et  del  su 
Espíritu  Santo.  Et  después  que  esto  hobiere 
dicho  debe  facer  una  cruz  en  el  agua  con  la 
mano  tendida ,  deciendo  asi  que  ruega  á  Dios 
que  faga  fermosas  et  apuestas  las  poridades 
de  caridat  de  su  nombre,  porque  aquella  agua 
concebida  de  santiguamiento  se  empreñe  la 
divinal  fuente  de  criatura  nueva  non  corrom- 
pida ,  porque  «1  que  en  ella  entrare  se  faga 
celestial  linage,  et  que  aquella  fuente  del 
bautismo  que  es  como  madre  torne  niños  en 
una  gracia  todos  aquellos  que  el  linage  de- 
partió en  el  cuerpo  et  la  edat  en  el  tiempo. 
Et  por  ende  que  mande  nuestro  señor  Dios 
que  todo  espíritu  malo  se  parta  dende ,  et  que 
vaya  muy  lejos  ;  asi  que  en  aquel  lugar  la  san- 
tidat  de  virtud  non  haya  ninguna  cosa  con- 
traria. Et  quando  esto  hobiere  dicho  debe 
decir  al  diablo  amenazándol  que  se  vaya,  et 
que  non  ande  en  derredor  asi  como  quien 
asecha,  nin  ascondiéndose  engañe,  nin  da- 
ñando corrompa.  Et  después  que  esto  hobiere 
dicho  tenga  la  mano  parada  sobre  la  agua ,  et 
niegue  á  Dios  que  aquella  criatura  santa  sin 
culpa,  se  libre  de  todos  los  que  la  cometieren. 
Et  que  sea  purgada  de  todo  acaescimiento  de 
mal ,  et  que  sea  aquella  fuente  santa  para  dar 
vida ,  et  para  facer  nacer  otra  vez  por  creen- 
cia. Et  otrosí  que  sea  honra  de  alimpiamiento, 
porque  todos  aquellos  que  en  ella  fueren  la- 
vados ,  obrando  en  ellos  la  gracia  del  Espíritu 
Santo,  purgándose  de  sus  pecados,  puedan 
alcanzar  perdón.  Et  por  ende  que  bendiz 
aquella  criatura  de  agua  por  Dios  vivo ,  por 
Dios  verdadero,  por  Dios  santo,  el  qual  la 
departió  de  la  tierra  por  su  palabra  en  el  co- 
mienzo del  mundo ,  cuyo  espíritu  se  movió 
sobre  ella-,  et  después  la  fizo  manar  de  pa- 
raíso ,  et  por  quatro  ríos  regar  toda  la  tierra , 
que  ha  nombre  el  primero  ísofol ,  et  el  segundo 


ficiese ,  entonce  puédelo  baptizar  el  lego  (2) 
cristiano,  ó  otro  home  qualquier,  segunt  que 
es  dicho  de  suso  (3).  Et  non  tan  solamente 
pueden  dar  baptismo  á  la  hora  de  muerte 
estos  que  habernos  dicho ;  mas  aun  el  padre 


puede  baptizar  á  su  fijo  (4) ,  veyéndole  en 
cuita  de  muerte ,  non  podiendo  haber  otro 
que  lo  ficiese ,  et  por  eso  non  nasce  embargo 
entre  él  et  su  müger,  porque  dexen  de  ser  en 
uno. 


(2)  El  lego.  Concord.  dict.  cap.  constat,  de  con- 
secr.  dist.  U.  et  cap.  sequenti,  et  vide  per  Glos.  in 
cap.  fin.  2'!.  qusost.  1. 

(5)  De  suso.  Supra  eod.  1.  S. 


(4)  A  su  fijo.  Vide  Hostiens.  in  summa,  de 
Baptism.  §.  quis  possit  cal  finem,  ct  cap.  cal 
limina,  50.  quecst.  1.  ct  1.  6.  tit.  7.  U.  Par- 
tila. 


50 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


Fiopol ,  et  el  tercero  Tigris ,  et  el  quarto  Est- 
írate. Et  quando  esto  dixiere  esparza  el  agua 
en  quatro  partes  de  la  pila  en  manera  de  cruz, 
deciendo  que  la  bendice  por  aquel  que  en  el 
desierto  fizo  que  la  podiesen  beber  seyendo 
amarga,  et  la  fizo  manar  de  la  piedra  para  el 
pueblo  que  habia  grant  sed.  Et  diga  que  la 
bendice  por  su  Fijo  nuestro  señor  Jesu  Cristo, 
aquel  que  en  Cana  Galilea  por  su  maravilloso 
poder  la  tornó  en  vino;  et  otrosi  que  andudo 
después  sobre  ella  de  pies,  etfue  bautizado 
en  elia  por  mano  de  sant  Johan  Bautista  en 
el  rio  de  Jordán,  et  que  la  fizo  sallir  en  uno 
con  la  sangre  del  su  costado-,  et  mandó  á  los 
sus  decípulos  que  fuesen  por  todo  el  mundo 
enseñando  á  loshomes  la  creencia,  et  que  bau- 
tizasen á  los  que  creyesen  en  el  nombre  del 
Padre,  et  del  Fijo,  et  del  Espíritu  Santo.  Et 
quando  esto  hobiere  dicho  mude  la  voz  en 
manera  de  lición ,  deciendo  que  él  que  es  Dios 
aspire  por  la  su  bondat  en  aquellos  que  guar- 
daren los  sus  mandamientos-,  et  estonce  as- 


pire sobre  el  agua  tres  veces  en  manera  de 
cruz,  et  ruegue  á  Dios  que  aquellas  aguas 
deñe  bendecir  con  su  boca ,  asi  que  puedan 
lavar  los  cuerpos  de  los  homes  sin  el  alimpa- 
miento  natural  que  ha  en  ellas  :  et  esto  se  en- 
tiende por  de  fuera  el  cuerpo ,  et  de  dentro  el 
alma ,  asi  que  sean  fechos  limpios  en  las  vo- 
luntades. Et  quando  esto  hobiere  dicho  meta 
un  cirio  bendicho  ardiente  en  el  agua  de  la 
parte  que  non  ardiere,  rogando  á  Dios  que 
envié  en  aquella  fuente  la  virtud  del  Espíritu 
Santo ,  asi  que  toda  la  sustancia  que  ha  en 
aquella  agua  torne  á  facer  engendramiento 
nuevo.  Et  estonces  saque  el  cirio  del  agua,  et 
ruegue  á  Dios  que  todas  las  manciellas  de  pe- 
cado de  aquella  agua  sean  destruidas,  et  la 
natura  que  es  fecha  á  la  su  imagen ,  et  refor- 
mada al  comienzo  de  la  su  honra,  que  de  todos 
los  escalentamientos  viejos  et  non  limpios  de 
pecados  sea  esfriada  et  limpia  •,  et  todo  home 
que  entrare  en  aquel  sacramento,  sea  asi  tor- 
nado como  niño  chiquiello  que  naciese  otra 


LEY  IX. 

Qué  pena  debe  haber  el  que  se  face  baptizar  dos 
veces,  et  otrosi  el  que  lobapliza. 

Atrevido  seyendo  alguno  para  facerse  bap- 
tizar dos  veces  (1),  seyendo  cierto  (2)  que  era 

LEX   IX. 

Qui  bis  scienter  baptizatur,  si  fuerit  Iaicus ,  non 
potest  ad  Ordines  promoveri;  si  clericus,  depo- 
nitur  ab  Ordinibus;  et  si  Episeopus ,  vel  alius 
Praelatus  fuerit  rcbaptizator ,  deponitur  á  digni- 
tate ,  et  ab  Ordinibus.  Hoc  dicit. 

(1)  Dos  veces.  Vide  cap.  non  licet  fieri,  et  cap. 
rchiqilizare ,  cum  multis  scquentibus ,  de  consec. 
dist.  U.  in  morte  Christi  baplizamur,  per  quara 
morimur  peccalo ,  et  resurgimus  in  novítate  vita). 
Christus  autcm  semel  lantüm  mortuus  est ,  et  ideo 
baptismus  iterari  non  debet :  unde  ad  Hebreos  6. 
v.  6.  contra  quosdam  rebaptizari  volcntes  dicitur, 
rursum.  crucifigentes  sibimetipsis  filium  Dei,  ubi 
GIoss.  dicit  una  Christi  morsunum bapiisma con- 
secrañt,  et  Iradit  S.  Thom.  5.  part.  qusest.  66. 
art.  9.  quód  sicut  peccata  scquentia  virtutem  pas- 
sionis Christi  non  auferunt,  ila  eliam  non  auferunt 
baptismum,  ut  nccesse  sit,  ipsum  iterare,  sed 
pamileritia  siipcrvenicnti  tollitur  pcccatuní ,  quod 
aulercbat  effeclum  baptismí  :  et  dicit  August.  su- 
per  illud  Joan.  c.  3.  v.  H.  nunqaid  potest  in  ven- 
Irem  malris  suce  itéralo  inlroire ,  et  renasci  ?  Sic 
tu  inlcllige  nalivitatem  spirilus,  quomodó  iutel- 


baptizado ,  non  debe  fincar  sin  pena ,  porque 
bien  semeja  que  lo  fizo  despreciando  el  sa- 
cramento del  baptismo.  Et  por  ende  tuvo  por 
bien  santa  eglesia,'  que  si  fuese  lego,  que 
non  lo  ordenasen  (3)  después,  et  si  fuese  clé- 
rigo ,  que  le  tollicsen  las  órdenes  (4).  Otrosi 
tuvo  por  bien  que  si  el  que  lo  baptizase  fuese 

lexit  Nicodemus  nativilatem  carnis;  quemadmo- 
dínn  enim  uterus  non  potest  repetí ,  sic  ñeque 
baptismus. 

(2)  Seyendo  cierto.  Secús  si  essetdubius,ut  in  c. 
párvulos,  eí  incap.ptocu/í,  cum  duobus  sequen- 
tibus ,  de  consec.  dist.  h.  et  in  cap.  2.  de  baptismo , 
ubi  ponitur  forma ,  et  intellige ,  quando  est  dubium 
vehemens ,  puta  quia  natus  est  in  caplivitatc  Sar- 
racenorum ,  vel  rcpcritur  expositus  sine  aliquo 
signo  baplismi ,  ut  tradunt  Joan.  And.  et  Abb.  in 
dict.  cap.  2.  Nam  si  quis  natus  est  de  parentibus 
íidclibus  et  inter  fideles  nutritus ,  prfesumilur  bap- 
tizatus,  cap.  veniens,  de  presbyter.  non  baptiz. 
et  haec  prsesumptio  pro  certitudinc  est  habenda , 
doñee  evidentissimis  forsilan  argumentis  conlra- 
rium  probaretur,  ut  dicit  lext.  indict.  cap.  veniens, 
denresbjjt.  non  bapt. 

(5)  Non  lo  ordenasen.  Vide  cap.  ~qui  bis,  de 
consec.  dist.  h.  etin  cap.  confirincaidum ,  50.  dist. 
ct  in  cap.  fin.  51.  dist.  et  in  cap.  si  qui  in  quali- 
bet,  i.  qusost.  7.  de  jure  civili  puuitur  ultimo 
supplicio ,  1.  2.  C.  ne  sunct.  baptis.  reiler. 

(h)  Tolliesen  las  órdenes.  Cap.  eos,  de  consec. 
dist.  h.  et  in  cap.  si  Episcopus,\iO.  dist.  cap.  fio'.  51. 
dist.  Abb.  et  Joan,  de  Anaína  in  cap.  2.  de  aposlat. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


57 


vez.  Et  éStó  dicho  faga  en  la  fuente  una  cruz 
con  olio  bendito  deciendo  asi,  que  sea  aquel 
ayuntamiento  del  olio  santo  et  del  agua  del 
bautismo  en  el  nombre  del  Padre  et  del  Fijo  et 
del  Espíritu  Santo.  Et  estonce  pregunte  el  sa- 
cerdote al  que  quiere  bautizar  et  á  los  padri- 
nos, si  desechan  et  parten  de  sí  al  diablo  sa- 
tanás, et  á  sus  obras  et  á  todas  sus  ufanerias. 
Et  ellos  deben  responder  que  sí.  Et  esto  debe 
decir  tres  veces,  et  fagal  el  sacerdote  una  cruz 
con  olio  bendito  en  los  pechos  et  otra  en  las 
espaldas  deciendo  asi;  quel  unta  con  aquel 
olio  de  salud  por  Jesu  Cristo  nuestro  señor 
porque  haya  la  su  vida  perdurable.  Et  quando 
esto  hobiere  acabado  hale  de  preguntar  el  sa- 
cerdote si  cree  en  Dios  Padre  poderoso,  cria- 
dor del  cielo  et  de  la  tierra;  et  él  ó  los  padri- 
nos deben  responder  que  sí  creye.  Et  digal 
otrosí  el  sacerdote  que  si  cree  en  Jesu  Cristo 
su  Fijo  uno  nuestro  señor  que  recibió  muerte 
por  nos ;  et  respondan  que  sí  creye.  Et  pre- 
guntel  que  si  creye  en  el  Espíritu  Santo  et  en 
la  santa  eglesia,  que  es  ayuntamiento  de  los 
santos,  et  remisión  de  los  pecados,  et  resu- 
citamiento  de  la  carne,  et  vida  perdurable 
después  de  la  muerte  •,  et  respondan  que  cree. 
Et  estonce  hale  de  decir  tres  veces  el  sacer- 
dote preguntandol  si  quiere  ser  bautizado  : 
et  él  ó  los  padrinos  debe  responder  que  quiere. 
Et  esa  hora  metal  tres  veces  todo  so  el  agua 
si  fuere  niño,  et.  si  home  grande  fagal  que 
que  meta  la  cabeza  so  ella ,  et  echégela  de 


suso,  de  manera  quel  cubra  todo,  deciéndol 
quel  bautiza  en  el  nombre  del  Padre,  et  del 
Fijo,  et  del  Espíritu  Santo:  amen. 

LEY  XVIII. 

Quáles  palabras  son  después  del  bautismo. 

Mostrado  vos  habernos  las  palabras  que  son 
ante  del  bautismo  et  con  él  de  so  uno  ;  mas 
agora  vos  queremos  mostrar  de  las  otras  que 
se  deben  decir  después,  et  son  estas  :  que 
luego  que  el  preste  hobiere  bautizado  el  niño 
et  sacado  del  agua,  debel  facer  una  cruz  con 
la  crisma  en  la  mollera ,  deciéndol  esta  ora- 
ción ,.  en  que  ruega  á  Dios  Padre  del  nuestro 
señor  Jesu  Cristo ,  que  fizo  nacer  á  aquel  bau- 
tizado por  agua  et  por  Espíritu  Santo  dandol 
remisión  de  todos  sus  pecados ,  que  él  lo  unte 
de  crisma  de  salud  por  Jesu  Cristo  nuestro  se- 
ñor, porque  haya  vida  perdurable.  Et  quando 
esto  hobiere  dicho  debe  poner  al  bautizado 
un  capiello  blanco  de  lino  en  la  cabeza ,  de- 
ciéndol que  tome  aquella  vestidura  blanca, 
que  es  santa  et  sin  manciella,  la  qual  traya 
ante  la  magestad  del  nuestro  Señor  que  vive 
por  siempre.  Et  luego  pongal  una  candela  en 
la  mano  diestra,  deciéndol  que  tome  aquella 
lámpada  ardiente  que  es  sin   reprehendi- 
miento ,  et  que  guarde  su  bautismo ,  porque 
quando  nuestro  señor  Jesu  Cristo  veniere  á  la 
su  santa  boda  pueda  ir  honrado  al  su  palacio 


obispo  (5),  ó  otro  clérigo  qualquier,  que  fuese 
depuesto  de  la  dignidad  et  de  las  órdenes  que 
habia ,  asi  como  home  que  pasa  los  manda- 
mientos de  santa  eglesia. 

LEY  X. 

Como  non  valen  las  Ordenes  que  loma-  el  que 
non  es  baptizado. 

Entrada  es  el  baptismo  para  llegar  los  ho- 
mes  por  él  á  recebir  los  otros  sacramentos, 


segunt  dice  en  el  comienzo  deste  título ;  ca 
todo  home  que  los  quisiere  haber,  primero 
debe  tomar  el  baptismo ,  que  es  asi  como  ci- 
miento (1)  sobre  que  todos  los  otros  sacra- 
mentos  deben  estar.  Onde  si  alguno  se  orde- 
nase de  misa,  ó  de  otra  orden  qualquier,  et 
después  fallasen  que  non  está  baptizado,  tanto 
será  como  si  non  hobiese  recebido  orden  nin- 
guna ;  mas  débese  facer  baptizar,  et  después 
ordenarse  como  de  cabo  (2).  Pero  si  creyese 
firmemente  en  su  voluntad  que  era  bapti- 
zado, maguer  non  lo  fuese  en  verdat,  tanto 


(S)  Obispo.  Vi  de  dict.  cap.  siEpiscopus,  et  1.  1, 
C.  nesanct.  bap.  üerei. 


1EX.   X. 


Baptismus  est  janua  omnium  Saeramentorum , 
ct  siquis,  antequam  baptizetur,  recipiat  Ordines, 
nihil  assit,  et  est  baplizandus,  ct  iterúm  ordi- 


nandus  :  si  tamen  credit  se  baptizalum ,  sufiicit  ad 
salutem ,  et  Ordinum  recepüonein ;  qui  si  postea 
sciat  se  non  baptizatum ,  vel  de  hoc  dubilet ,  debet 
Baplismum  petere ,  el  habere.  Hoc  dicit. 

(i)  Cimiento.  Vide  latiús  in  g.  verum,  38.  dist. 
et  in  cap.  veniens ,  de  presbyt.  non  bapliz. 

(2)  Como  de  cabo.  Ut  in  concilio  apud  Compen 


58 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


celestial,  et  viva  en  todos  los  sieglos.  Etfcsto 
acabado  deben  vestir  al  que  bautizaren  sus 
panos,  et  llevarlo  á  su  casa  los  padrinos  et  las 
madrinas  honradamiente ,  et  desta  guisa  se 
acaba  el  bautismo  et  se  debe  facer.  Et'como 
quier  que  se  face  grant  alongamiento  en  las 
palabras  et  en  el  fecho  del ,  tovimos  por  grant 
derecho  de  lo  poner  en  este  libro,  porque  los 
que  lo  leyesen  et  lo  oyesen  leer  entendiesen 
la  pro  et  la  virtud  que  ha  en  el  bautismo  :  et 
otrosí  los  que  non  son  bautizados  hubiesen 
sabor  de  seerlo;  et  los  que  lo  hobiesen  rece- 
bido  sopiesen  guardallo  mejor  et  mas  honra- 
damiente ,  ca  en  el  bautismo  ha  bienes  et  vir- 
tudes de  tres  maneras  muy  maravillosas.  La 
primera  que  tuelle  los  pecados  del  tiempo 
pasado ,  tan  bien  los  en  que  cayeron  los  ho- 
mes  por  la  culpa  de  Adam ,  como  los  que  fe- 
cieron  ellos  mesmos.  La  segunda  que  arrie- 
dra  del  que  lo  recibe  al  diablo,  et  á  sus  obras 
et  á  sus  consejos,  et  dal  otrosí  esfuerzo  por- 
que lo  tornó  después  á  él  faciéndolo  vasallo 
et  amigo  de  Dios.  La  tercera  porque  nos 
face  vevir  bien  en  este  mundo ,  et  ganar  la 
vida  perdurable  en  el  otro.  -Et  por  ende  es 
este  el  primero  sacramento  que  ha  en  santa 
eglesia  et  uno  de  los  mas  nobles.  Onde  todos 
aquellos  que  lo  bien  recibieren  débense  pre- 
ciar mucho  et  tenerse  por  mas  honrados  que 
los  que  lo  non  hobieren  recebido,  et  seer  mas 
atrevidos  contra  ellos  en  vencerlos  et  non  los 
tener  en  nada,  catando  en  como  recibieron 
el  bautismo  et  son  limpios  por  él ,  et  los  otros 
non ,  et  en  como  han  ellos  por  señor  á  Dios , 
que  es  la  cosa  mas  noble  et  mas  honrada  que 
podría  ser  en  el  mundo,  et  los  otros  al  dia- 
blo ,  que  es  siervo ,  et  vil  et  despreciado  mas 


que  otra  criatura.  Et  otrosí  parando  mientes 
en  como  ellos  han  quien  los  perdone  et  quien 
los  salve ,  et  los  otros  quien  los  tormente  et 
los  meta  en  perdición. 

LEY  XIX. 

Qué  quiere  decir  padrino,  et  por  qué  ha  asi 
nombre. 

Padrinos  ementamos  en  las  razones  que  de 
suso  deximos  segunt  que  ya  habedes  oído  ; 
mas  porque  los  homes  sepan  et  entiendan  por 
qué  han  asi  nombre  querérnoslo  aqui  mos- 
trar. Onde  decimos  que  bien  asi  como  el  home 
es  padre  de  su  fijo  por  nacimiento  natural , 
asi  el  padrino  es  padre  de  su  afijado  por  na- 
cimiento espiritual.  Et  eso  mesmo  es  de  las 
madrinas  segunt  las  madres ,  ca  nascer  tanto 
es  como  seer  fecho  nuevamiente  lo  que  ante 
non  era ,  et  aparescer  lo  que  ante  non  apá- 
resela. Et  por  ende  la  nacencia  deste  mundo 
es  natural ,  et  la  del  bautismo  espiritual.  Et 
tanto  es  el  padrino  que  aduce  al  afijado  al  na- 
cimiento del  bautismo  para  haber  la  vida  per- 
durable, como  el  padre  que  engendra  al  fijo 
en  este  mundo  para  haber  la  vida  que  non 
dura.  Et  otrosí  como  el  padre  cria  á  su  fijo, 
et  le  muestra  como  viva  temporalmiente  en 
este  mundo,  asi  el  padrino  muestra  al  afijado 
como  viva  espíritu almiente  en  el  otro.  Et  bien 
asi  como  llaman  padre  al  que  faz  la  forma 
del  cuerpo  del  home  naturalmente,  asi  al  que 
faz  la  forma  del  alma  espiritualmiente  lla- 
man padrino.  Onde  por  todas  estas  razones 
que  dichas  habernos  tomaron  este  nombre 
padrinos  los  que  ayudan  al  home  á  recebir  el 
bautismo. 


vale  para  salvarse  ó  para  recebir  orden  mien- 
tre  que  lo  cree,  como  si  lo  fuese  (3)-,  ca  pues 
que  en  la  fe  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo  et 
de  la  santa  eglesia  él  cree  que  es  baptizado, 
aquella  creencia  que  ha  le  ahonda  para  po- 
der recebir  orden  etusar  della.  Mas  si  después 
que  esto  creyese,  sopiese  ciertamente  (4)  que 
non  era  baptizado,  ó  dubdase  (5)  en  ello ,  si  se 
non  ficiese  luego  baptizar,  pudiéndolo  facer, 
entonce  comenzaría  á  despreciar  el  báptismo, 


et  perdería  el  otro  báptismo  del  Espíritu  San- 
to, que  habia  ante  por  la  creencia  que  tenia,  et 
de  allí  adelante  non  le  valdría  nada  la  orden 
que  recibiese,  porque  non  habia  f  undamiento 
ninguno  sobre  que  estoviese,  et  por  esto  ha 
menester  de  facerse  baptizar  et  ordenar,  se- 
gunt dicho  es  de  suso :  ca  quando  á  alguno  en 
taldubda  acaesciere,  debemos  sospechar  que 
non  es  baptizado ,  et  esto  es  por  el  peligro~de 
su  alma  que  le  podría  venir  si  non  lo  ficiese. 


dium,  de  quo  in  cap.  1.  et  cap.  venüns,  de  pres- 
byter.  non  bapliz. 

(5)  Como  si  lo  fuese.  Acide  cap.  2.  dcpreabyler. 
non  hapliz. 


(4)  Ciertamente.  Víde  dict.  cap.  veniens,  vers. 
quia  vero. 

(lj)  Dubdase.  Dubio  probabili,  ut  dixi  supra,  1. 
próxima ,  in  verbo  seyendo  merlo. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


50 


LEY  XX. 

Qué  debdo  han  los  padrinos  con  el  afijado,  etél 
con  ellos. 

Debdo  muy  grande  ha  entrel  afijado  et  los 
padrinos,  et  esto  por  tres  razones :  la  primera 
por  amor,  la  segunda  por  honra ,  la  tercera 
por  pro  •,  ca  derecha  cosa  es  amar  home  á 
todo  aquel  con  quien  ha  debdo  de  bien,  et 
mayormiente  al  quel  ama.  Et  por  ende  el  pa- 
drino debe  amar  al  afijado  por  el  debdo  que 
ha  con  él  como  en  razón  de  padre,  et  porque 
se  muestra  quel  ama  mucho ,  ayudandol  á 
haber  el  amor  de  Dios  quel  face  ganar  por  el 
bautismo.  Et  honrarlo  debe  otrosí  porquel 
face  haber  la  mayor  honra,  que  podría  ser 
siervo  del  diablo,  et  fácelo  ser  siervo  et  va- 
sallo de  Dios.  Et  querer  debe  toda  su  pro ,  ca 
le  face  ganar  de  Dios  perdón  de  los  pecados 
pasados,  et  dale  carrera  de  esfuerzo  para  non 
facer  los  otros  que  podrie  facer.  Et  esta  es 
mayor  pro  que  un  home  podrie  buscar  á  otro 
en  mostrandol  carrera  por  do  se  quite  de  mal 
et  faga  bien.  Onde  por  todas  estas  razones 
que  dichas  habernos  ha  debdo  el  afijado  con 
el  padrino  para  amarle,  et  honrarle  et  bus- 
carle toda  su  pro :  et  ese  mesmo  debdo  ha  el 
padrino  con  el  afijado. 

LEY  XXI. 

Como  non  deben  ser  llamados  muchos  padrinos 
en  el  bautismo. 

Muchos  padrinos  non  tovo  por  bien  santa 


eglesia  que  hobiese  en  el  bautismo.  Etesto  es 
porque  asi  como  el  padre  que  face  nacer  al 
fijo  por  engendramiento  natural  non  puede 
ser  mas  de  uno,  otrosí  el  que  face  al  alijado 
por  bautismo  non  debe  ser  mas  de  uno  :  et 
eso  mesmo  decimos  de  la  madrina.  Et  esto 
fue  fecho  por  guardar  muchos  daños  que  ende 
podrian  venir,  et  mayormiente  en  los  casa- 
mientos que  se  podrian  partir  por  este  lugar, 
bien  asi  como  quando  hobiese  debdo  de  li- 
nage  natural ,  ca  segunt  aquesto  se  endebda- 
ria  por  linage  espiritual ;  otrosí  lo  guardan 
porque  si  muchos  padrinos  hi  fuesen,  non 
podría  ser  que  alguna  vegada  non  cresciese 
saña  entre  ellos,  ó  de  palabra  ó  de  fecho ;  lo 
que  debe  ser  muy  guardado  entre  padres  et 
fijos ,  et  fijos  et  padres.  Et  por  ende  si  en  lo 
temporal  se  debe  guardar,  otrosí  mucho  con- 
viene de  se  guardar  en  lo  espiritual.  Pero 
bien  consiente  santa  eglesia  que  sean  hi  mas 
padrinos  et  mas  madrinas  por  honra  de  aque- 
llos á  quien  bautizan ;  mas  ¿esta  manera  como 
habernos  dicho  lo  ordenaron  los  santos  pa- 
dres que  establecieron  los  sacramentos  de 
santa  eglesia  primeramente. 

LEY  XXII. 
Quáles  deben  ser  padrinos ,  et  quáles  non. 

Quáles  mostró  santa  eglesia  que  non  fue- 
sen padrinos  querérnoslo  aquí  decir,  porque 
mostrando  esto  entiendan  los  homes  quáles 
lo  pueden  seer  de  derecho.  Onde  decimos  que 
padre  et  madre  non  lo  pueden  ser,  porque 
son  marido  et  muger,  nin  ningunos  otros  que 


LEY  XI. 

Del  segundo  sacramento  que  es  la  confirmación, 
quien  lo  puede  facer,  et  en  qué  manera. 

Crismar  se  deben  los  que  fueren  baptiza- 
dos para  ser  cumplidamente  cristianos ;  ca  asi 

LEX  XI. 

Chrismate  sunt  signandi  omines  clmstiani  per 
Episcopum,  et  non  per  alium,  et  íit  unctio  in 
fronte ,  et  conficitur  clírisma  ex  oleo  et  balsamo ,  et 
adulti  priús  quám  récipiant  hoc  Sacramentum , 
debent  confiten,  et  instituía  fuit  Confirmatio  loco 
impositionis  manuum  Apostolorum.  Hoc  dicit. 

(t)  Fortaleza.  Concord.  cap.  1.  et  2.  de  consec. 


como  en  el  baptismo  se  alimpian  de  todos  los 
pecados,  asi  en  la  confirmación  reciben  el 
Espíritu  Santo ,  que  les  da  fortaleza  (1)  para 
lidiar  contra  él  diablo,  et  sofrir  sus  tentacio- 
nes •,  et  esta  es  una  de  las  maneras  de  unción 
que  facese  con  crisma  en  la  frente  (2)  :  et  la 
crisma  hase  de  facer  de  olio  et  de  bálsamo. 

dist.  b.  ct  cap.  1.  vers.  per  frontis ,  de  sacra  unc- 
tion.  Nam  cum  homo  militct  quotidié  ínter  Iiostes 
invisibiles ,  per  istud  Sacramentum  Confirmationis 
coníirmatur  et  roboratur  contra  agones  et  insidias 
diaboli :  unde  fortior  est  ad  resistendum  insidiis 
diabolicis,  qui  est  coniirmalus ,  quam  baptizatus 
dumtaxat ,  ut  in  dictis  capit.  et  tradit  Abbas  in  cap. 
quanto,  col.  1.  deconsuet. 
(2)  En  la  frente,  Yide  supra  eod.  1.  7, 


GO 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


sean  casados ,  ó  tengan  mientes  en  uno  para 
casar  después  del  padrinadgo ,  ó  haya  entre 
sí  palabras  porque  se  non  puedan  partir  que 
non  casen.  Et  esto  es  porque  tan  grande  es  el 
debdo  del  padrinadgo ,  que  después  non,  po- 
drien  estar  en  uno  sin  muy  gravemiente  pe- 
car. Otrosi  decimos  que  non  lo  puede  ser  el 
que  non  hobiese  poder  de  tablar  para  otorgar 
et  decir  aquellas  palabras  que  por  el  padrino 
deben  ser  dichas ,  nin  home  que  hobiese  per- 
dido la  memoria ,  ca  tal  como  este  mas  sc- 
mejarie  que  lo  era  por  escarnio  que  por  otra 
cosa ;  lo  que  non  convien  á  nuestra  ley  que 
sea  escarnida  en  ninguna  manera ,  ca  en  ella 
haverdat,  et  lealtad  et  derecho.  Et  demás 
establecióla  nuestro  señor  Jesu  Cristo  por  su 
cuerpo  mesmo ,  et  por  ende  non  seria  cosa 
con  guisa  que  aquel  que  se  dexó  escarnecer 
et  matar  por  nos,  que  feciésemos  escarnio  de 
la  su  ley,  et  demás  creyendo  nos  que  por  ella 
somos  salvos  et  perdonados  de  nuestros  pe- 
cados, et  quitos  del  poder  del  diablo.  Nin 
otrosi  non  lo  puede  ser  home  que  hobiese  fe- 
cho tal  cosa  que  fuese  sabida  por  el  mundo 
porque  hobiese  mala  fama,  en  manera  que 
non  podiese  testiguar ,  ca  non  es  derecho  que 
el  que  es  alimpiado  de  sus  pecados  por  el 
bautismo,  que  haya  debdo  con  homes  que 
sean  entecados  et  non  limpios  de  malos  fe- 
chos. Eso  mesmo  decimos  que  non  puede  ser 
padrino  home  que  sea  de  otra  ley,  ca  seria 
cosa  muy  sin  razón  de  seer  ninguno  testigo 
de  la  cosa  que  non  creye  nin  tiene  que  es  ver- 
dadera. Onde  sacados  estos  que  dicho  habe- 
rnos, entiéndese  que  todos  los  otros  lo  pueden 
ser  sin  mala  estanza  et  sin  pecado. 

LEY  XXIil. 

Cómo  non  debe  ninguno  ser  bautizado  nías  de 
una  vez. 

Una  vegada  tovo  por  bien  santa  eglesia  que 
fuese  bautizado  aquel  que  bautismo  quisiere 


recebir,  et  non  mas;  et  esto  por  muchas  bue- 
nas et  derechas  razones.  Primeramente  que  * 
asi  como  el  home  non  puede  nacer  natural- 
mente segunt  el  mundo  dos  veces,  asi  non 
puede  ser  nacido  quanto  en  Dios  espiritual- 
mente  mas  de  una.  Et  sin  esto  toda  cosa  que 
se  faz  mas  de  una  vegada  non  puede  ser  sin 
mengua ,  ó  por  non  tener  home  la  cosa  de 
que  la  quiere  facer,  ó  teniéndola  et  non  sa- 
biendo della  obrar  como  debe.  Et  por  ende 
en  el  bautismo  non  ha  mengua  ninguna  des- 
tas,  ca  es  fallado  en  cada  lugar  de  todos 
aquellos  quel  demandan  de  buena  voluntad. 
Et  demás  si  parare  mientes  á  Dios  quel  fizo, 
et  cuya  es  la  virtud  que  ha  én  él,  bien  puede 
entender  que  tan  complidos  son  los  sus  fechos, 
porque  en  ellos  non  ha  mengua  nin  la  puede 
haber  porque  se  deba  facer  otra  vegada ,  ca 
tan  ahondado  es  en  sí  de  todo  bien ,  que  nin- 
guna cosa  non  le  fallece ,  ca  en  él  ha  alimpie- 
dumbre  de  todas  suciedades  del  cuerpo  et  del 
alma ,  et  perdonamiento  de  todos  pecados.  Et 
por  él  se  departe  el  que  lo  recibe  del  diablo 
et  de  sus  obras ,  et  llégase  al  amor  de  Dios  et 
tórnase  su  vasallo,  trayendo  su  señal  de  la 
cruz  :  et  si  la  caballería  deste  mundo  non  la 
puede  recebir  ninguno  dos  vegadas,  nin  de 
aquel  que  lo  fizo  caballero  nin  de  otro  nin- 
guno, quanto  mas  la  caballería  espiritual  que 
es  en  el  bautismo ,  ca  este  non  puede  ser  re- 
cebido  mas  de  una  vez. 

LEY  XXIV. 

Qué  pena  deben  haber  los  que  se  facen  bautizar 
dos  veces  ó  mas,  et  otrosi  los  que  los  bau- 
tizan, 

■  Sin  pena  ñon  deben  fincar  los  que  se  facen 
bautizar  mas  de  una  vegada,  et  otrosi  los  que 
los  bautizan-,  mas  porque  la  eglesia  es  llena 
de  piadat  et  de  merced,  non  quiso  dar  pena 
corporal  de  muerte  nin  de  lesión  al  que  lo 
feciese  •,  mas  mandó  que  si  fuese  lego ,  que 


Et  este  sacramento  de  confirmación  non  lo 
puede  ninguno  otro  dar  sinon  arzobispo  ó 
obispo  (3).  Et  el  obispo  quando  crismare  debe 


ser  ayuno ;  et  otrosi  lo  deben  ser  todos  los 
que  este  sacramento  rescibieren,  et  deben 
amonestar  á  todos  los  que  fueren  de  edat  (4), 


(5)  O  Obispo.  Vidc  suprá  eod.  1.  7. 

(U)  De  edut.  Glos.  in  cap.  utjejunii,  deconsec. 
disl.  'J.  vult,quod  coníirmandus  debeat  habere 
duodeeim  annos ;  non  lamen  leuetur  illa  glossa  in 


Iioc;  benc  tamen  est,  quód  delur  pueris  raajo- 
ribus  septennio,  propter  memoriam,  ne  iteretur 
boc  Sacramentum ,  cujus  gralia  datur  puero  alapa, 
ut  recordelur, 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


01 


non  lo  ordenasen  después;  et  si  clérigo,  quel 
tolliesen  las  órdenes ,  porque  lo.  feciera  des- 
preciando el  sacramento  del  bautismo.  Otrosí 
tovo  por  bien  que  si  obispo  lo  feciese  ó  otro 
clérigo  qualquier,  que  fuese  despuesto  de  la 
dignidat  et  de  las  órdenes  que  hobiese,  asi 
como  quien  pasa  los  mandamientos  de  santa 
eglesia.  Et  nos  decimos  asi  que  porquejos 
reyes  habernos  de  guardar  la  fe  como  aquella 
en  quien  tenemos  salud  de  las  nuestras  almas , 
ct  perdón  de  nuestros  pecados,  et  salvación 
para  haber  paraíso  después  de  la  muerte ,  et 
vida  santa  que  non  ha  fin :  et  porque  es  nues- 
tra madre  que  nos  face  nacer  espiritualmente 
como  de  nuevo ,  et  nos  cria  con  la  leche  de  la 
piadat  de  Dios ,  et  nos  castiga  et  nos  enseña 
con  las  sus  palabras  que  él  dixo  por  nos,  et 
con  las  obras  que  fizo,  et  nos  da  poder  sobre 
las  gentes  por  su  grant  poderío ,  et  nos  faz 
señores,  et  nos  llama  el  su  nombre  que  es 
rey,  et  quiere  otrosí  que  usemos  de  la  justicia 
que  enteramente  es  suya :  tenudos  somos  por 
todas  estas  cosas  de  guardar  la  ley,  et  de  ven- 
gar toda  cosa  que  fuese  fecha  á  deshonra  de 
ella.  Et  por  ende  tenemos  por  derecho  que  el 
que  se  federe  bautizar  mas  de  una  vez ,  fa- 
ciéndolo á  sabiendas,  que  debe  morir  por 
ello.  Et  si  por  aventura  non  lo  podieren  ha- 
ber, debe  perder  todo  quanto  ha  de  aquellos 
bienes  que  fueren  suyos  quitamiente  sin  en- 
gaño et  sin  barata.  Et  eso  mesmo  decimos  del 
que  gelo  diere  si  fuere  lego ;  nías  si  fuere  clé- 
rigo, sin  la  pena  que  la  santa  eglesia  le  da, 
debe  perder  todos  sus  bienes ,  aquellos  que 
tiene  della  •,  et  si  fuere  obispo  ó  otro  perlado 
mayor,  debe  ser  echado  de  aquella  tierra  en 
que  tal  fecho  fizo,  ca  muy  grant  derecho  es 
que  reciba  deshonra  el  deshonrador  de  la  ley, 
et  quel  echen  deshonradamíente  de  aquel  lu- 
gar do  la  deshonró.  Ca  asi  como  este  fecho 
tañe  en  lo  espiritual  et  en  lo  temporal,  asi 


aquel  que  contra  ello  fuere  debe  en  todo  haber 
pena  segunt  la  justicia  de  Dios  et  segunt  la 
del  mundo.  Pero  decimos  que  aquellos  bienes 
que  asi  fueren  tomados,  non  deben  ser  meti- 
dos en  otra  cosa  sinon  en  facer  eglesias ,  ó  en 
honrarlas  de  vestimientas ,  et  de  otras  cosas 
que  hi  son  menester,  ó  en  sacar  cativos,  ó  en 
aquellas  cosas  semejantes  destas  que  son  de 
piadat  et  de  merced,  et  mayormiente  en  aque- 
llos que  se  tornan  cristianos  recebiendo  bau- 
tismo, et  son  caidos  en  pobredat. 

LEY  XXV. 

Cómo  deben  facer  al  que  dulcían  si  es  bautizado 
ó  non. 

Dubda  podrie  nacer  que  tomarie  aquel  que 
bautizase  contra  el  que  se  quisiese  bautizar, 
si  era  bautizado  ó  non,  et  esto  por  alguna 
sospecha  que  hobiese  del ,  ó  por  cosa  quel 
dixiesen  ó  cuidasen  entender  en  él.  Et  porque 
sospecha  es  cosa  dubdosa,  et  maguer  la  ho- 
biese aquel  que  era  bautizado,  et  él  non  lo 
hobiese  seido,  serie  yerro  en  non  le  dar  bau- 
tismo 5  por  ende  tovo  por  bien  santa  eglesia 
quel  bautizasen,  deciendo  el  clérigo  desta 
guisa,  que  si  era  bautizado,  que  él  non  lo 
bautizaba  otra  vez-,  masque  si  lo  non  era,  que 
él  le  da  el  bautismo  en  el  nombre  del  Padre , 
et  del  Fijo,  et  del  Espíritu  Santo;  et  faciéndolo 
desta  guisa ,  salle  de  yerro  et  de  sospecha  el 
que  recibe  el  bautismo  et  el  que  gelo  da. 

LEY  XXVI. 

Cómo  deben  honrar  et  guardar  el  bautismo 
aquellos  á  quien  lo  dieren. 

Guardado  debe  ser  mucho  et  honrado  el 
bautismo  de  aquellos  que  lo  reciben ,  ca  de- 


que quisieren  rescebir  este  sacramento,  que 
se  confiesen  (5)  ante  que  lo  resciban ,  porque 
sean  limpios  para  rescebir  el  don  ,del  Espí- 
ritu Santo  ;  et  ninguno  lo  debe  rescebir  mas 
de  una  vez,  asi  como  diximos  (6)  del  bap- 
tismo  ;  et  si  lo  ficiere  á  sabiendas ,  yerra  en 
el  fecho ,  et  debe  haber  esa  mesma  pena.  Et 


este  sacramento  establesció  santa  eglesia ,  á 
semejanza  de  lo  que  ficieron  los  apóstoles  (7), 
quando  ponían  las  manos  sobre  los  homes , 
et  rescebian  el  Espíritu  Santo-,  ca  asi  como  lo 
rescebian  entonce  por  ellos ,  asi  lo  resciben 
agora  por  los  obispos  quando  los  confirman , 
que  tienen  su  lugar. 


(!>)  Que  se. confiesen.  Concord.  cum  dict.  cap.  ut 
jejunii,dcconsecr.  dist.  5. 

(6)  Diximos.  Supra  eod.  1.  9.  et  adde  cap.  dic- 


tum  cst,  et  cap.  fíe  homine ,  de  consecr.  dist.  U. 

(7)  Los  apóstoles.  Addc  cap.  munus,  ead.  dis- 
linct. 


G2 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


recho  es  et  razón  que  home  guarde  mucho 
aquello  porque  es  guardado  et  honrado,  et 
por  lo. que  el  home  ha  honra.  Et  por  ende 
aquel  que  recibió  el  bautismo,  si  es  home 
quel  venga  en  miente  quando  fue  bautizado, 
debe  todavía  guardarse  de  errar,  et  de  facer 
pecado  por  que  pese  á  Dios ,  et  non  haya  ra- 
zón de  lo  guardar,  et  caya  en  poder  del  dia- 
blo :  otrosí  debe  tenerse  por  muy  honrado 
porque  lo  recibió ,  et  honrar  otrosí  aquella  fe 
en  que  gelo  dieron,  et  ser  en  destroir  et  en 
abaxar  todas  las  cosas  que  contra  ella  fue- 
ren ;  et  el  que  lo  honrare  et  guardare  desía 
guisa  será  guardado  de  Dios ,  et  honrado  en 
este  mundo  et  en  el  otro,  et  debe  ser  llamado 
derecho  et  verdadero  cristiano ,  et  contado 
con  los  muy  buenos  et  con  los  amigos  de 
Dios. 

LEY  XXVII. 

De  ¡os  que  no  son  baptizados  et  rcsciben  las 
órdenes. 

Orden  sagrada  non  puede  ninguno  recebir 
si  ante  non  recibe  el  sacramento  del  bautismo, 
ca  este  es  puerta  para  entrar  á  todos  los  otros 
sacramentos,  et  cimiento  sobre  que  se  firman 
et  se  facen.  Onde  si  alguno  se  ordenase  de 


misa  ó  de  otra  orden  qualquier,  et  después 
fallasen  que  non  era  bautizado,  tantol  era 
como  si  non  hobiese  recibido  la  orden.  Mas 
quien  derecho  quisiere  facer,  débese  primero 
facer  bautizar,  et  después  ordenarse  como 
de  nuevo ;  pero  si  creyese  firmemiente  en  su 
voluntad  que  era  bautizado,  et  habiendo  esta 
creencia  recibiese  la  orden,  tanto  le  vale  para 
salvarse  mientra  que  lo  creye  maguer  non  lo 
fuese ,  como  si  lo  hubiese  seido ;  ca  pues  en  la 
fe  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo  et  de  la  su 
santa  eglesia  creye  que  es  bautizado,  aquella 
creencia  que  ha  le  abonda  para  recebir  or- 
den et  usar  della ,  mostrando  todavía  et  fa- 
ciendo entender  que  tenia  et  creye  que  era 
asi :  mas  si  después  que  esto  creyese  et  sopiese 
ciertamiente  que  non  era  bautizado ,  ó  dub- 
dase  en  ello ,  si  se  non  feciese  luego  bautizar 
podiéndolo  facer,  estonce  se  demostrarie  por 
despreciador  de  la  ley  et  del  bautismo,  et  asi 
perderie  el  bautismo  temporal  et  el  del  Espí- 
ritu Santo  que  ante  habie  por  la  creencia  que 
tenie,  et  dalli  adelante  non  le  valdrie  nádala 
orden  que  recibiera ,  porque  non  habie  fun- 
damiento  sobre  que  estodiese.  Et  por  esto  ha 
menester  de  se  facer  bautizar  et  ordenar  se- 
gunt  desuso  es  dicho  ;  ca  pues  que  en  tal 
dubda  cayere  et  sopiere  ciertamier  j  que  lo 


LEY  XII. 

Be  la  otra  manera  de  unción,  que  facen  con 
crisma  á  los  obispos  quando  los  consagran, 
et  qué  significa  tal  unción. 

Unción  facen  con  crisma  en  otra  manera 
sin  la  que  es  dicha  en  la  ley  ante  clesta ;  et  esta 
es  quando  consagran  los  obispos  (1),  que  los 
ungen  con  ella  en  las  coronas  et  en  las  ma- 
nos. Et  por  la  unción  que  facen  á  los  obispos 
en  la  cabeza ,  se  da  á  entender  que  deben  ser 
claros  et  limpios  dentro  en  el  corazón  quanto 


á  Dios,  et  defuera  de  buena  fama  quanto  á 
los  homes :  ca  deben  amar  á  Dios  de  todo  co- 
razón et  de  su  voluntad,  segunt  su  seso  et 
su  poder,  por  el  bien  que  fizo  al  linage  de  los 
homes,  que  los  crió,  et  los  redimió,  et  los  go- 
bierna ,  et  les  dará  gualardon  en  el  otro  siglo. 
Et  otrosí  deben  amar  á  todo  cristiano ,  asi 
como  á  sí  mesmos ,  queriendo  el  su  bien ,  et 
guardándole  de  daño,  et  deseando  que  se 
salve.  Et  aun  por  la  unción  de  la  cabeza  se  en- 
tiende que  resciben  grande  honra  et  gránelo 
poder  en  santa  eglesia.  Et  por  las  manos  que 
le  ungen ,  se  entiende  que  deben  bien  obrar, 


LEX  XII. 

Chrismate  eliam  perunguntur  Episcopi,  cum 
consecrantur,  in  corona  capitis  et  manibus ,  el  di- 
cüur  oralio  hic  contenta.  Hoc  dicit. 

(1)  Consagran  los  obispos.  Concord.  cum  cap. 
unic.  de  sacra  unct.  sed  an  erit  licilum  inungere 
sacro  chrismate  oculos  eseci,  utvideat?  videlur, 
quód  non :  quia  non  licet  uti  Sacramentis  alio  fine, 
quam  sint  instituta.  Sj lvester  in  summa,  in  verbo , 
oleum ,  poait  istam  qurestionem ,  et  adducit ,  quód 


licét  non  liceat  uti  Sacramentis  alio  fine ,  quam 
sint  instituta ,  materia  tamen  sacramentan  licitum 
est  uti  artiter,  quam  in  Sacramentis  :  adducit  de 
aqua  baplismali ,  qua  utimur,  non  solüm  in  bapti- 
zando, sed  etiamin  bibendo;  in  quo  tamen  videas, 
quod  babetur  in  cap.  in  Sabbato  sánelos,  de  con- 
secr.  dist.  h.  et  linaliter  concludit  Sylvest.  quod 
hoc  non  liceat  nisi  pro  re  magna  et  ardua ,  ct  per 
Episcopum  vel  alium  de  licentia  Papa?  ,  quia 
aliter  esset  irreverentia  magna,  si  passim  lircc 
fierent.  ¿ 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


C3 


non  fue,  conviene  en  todas  guisas  que  lo  sea , 
porque  lo  sospecharien  los  homes ,  ó  lo  en- 
tenderien  ó  lo  descubririen ;  et  olrosi  por  non 
caer  en  peligro  de  su  alma  >  que  caería  si  lo 
non  fuese. 

LEY  XXVIII. 

Cómo  se  debe  facer  la  crisma  et  el  olio  que  es 
para  facer  bautismo,  et  el  que  se  face  para 
ungir  los  enfermos. 

Crisma  es  una  de  las  cosas  que  mas  face 
sagrado  el  bautismo  :  mas  porque  habernos 
fablado  de  todas  las  otras  cosas  que  convie- 
nen al  bautismo ,  queremos  aqui  fablar  de  la 
crisma,  et  de  los  otros  olios  que  sagran 
quando  á  ella,  asi  como  el  que  es  para  untar 
los  enfermos,  et  el  otro  que  vuelven  con  el 
bálsamo,  á  que  llaman  crismal,  con  que  un- 
gen á  los  apostóligos,  et  á  los  emperadores, 
et  á  los  reyes ,  et  á  los  perlados  mayores,  et 
desi  á  los  sacerdotes,  et  aun  á  otras  cosas 
muchas  que  han  de  sagrar  con  él.  Et"  otrosí 
del  olio  que  es  para  los  que  están  en  prueba 
de  la  fe ,  queriéndose  tornar  á  ella ,  ó  para 
los  que  son  señalados  para  recebirla  ante  que 
los  bauticen.  Mas  porque  es  la  crisma  mas 
noble  que  los  otros  olios ,  porque  cada  uno 
dellos  es  senciello  en  si ,  et  ella  es  compuesta 
de  dos ,  donde  recibe  en  si  sagracion  do- 
blada, por  ende  queremos  mostrar  prime- 
ramente por  que  ha  asi  nombre,  et  des- 
pués quien  la  puede  facer,  et  de  qué  cosas 
debe  ser  fecha,  et  en  qué  tiempo,  et  en  qué 


lugar,  et  en  qué  manera,  et  de  la  bendición 
de  la  candela ,  que  es  fecha  en  manera  de 
serpiente,  et  de  la  misa,  en  cómo  se  debe 
decir,  et  cómo  ha  de  ser  bendito  el  olio  que 
es  para  untar  los  enfermos,  et  qué  virtud  ha 
en  sí,  et  la  pro  que  face,  et  la  manera  cómo 
debe  ser  fecha  et  consagrada  la  crisma ;  et  de 
cómo  debe  el  obispo  dar  la  bendición  al  pue- 
blo ;  et  de  cómo  deben  ser  aduchos  los  olios 
para  sagrar  la  crisma ;  et  cómo  han  de  ben- 
decir el  bálsamo  et  el  olio  de  las  olivas  que 
vuelven  con  él,  á  que  llaman  crismal;  et 
cómo  deben  ser  vueltos  en  uno;  et  cómo  de- 
ben saludar  la  crisma,  et  por  qué  razones;  et 
cómo  deben  bendecir  et  sagrar  el  olio  de  los 
que  son  señalados  para  recebir  la  fe  ante  que 
los  bauticen,  que  son  llamados  catee  uminos, 
et  los  que  están  en  prueba  della  queriéndola 
recebir,  á  que  llaman  neófitos ;  et  qué  cosas 
ha  de  decir  et  de  facer  el  obispo  ante  que  se 
vaya  de  la  eglesia,  después  que  la  crisma 
fuere  sagrada ;  et  la  virtud  et  la  pro  que  ha  en 
sí  la  crisma  quando  obran  con  ella;  et  por 
quales  razones  debe  ser  guardada  et  honrada 
la  fiesta  del  Jueves  de  la  cena  en  que  ha  de 
ser  sagrada  la  crisma. 

LEY  XXIX.  • 
Por  que  ha  nombre  asi  crisma. 

Nombre  de  crisma  es  puesto  con  muy  grant 
razón,  ca  tanto  quiere  decir  como  engüento 
que  es  fecho  por  mandado  de  nuestro  señor 


faciendo  bien  á  todos  los  homes,  mayor- 
mente á  los  dé  su  fe ;  et  que  resciben  poder  de 
bendecir,  et  de  consagrar,  etde  facer  en  santa 
eglesia  las  otras  cosas  que  pertenescen  á  su 
oficio.  Et  por  ende  quando  consagran  al 
obispo ,  dice  (2)  aquel  que  le  unge  las  manos  : 
Señor  Dios,  tú  deña  bendecir  estas  manos, 
asi  que  por  esta  unción  santa  et  por  la  tu 
bendición  todas  las  cosas  que  consagrare , 
sean  consagradas ,  et  todas  las  que  bendixere 

(2)  Dice.  Vide  in  dict.  cap.  único ,  de  sacra  unc- 
tione,  et  ibi  Gloss.  in  verbo  consecrare,  quód  Iisec 
benedictio  communis  estEpiscoporum,etPresby- 
terorum. 

LEX    XIII 

Antiquitus  ungebantur  Reges  in  yeten  lege  oleo 


sean  benditas  en  el  tu  santo  nome ;  et  esta 
mesma  bendición  dice  el  obispo  cuando  unge 
las  manos  al  clérigo  que  ordena  de  Misa. 

LEY  Xlíí. 

De  la  unción  que  facen  á  los  reyes  cuando  los 
bendicen. 

Ungir  solían  á  los  reyes  (1)  en  la  vieja  ley 
con  olio  bendicho  en  las  cabezas ;  mas  en  esta 

benedicto  in  capitibus ;  mine  in  nova  lege  ungun- 
lur  oleo  sacro  in  humero  vel  scapula  dextra.  íloc 
dicit. 

(i)  A  los  reyes.  Ex  precepto  veteris  Testamenti 
Reges  ungebantur  in  eapite ;  a  témpora  Christi , 
Rex  debet  ungi  in  anuo,  ut  in  cap.  1.  de  sacra 
wution.  et  vide  in  cap.  i.  71.  dislinct.  et  83.  dis- 


64 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


Jesu  Cristo  que  amollenta  et  desata  las  dure- 
zas de  los  corazones  duros  de  aquellos  que 
non  creyen  bien  nin  facen  buenas  obras,  et 
tuelle  los  dolores,  et  sana  las  llagas  de  los 
pecados  que  los  homes  fecieren  por  su  mal 
entendimiento  et  por  consejo  del  diablo.  Et 
otrosi  tuelle  las  señales  que  los  homes  gana- 
ron por  el  pecado  de  Adán,  porque  eran 
siervos  del  diablo,  et  péneles  la  señal  nueva 
de  nuestro  señor  Jesu  Cristo  que  es  la  cruz , 
et  esfuerza  el  cuerpo  del  home  para  obrar 
bien ,  et  el  alma  para  ganar  paraiso.  Onde  por 
todas  estas  cosas  que  ella  recibe  de  la  virtud 
de  nuestro  señor  Jesu  Cristo  llaman  crisma. 
Et  de  tal  engüento  como  este  dixo  Salomón 
en  los  sus  cantares  como  en  razón  de  la  egle- 
sia,  que  la  olor  de  los  sus  engiientos  era 
sobre  todos  los  otros  olores. 

LEY  XXX. 

Quién  puede  facer  la  crisma. 

Poder  de  facer  la  crisma  non  es  dado  á 
otro  sinon  á  los  perlados  mayores,  asi  como 
al  apostóligo,  ó  patriarca,  ó  primado,  ó 


arzobispo  ó  obispo.  Et  esto  es  porque  ellos 
tienen  el  lugar  de  los  apóstoles ,  que  fueron 
compañeros  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo ,  et 
vieron  todo  su  fecho,  et  entendieron  espiri- 
tualmente  todas  las  sus  obras  á  que  habian  de 
recodir,  et  conoscieron  que  el  suor,  et  el  tra- 
bajo et  la  su  sangre  que  él  esparció  sofriendo 
penas,  et  en  cabo  muerte  en  la  cruz  por  nos, 
que  fue  engüento  porque  fuésemos  sanos  et 
redimidos  de  nuestros  pecados,  et  que  á  se- 
mejante de  aquello  feciesen  este  otro,  que  es 
llamado  crisma ,  porque  son  los  cristianos  sa- 
grados, et  han  nombre  de  Jesu  Cristo :  ca 
tanto  quiere  decir  crisma  en  griego  como  en- 
güento sagrado  en  sí ,  et  con  que  sagran  otras 
cosas.  Et  esto  soíien  facer  antiguamiente  á 
los  reyes  et  á  los  sacerdotes,  ca  les  untaban 
las  cabezas  con  olio  et  con  otros  engüentos 
preciados.  Et  Moysen  mesmo  lo  fizo  á  Aaron 
su  hermano  quando  lo  ungió  por  sacerdote 
en  la  eglesia  de  Dios ,  que  era  estonce  porque 
feciese  el  su  sacrificio.  Et  Samuel  el  profeta 
uíitó  á  Saúl  que  fue  primeramente  rey  del 
pueblo  de  Israel  por  mandado  de  Dios.  Et  eso 
mesmo  fizo  el  rey  David :  et  Natán  profeta 
untó  á  Salomón :  mas  la  unción  de  nuestro 


nuestra  ley  nueva  les  facen  unción  en  otra 
manera,  por  lo  que  dixo  Isaías  (2)  profeta  de 
nuestro  señor  Jesu  Cristo ,  que  es  rey  de  los 
cielos  et  de  la  tierra,  et  que  su  imperio  seria 
sobre  su  hombro.  Et  esto  se  complió  cuando 
le  pusieron  la  cruz  sobre  el  hombro  diestro, 
et  gela  ficieron  levar  •  porque  ganó  cumpli- 
damente poder  en  el  cielo  et  en  la  tierra.  Et 
porque  los  reyes  cristianos  tienen  su  lugar  en 
este  mundo  para  facer  justicia  et  derecho, 
son  tenudos  de  sofrir  todo  embargo  et  afán 

linct.  cap.  1.  Et  sic  unctio  Regis  transíala  est  ad 
humerum  vel  armum  ,  seu  in  brachio ;  et  Pontifex 
chrismale ,  sed  Princeps  oleo  delinitur ,  ut  in  dict. 
cap.  i.  De  unctione  Impcraloris  vide  in  Clement. 
Jiomani,  versic.  nos  ilaque,  de  jurejurand.  et 
versic.  hac  decementes.  Et  Imperator  ungitur  á 
Papa,  vel  alio  de  mandato  suo,  cap.  venerabi- 
lem,  §.  1.  de  eleclion.  Alii  Reges  á  suis  Mclropo- 
litanis,  sicut  Rex  Alemania?  promovendus  in  Im- 
peralorem ,  á  Colonicnsi :  Rex  Francia? ,  a  Remensi : 
Rex  Anglise ,  a  Cantuariensi  :  ct  sic  de  alus ,  in 
quibus  apparet  prisca  consuetudo,  ut  25.  qua?st.  1. 
cap.  1.  et5.  cap.'  quanto,  1. responso,  de  translat. 
Episc.  vel  elecli.  Et  si  quis  de  novo  inungi  vellct, 
consuetudo  obünuit,  quód  á  Papa  pclatur,  sicut 
fecit  Rex  ArogoQuin,  ct  Icmporibus  Host,  instaba! 


que  les  avenga ,  por  honra  et  por  ensalza- 
miento de  la  cruz ;  por  eso  los  ungen  en  este 
tiempo  con  olio  sagrado  en  el  hombro  ó  en  la 
espalda  del  brazo  derecho,  en  señal  que  toda 
carga  ó  todo  trabajo  que  les  avenga  por  esta 
razón ,  que  lo  sufran  con  muy  buena  volun- 
tad, et  lo  tengan  como  por  ligero  por  amor  de 
nuestro  señor  Jesu  Cristo,  que  dixo  en  el 
evangelio  (3):  Jugum  meum  suave  est,  et  onus 
meum  leve :  El  mi  yugo  es  blando  et  mi  carga 
es  ligera, 

Rex  Scotiaj,  et  secundúm  consuetudinem  anti- 
quam  capitaRegum Francia?  et  Angliae  inunguntur. 
Ha?c  tradit  Hostiens.  in  summa,  de  sacr.  unct.  $. 
2.  et  3.  et  ex  hac  consecratione  Regum  augelur  sibi 
gratia  et  virtutis  augmentum,  nam  cor  ejus  ad 
prudentiam  dilatatur,  de  consecr.  dist.  W.  cap.  2. 
augelur  in  eo  gratia  fortitudinis  contra  hostes  ex- 
trínsecos et  intrínsecos ,  puta  vilia ,  de  consecr. 
díst.  5.  cap.  2.  et  ideo  inungitur  ut  potestas  in  co 
plenior  ex  Dei  benediclione  dcscendat,  juxta illud 
Isaia?  :  Factus  est  principatus  super  humerum 
ejus ,  dict.  cap.  1.  vers.  sed  ubi,  ct  tradit  Luc.  de 
Pen.  in  1.  contra publicam,  col. 7.  C.dv  re  militar. 
lib.  12.  , 

(2)  Dixo  Isaías.  Víde  in  cap.  9.  v.  6. 

(5)  En  el  evangelio,  Maltusei  cap.  n.  y,  3Q 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


65 


Señor  Jesu  Cristo  fue  mas  noble  et  mas  com- 
plida  que  todas  •,  ca  si  los  otros  la  recebieron 
por  homes,  él  recibióla  por  Dios  su  Padre;  et 
si  la  recibieron  por  ayuntamiento  de  confe- 
ciones,  él  recibióla  por  ayuntanzade  la  santa 
Trinidat  que  se  ayuntó  en  él.  Et  por  ende  á 
sant  Johan  Baptista  ,  por  quien  dixo  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  que  era  profeta,  et  mas  de 
profeta,  venieron  á  preguntar  los  judíos,  á 
quien  decían  fariseos,  si  era  él  Cristo,  et  él  dixo 
quenon,  masque  después  del  vernia  aquel  que 
era  fecho  ante  que  él,  del  qual  él  non  era  digno 
solamiente  de  tañer  ni  de  desatar  las  correas 
de  los  sus  zapatos.  Et  en  esto  mostró  la  Trini- 
dat do  dixo,  que  después  del  vernia  aquel  que 
fuera  fecho  ante  que  él ,  et  aí  qual  non  era 
digno  tan  solamiente  te  tañer  los  sus  pies.  Et 
otrosi  dio  este  testimonio  de  la  Trinidat  alli  do 
mostró ,  que  sopiera  por  Dios  que  sobre  aquel 
que  viese  decender  el  Espíritu  Santo  en  figura 
de  paloma  que  aquel  era  el  que  bautizaba  en 
Espíritu  Santo.  Et  sin  esto  dio  testimonio  del 
quando  bautizaba  á  Jesu  Cristo ,  que  oyó  la 
voz  del  Padre  quel  dixo  que  aquel  era  el  su 
Fijo  que  él  mucho  amaba.  Et  desta  guisa  fué 
nuestro  señor  Jesu  Cristo  sagrado  espiritual- 
mente  por  mayor  sacerdote ,  mas  temporal- 
mente segunt  rey  fue  sagrado   recibiendo 


muerte  et  pasión  por  nos :  ca  alli  dolo  alzaron 
en  la  cruz  et  le  posieron  corona  de  espinas 
por  deshonra,  alli  fue  él  alzado  de  Dios  su 
Padre  por  honra ,  quandol  dio  poder  sobre 
todas  las  cosas ,  et  lo  coronó  en  los  cielos ,  et 
le  dio  regno  para  siempre ,  et  la  untura  sa- 
grada desto  fue  la  sangre  que  salló  del  su 
cuerpo,  donde  fue  él  untado  et  cobierto 
desde  en  somo  de  la  cabeza  fasta  en  fondón 
de  los  pies.  Onde  por  todas  estas  razones  que 
habernos  dichas  fue  nuestro  señor  Jesu  Cristo 
sagrado  segunt  obispo  en  santidat  et  en  saber, 
et  segunt  rey  en  poder  et  en  justicia.  Et 
por  ende  ordenó  santa  eglesia  que  non  hu- 
biese otri  poder  de  facer  la  crisma ,  que  es  el 
su  engüento,  sinon  los  perlados  mayores,  se- 
gunt deximos  en  él  comienzo  desta  ley, 
porque  ellos  tienen  las  sus  veces  en  tierra  á 
semejante  del. 

LEX  XXXI. 

De  qué  cosas  debe  ser  fecha  la  crisma. 

Dos  cosas  son  aquellas  de  que  debe  ser 
fecha  la  crisma  et  non  de  al :  la  una  bálsamo ; 
la  otra  olio  de  olivas.  Et  esto  se  face  por  muy 
grant  significanza  de  aquellas  cosas  que  hobo 
et  ha  en  nuestro  señor  Jesu  Cristo,  donde 


LEY  XIV. 

De  la  crisma :  por  qué  razón  la  facen  de  bálsamo 
et  de  olio. 

Bálsamo  et  olio  son  menester  para  facer  la 
crisma  (1),  segunt  dicho  es  en  la  ley  quarta 

LEX  XIV. 

Baplizatus  ungitur  oleo  bis  ante  baptismum : 
primo  in  pectore,  secundo  in  scapulis;  primum 
designat ,  ut  evacuatis  erroribus  et  ignorantiis , 
bonas  habeat  cogitaliones ;  secundum ,  ut  amota 
pigritia,  bonis  operibus  vacet,  et  fortis  perseveret 
in  bonorum  operum  exercitio.  Hoc  dicit. 

(1)  La  crisma.  Chrisma  est  oleum  cum  balsamo 
admixtum,  ut  hic,  etin  cap.  1.  de  sacra  unction. 
Glos.  in  cap.  presbyteros,  9o.  dist.  et  balsamus  est 
quidam  liquor ,  qui  emanat  de  quibusdam  arbo- 
ribus,  seu.  fructibus ,  secundum  Host.  in  dicto 
cap.  1.  et  admiscetur  balsamus  propter  fragran- 
tiam  odovis ,  ut  hic  habes ,  babet  namque  praeci- 
puum  odorem ;  et  quia  etiam  incorruptionem  pi'se- 
stat,  unde  Éccles.  cap.24.v.21.dicitur:£iíasibaZ- 
$<mwn  non  mixtwn ,  odor  mew,  tradit  S.  Tbom. 
TOM.  I. 


ante  desta,  por  esta  razón-,  ca  por  el  olio 
se  entiende  buena  voluntad,  et  por  el  bál- 
samo (2),  que  huele  bien,  se  entiende  buena 
fama ;  et  por  esto  se  face  destas  dos  cosas , 
por  demostrar  que  el  que  fuese  ungido  ha  de 
haber  limpia  voluntad  et  buena  fama.  Etnon 
tan  solamente  ungen  á  los  obispos  et  á  los 

5.  part.  'quaest.  72.  artic.  2.  et  vide  de  cbrismale , 
cap.presbí/íem  cum  sequenti.de  consec.  dist.  h.  et 
qualiter  debeat  peti  per  presbyteros  á  suis  Episcopis 
ante  pascha,  vide  in  cap.  presbyteri  9b.  dist.  3.  et 
conficitur  chrisma  die  sancto  Jovis  Ccenec,  ut  in 
cap.  ecclesiis.  de  consec.  dist.  3.  et  conficitur  isto 
die  eliam  intempore  interdicti,  cap.  quoniam,  ct 
ibi  Glos.  de  sentent.  excom.  lib.  6.  et  in  Clement. 
i.  %.  in  die,  de  reliquiis  et  venerat.  sanct. 

(2)  Bálsamo.  Refert  Abulens.  super  Matth.  cap. 
2.  quód  inter  Eliopolim,  et  Babylonem,  in  medio 
juxta  Cayrum ,  est  hortus  balsami  liabens  in  latí— 
tudine  quasi  jactum  lapidis ,  et  longitudine  ali- 
quantulum  plus ,  et  est  térra  quasi  tota  alba.  Et 
est  arbuscula  balsami,  quasi  lignum  vitis  trium 
annorum,  folia  ejus  quasi  folia  trifolii  parvi,  vcl 
quasi  folia  rutee,  albiora  tamen  sunt.  Etest  arbor 
parya  ,paluii  et  medii  in  altitudine ;  et  modus  col» 


6G 


PRIMERA  PARTIDA.  TÍTULO  IV. 


ella  recibe  el  nombre ;  ca  el  bálsamo  se  en- 
tiende por  buena  fama,  et  el  olio  por  buena 
voluntad.  Et  estas  dos  cosas  hobo  en  sí  en- 
teramente nuestro  señor  Jesu  Cristo  mas  que 
ningunt  home  que  fuese ,  nin  es  nin  será  :  ca 
él  hobo  buena  fama  et  complida,  porqué 
siempre  fizo  bien-,  et  hobo  buena  voluntad, 
porque  todos  los  sus  fechos  et  las  sus  obras 
fueron  con  piadat  et  con  merced.  Et  demás 
el  olio  del  bálsamo  et  el  de  las  olivas  son  en 
muchas  cosas ,  sin  estas  dos  que  deximos,  se- 
mejantes á  nuestro  señor  Jesu  Cristo:  ca  asi 
como  el  bálsamo  fallan  en  un  lugar  solo  et 
non  en  mas  en  todo  el  mundo ,  asi  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  es  fallado  por  fijo  de  santa 
María ,  que  fue  virgen  ante  que  della  naciese , 
et  estonce  et  después ;  et  otrosí  el  solo , 
porque  nunca  fue  nin  será  Dios  et  home  ayun- 
tado en  uno  sinon  él.  Et  aun  hay  otra  razón  , 
que  asi  como  nuestro  señor  Dios  es  poderoso 
sobre  todas  las  cosas ,  asi  nuestro  señor  Jesu 
Cristo  con  él  en  uno ,  que  son  amos  una  cosa , 
es  poderoso  sobre  todo.  Et  asi  como  Jesu 
Cristo  con  su  Padre  et  con  el  Espíritu  Santo 
son  trinidat  et  unidat ;  otrosí  el  bálsamo  ma- 
guer es  un  árbol  ha  en  si  tres  maneras  :  la 
primera  raíz  de  criamiento ,  que  se  entiende 
por  el  Padre  :  la  segunda  manera  de  árbol  es 
que  se  cria  onde  cavan,  et  labran  et  podan , 
porque  salle  dende  cosa  que  tiene  á  todos  pro, 
que  se  entiende  por  el  Fijo ,  que  recibió  mar- 
tirio en  muchas  maneras ,  et  en  cabo  muerte 


por  nos  salvar  :  la  tercera  es  la  grosura  que 
dende  salle ,  que  es  dicha  bálsamo ,  que  se 
entiende  por  el  Espíritu  Santo ;  ca  asi  como 
este  olio  salle  de  la  crianza  del  árbol  et  de  la 
labor  que  en  el  facen,  asi  el  Espíritu  Santo 
sallió  de  la  honra  del  Padre ,  et  de  la  huma- 
nidat  del  Fijo.  Et  aun  hay  otra  semejanza  , 
que  asi  como  el  bálsamo  non  se  puede  dañar 
nin  corromper,  nin  dexa  eso  facer  á  las  cosas 
en  que  cae  et  tañe ;  otrosí  nuestro  señor  Jesu 
Cristo  que  nunca  fue  corrompido  nin  dañado, 
nin  lo  puede  ser  en  cuerpo  nin  en  alma, 
guarda  que  non  lo  sean  los  que  son  llegados 
á  él  por  gracia  de  Espíritu  Santo.  Et  aun  se- 
meja en  al ,  que  asi  como  el  bálsamo  sana  las 
llagas  nuevas  et  tuelle  las  señales  de  las 
viejas ,  otrosi  nuestro  señor  Jesu  Cristo  sana 
los  corazones  de  los  homes  que  son  llagados, 
perdonándolos  et  habiéndoles  merced  quando 
se  duelen  de  sus  pecados ,  et  non  tan  sola- 
miente  los  que  se  confiesan,  mas  aun  tuelle 
et  desata  los  antiguos ,  asi  como  el  de  Adán, 
et  otros  que  facen  los  homes  ante  que  sean 
bautizados  et  reciban  penitencia ,  que  non  se 
acuerdan.  Onde  por  todas  estas  semejanzas 
que  ha  el  bálsamo  á  nuestro  señor  Jesu  Cris- 
to, por  eso  le  meten  en  la  crisma  que  es  sij 
engüento.  Et  el  otro  olio  de  las  olivas  que 
deximos  ha  otrosi  muchas  semejanzas  á 
nuestro  señor  Jesu  Cristo.  La  primera  que  asi 
como  gobierna  mucho  et  cumplidamente  el 
cuerpo  del  que  lo  come ,  otrosi  face  nuestro 


reyes,  mas  á  todos  los  cristianos  dos  veces 
antes  que  les  baptizen  con  olio  bendrcho,  pri- 
meramente en  los  pechos,  et  después  en  te.3 

ligendi  balsamum  est,  quód  cultores  discerpunt 
folia  de  ipso  stipite;  quia  folia  stipiti  adliserent,  ct 
unum  tanlüm  stipitem  habent,  licét  inuno  cespite 
sint  plures  stipites,  sex  vcl  septem,  et  interdnm 
plures.  Discerpto  autem  folio  contra  radium  solis , 
stalim  de  ¡psa  ruptura  egreditur  guita  lucidissima, 
odorífera  valdé  :  et  iste  est  liquor  balsami ,  qui  col- 
ligilur  ¡n  pbialis  vitreis  modo  debito,  et  balsamus 
cfficitur ;  et  si  folium  discerpatur  contra  aliam  par- 
tcm  quam  contra  orlum  solis,  non  stillaret  guita 
aliqua  de  ruptura.  Dicitur  etiam  esse  alium  mo- 
dum  colligendi  balsamum  tempore  maturitatis 
foliorum,  quod  est  circamensem  Maji;  nam  ape- 
ritur  cortexligni,  et  liquor  inde  fluens  colligilur 
vasis  vitreis ,  et  illa  reponuntur  in  stercore  colum- 
bino ,  et  desiccatur  ille  lmmor,  et  sic  efltcilur  bal- 
samus probatus.  Et  adverte,  quód  beatus  Ambro- 
sius  in  Hexaemeron,  lib,  5.  cap.  lí>,  dicit  haec 


espaldas ;  ct  por  eso  los  ungen  en  los  pe- 
chos (3),  que.  por  la  virtud  de  la  unción  et 
del  signo  de  ia  cruz ,  et  por  la  gracia  del  Es- 
verba  :  «  Disparan  quoque  balsami  gultam  odo- 
»  rata  Orientis  ligua  sudare  produnlur,  diversum 
»  quoque  lachrymarum  genus  virgulta  ferularum 
»  in  /Egypto  et  Alexandria:  »  Iwec  Ambrosius;  Et 
dubilarivídi ,  utrum  de  alio  balsamo  quam  Alexan- 
dria? posset  conftei  ebrisma;  et  videtur,  quod  sic, 
dum  tamen  sit  balsamus  babens  proprietates ,  ct 
virtutes  balsami,  cum  nullo  jure  reperiatur  stalu- 
tum,  si  bene  memini,  quod  non  de  alio  balsamo, 
quam  Alexandrise  conficiatur :  et  sic  ex  co  ct  oliva- 
rum  olio  ebrisma  poterit  confici.  Conferí  ad  hoc, 
quod  tradit  S.  Thom.  5.  part.  qua;st.  72.  artic.  2.  sig- 
nanter  in  U.  argum.  et  in  ejus  solutione,  cum  dicit : 
«  Sufficit,  quod  materia  bujus  sacramenti  possit 
»  de  facili  ad  omnia  loca  terrarum  deferri,  quaí 
»  facilitas  non  esset,  si  de  uno  tantúm  loco  de- 
»  beret  ferri  ad  remotissimas  partes  orbis.  » 
(3)  En  los  pedios.  Unctio  olei  in  pectoreet  ínter 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


señor  Jesu  Cristo  que  el  que  su  cuerpo  come 
como  debe  es  gobernado  bien  et  cumplida- 
mente en  este  mundo  et  en  el  otro,  segunt 
él  mismo  dixo,  quien  comiere  la  mi  carne  et 
bebiere  la  mi  sangre ,  en  mi  fincará  et  yo  en 
él.  Et  aun  hay  otra  semejanza ,  que  asi  como 
el  olio  face  muy  fermosa  lumbre  con  que 
alumbra  á  todos  aquellos  que  están  en  el 
lugar  do  él  es  acendido,  asi  el  amor  de 
nuestro  señor  Jesu  Cristo  alumbra  los  cora- 
zones de  aquellos  do  se  enciende  de  manera 
que  los  face  veer  et  conoscer  en  este  mundo 
el  su  bien  qual  es  •,  et  otrosí  porque  vivan  bien 
et  derechamiente  de  guisa  que  quando  del 
sallieren  que  vean  la  su  faz  en  el  otro ,  que 
es  luz  verdadera  que  dura  por  siempre  segunt 
él  mesmo  dixo  :  yo  soy  luz  del  mundo ,  et 
quien  á  mí  seguiere  non  andará  en  tiniebra , 
mas  haberá  luz  de  vida  :  et  otrosí  dixo  sant 
Johan  evangelista  por  él  que  era  luz  verda- 
dera que  alumbraba  en  este  mundo  á  todos 
aquellos  que  andaban  en  el  su  nombre.  Otra 
semejanza  ni  ha ,  que  bien  asi  como  el  olio  es 
blando  et  sabroso  de  tañer  et  comer,  asi 
nuestro  señor  Jesu  Cristo  es  de  gran  piadat  á 
los  pecadores  quandol  tañen  por  ruegos  et 
por  oraciones  que  le  facen,  pediendol  merced 
que  los  perdone ;  ca  maguer  ellos  tengan  la 
su  carga  de  sofrir  grant  pena  por  lo  que  me- 
rescen,   todavía  se  la  afloja  él  quando  le 
tañen  doliéndose  et  pediéndole  perdón  segunt 
él  mesmo  dixo  :  el  mi  yugo  sabroso  es,  etla 
mi  carga  liviana.  Et  aun  se  semeja  en  al ,  ca 
el  olio  amánsalos  dolores  et  ablándalas  cosas 
duras;  otrosí  el  nuestro  señor  Jesu  Cristo 
amollenta  los  corazones  duros  de  aquellos 
que  non  se  quieren  convertir  nin  dolerse  de 
sus  pecados,  et  ablandece  los  dolores  de  las 
llagas  que  les  face  el  diablo ,  metiéndolos  en 
malos  pensamientos  et  faciéndolos  facer  ma- 
las obras ,  segunt  dixo  el  rey  Salomón  por  él, 
que  olio  echado  es  el  su  nombre  :  et  esto  se 
entiende  por  los  lugares  do  es  la  dolor.  Otrosi, 


píritu  Santo  se  partan  dellos  todos  íos  yerros 
et  las  neciedades  que  ante  habían,  et  que 
hayan  buenos  pensamientos  ;  et  entre  las  es- 
paldas los  ungen  porque  se  tuelga  dellos  toda 
pereza,  et  que  puedan  facer  buenas  obras, 

scapulassignificatdivinselegisamoren^etdevotam 
subjectionem  ,  secundum  Petrum  de  Pal.  in  k.  sen- 


67 

asi  como  el  olio  es  nacido  de  la  oliva  que 
está  siempre  verde  et  con  fojas ,  asi  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  es  nacido  espiritualmente 
de  Dios  Padre,  que  está  siempre  en  su  poder 
et  en  su  virtud,  et  temporalmente  de  santa 
María ,  que  estudo  siempre  en  su  virginidat 
et  en  su  bondat,  et  estará  sin  fin.  Onde  por 
todas  estas  semejanzas  que  ha  en  el  olio  do 
oliva,  tovo  por  bien  santa  eglesia  que  fuese 
vuelto  con  el  olio  del  bálsamo,  et  ayuntados 
amos  á  dos  en  uno.  Et  á  este  ayuntamiento 
llaman  crisma ,  porque  en  ella  se  demuestra 
la  propiedat  de  la  natura  que  ha  en  sí  nues- 
tro señor  Jesu  Cristo. 

LEY  XXXII. 

En  qué  tiempo  se  debe  facer  la  crisma. 

Tiempo  conveniente  catáronlos  santos  pa- 
dres en   que  feciesen  este  engüento  de  la 
crisma  que  habernos  dicho  en  la  ley  ante 
desta.  Et  porque  la  quaresma  en  que  ha  qua- 
renta  dias  fue  ordenada  por  ayuno,  que  es 
cosa  que  apremia  mucho  la  voluntad  de  la 
carne ,  et  apremiándola  face  que  se  conosca 
de  sus  pecados  et  que  se  arrepienta  dellos ; 
et  porque  en  el  cabo  de  la  quaresma  estable- 
cieron que  dixiesen  en  las  horas  la  pasión  et 
la  muerte  que  recibió  nuestro  señor  Jesu 
Cristo  por  nos ,  et  que  membrándonos  de  la 
su  dolor  que  nos  doliésemos  de  nos  mesmos, 
porque  nos  alimpiásemos  de  nuestros  pe- 
cados ;  por  ende  en  este  tiempo  tan  santo  et 
tan  limpio  tovo  por  bien  santa  eglesia  que 
feciesen  la  crisma,  que  es  tan  limpia  et  tan 
santa  cosa  como  dicho  habernos,  etque  se 
feciese  et  se  sagrase  el  Jueves  de  la  cena 
quando  el  nuestro  señor  Jesu  Cristo  sagró  el 
pan  et  el  vino  por  su  sangre  et  por  su  carne. 
Et  por  ende  en  este  tiempo  et  en  este  dia 
que  habernos  dicho,  se  debe  facer  la  crisma 
et  non  en  otro  ninguno. 


ca  la  fe  sin  las  buenas  obras  muerta?  es  (4). 
Et  aun  los  ungen  en  las  espaldas  por  otra 
razón ,  porque  faciendo  buenas  obras  sean 
fuertes  para  sofrir  los  trabajos  en  el  servicio 
de  Dios.» 

teriüar.  et  videas  in  cap.  cleincle,  de  comee,  ahí.  h. 
(¿i)  Muerta  es.  Vide  in  epist  Jacobi,cap.  2.v.  17. 


es 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


LEX  XXXIII. 


En  qué  lugar  debe  ser  fecha  la  crisma. 

Lugares  para  ser  fechas  las  cosas  que  los 
homes  han  de  facer  ha  menester  que  sean 
muy  catados,  de  guisa  que  convengan  á 
aquello  que  quieren  que  se  faga  en  ellos  •,  ca 
si  la  obra  que  hi  federen  es  limpia  en  sise , 
quanto  mas  limpio  fuere  el  lugar  do  ella  ha 
de  ser  fecha,  tanto  mas  ella  limpia  será.  Et 
por  ende  fue  establecido  que  la  crisma,  que 
es  engüento  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo, 
que  fuese  fecha  en  la  eglesia  do  sagran  cada 
dia  el  su  cuerpo,  et  non  en  otro  lugar;  ca 
este  es  el  mas  limpio  que  puede  ser.  Et  por- 
que ella  es  mas  honrada  que  todos  los  en- 
güentos  otros ,  por  eso  la  deben  facer  en  la 
eglesia  mayor  del  obispado  donde  fuere 
aquel  obispo  que  la  faz.  Pero  si  la  eglesia  en 
tal  estado  estodiere  que  non  la  pueden  hi 
facer  por  algunt  embargo  que  hi  haya,  debe 
ser  fecha  en  una  de  las  otras  eglesias  de  la 
villa ,  la  mas  honrada  que  hi  hobiere ,  porque 
en  aquel  obispado  se  faga  et  non  en  otro  lu- 
gar. Mas  si  acaesciere  que  aquel  obispo  fuese 
sufragano,  que  quiere  decir  obediente  del 
patriarca,  ó  del  primado  ó  del  arzobispo, 
que  son  los  perlados  mayores  del  papa  en 
fuera ;  si  estos  perlados  non  fuesen  en  la 
tierra  et  dexasen  sus  veces  á  otro  perlado 
que  fuese  so  ellos ,  bien  puede  aquel  que  asi 
finca  sagrar  la  crisma  en  voz  del  otro  quel 


dexa  en  su  lugar,  ó  quier  que  aquel  mayoral 
la  podiese  sagrar.  Et  como  quier  que  aquel 
que  finca  en  su  lugar  de  aquel  perlado 
mayor  non  es  tan  honrado  como  el  que  lo  hi 
dexa,  por  eso  non  debe  menguar  de  facer  en 
el  sacramento  de  la  crisma  todo  aquello  que 
el  mayor  faria  :  et  primeramente  en  facerla 
en  la  eglesia ,  segunt  que  deximos  de  suso , 
et  desi  en  todas  las  otras  cosas  que  por  ellos 
deben  ser  fechas  et  dichas. 

LEY  XXXIV. 

■  En  qué  manera  debe  ser  fecha  la  crisma. 

Manera  de  facer  las  cosas  es  el  fecho  com- 
plido  dellas ;  ca  maguer  el  home  las  quiera 
facer  et  lo  tenga  guisado ,  sinon  sabe  las  ma- 
neras de  como  deben  ser  fechas  non  puede 
ir  adelante  por  ellas  nin  acabarlas.  Et  si  esto 
es  en  las  temporales ,  quanto  mas  en  las  que 
se  deben  facer  espiritualmente  :  ca  en  estas 
debe  guardar  tres  cosas ;  la  primera  que  se 
faga  limpia :  la  segunda  apuesta  :  la  tercera 
complida.  Et  por  ende  santa  eglesia  buscó 
manera  porque  la  crisma  fuese  asi  fecha  :  et 
es  esta ,  que  el  Jueves  de  la  cena  que  dexi- 
mos ,  sea  la  eglesia  muy  limpia  en  que  se  de- 
be facer,  primeramiente  que  sea  barrida  de 
guisa  que  non  finque  en  ella  ninguna  suciedad 
nin  cosa  que  mal  paresca,  et  si  algo  hi  ho- 
biere de  lavar  que  sea  lavado  bien,  ca  esto 
tañe  mucho  á  la  limpiedumbre.  Et  á  lo  de  la 


LEY  XV. 

Por  qué  razón  ungen  con  crisma  en  la  cabeza 
á  los  que  son  baptizados. 

Ungido  debe  ser  con  olio  bendito  dos  vega- 
das el  que  quieren  baptizar,  ante  que  reciba 
el  baptismo,  segunt  dice  la  ley  ante  desta. 
Mas  después  que  fuere  baptizado  lo  deben 
ungir  otras  dos  veces  con  crisma,  una  en 

LEX  xv. 

Post  baptismum  ungiturbaptizatusbisebrismate 
in  vértice  et  in  fronte;  et  significat,  ut  cuicumque 
pelenti  sit  paratus  daré  rationem  de  fide,  et  ut 
absque  impedimento  et  verecundia  sit  paratus  ma- 
nifestare quod  credit.  Hoc  dicit. 

(i)  En  somo  de  la  cabeza.  Haíc  ebrismatio  in 
vértice  et  fronte  significat  gratiam  Cbristi  in  mente, 


somo  de  la  cabeza  (4)  en  señal  de  cruz ,  et  la 
otra  en  la  frente  (2).  Et  la  de  en  somo  de  la 
cabeza  facen  porque  sea  aparejado  de  dar 
razón  de  la  fe  á  todo  home  que  gela  deman- 
dare ;  et  de  la  frente  porque  manifieste  mos- 
trando sin  embargo  ninguno  et  sin  vergüenza 
que  es  aquello  que  cree,  acordándose  de 
aquello  que  dixo  nuestro  señor  Jesu  Cristo 
en  el  evangelio  (3) :  Qui  me  confessus  fuerit 
coram  hominibus,  confitébor  ego  eum  coram 

secundum  Petrum  de  Palud.  ubi  supra,  et  vide 
in  cap.  accepisti,  de  consec.  dist.  k.  et  vestís  can- 
dida, quae  datur  baptizato,  significat  innocentise 
reslitutionem ,  secundum  Petrum  de  Palud.  et  vide 
in  cap.  post  baptismum  ,cumscq.  de  consec.  dist.  k. 
et  impositio  cerei  significat  íidei  et  morum  clari- 
tatem. 

(2)  En  la  frente.  Vide  supra  eod.  in  lege  7. 

(5)  En  el  evangelio.  Matth.  cap.  10.  v.  32. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESÍA. 


€9 


facer  la  crisma  debe  ser  cobierta  de  paño  de 
sirgo  blanco ,  el  mas  fermoso  que  podieren 
haber-,  et  las  otras  dos  ampollas  dotra  color 
de  sirgo  ó  de  lino ,  que  sea  bien  lavado.  Et  el 
obispo  débese  revestir  á  la  hora  de  la  prima 
€t  tomar  el  olio  del  bálsamo ,  et  fincar  los  hi- 
nojos ante  el  altar,  et  después  tenderse  en 
tierra  et  decir  el  Paternóster,  que  es  la  ora- 
ción que  fizo  nuestro  señor  Jesu  Cristo,  et  el 
Credo  in  Deum ,  que  es  ayuntamiento  de  la 
creencia  que  ordenaron  los  apóstoles ,  et  el 
salmo  Miserere  mei  Deus  que  fizo  el  rey  Da- 
vid en  el  Salterio,  que  quiere  tanto  decir 
en  nuestro  lenguage  como  Dios  .nos  haya 
merced 5  et  después  esta  oración,  en  que 
ruega  á  Dios  que  pare  mientes  sobre  la  su 
compaña  por  amor  de  Jesu  Cristo  su  Fijo, 
que  non  dubdó  meterse  en  manos  de  sus  ene- 
migos ,  nin  recebir  muerte  tormentada  en  la 
cruz.  Et  esto  debe  facer  en  la  mañana,  mas 
quando  fuere  hora  de  sesta  deben  tañer  todas 
las  campanas  de  la  villa  á  misa  mayor,  asi 
como  las  tañen  en  los  dias  de  las  grandes 
fiestas ,  por  que  todos  se  ayunten  en  la  egle- 
sia  :  et  después  non  las  han  de  tañer  fasta  el 
sábado  á  la  grant  misa.  Et  esto  porque  las 
tañen  el  Jueves  es  por  semejanza  de  la  grant 
fiesta  que  fizo   nuestro  señor   Jesu  Cristo 
quando  cenó  con  sus  decípulos  et  sagró  el  su 
cuerpo  :  et  el  sábado  otrosi  por  el  alleluya 
que  cantan ,  que  quiere  tanto  decir  en  he- 
braico como  alegría ,  por  honra  de  la  fiesta 
de  pascua  en  que  resucitó.  Et  después  que  el 
dia  del  Jueves  hobieren  tañidas  las  campanas 
por  ende  el  ampolla  en  que  está  el  olio  para     et  la  gente  fuere  entrada  en  laeglesia ,  débese 


apostura  decimos  que  el  altar  et  los  otros  lu- 
gares honrados  que  sean  cubiertos  de  muy 
buenos  paños,  los  mas  ricos  que  hobieren  ó 
podieren   haber ,    et   complidos    de   todas 
aquellas  cosas  que  deben  ser  porque  sea  la 
eglesiamas  apuesta.  Et  lo  al  que  deximos 
que  se  debe  facer  complidamente,  es  esto, 
que  el  miércoles  por  noche  tengan  en  eí  sa- 
grario de  aquella  eglesia  todas  aquellas  cosas 
que  son  menester  para  la  crisma ,  porque 
otro  dia  las  fallen  luego  prestas  para  facer  su 
oficio  :  primeramente  el  olio  del  bálsamo  ,  et 
desi  el  de  las  olivas ,  et  esto  que  sea  en  bue- 
nas ampollas  de  cristal  ó  de  vedrio ,  ó  de  otra 
cosa  la  mas  limpia  que  pudieren  haber  5  et 
estas  ampollas  deben. ser  tres-,  la  una  para  la 
crisma ;  la  otra  apartadamiente  para  los  en- 
fermos ;  la  tercera  para  los  catecóminos ,  que 
quiere  tanto  decir  en  griego  como  los  que 
son  crismados  á  la  puerta  de  la  eglesia  ante 
que  los  bauticen,  et  á  esto  llaman  catecizar, 
que  es  tanto  como  soplar,  ó  para  los  neófitos, 
que  muestra  tanto  como  los.  que  son  de  otra 
ley  et  se  tornan  á  la  fe  de  nuestro  señor  Jesu 
Cristo.  Onde  estos  tres  olios  han  muy  grant 
virtud ;  el  de  la  crisma  face  á  los  homes  cris- 
tianos ;  et  el  que  es  para  untar  los  enfermos 
quando  se  quieren  morir,  que  es  el  del  olear , 
asegúralos  que  les  fará  Dios  merced ,  et  irán 
á  paraíso ,  et  el  diablo  non  haberá  parte  en 
las  almas-,  et  el  otro  olio  délos  catecóminos 
et  el  de  los  neófitos  facen  que  hayan  amor 
de  nuestro  señor  Jesu  Cristo ,  tornándose  á 
la  fe  et  guardándose  de  errar  contra  ella.  Et 


paire  meo,  que  quiere  decir :  Quien  me  ficiere 
conoscer  ante  los  homes ,  facerle  he  yo  que 
sea  conoscido  ante  mi  Padre,  que  es  en  los 
cielos  $  et  por  eso  ungen  con  crisma  después 
del  baptismo ,  porque  non  deben  ungir  con 
ella  otro  ninguno  sinon  aquel  que  fuere  cris- 
tiano, ca  crisma  et  cristiano  tomaron  nome 
de  Cristo  -,  et  esta  manera  de  unción  que  facen 
en  la  frente  con  crisma  llaman  confirmación , 
et  non  la  puede  otro  ninguno  facer  sinon 
obispo,  segunt  o\e  suso  diximos.  Mas  la  otra 
unción  que  facen  otrosi  con  crisma  en  somo 


LEX  XVI. 


In  conseeratione  Ecclesiae  unguntur  parietes 
clirismate  signo  crucis  in  certis  locis.  Itera  ungun- 


de  la  cabeza  después  del  baptismo,  et  aun  las 
otras  que  son  fechas  con  olio  ante  del  bap- 
tismo ,  puédenlas  facer  los  clérigos  misacan- 
taños. 

LEY  XVI. 

De  las  tinciones  que  facen  en  las  eglesias  quando 
las  consagran. 

Usan  de  ungir  otras  cosas  segunt  costum- 
bre de  santa  eglesia  demás  de  aquellas  que 
sobredichas  son  en  las  leyes  ante  desta ,  asi 

tur  aliaría  et  arse ,  quando  consecrantur.  ítem  et 
cálices  quando  benedicuntur,  exemplo  veteris  le- 
gis,  et  quia  Sylvester  Papa,  quando  consecrabat 
altare ,  ungebat  iilud  ebrismate.  Hoc  dicit.^ 


70 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


el  perlado  revestir  de  todas  sus  vestiduras, 
las  mejores  et  las  mas  apuestas  que  él  ho- 
biere,  et  otr\  3i  el  que  ha  de  decir  la  pistola 
et  el  que  ha  de  decir  el  evangelio. 

LEY  XXXV. 

De  la  bendición  de  la  candela  que  es  fecha  en 
manera    de   serpiente. 

Revestido  el  obispo  segunt  que  deximos  en 
esta  otra  ley,  hanle  de  traer  una  vara  derecha 
et  luenga  como  asta  de  lanza ,  et  debe  poner 
en  derredor  della  una  candela  revuelta  en 
manera  de  serpiente ,  et  hanla  de  encender  en 
somo  con  fuego  benito  ,  que  ha  el  obispo  de 
bendecir  desta  guisa.  Primeramente  echando 
sobre  él  agua  benita,  et  encensándole  et 
deciendo  estos  tres  salmos  :  el  primero  Deus 
misereatur  nostri ,  que  quiere  decir  Dios  nos 
haya  merced  :  etel  otro  salmo  Deusin  adju- 
torium  meum  intender,  que  muestra  tanto 
como  nuestro  Señor  se  Cuide  apresurada- 
mente de  nos  ayudar  ;  et  el  tercero  salmo 
Inclina  Domine,  que  quiere  tanto  decir  como 
nuestro  Señor  abaxe  la  su  oreja  á  las  nuestras 
oraciones ,  et  que  nos  oya  cada  que  le  llamá- 
remos. Et  esto  dicho  ha  de  facer  una  oración, 
en  que  ruega  á  Dios  que  él ,  que  envió  á  este 
mundo  á  su  Fijo  Jesu  Cristo ,  que  es  piedra 
clara  et  noble  et  puesta  encima  de  la  bóveda , 
que  él  deñe  bendecir  aquel  fuego  con  que 
han  de  encender  aquella  candela ,  que  por 
aquella  lumbre  sean  alumbrados  para  facer 
entera  et  santamiente  la  fiesta  de  pasqua ,  en 
manera  que  puedan  después  facer  mas  cum- 
plidamente la  otra  celestial.  Et  después  que 
bendita  fuere  la  candela ,  débenla  adocir  al 
coro  mucho  honradamiente.  Et  como  quier 
que  estas  palabras  que  ponemos  aqui  aluen- 
guen  mucho  el  libro,  non  deben  por  eso  ser 


escusadas  que  se  hi  non  pongan,  porque 
aquellos  que  las  leyeren ,  et  otrosi  los  legos 
que  non  saben  leer  nin  entender  latin ,  oyendo 
palabras  por  el  nuestro  lenguage,  que  en- 
tiendan que  en  toda  nuestra  ley  no  hay  cosa 
dicha  nin  fecha  que  non  sea  llena  de  santidat 
et  de  significanza  de  los  maravillosos  bienes 
que  Dios  fizo  et  mostró  á  sus  amigos.  Et  por 
ende  allí  o  diz  que  nuestro  señor  Jesu  Cristo 
es  piedra  de  claridat  puesta  en  bóveda ,  esto 
se  prueba  por  tres  maneras  :  ía  primera  por 
los  profetas  que  dixieron  ante  que  él  veniese, 
asi  como  el  rey  David ,  que  la  piedra  que  de- 
sechaban los  que  labraban,  era  puesta  en 
cabo  del  rencon  :  et  aun  dixo  mas ,  que  de 
Dios  era  este  fecho  ,  et-era  maravilloso  á  los 
ojos  de  los  homes.  Et  otrosi  Nabucodonosor 
grant  rey  de  Babilonia  lo  dixo  quando  vido 
una  grant  visión  sobre  una  su  imagen  que  fe- 
dera ,  que  caie  una  piedra  de  un  monte,  que 
non  era  arrancada  con  manos  de  home,  et 
que  firie  en  ella,  et  que  gela  destruye  toda. 
Ca  sin  falla  asi  fue ,  ca  bien  como  la  piedra 
se  face  naturalmiente  de  la  tierra  sin  labor 
ninguna ,  asi  nuestro  señor  Jesu  Cristo  nació 
de  santa  María  segunt  la  natura  de  Dios  por 
Espíritu  Santo  sin  ayuntamiento  de  varón ,  et 
destruyó  al  diablo  et  á  todas  sus  obras ,  que 
se  entiende  por  la  imagen  de  Nabucodonosor. 
Et  la  segunda  porque  él  mesmo  lo  dixo  á  los 
judíos,  que  él  era  piedra,  et  al  que  de  suso 
cayese  quel  quebrantarte  todo  :  et  otrosi  el 
que  hobiese  de  caer  sobre  ella  que  serie  todo 
quebrantado.  La.  tercera  razón  es  que  se 
muestra  por  obra  que  asi  como  la  piedra  tajan 
et  labran,  et  pénenla  después  por  llave  en 
somo  de  la  bóveda  que  encierra  toda  la  labor 
et  la  tiene  firme ,  otrosi  por  esta  semejanza 
quiso  Dios  que  el  su  Fijo  Jesu  Cristo  nuestro 
señor  que  fuese  tormentado  et  muerto  en  la 
cruz  por  nos,  para  ponerlo  sobre  todo,  et 


como  quando  consagran  eglesias,  que  ungen 
las  paredes,  faciendo  cruces  (4)  con  la  crisma 
en  ellas  en  lugares  contados.  Et  otrosi  ungen 
los  altares  et  las  aras  (2)  quando  las  consa- 
gran, et  los  cálices  quando  los  bendicen.  Et 
esto  habernos  por  enxiemplodc  la  viejaley ,  o 
mandó  Dios  á  Moysen  que  ficicsc  olio  para 
ungir  el  tabernáculo,  ei  el  arca  del  testa- 

0)  Cruces.  Vidc  in  1.  iU.  lit.  10.  infra  cad. 
parlíl. 


mentó ,  et  la  mesa  et  los  vasos  en  que  facían 
el  sacrificio.  Et  aun  lo  habernos  por  enxiem- 
pío  de  la  ley  nueva  •,  ca  sant  Sylvestre  papa 
quando  consagraba  algunt  altar,  ungíalo  con 
crisma,  onde  hobieron  enxiemplo  todos  los 
perlados  que  fueron  después  del  para  ungir 
los  altares  et  las  otras  cosas  que  son  dichas 
en  esta  ley. 

(2)  Los  altares  et  las  aras.  Adde  cap.  unicura , 
ad  fin.  de.  mcraunct. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


71 


cerrar  con  el  et  ayuntar  las  paredes  de  la  ley- 
vieja  et  de  la  nueva  :  ca  por  la  vieja  dio  á  los 
homes  entrada  para  querer  et  cobdiciar  el 
amor  de  Dios,  et  por  la  nueva  mostróles 
cómo  lo  ganasen  conosciendol  et  amandol. 
Et  segunt  esto  por  significanza  fue  otrosí 
fecha  la  candela  que  deximos  que  es  fecha 
en  manera  de  serpiente,  que  asi  como  fizo 
Moysen  en  el  desierto  una  serpiente  de  aram- 
bre ,  et  quando  la  alzaban  arriba  en  una  vara 
todos  aquellos  que  eran  mordidos  de  ser- 
pientes et  la  veian,  luego  les  dexaba  el  dolor : 
otrosi  quien  bien  parare  mientes  como  nues- 
tro señor  Jesu  Cristo  fue  alzado  en  la  cruz ,  et 
el  tormento  que  pasó,  et  se  doliere  de  la  su 
pasión  et  de  sí  mesmo ,  et  le  pediere  merced 
quel  perdone,  sanarle  ha  de  las  mordeduras 
malas  de  los  pecados  quel  fizo  facer  el  diablo 
que  es  serpiente  antigua.  Et  que  esta  signifi- 
canza que  habernos  dicho  sea  verdat,  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  lo  dixo  por  si  á  Nicodemus, 
que  era  home  en  que  se  fiaba  et  descubría 
algunas  de  sus  poridades  porquel  tenie  por 
derechurero  et  de  buena  vida-,  et  díxogelo 
ante  que  prisiese  muerte  et  pasión ,  et  le  fizo 
entender  la  Trinidat,  et  le  mostró  por  qué 
razón  era  él  Fijo  de  Dios ,  et  cómo  habie  de 
morir  por  salvar  el  mundo,  deciendo  asi, 
que  como  Moysen  alzara  la  serpiente  en  el 
desierto,  asi  convenie  que  fuese  alzado  el 
Fijo  de  la  Virgen  de  sobre  la  tierra ,  porque 
los  que  en  él  creyesen  non  peresciesen ,  mas 
hobiesen  vida  perdurable.  Et  á  lo  al  de  la 
lumbre  que  diz  en  la  bendición  del  fuego  con 
que  han  de  encender  la  candela ,  esto  se  en- 


tiende por  nuestro  señor  Jesu  Cristo,  que  es 
luz  verdadera  que  alumbra  á  todas  las  cosas , 
á  cada  una  segunt  conviene,  et  señalada- 
miente  á  los  corazones  et  á  las  voluntades  de 
aquellos  que  están  en  tinebra  de  pecado  se- 
gunt dixo  Job  :  Señor  Dios,  tú  diste  luz  á  los 
pecadores ,  porque  te  viesen  los  que  eran  en 
tkicbras  ct  en  sombra  de  muerte. 

LEY  XXXVI. 

De  la  misa  cómo  se  debe  decir; 

Bendita  la  candela  et  aducha  al  coro  segunt 
que  deximos  en  la  ley  ante  desta ,  débense 
revestir  los  prestes  et  los  diáconos  et  los  so- 
diáconos,  et  estar  todos  por  orden  en  el  coro 
esperando  fasta  que  venga  el  obispo  con 
grant  procesión  á  la  misa,  asi  como  en  los 
dias  de  las  grandes  fiestas.  Et  luego  que  lo 
vieren,  debe  el  cantor  comenzar  el  oficio, 
que  es  Nos  aütem  gloriari  oportet  :  et  estas 
son  las  palabras  que  dixo  sant  Pablo,  que 
quiere  decir  que  nos  debemos  tener  por 
honrados ,  et  preciarnos  mucho  por  la  cruz 
de  nuestro  señor  Jesu  Cristo  en  que  él  quiso 
morir,  que  es  nuestra  salud ,  et  vida  et  resu- 
citamiento  por  que  nos  somos  salvos,  et 
seguros  et  libres.  Et  esta  libredumbre  se  en- 
tiende en  tres  maneras  :  la  una  de  los  pecados 
antiguos  que  fizo  el  primero  home  por  que 
cayó  todo  su  linage  en  culpa ,  de  guisa  que 
iban  al  infierno  en  cuerpos  et  en  almas  donde 
los  él  sacó ,  et  libró  los  sus  amigos  después 
que  fue  muerto  en  la  cruz :  la  segunda  razón 


LEY  xvn. 

Bel  Sacramento  de  la  Penitencia. 

Santidat  hobo  en  sí  muy  grande  sant  Johan 
Baptista  (4),  etporende  lo  amó  tanto  nuestro 
señor  Jesu  Cristo,  que  dixo  por  él  (2)  que, 
entre  todos  quantos  nascieron  de  home  et  de 
muger,  él  era  el  mayor  en  ellos ,  et  tan  afin- 
cadamente lo  amó ,  que  á  él  envió  primera- 

LEX  XVII. 

Dcscribuntur  in  ¡sta  lege,  quae  lúe  tractantur 
circa  poenitentise  sacramentum.  Hoc  dicit. 

(1)  Sant  Johan  Baptista.  Iste  primus  noviTesfa- 
wenti  posujt  fundamenta,  ut  tradit  Cartusiau. 


mente  por  su  mandadero,  que  predicase  antes 
quel  viniese ,  et  demostrase  á  los  homes  car- 
rera de  salvación ,  predicándoles  baptismo  et 
penitencia  (3).  Et  él  mismo  después  que  vino 
en  tierra  lo  predicó ,  et  confirmó  lo  que  dixo 
sant  Johan ,  et  mandó  muy  afincadamente  á 
los  homes  que  ficiesen  penitencia,  ca  por  ella 
ganarían  el  regno  de  Dios  :  et  por  esto  uno 
de  los  mayores  sagramientos  de  santa  eglesia 
es  la  penitencia. 

part.  1.  cap.  17.  col.  k.  Erat  iste  lucerna  ardens,  et 
lucens,  Joan.  cap.  b*  v.  55. 

(2)  Dixo  por  él.  Matlli.  Cap.  11  v.  11. 

(5)  Baptismo  et  penitencia  Vide  Matth.  cap.  5. 
V.  2.  etMarc.  i.  V.  4, 


72 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


es  que  tan  siervGS  eran  los  homes  del  diablo, 
que  ninguna  obra  que  feciesen  de  bien  non 
les  valie  porque  al  infierno  non  fuesen  :  et 
desta  servidumbre  nos  tiró  nuestro  señor 
Jesu  Cristo  muy  bien ,  ca  non  tan  solamiente 
valen  al  home  los  bienes  que  face  en  este 
mundo  para  ir  á  paraiso  et  non  al  infierno , 
mas  aun  los  otros  que  facen  por  él  después 
que  muere.  La  tercera  razón  por  que  somos 
libres  et  salvos  es  porque.si  ante  éramos  sier- 
vos del  diablo  que  es  siervo,  asi  agora  somos 
señores  del  et  de  nos  mesmos ,  porque  somos 
vasallos  del  Fijo  de  Dios  que  es  señor  sobre 
todo ,  et  que  nos  vino  salvar  et  redemir  por 
la  su  muerte ,  tomando1  la  sierva  figura  del 
home ,  et  él  que  era  celestial  faciéndose  ter- 
renal porque  nos  que  somos  terrenales  fuése- 
mos celestiales.  Et  estableció  santa  eglesia 
•  que  en  tal  dia  como  este  que  non  dixiesen  á 
la  mLa  Gloria  Patri ,  que  quier  tanto  decir 
como  la  gloria  del  Padre :  et  esto  es  por  razón 
de  la  muerte  del  Fijo  :  mas  han  de  tornar  al 
oficio  otra  vegada  fasta  que  el  obispo  llegue 
al  altar.  Et  debe  ser  dicha  Gloria  in  excel- 
sis  Deo,  que  muestra  tanto  como  de  Dios 
Padre  que  es  en  los  cielos  sea  la  honra  et  la 
alabanza ,  ca  él  da  en  tierra  paz  á  los  homes 
de  buena  voluntad.  Et  después  que  la  hubie- 
ren acabada  ha  de  decir  el  obispo  que  Dios 
les  dé  paz ,  et  han  de  responder  los  del  coro 
que  sea  esto  con  el  su  espíritu  que  recibió  de 
Dios ,  con  que  ha  poder  de  dalles  paz.  Et  des- 
pués debe  decir  el  obispo  esta  oración ,  en 
que  ruega  á  Dios ,  contra  el  qual  Judas  fue 
culpado  de  la  su  pena ,  et  el  ladrón  confesán- 
dose recibió  gualardon ,  que  nos  otorgue  su 


esleimiento  complido ;  et  que  asi  como  nue£ 
tro  señor  Jesu  Cristo  sofrió  et  tomó  soldada 
de  merescimientos  en  la  su  pasión  de  muchas 
maneras,  asi  sea  tollido  de  nos  el  error  viejo, 
et  séanos  dada  la  su  gracia  de  la  resurrección 
de  aquel  que  con  él  vive  et  regna  con  el  Es- 
píritu Santo  por  siempre  jamas.  Et  aqui  o  diz 
que  su  Fijo  tomó  soldada  de  merescimientos, 
esto  se  entiende  porque  él  sofrió  pasión  et 
muerte  por  los  pecadores,  segunt  dixo  Isaías 
el  profeta  en  voz  de  Dios ,  como  si  dixiese  al 
pueblo  quanto  feciera  por  ellos  en  tal  que 
hobiesen  salvación ,  que  dio  su  Fijo  á  pena  et 
á  muerte  deciendo,  por  los  pecadores  del  mi 
pueblo  lo  ferí.  Et  quien  bien  parare  mientes 
esta  ferida  fue  muy  grande  en  dos  maneras : 
la  una  en  sofrir  muerte  et  cruda  et  deshon- 
rada-, la  otra  dolorida  et  piadosa  en  sofrir 
mal  que  non  meresció,  et  non  seyendo  cul- 
pado lazrar  por  los  culpados  :  et  esto  se 
muestra  muy  paladinamente  alli  o  diz  el  pro- 
feta :  fizíe  mal  al  que  non  habia  en  sí  maldat , 
nin  fue  fallado  engaño  en  la  su  boca.  Et  des- 
pués que  fuere  acabada  esta  oración  que 
deximos  debe  leer  el  subdiácono  la  pistola  , 
que  son  palabras  de  carta  que  envió  sant 
Pablo  á  los  de  una  cibdat  que  llaman  Corin- 
tio ,  en  que  les  reprehendie  de  como  comien 
et  bebien  en  tal  dia  como  este,  faciendo  cenas 
en  la  eglesia ,  et  mostrábales  que  como  quier 
que  les  él  loaba  dello  porque  cuidaba  que  lo 
facian  por  buena  cristiandat,  que  por  eso 
non  tenia  que  era  razón  que  lo  feciesen ,  ca 
la  eglesia  que  era  casa  para  facer  oración ,  do 
se  dicen  todas  las  horas  et  la  misa  que  es  mas 
honrada ,  en  que  se  sagra  el  cuerpo  de  nues- 


LEY  XVIII 

Qué  cosa  es  penitencia,  et  quántas  maneras  son 
della. 

Escribieron  los  santos  padres  muchas  co- 
sas de  la  penitencia,  porque  los  homes  fue- 


sen sabidores  de  las  facer  complidamente :  et 
dixeron  que  penitencia  es  (1)  arrepentirse  et 
dolerse  home  de  sus  pecados ,  de  manera  que 
non  haya  voluntad  de  tornar  mas  á  ellos  5  et 
son  tres  maneras  della.  La  primera  es  la  que 
llaman  los  clérigos  solepne,  que  quiere  tanto 
decir  como  penitencia  que  es  fecha  con  muy 


LEX  XVIII. 

Pcenitenlia  'est  doleré  de  peccalis,  cum  propo- 
sito non  rcdeundi  ad  ca;  et  triplex  est  modus  poe- 
nitentiac,  solemnis  scilicet,  publicse ,  el  privata;, 
et  describilur  bic,  qualiter  fíat  solemnis  pceniten- 
tia.  Hoc.  dicit. 

(i)  Pe?iilmcia  es.  Concordat  cum  cap.  i,  et  6. 


depcenüent.  dist.  5.  ubi  B.  Gregor.  dicit :  «  Poeni- 
«  tentia  est  prselerita  mala  plangere,  et  plangenda 
«  iterum  non  commitlerc;  »  et  secundum  August. 
poonitenlia  est,  qucedam  dolens  vindicta,  puniens 
in  se  quod  dolet  commisisse,  cap.  poenitentia,  ead. 
dist  et  vide  quod  babelur  ead.  dist.  § .  sed  verba, 
et  $.  sed  contra,  sub  cap.  quis  aliqwmdo,  de 
pwnti.  dist.  1, 


BE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


75 


tro  señor  Jesu  Cristo ,  non  debe  ser  tornada 
á  comer  en  ella  nin  á  beber  5  ca  desto  vienen 
muchos  males ,  porque  algunas  vegadas  algu- 
nos dormien  en  lugar  de  facer  oración ,  et  los 
otros  habían  fambre,  et  non  tenian  que  co- 
mer, et  pedíanlo  alii ,  et  los  otros  se  embeu- 
daban;  et  por  ende  trababa  con  ellos  sant 
Pablo  deciéndoles  que  cada  uno  habie  casas 
donde  podrie  esto  facer  mas  con  guisa  que 
non  en  la  eglesia ,  ca  semejaba  que  desprecia- 
ban á  Dios  et  á  ella ,  et  daban  carrera  por  que 
la  despreciasen  los  que  non  habian  fe ;  mas 
que  él  les  diría  por  la  gracia  que  recibiera  de 
Dios  en  qual  guisa  debían  facer.  Et  esto  era 
que  parasen  mientes  á  lo  que  feciera  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  en  tal  dia  como  este  en  que 
Judas  lo  trayó ,  que  alli  do  cenaba  tomó  el 
pan ,  et  dando  gracias  á  Dios  su  Padre  que- 
brantólo et  dixo  :  este  es  el  mi  cuerpo  que 
por  vos  será  traído ,  et  esto  faredes  siempre 
en  mi  remembranza  :  et  eso  mismo  fizo  des- 
pués que  cenó,  que  tomó  el  vaso  en  que  es- 
taba el  vino  et  dixo  •,  este  es  vaso  en  que  yace 
la  mi  sangre  deste  nuevo  testamento ,  que  se  ' 
entiende  por  nueva  postura  que  ponie  con  los 
cristianos ,  porque  sopiesen  que  cada  vez  que 
fuesen  á  comer  de  aquel  pan  et  bebiesen  de 
aquel  vino  siempre  recontarían  la  muerte  de 
nuestro  señor  Jesu  Cristo  fasta  que  veniese , 
que  se  da  á  entender  para  judgar  el  mundo  5 
mas  quien  comiese  de  aquel  pan  et  bebiese 
de  aquel  vino  non  dignamente  como  debía 
culpado  era  de  la  muerte  et  de  la  sangre  de 
nuestro  señor  Jesu. Cristo  :  et  por  ende  que 
debia  probar  cada  uno  ante  á  sí  mesmo , 
repintiéndose  de  sus  pecados  porque  limpia- 
miente  lo  comiese  et  lo  bebiese  5  ca  el  que  de 


otra  guisa  lo  comiese  ó  lo  bebiese,  juicio 
comie  et  bebie  para  siempre  para  sí,  non 
porque  este  juicio  tanxiese  nin  toviese  daño 
al  cuerpo  del  nuestro  señor  Jesu  Cristo,  mas 
á  aquel  solamiente  que  lo  recibe  como  non 
debe  recebir  :  et  que  parasen  mientes  cada 
uno  en  sí ,  ca  entre  ellos  muchos  eran  enfer- 
mos et  flacos,  et  dormien  mucho  :  et  esto  se 
entiende  por  los  que  han  enfermedat  de  peca- 
dos, et  se  duermen  mucho  yaciendo  en  ellos, 
non  queriendo  despertar  para  arrepentirse 
de  ellos  :  et  si  ellos  se  juzgasen  bien ,  que  non 
serian  después  juzgados ,  ca  los  que  á  sí  mes- 
mos  judgan  eran  emendados  de  Dios,  et  non 
eran  condepnados  en  la  pena  de  este  mundo, 
que  se  da  á  entender  por  los  pecados  que  en 
él  hobiesen  fecho.  Et  la  pistola  acabada 
deben  decir  unas  palabras  cantando ,  que  es 
dicho  responso  que  dixo  otrosí  sant  Pablo  en 
otra  su  pistola  que  envió  á  los  de  Corintio  en 
como  Jesu  Cristo  se  fizo  por  nos  obediente  á 
Dios  su  Padre  fasta  la  muerte,  et  la  muerte 
que  fuera  en  la  cruz ,  por  la  qual  cosa  Dios  lo 
ensalzó  ét  lo  honró,  et  dióle  nombre  que  es 
sobre  todo  otro  nombre ,  et  que  todas  las 
cosas  fincasen  los  hinojos  en  el  su  nombre, 
también  las  celestiales,  como  las  temporales, 
como  las  de  los  infiernos ;  et  que  toda  lengua 
confesase  que  nuestro  señor  Jesu  Cristo  es  en 
la  gloria  de  Dios  su  Padre.  Mas  desla  pistola 
non  dicen  mas  en  el  responso  de  fasta  alli  do 
diz  que  la  muerte  fuera  en  la  cruz  :  et  des- 
pués que  lo  hobieren  acabado  hanlo  de  tornar 
á  decir  otra  vez  cantando,  porque  non  hay 
alleluya  nin  tracto,  que  quiere  tanto  decir 
como  refrán. 


grant  devoción ;  et  esta  facen  los  homes  en  la 
quaresma,  desta  guisa :  aquellos  que  la  han 
de  facer  deben  venir  á  la  puerta  de  la  eglesia 
el  primero  miércoles  de  quaresma  (2),  descal- 
zos et  vestidos  de  paños  de  lana  que  sean 
viles  (3) ,  et  traer  las  caras  baxadas  á  tierra 
con  grant  homildat,  demostrándose  en  esto 
por  culpados  del  pecado  que  ficieron ,  et  que 
han  grant  voluntad  de  facer  penitencia  del  5 
et  deben  hi  estar  con  ellos  sus  arciprestes  et 


los  clérigos  de  sus  eglesias,  onde  son  parro- 
quianos aquellos  que  oyeren  sus  penitencias ; 
et  después  desto  debe  salir  el  obispo  cen  los 
clérigos  á  la  puerta  de  la  eglesia  á  rescebirlos 
et  meterlos  dentro ,  rezando  los  siete  salmos 
penitenciales,  yaciendo  á  preces  el  obispo,  et 
llorando  et  rogando  á  Dios  por  ellos  que  los 
perdone.  Et  desque  los  salmos  fueren  reza- 
dos, débese  el  obispo  (4)  levantar  de  la  ora- 
ción et  poner  las  manos  sobre  aquellos  peniT 


(2)  Miércoles  de  quaresma.  Ortum  habet  á  cap. 
¿ji  capitc,  50.  dist.  unde  et  ex  dictis  Glossae  ibi 
sumpta  cst  ista.  1. 

(3)  De  paños  de  lana  que  sean  viles.  In  dict.  cao. 


in  capite  dicitur  saco,  et  intelligitur  de  vili  veste, 
ut  habes  hic ,  et  declaral  etiam  ib¡  Praep. 
(4)  El  Obispo,  Licétratione  majoris  solemnitatis 


74 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IW 


LEY  XXXVII. 

Be  cómo  ha  de  ser  dicho  el  evangelio. 

Evangelio  tanto  quiere  decir  como  palabra 
verdadera.  Et  esto  se  muestra  en  este  lugar 
del  que  fizo  sant  Johan  evangelista  en  que 
contó  de  aquello  que  nuestro  señor  Jesu 
Cristo  obró  el  Jueves  de  la  cena ,  et  dixo  asi : 
que  ante  del  dia  de  la  fiesta  de  pascua  sa- 
biendo nuestro  señor  Jesu  Cristo  que  venie  la 
su  hora  en  que  pasase  deste  mundo  á  su  Pa- 
dre ,  como  quier  que  él  amara  los  suyos  en 
este  mundo ,  á  la  fin  mostró  que  los  amaba 
mas :  asi  que  después  que  la  cena  fue  fecha , 
et  el  diablo  hobiese  metido  en  corazón  á  Judas 
Escarióte  que  lo  vendiese  á  los  judíos  por 
treinta  dineros ,  sabiendo  él  que  todas  las  co- 
sas metiera  su  Padre  en  sus  manos ,  et  que 
del  veniera  et  á  él  iba ,  levantóse  de  la  cena , 
et  desnudó  sus  vestidos  que  traia,  et  tomó  un 
grant  paño  de  lino  et  ciñóselo ,  et  después 
metió  del  agua  en  una  pila,  et  comenzó  lavar 
los  pies  de  los  sus  decípulos,  et  alimpiarlos 
con  aquel  paño  que  ceñiera.  Et  quando  vino 
á  sant  Pedro  por  lavargelos  dixol  asi  sant 
Pedro  :  Señor  tú  me  lavarás  los  pies  :  res- 
pondiol  Jesu  Cristo  et  dixol  :  lo  que  yo  fago 
non  lo  sabes  tú,  mas  después  lo  sabrás  j 
dixol  sant  Pedro  :  non  me  los  lavarás  toda- 


vía :  et  esto  quier  tanto  decir  como  que  una 
vegada  ahondaba  para  ser  lavado  et  limpio  •,  et 
sobresto  dixol  Jesu  Cristo  :  si  te  non  lavare 
don  haberás  parte  comigo  :  et  sant  Pedro  res- 
pondiol  et  dixo  :  pues  que  asi  es  non  me 
lavarás  los  pies  tan  solamiente ,  mas  las  ma- 
nos et  la  cabeza.  Et  dixol  Jesu  Cristo  :  el  que 
limpio  es  non  conviene  -quel  lave  sinon  los 
pies ,  porque  es  todo  lo  al  limpiado ,  et  vos 
limpios  sodes ,  mas  non  todos  :  et  esto  dixo 
él  sabiendo  él  quien  era  aquel  quel  trahia ; 
por  eso  habie  dicho  que  non  eran  todos  lim- 
pios. Et  después  que  esto  hobo  fecho  tollo 
aquel  paño  que  traie  cinto ,  et  vestió  sus  ves- 
tiduras, et  asentóse  otra  vez  á  la  cena  et 
díxoles  asi :  sabedes  por  que  vos  fiz  esto,  vos 
me  llamades  maestro  et  señor,  et  decides 
bien  ca  asi  lo  so  :  et  si  yo  lavé  los  vuestros 
pies  que  so  maestro  et  señor,  quanto  mas  los 
debedes  lavar  vos  unos  á  otros  :  et  este 
enxiemplo  vos  di,  que  asi  como  lo  yo  á  vos 
fice,  que  asi  lo  fagades  vos  otrosi.  Et  por 
ende  quien  bien  parare  mientes  en  estas 
razones  debe  ser  homildoso  en  dos  maneras  : 
la  una  en  su  voluntad  espiritualmiente  quanto 
-en  Dios;  la  otra  en  las  obras  temporalmente 
quanto  en  los  fechos  de  este  mundo.  Et  des- 
pués que  fuere  el  evangelio  dicho  ha  de 
comenzar  el  obispo  cantando  Credo  in  Deum, 
ct  hanlo  de  acabar  los  del  coro  :  et  esto  dicho 


tenciales,  et  ponerles  la  ceniza  en  ellos, 
echándoles  del  agua  bendita  en  las  cabezas , 
et  cubriéndogelas  con  celicio,  et  decirles  es- 
tas palabras  sospirando  et  llorando  :  Que  asi 
como  Adán  fué  echado  del  paraíso ,  asi  han 
de  ser  ellos  echados  por  sus  pecados  de  la 
eglesia.  Et  entonce  debe  mandar  á  los  que 
hovieren  orden  de  ostiario,  que  los  echen 
fuera  della  •,  et  en  echándolos  deben  ir  los  cié- 
y?  rigos  en  pos  dellos,  diciendo  un  responso  que 
comienza  así  :  In  sudore  vultus  tui  vesceris 
pane  íuo,  que  quiere  decir :  En  sudor  de  tu 
cara  et  en  lacerio  de  tu  cuerpo ,  comerás  tu 
pan :  ethan  de  morar  á  la  puerta  de  la  eglesia 
toda  la  quaresma  en  cabañuelas.  Et  en  el  dia 

ista  poenitentia  Episcopo  reservetur,  ut  hic  et  in 
dicto  cap.  in  capite;  si  tamcn  Episcopus  prsesens, 
vel  absens  pra?ciperet  alicui  presbytero,  ut  sup- 
plerel  vicem  suam  circa  impositionem  solemuis 
poenitentioe,  et  reconciliationis ,  possct  ficri  per 
presbylerum;  quia  isla  non  dicunlur  proprie  or- 
dinis  episcopaliSj  secundum  Prscpos.  in  cap.  poeni- 


santo  del  Jueves  de  la  cena  deben  venir  de 
cabo  los  arciprestes  et  los  clérigos  que  oye- 
sen las  confesiones  de  aquellos  homes,  et 
presentarlos  otra  vez  á  la  puerta  de  la  eglesia, 
et  desi  meterlos  dentro ;  et  deben  estar  en  la 
eglesia  á  las  horas  fasta  el  domingo  de  las 
ochavas  $  mas  non  deben  comulgar,  nin  tomar 
paz  en  aquellos  dias  con  los  otros,  nin  entrar 
después  en  la  eglesia,  fasta  la  otra  quaresma , 
faciéndolo  asi  cada  año ,  fasta  que  sea  aca- 
bada la  penitencia:  et  quando  la  acabaren, 
débelos  reconciliar  el  obispo ,  ca  non  lo  puede 
otro  facer  ;  et  después  que  fueren  reconci- 
liados, pueden  entrar  en  la  eglesia  et  facer 
como  los  otros  fieles  cristianos. 

lentes,  50.  dist.  post  Cardin.  licét  Specul.  et  etiam 
Petrus  de  Palud.  in  h.  Sent.  dist.  14.  secundum 
Praepos.  ubi  supra ,  aliler  tenuerint :  sed  primum 
tcnet  consuetudo  secundum  eum,  quoe  consuetudo 
servanda  est  in  talibus  positivis ,  unde  poeniten- 
tiarii  Ep¡scoporum,ipsis<absentibus,  ipsam  impo- 
íiunt,  et  hoc  cUam  habctur  infra,  in  l  próxima. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


75 


ha  de  decir  el  obispo  Dominus  vobiscum,  et 
hanle  ellos  de  responder  et  cum  spiritu  tuo  : 
et  él  ha  de  decir  que  rueguen  á  Dios  :  et  es- 
tonce han  ellos  de  cantar  este  canto  que  can- 
tan quando  ofrecen  los  homes,  que  son 
palabras  que  dixo  el  rey  David  en  el  Salterio 
en  significanza  de  Jesu  Cristo,  en  que  diz  que 
la  diestra  del  Señor  fizo  virtud ,  et  la  su  dies- 
tra lo  ensalzó  :  et  por  ende  non  morie ,  mas 
serie  vivo  et  contarie  las  obras  de  Dios.  Et 
después  que  hobieren  ofrecido  los  que  qui- 
sieren ofrecer,  ha  de  comenzar  el  obispo  á 
decir  la  sagra,  etante  que  llegue  al  lugar  o 
diz  porque  el  Señor  todas  las  cosas  buenas 
cria ,  han  de  ofrecelle  los  clérigos  el  olio  en 
una  de  las  ampollas  que  deximos  que  es  para 
untar  los  enfermos. 

LEY  XXXVIII. 

De  cómo  ha  de  ser  bendicho  el  olio  que  es  para 
los  enfermos. 

Ofrecido  al  obispo  el  olio  de  las  olivas  que 
deximos  en  esta  otra  ley  que  conviene  para 
untar  los  enfermos,  halo  él  de  tomar,  et 
exorcizarlo  et  bendecirlo  desta  guisa ,  de- 
ciendo  que  conjura  á  satanás ,  et  á  todos  los 
sus  malos  espíritus ,  et  á  toda  manera  de  fan- 
tasma en  el  nombre  del  Padre  et  del  Fijo  et 


del  Espíritu  Santo ;  que  si  está  en  aquel  olio 
que  se  parta  del ,  porque  sea  del  fecha  unción 
espiritual  para  dar  fortaleza  al  templo  de  Dios 
vivo ,  porque  el  Espíritu  Santo  pueda  en  él 
morar  por  el  nombre  de  Dios  Padre  poderoso, 
et  del  mucho  amado  Jesu  Cristo  su  Fijo  nues- 
tro señor,  el  qual  envié  en  él  su  espíritu  del 
cielo  en  aquella  grosura  de  las  olivas  que  fizo 
sallir  del  leño  verde  para  ahondar  él  cuerpo 
et  la  entencion  del  home.  Et  que  lo  quiera 
bendecir,  porque  á  los  que  fueren  untados 
con  él,  et  lo  gostaren  et  lo  tomaren,  sea 
aquel  engüento  complida  melecina  celestial 
para  toller  todos  los  dolores  et  las  enferme- 
dades ,  también  de  las  voluntades ,  como  de 
los  cuerpos ,  onde  untó  los  sacerdotes ,  et  los 
reyes  et  los  mártires ,  et  que  sea  crisma  acaba- 
da á  nos  por  la  su  bendición ,  en  manera  que 
finque  en  nuestras  voluntades  por  el  nombre 
de  nuestro  señor  Jesu  Cristo.  Et  después 
desto  ha  de  decir  otra  oración,  en  que  diz 
asi :  que  Dios  por  la  acucia  del  entendimiento 
del  linage  de  los  homes  dio  grant  bendición 
á  las  sus  criaturas.  Et  que  el  provecho  del 
sacramento  de  nuestras  almas  et  de  los 
cuerpos  de  las  sus  criaturas  fuese  todo  en  sus 
tiempos  por  las  nuestras  obras ;  que  él  envié 
sobre  aquel  olio  la  su  santidad,  porque  él 
saque  de  sus  miembros  que  con  él  fueren 
untados  los  poderes  del  diablo  que  es  nuestro 


LEY  XIX. 

Quién  puede  dar  la  penitencia  solepne ,  et  por. 
quáles  pecados. 

Osado  non  debe  ser  ningunt  clérigo  de  dar 
penitencia  solepne ,  en  la  manera  que  dixie- 
mos  en  la  ley  ante  desta  ,•  ca  non  pertenece 
de  facer  esto  á  otro  sinon  al  obispo,  ó  á  quien 


él  mandare  (1)  señaladamente.  Et  otrosí  non 
la  deben  dar  sinon  por  pecado  mortal  que 
fuese  muy  grande  (2)  et  muy  desaguisado  que 
hobiese  alguno  fecho,  et  que  fuese  tan  sabido 
que  todos  los  de  aquella  villa  o  acaesciese  fa- 
blasen  dello,  et  lo  toviesen  por  mal ;  nin  de- 
pen  poner  tal  penitencia  á  ninguno  mas  de 
una  vez  (3).  Et  aun  tovo  por  bien  santa  egle- 
sia  que  tal  penitencia  como  esta  non  fuese 


LEX  XÍX. 

Pcenitentia  solemnis  non  debet  imponi ,  nisi  pro 
cnormi  peccato  mortali,  de  quo  publica  infamia  sit 
in  populo;  et  nullus  citra  Episcopum ,  nisi  de  ejus 
speciali  mandato,  imponere  eam  potest,  ñeque 
debet  imponi  nisi  semel;  et  elenco  non  est  impo- 
nenda,  nisi  prius  degradetur;  et  solemniter  pceni- 
tens  non  aspirabit  postea  ad  militiam  vcl  clericatura , 
ñeque  contrahet  matrimonium,  licét  si  contraxerifc, 
tenebit  matrimonium. 

(1)  O  á  quien  él  mandare.  Nota  ad  dicta  supra 
1.  proxim. 


(2)  Muy  grande.  Solemnis  pcenitentia  non  est 
imponenda  nisi  pro  crimine  manifestó  et  enormi , 
quod  totam  urbem  commovet,  cap.  fin.  26.  qua;st.  7. 
cap.  de  pcenüentybus ,  de  consec.  distinct.  o.  gloss. 
fin.  in  cap.  in  capite,  bO.  dist.  et  hic,  et  imponitur 
fceminis  sicut  et  viris ,  glos.  h.  per  text.  ibi  in  cap. 
de  his,  53.  quaest.  2. 

(5)  Una  vez.  Adde  cap.  quamvis,  et  ibi  Glos.  bO. 
dist.  ubi  in  text.  et  glos.  ponuntur  rationes ;  et  ibi 
ctiam  per  Arcbid.  et  an  isti  solemniter  pcenitentes 
sint  de  foro  Ecclesise,  vide  Gloss.  in  cap.  si  quis 
post  remissionem ,  bO.  dist.  ctper  Abb.  incap.  2. 
de  foro  compet,  column.  5.  versic.  queero  quid  de 


76 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


aversario ,  et  que  la  gracia  del  Espíritu  Santo 
los  esfuerce,  tolliendo  dellos  los  pecados,  et 
les  aduga  á  sanidat  et  á  salvación  complida. 
Et  después  que  el  olio  fuere  bendito  debe  ser 
tornado  de  aquella  manera  que  lo  aduxieron 
al  lugar  donde  lo  sacaron. 

LEY  XXXIX. 

La  virtud  que  ha  en  si  el  olio  de  los  enfermos } 
et  la  pro  que  face. 

Grande  es  la  virtud  et  la  pro  que  ha  en  este 
olio  que  deximos  que  es  para  los  enfermos  , 
ca  non  tan  solamiente  es  bueno  para  el 
cuerpo  ,  mas  aun  al  alma.  Et  esta  virtud  es  en 
tres  maneras  :  la  primera  en  la  natura  del 
olio ,  la  segunda  en  las  palabras  que  se  dicen 
sobre  él,  la  tercera  en  las. obras  que  se  facen 
con  él ;  ca  el  olio  ha  en  sí  grant  virtud  quanto 
en  gobernar  el  cuerpo  del  home  que  lo  come, 
et  otrosí  en  amansar  los  dolores ,  et  aun  en 
ser  blando  et  sabroso  de  tañer  con  la  mano  a 
aquel  que  es  untado  del.  La  segunda  virtud  es 
por  las  palabras  espirituales  que  son  dichas 
sobrél ,  ca  también  le  conviene  que  luego 
reciha  el  sacramento  dellas  mas  que  otra  cosa 
que  non  haya  alma.  La  tercera  en  las  obras 
que  facen  con  él ,  ca  faciéndose  asi  cada  una 
como  conviene ,  también  el  obrador  como  el 
sobre  que  obra  luego  han  el  bien  que  en  sí 
ha.  Et  esto  es  porque  el  que  faz  la  obra  recibe 
en  sí  bondat,  et  el  sobre  que  es  fecha  pro ,  ca 
sin  lo  que  es  provechoso  para  comer  et  para 
dar  salud,  et  aun  para  facer  tesoro  de  muy 
grant  riqueza  á  los  que  lo  han  abondada- 
miente,  que  son  tres  cosas  que  tienen  muy 
grant  pro  para  vevir  los  homes  en   este 


mundo  ricos  et  viciosos ;  mas  sobre  esto  ha 
en  sí  otros  provechos  muchos,  et  mayores  et 
maravillosos ,  ca  á  los  enfermos  que  del  son 
untados  fáceles  remembrar  de  la  muerte, 
porque  se  duelan  de  los  pecados  que  tienen 
fechos,  repentiéndose  et  confesándose  dellos. 
Et  á  los  que  son  para  sanar  ayúdalos  como 
sanen  mas  aina,  et  á  los  que  son  para  morir 
dales  conorte  et  esfuerzo  porque  vayan  de 
este  mundo  seguros,  creyendo  firmemiente 
que  el  diablo  non  haberá  parte  en  las  sus  al- 
mas ,  porque  son  repentidos  et  quitos  del  mal 
que  habían  fecho ,  et  demás  que  son  vasallos 
de  Jesu  Cristo ,  et  van  sagrados  del  su  sacra- 
mento ,  et  lievan  la  su  carta  de  seguranza 
que  recibieron  en  el  bautismo  quando  fueron 
bautizados ,  et  otrosí  previllejo  de  confirma- 
miento  quando  los  confirmaron,  et  sobre 
todo  esto  la  señal  de  la  cruz ,  que  son  las  sus 
armas  con  que  venció  al  diablo  et  quebrantó 
el  su  poder,  et  á  las  quales  armas  son  tenudos 
de  obedecer  et  de  honrar  todas  las  cosas  deste 
mundo.  Onde  por  todas  estas  virtudes  que  ha 
en  sí ,  et  por  las  que  del  reciben  los  homes , 
debe  ser  muy  guardado  et  honrado,  et  tenido 
por  muy  santa  cosa. 

LEY  XL. 

La  manera  de  cómo  ha  de  ser  fecha  la  crisma 
et  consagrada. 

Consagrada  et  fecha  debe  ser  la  crisma  con 
grant  honra  segunt  queremos  mostrar.  Et  es 
esto  que  quando  el  obispo  hobiere  consagrado 
el  olio  para  los  enfermos ,  como  en  esta  otra 
ley  deximos ,  ha  de  tornar  á  decir  la  sagra 
de  la  misa  en  aquel  lugar  do  la  dexó  quando 


dada  á  ningunt  clérigo  (4),  fueras  ende  si  lo 
desgradasen  (5)  primeramiente ;  et  esto  íicie- 
ron  por  honra  del  sagramiento  de  las  órde- 

poenilentibus ;  et  imponitoir  hsec  solemnis  pceni- 
tenlia  etiam  invilo,  sccundum  Praepos.  post.  Hug. 
in  dicto  cap.  penitentes,  50.  dist.  in  fine. 

(k)  A  ningunt  clérigo.  Presbytero  vel  Diácono, 
seu  cujuscumque  ordinis  sit,  ut  lúe,  et  in  cap. 
confirmandum ,  et  cap.  illud,  et  cap.  alienum,  bO. 
dist.  el  per  gloss.  vers.  nisi,  in  cap.  queesitum,  de 
penit.  et  remis.  etdemonachis,videGlos.  incap.  1. 
2.  qusest.  3. 
,    (5)  Desgraciasen,  Depositus  solemniter  poenitere 


nes.  Et  qualquier  home  que  tal  penitencia 
íieicse  non  debe  de  allí  adelante  ser  clé- 
rigo (6) ,  nin  caballero ,  nin  vestir  paño  de 

polest,  cap.  sacerdos,  de  peenit.  dist.  6.  et  30. 
qusest.  1.  cap.  si  quis  sácenlos ,  Glos.  in  dict.  cap. 
confirmandum ,  50.  dist.  et  in  cap.  1.  etcap.  quee- 
silum,  de  poenit.  et  rémis. 

(6)  Ser  clérigo.  Habcs  hic,  quód  laicus  qui  so- 
lemniter poeniluit,  non  potest  fieri  clericus  ñeque 
miles,  ñeque  pannos  colorís  induere,  ñeque  ma- 
trimonium  contrahere  :  unde  juvcnibüs  non  est 
fucile  isla  pcenilentia  imponenda ,  ut  in  cap.  peni" 
lentes,  50.  dist.  et  Yide  ad  istam  I.  cap.  fin.  50. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


77 


comenzó  á  sagrar  el  olio  fasta  que  dé  la  ben- 
dición al  pueblo,  que  se  debe  dar  de  la  guisa 
que  queremos  aqui  mostrarlo. 

LEY  XLI. 

Cómo  debe  el  obispo  dar  la  bendición  al  pueblo. 

Tornar  se  debe  el  obispo  contra  el  pueblo 
desque  hobiere  consagrada  la  misa ,  et  ben- 
decirlos desta  guisa  alzando  la  mano  diestra, 
et  santiguándolos  con  ella  de  la  señal  santa 
de  la  cruz ,  deciendo  que  Dios  los  bendiga  5 
aquel  que  por  su  Fijo  Jesu  Cristoja  antigua 
pascua  quiso  tornar  en  nueva,  et  otorgue 
que  tolleido  haya  el  cuidado  de  la  vieja  leva- 
dura ,  que  se  entiende  por  los  pecados  anti- 
guos ,  esparza  en  ellos  esparcimiento  de  nueva 
postura ,  porque  hayan  perdón  et  salvación ; 
et  los  del  coro  han  de  responder  amen ,  que 
quier  tanto  decir  como  Dios  quiera  que  sea 
asi  fecho.  Et  después  que  el  obispo  esto  ho- 
biere dicho  debe  decir  esta  otra  oración  ,  en 
que  ruega  á  Dios  que  aquellos  que  vienen  con 
buena  voluntad  á  honrar  la  fiesta  de  la  cena 
del  nuestro  redemptor  Jesu  Cristo  que  lieven 
ende  la  gracia  de  los  comeres  celestiales  que 


duran  por  siempre.  Et  aqui  han  de  responder 
los  otros  amen.  Et  esto  dicho  debe  el  obispo 
decir  esta  oración  ,  rogando  á  Dios  que  por 
la  ayuda  de  la  su  piadat  los  deñe  alimpiar  de 
las  suciedades  de  sus  pecados  •,  el  qual  por 
amostrar  enxiemplodehumildatlavó  los  pies 
de  los  sus  decípulos.  Et  otrosi  aqui  han  de 
responder  amen.  Et  después  les  debe  decir 
que  aquel  les  deñe  dar  la  su  gracia  et  la  su 
merced  que  vive  et  regna  con  su  Padre  pode- 
roso por  siempre.  Et  á  esto  han  de  responder 
amen.  Et  quando  esto  hobiere  dicho  ha  de 
alzar  la  mano  et  bendecirlos ,  deciendo  que  la 
bendición  del  Padre  et  del  Fijo  et  del  Espíritu 
Santo  decenda  sobrellos,  et  finque  sobre 
ellos  por  siempre.  Et  estonce  han  de  respon- 
der amen. 

LEY  XLIL 

Cómo  se  debe  acabar  la  misa. 

Acabada  la  bendición  segunt  dicho  habe- 
rnos, débese  el  obispo  tornar  al  altar,  et  de- 
cir que  la  paz  de  Dios  sea  con  aquellos  que 
alli  se  ayuntaron,  et  los  clérigos  han  de  res- 
ponder estonce  et  con  el  su  espíritu ,  que  se 
entiende  por  la  buena  voluntad  con  que  lo 


color  nin  casar ;  pero  si  casase  valdrie  (7)  el 
casamiento. 

LEY  XX. 

Quál  penitencia  es  llamada  pública,  et  quál 
privada. 

Pública  es  llamada  otra  manera  de  peni- 
tencia que  se  face  concejeramiente,  et  esta 

dist.  et  33.  qusest.  2.  cap.  admonere,  et  vivet  iste 
secundum  regulam  ecelesiastieam ,  cap.  contra- 
rium,  et  cap.  falsas,  de  pcenilent.  dist.  5. 

(7)  Valdrie.  Adde  Glos.  in  dicto  cap.  admonere, 
in  verbo,  Numquam  ducere,  et  1. 14.  lit.  2.  part.  h. 

LEX  XX. 

Secunda  pcenitentia  vocatur  publica ,  quam  po- 
test  quilibet  presbyter  etiam  elenco  imponere ,  ut 
peregrinatio,  certa?  vestís  usus,  ferrei  cinctio,  mo- 
nasterii  reclusio,  et  similia.  Tertia  pcenitentia  est 
secreta ,  quam  quilibet  Cbristianus  tenetur  faceré 
prívate  in  remissionem  peccatorum.  Hoc  dicit. 

(1)  Esta  es.  Publica  pcenitentia  dicitur  illa ,  quse 
fit  in  facie-Ecclesise,  non  cum  solemnitate ,  de  qua 


es  (1)  quando  mandan  á  alguno  que  vaya  en 
romería ,  et  que  traya  consigo  palo  copdal, 
ó  escapulario,  ó  otra  vestidura  como  de  or- 
den ,  ó  que  traya  fierro  cinto  en  el  brazo  ó 
en  el  cuello ,  ó  que  ande  desnudo  en  paños 
menores.  Otrosi  llaman  penitencia  pública  á 
la  que  face  alguno  quando  lo  encierran  en 
monasterio  ó  en  otro  lugar  apartadamiente, 
que  esté  hi  toda  su  vida  por  pecado  grande 

supra  in  lege  18.  sed  quando  injungitur  peregri- 
natio per  mundum  cum  báculo  et  pera  benedictis , 
ul  tradit  Host.  in  swnma,  de  pcenit.  et  remis. 
charla  13.  versic.  his  prcelibatis,  et  Cardin.  do 
Turre  Cremata,  et  Prrepos.  post  cum,  in  cap.  si 
quis  post  remissionem,  et  cap.  quamvis,  50.  dist. 
ubi  quód  publica  pcenitentia  dicitur  dupliciter  : 
uno  modo  pcenitentia,  quam  quis  facit  in  signum 
publica?  pcenitentise ,  licét  non  in  solemnibus ,  ut 
in  cap.  in  capile,  50.  dist.  alio  modo  quselibct, 
quse  lit  in  facie  Ecclesicc,  scilicet  cum  injungitur 
peregrinatio  per  mundum  cum  báculo  cubitali,  vel 
processionis  in  camiseis  :  et  bsec  non  ponitur  pro 
crimine  oceulto ,  sed  pro  crimine  manifestó ,  ut  in 
cap.  1.  et  ibi  Abb.  et  in  cap.  queesitum,  depoenit. 
ei  remis. 


78~' 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


diz  por  la  virtud  del  Espíritu  Santo.  Estonce 
deben  decir  tres  veces  los  del  coro  cantando 
que  el  cordero  de  Dios  que  tuelle  los  pecados 
del  mundo ,  nos  haya  merced.  Et  esto  se  da 
á  entender  por  Jesu  Cristo ,  que  fue  blanco  et 
limpio  etrsin  manciella ,  á  semejanza  del  cor- 
dero que  mandó  Moysen  en  la  vieja  ley  de  que 
feciesen  sacrificio.  Et  pruébase  por  el  Profeta 
que  dixo,  segunt  deximos  en  otro  lugar, 
que  aducho  fue  á  la  muerte  et  tormentado  , 
asi  como  el  cordero  que  trasquilan  et  sol  non 
abre  la  boca  para  dar  voces.  Et  á  la  tercera 
vez  deben  decir  que  el  cordero  de  Dios  que 
tuelle  los  pecados  deste  mundo ,  les  dé  paz  ; 
mas  por  eso  non  se  deben  besar  unos  á  otros, 
porque  en  tal  dia  besando  Judas  á  nuestro 
Señor  lo  trayó.  Et  estonce  débese  abaxar  el 
obispo  ante  el  altar,  deciendo  mansamiente 
las  oraciones  que  son  establecidas  para  decir 
aquel  dia.  Et  las  oraciones  dichas  débese 
alzar,  et  consumir  el  cuerpo  de  nuestro  señor 
Jesu  Cristo  él  solo  :  et  los  evangelis teros  de- 
ben cobrir  con  paños  blancos  todas  las  reli- 
quias et  las  otras  cosas  que  están  sobre  el 
altar;  et  después  el  obispo  hase  de  asentar 
en  su  siella ,  et  estar  con  el  clérigo  que  dixo 
el  evangelio  revestido.  Etdesta  guisa  se  acaba 
la  misa. 

LEY  XLÍII. 

Cómo  deben  ser  aduchos  los  olios  para  consa- 
grar la  crisma. 

Asentándose  el  obispo  en  su  siella  como 
dicho  habernos,  deben  venir  doce  clérigos  de 
misa  revestidos  asi  como  quando  la  dicen ,  et 
han  de  traer  el  bálsamo  con  grant  honra  et  el 
olio  para  facer  la  crisma ,  et  otrosí  el  de  los 
catecúminos  et  el  de  los  neófitos,  que  es 
tanto  en  griego  como  los  que  se  tornan  de 
nuevo  á  la  fe :  et  deben  venir  con  ello  fasta  el 
obispo.  Et  ha  de  ser  ordenada  la  procesión 


en  que  lo  han  de  llevar  desta  guisa.  Prime- 
ramiente  dos  acólitos  que  han  uno  de  los 
quatro  grados  de  que  adelante  vos  fablare- 
mos ,  et  estos  han  de  traer  aquellas  ampollas 
que  son  destos  olios  que  deximos ,  cobiertas 
de  paño  de  sirgo  blanco ,  de  guisa  que  paresca 
dellas  la  meitad  á  la  parte  do  está  el  olio. 
Et  estos  paños  con  que  las  han  de  cobrir  de- 
ben ser  tan  grandes,  que  tengan  desde  el 
brazo  siniestro  tras  las  espaldas  fasta  el 
diestro ,  et  han  de  ir  asi :  primeramiente  ante 
destos  acólitos  que  deximos ,  deben  ir  otros 
dos  con  sendos  ciriales  en  que  tengan  can- 
delas encendidas ,  et  otros  dos  clérigos  con 
sendas  cruces ,  et  en  medio  aquel  que  troxiere 
el  olio  para  la  crisma,  et  después  dellos  dos 
clérigos*  con  sendos  encensarios  encensando, 
et  entrellos  aquel  que  trae  el  olio  para  los 
catecúminos,  et  en  pos  dellos  un  clérigo  de 
evangelio  con  su  libro  en  la  mano ,  et  han  de 
ir  dos  á  dos  aquellos  doce  clérigos  misacan- 
tanos  que  deximos ,  para  ser  testigos  et  obra- 
dores deste  fecho ,  et  tras  ellos  dos  clérigos 
de  misa  vestidos  de  sobrepellicias ,  cantando 
estos  viesos  en  loor  de  aquel  oficio ,  en  que 
ruegan  á  Dios  que  él ,  que  es  redemidor  de  los 
pecadores,  et  juez  de  los  muertos  et  espe- 
ranza de  los  que  han  de  morir,  que  oy'a  aquel 
cantar,  et  quel  reciba  por  buen  don  de  paz , 
ca  á  él  traen  homildosamente  el  fruto  del 
árbol  que  da  lumbre  para  consagrar,  et  que 
él  quiera  que  sea  consagrado  por  mano  del 
obispo  que  está  revestido  ante  el  altar  espe- 
rándolo ,  porque  la  señal  de  la  cruz  que  se 
ha  de  facer  con  él  quebrante  el  poderío  del 
diablo  ,  et  renueve  el  linage  del  home  por 
aquella  unción  de  crisma ,  et  que  sea  mele- 
cina  santa  et  mucho  honrada  en  obra ,  etque 
con  alegría  sea  sagrada  la  fruente  en  que  ha 
de  echar  aquella  crisma ,  porque  fagan  foir  al 
diablo  et  desfaga  las  sus  obras  :  et  que  aquel 
que  recibió  carne  de  la  virgen  santa  María  et 


que  fizo ;  et  por  eso  es  dicha  pública ,  porque 
debe  ser  fecha  concejeramiente.  Et  esta  pe- 
nitencia puede  dar  qualquier  clérigo  misa- 
cantano  (2),  et  puédenla  poner  también  al 
clérigo  (3)  como  al  lego,  et  esta  es  la  segunda 
manera  de  penitencia.  La  tercera  manera  de 


penitencia  es  á  que  llaman  los  clérigos  pri-{ 
vada ,  que  quier  tanto  decir  como  penitencia 
que  se  da  privadamente  en  poridad,  et  esta 
deben  facer  todos  los  cristianos  todavía 
quando  confiesan  sus  pecados  apartada- 
miente. 


(2)  Misacantano.  ídem  tcnet  Host.  ubi  supr.  ar-     publicum,  ut  in  dicto  cap.  quwsüum,et  ibi  Glos. 
gum.  cap.  2.  de  offic.  Jrchipresbyt.  depoenit.  et  remis.  et  in  cap.  presbyter,  ubi  Glos. 

(3)  clérigo.  Intellige,  quando  crimen  prodiit  in,     28.  dist.  et  30.  dist.  cap.  si  guis  presbyter. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


79 


nació  della,  ct  nos  redimió,  dó  carrera  de 
vida  et  cierre  la  muerte  á  los  que  fueren  un- 
tados con  aquella  crisma  santa ,  asi  que  sea  á 
nos  fiesta  honrada  para  siempre  aquel  dia  en 
que  se  face  el  santo  sacramento  della.  Et  esto 
que  dicho  habernos  deben  decir  cantando  por 
viesos ,  que  es  tanto  como  coplas.  Et  acabado 
el  vieso  deben  responder  los  otros  segunt 
deximos  en  el  comienzo  de  los  viesos,  ro- 
gando á  Dios  que  él ,  que  es  redemidor  de  los 
pecadores,  et  juez  de  los  muertos  et  espe- 
ranza de  los  que  han  de  morir,  que  oya  aquel 
cantar,  et  que  lo  resciba  por  buen. don  et  do 
paz.  Et  entre  tanto  deben  estar  ante  el  altar 
ordenadamiente  el  ostiario ,  et  el  leedor,  et  el 
exórcista ,  et  el  acólito  et  el  subdiácono ,  de 


que  vos  mostraremos  adelante  el  oficio  que 
tiene  cada  uno  destos  en  la  eglesia,  et  porqué 
han  asi  nombre.  Et  estos  han  de  recebir  las 
ampollas  de  aquellos  que  las  traen ,  et  darlas 
uno  á  otro  segunt  el  grado  en  que  están ,  co- 
menzando primeramiente  el  ostiario  fasta 
que  lleguen  al  obispo,  et  halas  él  de  poner 
sobre  el  altar.  Et  estonce  deben  ordenar  en 
manera  de  procesión  á  diestro  et  á  siniestro 
del  obispo  los  que  traen  los  ciriales  en  que 
están  las  candelas,  et  las  cruces,  et  los  en- 
censarios  et  los  libros  de  los  evangelios.  Et 
otrosí  los  doce  prestes  que  deximos  deben 
estar  al  diestro  et  á  siniestro  en  cabo  de  la 
procesión  mas  cerca  del  obispo.  Et  todo  esto 
ordenado  debe  el  obispo  facer  sermón  al 


LEY  XXI. 

A  quién  se  deben  confesar. 

Confesarse  deben  los  cristianos  de  sus  pe- 
cados á  los  clérigos  misacantanos  (4);  ca 

LEX  XXI. 

Quilibet  suo  presbytcro  parochiali  tenetur  con- 
íiteri,  et  non  alii,  nisi  habuerit  licentiam  alii  con- 
fitendi :  prselatus  tamen  major  potest  cuilibet  hanc 
licentiam  clare;  sed  Religiosi  non  possunt  confes- 
siones  audire,  ñeque  baptizare,  ñeque  populo 
prsedicare,  vel  curam  animarum  excrcere,  sine 
Prselati  vel  Papse  licentia.,  vel  nisi  Episcopus  ei 
committat  aliquam  Ecclesiam  sui  ordinis ;  tune 
enim  potest  eam  de  sui  majoris  licentia  lencre ,  et 
praidicare,  omniaque  ibi  ministrare.  Hoc  dicit. 

(1)  Misacantanos.  Sacerdotibus  data  est  bic  po- 
lestas  á  mediatore  Dei  et  bominum,  qui  ipsos  Ec- 
clesise  suae  praeposuit,  et  solvendi  et  ligandi  tradi- 
dit  potestatem ,  cap.  multiptlex,  depoenit.  distinct. 
i.  etin  hoc  Sacerdos  judex  est,  cap.  verbum,  de 
poenitent.  distinct.  1.  et  quilibet  Sacerdos  recipit 
hanc  potestatem  in  ordinatione  sua;  tamen  ligata 
est  talis  potestas ,  nisi  á  Papa  vel  á  Dioecesano  hanc 
habeat  potestatem :  et  ex  quo  cura  animarum  com- 
missa  est  ab  aliquo  ipsi  sacerdoti  parocbiali ,  sine 
alia  licentia  speciali  habet  potestatem  audiendi 
confessiones  parochianorum  suorum,  secundum 
Ilost.  in  summa,  depoenit.  et  remis.  versic.  cui 
confitendum,  charta  tí.  col.  2.  illius  tituli.  Sed  an 
presbyter  parochialis,  qui  propter  multitudinem 
populi  non  potest  omnium  confessiones  audire, 
possit  ad  hoe  vocare  alios  sacerdotes,  qui  eum 
juvent  in  audiendis  confessionibus ,  textus  videtur 
quód  sic,  et  ibi  Ilost.  notat  in  cap.  3.  versic.  con- 
fessiones, de  of/i.  Archipresbyt.  Archidiac,  yero 


ellos  han  poder  de  oir  las  confesiones  por  el 
poder  que  reciben  de  los  obispos,  que  tienen 
lugar  de  los  apóstoles ,  en  la  orden  que  les 
dan  de  misa  (2) ;  pero  este  poder  non  lo  han 
los  otros  homes  religiosos ,  maguer  sean  mi- 
sacantanos, ca  non  pueden  dar  penitencias, 

in  cap.  perleciis,  25.  dist.  dicit,  quód  contra  dic- 
tum  Ilost.  facit  text.  in  cap.  cunctis,  16.  qusest.  1. 
unde  ipse  distinguit,  quód  aut  Episcopus  dedit 
licentiam  illis  presbyteris,  et  possunt,  aut  non  de- 
dit, «t  non  poterunt,  qua;  secundum  Archidiac. 
fu'.l  opinio  Raym.  in  summa,  de  poenitent.  etre- 
mission.  §.  üem  pósito :  Joan.  Andr.  in  cap.  omnis 
utriusque  sexus,  de  poenitent.  et  remission.  super 
gloss.  et  in  cap.  cum  ex  eo,  de  elect.  lib.  6.  tenet, 
quód  parochialis  potest  ad  tempus  modicum  com- 
millere  causa  subsistenti  alteri  presbytero ,  ut  au- 
diat  confessiones  parochianorum  suorum  :  quando 
vero  vellet  committere  perpetuó ,  non  potest  sine 
Episcopo ,  allegat  cap.  si  quis  in  clero ,  7.  quaest.  i. 
et  ibi  respondet  ad  raliones ,  quas  adducit  Archi- 
diac. et  ita  possunt  reduci  opiniones  ad  concor- 
diam,et  relato  isto  dicti  Joan.  Andr.  residetPrsepos. 
in  dicto  cap.  perleciis. 

(2)  De  misa.  Religiosi  non  habent  potestatem  ab- 
solvendi  vel  ligandi, ñeque  baptizandi,  ñeque  prae* 
dicandi,  ñeque  exercendi  alia,  quse  pertinentad 
curam  animarum,  nisi  de  consensu  Episcopi  et 
Abbatis,  vel  superioris  ipsius  religiosi,  cap.  alia, 
et  cap.  pervenit,  16.  qusest.  1.  et  in  §.  ecce,  et  in 
§.  hoc  idem  :  haec  enim  pertinent  ad  Rectores  cu- 
ratos, ut  in  Clement.  dudum,  §.  nerum,  de  sepult. 
Possunt  tamen  religiosi  audire  confessiones  illo- 
rum ,  qui  habent  licentiam  sacerdotis  parochialis , 
ut  alii  possint  confiten  ,  licet  non  dicat  specialiler, 
quód  religioso,  ut  tenet  Hostiens.  in  dicto  versic. 
cui  confitendum ,  et  in  versic.  tu  tamen  dic,  et 
vide  in  cap.  placuit,  de  poenitent.  dist.  6.  et  intel- 


M 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


pueblo  que  convenga  á  aquella  fiesta,  ó  si  él 
non  podiese,  otro  por  él  á  quien  lo  él  man- 
dase :  et  acabado  el  sermón  hase  el  obispo  de 
tornar  al  altar,  et  bendecir  primeramiente  el 
bálsamo ,  si  ya  otra  vez  non  fue  bendicho. 

LEY  XLIV. 

De  cómo  debe  seer  bendicho  el  olio  del  bálsamo 
et  el  de  las  olivas  que  vuelven  con  él }  á  que 
llaman  crismal. 

Ordenadas  estas  cosas  segunt  que  habernos 
dicho ,  ha  el  obispo  de  bendecir  el  olio  del 


bálsamo ;  et  la  bendición  es  esta ,  en  que  ruega 
á  Dios  que  es  obrador  de  las  cosas  celestiales 
et  aparejador  de  todas  las  virtudes,  que  oya 
las  sus  pregarías ,  asi  que  aquella  suor  que 
lloró  la  corteza  de  aquel  árbol  bienaventura- 
do ,  sea  recebido  por  muy  buen  engüento , 
para  facer  con  él  aquella  obra  que  conviene, 
et  que  santigüe  et  otorgue  aquella  bendición 
por  la  su  piadat.  Et  quando  esto  hobiere  dicho 
debe  ensaneldar  tres  veces ,  deciendo  sobre 
el  ampolla  del  bálsamo  esta  oración,  en  que 
ruega  mucho  homillosamente  á  Dios  que  es 
criador  de  todas  las  criaturas,  el  qual  á 
Moysen  su  siervo  por  mezclamiento  de  yer- 


nin  batear,  nin  predicar  al  pueblo ,  nin  usar 
de  las  otras  cosas  que  pertenecen  á  cura  de 
ánimas,  fueras  ende  si  hobiesen  previlegio 
del  apostóligo  (3)  en  que  gelo  otorgase,  ó  si  los 
pusiesen  los  obispos  para  servir  algunas  egle- 
sias  perroquiales  (4)  que  fuesen  de  aquella 

ligo  dummodo  religiosus  alias  a  suo  superiore  sit 
íiabililatus  ad  confessionem  audiendam,  ut  tradit 
Arcliidiac.  in  cap.  perlectis,  column.  5.  2o.  distinct. 

(5)  Previlegio  del  apostóligo.  Hodie  videquod  lia- 
belur in  Clcmcntin. dudum,%. statuimus, de  sepult. 
ctsuper hoc  hodie  concedunlurfacultatespcrbullas 
Crucialacj  ct  alias  concessiones  Papa?  ad  eligcndum 
confcssorcm,  ctsi  sit  religiosus  etiam  ordinis  men- 
dicanlium;  ex  quo  vidctur  talis  religiosus  habili- 
latus a  Papa,  videas  per  Sylvcstr.  in  summa,  in 
parte,  confessor,  la  1.  vcrsic.  quinto  qucerilur. 

('i)  Para  servir  algunas  eglesias  perroquiales. 
Adde  cap.  2.  de  slatu  monachor.  et  eod.  tit.  cap. 
quod  Dei  limaran,  ubi  vide  Abb. 

(\i)  Perroquianos.  Concordat  ctim  cap.  omnis 
utriusquc  scxus ,  de  poenitcnt.  et  remission.  et  in 
cap.  in  primis,  2.  qua?.st.  1.  et  6.  qusest.  5.  cap. 
scitote,  cap.  nuper ,  %.  in  secundo,  et  in  fin.  de 
sentent.  excommun.  et  cap.  placuit,  de  poenitent. 
distinct.  6.  Et  etiam  Rex,  si  sua  residenlia  est  intra 
cerlam  parochiam ,  tenelur  de  jure  confiten  pres- 
bytcro  parocliiali,  Glos.  in  cap.  U.  de  major.  et 
obed.  ct  ibi  Abb.  qui  dicit  hodie  communiter  Reges 
liabcre  privilegium,  ut  possint  eligere  confessores : 
ct  adde  quse  dixi  supra  in  1.  próxima.  Et  clerici 
habitantes  in  parochiis  subjiciuntur  in  hoc  curatis 
presbyteris  parochiarum,  secundumAbb.  in  dicto 
cap.  omnis  utriusque  sexus,  et  I'etrum  de  Pal.  ct 
presbytcr  parochialis  potest  confitcri,  ct  absolvere 
sunm  parochianum,  etiam  extra  parochiam  seu 
terrilorium  parochia;,  cum  poenitcntia  sit  de  juris- 
diclione  voluntaria,  facit  1.  2.  ff.  de  offic.  Procon. 
Hosticns.  in  dicto  g.  cid  confitendum  sit,  addit 
etiam  de  crímínibus  parochiani  extra  térritorium 


religión  onde  ellos  son,  et  esto  con  consen- 
timiento de  sus  mayorales  de  aquella  orden. 
Et  maguer  dice  de  suso  que  se  deben  confe- 
sar los  homes  al  clérigo  misancantano ,  esto 
non  se  entiende  que  lo  han  de  facer  á  otro 
sinon  á  aquellos  onde  son  perroquianos  (o) 

parochise  commissis  ,  alieno  Episcopatu  vel  paro- 
chia, glossa  notabilis  in  cap.  1.  16.  qusest.  1.  et 
per  Abb.  ubi  allcgat  dict.  gloss.  et  confirmat  ali- 
quibus'rationibus  in  cap.  cum  contingat,  col.  12. 
de  foro  compet.  Ipsi  vero  presbyleri  parochiales 
recurrere  debent  ad  Episcopum  pro  pcenitentiis; 
quia  cum  ipsi  immediaté  subsunt  Episcopo,  non 
possunt  absolví  ab  alio,  quám  ab  eo,  vel  Archi- 
presbytero  ecclesia!  calhedralis,  quia  in  hoc  est 
vicarius  Episcopi,  cap.  officium,  de  officio  Archid. 
Abb.  in  dicto  cap.  conquerente,  col.  pcn.  de  offic. 
ordin.  et  veniendo  in  specíe  ad  diversa  genera 
personarum ,  quis  sit  proprius  sacerdos,  tradit 
late  Hosticns.  in  summa,  de  poenitent.  et  remis. 
vcrsic.  cui  confitendum,  per  mullas  col.  et  dixi 
aliqua  supra,  in  1.  proxim.  et  quis  dicatur  sacer- 
dos scholarium ,  mercatorum ,  stipendiariorum ,  et 
similium,  qui  non  habent  in  illo  loco  proprium 
domicilium ,  vide  per  Innoc.  et  Abb.  in  dicto  cap. 
omnis,  ubi  Abb.  col.  fin.  refert  opiniones,  et  dicit 
illam  sibi  placeré ,  et  esse  magis  communem ,  quod 
ille  dicatur  proprius  sacerdos,  in  cujus  parochia 
habitat  de  pra3senti,  ñeque  possit  commode  adire 
proprium  sacerdotcm,  argum.  cap.  fin.  de  paro- 
chiis, allcgat  Glos.  qua;  hoc  tenct  in  Clcmcntin.  1. 
de  privilegiis,  in  verbo ,  parochiales  :  ct  permitti- 
tur  hoc  islis,  ct  peregrinis  propter  necessitatem, 
non  tamen  per  hoc  isli  sunt  parochiani  illius  Ec- 
clcsiaí,  in  qua  habitant;  ñeque  talis  Ecclesia  pro- 
pric  dicitur  parochialis  istorum,  ut  deelarat  Abb. 
in  cap.  in  nostra,  in  íinc,  de  sepult.  quom  etiam 
vide  in  cap.  cum  contingat,  de  foro  compet.  15. 
col.  ct  vide  Bal.  in  I.  si  quisad  declijwndam,  C.  de 
Episc  et  cleric.  13.  col. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


81 


bas"  et  por  Santificación  quiso  que  feciese  en- 
güento  de  buen  olor,  que  él  envié  largamiento 
la  su  gracia  espiritual  sobre  aquel  engüento 
que  aduxo  la  raiz  del  fuste ,  porque  sea  fecho 
por  manos  de  sacerdote  engüento  complido 
de  crisma  para  dar  á  nos  alegría  de  fe ,  et  que 
sea  aquel  obrador  digno  para  facer  con  ella 


la  señal  de  la  cruz  que  es  señal  celestial ,  asi 
que  todos  aquellos  que  con  él  fueren  untados 
en  el  santo  bautismo,  que  acaben  bendición 
complida  para  los  cuerpos  et  para  las  almas, 
et  que  por  este  don  sean  siempre  ensanchadas 
las  sus  voluntades  en  la  fe.  Et  después  ha  de 
ensaneldar  otras  tres  veces  sobrel  olio  de  la 


cada  unoen'su  eglesia  :  et  maguer  se  quisiese 
á  otro  alguno  confesar,  non  lo  puede  facer  (G) 

(6)  Non  lo  puede  facer.  Quia  ab  alieno  sacer- 
dote non  potcst  quis  absolví ,  vcl  ligari ,  ut  in  dicto 
cap.  omnis  utriusque  sexus,  et  dixi  supra  in  gloss. 
proxim.  in  princ.  unde  procedit  non  solúm  in  con- 
fessione,  quoe  debet  fieri  semel  in  anno,  juxta dis- 
positionem  dict.  cap.  sed  etiam  si  pluries  velit 
conliteri,  prout  notat  ibi  Abb.  in  7.  notabil.  Quid 
autem  de  mulieríbus,  et  rusticis,  qui  sa;pe  errantes 
adeunt  presbyteros  non  habentes  potestatem  ?  Dicit 
Abb.  in  dicto  cap.  dudum,  el  2.  col.  6.  de  election. 
quod  salventur  propter  lidem  sacramenti ,  refert 
tamen  Joan.  Andr.  ibi  dicentera,  quód  si  ante 
mortem  boc  sciant ,  tutum  esset ,  quod  iterum  con- 
fiteantur,  argum.  qorum,  quae  iiotantur  in  dict. 
cap.  quod  autem,  de  poenitent.  et  remission.  quod 
ipse  Abb.  verum  putat  in  bis,  qui  nunquam  ha.- 
buerunt  institutionem  á  superiore ;  sed  in  his  qui 
habuerunt,  ex  causa  superveniente  f uerunt ipso 
jure  privati,  et  non  obstante  privatione  juris  tole- 
rabantur,  non  credit  tune  confessionem  iteran- 
dara ,  quia  ut  dicunt  Joan.  Andr.  et  Host.  rafione 
tolerantise  híc  veré  absolvit ,  per  text.  in  cap.  nonne, 
8.  qusest.  4. 

(7)  Sin  otorgamiento  de  aquel.  Requiruntur  dúo, 
ut  quis  possit  confiten  alieno  sacerdoti.  Pñmum, 
ut  subsit  causa,  nam  sine  causa  peccat  paroclua- 
ñus ,  quia  yidetur  contemnere  proprium  sacerdo- 
tem,  et  debet  esse  causa  justa,  ut  in  dict.  cap. 
omnis.  Secundo,  ut  licentia  petatur,  et  obtinealur, 
ut  bic,  et  in  dict.  cap.  omnis,  ubi  notat  Abb.  in  0. 
notabil.  Erit  aútem  justa  causa  petendi  talem  licen- 
tiam,  si  parochianus  sacerdos  sit  imperitus,  ut 
notat  Glos.  in  dict.  cap.  omnis,  vel  ut  dícit  Abb. 
ibi ,  si  subest  alia  causa  legitima ,  ut  quia  est  odium 
inter  istum  confitentem  et  proprium  presbyterum, 
vel  inter  eum ,  et  parentes  presbyteri ;  vel  quia 
proprius  presbyter  fuit  particeps  delicti :  licét  enim 
possit,  si  vult,  confiten  sacerdoti  partí cipi,  secun- 
dum  Joan.  Andr;  ibi  post  Vincent.  non  tamen  ne- 
cessítalur,  unde  est  justa  causa  petendi  licentiam, 
quod  Abb.  approbat  ibi  in  verbo  poenitentice ;  se- 
cus,  si  elegerit  proprium,  quia  particeps  fuit,  ut 
facilius  absolvat,  allegat  text.  cum  glos.  49.  dis- 
linct.  in  princip.  adde  his  Hosliens.  in  dicto  versic. 
cui  confitendum,  ubi  dicit,  quód  non  semper  . 
danda  est  licentia ,  imo  deneganda ,  si  sacerdos  se 

Tom.  I,         .       _ 


sm  otorgamiento  de  aquel  (7)  ó  de  otro  su 
perlado  (8)  mayor,  ca  otro  non  lo  podrie 

sufficientem  reputet;  nam  praesumere  potest,  quód 
petat  parochianus  Hcenliam,  ut  confusionem  et 
erubescentiam  evitet;  vel  si  forte  se  contemni  ve- 
risimiliter  prsesumit,  poterit  denegare  quamdiu 
ab  Ecclcsia  loleratur,  cap.  veslra,  de  cohab.  cleri- 
corum  et  mulierum :  caveat  tamen  de  conscientia , 
ut  m  cap.  1.  ejusdem  titul.  et  de  temp.  ordin. 
cap.  quwsitum.  Debet  autem  sacerdos  credere  pe- 
tenü  licentiam,  alleganli  ( saltem  in  genere)  justam 
causam;  quia  non  est  verisimile,  quód  quis  cum 
fallada  adeat  poenitentiam,  secundum  Glos.  in  cap. 
placuit,  de  poenitent.  distinct.  6.  et  si  sacerdos 
injusto  deneget  licentiam,  adeat  superiorem  illius 
sacerdotis,  qui  et  si  deneget,  dic  ut  in  1.  52.  infra 
eod.  Si  commodé  adire  non  potest,  ut  traditglos. 
et  ibi  Innoc.  et  Abb.  et  alii  in  dicto  cap.  omnis, 
super  glos.  in  verbo,  obtineat,  et  habetur infra 
eod.  1.  52.  et  si  subest  necessitas,  statim  potest 
confiteri  alieno  sacerdoti,  dic  ut  ibi  per  eos.  Sunt 
etiam  alii  casus  in  quibus  quis  confiten  potest 
alieno  sacerdoti ,  de  quibus  vide  infra  ead.  I.  et 
per  Hostiens.  in  dict.  vers.  cui  confitendum,  inter 
quos  nota  illud  de  tempore  necessitatis,  ut  in  cap. 
quicumque  presbyter,  de  poenitent.  distinct.  5.  et 
26.  qusest.  6.  cap.  si  presbyter,  et  cd^.quempoeni- 
tet,  depoenit.  distinct.  1.  et  cap.  qui  vult,  depoenit. 
distinct.  6.  Nota  tamen,  quód  ñeque  tempore  ne- 
cessitatis confitendum  est  hseretico ,  vel  schisma- 
íico ;  quia  non  habet  Ecclesise  claves ,  nisi  sit  ca- 
tliolícus,  depoenitent.  distinct.  1.  cap.  verbum  Dei, 
et  cap.  quempoenitet.  Hostiens.  in  dict.  summade 
poenitent.  et  remission.  $.  quis  debet  confiteri. 

(8)  Otro  su  perlado  mayor.  Sive  Papa ,  sive  Epi- 
scopus  dioecesanus,  vel  ejus  Vicarius,  vel  Archi- 
presbyter,  ítem  Legatus  Papae  vel  ejus  Pcenitenlia- 
rius,  secundum  Joan.  Andr.  in  dict.  cap.  omnis, 
et  Gloss.  in  cap.  2.  de  poenitent.  et  remis.  lib.  6.  et 
habita  licentia  proprii  sacerdotis,  vel  superioris 
confiteri  potest  sacerdoti  etiam  curam  animarum 
non  habenti,  ut  notat  Abb.  in  i.  Clement.  depri- 
vileg.  super  glos.  in  verbo ,  specialis :  quidquid 
dixerit  ibi  glos.  et  Glos.  in  dict.  cap.  omnis,  et  ibi 
Abb.  de  quo  per  Sylvest.  in  summa,  in  parte,  Con- 
fessor,  la  1.  versic.  quinto  queeritur,  et  ad  hoc  vi- 
deas  extravagan.  Joan.  22.  quse  incipit  vas  electio- 
nis,  sub  titulo  de hwretic.  in  extravag.  communibus^ 


82 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


crisma ,  deciendo  como  conjura  aquella  cria- 
tura de  olio  por  Dios  Padre  poderoso,  que 
fizo  el  cielo ,  et  la  tierra ,  et  el  mar  et  todas 
las  otras  cosas  que  en  ellas  son,  porque 
tuelga  todo  el  poder  del  diablo  satanás  et  toda 
la  hueste  de  sus  compañeros ,  et  todo  en- 
cuentro de  fantasma  sea  desarraigada  et 
fuida  antel ,  asi  que  todos  los  que  con  él  fue- 
ren untados  que  sean  benditos  fijos  de  Dios  , 
por  el  Espíritu  Santo  que  decenda  sobrellos 
en  el  nombre  de  Dios  Padre  poderoso,  et  por 
el  amor  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo  su  Fijo, 
que  en  uno  con  él  vive  et  regna  por  siempre 
jamas.  Et. después  que  esto  hobiere  dicho 
debe  decir  esta  otra  oración ,  en  que  ruega  á 
Dios  ,  que  es  muy  alto  Padre  poderoso ,  que 
pare  mientes  al  ruego  quel  le  face,  como 
quier  que  sea  pecador  et  mesquino,  et  quel 
enderece  su  santo  espíritu  ,  con  el  qual  untó 
á  su  Fijo  sobre  todos  sus  compañeros.  Et  esto 
quiere  tanto  decir  como  quel  sagró  et  lo 
honró  mas  que  á  todos  los  otros  homes.  Et 
otrosi  que  santigüe  aquel  olor  santo  aparejado 
de  aquella  crisma,  et  que  lo  confirme  con  la 
gracia  de  los  siete  dones  de  Espíritu  Santo , 
con  que  los  redimió  lavándoles  espiritual- 
mente.  Et  que  asi  les  deñe  ennoblecer,  por- 
que aquella  crisma  bendita  les  sea  unción 
celestial  et  comienzo  de  cristiandat ,  porque 
la  hayan  por  vestidura ,  asi  como  paños  hon- 
rados para  boda,  et  alegramiento  perdurable, 
que  se  entiende  por  allegarse  á  Dios ,  et  por 
haber  remisión  de  sus  pecados ,  de  guisa  que 
sean  sus  fijos  escogidos ,  et  por  que  sean 
cerca  de  la  su  virtud ,  que  es  acabamiento 
complido  de  gracia  espiritual ,  asi  que  qual- 
quier  que  con  este  engüento  sagrado  señala- 
ren, pueda  recebir  el  sacramento  del  cuerpo 
et  de  la  sangre  del  nuestro  señor  Jesu  Cristo, 
porque  sea  en  su  defendimiento  et  en  su 
guarda  ,  et  haya  la  vida  perdurable.  Et  á  este 
olio  bendito  llaman  crismal ,  porque  con  él  se 
face  la  crisma ,  et  con  él  apartadamiente  un- 
gen al  papa  et  á  los  perlados  mayores ,  et  á 
los  sacerdotes  que  sagran  el  cuerpo  de  nues- 


tro señor  Jesu  Cristo,  et  á  los  emperadores , 
et  á  los  reyes ,  et  á  todas  las  otras  cosas  que 
santa  eglesia  escogió  para  seer  sagradas  ,  asi 
como  adelante  diremos  et  oiredes  de  cada 
una  do  conviene. 

LEY  XLV. 

Cómo  deben  volver  el  olio  de  las  olivas  con  el 
del  bálsamo. 

Aeabada  esta  oración  que  habernos  dicha , 
ha  el  obispo  de  tomar  el  olio  de  las  olivas 
que  es  ya  conjurado ,  et  volvello  con  lo  del 
bálsamo  deciendo  asi  :  que  aquel  mezcla- 
miento  de  aquellos  olios  sea  perdón  de  todos 
los  pecados  para  aquellos  que  con  él  fueren 
ungidos ,  et  guarda  de  salud  para  siempre ;  et 
á  esto  deben  responder  amen.  Et  después 
debe  decir  esta  oración  ,  de  que  el  entendi- 
miento es  atal,  que  ruega  á  Dios  nuestro  se- 
ñor que  es  poderoso  sobre  todas  las  cosas ,  el 
qual  non  podiendo  en  sí  ser  cabopreso  nin 
encerrado  por  ninguna  manera ,  quiso  cabo- 
prender  et  encerrar  á  su  Fijo  Jesu  Cristo, 
queriendo  que  recibiese  nuestra  carne,  et 
que  por  maravillosa  ordinacion  fizo  este 
ayuntamiento  de  guisa  que  se  non  podiese 
partir,  et  obrante  la  gracia  del  Espíritu  Santo 
untólo  del  olio  de  grant  alegría  sobre  todos 
sus  compañeros ,  porque  el  linage  del  homo 
que  perdió  la  su  heredatpor  consejo  del  dia- 
blo, que  por  el  su  Fijo  Jesu  Cristo  la  cobrase. 
Et  por  ende  que  él  que  fizo  todas  estas  cosas 
que  quiera  que  aquellos  olios  que  son  criados 
de  natura  gruesa,   que  la  santa  Trinidat 
complida  los  bendiga,  et  bendiciendo  los 
santigüe.  Et  en  este  lugar  los  debe  el  obispo 
santiguar  rogando  á  Dios  que  aquel  ayunta- 
miento dellos  sea  uno,  asi  que  qualquier  que 
de  fuera  sea  untado  con  él ,  que  otrosi  que  lo 
sea  dentro  para  toller  toda  suciedat  de  peca- 
do, porque  pueda  ser  aparcero  del  regno  de 
Dios.  Ft  después  que  esta  oración  hobiere 
acabada  ha  de  decir  asi  en  alta  voz  esta  otra, 


ligar  nin  absolver  sinon  estos,  ó  otros  por 
mandado  dellos;  Pero  los  perlados  mayo- 
res (!)),  asi  como  obispos  ó  dende  arriba ,  et 
los  otros  que  non  han  mayoral  sobre  sí  (10) 


sinon  el  papa ,  puédense  confesar  con  quien 
quisieren ,  solamente  que  sea  con  clérigo  mi- 
sacantano  aquel  á  quien  se  confesaren,  sin 
demandar  licencia  á  ninguno. 


(9)  Perlados  mayores.  Concord.  cum  cap.  fin.  de 
íitenit.  el  remiss,    < 


(10)  Mayoral  sobre  sí.  Id  est,  suüt  exempti,  ut 
habetur  in  dict,  cap.  fiu. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA; 


■85' 


en  que  ruega  á  Dios  perdurable,  el  qual  en  el 
comienzo  del  mundo  entre  todas  las  otras 
cosas  por  la  su  bondat  et  por  la  su  piadat  fizo 
que  la  tierra  llevase  árboles  et  frutos,  et 
escogió  de  quales  árboles  naciese  la  grosura 
destos  olios  porque  ellos  meresciesen  que 
fuese  fecha  la  santa  crisma  del  su  fruto.  Et 
David  el  profeta  por  la  gracia  del  Espíritu 
Santo  lo  conosció  ante  que  fuese  fecho , 
quando  dixo  en  el  su  cantar  que  nuestros 
rostros  habian  de  ser  ledos  con  este  olio.  Et 
otrosí  quando  nuestro  señor  Dios  envió  el  de- 
luvio  que  destroyese  el  mundo  por  los  peca- 
dos que  en  él  eran  fechos  ¡  et  después  á  gran 
tiempo  mostró  en  signiíicanza  del  gualardon 
que  había  de  dará  los  buenos  la  paloma ,  que 
vino  con  un  ramo  de  oliva  demostrando  que 
la  su  saña  era  ya  pasada,  et  daba  paz  á  la 
tierra  :  otrosí  fue  demostrado  de  grandes 
tiempos  que  por  el  bautismo  del  agua  se  des- 
truyen todos  los  pecados :  et  Dios  que  esto  fizo 
fágalos  nuestros  cuerpos  apuestos  et  alegres, 
et  esto  se  entiende  por  apostura  de  buena 
vida  en  este  mundo  ,  et  por  haber  alegría  con 
Dios  en  el  otro.  Et  otrosí  mandó  á  Moysen 
que  á  Aronsu  hermano  feciese  primeramiente 
lavar  con  agua,  et  después  que  lo  ficiese  su 
sacerdote  untandol  con  este  engüento.  Et  lle- 
gando este  fecho  á  mayor  honra ,  fizo  á  su 
Fijo  nuestro  señor  Jesu  Cristo  que  fuese  la- 
vado en  el  agua  de  Jordán  por  mano  de  sant 


Johan  Bautista,  et  que  veniesé  su  Espíritu 
Santo  sobre  él  en  semejanza  de  paloma ;  et 
demás  por  testimonio  fue  oída  la  su  voz , 
quel  dixo  que  aquel  era  su  Fijo  que  él  mucho 
amaba ;  et  esto  fue  probado  manefiestamente 
ante  muchos  que  estaban  hi.  Et  por  ende  quel 
ruega  á  él,  que  es  santo  Padre  poderoso  sobre 
todas  cosas  et  Dios  perdurable ,  et  por  amor 
del  su  Fijo  nuestro  señor  Jesu  Cristo,  que 
aquella  criatura  de  aquel  olio  grueso  deñe 
santiguar  et  dar  sobrella  la  su  bendición ,  et 
que  la  virtud  del  Espíritu  Santo  con  él  mez- 
clada sea,  obrando  el  poder  de  Jesu  Cristo, 
por  el  qual  es  llamado  crisma  por  el  su  santo 
nombre  que  es  Christus.  Et  que  él  quiera  que 
aquellos  que  fueren  nacidos  por  el  bautismo 
de  agua  et  de  Espíritu  Santo  que  reciban  sa- 
lud por  esta  unción ,  porque  sean  aparceros 
de  la  vida  perdurable  et  de  la  gloria  del 
cielo. 

LEY  XLVI. 

Cómo  deben  saludar  la  crisma ,  et  por  qué 
razón. 

Dichas  et  acabadas  sobre  la  crisma  estas 
oraciones  et  bendiciones  que  oistes ,  debe  el 
obispo  homillarse  et  tener  las  manos  ayun- 
tadas deciendo  :  Dios  te  salve ,  untura  de  sa- 
lud et  grosura  santa ;  et  que  la  saluda  por 
Jesu  Cristo  cuyo  nombre  ha ,  et  otrosí  porque 


LEY  XXII. 

Por  quánías  Tazones  los  perroquianos  de  ana 
eglesia  se  pueden  confesar  á  clérigo  de  otra. 

Perroquiano  de  una  eglesia  dice  en  la  ley 
ante  desta  que  non  se  puede  confesar  á  clé- 
rigo de  otra  ;  pero  cosas  hay  (4)  señaladas 

LEX  XXII. 

Ad  confilendum  alü  sacerdoti  quara  proprio, 
requiritur  cjus  licentia :  fallit  tamen  in  quinqué 
casibus.  Primus,  si  proprius  sacerdos  est  idiota; 
quia  tune  debel  petere  licentiam,  qua  non  obtenta, 
conqueratur  prselato.  Secundus,  cum  ad  aliam 
Parochiam  transtulit  domicilium.  Tertius  est,  in 
vagabundo.  Quartus ,  si  causa  mercantiae  vel  pere- 
grinationis,  vel  alia  causa  peregit.  Quintus  casus 
est,  si  in  aliena  Parocbia  peccavit,  quia  tune  po- 
.lest,  si  vult,  illi  elenco  coníiteri.  Hoc  dicit. 

(1)  Cosas  hay.  Vide  quaj  dixi  supra  1.  próxima , 


porque  lo  pueden  facer,  et  estas  son  cinco : 
la  primera  quando  el  su  clérigo  non  es  enten- 
dido para  le  poder  dar  conseio,  et  quiere  ir  á 
otro  que  lo  sea  mas  que  aquel ,  mas  debegelo 
primero  demandar,  et  si  otorgar  non  gelo 
quisiere,  puédese  querellar  del  á  su  mayo- 
ral (2) ,  et  non  puede  ser  que  quando  gelo 
mostrare  como  lo  face  por  pro  de  su  alma , 

in  gloss.  super  parte,  sin  otorgamiento  de  aquel. 
(2)  A  su  mayoral.  Episcopo  videlicet,  vel  Arcbi- 
diacono,  ubi  de  consuetudine  vel  commissione 
Episcopi  Archidiaconus  haberet  curam  animarum, 
ut  notant  Doctor,  in  cap.  cum  satis,  et  in  cap.  fin. 
de  offic.  Archidiac.  Abb.  in  cap.  cum  in  cunctis, 
$.  inferiora,  de  elect.  et  vide  infra,  eod.  1.  52.  et 
Decium  consil.  420.  n.  k.  incipit,  Quwritur;  et  sí 
iste  superior  recusaret  malitiosé  daré  licentiam ,  et 
de  facili  non  posset  coraraodé  adiri  superior  Epi- 
scopi recusantis ,  poterit ,  licentia  non  obtenta ,  alü 
coníiteri :  Sylvest.  in  summa,  in  parle,  Confessor, 
la  1.  versic.  0.  queeritur,  et  habes  infra  eod.  1.  52. 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


es  bendita  untura :  Ca  ella  es  sagrada  para 
dar  salvación  de  guarda  á  los  que  fueren  re- 
nascidos  por  bautismo,  porque  nuestro  señor 
Jesu  Cristo  sea  honrado  por  todos  los  sieglos, 
et  por  el  qual  recibieron  los  cristianos  gua- 
lardon  de  salud  perdurable.  Et  después  que 
el  obispo  desta  guisa  la  hobiere  saludada, 
hala  de  dar  á  las  personas  et  á  los  sacerdotes 
que  la  saluden  horaildosamente ,  cada  uno 
dellos  las  manos  ayuntadas,  deciendo  las 
palabras  primeras  que  de  suso  deximos :  que 
Dios  salve  aquella  crisma ,  que  es  untura  de 
salud  et  grosura  santa.  Et  después  que  la  hu- 
bieren saludada  por  tres  veces ,  hanla  de 
poner  sobre  el  altar  ó  sobre  alguna  mesa  que 
sea  cobierta  de  paños  de  lino  muy  blancos. 
Et  las  razones  por  que  deben  saludar  la 
crisma  son  estas :  primeramiente  que  nues- 


tro señor  Jesu  Cristo,  Onde  ella  ha  nombré/ 
fue  concebido  de  Espíritu  Santo  en  el  cuerpo 
de  santa  María ,  saludándola  el  ángel  de  parte 
de  Dios ;  et  la  otra  porque  en  la  crisma  se 
muestra  figura  complida  de  salvación  en  dos 
maneras  :  la  una  de  salud  para  el  cuerpo,  la 
otra  de  salvamiento  para  el  alma.  Demás  que 
es  muy  buena  palabra,  et  mucho  honrada,  et 
muy  verdadera  et  buena ,  alli  ^o  diz  salud  et 
salvamiento ;  honrada  porque  mejor  cae  en 
las  cosas  honradas  que  en  las  otras ;  verdadera 
porque  Dios  la  fizo ,  que  ha  poder  de  la  facer. 
Et  otra  razón  hi  ha  sin  estas ,  ca  la  saluda- 
cion  nunca  se  face  sinon  á  persona  viva  que 
haya  alma  et  cuerpo ,  asi  como  de  home  ó  de 
muger.  Et  fácenla  á  la  crisma  solamente  entre 
todas  las  otras  cosas  que  non  han  alma.  Et 
esto  es  porque  ella  es  fecha  de  aquellos  olios 


que  le  non  plega  et  que  le  non  de  hi  conseio : 
la  segunda  razón  es  quanclo  dexa  su  perro- 
quia  et  va  á  morar  á  otra  (3) ;  ca  entonce 
bien  se  puede  confesar  sin  otorgamiento  de 
ninguno  al  clérigo  de  aquella  do  va  á  morar: 
la  tercera  es  quando  anda  de  una  tierra  á 
otra  non  habiendo  voluntad  de  asosegarse  (4) 
en  algunt  lugar,  ca  entonce  puédese  mani- 
festar á  qual  clérigo  quisiere  que  haya  poder 
de  oir  confesiones  et  de  dar  penitencia  :  la 
quarta  es  quando  dexa  su  casa  et  va  por 
tierra  ó  por  mar  buscando  otro  logar  do 


more  (5),  ó  va  en  peregrinage  ó  en  merca- 
duría, ó  por  alguna  otra  razón  qualquier, 
ca  este  bien  se  puede  confesar  allá  do  va ,  asi 
como  suso  es  dicho  :  la  quinta  es  quando  el 
que  es  perroquiano  de  una  eglesia  et  face  pe- 
cado en  otra  (6),  ca  este  atal  bien  se  puede 
confesar  si  quisiere  al  clérigo  de  la  otra  per- 
roquia  do  fizo  el  pecado.  Et  débese  confesar 
cada  uno ,  podiendo  haber  clérigo ,  lo  mas 
aina  (7)  que  pudiere ;  ca  tanto  mas  agrava  el 
pecado  ai  alma  del  home  quanto  mas  está 
en  él. 


(3)  A  otra.  Isto  casu  jam  sacerdos  Parocliioe ,  cui 
se  contulit,  non  erit  alienus,  sed  proprius,  cap.  íin. 
de  Paroch. 

(U)  Asosegarse. Vide  inl.  hceres  ahsens,  ff.  de  judie. 

(b)  Do  more.  Iste  eiriía  sine  domicilio  est,  1.  La- 
leo,  in  princip.  ff.  etl.  cjus,  $.  Celsus,  ad  mu- 
nicipal. 

(G)  Pecado  en  otra.  Cap.  1.  de  raptor,  et  cap. 
placuit,  6.  qusest.  5. 

(7)  Lo  mas  aina.  «  Ne  trrdes  convertí  ad  Bomi- 
«  num,  et  ne  difieras  de  die  in  diem,  súbito  enim 
«  veniet  ira  illius,  et  in  tempore  vindictas  disper- 
«  det  te,  »  Eccles.  5.  v.  7.  8.  et  rationes  propter 
quas  festinandum  est  ad  poenitcntiam,  vide  per 
Hosliens.  in  summa,  de  poenitent.  et  remission. 
charla  5.  col.  h.  in  verbo  festina.  Adverle  tamen , 
quia  secundúm  S.  Thom.  h.  Sententiarum ,  dist. 
17.  ad  confessionem  actualem  nnllus  tenetur  sta- 
tiin  post  peccalum,  quia  cum  prseceptum  conli- 
tendi  sit  affirmativum,  non  obligat,  nisi  pro  loco 
et  tempore.  Sunt  lamen  aliqui  casus  in  quibus  sta- 
tim  lenetur  confiten ,  ut  si  haberet  rccipcrc  Sacra- 
mentan] Eucharislise  vel  ordincm  sacrum ,  vel  si 


esset  in  periculo  mortis ,  notabilí  vel  probabili  in 
casu ,  veluli  in  quo  liomines  frequenter  moriuntur, 
ut  in  naufragio ,  bello ,  acuta  febri ,  vel  gravi  infir- 
mitale;  vel  quando  conscientia  dictat  ad  statim 
conütendum ,  quia  omne  quod  est  contra  conscien- 
tiam,  scilicet  prsecepti,  sedificat  adgehennam,  18. 
qusest.  1.  §.  ex  his,  et  ibi  gloss.  vel  quando  pro- 
babiliter  videret,  quod  illo  anno  copiam  idonei 
sacerdotis  habere  non  poterit ,  ut  poteris  videre  de 
bis  per  Petrum  de  Palud.  in  h.  sentent.  dist.  17.  et 
Sylvest.  in  summa,  in  parte,  Confessio,  la  1. 
versic.  secundo  queeritur;  ubi  refert  quintum  ca- 
sum ,  quem  addunt  aliqui ,  videlicet  quando  pec- 
cator  post  confessionem  et  communionem  recolit 
se  oblilum  confiten  aliquod  moríale,  quia  tenetur 
statim  confiten,  ñeque  potest  expectare  futuram 
Quadragesimam ,  quia  exponeret  se  periculo  obli- 
viscendi;  quod  tamen  ipse  Sylvester  dicit  nihil 
esse,  quia  oblivisci  peccatum  mortale,  non  est 
moríale  :  unde  iste  non  se  exponit  periculo  peccati , 
mortalis,  ñeque  tenetur  laborare  ne  obliviscatur, 
sed  sufíicit,  quód  velit  recordad  et  proponat  con- 
fiten ,  quando  alia  vice  tenebitur. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


S5 


que  por  la  virtud  que  ha  en  ellos  son  benditos 
de  Dios  cada  uno  por  sí  et  en  su  natura,  por- 
que tuellen  mal  et  aducen  bien,  et  sin  aquesto 
bendí ceñios  et  conj uranios  á  cada  uno  en  su 
cabo,  asi  como  habedes  oido,  mayormiente 
después  quando  son  ayuntados  en  uno  ;  ca 
luego  la  virtud  de  la  santa  Trinidat ,  que  es 
departida  en  nombre  de  tres  personas,  et 
ayuntada  en  un  fecho  seyendo  una ,  envia  la 
su  bendición  sobrellos,  et  fáceles  que,  ma- 
guer que  son  dos  cosas,  que  sean  una  en 
manera  de  alma ,  et  los  dos  nombres  que  ha 
que  se  tornen  en  uno.  Et  desta  guisa  los  ayun- 
tando et  dándoles  el  nombre  de  Jesu  Cristo , 
tórnales  asi  como  una  persona.  Et  por  eso  se 
homillan  á  ella,  et  la  saludan  saludándola. 
Et  aun  hay  otra  razón ,  que  asi  como  los  ju- 
díos fincaban  los  hinojos  ante  nuestro  señor 
Jesu  Cristo  quando  estaba  en  la  cruz ,  et  sa- 
ludábanlo por  deshonra  del  deciendol  que 


era  rey  de  los  judíos,  otrosí  los  cristianos 
contra  aquello  deben  fincar  los  hinojos  hu- 
millándose á  la  crisma ,  deciendol  que  Dios 
la  salve  porque  ha  nombre  de  Jesu  Cristo, 
que  es  rey  de  los  cristianos ,  et  cuyo  regno 
espiritualmente  non  ha  fin. 

LEY  XLVII. 

Cómo  debe  el  obispo  bendecir  et  consagrar  el 
olio  de  los  neófidos. 

Neóíidos  en  griego  tanto  quiere  decir  como 
homes  que  quieren  tomar  la  fe,  et  están  en 
prueba  si  la  tomarán  ó  si  non.  Et  porque  la  fe 
de  nuestro  señor  Jesu  Cristo  es  tan  santa 
et  tan  limpia  que  mas  non  puede  ser,  fue  asi 
establecido  et  ordenado  que  todos  aquellos 
que  la  quisiesen  tomar,  que  non  la  recibiesen 
á  menos  de  ser  limpios  en  el  cuerpo  et  en  la 


LEY  XXIII. 

Qué  cosas  ha  mester  la  penitencia  para  ser 
verdadera. 

Salvación  ganan  los  homes  de  sus  pecados 
faciendo  penitencia  verdadera,  et  para  esto 

LEX  XXIH. 

In  peccati  commissione  errat  quis  contra  Deum 
tripliciter :  meditando,  consentiendo ,  et  faciendo. 
lia  in  vera  pcenitentia  sunt  tria  necessaria ,  quibus 
illas  tres  offensiones  emendare  debet  peccator.  Pro  • 
prima,  cordis contritio.  Pro  secunda,  oris  confes- 
sio.  Pro  tertia,  operis  satisfactio.  Hoc  dicit. 

(1)  Se  duelan  en  sus  corazones.  Contrilio  debet 
esse  universalis,  continua,  habens  proposilum  con- 
íitendi  et  satisfaciendi ,  et  contritio  est  dolor  pro 
peccatis  verus  et  anxius  cura  proposito  abstinendi, 
confitendi,  et  satisfaciendi  assumptus,  Joel.  2. 
v.  13.'  Scindite  corda  vestra,  et  non  vestimenta 
vestra,  vel  dic  quód  cordis  contritio  est  á  malo  ad 
bonum,  á  diabolo  ad  Deum  conversio,  Joel.  2, 
v.  12.  Convertimini  ad  me  in  toto  córele  vestro. 
Conversio  autem  est  cordis  undique  versio,  de 
pcenitent.  dist.  1.  cap.  convertimini  ;hxc  Hostiens. 
in  summa  de  pcenitent.  et  remission.  charta  1. 
col.  5.  versic.  quid  si  contritio,  ct  col.  h.  vers. 
quedis  debeat  esse  contrilio.  Secundúm  Theologos , 
contritio ,  prout  est  virtus  seu  actus  virtutis ,  quae 
poenitentia  dicitur ,  difíinilur  sic  :  Contritio  est  do- 
lor voluntatis  assumptus  pro  peccatis;  prout  vero 
est  pars  sacramenti  habens  relationem  ad  alias 
partes,  est  dolor  voluntarle  assumptus  pro  pecca- 


han  menester  tres  cosas  :  la  primera  que  se 
duelan  en  sus  corazones  (1)  de  los  pecados 
que  ficieron :  la  segunda  que  los  confiesen  (2) 
verdaderamente,  non  encubriendo  ninguno 
á  sabiendas,  nin  menguando  de  decir  todo 
aquello  de  que  se  acordaren  :  la  tercera  que 
fagan  emienda  dellos ,  segunt  les  mandaren 

lis,  cum  proposito  confiíendi  et  satisfaciendi.  Vi- 
deas  Sanctum  Thom.  et  alios  Theologos  in  h.  Scn- 
tentiarum,  dist.  17.  Debet  autem  peccator  nili  ct 
orare  pro  magna  contritione ,  sed  si  majorem  non 
polest  habere ,  sallem  doleat  se  peccasse ,  <J¡  hoc 
sufficit ;  sed  propter  hoc  doleat ,  quia  Deum  offen- 
dit ,  nam  si  ex.  alus  causis  doleret ,  propter  infa- 
miam  forte  vel  amissionem  honoris ,  non  est  digna 
poenitentia,  cap.  ut  constilueretur ,  50.  distinct. 
ñeque  exigitur  peccatorés  tanlúm  doleré,  quód 
potius  vellent  omnem  pcenam  sustinere,  quam 
peccasse ,  ut  tradit  Innocent.  et  Joan.  Andr.  in  cap. 
omnís  atriusque  sexus ,  de  pcenitent.  et  remission. 
et  secundúm  Petrum  de  Palud.  a  poenitente  requi- 
rendum  est ,  si  pcenitet ,  et  si  non  sufficienter  do- 
let,  an  hoc  sibi  displiceat,  et  vellet  sufficienter 
doleré,  et  hoc  sufficit,  quod  Sylvester  in  summa, 
in  verbo,  Contritio,  $.  1.  dicit  valde  esse  notan- 
dum :  quia  sic  dispositus  est  contritus  vel  saltera 
altritus ,  ut  'possit  absolví ;  et  dicit  Gloss.  in  cap. 
quempeenitet,  de  pcenitent.  distinct.  l.quód  confi- 
ten quis  debet  de  omni  peccato ,  et  ejus  verilate, 
utin  cap.  consideret,  de  pcenitent.  dist.  S.  et  dist.  6. 
cap.  qui  vidt. 

(2)  Que  los  confiesen.  Gloss.  in  summa,  de  pce- 
nit.  dist.  5.  dicit ,  quód  ad  confessionem  tenentur 
ex  uiiiyersalis  Ecclesise  traditione  potius,  quam 


8G 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


voluntad,  et  santos  por  buenas  obras  etpor 
sacramento,  el  qual  se  debe  facer  con  este 
olio  que  deximos,  que  ha  de  ser  bendito 
desta  guisa.  Et  después  que  el  obispo  hobiere 
sagrado  la  crisma  segunt  que  habedes  oido , 
ha  de  tomar  el  ampolla  deste  olio  et  conju- 
rallo,  deciendo  como  conjura  aquella  criatura 
de  olio  por  el  nombre  de  Dios  Padre  poderoso 
et  de  Jesu  Cristo  su  Fijo  nuestro  señor  et  del 
Espíritu  Santo ,  que  por  aquel  lavamiento  de 
la  Trinidat  et  de  la  virtud  de  Dios  tuella  todo 
el  poder  malo  del  diablo,  et  todo  pecado  an- 
tiguo ,  et  toda  la  fuerza  del  su  corrimiento , 
que  es  espantoso ,  et  dañadero  et  ciego ,  que 
se  entiende  á  los  qué  non  veen  la  verdat  para 
conoscer  á  Dios ,  et  sea  desarraigado  et  afo- 
guentado,  porque  se  parta  de  aquella  cria- 


tura de  olio  que  es  puesta  para  provecho  de 
los  homes ,  de  manera  que  sea  aquella  un- 
ción apurada  et  fecha  de  los  sacramentos  de 
santa  eglesia  et  de  Dios,  porque  se  muestren 
por  sus  escogidos  en  los  cuerpos  et  en  las  al- 
mas aquellos  que  fueren  untados  con  él,  et 
hayan  remisión  de  sus  pecados ,  asi  que  sean 
fechos  et  aparejados  para  recebir  toda  gracia 
espiritual.  Et  acabado  este  conjuro  debe  el 
obispo  decir  esta  oración,  como  ruega  á  Dios, 
que  es  complido  et  ahondamiento  de  todas 
cosas ,  et  mas  que  es  gualardonador  de  todos 
los  bienes,  que  por  la  su  virtud  del  Espíritu 
Santo  tuelga  et  esfuerce  et  confirme  las  vo- 
luntades flacas  de  neciedat,  porque  aquellos 
que  al  lavamiento  santo  de  renascimiento 
venieren  et  fueren  untados  con  aquel  olio, 


aquellos  á  quien  se  confesaren.  Estas  tres 
cosas  debe  facer  cada  un  pecador  porque  erró 
contra  Dios  en  tres  maneras  :  la  una  por- 
que hobo  sabor  de  pensar  e^ pecado  :  la  otra 


porque  consintió  en  ello  queriéndolo  facer : 
la  otra  por  la  soberbia  que  hobo  en  cumplirlo 
de  dicho  et  de  fecho ;  et  asi  por  estos  tres 
males  todo  cristiano  que  se  confesare  verda- 


ex  novi  vel  veteris  Testamenti  auctorilaíe ;  et  quod 
traditio  Ecclesise  obligatoria  est,  ut  praeceptum , 
argum.  11.  dist.  cap.  in  his  rebus,  et  quod  neces- 
saria  est  confessio  in  mortalibus  apud  nos;  sed 
apud  Grsecos  dicit,  quod  non,  quia  non  emanavit 
ad  illos  traditio- talis,  et  illud  Epistolíe  Jacobi : 
confitemini  alterutrum  peccata  vestra ,  dicit  fuisse 
consilii  primó,  alioquin  ligaret  et  Grsecos,  non 
obstante  eorum  consuetudine.  Abb.  etiam  in  cap. 
omnis  idriusque  sexus ,  depcenüent.  et  remission. 
colum.  5.  versicul.  extra  gloss.  tenet  opinionem 
dicta?  glossse.  Theologi  tenent,  quod  ut  est  mentalis 
iacta  Deo ,  est  de  jure  naturali ,  ut  autem  est  voca- 
lis ,  est  de  jure  divino  nova?  legis  ,  ut  tradit  Sanctus 
Thom.  h.  'Senlentiar.  dist.  17.  ct  Sanctus  Bona- 
ventura,  Ricardus,  et  Scotus,  pro  quibus  valdé 
concludit  auctorilas  illa  Joan.  20.  v.  23.  Quorum 
remiseritis  peccata,  remiltuntur  eis,  et  quorum 
relinuerüis ,  retenta  sunt;  et  ideo  ñeque  Papa  dis- 
pensare potest  super  Sacramento  confessíonis ,  ne 
quis  conliteatur  bomini,  sccundüm  Sanctum  Tho- 
mam  in  /».  Sententiarum,  dist.  16.  quícst.  5.  artic.  1. 
in  fine ,  quia  Sacramenta  sunt  ex  institutione  di- 
vina; bené  lamen  Papa  posset  dispensare,  ut  dif- 
ferret  confessioncm  ultra  annum,dequo  etiam  per 
Arcbidiac.  de  jjcenüent.  dist.  b.  insumma ad  finem. 
Decius  consil.  112.  num.  5.  Peccata  venialia  non 
tenelur  quis  singulariter  confiten,  Gloss.  in  cap. 
perfecta  pcenitenlia ,  depcenüent.  dislinct.  1.  Hos- 
ticns.  vero  in  summa  de  pcenitent.  et  remission. 
charla  2.  versic.  de  quibus  peccalis,  ponit  in  boc 
tres  opiniones.  Prima ,  ut  non  sit  necesse  coníilcri 
venialia  peccata  sacerdotíbus,  ctsi  copia  sacerdoüs 


habeatur,  dummodo  hoc  ex  contempíu  non  prse- 
termittatur;  et  quod  sufiieeret  ea  confiten  cose- 
quali.  Secunda ,  quod  needum  mortalia,  sed  etiam 
venialia  pandenda  sunt  sacerdoti ,  qui  ligandi  et 
solvendi  potestatem  babet ,  si  ipsius  copia  habea- 
tur ;  et  est  argumentum  pro  eis  depcenüent.  dist.  1 . 
cap.  agite poenitentiam.  Tándem  ponit  ipsetertiam 
opinionem ,  et  dicit  esse  distinguendum  inter  ve- 
nialia, et  venialia;  habent  enim  tres  gradus  sicüt 
Apostolus  testatur  1.  ad  Corinth.  5.  v.  12.  et  ha- 
betur  in  §.  alias,  2b.  dist.  ligna  scilicet,  fcenum, 
et  stipulam.  Per  ligna  majora  venialia  intelligun- 
tur,  et  qus3  nimis  sunt  inveterata  vel  in  consuetu- 
dine jam  deducta ,  quse  ex  ipsa  frequentatione  et 
oontemptu  mortalia  reputanlur,  vel  sequuntur,  ut 
in  cap.  etsi  Christus,  $.  quídam,  de  jurejurando , 
et  sccundüm  boc  dicit  intelligendum ,  quod  Au- 
gust.  dicit,  quod  nullum  peccalum  adeo  veniale 
est ,  quod  non  fiat  crimínale  dum  placet,  ut  in  dict. 

f .  criminis ,  et  § .  sequent.  dist.  25.  et  tune  debet 
confiten ,  si  fieri  possit ,  et  de  bis  dicitur  :  Füasti 
grandia ,  vicie  ne  obruaris  arena.  Per  foenum ,  in- 
telligas  minora ,  et  box  confitenda  sunt  saltcm  in 
genere,  cap.  dequotidianis,  depcenüent.  distinct.  3. 
Per  stipulam ,  intellige  mínima  venialia ,  qua?.  in 
sola  cogitatione  consislunt,  et  quse  ad  consensum 
non  perveniunt,  ut  de  pcenitent.  distinct.  2.  cap. 
sicut  de  tribus.  Abbas  in  cap.  omnis  utriusque 
sexus ,  de  pcenitent.  et  remission.  dicit,  quod  bo- 
num  consilium  est,  de  quo  Gloss.  ibi,  ut  confitea- 
lur  quis  venialia ,  si  recolit ,  prsesertim  si  deducta 
sunt  in  consuetudine.  Cardinal.  Alexand.  in  dicto 

g.  criminis,  loquitur  in  hoc  satis  iotricate,  Sauc- 


DÉ  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


87 


sean  por  hi  alimpiados  de  todo  pecado ,  tam- 
bién en  la  carne  como  en  las  voluntades,  en 
manera  que  si  algunas  remasajas  fincaron  de 
tentación  del  diablo  ó  de  sus  obras,  que  por 
el  tañimiento  de  aquel  santo  olio  sea  todo 
tollido,  asi  que  non  finque  en  aquel  lugar 
ninguna  cosa  de  las  sus  maldades  nin  del  su 
poderío,  nin  pueda  hi  dexar  ascondidamente 
ningunt  asechamiento  para  facer  mal ;  mas 
veniendo  los  siervos  de  Dios  á  la  su  fe ,  et 
alimpiándolos  la  obra  del  su  Espíritu  Santo, 
sea  á  ellos  esta  unción  aprovechamiento  de 
salud,  porque  el  segundo  nacimiento  que  se 
face  por  el  sacramento  celestial  puedan  ellos 
recebir,  que  se  entiende  por  el  bautismo  ct 
por  la  unción.  Et  acabada  esta  oración  debe 
decir  el  obispo  á  alta  voz  este  prefacio ,  que 
se  entiende  por  oración  que  ha  de  ser  fecha 
ante  que  fagan  aquella  cosa  que  quieren  fa- 
cer, que  diz  asi :  que  ruega  á  Dios,  que  es 
durable  por  siempre,  que  deñe  bendecir  aque- 
lla criatura  de  aquel  olio,  el  qual  mostró  á 
Noe  quando  le  fizo  venir  la  paloma  que  troxo 
el  ramo  en  la  boca  en  signiíicanza  de  paz ,  et 
lo  departió  por  su  Espíritu  Santo ,  et  lo  fizo 
entender  á  aquellos  que  moraban  en  el  arca 
que  andaba  sobre  las  aguas ,  á  que  tornó  la 
paloma  que  dio  de  mano  Noe  con  delibra- 
miento honrado.  Et  estonce  el  obispo  et  los 
que  con  él  estodieren  deben  saludar  este  olio 
por  orden  cada  uno  en  su  grado,  asi  como  al 
otro  que  vos  deximos  de  la  crisma.  Et  todas 


estas  cosas  acabadas  deben  levar  aquellos 
olios  asi  ordenadamiente  como  los  aduxie- 
ron ,  et  meterlos  en  el  sagrario ,  que  quiere 
tanto  decir  como  lugar  donde  están  las  cosas 
sagradas. 

LEY  XLVIII. 

De  las  cosas  que  ha  de  decir  ó  de  facer  el  obispo 
ante  que  se  vaya  de  la  eglesia  después  que  la 
crisma  fuere  consagrada. 

Levada  la  crisma  et  los  otros  olios  benditos 
que  deximos  al  sagrario ,  debe  el  obispo  lavar 
las  sus  manos,  et  los  evangelisteros  deben  ir 
al  altar  et  descobrir  las  santas  cosas  que  es- 
taban cobiertas  sobre  él.  Et  el  obispo  hase  de 
llegar  al  altar  et  quebrantar  los  panes  que 
fueren  ofrecidos ,  á  que  llaman  obladas ,  et 
comulgar  al  pueblo  dellas,  dando  á  cada  uno 
sendos  bocados ,  veniendo  ordenadamente 
unos  en  pos  de  otros.  Et  ha  de  guardar  de 
estas  obladas  entregas  fasta  el  dia  de  pascua, 
de  que  comulgue  al  pueblo  sin  la  otra  grant 
comunión  que  se  face  con  la  hostia ,  et  el  vino 
et  el  agua,  que  es  el  cuerpo  et  la  sangre  de 
nuestro  señor  Jesu  Cristo.  Et  como  quier  que 
paquel  dia  del  Jueves  de  la  cena  consuma  el 
obispo  ó  el  sacerdote  que  dixiere  la  misa  la 
sangre  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo,  la  hostia 
debe  ser  guardada  fasta  otro  dia  entera- 
mente. Et  mientra  los  del  coro  dixieren  viés- 
peras  débenla  levar  un  sacerdote  et  un  ole- 


deramente (3)  debe  facer  aquellas  tres  emien- 
das sobredichas ;  ca  débese  doler  en  su  cora- 
zón por  el  pensamiento  malo  que  pensó ,  en 

tus  Thom.  U.  Sententiarum  distinct.  16.  et  17.  Sco- 
tus ,  et  Petrus  de  Palud.  ibidem ,  et  communiter 
Doctores  dicunt ,  quód  regulariter  non  teneamur 
confiten  peccata  venialia,  ñeque  ex  vi  Sacramento , 
ñeque  ex  dispositione  cap.  omnis  utriusque  sexus, 

¡  de  pcenitent.  et  remission.  et  intellige  de  confes- 

i  sione  in  specie  de  singulis ,  ut  in  principio  gloss. 

|  diximus.  Tenemur  tamen  ratione  statuti  Eeclesise 
confiten  venialia  in  genere  dicendo  :  Nos  quidem 
immunes  a peccato  morlali,  secundúm  conscien- 
tiam  nostram,  tamen  in  midtis  aliis  deliquisse,  et 
petere  absolutionem,  secundúm  Sylvest.  in  summa, 
in  verbo,  Confessio,  1.  §.  décimo  tertio  queeritur. 
Si  lamen  quis  dubitet  an  sit  mortale  vel  veníale , 
lenetur  confiten  eum  in  specie  secundúm  Sanclum 

.  Thomam ,  ubi  supra. 

(3)  Verdaderamente.  Debet  enim  esse  confessio 
pura ,  et  fidelis ,  et  integra ,  et  debet  Uabere  con- 


que hobo  sabor,  et  débelo  decir  de  su  volun- 
tad por  su  boca,  porque  fue  desvergonzado  (4) 
queriéndolo  facer,  et  ha  de  facer  emienda  por 

fessio  sexdecim,  quse  his  Yersibus  continentur. 

Sit  simples ,  humilis ,  Confessio ,  pura ,  fidelis , 
Alquo  frequens ,  nuda ,  discreta  ,  libens ,  verecunda , 
Integra,  secreta,  lacryniabilis ,  accelerata, 
Fortis,  et  aecusans,  et  sit  parere  parata. 

Secundúm  Sanctum  Thomam ,  et  alios  Theologos 
in  h.  Sententiaruní ,  dist.  17.  ubi  litec  plené  expo- 
nuntur.  Vide  eliam  per  Hostiens.  in  summa  de 
poenitent.  et  remission.  charta  5.  colum.  2.  et  U. 
et  5.  versic.  qualis  debet  esse  confessio,  et  vide 
glossam  nolabilem,  in  cap.  quem  pcenitet,  de  pce- 
nitent. dist.  1 .  et  duae  de  praedictis ,  scilicet  quód 
sit  frequens  et  festina ,  sunt  de  bene  esse ,  secun- 
dúm Sylvest.  in  summa,  in  verbo,  Confessio,  la 
1.  versic.  primó  vero  quairitiir. 

(*)  Dmargoimd-Qt  Debet  ergo  in  confessione 


88 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


rigo  de  evangelio  cobierta  con  un  paño  de 
lino  muy  blanco,  yendo  con  ellos  aquellos 
otros  oficiales  que  son  para  servir,  asi  como 
los  que  son  de  pistola  ó  de  algunos  de  los 
otros  grados.  Et  estos  han  de  ir  con  candelas 
delante  et  con  encensarios  estas  palabras 
cantando,  que  dixo  nuestro  señor  Jesu  Cristo 
en  este  dia  á  los  sus  decípulos  quando  tomó 
el  pan ,  et  lo  bendixo  et  lo  quebrantó  ;  que 
aquel  era  el  su  cuerpo  que  por  nos  seria 
traido  :  et  otrosí  el  vino ,  que  aquel  era  el 
cáliz  del  nuevo  testamento,  que  era  la  su 
sangre :  et  que  aquello  feciesen  siempre  en 
su  remembranza.  Et  esto  deben  facer  fasta 
que  lo  pongan  en  el  lugar  do  lo  han  de  po- 
ner :  et  deben  hi  tener  todavía  candela  acen- 
dida  fasta  otro  dia  á  la  misa,  et  non  deben 
estar  sin  lumbre.  Et  esto  acabado  debe  el  ar- 
cediano comenzar  las  viésperas  que  se  deben 
acabar  con  la  misa,  deciendo  el  obispo  esta 
oración ,  en  que  ruega  á  Dios  que  nos  seamos 
ahondados  del  su  manjar  de  vida,  que  se  en- 
tiende por  el  su  cuerpo  et  por  la  su  sangre, 
et  que  seamos  tales  en  este  mjrndo  que  lo  re- 
cibamos dignamiente ,  porque  hayamos  en  el 
otro  por  él  complido  gualardon.  Et  quando 
esto  hobiere  dicho  debe  decir  el  evangelistero 
que  se  vayan  de  la  eglesia  los  que  se  qui-" 


sieren  ir,  que  ya  la  misa  es  dicha.  Et  después 
desto  debe  el  obispo  entrar  en  el  sagrario ,  et 
mandar  á  los  prestes  que  guarden  aquel  olio 
segunt  que  es  establecido  en  santa  eglesia,  et 
dárgelo  sellado  poniendo  hi  su  sello ,  et  que 
non  lo  den  á  ninguno  que  gelo  demande  por 
razón  de  melecina,  nin  otrosi  á  aquellos 
que  obran  de  fechizos  nin  de  encantamien- 
tos :  et  esto  se  entiende  también  por  los  va- 
rones como  por  las  mugeres :  et  el  que  lo 
federe  débele  ser  tollida  la  honra  que  ho- 
biere de  la  eglesia. 

LEY  XLIX; 

De  la  virtud  que  ha  en  si  la  crisma  et  de  la  pro 
que  face  quando  obran  con  ella. 

Compuesta  et  fecha  la  crisma  segunt  que 
ya  habernos  dicho  recibe  en  si  grant  virtud ; 
et  esto  por  muchas  razones  :  primeramiente 
porque  es  de  olios,  que  cada  uno  ha  virtud 
en  tres  maneras :  la  una  naturalmiente  en  si 
mesmos  ,  segunt  que  desuso  oistes  :  la  otra 
espiritual  por  los  conjuros  et  bendiciones,  et 
por  el  sacramento  que  facen  sobrellos  :  et 
otrosi  por  aquellas  palabras  que  dicen  sobre 
amos  á  dos  quando  son  envueltos  en  uno  et 


la  soberbia  que  hobo  en  sí  en  complir  el  pe- 
cado ;  et  para  estas  tres  cosas  mostrar  ame- 
nazó Amos  el  profeta  por  mandado  de  nuestro 
señor  Dios  á  Azahel  rey  de  Damasco,  quandol 
dixo  (5) :  que  por  los  males  et  por  las  premias 
que  íiciera  tres  vegadas  á  los  pueblos  de  los 
judíos,  si  se  repintiese  et  feciese  penitencia 
dello  que  lo  perdonarie ;  mas  por  la  quarta 
vegada  si  los  apremiase  nol  perdonarie,  mas 
que  le  darie  pena  por  ello.  Onde  por  estos 

vincere  erubescentiam ,  et  ipsa  erubescentia  par- 
tem  babet  remissionis,  quoniam  et  verecundia 
magna  est  pcena,  ut  in  cap.  quem  pmnilet,  de  pee- 
nilent.  distinct.  1.  et  non  debet  dividí  confessio 
timore  verecundia;,  cap.  1.  versic.  cautus,  de 
j)oenitent.  distinct.  5.  et  contra  hunc  pudorem  est 
triplex  medicina.  Prima,  consideratio  ralionis  na- 
turalis:  si  enim  non  erubuisli  peccare,  quod  in- 
honcslum  et  inutile  fuit,  non  debes  secundum 
ralionem  naturalem  erubesccre  confiten  ,  quod 
lionestum  et  utile  est;  unde  dicit  beatus  Bcrnar- 
dus  :  «  O  insania  nimia  hominum ,  pudet  abluí ,  et 
«  non  pudet  inquinan  :  pudet  sordes  abstergeré , 
ü  et  non  pudet  contraliere  ;  aMergitm*  cajiga ,  et 


males  et  por  estas  premias  entiéndense  tres 
maneras  de  pecado  en  que  caen  los  homes, 
pensando  mal  et  consintiéndolo ,  et  después 
faciéndolo.  El  quarto  es  quando  non  quieren 
facer  penitencia  de  sus  pecados ;  et  han  sabor 
de  vevir  en  ellos ;  et  por  ende  al  que  asi  mu- 
riere non  lo  perdonará  Dios  (6) ;  ca  derecho 
es  que  el  que  toda  su  vida  quiso  vevir  en  pe- 
cado sin  penitenciarse  ó  arrepentirse  dello , 
que  después  de  su  muerte  siempre  sea  enpena. 

«  contemnitur  anima !  »  Secunda,  est  virtus  divina? 
intuilionis ,  quam  nihil  celare  potest ,  etiam  mini- 
mam  cogitationem  :  ad  Hebraos  4.  v.  13.  Omnia 
nuda'sunt,  et  aperta  oculis  ejus,  cap.  nont.  de 
judie.  Tertia,  est  comparatio  futura;  confusionis  : 
Ecclesiast.  h.  v.  25.  est  confusio  adducens  igno- 
miniam,  sive  peccatum,  et  est  confusio  adducens 
gloriam;  de  his  plené  perHostiens.  insumma,  de 
pcenüent.  et  remis.  cbarta9.  column.  1.  vers.  qued 
impediant  poenitenliam. 

(5)  Dixo.  Vide  Amos  cap.  1.  et  in  cap.  super  tri- 
bus, depoenit.  distinct.  1. 

(6)  Non  lo  perdomrá  Dios.  Addg  d¡cf.  cap.  mper ' 
tribus,  in  fine, 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  BE  LA  SANTA  EGLESIA. 


89 


éncorporada  la  crisma  como  debe  ser :  la  otra 
por  el  nombre  de  Jesu  Cristo  onde  ella  recibe 
el  suyo ,  que  ha  tan  grant  fuerza  et  virtud, 
que  sobre  todas  las  cosas  ha  poder,  et  le  son 
homildosas  et  obedientes,  asi  como  dixo  sant 
Pablo,  que  en  el  nombre  de  Jesu  Cristo  todas 
las  cosas  deben  fincar  los  hinojos,  asi  en  el 
cielo,  como  en  la  tierra ,  como  en  los  infier- 
nos :  et  otrosi  por  la  señal  de  la  cruz  que  facen 
sobre  ella  que  ha  poder  et  virtud  de  vencer 
todas  cosas  :  et  sin  todo  esto  que  es  fecha  por 
manos  de  homes  sagrados ,  asi  como  los  per- 
lados mayores ,  et  en  los  lugares  sagrados , 
asi  como'en  las  eglesias  honradas,  et  en  tiempo 
sagrado ,  asi  como  en  el  que  el  nuestro  señor 
Jesu  Cristo  nos  redimió ,  sofriendo  muerte  et 
pasión  por  nos.  Et  por  todas  estas  virtudes 


que  ha  en  sí  la  crisma  viene  muy  grant  pro 
della  al  linage  de  los  homes.  Ca  asi  como 
cayeron  en  la  saña  de  Dios  por  el  fruto  que 
comió  contra  su  voluntad  Adán ,  que  fué  el 
primero  home ,  et  porque  non  fue  obediente 
ganaron  todo  su  linage  'desamor  de  Dios  et 
cayeron  en  perdición :  otrosi  por  el  fruto  des- 
tos  árboles  que  habernos  dicho  nos  fizo  ganar 
nuestro  señor  Jesu  Cristo,  que  fue  el  segundo 
home  que  hobo ,  amor  de  su  Padre  seyendol 
obediente  fasta  la  muerte.  Otrosi  tiene  muy 
grant  pro  la  crisma ,  que  la  fuerza  della  arrie- 
dra  al  diablo  del  home  et  lo  saca  de  su  volun- 
tad et  de  sus  obras ,  quel  era  ya  como  morada 
antigua  en  que  moraba  sin  derecho ,  como 
apoderándose  de  lo  que  non  era  suyo  5  ca  Dios 
lo  habia  fecho  et  establecido  para  su  moranza. 


LEY  XXIV. 

De  las  tres  maneras  de  pecados  que  los  homes 
facen,  que  perdona  Diosa  los  que  se  con- 
fiesan. 

Santa  eglesia  muestra  como  perdona  Dios 
tres  maneras  de  pecados  á  los  homes  quando 
se  confiesan ,  et  da  enxiemplo  desto  de  los 
tres  muertos  que  resucitó  nuestro  señor  Jesu 
Cristo  quando  andaba  por  tierra ;  ca  segunt 
fizo  entonce  en  los  cuerpos  face  agora  á  se- 
mejanza dello  en  las  almas.  Primeramente 
resucitó  la  fija  (4)  del  príncipe  de  la  sinagoga 
que  yacie  muerta  en  su  casa  dentro ;  et  por 
esto  se  entiende  el  pecado  de  los  malos  pen- 
samientos en  que  home  está,  et  quando  faz 
penitencia  dellos  resucitál  nuestro  Señor  en 
el  alma ,  que  era  muerta  por  aquel  pecado 
contra  Dios ,  por  el  pensamiento  malo  que 
pensó  dentro  en  su  corazón ,  asi  como  resu- 
citó á  aquella  moza  dentro  en  su  casa.  El 
otro  muerto  que  resucitó  era  fijo  (2)  de  una 
viuda,  et  quando  lo  levaban  á  soterrar  en- 
contróse nuestro  señor  Jesu  Cristo  con  los 
quel  levaban  fuera  de  la  puerta  de  la  ciudat, 
et  hobo  duelo  de  su  madre  et  de  la  otra  com- 
paña que  lloraban  por  él,  et  resucitólo;  et 

LEX  XXIV. 

Anima  per  peccatum  moritur  in  damnationem 
perpeluam ,  et  per  poenitentiam  resurgit  in  vitam 
seternam.  Hoc  dicit. 

(1)  La  /ya.  Vicie  Matth.  cap.  9.  y.  25.  et  in 


por  esto  quiso  que  entendiésemos  el  pecado 
que  face  home  en  diciendo  algunas  palabras 
que  fuesen  carrera  para  facer  el  pecado  que 
pensó,  ó  trabajándose  en  otra  manera  qual- 
quier  para  complirlo ,  et  quando  face  peni- 
tencia del  resucítale  nuestro  Señor  en  el 
alma,  que  era  ya  en  carrera  para  complir  el 
pecado,  asi  como  fizo  vevir  al  fijo  de  la  viuda 
que  levaban  á  soterrar.  El  tercero  que  resu- 
citó fue  Lázaro  (3)  que  habie  quatro  dias  que 
era  muerto  et  olie  mal  •,  et  por  esto  tovo  por 
bien  que  entendiésemos  el  pecado  que  home 
face ,  non  tan  solamente  por  pensamiento  nin 
por  palabra ,  mas  compliéndolo  por  fecho : 
ca  á  este  resucita  nuestro  Señor  Dios  en  el 
alma  quando  face  penitencia ,  como  resucitó 
á  Lázaro  del  sepulcro  que  olie  ya ;  ca  asi 
como  el  cuerpo  del  home  muerto ,  que  es  ya 
corrompido,  aborrecen  los  homes,  porque 
les  huele  mal ,  asi  al  pecador  quando  cumple 
el  pecado  por  obra  aborrecel  Dios.  Et  por 
ende  llora  santa  eglesia  et  ruega  á  Dios  por 
estos  tales  que  son  de  fecho  en  mayores  pe- 
cados ,  segunt  dixieron  los  santos  •,  llore  por 
tí  santa  eglesia  tu  madre,  et  lave  tus  pecados 
en  sus  lágrimas :  et  esto  se  face  á  semejanza 
de  como  lloraron  santa  María  Magdalena  et 
santa  Marta,  et  rogaron  á  nuestro  señor  Jesu 

cap.  quem  pcenitet,  in  fine,  de  poenit.  distinct.  1. 
et  eadem  dist.  in  §.  denique,  versic.  tres  quoque. 

(2)  Fijo  de  una  viuda.  Luc.  7.  v.  14.  et  in  cap. 
fleat ,  de  ¡icenitent.  distinct.  1. 

(3)  Lázaro.  Joan.  cap.  H.  v.  17.  et  cap,  quan- 
lumlibct}  de  poeniten,  distinct.  lx 


$0 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV, 


Et  por  ende  la  crisma  es  asi  como  posadero 
de  Jesu  Cristo,  que  toma  aquella  posada  para 
él  poniendo  hi  la  su  señal  de  la  cruz ,  et  la 
entrega  de  quanto  hi  falla ,  echando  de  hi  al 
diablo  et  todo  lo  que  hi  tiene.  Et  otrosi  faz 
grant  pro  que  asegura  al  home  que  non  caerá 
en  la  culpa  primera,  nin  tornará  en  él  el  diablo 
si  por  su  grant  merescimiento  non  fuere  i  et 
faciendo  esto  da  al  home  cumplidamente  el 
amor  de  Dios  onde  es  todo  bien. 


LEY  l; 


Cómo  debe  ser  honrada  et  guardada  la  fiesta 
del  Jueves  de  la  cena,  en  que  debe  ser  fecha 
'  la  crisma. 

Fiesta  tanto  quiere  decir  como  cosa  en  que 
facen  dos  obras  :  la  una  de  alegría,  et  la  otra 
de  honra.  Et  cada  una  destas  ha  de  ser  fecha 
con  razón;  la  alegría  habiendo  los  homes 


Cristo  por  su  hermano  Lázaro  quel  resuci- 
tase, et  lloraron  otrosi  la  otra  compaña  que 
iban  con  ellas. 

LEY  XXV. 

Qué  los  clérigos  deben  ser  sabios  en  dar  las 
penitencias. 

Sabidores  deben  ser  los  clérigos  en  dar  las 
penitencias  á  los  que  á  ellos  se  confesaren , 


pues  que  son  puestos  en  lugar  de  Dios  para 
juzgar  las  almas  ;  ca  qualquier  dellos  debe 
primero  oir  el  pecado  que  fizo  el  home  que 
se  le  confiesa,  et  desi  preguntar  las  cosas 
que  están  cerca  del ,  para  saber  mas  la  ver- 
dat ,  á  que  dicen  en  latin  circunstancias  : 
estas  son  asi  como  qual  es  el  pecado  que  fizo 
aquel  que  se  confiesa,  et  de  qué  edat  (1)  es  el 
pecador,  si  es  mancebo  ó  si  es  viejo,  ó  si  es  sano 
ó  doliente  (2),  ó  libre  ó  siervo  (3),  ó  rico  (4)  ó 


LEX  XXV. 

Confessor,  qui  est  positus  loco  Dei,  debet  sa- 
pienter  scrutari  in  confessione  pcenitentis  circum- 
stanüas ,  et  ejus  personam  in  setate ,  valetudine , 
conditione,  divitiis ,  statu ,  lilleratura  et  dignilate , 
contemplando  etiam  locum  et  tempus  commissi , 
et  an  per  se ,  Yel  allerius  suggestione ,  aut  adjuto- 
rio  peccavit  :  contriüonem  insuper  pcenitentis, 
quibus  diligenter  inspectis,pcenitentiam  comraisso 
conlrariam  injungit  arbilráriam ;  obediat  poeni- 
tens ,  implealque  eam ,  quia  alias  sibi  non  prode- 
rit.  Hoc  dicit.  Orlum  habet  a  cap.  1.  de  poenit. 
dislinct.  5. 

(1)  Edat.  Ratione  fragilis  setatis ,  mínór  pceni- 
tentia  est  imponenda,  15.  quíest.  1.  %.  ut  ñaque, 
pueri  doli  capaces  tenentnr  coníiteri ,  cap.  omnis 
ulriusque  sexus ,  de  poenitent.  et  remission.  Host. 
in  summa  ejusdem  liluli ,  charla  8.  col.  2.  vers. 
cid  pueri.  Si  vero  est  valde  senex  in  aelate  decre- 
pita, alleviari  debet  jejuniis,  et  gravan  oralioni- 
bus ,  ut  in  dicto  cap.  1.  de  poenit.  dist.  5.  et  si  habet 
pecuniam  ,  redimat  cum  ipsa  pcecata  sua,  de 
potnit.  dislinct.  i.  cap.  medicina.  Si  vero  non  sunt 
ila  senes ,  fortiús  pcenitentiari  debent ,  quám  de- 
crepiius ,  tales  cnim  cum  peccant,  juvenes  ad  in- 
terilum  trahunt;  quia  secundúm  bealum  Grego- 
rium,  laqueus  juvenum  omnes  mali  senes,  2. 
queest.  7.  cap.  Paulus  dicit;  «  in  sene  vero  omni 
«  discrctione  carente,  dic  ulinpupillo,ct furioso. » 
Host.  ubi  supra,  charta  8.  col.  5.  versic.  q liando, 
con/ilendum  est. 

(2)  Doliente.  Infirmo  non  est  injungenda  pceni- 
lentia,  sed  innotescenda  quanlitas  el  qualitas,  ut 


dicat  sic  sacerdos  :  Si  tu  esses  sanus ,  talem  pceni- 
tentiam  deberes  agere ,  et  usque  ad  tale  tempus ; 
sed  quia  es  infirmus ,  tibi  non  injungo;  dico  tamen 
tibi ,  quód  si  decesseris ,  facías  talem  eleemosy- 
nam ,  sive  injunge  tuis  hseredibus  quód  eam  í'a- 
ciant  pro  hac  pcenitentia;  si  autem  convalueris, 
iterum  humiliter  confitearis,  et  facias  poenitentiam, 
qussi  tibi  injuncta  fuerit.  Probantur  hsec  in  cap. 
«6  infirmis,  26.  queést.  7.  et  b0.<  dislinct.  cap.  de 
his;  26.  qua;st.  6.  cap.  si  quis  corpore,  et  cap.  seq. 
líosliens.  in  summa ,  de  poenit.  et  remission. 
%.  quando  confitendum ,  versic.  con/ilendum  est 
tempore  sanitatis.  Videtur  tamen ,  quód  et  possit 
sacerdos  dicere,  si  convalueris,  fac  talem  peeni- 
tentiam,  sine  eo  quód  tenealur  iterum  coníiteri, 
vide  infra  eod.  1.  59. 

(5)  Siervo.  Si  servas  sít,  et  obedierit  domino, 
obediendo  in  atrocioribus ,  minus  puniendus  est, 
22.  qusest.  b.  cap.  qui  compulsus  :  12.  quaíst.  2. 
cap.  cum  dewtissimam,  et  tamen  in  talihus  non 
tencbatur  obedire,  1.  serms,  [f.  de  action.  et  obli- 
gaíion.  cap.  Si  dominus,  11.  qusest.  3  :  86.  dist. 
cap.  an  pulatis.  Quód  si  voluntarié  peccaverit, 
acriüs  quam  alius  in  corpore  etiam  punitur,  %h. 
qusest.  1.  cap.  qui  contra  pacem  :  12.  qusest.  2. 
cap.  qui  manumittitur :  3.  qusest.  11.  |.  si  quis 
ex  familiaribus  :  ñeque  est  servo  injungenda  pe- 
regrinado, per  quam  dominus  servi  servitio  de- 
fraudetur,  cap.  relatum,  de  sentent.  excommun. 
líosliens.  in  summa,  de  poenitent.  et  remission. 
charta  Ib.  col.  U.  versic.  licet  autem. 

(U)  Rico.  Inquirat  Sacerdos  cauté ,  et  astuté  quaí 
causa  movet  divitem  ad  peccandum ,  de  poenitent. 
dislinct.  6.  cap.  1.  ad  fin.  et  imponat  pcenitentiam 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA, 


Oi 


debdo  de  la  haber  et  de  la  facer  con  derecho ; 
la  honra  faciéndola  en  lugares  honrados  et 
con  cosas  honradas ,  et  mayormiente  quando 
aquellos  á  quien  la  facen  han  honra  en  sí. 
Et  porque  en  la  fiesta  de  la  cena  et  de  la  crisma 
se  encierra  todo  esto ,  por  eso  queremos  mos- 
trar las  maneras  et  las  razones  por  que  fue 
asi.  Et  las  maneras  son  dos :  la  primera  porque 


Dios  la  honró  por  su  cuerpo  mesmo,  faciendo 
en  tal  dia  corte  de  sus  vasallos  et  de  sus 
amigos,  et  comiendo  con  ellos,  que  es  cosa 
en  que  se  demuestra  grant  amorio  de  amigo 
et  mayormiente  de  señor  á  vasallos.  Etnon  tan 
solamiente  les  dio  á  comer  manjares  terre- 
nales, mas  aun  dióles  el  su  cuerpo  mesmo  et 
la  su  sangre  de  que  usasen  cada  dia  comién- 


pobre,  ó  clérigo  (5)  ó  lego,  6  letrado  (6)  ó  sin 
letradura,  ó  perlado  (7),  ó  otra  persona  me- 

in  jejunio ,  oratione ,  et  eleemosyna  consistentem , 
et  si  sit  delicatus  caveat  ne  asperura  jejunium  in- 
jungat,  41.  distinct.  cap.  non  cogantur,  aggravet 
eum  in  eleemosynis ,  cap.  medicina,  de  poenitent. 
distinct.  1.  Hostiens.  ubi  supra,  versic.  si  dives 
sit. 

(5)  Cllérigo.  In  eodem  genere  peccati  magis  vi- 
detur peccare  clericus,  quám  laicus,  Gloss.  in 
cap.  homo  christianus,  40.  distinct.  Plus  enim 
peccare  videtur  perfectus,  quám  imperfectas, 
Gloss.  in  cap.  1.  de  poenitent.  distinct.  5.  in  parte , 
ideo  enim ,  quse  tamen  limitat  hoc  secundum  con- 
temptum.  Adde  gloss.  in  cap.  qui  viderit,  32. 
qusest.  b.  in  parte,  studiosa,  et  1.  Regum,  cap.  2. 
v.  28.  et  de  poenitent.  dist.  1.  cap.  si  sacerdos : « Si 
Sacerdos  peccaverit ,  quis  orabit  pro  eo  ? » 

(6)  Letrado.  Huic  enim  propter  majorem  scien- 
tiam  durior  videtur  pcenitentia  imponenda ,  quám 
non  lilterato ;  quia  magis  videtur  contemnere  qui 
plus  scit ,  quám  qui  minus ;  et  quia  litterati  pec- 
cant  in  multis,  de  quibus  sacerdos  debet  inquirere 
ideó  debet  hoc  scire ,  de  quibus  vide  per  Hostiens 
in  summa,  de  poenitent.  et  remis.  charta  6.  col.  4 
versic.  cui  doctor. 

(7)  Perlado.  Praelatus  si  publicó  peccaverit 
acrius  quám  alius  puniri  debet  propter  exempl 
perniciem ,  11.  quaest.  3.  cap.  prcecipué ,  cap 
magnce ,  de  voto ,  ubi  Glos.  tradit  illud  :  Regís  ad 
cxemplum,  etc.  85.  distinct.  cap..-wemo  qaippe,  si 
occultum  mitiús  punitur ,  quám  quando  publicé 
nam  gradus  dignitatis  vel  ordinis  peccatum  aggra- 
vat,  dict.  cap.  homo  christianus,  40.  dist.  et  89 
distinct.  cap.  ad  hoc.  Unde  Presbyter  magis  pu- 
niendus  est ,  quám  Diaconus  :  et  vide  de  poenitent 
distinc.  4.  $.  finís.  Hostiens.  ubi  supra ,  versic.  si 
Pnelatus  sit. 

(8)  Persona  menor.  Milites ,  rustici ,  merca tores, 
vel  alii,  de  quibus  vide  latiús  per  Hostiens.  in 
summa,  depcenit.  et  remission.  cliarta  8.  versic. 
cui  miles,  versic.  cui  rusticus,  et  versic.  cuimer- 
caior,  et  dicitjbi  Hostiens.  quód  vita  rusticorum 
tütior  est ,  quám  quiescenlium  deliciosorum  divi- 
tum  et  oliosorum ,  unde  versus  : «  Divitiis  uti ,  res 
est  adversa  saluti :  paucos  crede  bonos ,  quos  beat 
seris  bonos  :  mollities  vestís ,  coitus ,  gula ,  cura 
quiétis. »  Et  circa  mercatores  nota  signanter ;  cura 


ñor  (8) ;  ó  si  el  logar  (9)  en  que  fizo  el  pe- 
cado es  sagrado  ó  non,  et  en  dia  de  fiesta  ó 

(narrando  in  his  quse  peccant)  dicit :  Nono ,  trans- 
ferendo  se  ad  regiones  remotas ,  et  nimiam  moram 
trahentes ,  el  ibi  cum  diversis  etiam  alienis  uxori- 
bus  adulterium  committendo ,  et  suis  causam  adul- 
terii  prsebendo  ,  de  quibus  quot  mala  proveniant 
dicit  ipse ,  nemo  est  qui  ignoret ;  quod  tu  nota 
contra  mercatores  transferentes  se  in  regiones  In- 
diarum  Maris  Occeani ,  ibique  nimiam  moram  tra- 
hentes. De  religiosis  autem  dic ,  quod  in  tribus 
casibus  in  eodem  genere  peccati ,  plus  peccant 
quám  laici.  Primus ,  cum  religiosus  peccat  contra 
votum  religionis ,  veluli  fornicando  contra  votum 
continentise ,  vel  turando  contra  votum  paupertatis, 
et  contra  preeceptum  decalogi.  Secundus ,  cum 
peccat  ex  contemptu^  cum  per  id  sit  ingratus  di- 
vini  beneficii ,  quo  sublimalus  est  ad  perfectionis 
statum,  "Tertius,  propter  scandalum,  quia  multi 
ad  ejus  vitam  respiciunt ;  sed  si  religiosus  non  ex 
contemplu ,  sed  ex  infirmilate  vel  ignorantia  pec- 
cat ,  non  contra  votum  suse  religionis ,  et  occulté  et 
absque  scandalo ,  leviüs  peccat  eodem  genere  pec- 
cati ,  quám  ssecularis ,  nam  ex  multis  bonis  quae 
facit,  quasi  absorbetur  peccatum  illius ,  si  sit  leve, 
et  si  sit  mortale ,  fáciliús  ab  illo  resurgit  propter 
intentionem ,  quam  habet  erectam  ad  Deum  ,  quae 
licéf  ad  horam  intercipiatur ,  de  facili  reparatur , 
et  quia  juvatur  etiam  á  sociis  ad  resurgendum. 
Hsec  sunt  ex  S.  Thom.  2.  2.  quaest.  186.  art.  fin.  et 
tradit  Joan.  And.  in  cap.  accusatus,  de  hceret.  lib. 
6.  et  nota ,  quód  non  est  injungendum  in  pceniten- 
tia monacho  jejunium ,  in  speciali  propter  scanda- 
lum fratrum ,  20.  qusest.  1 .  cap.  monachi,  et  §.  í¡  i. 
potest  tamen  puniri  in  ciborum  abstinentia ,  cum 
et  sine  scandalo  possit  comedere  magis ,  vel  mi- 
nus :  si  tamen  esset  monachus  solitarius ,  posset 
ei  indici  jejunium,  videas  per  Hostiens.  ubi  supra, 
charta  16.  col.  1 .  versic.  si  sit  monachus  :  et  de 
monachis ,  et  eorum  exccssibus ,  vide  per  eumdem 
charta  6.  col.  2.  versic.  cui  monachi;  ibi  etiam  vi- 
dere  poteris.de  excessibus  aliarum  personarum. 

(9)  Logar  en  que  fizo.  An  in  loco  sacrato  ,  ut  in 
cap.  1.  de  poenit.  distiact.  S.  ubi  vide  de  hac  cir- 
cumstantia ,  et  alus  lúe  expressis ,  et  per  Gloss.  in 
cap.  homo  christianus,  ubi  Praepos.  40.  distinct. 
Et-advcrte ,  quod  necesse  est  confiten  circumstan- 
tias  mutantes  speciem  peccati  3  si  trajiant  ad  spe- 


1)2 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


dolo  naturalmiente  et  espiritualmente,  asi  que 
por  este  comer  fuesen  herederos  con  él  en  el 
su  regno,  seguntél  dixo  en  aquel  dia ,  que 
ya  non  les  dirie  siervos  mas  amigos ;  ca  el 
siervo  non  sabe  lo  que  el  señor  face ,  mas  que 
los  escogie  por  sus  amigos,  asi  que  quanto* 
él  oyera  á  su  Padre  todo  gelo  feciera  saber. 
Et  díxoles  aun  mayor  amor  mostrándoles 
quanto  facie  por  ellos,  deciendo  que  no  le 
escogieran  ellos  á  él ,  mas  él  á  ellos ,  et  que 
los  posiera  en  lugar  do  comiesen  et  que  reci- 
biesen fruto  atal  que  siempre  les  durase.  Et 
aun  díxoles  mas  de  todo  esto,  que  pediesen 
á  Dios  su  Padre  en  el  su  nombre  toda  cosa , 


et  que  la  habrien.  Et  esto  les  mostró  quando 
les  dio  enxiemplo  lavándoles  los  pies,  porque 
lo  feciesen  los  unos  á  los  otros ;  ca  aqui  les 
enseñó  carrera  de  humildat ,  mostrándoles 
como  él  era  humildoso,  segunt  él  mismo  dixo : 
venid  á  mí ,  ca  yo  manso  so  et  humildoso  de 
corazón ;  ca  sin  falla  él  hobo  en  sí  acorda- 
damiente  estas  dos  cosas  que  son  contrarias 
á  otro  home ,  poderío  et  humildat  •,  ca  el  su 
poderío  es  tan  grande  como  aquel  que  fizo 
todas  las  cosas  deste  mundo  de  nada,  et  él 
las  ha  en  su  poder  et  las  ha  en  su  mandar ; 
ca  en  él  se  encierran  todas ,  et  él  por  ninguno 
non  puede  ser  encerrado.  Et  la  su  humildat 


en  otro ,  ó  si  fizo  el  pecado  tan  solamente  por 
sí  ó  con  ayuda  de  otri,  et  por  qué  se  movió  á 
facerlo ,  ó  si  lo  fizo  de  su  grado  ó  por  fuerza, 
et  quántas  veces  (10),  et  en  qué  manera ,  et 
sobre  todo  esto  si  muestra  el  pecador  si  le 


pesa  (11)  porque  pecó.  Et  quando  todas  estas 
cosas  hobiere  catadas ,  debel  dar  penitencia 
contraria  del  pecado  (12)  que  fizo,  ó  otra  se- 
gunt su  albedrio  (13),  qual  entendiere  que 
podrá  complir.  Otrosí  el  que  se  viniere  con- 


ciem ,  qufe  de  se  sit  peccalum  moríale ;  de  c?r- 
cumstanliis  vero  aggravanlibus  ¡n  eadem  specie, 
communior  el  probabilior  opinio  cst,  qnód  non  sit 
necessarium  eas  confiten,  licét  sit  laudabile,  ut 
tradit  latiús  Sylvest.  in  sua  summa ,  in  parte ,  Can- 
fessio',  la  1.  vers.  nono  qaceritur. 

(10)  Et  quántas  veces.  Debet  ergo  pcenitens  ex- 
plícito confiten  se  fecisse  peccatum  bis,  velter, 
vel  plañes ,  proal  babeat  in  memoria  :  videas  Syl- 
vestr.  ubi  supr.  versic.  11. 

(11)  Si  le  pesa.  Nam  si  máxima  est  contritio, 
etiam  poena  peccati  diminuitur ,  vide  Glos.  in  cap. 
baplismi  vieem ,  de  cansccrat.  distinc.  U.  et  Abb. 
in  cap.  inter  opera,  de  spons.  2.  notabü.  et  text. 
in  cap.  in  áctione,  de  poenit.  distinct  1.  et  Gloss. 
ead.  dist.  in  cap.  mensuram,  in  parte  doloris,  et 
Gloss.  in  cap.  omnis,  U%.  dist.  et  Ludolphus  Car- 
lus.  parí.  2.  cap.  GO.  col.  18.  in  princip. 

(12)  Contraria  del  pecado.  Quia  secundum  Beat. 
Gregor.  contraria  contrariis  curanlur,  cap.  affec- 
tum,  20.  quacst.  7.  unde  injungat  superbo  bumi- 
lem  orationem ,  avaro  cleemosynarum  largitionem, 
accidioso  perigrinalioncm  ,  guloso,  et  luxurioso 
abslincnüam  et  carnis  macerationem  ,  et  discipli- 
nalem  flagellationem,  suspccto  de  bseresi,  si  cle- 
ricus  sit  bonus  ,  fidci  prsedicaüonem  et  hseretico- 
ruin  perseculionem,  maledicto  benediclionem  et 
linguoe  refroenatfronem ,  alus  satisfactionibus  simul 
junclis ,  arg.  de  purg.  canon,  cap.  inter  sollicitu- 
dines,  $.  prcecipüts,  quandoque  injungct  loci  mu- 
talioncm  ,  81.  distinct.  cap.  valet.  Hosliens.  in 
summa,  de  pcenit.  et  remiss.  9.  quce  poena. 

(15)  Segunt  su  albedrio.  Hodie  omnes  pceniten- 
liie  sunt  arbitraria?,  cap.  témpora  poenitudinis , 
26,  quscst.  7.  et  cap.  menmram,  de  pwnít,  dist.  1. 


ct  cap.  Deus  qui,  de  poenit.  et  remission.  et  pro- 
cedit  non  solúm  quando  non  reperilur  expressa  in 
jure  pcenitentia  specifica,  imo  etiam  ubi  canon  ex- 
pressam  imponit  poenitentiam ,  sicut  reperitur  in 
46.  fere  casibus ,  ubi  cañones  pcenitentiales  impo- 
nunt  specificas  pcenitentias ,  pro  certis  peccatis , 
quos  poleris  videre  collectos  per  Host.  in  sum- 
ma ,  de  poenit.  el  remission.  cbarta  Ib.  col.  2.  5. 
et  h.  ut  tradit  Abb.  in  dict.  cap.  Deus  qui ,  et  est 
communis  opinio  approbatque  consuetudo  genera- 
lis;  ñeque  obstat  quod  dicit  Beatus  Gregor.  et  ha- 
betur  in  cap.  falsas,  de  poenit.  distinct.  5.  ubi 
dicit,  falsas  pcenitentias  dicimus ,  quse  non  secun- 
dum auctoritatem  Sanctorum  Patrum  imponuntur, 
quia  dicit  Hostiens.  illud  verum ,  nisi  ex  causis  et 
ponderatis  circumstantiis  pcenitentia  temperetur; 
et  idcm  dicit  Abb.  in  dicto  cap.  Deus  qui,  et  ultra 
alias  causas ,  dicitur  rationabilis  causa  disposilio 
pcenilentis,unde  si  merelur  poenitentiam  magnam, 
ct  dicit  se  non  posse  faceré  nisi  parvam ,  injungat 
ei  sacerdos ,  quam  possit  libenter  suscipere ,  et  si 
gaudere  non  potcst  de  ejus  omnímoda  purgatione , 
saltem  gaudeat ,  quod  liberatum  á  gebenna  ad 
purgatorium  transmittat,  ita  quod  secundum  Hos- 
liens. nullo  modo  permittat  eum  a  se  recedere  des- 
peratum ,  argum.  cap.  si  quis  presbyter,  26.  quaíst. 
6.  et  advertat  sacerdos ,  quod  pro  majori  peccato , 
major  debet  pcenitentia  imponi ,  cap.  Deus  diffini- 
tionem,  de  poenit.  distinct.  1.  caveat  etiam  secun- 
dum Hostiens.  ubi  supra,  quod  sic  arbitretur,  ne 
vilescat  auctorilas  Ecclesise ,  et  ne  potestas  clavium 
conlemnatur,  de  poenit.  distinct.  1.  cap.  sunt  q  '. 
arbitranlur,  cap.  absit,  et  cap.  si  quis  proepr opera, 
SO.  dist.  et  ne  ipsos  onerent;  juxta  ea  qua;  notat 
Glos.  in  dicto  cap.  mmsumm,  ct  Abb.  in  dicto 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLE5IA,' 


93 


fue  otrosí  tamaña  que  quiso  ser  siervo ,  to- 
mando la  nuestra  carne  que  es  sierva  del 
mundo  et  de  la  muerte ;  et  no  le  abondó  todo 
eso,  mas  aun  dexóse  matar  en  la  cruz  por 
complir  el  debdo  de  la  carne ,  recebiendo  la 
vnias  deshonrada  muerte  que  podría  seer  :  et 
todo  esto  él  fizo  por  honrar  á  nos ,  ca  mas 
cató  la  nuestra  honra  que  la  suya.  La  segunda 
razón  es  que  entendiendo  él  que  la  nacencia 
que  nos  habernos  temporalmiente  en  este 
mundo  haberá  fin  segunt  la  carne ,  diónos 


otra  espiritualmente  que  non  la  hobiésemos 
segunt  el  alma ,  et  esta  fue  por  el  bautismo. 
Et  después  que  nos  fizo  asi  nacer,  fizónos  otra 
honra  muy  grande ,  ca  nos  tomó  por  fijos , 
et  nos  puso  el  su  nombre ,  que  es  cristianos , 
et  nos  fizo  herederos  del  su  heredamiento 
espiritual  que  es  vida  sin  fin ,  et  aparceros  del 
su  regno.  Et  demás  diónos  que  troxiésemos 
las  sus  armas,  et  esto  es  la  señal  de  la  cruz 
que  facen  á  todo  cristiano  quando  le  bautizan 
et  le  ponen  el  nombre  sobredicho.  Et  porque 


fesar  debe  ser  obediente  et  muy  acucioso 
para  facer  emienda  (14)  de  los  pecados  que 
liobiere  fechos ,  segunt  le  mandare  aquel  á 

cap.  Deus  qui,  Host.  in  summa,  de  pcenitent.  et 
remis.  ultima  charla,  vers.  ad  quid  valet  sacerdos. 
Sacerdos  igitur  consideratis  criminis  qualilate ,  ct 
personas  dignitate,  conditione,  sexu,  officio,  pau- 
perlate,  iníirmitate,  debilítate,  consuetudine,  com- 
plexione,  senectute,  contritione,  loci,  religionis 
ct  temporis  qualitate,  causa,  et  volúntate,  et  alus 
circumstantiis,  de  quibus  in  dicto  cap.  1.  depamit. 
distinct.  b.  ethic,  pcenitentiam  iraponat;  et  dicit 
Glos.  in  dicto  cap.  mensuram,  quód  si  per  erro- 
rem  sacerdos  qui  á  poenitente  credebalur  peritus, 
minorem  quam  debeat  pcenitentiam  imponat",  suf- 
ficit  illa  minor  poenitentia  ad  peccalum  delendum, 
ct  omnem  poenam  alterius  vitas ,  dummodo  posni- 
tens,  qui  eam  recipit,  majorem  recipere  paratas 
esset,  si  sibi  imponeretur,  et  sequitur  Abb.  in 
dicto  cap.  Deus  qui,  de  quo  tamen  videas  Abulens. 
Maltli.  cap.  16.  qusest.  50.  ubi  concludit  allegatis 
dictis  illius  glossas,  quód  respecta  pcense  imposilae 
jure  procedit  illud  dictum  glossse,  sed  non  in  poena. 
taxata  a  Deo,  quia  si  minor  imponalur,  non  tolli- 
tur  tola  poena  in  purgatorio ;  unde  si  quis  commisit 
homicidium,  vel  perjurium,  tenetur  de  jare  ad 
septennem pcenitentiam,  cap.  hoc  ipsum,  et  §.  se- 
quent.  53,  quasst.  2.  et  cap.  prcedicandum ,  22. 
quoest.  1.  si  sacerdos  imponat  pcenitentiam  unius 
diei,  per  hoc  dispensat  in  jure  ila,  quód  per  hoc 
poenitens  non  tenetur  ad  septennem  pcenitentiam ; 
et  tamen  si  per  septennem  pcenitentiam  tollcretur 
tola  poena  debita  in  purgatorio  pro  homicidio ,  vel 
perjurio,  non  tolleretur  per  poenam  unius  diei, 
quam  imposuit  sacerdos,  sed  solían  tantúm  tolli- 
lur  proportionabiliter,  quantum  est  unus  dies  ad 
seplem  annos ;  et  ita  secundum  eum  quanlo  mino- 
rem pcenitentiam  imponit  sacerdos  conlitenti,  tanto 
deteriüs  est  confitenti.  Nisi  forte,  quia  imposita 
majori  poenitentia  non  posset ,  aut  nollet  illam  to- 
lerare :  vide  etiam  ad  prsedicta ,  quód  ex  causa 
potest  sacerdos  minuere  pcenitentiam  imposilam  h 
Papa ,  ut  dicit  Glos.  in  dicto  cap.  témpora  poeni- 
tudinis,  et  si  peccalum  esset  publicum,  dicunt 


quien  dixere  su  confesión ;  en  otra  guisa  non 
serie  verdadera  nil  ternie  pro  para  salvarse 
por  ella. 

aliqui ,  quód  pcenitentiam  publicam  non  potest  sa- 
cerdos minuere,  per  text.  in  cap.  1.  de poenitent. 
et  remission.  ubi  Antón.  Felin.  in  cap.  aecusasti, 
in  fine,  de  aecusat.  Sed  dic,  quód  etiam  in  hac 
dispensare  possitex  magna  causa,  cap.  qucesitun+ 
de  poenitent.  et  remission.  et  (radil  Hostiens.  in 
dict.  vers.  quee  poena. 

(íh)  Emienda.  Nam  non  dicitur  veré  poenitens, 
qui  peccandi  animum  non  deponit,  cap.  quod  qui-* 
clam,  de  poenitent.  et  remission.  Et  si  confitcns 
dicit,  se  non  posse  desistere  ab  odio  vel  alio  pee- 
calo  ,  vel  nolle  rcstiluere  cum  possit,  aut  dimiltere 
artem ,  quam  sine  mortali  exercere  non  potest,  vel 
hujusmodi ,  talis  nullo  modo  debet  absolví,  secun- 
düm'S.  Thom.  Petr.  de  Palud.  et  alios  :  audienda 
tamen  est  ejus  confessio,  ne  desperet,  ul  in  dicto  cap. 
quod  quídam.  Sed  an  teneatur  poenitens  acceptare 
pcenitentiam  moderalam  á  sacerdote  injunctam, 
et  dixerunt  multi  Doctor.  S.  Thom.  Ricard.  et  alii, 
quód  sic.  Scotus  vero  tenel  oppositum ,  caí  afcsen- 
tit  Joan,  de  Medina  in  suo  tract.  de  poenitent.  in 
cap.  alia  est  pecnilentia  secreta,  sub  versic.  sed 
est  dubium.  Et  probad  dicit  única  ralione ,  quia  si 
esset  pcenitenti-necessarium  pcenitentiam  injunc- 
tam acccplare ,  aut  esset  necessarium  ad  hunc  fi- 
nem,  scilicet  ut  Deo  reconcilielur,  aut  ut  Deo  sa- 
tisfaciat,  sed  non  primum;  quia  supponit,  quod 
homo  ille  sit  per  conlriüonem  sufficienler  recon- 
ciliaos ,  sed  ñeque  secundum ,  quia  quamvis  pec- 
cator  teneatur  Deo  salisfacere ,  cum  hoc  debitum 
possit  multis  viis  et  modis  solvere ,  sequitur,  quód 
non  teneatur  ad  urraní  determinatum  modum  sa- 
tisfaciendi,  scilicet  per  pcenitentiam  injunctam; 
potest  enim  aliter,  scilicet  per  pcenitentiam  volun- 
tario assumptam ,  et  per  alia  opera  pietatis ,  et  per 
fervorem  charitatis  satisfacere ;  et  potest  etiam  sa- 
tistactionem  ad  purgatorium  remittere ,  cum  post- 
quam  culpa  fuit  remissa ,  non  mansit  peccalor  ob- 
Iigalus  nisi  ad  poenam  temporalem,  in  hoc  sasculo 
vel  in  alio  solvendam,  in  quam  scilicet  fuerat 
seterna  commutata. 


M 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


mejor  estodiésemos  aparejados  para  servirlo 
diónos  colores  para  pintar  estas  armas ,  que 
es  la  crisma  et  los  olios  que  dixiemos,  et 
maestros  que  lo  sopiesen  facer,  asi  como  los 
perlados.  Onde  fiesta  en  que  tan  grandes 
mercedes  nos  él  fizo  et  en  tantas  maneras , 
mucho  la  debemos  amar  et  honrar,  ca  por  ella 
recebimos  todo  el  bien  que  nos  podrie  facer. 

LEY  LI. 

Zttl  segundo  sacramento ,  que  es  la  confir* 
moción. 

Confirmación  es  el  segundo  sacramento  do 
santa  eglesia  que  debe  haber  todo  cristiano 
después  del  bautismo ;  et  p'ues  que  habernos 
fablado  del  bautismo  que  es  el  primero ,  et 
de  la  manera  como  debe  ser  fecho,  queremos 
agora  fablar  deste  otro  que  facen  después ,  et 
%e  tiene  con  él  en  uno  5  et  mostrar  por  qué  ha 
g si  nombre ,  et  á  quién  tiene  pro ,  et  quién  lo 
puede  facer,  et  en  quáles  lugares ,  et  en  qué 
manera  debe  ser  fecho,  et  cómo  debe  ser 
guardado  et  honrado. 


LEY  LH. 


Por  qué  ha  asi  nombre  confirmación! 

Confirmar  es  palabra  que  quiere  decir 
tanto  como  facer  firme  la  cosa  que  home  face 
ó  ha  fecho  :  et  por  ende  la  confirmación  es 
doble  firmamiento.  Onde  pues  que  el  home 
es  firme  en  la  fe  por  el  bautismo ,  que  es  el 
primero  sacramento,  fácenle  después  este 
otro ,  que  es  el  segundo ;  et  porque  afirma 
otra  vez  lo  que  es  afirmado  llámanle  confir- 
mación. 

LEY  Lili. 

A  qué  tiene  pro  la  confirmación. 

Confirmado  seyendo  el  home  en  la  fe  de 
nuestro  señor  Jesu  Cristo ,  desta  confirmación 
que  deximos  tienel  muy  grant  pro ;  primera- 
mente quel  da  conorte  que  es  perdonado  por 
el  bautismo  et  por  aquel  confirmamiento  de 
las  culpas  que  ante  habia  fechas ;  otrosí  es- 
fuerzal  porque  se  sepa  guardar  de  alli  ade- 
lante de  non  caer  otra  vez  en  ellas ,  ó  en 


LEY  XXVI. 

Quáles  preguntas  pueden  facer  los  clérigos  á 
los  que  se  confiesan  á  ellos ,  et  quáles  non. 

Simplemente  deben  los  misacantanos  oir 
las  confesiones  de  los  pecadores ,  et  después 
que  les  hobieren  manifestado  sus  pecados 
hánles  de  preguntar  de  las  cosas  que  son 
arrededor  del  pecado,  asi  como  dice  en  la 
ley  ante  desta ;  pero  débense  mucho  guardar 


que  les  non  fagan  preguntas  señaladas  (1)  de 
las  maneras  del  pecado,  mas  generalmente 
les  deben  preguntar  en  qué  manera  pecaron. 
Otrosi  hanse  de  guardar  que  non  pregunten 
á  los  que  se  les  confiesan  de  pecados  extraños 
et  muy  sin  razón,  que  non  usan  los  homes, 
porque  podrie  acaescer  que  algunos  por  tales 
demandas  se  moverien  á  facer  algunas  cosas 
malas ,  que  ante  non  las  sabrien  pensar.  Mas 
si  por  aventura  acaesciese  que  el  que  se  con- 
fesase fuese  home  necio  ó  vergonzoso ,  ó  el 


LES  XXVI. 

Sacerdos  de  circumslanliis  peccali  inquirens, 
non  descendat  ad  speciem ,  ñeque  de  ineonsuctis 
gravibus  deliclis  quserat,  nisi  ex  signis  coníilentis 
\idcrit  propler  verecundiam  verilatcm  celare,  et 
facial  homínem  poenitentem  ad  ejus  pedes  sederc : 
mulicrcm  vero  ad  latas,  non  nimis  appropinquan- 
tcm ,  noque  faciem,  aut  aliud  ejus  ¡nlueatur.  Hoc 
dicit. 

(1)  Preguntas  señaladas.  Vide  in  cap.  omnis 
vlriusque  sexns,  versic.  sácenlos  autem,  depo¡- 
niient.  et  remission.,  et  per  Hostiens.  in  summa, 
cliarta  8.  versic.  qualiter  sacerdos  se  debel  habere 
erga  confítentem,  et  charla  9.  col.  1.  versic.  qute 
interrogationes ,  ubi  refert  dicentes  aliquos  ( et 


quód  sic  utuntur,  et  mullí  religíosi )  quód  nullae 
interrogationes  fieri  debent ,  sed  simpliciter  debet 
audire  sacerdos ;  quam  opínionem  procul  dubio 
dicit  Hosliens.  csse  periculosam ,  quia  multi  sunt 
simplices,  qui  si  instruantur,  veré  conlitebuntur, 
et  si  non  instruantur,  semper  in  faecibus  remane- 
bunl.  Subdit  eliara,  quód  est  falsa  talis  opinio,  nam 
in  hoc  foro  sacerdos  est  judex,  ut  dicit  Ambr.,  et 
habelur  in  cap.  verbum,  de  pcenit.  distinct.  i.  et 
oporlct  judicantem  cuneta  rimari,  50.  quaest.  b. 
cap.  jadicantem,  et  adde  in  hoc  Gloss.  in  cap.  i. 
in  verbo  investigator,  de  posnitent.  distinct.  6.  et 
si  persona  poenitentis  esset  discreta ,  non  multum 
scruteris ,  cum  in  ómnibus  sit  instructa ,  nisi  forte 
Deus  Ubi  aliquid  revelaverit  plus  quam  sibi,  93. 
distinct.  cap.  esto  subjectus. 


DE  IOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA, 


05 


otras  tales  ó  peores ;  et  demás  dale  alegría 
faciendol  entender  como  ha  fecho  en  este 
mundo  lo  mejor,  porque  habrá  en  el  otro 
grant  mejoría. 

LEY  LIV. 

Quién  puede  dar  la  confirmación. 

Dar  non  puede  ninguno  este  sacramento  de 
la  confirmación  sinon  los  perlados  mayores 
que  han  de  facer  la  crisma ;  ca  si  otro  se 
atreviese  á  lo  dar  non  valdrie  su  fecho  nin 
ternie  pro  al  que  lo  recibiese ;  ca  las  cosas  que 
no  son  fechas  como  deben  ser  pierden  la 
fuerza  que  han :  et  esto  es  quando  non  las 
facen  como  deben  con  derecho.  Etelque  este 
sacramento  se  atreviere  ,á  facer  non  seyendo 
para  ello ,  vienenle  dende  dos  males ,  el  uno 
vergüenza  porque  nol  tiene  pro  nin  le  vale 
nada  lo  que  fizo ,  et  ha  de  ser  desfecho  por 
fuerza ;  lo  al  deshonra  porque  cae  en  menos- 
preciamiento  faciendo  lo  que  non  debe ,  et 
mengua  en  su  fama :  et  otrosí  tiene  daño  al 
que  lo  del  recibe ,  porque  el  fecho  non  vale 
nada,  et  debe  haber  tal  pena  segunt  el  esta- 
blecimiento de  santa  eglesia,  como  aquel 
que  recibe  el  bautismo  mas  de  una  vez. 

LEY  LV. 

Enquáles  lugares  debe  ser  fecha  la  confirmación. 

Non  debe  ser  fecha  la  confirmación  que 
deximos  sinon  en  lugares  señalados,  asi 


como  en  la  eglesia  mayor  ó  en  otra  alguna  do 
la  podiesen  facer  quando  en  aquella  non  pe- 
diesen por  algunt  embargfl.  Pero  si  el  obispo 
fuese  flaco  de  manera  que  non  podiese  ir  á  la 
eglesia  por  facerla ,  bien  la  puede  facer  en 
su  casa.  Eso  mesmo  decimos  si  fuese  el  obispo 
de  otro  obispado  et  conveniese  de  la  facer  en 
aquel  lugar  do  acaesciese  fuese  la  primera 
aldea  de  aquella  tierra  cuyo  sufragano  es  el 
que  pide  la  confirmación ,  que  quiere  tanto 
decir  como  que  está  en  su  poder  j  ca  de  otra 
guisa  nol  valdrie  nada. 

LEY  LVI. 

En  qué  manera  dey  ser  fecha  la  confirmación 

Faciéndose  la  confirmación  en  la  manera 
que  debe  vienen  ende  dos  bienes  :  el  uno  que 
place  mas  á  Dios  et  pone  hi  la  su  virtud  mas 
complidamente ;  et  el  otro  porque  se  fac# 
mas  apuesto  quando  non  mengua  ninguna 
cosa  de  lo  que  en  ella  debe  ser  fecho.  Et  por 
ende  ordenó  santa  eglesia  todas  las  maneras 
porque  esto  se  podiese  mejor  facer,  et  esta- 
bleció que  non  fuese  fecha  en  homes  que  non 
hobiesen  edat,  fueras  ende  si  fuesen  niños 
que  estodiesen  flacos  ó  enfermos  de  guisa 
que  se  temiesen  de  llegar  aina  á  la  muerte  : 
ca  en  tales  como  estos  non  debe  ser  catado 
tiempo  por  llegarlos  al  amor  de  Dios,  dán- 
doles carrera  de  salvación.  Et  aun  fue  esta- 
blecido que  quando  el  obispo  feciese  ó  man- 
dase llamar  á  aquellos  que  fuesen  de  edat 


clérigo  viese  en  él  algunas  señales  que  enver- 
gonzaba de  lo  decir,  entonce  bien  le  puede 
preguntar  fasta  que  sepa  la  verdat  de  aquel 

(2)  Que  son  usados.  De  hoc  Videre  "poleris  per 
Sanct.  Thom.  U.  senlentiarum ,  dist.  19.  ct  SO.  ubi 
dicit,quód  sacerdos  debet  perscrutari  consc'm- 
tiam  peccatoris  in  confessione,  quasi  medicus  vul- 
nus,  judex  causam ;  quia  frequenter,  quae  poenitens 
laceret  prse  confusione,  interrogatus  revelat.  Sed 
lamen  in  interrogaüonibus  tria  sunt  altendenda. 
Primum,  ut  quilibet  peccator  interrogetur  de pec- 
catis, quae  consueverunt  in  nominibus  illius  con- 
ditionis  abundare.  Non  enira  oportet,  quód  á  milite 
quseratur  de  peccato  clericorum ,  aut  religioso- 
ruin  ,  aut  é  converso.  Sccundum ,  ut  non  íiat  explí- 
cita interrogatio  de  peccatis,  nisi  de  illis,  quaj 
ómnibus  manifesta  sunt.  De  alus  autem  adinven- 
lionibus,  ita  debet  a  longinquo  íieri  interrogatio, 


pecado  que  encubre.  Otrosí  puede  preguntar 
á  todo  home  que  veniere  á  él  á  confesión  de 
los  pecados  que  son  usados  (2),  asi  como  de 

ut  si  commisit,  dicat,  si  non  commisit,  non  addis- 
cat.  Terlium ,  ut  de  peccatis  prsecipué  carnalibus 
non  descendat  nimis  ad  particulares  circumstan- 
tias;  quia  hujusmodi  delectabilia,  quanto  magis 
in  speciali  considerantur,  tanto  magis  concupis- 
centiam  nata  sunt  moveré,  ut  dicitur  in  h.  Ethicor., 
et  cavere  debet  sacerdos  ne  plures  interrogationes 
faciat,  quám  forte  expediat;  quod  specialiter  ca- 
ve'ndum  est  in  interrogationibus  modi  peccandi , 
máxime  hi  peccato  fornicalionis ,  et  gula? ,  ne  forte 
sibi  modum,  quem  numquam  audivit,  yideatur 
aperire ,  et  sic  ad  peccatum  quod  numquam  fece- 
rit ,  quodammodo  instruat,  ut  tradit  Host.  in  sum- 
mu,  in  dicto  versic.  quK  interrogationes,  et  ha* 
betur  in  ista  lege. 


DG 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


para  darles  confirmación ,  que  primero  les 
feciese  confesarse  porque  sean  mas  limpios 
para  recebir  el  don  del  Espíritu  Santo.  Et  des- 
pués que  fueren  confesados  han  de  venir  antel 
obispo,  et  él  seyendo  ayuno  et  revestido  de 
sobrepellicia  blanca  et  una  estola  puesta  al 
cuello  et  sobre  los  pechos  en  manera  de  cruz, 
et  él  asentado  en  su  cátedra  ,  han  de  venir 
antel  aquellos  que  quieren  ser  confirmados , 
ante  que  coman ,  sinon  fueren  niños  muy  pe- 
queños ,  et  abaxados  ellos  las  sus  cabezas  han 
de  decir  sobre  ellos  primeramente  estos  dos 
salmos ,  que  el  uno  dellos  comienza  5  Señor 
Dios  tú  confirma  lo  que  has  en  nos  obrado  : 
et  el  otro  es  en  que  ruega  á  Dios  que  se  le- 
vante porque  se  esparzan  los  sus  enemigos, 
que  se  entienden  por  los  diablos.  Et  después 
que  estos  salmos  hobieren  acabados  ha  de 
decir  el  obispo  esta  oración ,  que  el  Espíritu 
Santo  venga  sobre  aquellos  que  quiere  con- 
firmar, et  la  virtud  de  Dios  muy  alto  les 
guarde  sin  pecado.  Et  después  que  los  ho- 
biere  bendichos  ha  de  decir  sobre  ellos  esta 
oración ,  en  que  ruega  á  Dios  que  es  Padre 
poderoso ,  que  deñó  facer  que  naciesen  otra 
vegada  aquellos  sus  siervos  ó  siervas  por 
agua  et  por  Espíritu  Santo ,  et  les  dio  remi- 
sión de  sus  pecados ,  que  él  envié  de  los  sus 
cielos  en  ellos  los  siete  dones  del  Espíritu 
Santo ,  que  es  espíritu  de  consejo ,  et  de  for- 
taleza, etde  saber,  et  de  piadat,  et  de  sabi- 
duría et  de  entendimiento :  et  sobre  todo  que 
les  abonde  de  Espíritu  Santo  con  que  teman 
á  Dios ,  et  que  los  señale  de  la  señal  de  la 
cruz  de  Jesu  Cristo  porque  ganen  la  vida  per- 
durable :  et  á  esto  han  de  responder  amen. 
Et  esta  oración  acabada  debe  el  obispo  llamar 
por  su  nombre  á  aquel  que  quisiere  confir- 


mar, et  facerle  una  señal  de  Cruz  con  crisma 
en  la  fruente,  deciendol  quel  señala  de  la 
señal  de  la  cruz ,  et  quel  confirma  con  la 
crisma  de  salud  en  el  nombre  del  Padre ,  et 
del  Fijo  et  del  Espíritu  Santo:  et  á  esto  res- 
pondan amen.  Et  el  obispo  debe  decir  que 
paz  sea  con  él,  et  darle  una  palmada  en  la 
faz,  porquel  venga  emiente  como  recibió 
aquel  sacramento,  et  que  se  guarde  que  lo 
non  reciba  otra  vez  :  et  hale  de  atar  un  paño 
de  lino  blanco  derredor  de  la  cabeza  sobre 
la  señal  de  la  cruz.  Et  después  que  los  ho- 
biere  asi  confirmados ,  debe  decir  sobrellos 
esta  bendición  que  fue  tomada  de  un  vieso 
del  Salterio  que  fizo  el  rey  David,  en  que  dice 
asi :  debe  ser  bendito  el  home  que  teme  á 
Dios.  Et  después  debel  decir  esta  otra,  que 
les  bendiga  Dios  de  Sion ,  que  se  entiende  por 
los  altos  cielos ,  et  que  vean  el  bien  de  Jeru- 
salen  en  todos  los  dias  de  su.  vida ,  et  esto  se 
da  á  entender  por  el  paraíso ,  et  que  los  guarde 
Dios  en  el  sil  santo  temor,  que  vive  et  regna 
por  todos  los  sieglos:  et  estonce  debe  decirles 
que  paz  sea  con  ellos  :  et  aqui  han  de  res- 
ponder amen.  Et  después  que  esto  acabare 
debe  decir  esta  oración  sobrellos  :  que  Dios 
que  á  los  apóstoles  dio  el  Espíritu  Santo ,  et 
que  por  ellos  lo  dio  otrosí  á  los  otros  sus  fieles 
que  venieron  después ,  que  quiera  parar  mien- 
tes á  la  humildat  del  que  es  su  servidor,  et 
quiera  que  los  corazones  de  aquellos  á  quienes 
untó  las  fruentes  de  la  crisma  sagrada ,  seña- 
lándoles déla  señal  de  la  cruz  et  enviando  el 
su  Espíritu  Santo  sobre  ellos,  sean  fechos 
templo  en  que  deñe  morar  la  su  honra  :  et 
que  esto  faga  él  por  amor  de  nuestro  señor 
Jesu  Cristo  su  Fijo ,  que  vive  et  regna  en  uno 
con  él  por  todos  los  sieglos.  Et  han  de  traer 


soberbia ,  et  de  muerte  de  home ,  et  de  ava- 
ricia ,  et  de  adulterio ,  et  de  furto ,  et  de  falso 
testimonio ,  et  de  los  otros  pecados  que  facen 
los  homes  á  menudo  et  son  como  de  cada  día.- 
Otrosi  debe  el  preste  mandar  al  que  se  le  ma- 
nifiesta que  quantas  vegadas  viniere  á  tomar 
penitencia  que  se  asiente  á  los  pies  del  clé- 
rigo homildosamente  (3) ;  pero  si  fuer  mu- 
ger  débela  castigar  que  se  asiente  á  alguno 


de  los  lados  del  confesor,  et  non  muy  cerca 
nin  delante ,  mas  de  guisa  que  la  oya  et  nol 
vea  la  cara  (4),  porque  dice  el  profeta  Abacuc  •, 
que  la  cara  de  la  muger  es  asi  como  viento 
que  quema  al  que  la  cata.  Onde  el  clérigo 
que  se  debe  guardar  de  non  facer  yerro  con 
las  mugeres ,  ha  menester  que  se  guarde  del 
non  ver  la  cara  nin  otra  cosa,  por  que  haya 
de  moverse  á  errar. 


(3)  Homildosamente.  Flexis  genibus,  capitediscoo- 

perto,autvelato,dicitHosüens.  insumiría  de  parnit. 

el  remission.  charta  8,  col.  h.  vers.  qualitersacerdos. 

(h)  La  cara,  Prosequilur  Uicla  HosUcns,  in  dicto 


'J 


vers.  qualíter  sacerdos,  ubi,  quód  instruat  focmi- 
nam ,  quód  semper  sedeat  ex  transverso ,  ne  faciem 
ipsiusrespiciat;  quiafaciesmulieris,ventus  urens. 
Jlaba.cuc,  cap.  \,  y.  9. 


BE  LOS  SIETE  S.V  ,NTOS  DE  LA  SANTA  EGLESíA. 


07 


los  confirmados  los  paños  que  deximos  tercer 
dia  fasta  que  se  enxugue  la  crisma  de  las 
fruentes ,  et  otrosí  de  los  paños  :  et  después 
hanlos  adocir  al  obispo,  et  él  ó  quien  él 
mandare  hanlos  de  quemar  et  echarlos  en 
algúnt  rio,  porque  después  non  fagan  con 
ellos  alguna  cosa  que  se  torne  en  uso  tem- 
poral. Et  estos"paños  débenlos  adocir  los  que 
son  confirmados  si  fueren  de  edat ,  si  non  al- 
gúnt hoine  ó  muger  que  gelos  ayude  á  de- 
satar, que  son  como  manera  de  padrinos  ó 
de  madrinas.  Et  faciéndose  el  sacramento  de 
la  confirmación  desta  guisa,  es  complido. 

LEY  LVil. 

Cómo  debe  ser  honrado  et  guardado  el  sacra- 
mento de  la  confirmación. 

Guardando  los  cristianos  el  sacramento  de 
la  confirmación  guardan  hi  dos  cosas;  pri- 
meramiente  la  de  Dios  onde  les  viene :  lo  al 
lo  suyo  aquellos  que  lo  han  recebido.  Et  por 
ende  el  que  una  vez  fuere  confirmado  non 
debe  serlo  otra  vegada ,  nin  buscar  manera 
por  que  lo  sea ,  fueras  ende  si  lo  hobiese  olvi- 
dado en  guisa  que  se  le  non  veniese  emiente, 
nin  hobiese  prueba  ninguna  deílo  que  lo  habie 
seido ,  et  que  hobiese  entendimiento  en  todas 
guisas  que  lo  podrie  firmar  et  jurar  que  lo 
non  fuera,  et  que  asi  lo  creia;  ca  desta  guisa 
bien  lo  puede  ser.  Otrosi  decimos  que  debe 
ser  honrada  la  confirmación,  ca  los  que  la 
honran  dan  honra  á  la  ley  de  Dios  en  que  yace 


este  sacramento,  et  honran  á  sí  mesmos 
porque  lo  tomaron.  Et  esta  honra  ha  de  ser 
desta  guisa  :  membrándoseles  de  como  son 
complidos  cristianos,  pues  que  han  recebido 
bautismo  en  que  lo  otorgan ,  et  confirmación 
en  que  lo  afirman  que  es  asi.  Et  segunt 
aquesto  deben  facer  tales  obras,  porque  se 
muestre  que  lo  que  Dios  en  ellos  confirmó 
que  lo  tienen  ellos  por  firme  :  et  esta  es  una 
de  las  mayores  honras  que  pueden  facer  al 
sacramento  de  la  confirmación.  Et  los  que 
desta  guisa  lo  honraren  et  lo  guardaren  bien, 
deben  creer  et  ser  ciertos  que  Dios  los  hon- 
rará et  los  guardará  en  este  mundo  de  los 
peligros  et  de  los  trabajos  del,  et  en  el  otro 
que  les  dará  folgura  honrada  que  les  durará 
por  siempre. 

LEY  LV11I. 

Del  tercero  sacramento  que  es  la  penitencia. 

Penitencia  es  el  tercero  sacramento,  et 
uro  de  ios  nobles  que  hi  ha ;  ca  este  ayuda  á 
los  dos  otros  que  dicho  habernos,  et  da  lugar 
á  los  otros  dos  que  habernos  á  decir.  Et  por 
ende  primeramente  queremos  mostrar  por 
qué  ha  asi  nombre ;  et  qué  cosa  es  en  sí 
mesmo  •,  et  á  qué  tiene  pro  ;  et  quántas  ma- 
neras son  de  pecados  sobre  que  ha  de  seer 
fecha  la  penitencia ;  et  qué  cosas  debe  facer 
para  ser  quito  el  que  face  el  pecado  venial : 
et  qué  pena  debe  haber  para  haber  perdón  el 
que  face  el  pecado  criminal  :  et  qué  pena 


LEY  XXVII. 

Por  qué  razón  deben  los  qtte  oyen  los  confesiones 
preguntar  á  los  que  se  confiesan  si  saben  el 
Paternóster,  et  el  Avemaria  et  el  Credo  in 
Deum. 

Avemaria ,  et  Paternóster  et  Credo  in  Deum 
son  palabras  santas  et  de  grant  virtud  que 
convienen  mucho  á  los  cristianos  que  las  se- 
pan ;  porque  en  el  Avemaria  son  las  palabras 
con  que  el  Ángel  la  saludó  quando  nuestro 
señor  Jesucristo  tomó  en  ella  carne,  et  es 


loor  que  le  place  mucho,  et  ha  tan  grant  vir- 
tud que  ganan  por  ella  los  homes  su  merced. 
Otrosi  en  el  Paternóster  son  las  siete  peticio- 
nes que  nuestro  señor  Jesu  Cristo  mostró  á 
todos  los  cristianos  con  que  le  supiesen  pedir 
merced.  Et  en  el  Credo  in  Deum  es  la  creen- 
cia verdadera  de  la  santa  fe  católica  como  la 
deben  creer.  Et  por  esta  razón  los  clérigos 
que  oyen  las  confesiones  deben  preguntar  (1) 
á  los  que  se  les  confiesan  si  saben  estas  cosas 
que  en  esta  ley  diximos ,  et  si  dixieren  que 
non,  debengelas  mostrar,  et  conseiarles  et 
mandarles  que  las  aprendan. 


LEX  XXVII. 


Quscrat  sacerdos ,  an  coníitens  sciat  Ave  María , 
Pater  noster,et  Credo  in  Deum,  et  si  nesciat,  doceat 
cum,  consulens,  et  mandans,ut  addiscat.  Hocdicit. 
TOM.  I. 


(1)  Preguntar.  Congruens  videtur  hoc ,  et  ne- 
cessarium  in  rusticis,  et  minoribus  célate,  el  no- 
viter  conversis  ad  fidem ;  et  habet  ortum  lex  ista  a 
dictis  Hosliens.  in  sumtñ.  ubi  supr.  charla  8.  col, 
k.  yers.  quaUler  sacerdos, 

7 


08 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


meresce  el  que  face  el  pecado  mortal :  et  por 
qual  emienda  que  faga  será  quito :  et  en  qué 
manera  se  deben  los  homes  confesar  :  et  qué 
cosas  deben  facer  los  que  se  confesaren  para 
ser  su  confesión  verdadera  et  complida:  et  de 
quáles  cosas  deben  los  homes  haber  vergüenza 
en  la  confesión  et  de  quáles  non :  et  qué  cosas 
deben  los  homes  manifestar  en  las  penitencias: 
ct  quáles  preguntas  et  por  qué  palabras  deben 
facer  los  confesores  á  aquellos  que  se  les  con- 
fesaren, et  quáles  non:  et  por  qué  razones 
deben  los  confesores  preguntar  á  los  que  se 
les  confiesan  si  saben  el  Avemaria ,  et  el  Pa- 
ternóster et  el  Credo  in  Deum :  et  cómo  debe 
ser  ordenada  la  penitencia  :  et  cómo  deben 
ser  entendudos  et  sabios  los  que  dan  las  pe- 
nitencias :  et  quién  puede  dar  la  penitencia  : 
et  por  quáles  razones  pueden  dar  otros  peni- 
tencia non  seyendo  prestes :  et  cómo  ninguno 
non  puede  nin  debe  confesarse  por  manda- 
dero nin  por  carta  :  et  por  qué  razón  puede 
demandar  el  que  se  confiesa  á  su  confesor 
quel  dé  licencia  para  irse  confesar  á  otro  :  et 
por  quáles  razones  los  perroquianos  de  una 
eglesia  se  pueden  ir  confesar  al  clérigo  de  otra 
sin  demandar  licencia  :  et  cómo  deben  haber 
fe  para  ser  salvos  por  la  confesión,  también 
los  que  dieren  la  penitencia ,  como  los  que  se 
confesaren :  et  qué  fuerza  han  los  sacramentos 
con  !a  fe  :  et  por  qué  razones  non  deben  los 
homes  tardar  de  confesarse  et  tomar  peni- 
tencia mientra  están  en  su  sanidat :  et  cómo 


non  deben  los  físicos  melecinar  loa  enfermos 
fasta  que  sean  confesados :  et  cómo  non  debe 
ser  descubierta  la  confesión  :  et  qué  pena 
merescen  haber  los  que  descubren  las  confe- 
siones :  et  en  qué  manera  debe  el  que  oyere 
las  confesiones  demandar  consejo  quando 
dubdare  :  et  qué  cosas  debe  catar  el  que  da 
la  penitencia  porque  sea  tal  como  conviene : 
et  en  qué  manera  deben  los  confesadores  ab- 
solver á  los  enfermos  que  se  les  confiesan  de 
sus  pecados  •  et  otrosi  á  tos  que  están  en  pe- 
ligro de  muerte  •  et  qué  cosa  es  penitencia , 
et  quántas  maneras  son  della :  et  quién  puede 
dar  penitencia  solepne ,  et  por  quáles  razo- 
nes :  et  quál  es  la  penitencia  á  que  llaman  en 
latin  pública ,  et  la  otra  privada  :  et  de  las 
solturas  en  quántas  maneras  las  face  santa 
egíesia ,  et  á  quáles  aprovechan  ó  non :  et  qué 
pro  viene  á  los  homes  de  los  perdones  que  les 
dan  los  perlados  :  et  de  los  bienes  que  facen 
los  homes  estando  en  pecado  mortal  si  apro- 
vechan ó  non  :  et  quáles  bienes  son  amorti- 
guados por  el  pecado  mortal,  et  se  avivan 
pues  que  los  homes  facen  penitencia  del :  et 
en  quántas  maneras  facen  los  homes  vivos  bie- 
nes que  tengan  pro  á  las  almas  de  los  muer- 
tos :  et  quáles  cosas  son  las  que  los  homes 
facen  que  tengan  daño  á  los  homes  muertos, 
et  non  á  ellos  pro :  et  cómo  non  tiene  pro,  mas 
grant  daño,  en  facer  duelo  por  los  muertos  : 
et  qué  pena  han  segunt  santa  eglesia  los  que 
facen  duelos  desaguisados  por  los  muertos. 


LEY  XXVHI. 

Qué  pena  merecen  los  que  facen  pecado  mortal, 
et  por  quáles  emiendas  son  quitos. 

Doble  pena  es  fallada  por  el  pecado  mor- 
1  u" :  la  una  por  siempre  en  el  otro  siglo  á  los 

LEX  XXVHI. 

Morluus  in  peccato  mortali  perpetuo  damnalur 
ad  poenam;  sed  coní'essus,  si  pcena  pecnitenliae  est 
condigna  peccalo,  et  in  hoc  mundo  completur, 
remillitur  in  alio  sajeulo;  sed  si  non  completur, 
aut  condigna  non  est,  luelur  in  purgatorio.  Hoc 
dicit. 

(1)  Arrepienten.  Per  contritioncm  pcena  selerna 
diminuitur,  sed  agenda  est  pcenitentia  lemporalis, 
uí  colKgitar  de  pamilent.  dislinct.  1.  cap.  inuili- 
plex,  et  cap.  fjtiem pcenüet ,  in  fine,  ct,  cap.  ver- 
l>Hi>t,  ct  cap.  sipeccatiftn,  ct  cap.  sicutprimi  ho- 


que non  lo  confiesan  en  este  podiendo  haber 
á  quien,  ó  que  no  se  arrepienten  (4)  como 
deben :  la  otra  temporal  en  este  mundo,  que 
le  pone  aquel  á  quifh  se  confiesa  el  pecador ; 
et  quando  esta  temporal  es  tan  grande  que 
cumpla  á  la  emienda  del  pecado,  cumplién- 
dola en  este  mundo  es  quito  de  la  otra ,  que 

minis,  et  5.  distinct.  cap.  consideret,  in  fine,  et 
dislinct.  7.  cap.  fin.  Quicumque  christianus  mor- 
taliter  peccans  duplici  vinculo  adslringilur  ad  sa- 
tisfaciendum ;  unura ,  quo  ligatur  quoad  Deum ,  et 
istud  in  conlritione  dimiltitur ;  aliud,  quoad  Ecclc- 
siam,  quód  per  confessionem,  et  satisfactionem 
injunctam,  et  absolutionem  presbyteri  relaxalur, 
secundum  Hostiens.  insumma,  de  poenü.  et  re- 
mission.  charla  2.  vers.  illud  aulem ,  et  vers.  lu 
dic,  col.  2  allegat  cap.  á  nobis,  el  2.  %.  1.  clesen- 
tent.  excommun.  et  quoad  pecnam  temporalem 
satisfactoriam  obligatus  etiam  est  Deo  ;  vide  qnte 
dixi  supra  eod.  in  1.  25.  > 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


99 


LEY  LIX. 

Por  qué  ha  nombre  asi  penitencia. 

Arrepentimiento  tanto  es  como  tener  home 
por  mal  la  cosa  que  ha  fecho  sin  guisa ,  et 
haber  voluntad  de  se  partir  della.  Et^por 
ende  en  latin  diz  el  que  se  arrepiente penitco, 
que  es  tanto  como  yo  me  arrepiento  et  dué- 
lome  desta  cosa ,  et  quiérome  partir  della,  et 
so  aparejado  para  sofrir  la  pena  que  por  ende 
me  dieren.  Onde  del  arrepentimiento  que  se 
face  con  dolor  del  mal  que  fizo,  et  de  la  pena 
que  toma  para  emendarlo ,  nace  este  nombre 
penitencia. 

LEY  LX. 

Qué  cosa  es  en  si  la  penitencia. 

Faciéndose  la  penitencia  complidamientc 
como  debe,  es  tan  buena  cosa  en  sí  que  faz 
al  home  por  fuerza  ayuntar  con  Dios  por 
amor,  lavando  la  voluntad,  que  non  puede 
ser  lavada  por  otra  cosa  sinon  por  la  peniten- 
cia, quando  saca  della  las  manciellas  de  los 
pecados  et  de  los  yerros  que  los  homes  fa- 
cen. Et  desque  finca  la  voluntad  limpia  et  la- 
vada, que  es  cosa  de  razón  et  de  entendi- 
miento espiritual,  non  puede  ser  que  la  virtud 


donde  vino  aquel  entendimiento  que  non  de- 
cenda  hi  quando  falla  lugar  aparejado  como 
conviene ;  ca  en  quanto  los  pecados  hi  están 
non  es  lugar  conveniente  á  Dios :  mas  quando 
los  saca  dende  con  derecha  razón  conviene 
que  Dios  hi  sea.  Et  desta  guisa  faz  al  home  la 
penitencia  ayuntar  con  Dios  con  grant  amor 
naturalmiente  seguntla  natura  de  Dios  etdel 
alma.  Et  aun  sin  esto  ha  otra  cosa  en  la  pe- 
nitencia que  es  muy  buena,  que  con  ver- 
güenza que  han  los  homes  de  descobrirse  los 
unos  á  los  otros  del  mal  que  fecieron,  dexan 
de  facer  muchas  cosas  malas  que  farian  si  las 
non  hobiesen  á  decir. 

LEY  LXI. 

A  qué  tiene  pro  la  penitencia. 

Provechos  grandes  vienen  de  la  penitencia 
á  los  que  la  reciben ,  ca  sin  lo  que  habernos 
dicho  ya  de  suso  que  faz  ayuntar  los  homes 
con  Dios  por  amor,  tiene  aun  grant  pro  en 
facer  que  vivan  buena  vida  quanto  en  este 
mundo  los  que  la  toman  mientra  la  guardan. 
Et  face  otrosí  á  aquel  que  se  bien  maneíiesta 
et  obedece  lo  quel  mandan  por  su  penitencia , 
que  está  seguro  que  es  perdonado  de  sus  pe- 
cados cumplidamente  los  que  ha  manefesta- 


debia  haber  en  el  purgatorio  (2)  •,  et  si  non  es 
tan  grande  ó  non  la  puede  complir  en  este 
mundo,  conviene  por  fuerza  que  la  cumpla 
en  el  otro  pasando  por  purgatorio. 

LEY  XXIX. 

vi  quáles  personas  se  debe  home  confesar  seyendo 
quejado  de  enfermedat  ó  de  otra  manera. 

Enfermedat  habiendo  alguno  ó  otra  cueita 
porque  se  cuitase  de  tomar  penitencia  mas 

(2)  En  el  purgatorio.  Is  est  effectus  poenitenliae, 
ut  si  perfeclé  in  hoc  mundo  fuerit  satisfaclum ,  ad 
patrian)  evolet,  alias  si  quid  purgandura  reman- 
serit,  igue  purgatorii  purgabitur:  videas  per  Host. 
in  summa,  ele  poenitent.  et  remission.  charla  12. 
col.  1.  versic.  is  est  igitur  effectus,  et  quse  dixi  in 
dicta  lege  2b. 

LEX   XXIX. 

Infirmus  non  invento  suo  presbylero,  potest 
confiten  alii  elenco,  vel  laico:   sed  cum  eva- 


aína  de  lo  que  tenie  en  su  voluntad  dü  lo  fa- 
cer, debe  demandar  primeramente  por  aquel 
á  quien  se  ha  de  confesar,  segunt  dice  en  la 
setena  ley  ante  desta ;  pero  si  aquel  non  po- 
diese  haber,  puédese  confesar  á  otro  qual- 
quier,  maguer  non  sea  misacantano.  Et  si  en 
ninguna  manera  clérigo  non  puede  haber,  tan 
grant  fuerza  ha  la  penitencia  que  se  puede 
manifestar  á  lego  (1),  et  maguer  que  el  lego 
non  haya  poder  (2)  de  le  absolver  de  sus  pe- 
cados, gana  perdón  dellos  de  Dios  por  el  re- 
pentimiento  que  ha,  et  por  la  buena  volun- 

det ,  debet  iterum  confiten  presbylero.  Hoc  dicit. 

(i)  A  lego.  Ortum  babet  á  cap.  quem  poenitet, 
depoenit.  dist.  1.  et  cap.  quivult,  depoenit.  dist.  6. 
videas  per  Glos.  in  cap.  2.  de  pamit.  et  remis.  lib.  6. 
et  poterit  instante  necessitate  confiten  etiam  et 
mulieri,  K-osliens.  in  summa,  depoenit.  et  remis- 
sion. §.  cui  confitendum ,  et  Abb.  in  cap.  pastora- 
lis,  §.  prceterea,  de  offic.  ord.  non  lamen  haere- 
tico,  vel  schismatico,  ut  dixi  supra  eod.  in  1.  21. 

(2)  Non  naya  poder.  Quia  non  habet  claves ,  ut 
dicit  G!os.  in  dicto  cap.  2. 


100 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


dos ;  et  otrosí  dale  esfuerzo  et  íirmedumbre 
para  non  caer  en  ellos  de  alli  adelante :  et 
desta  manera  provecha  tanto,  que  faz  al 
alma  limpia  et  al  cuerpo  bueno. 

LEY  LXII. 

Qiumtas  maneras  son  de  pecados  sobre  que  se 
hade  facer  penitencia. 

Tres  maneras  son  de  pecados- sobre  que  es- 
tableció santa  eglesia  que  fuese  fecha  la  pe- 
nitencia. La  primera  es  llamada  venial ,  ca 
venial  tanto  quiere  decir  en  latín  como  pedir 
perdón.  Et  como  quiérame  en  todas  tres  con- 
venga de  facer  esto,  sobreestá  señaladamiente 
cae  mas  esta  palabra  que  sobre  las  otras, 
porque  rogando  á  Dios  et  faciendo  peniten- 
cia ,  ligeramente  puede  deste  ganar  perdón : 
et  esto  aviene  porque  es  de  los  malos  pensa- 
mientos en  que  home  está.  La  segunda  es 
llamada  criminal ,  que  quiere  tanto  decir 
como  yerro  de  culpa :  et  este  ha  de  mayoría 
sobre  el  venial  tanto  quanto  ha  de  cuidar  el 
pecador,  et  ha  de  buscar  carrera  para  facer 
lo  que  cuidó,  trabajándose  de  lo  complir.  La 
tercera  llaman  mortal,  porque  ella  face  al 
home  complir  de  fecho  los  pecados  que  son 
como  muerte  del  alma :  et  esto  porque  ha  ya 
pasado  por  pensamiento  et  para  catar  ma- 
nera para  facerlo,  et  lo  han  complido  por 


fecho.  Et  como  quier  que  el  alma  del  home 
non  puede  morir  segunt  natura  porque  es 
espiritual,  con  todo  eso  el  pecado  mortal 
la  aduce  á  tan  grant  culpa,  porque  la  faz 
desconocer  á  Dios  donde  ha  el  entendi- 
miento ,  et  asimesmo  que  entiende  qual  es 
el  bien  et.qual  es  el  mal :  et  dexa  de  facer 
lo  mejor  et  faz  lo  peor;  et  por  ende  cae  en 
pena  contra  Dios,  et  non  puede  ver  la  su 
faz  porque  erró ,  si  ante  non  hobiere  por  él 
perdón  •,  et  cae  otrosí  en  la  de  sí  mismo ,  por- 
que partiéndose  del  entendimiento  del  bien, 
ha  por  fuerza  de  recebir  et  sentir  la  pena  del 
mal,  que  es  mayor  la  que  ella  recibe  en  sí 
que  ninguna  otra  pena  que  podiese  haber  en 
el  cuerpo  ;  ca  esto  la  aduce  á  muerte  que 
dura  por  siempre :  et  por  esto  llaman  á  este 
pecado  mortal.  Et  destos  tres  pecados  que 
resucita  nuestro  señor  Jesu  Cristo  por  peni- 
tencia da  enxiemplo  santa  eglesia  de  tres 
muertos  que  él  resucitó  quando  andaba  por 
la  tierra,  ca  segunt  mostró  estonce  en  los 
cuerpos  de  los  muertos,  muestra  agora  asi 
en  las  almas  de  los  pecadores.  Et  destos  re- 
sucitó primeramiente  la  fija  del  mayoral  de 
la  sinagoga  que  yacia  muerta  dentro  en  su 
casa  :  et  esto  fizo  mandando  que  non  ficiesen 
hi  duelo ,  nin  llanto  por  ella.  Et  por  ende  per- 
dona el  pecado  venial  mas  ligeramente ,  por- 
que non  salle  fuera  de  la  voluntad ,  nin  face 
ruido  por  palabra  nin  por  fecho  de  que  resu- 


tad  que  tiene  consigo  que  se  confesarle  á  clé- 
rigo si  lo  podiese  haber.  Pero  si  después 
estorciese  de  aquel  peligro  (3) ,  débese  mani- 
festar de  cabo  á  clérigo,  ca  tal  confesión 
como  la  que  habie  fecho  primeramente  con 
el  lego  non  vale  sinon  á  hora  de  cuita  non 
podiendo  al  facer. 

(3)  Estorciese  de  aquel  peligro.  Vicie  per  IIos- 
licns.  in  dicto  § .  cui  confitendum. 

LEX  XXX. 

Confessio  non  potest  ficri  per  nunlium ,  aut  epi- 
stolam,  vel  litteram,  sed  proprio  ore.  Si  lamen 
lalis  non  intelligat  linguam,  vel  alias  loqui  nequeat, 
eo  in  prajseníia  sacerdolis  existcnle,  potest  per 
alium  vel  per  litteram  confiten.  Hoc  dicit. 

(1)  Mensagero.  Confessio  sacramentalis  non  po- 
test fierí  per  nunlium ,  ut  hic ,  et  est  sumptum  ex 
dict.  cap.  quempoenitet,  depoenit.  distinct.  1. 

(2)  Nin  carta.  Adde  dict.  cap.  quem  poenttet; 
dicit  tamen  Glos.  in  cap.  qualis,  30.  qurcst.  b.  quód 


LEY  XXX. 

Que  ninguno  non   se  debe  confesar  por 
mensagero s  nin  por  carta. 

Mensagero  (4)  nin  carta  (2)  non  debe  nin- 
guno enviar  para  confesar  por  ellos  sus  peca- 

mulier  simplex  potest  confiten  scriplo  sacerdotí 
prresenti.  S.  Thom.  in  h.  sentent.  distinct.  17  dicit, 
quod  confessio ,  prout  est  pars  sacramenti ,  habel 
determinalum  actum  et  maleriam ,  et  ule  est ,  quo 
máxime  consuevimus  manifestare,  id  est,  per  pro- 
prium  ejus ;  igilur  ei ,  qui  non  habet  usum  lingual, 
ut  qui  est  mutus ,  vel  qui  est  alteráis  linguae ,  suf- 
ficit ,  quód  per  scriptum ,  aut  nulu ,  aut  per  inter- 
preten! coníiteatur,  quia  non  exigitur  ab  bomine 
plus  quam  possit :  dicit  etiam  S  Thom.  in  i.  quot- 
libeto  quod  de  necessitate  Sacramenti  est,  quód 
qnis  sua  peccata  manifestet,  ñeque  potest  in  hoc 
aliquis  dispensare.  Sed  quód  fiat  verbo  non  est  de 
necessitate  Sacramenti ,  sed  ex  insütulkme  Eccle- 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


101 


cita  nuestro  Señor  al  que  dan  la  penitencia , 
asi  como  resucitó  á  aquella  manceba  dentro 
en  su  casa.  Et  el  segundo  enxiemplo  es  de 
otro  muerto  que  resucitó,  que  era  fijo  de 
una  viuda  que  falló  do  lo  llevaban  fuera  de 
la  cibdat  á  soterrar ;  ,et  encontrándose  con  él 
hobo  duelo  de  la  madre  del  muerto,  que  vido 
que  lloraba  por  él ,  et  otrosí  los  que  la  acom- 
pañaban :  et  luego  en  aquel  lugar  antes  quel 
soterrasen  resucitólo.  Et  esta  semejanza  cae 
al  pecado  que  los  homes  facen  sacándolo  de 
su  pensamiento ,  et  comenzándolo  á  facer  et 
meterlo  en  obra  por  palabra ,  buscando  car- 
rera como  lo  fagan ;  et  faciendo  penitencia 
del  resuci tales  nuestro  Señor  el  alma,  bien 
como  resucitó  al  que  llevaban  muerto  fuera 
de  la  villa,  et  buscaban  lugar  do  lo  soter- 
rasen. Et  el  tercero  enxiemplo  es  de  quando 
resucitó  nuestro  Señor  á  Lázaro  á  cabo  de 
quatro  dias  que  era  soterrado  et  olia  mal.  Et 
esto  fizo  porque  santa  María  et  santa  Marta 
sus  hermanas  fueron  lueñe  de  aquel  lugar  do 
le  soterraron  á  rogalle  por  él ,  deciendol  que 
si  él  hi  hobiese  estado ,  que  non  moriera  su 
hermano :  et  estonce  el  nuestro  señor  Jesu 
Cristo  por  la  su  piadat  et  por  la  su  miseri- 
cordia resucitólo.  Et  la  semejanza  desto  es 
quando  nuestro  señor  Jesu  Cristo  doliéndose 
segunt  home,ct  habiendo  piadat  segunt  Dios, 
resucita  por  penitencia  á  aquellos  que  yacen 
en  pecados  mortales ,  et  huelen  mal  las  almas 
dellos  que  son  corrompidas  por  los  yerros 


que  facen,  asi  como  el  cuerpo  de  Sant  Lázaro 
era  corrompido  por  los  humores  que  se  desa- 
taban en  él.  Et  para  mover  á  Dios  que  haya 
esta  piadat,  debe  llorar  santa  eglesia,  pe- 
diendol  merced  por  aquel  que  si  del  non 
fuera  partido  non  cayera  en  pecado  mortal. 
Et  esto  es  á  semejanza  de  María  et  de  Marta 
segunt  oración  espiritual ,  et  segunt  obra  de 
alimosna  temporal :  ca  por  el  llorar  que  estas 
dos  hermanas  facían ,  que  se  entiende  por  pe- 
nitencia ,  perdona  Dios  al  pecador.  Onde  por 
.estas  tres  maneras  de  repentimiento  resucita 
nuestro  señor  Jesu  Cristo  á  los  que  yerran 
contra  él  cayendo  en  pecado  venial,  ó  cri- 
minal ó  mortal. 

LEY  LXIII. 

Qué  cosas  debe  facer  para  que  sea  salvo  el  que 
faz  pecado  venial. 

Penas  señaladas  debe  haber  todo  aquel 
que  cayere  en  yerro  de  una  destas  tres  ma- 
neras de  pecados  que  nombramos.  Et  maguer 
Dios  es  poderoso  sobre  todo ,  et  la  su  merced 
es  tan  grande  que  vence  todos  los  yerros  que 
podrían  ser  fechos  •,  pero  con  todo  eso  quiere 
emienda ,  por  darnos  á  entender  que  maguer 
perdamos  su  amor,  si  lo  quisiéremos  cobrar 
faciendol  por  qué ,  que  lo  podamos  haber  ;  et 
que  nos  otrosí  tomemos  enxiemplo  para 
emendarnos  unos  á  otros  los  tuertos  que  nos 


"dos;  mas  aquel  que  ficiere  el  pecado  lo  debe 
decir  por  su  boca ,  fueras  ende  si  non  sopiese 
el  lengua  ge  de  aquel  á  quien  se  quiere  ma- 
nifestar, ó  hobiese  en  sí  enfermedat  ó  otro 

sise  quoad  eum  qui  potest,  non  solúm  ut  éhibes- 
cat,  sed  ut  accipiatur  id ,  cujus  usus  est  conve- 
nientior. 

(3)  Que  sepa  el  lenguage.  Habes  lúe,  quód  potest 
quis  confiten  per  interpreten! ,  et  adverte. ,  quód 
nondicit,  quód  lenealur,  sed  quód  potest:  Syl- 
vest.  insumma,  de  verbo ,  Conf'éssio,  la  1.  versic. 
Ib.  quwritur,  post  S.  Thom.  et  alios ,  quos  ibi  re- 
fert,  se  resolvit,  quód  tenelur  quis  quando  babet 
sacerdotem  prsesentem  confiten  ore,  vel  per  scrip- 
turam ,  aut  per  interpreten!  de  jure  divino ,  id  est, 
serael  ante  mortero ,  quia  Deus  prsecepit  absoluté 
confessionem ,  qua?  fieri  potest  diclis  modis,  quan- 
tum est  de  necessitate  sacramenti;  et  consequen- 
ter  quandiu  babet  homo  unum  de  illis  modis ,  non 
absolyitur  á  precepto.  Ulrum  autem  idero  sil  de 


embargo  porque  non  lo  pudiese  facer,  ca  en- 
tonce bien  puede  manifestar  sus  pecados  por 
escrito ,  ó  decirlos  á  otro  que  sepa  el  lengua- 
ge  (3)  que  los  diga  por  él,  estando  delante  aquel 

jure  canónico ,  seu  ccclesiaslico ,  secundum  quod 
confessio  debet  fieri  semel  in  anno ,  referí,  Petrum 
de  Palud.  diccnlem,  quód  forte  non  tenelur  quis 
confiten  per  interpreten! ,  licét  possit ,  ex  quo  non 
invenilur  praeceplum  in  jure,  et  prseceplum  est 
grave ,  et  efficeretur  gravius ;  et  consequenter  talis 
non  tenebilur  communicare  in  pascha,  nisi  immi- 
neret  periculum  morlis ,  quia  tune  leneretur  con- 
fiten de  jure  divino  :  Joan,  vero  de  Medina  in  suo 
tract.  de  confessione ,  dum  traclat  de  modo  secreté 
confitendi,  g.  solet  insuper,  se  resolvit,  quód  licet 
sit  licitum  confiten  per  interprelem,  vel  coram 
lestibus,  non  lamen  dicit  esse  necessarium;  quia 
ñeque  intentio  Dei ,  ñeque  Ecclesise  est ,  ut  peeca- 
lor  leneatur  eo  modo  confiten ,  quo  possit  infa- 
man j  qualilcr  posset  si  per  nuntium ,  vel  inter  - 


102 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


toviéremoS ,  Segunt  fuere  el  yerro  mas  ó  me- 
nos. El  per  ende  fue  establecido  en  santa 
eglesia  que  todo  aquel  que  feciese  pecado 
venial ,  que  es  menor  que  los  otros ,  que  la 
emienda  del  fuese  en  confesarlo ,  conoscién- 
dose  á  Dios  que  erró ,  et  doliéndose  ende  ,  et 
feriándose  en  los  pechos  con  su  mano  ,  con 
los  dedos  allegados  por  señal  de  repenti- 
miento,  et  echando  sobre  si  del  agua  bendita, 
et  recibiendo  homillosamente  la  bendición 
del  obispo  quando  la  da.  Onde  todo  pecador 
se  debe  esforzar  de  ganar  perdón  et  amor  de 
Dios,  et  mayormiente  pues  que  sabe  que  con 
tan  ligeras  cosas  lo  puede  haber.  Ca  maguer 
el  pecado  venial  es  en  cuidar  et  non  obrar  ; 
pero  con  todo  eso  es  tan  grande,  que  es  raiz 
de  los  otros  que  se  tornan  en  fecho.  Ca  en  el 
pensamiento  se  ayuntan  primeramiente  et  se 
acuerdan  todas  las  razones  del  bien  et  del 
mal ,  que  después  se  muestran  salliendo  por 
las  bocas  de  los  homes  en  dicho,  ó  faciéndose 
en  fecho  por  obras.  Et  por  ende  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  dixo  que  el  grant  ensucia- 
miento non  viene  por  comer  home  con  sus 
manos  por  lavar,  mas  de  los  malos  pensa- 
mientos que  sallen  del  corazón  et  de  la  vo- 
luntad. 


LEY  LX1V. 

Qué  pena  meresce  para  haber  perdón  el  que 
faz  pecado  criminal. 

Crimen  en  latin  tanto  quiere  decir  como 
pecado  de  yerro,  que  los  homes  facen  errando 
la  carrera  por  do  deben  ir  para  ganar  amor 
de  Dios ,  et  faciendo  las  cosas  que  á  él  pesan. 
Onde  los  que  desta  guisa  fueren  pecadores  la 
emienda  que  deben  facer  por  haber  perdón 
de  Dios  es  esta  :  primeramiente  que  se  con- 
fiesen ,  repintiéndose  muy  doloridamiente  de 
sus  pecados  desque  los  pensó  et  buscó  des- 
pués carrera  para  meterlos  en  obra ,  confe- 
sándolos por  palabra  á  aquel  su  confesador, 
et  poniendo  en  su  corazón  que  nunca  tornará 
á  ellos.  Et  faciendo  aquesto ,  el  pecado  cri- 
minal tórnase  en  venial;  pero  non  que  se 
perdone  tan  ligeramente  como  el  otro  que 
deximos ,  porque  lo  sacó  del  pensamiento  et 
se  trabajó  de  lo  meter  en  obra.  Et  por  ende 
conviene  que  sienta  alguna  pena  segunt  aque- 
llo, ó  de  ayuno,  ó  de  romería,  ó  de  facer 
alimosnas  de  lo  suyo ,  dándolo  en  aquellos 
lugares  do  le  mandare  el  que  diere  la  peni- 
tencia, ca  aquel  ha  poder  de  catar  que  se  dé 


á  quien  se  quiere  manifestar.  Et  que  esto  asi 
deba  ser  mostrólo  nuestro  señor  Jesucristo  (4) 
quando  sanó  los  diez  gafos,  et  les  dixo  :  id  et 
mostradvos  á  los  sacerdotes,  et  en  esto  se  en- 
tiende que  tovo  por  bien  que  cada  uno  fuese 
por  sí  á  mostrar  sus  pecados,  et  non  uno  por 
otro.  Et  aun  se  muestra  por  lo  que  dixo  el 
Apóstol  Santiago  (5),  que  se  confesasen  los 
homes  los  unos  á  los  otros. 


LEY  XXXI. 

Qué  cosa  es  fe,  et  qué  fuerza  han  los  sacramentos 
con  ella,  ó  ella  sin  ellos. 

Fe  tanto  quiere  decir  (4)  como  haber  home 
firme  creencia  ae  la  cosa  que  non  siente  nin 
vee,  et  por  ende  esta  es  fundamiento  et  raiz 
de  todo  bien  (2) ,  et  es  tan  buena  et  tan  santa 


p'retem,  seu  scriptum,  seu  si  pluribus  conüterctur. 
llcm  Ecclesia  prseceplum  modiücans,  ait :  quod 
solus  solí  confiteatur,  ct  sic  sacerdoti  loco  Dei  : 
falctur  tamen ,  quod  si  non  posset  aliquis  debitara 
ccrltludinem  sui  status  babero ,  nisi  per  confessio - 
nem  et  absolulionem,  et  per  cam  posset  babere, 
quod  tune  esset  necessarium  sic  confiten  ob  peri- 
culum  evitandum.  Altamcn ,  cuín  bujusmodi  cer- 
litudo  nonsitevidenlia3,scd  probabilisconjeclurse; 
luce  aulem  haberi  potcst  per  solara  contritioncm 
sine  bujusmodi  non  secreta  coní'essione  :  igilur 
defcctusccrliludinis  non  inducit  necessilatera  con- 
íitendi ,  non  servato  modo  secreto. 

('i)  Jesu  Cristo.  Luc.  cap.  17.  v.  Ut. 

(:>)  El  Avóslol  Sanliayo.    In   Kpist.    cap.    5. 
V.  10. 


LEX   XXXI. 

Nibil  prodest  recipienti  sacramentum  poeniten- 
liaí ,  si  lidem  non  babeat ;  et  est  fides  credere,  quod 
quis  non  videt ,  et  est  fundamentum  omnium  bo- 
norura.  Itera  in  mortis  articulo,  deíiciente  confes- 
sore ,  sola  contritione  liberatur  poenitens  ab  inferni 
pcenis  :  et  si  non  potest  ob  aliquod  impedimentum 
loqui ,  si  babet  signa  contrilionis ,  ut  quia  scribit 
peccata ,  vel  manus  levat  juncias  ad  dominum ,  vel 
pectus  perculiat,  gemitura,  aut  suspiriura,  aut 
íletum  emiltat,  aut  quid  simile,non  denegantur 
ei  ecclesiastica  sacramenta.  Hoc  dicit. 

(1)  Tanto  quiere  decir.  Adde  cap.  in  domo,  de 
poenit.  dist.  h. 

(2)  De  lodo  bien.  Si  potest  credere,  omnia  pos- 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESíA. 


103 


en  lugar  conveniente  segunt  el  pecado  que 
fizo.  Et  compliendo  estas  emiendas  en  este 
mundo ,  non  haberá  pena  ninguna  en  el  pur- 
gatorio, que  es  lugar  do  se  alimpian  las  almas 
ante  que  vayan  á  paraíso ,  de  los  pecados  en 
que  se  ensuciaron  •,  ca  asi  como  fizo  el  pecado 
obrando,  asi  quiere  Dios  recebir  por  obra 
derecho  del.  Etquanto  menguase  de  complir 
el  pecador  de  su  emienda  en  su  vida ,  tanto 
haberá  de  emendar  recebicndo  por  ende 
pena  su  alma  en  el  otro  mundo  después  que 
moriese. 

LEY  LXV. 

Qué  pena  meresce  el  que  face  pecado  mortal,  et 
por  quid  emienda  que  faga  será  quito. 

Mortal  tanto  quiere  decir  como  cosa  que 
face  al  home  morir,  ó  lo  llegar  fasta  la 
muerte ;  onde  pecados  facen  los  homes  que 
han  asi  nombre  por  dos  razones  :  la  una  por- 
que mata  en  este  mundo  al  cuerpo  del  home 
ó  de  la  muger  tolliendol  buena  fama ;  la  otra 
porquel  faz  morir  muerte  doblada  después  en 
cuerpo  et  en  alma  :  ca  en  este  son  estas  tres 
maneras  de  pecados  ;  la  una  que  se  faz  pri- 
mero por  pensamiento  malo  -,  la  otra  por 
buscar  carrera  trabajándose  de  lo  complir  ; 
la  otra  quando  lo  acaba  por  obra.  Ca  estos 
pecados  son  mortales  en  sí,  et  allegan  el 


cuerpo  et  el  alma  á  la  perdurable  muerte ; 
onde  los  que  lo  facen  quando  se  conoscieren 
et  quisieren  haber  perdón  dellos,  débense 
primero  arrepentir  con  grant  quebranto  de 
corazón  et  con  humildosa  voluntad ,  extra- 
ñando mucho  tales  pecados  et  llorándolos ,  et 
habiendo  duelo  de  sí  mesmos ,  porque  por  su 
mala  ventura  sopicron  caer  en  ellos ,  por  que 
merescieron  haber  pena  doble;  la  una  por 
siempre  en  el  otro  sieglo ,  do  la  han  aquellos 
que  se  non  confiesan  en  este  mundo  ponién- 
dolo facer,  ó  habiendo  á  quien  :  la  otra  tem- 
poral en  este  mundo ,  quel  pone  aquel  quel 
da  la  penitencia.  Pero  razones  hi  ha  por  que 
non  habrá  las  penas  del  infierno,  nin  irá  á  él  : 
et  esto  es  si  en  este  mundo  compliere  las 
penas  quel  dieren  et  le  ponen  :  ca  maguer 
vaya  á  purgatorio ,  seguro  es  ya  que  derecha- 
miente  irá  á  paraíso.  Ca  ninguna  alma  non 
puede  entrar  en  la  gloria  de  Dios  nin  veer  la 
su  faz,  si  primeramiente  non  es  purgada,  se- 
gunt él  mesmo  dixo  á  Moysen  :  que  ninguno 
non  lo  podría  veer  temporalmiente  quanto  eu 
sise  que  es  espiritual ;  pero  bien  lo  podría  ver 
otro  espíritu  sey endo  limpio :  porq ue  conviene 
que  el  alma  que  quisiere  llegar  á  la  limpia 
gloria  de  Dios ,  que  se  alimpie  ella  primero , 
et  de  otra  guisa  non  lo  puede  ella  veer.  Mas 
si  el  niño  que  batean  ante  que  hubie  pecar 
muere ,  este  va  derechamiente  á  paraíso ,  sin 


que  non  se  puede  escusar  en  qualquier  de  los 
sacramentos.  Ca  maguer  que  los  resciba  home 
todos ,  nol  tienen  pro  para  salvarse  si  non 
hobiese  fe  que  por  ellos  se  salvará.  Et  por 
ende  tan  grant  merced  fizo  Dios  á  los  peca- 
dores que  quando  acaesce  que  viene  alguno  á 
hora  de  muerte,  et  non  puede  haber  clérigo 
I  nin  lego  á  quien  se  manifieste,  que  habiendo 
'dolor  en  su  corazón  (3)  de  sus  pecados,  et 
{fiando  en  la  merced  de  Dios,  que  en  esta  fe 

sibilia  sunt  credenti  :  Math.  cap.  9.  v.  22.  et 
Marc.  5..V.  3fr.  Filia,  fides  tua  te  salvam  fecit ; 
et  Apost.  ad  Ephes.  6.  v.  16.  dicit :  in  ómnibus 
simientes  scutum  fidei;  et  sancti  per  fidem  vice- 
runt  regna,  operali  sunt  justitiam,  atlepti  sunt 
repromissiones ,  ad  Hebr.  cap.  11.  y.  33.  et  ibid. 
Sine  fide  impossibile  est  placeré  Deo;  et  babetur  in 
Epist.  Jacobi,  1.  cap.  v.  6.  postulet  autem  in  fide 
nihilheesitans ;  et  hcec  est  victoria  quee  vincit  nmn- 
dum,  fides  nostra,  Joan.  1.  cap.  b.  v.  h  :  et  si  non 
credideritis ,  non  permanebitis ,  lsai.  cap.  7.  v.  9. 
ct  Jerem.  5.  v.  5.  Domine,  oculi  tui  respiciunt  fi- 


se  salva  sin  dubda  ninguna  para  non  ir  á  in- 
fierno. Otrosí  quando  alguno  se  quisiese  ma- 
nifestar que  fuese  mudo  ó  que  hobiese  per- 
dida la  palabra  por  enfermedat  ó  por  ferida , 
ó  que  non  sopiese  el  lenguage,  ó  de  otra 
manera  qualquier,  maguer  que  haya  clérigo 
ó  lego  á  quien  se  confesase,  pues  que  lo  non 
puede  decir  por  palabra  ha  menester  que 
muestre  señales  (4)  de  arrepentimiento,  asi 
como  si  escribiese  sus  pecados  por  su  mano, 

dem;  et  Osese  2.  v.  20 :  Sponsabo  te  mihi  in  fide ;  ct 
si  non  prima  in  corde  nostro  gignitur  fides,  re- 
liqua  quoque  bona  esse  non  possunt,  etiamsi 
bona  videantur.  Beatus  Gregor.  2.  lib.  Moral. 
cap.  35. 

(3)  Dolor  en  su  corazón.  Vide  cap.  multiplcx, 
depcenit.  distinct.  1.  et  in  §.  quibus  auclorilalibus, 
et  in  §.  in  his  auctoritalibus ,  ead.  dist.  eí  per  Hos- 
tiens.  insumma,  depcenit.  et  remission.  diaria  2. 
versic.  illud  autem  qua>ri  consuevit. 

(h)  Señales.  Vide  in  dict.  cap.  multipl ex, depce- 
nit. dist.  1.  unde  ista  1.  sumpta  est. 


ion 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


haber  pena  ninguna  en  purgatorio  :  et  esto 
mesmo  decimos  del  home  grande  que  dexase 
su  ley  et.  se  tornase  á  la  fe  de  nuestro  señor 
Jesu  Cristo ,  et  bautizándole  moriese  ante  que 
feciese  pecado.  Otro  tal  serie  de  aquel  que 
sofriese  muerte,  ó  martirio  ó  tormento  por 
amor  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo  ;  ó  del  que 
tomase  la  cruz  en  remisión  de  sus  pecados 
yendo  contra  los  enemigos  de  la  fe,  ó  ayu- 
dando de  su  haber  á  los  que  hi  fuesen ,  ó  en- 
viando otro  por  sí  en  su  lugar,  segunt  lo 
mandase  aquel  que  lo  hobiese  cruzado  :  ca 
este  atal  por  la  confesión  sola  et  por  la  fuerza 
de  la  cruz  va  derechamente  á  paraíso,  et 
non  ha  otra  pena  en  purgatorio.  Et  por  ende 
non  debe  ninguno  entender  nin  creer  que 
otro  perdón  puede  ser  dado  que  tan  grant 
virtud  haya  como  el  de  la  cruz.  Et  esto  es 
con  grant  razón  :  ca  asi  como  nuestro  señor 
Jesu  Cristo  moriendo  en  ella  nos  perdonó  de 
nuestros  pecados ,  et  fue  después  de  su  muerte 
á  quebrantar  los  infiernos  et  á  destroir  el  po- 
der del  diablo ,  asi  á  los  que  la  toman,  segunt 
dicho  habernos,  dales  Dios  perdón  de  manera 
que  non  tomen  muerte  en  el  infierno  nin 
pena  de  purgatorio.  Et  desto  sant  Pedro ,  que 
es  cabdiello  de  los  apóstoles ,  nos  dio  ende 


grant  enxiemplo,  que  allí  do  lo  llevaban  á 
matar  entre  todas  las  otras  muertes  escogió 
la  de  la  cruz ;  et  quiso  ser  muerto  en  ella  tan 
homildosamente ,  como  que  tovo  la  cabeza 
do  nuestro  señor  Jesu  Cristo  toviera  los  pies. 
Et  esto  fizo  entendiendo  que  asi  como  las 
puertas  del  infierno  fueron  quebrantadas  por 
la  cruz  para  non  entrar  hi  ninguno  si  por  su 
grant  culpa  non  fuere ,  asi  se  abrirán  las  del 
paraíso  para  entrar  en  él  quien  lo  bien  sopiere 
demandar.  Ca  la  cruz  face  dos  cosas  que  non 
puede  otra  cosa  facer  que  han  menester 
mucho  los  homes  •,  la  una  es  perdonar,  la 
otra  salvar  :  ca  por  el  perdonamiento  se  pur- 
gan et  se  alimpian  de  los  pecados ,  porque 
non  hi  ha  menester  otro  purgamiento  ningu- 
no :  et  por  la  salvación  van  desembargada- 
miente  á  la  gloria  de  paraíso. 

LEY  LXVI. 
En  qué  manera  se  deben  los  homcs  confesar. 

Confesar  non  se  debe  ninguno ,  si  tres  co- 
sas en  sí  non  hobiere  para  ser  la  penitencia 
verdadera  :  la  primera  es  que  diga  verdat  de 
todo  lo  que  sopiere ,  ó  lo  al  quel  preguntaren 


ó  alzase  las  manos  á  Dios  ó  se  íiriese  en  los 
pechos,  ó  gemiese,  ó  suspírase  ó  llorase.  Et 
si  muestra  alguna  de  estas  señales  ó  seme- 
jante dellas  es  salvo  segunt  la  fe  católica  de 
santa  eglesia,  et  por  ende  nol  deben  vedar 
ninguno  de  los  sacramentos  nin  de  los  otros 
bienes  della,  que  gelos  non  den  tan  bien  como 
si  se  confesase  por  palabra. 

LEY  XXXII. 

En  quémanera  pueden  demandar  licencia  á  su 
clérigo  los  que  se  quieren  ir  á  confesar  á 
i.  Ir  o. 

Licencia  segunt  latin  et  otorgamiento  en 
romance,  todo  es  una  cosa  (1),  et  porque  dice 

LEX  XXXIl. 

Licontiam  petens  ad  alii  confitendum,  exprimat 
justam  causam  pelendi  :  ct  sacerdote  liecntiam 
recusante,  conqueratur  suo  majori,  quibus  recu- 
santibus,  potest  sine  licenlia  alii  coníilcri ,  secus 
si  in  petitionc  Justam  causam  non  expressit,  IIoc 
Oicit.  Et  vide  suprá  eod.  titul.  II.  21.  el  22, 


en  la  novena  ley  ante  desta  que  la  debe  home 
demandar  á  su  clérigo  el  que  se  quiere  ir 
confesar  á  otro ,  tovo  por  bien  santa  eglesia 
de  mostrar  en  qué  manera  lo  debe  facer.,  ct 
esto  es  que  debe  mostré  alguna  razón  dere- 
cha porque  gelo  haya  de  otorgar ,  diciendol 
que  cuida  que  fallará  mayor  et  mejor  conseio 
para  su  alma,  segunt  el  pecado  en  que  está, 
en  el  otro  á  quien  quiere  ir  mostrar  su  pe- 
cado, que  en  él  •,  onde  si  tal  razón  como  esta 
non  mostrare  ó  otra  semejante  della,  non  es 
tenudo  de  gela  otorgar.  Pero  él  mostrándola, 
si  non  quisiere  el  clérigo  darle  licencia,  pué- 
dese querellar  del  á  su  mayoral ,  asi  como  al 
arcipreste,  ó  al  arcediano,  ó  al  obispo.  Mas 
si  tanta  fuese  la  malicia  dellos  que  non  gela 
quisiesen  otorgar,  et  el  que  se  quisiese  con- 

(1)  Una  cosa.  Nota  ad  leges  Regni  exigentes  li- 
centiam  virorum  in  contractibus  uxorum,  et  babes 
de  isto  verbo  %n  anlfient.  quomodó  oportet  Episco- 
pos,  %.  1 .'  et  de  alienat.  et  emphyt.  $.  emphyteuseis 
vero  el  hypothecas,  ct  quae  nolant  Bart.  et  Ang.  in 
1.  si  quis  mihi  lona,  $.jussum,  ff.  de  aüqwrend. 
hwredit. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  BE  LA  SANTA  EGLESIA. 


105 


en  que  erró :  la  segunda  que  haya  vergüenza 
et  dolor  en  su  voluntad  de  los  pecados  que 
íizo,  teniendo  que  fue  malo  en  facer  cosa 
por  quo  menguase  en  él  el  amor  de  Dios,  ó 
lo  perdiese :  la  tercera  que  se  arrepienta,  po- 
niendo bien  en  su  corazón  que  nunca  tornará 
á  ello.  Et  confesándose  desta  guisa,  es  la 
confesión  verdadera  $  asi.  que  la  penitencia 
que  sobrellos  dieren  en  todas  maneras  les 
lerna  pro  muy  grande  :  ca  de  una  parte  les 
alimpia  las  almas ,  et  de  otra  les  castiga  los 
cuerpos  por  estas  razones  :  ca  si  la  penitencia 
mintirosa  fuere ,  asi  que  el  que  la  feciese  non 
dixiese  la  verdat  ó  la  negase,  tal  penitencia 
como  esta  nunca  alimpiarie  el  alma  nin  cas- 
tigarle el  cuerpo,  non  recibiendo  pena  por  el 
mal  que  hobiese  fecho  :  et  desta  guisa  non 
ternie  pro  á  lo  uno  nin  á  lo  otro ,  et  demás 
farie  grant  falsedat  mintiendo  á  Dios  que 
sabe  todas  las  cosas  ciertamiente ,  maguer 
gelas  non  digan  :  et  que  da  por  ende  mayor 
pena  que  si  gelas  dixiesen. 


LEY  LXVII. 


Qué  cosas  deben  facer  los  que  se  confesaren  para 
ser  su  confesión  verdadera  et  complida. 

Quatro  cosas  debe  facer  todo  home  que  se 
confesare  para  ser  su  confesión  verdadera  et 
complida :  la  primera  tenerse  por  culpado  en 
su  voluntad  repintiéndose  del  mal  que  fizo  : 
la  segunda  contar  por  su  palabra  verdadera- 
miente  todos  los  pecados  que  hobo  fechos, 
non  encubriendo  ninguno  á  sabiendas  :  la 
tercera  emendando  por  fecho  el  mal  que  fizo 
segunt  le  mandare  el  penitenciador  i'la  quarta 
partiéndose  del  pecado  que  fizo  en  tal  ma- 
nera que  después  non  torne  en  él.  Ca  maguer 
se  doliese  del  mal  que  fizo  et  non  dixiese  la 
verdat,  ó  deciéndola  non  íiciese  la  emienda 
que  le  mandasen  facer,  ó  emendando  non 
se  partiese  del  pecado  de  guisa  que  hi  non  se 
tornase  después,  non  serie  complida  la  con- 
fesión nin  verdadera.  Et  á  semejanza  desto 
da  santa  eglesia  enxiemplo  de  Amos  el  pro- 
feta ,  que  amenazó  por  mandado  de  nuestro 


fosa/  entendiese  que  mejor  conseio  fallarie  en 
el  otro,  bien  puede  ir  sin  licencia  destos  al 
que  quiere  decir  su  confesión. 

LEY  XXXIII. 

Por  quáles  razones  se  pueden  los  hornos  confesar 
á  clérigo  de  otra  perroquia. 

Guisada  cosa  es  et  derecha  que  si  el  que  se 
quisiere  manifestar  hobiese  caido  en  tal  pe- 


cado que  taniese  á  aquel  clérigo  á  quien  se 
debe  confesar,  que  pueda  ir  á  otro  á  quien 
se  confiese,  maguer  el  su  clérigo  nol  quisiese 
dar  licencia  para  facerlo  5  et  esto  serie  (1) 
como  si  fuese  muger  aquella  que  hobiese  á 
facer  la  penitencia,  et  hobiese  pecado  el  clé- 
rigo con  ella,  ó  se  trabajase  aun  de  lo  fa- 
cer (2),  ó  si  fuese  varón  et  le  hobiese  acaes- 
cido  de  pecar  con  alguna  ^arienta  del  clérigo 
ó  con  la  barragana,  ó  le  hobiese  ferido  ó 
muerto  algunt  su  pariente  que  le  tanxiesc 


LEX  XXXIII. 

Justa  causa  pelendi  licentianí  est ,  si  mulier  quse 
est  confitens,  per  suum  sacerdotcm  est  coguita 
carnaliter,  vel  si  peccatum  de  quo  quis  vult  con- 
íiteri ,  redundat  in  offensam  confessoris ,  aut  con- 
sánguinei  ejus,  vel  amici;  non  lamen  est  justa  causa, 
si  verecundatur  ex  eo ,  quia  redit  ad  peccalum , 
quod  jam  ei  confessus  est,  vel  quia  forte  sacerdo- 
lem  proprium  liabet  odio ,  injuste  tanien.  Hoc  dicit. 

(1)  Esto  serie.  Adde  Joan.  Andr.  et  Abb.  in  cap. 
omnis  utriusque  sexus ,  de  pesnitent.  el  remission. 
dixi  supra  eod.  in  1.  21.  super  verbo,  sin  otorga- 
miento de  aquel. 

(2)  De  lo  facer.  Et  quae  pcena  debeat  imponi  sa- 
cerdoti  coeunti  cum  filia  spiriluali,  illa  videlicet 
<juam  audivit  in  poenitenlia,  vídeas  in  cap.  oxnnes, 


et  in  cap.  si  sácenlos,  et  cap.  fin.  50.  qusest.  1.  et 
Abb.  in  cap.  fin.  coluinn.  3.  de  purgat.  canon,  et 
quando  scelus  hoc  in  notitiam  populi  devenil,  ct 
pcena  deposilionis ,  ut  in  dicto  cap.  si  sácenlos,  ct 
cap.  fin.  et  intelligit  Joan.  Bcrnard.  de  Luc.  Epi- 
scopus  Calagurilanus ,  in  sua  practica  criminali 
canónica-,  super  verbo,  spiritualibus  filiabas,  id 
est ,  quod  sit  teslibus  probatum ,  quasi  velit  ille 
textus  miliori  puniri  pcena ,  quando  in  oceulto  hoc 
dclictum  revelatum  esset  superiori ;  et  satis  vide- 
tur  hoc  probar  i  text.  cap.  sacerdotes,  cum  se- 
quent.  80.  distinct.  quos  Gloss.  allegat  in  dicto  cap. 
fin.  nam  ex  quo  res  devenit  in  judicium ,  et  conslat 
ex  actis,res  dicitur  manifesta  et  notoria ,  cap.  cihj» 
olim,  et  ibi  Abb.  2.  notab.  de  verbor.  signif.  et  in 
cap.  fin.  de  cchabit.  cleric.  et  mulier.  Bald.  in  §.  ju- 
xlkes,  col.  fin.  depacejuram.  firmanda. 


106 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


Señor  Dios  á  Azahel ,  que  fue  rey  de  Damasco, 
deciendol  que  por  los  males  et  por  las  pre- 
mias que  feciera  tres  vegadas  al  pueblo  de  los 
judíos  que  si  se  repintiese  dello  conoscién- 
dolo ,  et  lo  emendase ,  que  lo  perdonaría ; 
mas  si  después  tornase  á  facerlo  otra  vez,  que 
non  habrie  perdón,  ante  recebrie  por  ello 
pena.  Onde  como  quier  que  las  tres  maneras 
de  pecado  que  facen  los  homes  son  muy  gran- 
des en  cuidar  et  en  obrar,  et  non  emendar, 
mayor  es  la  quarta  en  tornarse  después  á 
ello  :  ca  en  esto  se  muestra  que  se  non  dolió 
del  yerro  que  tizo ,  nin  lo  confesó  asi  como 
debiera  verdaderamiente ,  nin  hobo  sabor  de 
complir  la  emienda  quel  mandaron ,  pues  que 
porfía  en  no  se  partir  dello.  Et  por  ende  el 
que  en  tal  estado  estudíese,  et  en  este  mo- 
riese, siempre  haberie  pena  por  ello  en  el 
otro  mundo. 

LEY  LXVIH. 

De  quáles  cosas  deben  los  homes  haber  vergüenza 
en  la  confesión }  et  de  quáles  non. 

Vergüenza  es  una  de  las  nobles  cosas  que 
el  borne  ha  en  sí  naturalmiente  para  guar- 
darse de  errar  :  et  por  ende  esta  non  la  debe 


ninguno  haber  para  facer  bien ,  mas  para  par- 
tirse del  mal.  Onde  los  que  la  hobieren  de  los 
pecados  que  ficieron,  teniendo  que  fue  mal 
por  que  erraron,  et  están  avergonzados 
dellos,  tal  vergüenza  como  esta  es  buena.  Et 
entendiendo  que  fecieron  yerro  por  que  per- 
dieron el  amor  de  Dios ,  et  que  han  menester 
en  todas  guisas  de  facer  porque  lo  cobren; 
estos  otrosí  han  la  vergüenza  que  conviene , 
et  mayormiente  aquellos  que  la  han  conos- 
ciendo  que  toda  manera  de  pecado  es  por 
natura  vil  et  sucio ;  asi  que  mientra  el  home 
está  en  él  non  ha  parte  en  la  nobleza  nin  en 
la  limpiedumbre  de  Dios.  Et  eso  mesmo  es  de 
aquellos  que  toman  vergüenza  en  facer  cosa 
por  que  se  partan  del  señorío  de  Dios,  que  es 
el  mas  noble  señor  que  puede  ser,  et  se  facen 
siervos  del  diablo,  que  es  la  mas  sucia  et  la 
mas  vil  criatura  de  quantas  Dios  fizo ,  segunt 
lo  que  meresció  et  las  obras  que  face.  Onde 
los  que  destas  cosas  que  habernos  dicho  han 
vergüenza,  ó  de  otras  semejantes  dellas, 
tales  como  estas  son  las  buenas  vergüenzas. 
Mas  los  que  han  vergüenza  de  los  homes  te- 
miendo que  se  escatimarán  si  se  penitencia- 
ren ,  ó  asmaren  tamaña  locura  que  fincarán 
envergonzados  si  dixieren  los  yerros  que  han 


mucho  acerca,  de  quien  entendiese  que  el 
clérigo  resceberie  grant  pesar ;  ca  por  qual- 
quier  destas  razones  sobredichas,  ó  por  otra 
semejante  dellas,  bien  se  puede  confesar  á 
otro ,  segunt  de  suso  es  dicho.  Pero  si  alguno 
demandase  la  licencia  maliciosamente  ó  por 
engaño,  ó  habiendo  vergüenza  daquel  clérigo 
porque  por  aventura  se  tornó  después  en  al- 
guno de  aquellos  pecados  de  que  habie  ya  te- 
mado penitencia  del ,  ó  por  malquerencia  que 
hobiese  contra  él ,  non  le  habiendo  el  otro  me- 
recido porque,  ó  despreciándolo,  teniendo 
que  non  habie  poder  de  absolverle;  por  qual- 


quier  de  estas  razones  si  demandó  licencia, 
maguer  gela  otorgue  el  clérigo ,  face  engaño 
á  sí  mesmo ,  et  por  ende  yerra  mucho ,  ca 
por  ninguna  destas  razones  non  la  debía  de- 
mandar. 

LEY  XXXIV. 

Qué  pena  deben  haber  los  cristianos  que  non 
se  quieren  confesar  et  comulgar  cada  año 
una  vez  á  lo  menos. 

Cristiano  nin  cristiana  non  puede  (1)  nin- 
guno cumplidamente  ser  si  desque  fuere  de 


lex  :;::'üv. 

Quilibct  christianus  ulriusque  sexus ,  ad  minus 
semel  quolibet  anno,  poslquain  intelligit  bonum 
et  malura,  debet  confiten ,  et  Eucbaristiam  reci- 
perc,  nisi  de  consilio  confessoris  á  communione 
abstineat ;  alias  non  recipietur  in  Ecclcsia  ad  horas 
canónicas,  et  carebit  ecclesiastica  sepultura;  et 
boc  slatutum  debet  publican  á  Sacerdotibus  paro- 
chianis  suis.  Hoc  dicif. 

(1)  Non  puede.  Ex  boc  verbo  videtur,  boc  slatu- 
tum esse  praecepti  Ecclesise ,  licót  aliqui  conlra- 


rium  voluerunt  in  terminis  cap.  omnis  utrhisgue 
sexus,  de  quo  lex  ista  sumpta  est,  moti  ex  eo,  quód 
ibi  nullum  verbura  pra;ccptivum ,  et  quia  ibi  non 
jubelur  coní'essio  per  se  ab  Ecclesia ,  sed  ralione 
Eucharistií» ,  quara  omnes  lideles  in  paschate  te- 
nentur  accipere ,  ante  quam  necesse  est  confiten. 
In  contrarium  tamen ,  videlicet  quód  sit  praecepti , 
est  concors  el  cómmunis  Theologorum  et  Jurista- 
rum  sententia,  imó  quód  islum  slatutum  sit  obli- 
gatorium  ad  confessionem  et  Eucbaristiam  sumen- 
dam,  el  in  boc  convenit  lotius  Ecclesias  consue- 
tudo. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


ío7 


fechos ,  tal  vergüenza  como  esta  es  mala  en 
dos  maneras  :  la  una  por  maldat  que  muestra 
en  sí  el  home  que  la  ha ;  la  otra  por  consejo 
del  diablo,  á  quien  pesa  con  el  bien  et  place 
con  el  mal.  Onde  por  estas  razones  que  ha- 
bernos dichas  es  buena  la  vergüenza  do  con- 
viene que  la  haya ,  et  mala  do  la  non  debe 
haber.  Demás  mucho  semeja  extraña  cosa  de 
haber  ninguno  vergüenza  en  descobrir  sus 
pecados  que  ha  fechos  et  dichos  á  Dios ,  de 
una  parte  porque  lo  sabe  todo ,  de  otra  parte 
porque  puede  dar  consejo  á  lo  que  home  non 
puede  facer  sinon  por  él.  Et  por  ende  non 
debe  ninguno  tomar  vergüenza  de  peniten- 
ciarse, pues  que  esta  es  carrera  derecha 
para  partirse  del  mal  et  facer  bien.  Et  sin  todo 
esto  non  debe  el  pecador  haber  vergüenza , 
parando  mientes  al  nuestro  señor  Jesu  Cristo 
de  como  non  la  quiso  haber  por  salvar  á  nos, 
tolliéndonos  de  poder  del  diablo ,  et  dexán- 
dose  denostar  et  muy  mal  traer  á  muy  vil 
gente  ;  et  otrosi  por  sacarnos  de  la  prisión 
del  infierno  se  dexó  prender  á  sus  enemigos 
á  tan  grant  deshonra  del  que  mayor  non  po- 
drie ,  et  que  por  los  nuestros  yerros  et  cul- 
pas quiso  ser  maltrecho  et  ferido :  et  por  co- 
ronarnos en  el  cielo  consintió  su  Fijo  quel 
posiesen  corona  de  espinas ;  et  por  darnos 
honra  de  vida  perdurable ,  et  que  non  cayé- 
semos en  yerro  de  muerte  que  dura  por  siem- 
pre, se  dexó  poner  en  la  cruz  muy  deshon- 
radamiente  et  morir  en  ella.  Et  por  ende  non 


debe  ninguno  haber  vergüenza  de  peniten- 
ciarse por  palabras  que  le  digan ,  nin  por  es- 
carnio que  del  fagan  los  homes  que  son  locos 
et  necios.  Ca  fpor  ninguna  manera  tanto  non 
le  podrían  escarnir,  como  él  fincaria  escar- 
nido faciendo  cosas  por  que  perdiese  el  amor 
de  Dios  et  se  feciese  siervo  del  diablo,  et  de- 
mas  membrandol  de  quantas  vergüenzas  el 
nuestro  señor  Jesu  Cristo  recibió  por  él ,  se- 
ñaladamiente  en  querer  estar  en  la  cruz 
desnudo  todo,  en  que  nos  dio  á  entender  que 
nos  debemos  desnudar  de  nuestros  pecados , 
porque  el  alma  descobierta  et  sin  vergüenza 
pueda  ir  antel.  Et  otrosi  debe  el  pecador  na- 
turalmente cobdiciar  amor  de  santa  María, 
membrandol  de  como  ella  quando  los  judíos 
desnudaron  á  nuestro  señor  Jesu  Cristo  su 
Fijo  todo  el  cuerpo  que  non  le  dexaron  vesti- 
dura ninguna,  lo  cubrió  ella  alli  do  entendía 
que  debia  ser  cobierto,  et  cobriólo  con  el 
velo  que  traia  en  su  cabeza.  Et  por  ende  el 
pecador  debe  puñar  de  ganar  su  amor  quanto 
podiere,  porque  ella  le  meta  en  voluntad  que 
se  parta  de  sus  pecados  et  se  alimpie  dellos , 
á  semejanza  del  su  velo  que  era  blanco  et 
limpio  en  virginidat ,  et  grande  et  complido 
de  humildat,  de  que  ella  hobo  complido  el  su 
cuerpo.  Et  por  esta  razón  conviene  mucho 
al  pecador  que  sea  humildoso  en  dos  mane- 
ras :  la  una  en  teniéndose  que  ha  errado  et 
ha  menester  merced ;  la  otra  en  honrar  á 
aquel  quel  da  la  penitencia  echándose  á  sus 


edat  et  entendiere  bien  et  mal ,  non  se  mani- 
festare á  su  clérigo  (2)  cada  año  (3)  una  vez  á 

(2)  A  su  clérigo.  Vide  supra  in  11.  21.  22.  et  23. 

(5)  Cada  año.  Ex  hoc  viderelur,  quod  sufficit 
qualibet  parte  anuí,  licét  non  sit  in  Quadragesima : 
si  autem  stemus  consuetudini  et  communi  homi- 
num  intelligentia?,  et  statutisprovincialibus,pcenas 
contra  non  confitentes  statuentibus ,  apparet  prse- 
ceptum  hoc  obligare  ad  confessionem  in  Quadra- 
gesima ;  qui  enira  tune  non  confitentur,  se  prteva- 
íicalores  esse  putant,  et  ut  tales  pcena  pecuniaria 
puniri  solent ,  et  curatis  imponilur  necessitas  tra- 
dendi  príelatis  in  málriculis  eos,  qui  non  confiten- 
tur  in  Quadragesima  cujusque  anni ,  ut  et  Iradifc 
Joan,  de  Medina  in  suo  tract.  de  poenit.  tract.  2.  in 
g.  quintas  casus  est ,  qui  allegat  S.  Thom.  in  h.  sent. 
dislinct.  17.  qusest.  3.  ad  primum  art.  h.  dicentem, 
tempus  simui  esse  ab  Ecclesia  inslilutum  pro  con- 
fessionc  et  Eucbaristia,  excepto  quod  confessio 
debet  praecedere;  sed  an  ille  qui  ouiisit  confiten 
in  Quadragesima ,  leneatur  ea  transacta ,  quam  pri- 


lo  menos  diciéndole  verdaderamente  todos 
sus  pecados.  Et  otrosi  debe  rescebir  el  cuerpo 

mura  potest  confiten ;  vel  an  polerit  absque  novo 
peccato  confessionem  differre  usque  ad  aliam  Qua- 
dragesimam?  Istam  qusestionem  movet  dict.  Doct. 
Joan,  de  Medina,  ubi  supra,  qui  inclinal,  quod 
teneatur  confiten  quamprimum  poterit;  movetur, 
quia  in  precepto  de  confitendo  semel  in  anuo ,  non 
est  intentio  Ecclesise  id  statuere  ratione  cerli  tem- 
poris,  sed  ut  oceurralur  negligentia?  humana?  de 
confitendo ,  et  periculo  oblivionis  peccalorum ;  ibi 
poteris  videre  latiús  per  eum,  qui  aliud  censet,  si 
Eucbaristia  tempore  pasebatis  non  sumatur,  quia 
poterit  sine  novo  peccato  illam  differre  usque  ad 
aliud  paseba,  quia  in  hoc  Ecclesia  videtur  habuisse 
respeclum  ad  tempus  paschee  ratione  dominica? 
Ccense  et  Resurrectionis :  confer  ad  prffidicta  1.  Cel- 
sas,  ff.  de  arbür.  et  bonus  text.  in  cap.  cum  dileeti, 
de  dolo,  et  contum.  vers.  praiterea  cum  mandatur 
alicui,  et  cap.  Pisanis,  de  restitut.  spoliat.  tutiús 
tamen  est  contrarium.  « 


100 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


pies,  et  fincando  los  hinojos  en  aquella  guisa 
que  entendiere  que  mas  homildosamente  lo 
podrá  facer,  parando  mientes  que  aquella  hu- 
mildat  que  face  non  es  al  home  sinon  á  Dios, 
en  cuyo  lugar  está  aquel  que  da  la  peni- 
tencia para  perdonar  los  pecados,  et  mem- 
brándose  de  quan  maña  humildat  demostró 
Dios  en  salvar  á  él ,  primeramente  en  querer 
decender  del  cielo  á  la  tierra ,  et  el  que  era 
alto  por  nobleza  abaxarse  por  humildat,  et 
quererse  mover  asi  el  que  non  era  movedizo 
et  movie  á  todas  las  otras  cosas ,  et  el  que  fe- 
dera todo  querer  ser  fecho,  et  el  que  non 
era  mortal  querer  morir,  et  el  que  era  hon- 
rado et  por  sí  et  por  las  cosas  que  feciera 
querer  recebir  deshonra  dellas.  Et  por  ende 
debe  el  pecador  homillarse  quebrantando  la 
voluntad,  repintiéndose  del  mal  que  fizo,  et 
llorando  sus  pecados  por  quel  quiera  nuestro 
Señor  Dios  resucitar  dellos ,  memorándose 
de  como  el  lloró  quando  resucitó  á  sant  Lá- 
zaro. Onde  quien  desta  manera  hobiere  ver- 
güenza en  las  cosas  que  conviene ,  et  la  de- 
xarc  en  aquellas  donde  non  la  debe  haber, 
fará  su  penitencia  cumplidamente,  porque 
ganará  merced  et  perdón  de  Dios. 

LEY  LXIX. 

Qué  cosas  debe  home  confesar  en  la  penitencia. 
Toda  cosa  que  entienda  aquel  que  se  con- 


fiesa en  que  fizo  tuerto  et  yerro  á  Dios  et  á 
los  homes  debe  decir  3n  su  confesión :  et  esto 
por  dos  razones  •,  la  una  por  ganar  perdón  de 
Dios  sofriendo  aquella  penitencia  quel  fuere 
dada  por  sus  pecados ;  la  otra  por  haber  amor 
de  aquel  á  quien  fizo  el  tuerto ,  emendándo- 
gelo  segunt  le  mandaren  en  la  penitencia ,  et 
desta  guisa  se  confesará  bien  para  el  cuerpo 
et  para  el  alma,  conosciendo  á  Dios  sus  yer- 
ros ,  et  emendando  á  los  homes  sus  tuertos ; 
ca  mucho  es  cosa  que  á  Dios  place  quando  el 
home  ealle  al  otro  del  tuerto  que  le  tiene, 
faciendol  emienda  de  lo  que  le  mandan  facer. 
Et  esto  tovo  por  bien  nuestro  señor  Jesu 
Cristo,  que  él  mesmo  prendió  ante  la  emienda 
del  home  que  la  suya,  quando  dixo  que  aquel 
que  estoviese  antel  altar  para  ofrecer,  et  le 
veniese  emiente  el  tuerto  que  él  feciera  al 
otro,  que  dexase  lo  que  quería  ofrecer  ante 
el  altar,  et  que  fuese  facer  primero  emienda, 
et  después  tornase  á  facer  su  ofrenda.  Et  esto 
que  quiere  Dios  es  con  grant  razón ,  porque 
el  tuerto  que  el  home  recibe  non  lo  puede 
saber  fasta  que  fecho  gelo  hayan",  et  después 
que  lo  sabe  ha  ende  pesar  temporalmente 
segunt  el  cuerpo,  et  espiritualmente  segunt 
la  voluntad.  Onde  quando  se  ayuntan  estos 
dos  pesares  en  uno ,  non  puede  ser  que  non 
adugan  al  home  á  grant  movimiento  de  mal. 
Et  por  eso  tovo  nuestro  Señor  Dios  por  bien , 
que  porque  esto  era  cosa  tan  cuitada,  que 


de  nuestro  señor  Jesu  Cristo  á  lo  menos  una 
vez  en  el  año  el  dia  de  pascua  mayor  (4) , 
fueras  ende  si  lo  dexase  por  conseio  de  su 
maestro  de  penitencia.  Onde  qualquier  que 
estas  cosas  non  ficiere,  asi  como  sobre  dicho 
es,  debe  ser  echado  de  la  eglesia,  que  non 
oya  las  horas  con  los  otros  fieles ,  et  quando 
muriere  non  lo  deben  enterrar  como  á  cris- 
tiano. Et  porque  ninguno  non  se  pueda  excu- 
sar diciendo  que  lo  non  sabe,  debéngelo 
facer  saber  sus  clérigos,  que  asi  es  establecido 

('i)  Dia  de  pascua  mayor.  In  tlie  dominica  llc- 
surrectionis ,  quia  tali  die  celebralur  pasclia  resur- 
reclionis ,  ut  in  cap.  nosse,  ct  in  cap.  celebrilatem , 
de  comea:  dist.  5.  et  lmic  pneceplo  satisfacict 
íiodie  suscipicns  EucharisUam  in  dic  sánela  Jovú. 
Coena3,ctulterius  usque  ad  tlominicain  post  pascha 
¡inmediato  seqnenlcm,  qiiíc  dicilur  de  Quasimodo , 
inclusive,  ul  flirt  declaralum  per  Papam  Eügenium. 
(b)  Mas  pudiere.  Yidc  quse  dixi  supra  3  eodTin  1. 
"22.  in  gloss.  íin. 


en  santa  eglesia.  Pero  si  alguno  estudiere  en 
pecado  mortal  convienel  de  trabajarse  quan- 
to  mas  pudiere  (5)  de  salir  del ,  porque  esto 
pueda  complir. 

LEY  XXXV. 

De  los  que  descubren  las  confesiones  quántos 
males  facen,  etqué  pena  deben  haber  por  ello. 

Descubriendo  alguno  poridatderey  dixic- 
mos  en  el  segundo  libro  (1)  quan  grant  tray- 

LEX  XXXV. 

Sacerdos  debet  custodirc  sigillum  confessionis, 
ct  potius  morí ,  quam  confessionem  detegere,  licefc 
sibi  piiecipialur  sub  vh'tute  obedientiae ;  qui  vero 
confessionem  revelarit  verbo ,  signo  vel  alio  quo- 
cumque  modo,  deponendus  est,  ctad  pcenitenliam 
agendam  perpetuo  in  monasterio  detrudendus.  Hoc 
dicit. 

(1)  Segundo  libro.  Yidc  ia  1.  U.  tit.  9.  2.part. 


BE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLEST  V, 


109 


en  ante  hobiese  consejo  á  ello  que  á  lo  suyo, 
ca  él  sabe  la  cosa  ante  que  se  cuide  et  des- 
pués que  es  cuidada,  et  otrosi  luego  que  es 
fecha ,  lo  que  non  sabe  el  home  :  et  demás 
como  quier  que  á  el  fagan  tuerto  faciendol 
pesar,  non  le  puede  tener  daño  quanto  á  él 
mesmo ,  lo  que  al  home  tiene :  demás  que 
Dios  ha  poder  de  tomar  venganza  qual  qui- 
siere ,  lo  que  el  home  non  puede  faceT.  Onde 
el  que  se  bien  confesare  para  facer  la  confe- 
sión verdadera  desta  guisa  que  habernos  di- 
cho .,  conviene  que  la  faga  emendando  á  Dios 
lo  que  erró,  conosciendol  et  doliéndose  de 
su  pecado,  et  tirándose  dello,  et  faciendo 
aquella  emienda  quel  mandare  aquel  que 
está  en  su  lugar  que  ha  poder  por  él ;  et  otrosi 
al  home  faciendol  emienda  por  palabra  quel 
faga  oir,  et  por  obra  quel  faga  sentir :  et  atal 
confesión  como  esta  es  verdadera  et  com- 
plida ,  porque  se  cumple  por  ella  lo  que  han 
de  facer  á  Dios  et  al  home. 

LEY  LXX. 

Quedes  preguntas  deben  facer  los  confesores  ó 
los  que  se  les  confiesan. 

Preguntando  el  home  las  cosas,  ha  de  saber 
ciertamente  lo  que  non  saberia  de  otra  guisa 


si  las  non  preguntase ,  ca  la  pregunta  es  atal 
para  saber  las  voluntades  et  los  fechos  escon- 
didos ,  como  la  llave  con  que  se  abren  las 
puertas  et  los  otros  lugares  encerrados  de 
que  quieren  saber  lo  que  hi  yace  :  et  por 
ende  quando  es  fecha  como  debe  non  puede 
ser  que  por  ella  non  venga  á  certedumbre  de 
saber  lo  que  quiere.  Onde  por  aquestas  cosas 
todas  tovieron  por  bien  los  padres  santos  et 
ordenaron  que  los  que  dan  la  penitencia , 
quando  preguntasen  al  pecador  por  saber  del 
los  pecados  que  federa ,  quel  dixiesen  prime- 
ramiente  que  non  negase  ninguna  cosa  de  lo 
que  sabe  que  erró,  ca  lo  que  dixiese  á  ellos 
á  Dios  lo  deria ,  et  non  al  clérigo  quel  daba  la 
penitencia,  ca  pues  que  Dios  todas  las  cosas 
sabe,  non  conviene  que  le  encubran  ninguna 
cosa,  nin  digan  mentira  antel  que  es  toda 
verdat  complida.  Et  si  por  estas  palabras 
dixier  la  verdat,  de  guisa  quel  que  le  da  la 
penitencia  entendiere  que  cumple ,  non  lo 
debe  preguntar  de  allí  en  adelante  :  mas  si 
non  gela  dixiese ,  hal  de  facer  pregunta  de 
aquellos  pecados  que  son  mas  usados,  asi 
como  de  homecillo ,  ó  de  soberbia ,  ó  de  ava- 
ricia, ó  de  adulterio,  ó  de  furto,  ó  de  falso 
testimonio ,  et  de  los  otros  yerros  en  que  los 
homes  á  menucio  caen ;  et  si  vce  que  sin  ver- 
güenza gelo  dice,  quel  non  pregunte  mas. 


cion  face,  quanto  mas  quien  descubre  la  que 
es  dicha  á  Dios,  asi  como  la  confesión  que 
es  dicha  al  clérigo  en  vez  del ,  ca  este  atal 
face  muchos  males  et  grandes  •,  lo  uno  que  es 
traydor  á  Dios,  et  desobediente  á  santa  egle- 
sia,  et  lo  al  que  es  alevoso  á  su  cristiano,  et 
demás  homiciero ,  ca  mete  malquerencia  en- 
tre los  homes,  et  dales  grant  enxiemplo  de 
mal,  et  face  muy  grant  falsedat,  tolliendo  los 
homes  que  non  sirvan  á  Dios  rezelándose  de 

(2)  En  virtud  de  obediencia.  Etiamsi  sit  Papa 
qui  prsecepit,  et  licét  praecipiat  sub  poena  excom- 
municalionis ,  quia  non  est  ci  aliquo  pacto  obe- 
diendum,  ñeque  incidet  ¡n  sententiam  excommu- 
nicationis ,  secundúm  Sanct.  Thom.  et  omnes ,  in 
U.  sententiar.  distinct.  21.  Abb.  in  cap.  dilectas, 
de  excessibus  prwlat.  Ítem  si  sacerdos ,  vel  alius , 
qui  audivit  coníessionem  in  casu  necessitatis,  pro- 
ducatur  in  testem  contra  reum  criminis ,  potest 
securé  responderé ,  se  nihil  scire ,  quia  non  pro- 
ducitur  in  testem ,  ut  Deus ,  sed  ut  homo ,  secun- 
dúm Abb.  in  cap.  si  sacerdos,  de  offic.  ordin.  de 
Jicentia  tamen  confitentis  posset  revelare  ei ,  qui 
posset  prodesse ,  ut  in  cap.  Matthceus,  ct  ibi  Abb. 


confesar.  Et  aun  dicen  los  santos  por  tai  como 
este,  que  es  asi  como  falsario  que  quebranta 
carta  sellada  con  sello  de  señor  ó  de  amigo, 
que  gela  diese  fiándose  en  su  lealtad,  ca  asi 
es  la  confesión  como  sello  de  poridat  que 
guarda  lo  que  es  escripto  dentro  en  la  carta 
que  lo  non  puede  ninguno  saber.  Et  aun  mas 
lo  encarecieron  los  santos  que  cusieron  que 
si  mandasen  al  clérigo  en  virtud  de  obedien- 
cia (2)  que  dixiese  lo  que  sabie  de  confesión 

de  simón.  Abb.  in  cap.  significasti,  deadult.  quod 
secundum  Theologos ,  in  U.  sent.  dist.  21 .  procedit, 
ubi  non  timerent  scandalum  ex  revelalione  confes- 
sionis ;  tune  enim  non  posset  revelare ,  ctiam  ex 
licentia  confitentis;  etvideas per  Sylvestr.  in sum- 
ma,  in  parte ,  conf'essio ,  la  5.  versic.  levtio  qúce- 
ritur.  Et  non  qualiscumque  licentia  sufficit,  ut  sa- 
cerdos possit  coníessionem  revelare,  sed  debet 
esse  talis,  de  qua  constet  sufficicnler  bis  coram 
quibus  talis  coníessio  rcvelatur,  et  quód  detur  talis 
licentia  propter  aliquod  bonum  procurandum,  vel 
malum  evitandum ,  quod  prseponderet  famae  con- 
fitentis :  aiióqui  ñeque  debet  dari  talis  licentia  A 
confitente ,  ñeque  licitum  erit  ea  uti. 


110 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


Pero  si  sg  rezela  de  alguna  cosa ,  ó  ha  ver- 
güenza de  lo  decir,  hal  de  preguntar  sobre 
aquello  fasta  que  sepa  de  que  se  avergonzaba 
ó  rezelaba.  Pero  débese  guardar  que  non  le 
pregunte  algunos  pecados  extraños  et  muy 
sin  razón  que  non  usan  los  homes,  porque 
podría  acaescer  que  alguno  de  mal  entendi- 
miento por  tales  demandas  se  moverie  á  facer 
algunas  cosas  malas  que  non  pensó  nin  sabrie 
pensar. 

LEY  LXXI. 

Por  qué  razón  deben  los  confesores  preguntar  á 
los  que  se  les  confiesan  si  saben  el  Paternós- 
ter, et  el  Avemaria  et  el  Credo  in  Deum. 

Avemaria ,  et  Paternóster  et  Credo  in  Deum 
son  palabras  santas  et  de  grant  virtud  ,  que 
conviene  mucho  á  los  cristianos  que  las 
sepan ;  porque  en  el  Avemaria  son  palabras 
con  que  el  ángel  saludó  á  santa  María  quando 
nuestro  señor  Jesu  Cristo  tomó  en  ella  carne, 
et  es  loor  quel  place  mucho ,  et  ha  tan  grant 
virtud  que  ganan  por  ella  su  merced  los  que 
la  dicen  de  buena  voluntad  et  con  grant  fiuza 


de  haberla.  Otrosí  en  el  Paternóster  son  las 
siete  peticiones  que  mostró  nuestro  señor 
Jesu  Cristo  á  los  cristianos ,  con  que  sopie- 
sen  pedir  merced  á  Dios  su  Padre ,  et  ganar 
del  piadat  et  perdón.  Et  en  el  Credo  in  Deum 
es  toda  la  fe  et  la  creencia  de  los  cristianos 
complida ,  et  segunt  la  deben  creer  et  enten- 
der. Onde  conviene  que  estas  tres  cosas  pre- 
gunte todo  penitenciador  á  aquel  que  se  le 
confiesa  para  saber  del  si  las  sabe  ;  et  si  las 
sopiere ,  debe  entender  que  cree  et  sabe  facer 
oración  como  derecho  cristiano  •,  et  si  non , 
débele  mandar  que  pune  en  aprenderlas.  Et 
por  estas  tres  oraciones  comprehenden  los 
cristianos  la  santa  Trinidat ;  por  el  Paternós- 
ter el  Padre ,  por  el  Avemaria  el  Fijo,  et  por 
el  Credo  in  Deum  el  Espíritu  Santo  que  vieno 
de  amos  á  dos. 

LEY  LXXII. 

Pe  cómo  debe  ser  ordenada  la  penitencia. 

Ordenadas  seyendo  las  cosas  de  cómo  se 
fagan ,  aducen  á  los  homes  á  que  puedan  fa- 


de  alguno ,  que  lo  non  debie  descobrir  por 
eso  nin  por  otra  premia  ninguna  que  le  pue- 
dan facer,  ante  debe  decir  todavía  que  lo  non 
sabe,  et  dirá  verdat  ;  ca  el  non  lo  sabe  como 

(3)  Clérigo.  Imó  etiam  ad  ¡stud  secretum  tene- 
tur  eliam  laicas ,  si  ex  necessitate  proximus  ei  con- 
filcaíur.  ítem,  et  interpres,  secundum  S.  Thom. 
Ricard.  et  alios,  in  k.  sentenliar.  dist.  21.  ubi  et 
de  illo ,  qui  audivit  coníitcntem ,  cum  confiteretur 
sacerdoti ,  quód  tcnelur  ad  secrelum ,  et  tradit 
Joan.  Andr.  post  Innoc.  in  dicto  cap.  omnis,  col.  5. 
el  tune,  cum  in  laico  non  cadat  pcena  depositionis, 
punietur  alia  pcena  arbitraria  :  vide  ini'ra  eod, 
1.  proxim.  in  fin. 

('1)  Que  descubriese  confesión.  Adde  dict.  cap. 
omnis  uirmsqne  sexus ,  et  cap.  sacerdos,  depoeni- 
tent.  distinct.  6,  sed  quid  si  sacerdos  in  confes- 
sioiic  scit  multa  bomicidia  parala ,  nisi  boc  reve- 
laverit?  Hostiens.  eod.  lit.  insumma,  cbarta  12. 
col.  2.  versic.  in  quo  tenetur  sacerdos ,  dicit ,  quód 
tune  polest  revelare  talibus ,  qui  non  possunl  ob- 
csse ,  cauto  lamen  non  specificando  personam ;  sed 
si  tale  sit,  quod  non  possit  revelari  sinc  pcccaloris 
proditione ,  necesse  est  abslinere ,  nisi  de  consensu 
confilenlis  fuerit,  et  hsec  est  frequens  Tbeologo- 
rum  opinio  :  in  h.  sentenliar.  dist.  21.  Collecta- 
jmus,  et  Cardin.  in  dicto  cap.  omnis,  ubi  idem 
voluit  innoc.  Nam  etiam  crimen  in  damnum  rei- 


nóme mas  como  Dios,  et  si  por  aventura  por 
tal  razón  le  matasen ,  serie  mártir  por  ende. 
Onde  qualquier  clérigo  (3)  que  descubriese 
confesión  (4)  de  alguno  de  los  que  se  le  ma- 

publicse  committendum ,  detectum  in  confessione 
sacramentan  a*b  eo ,  qui  illud  committere  cogitavit, 
et  adbuc  cogitat ,  non  licet  sacerdoti ,  prodito  con- 
filenlis nomine,  cuiquam  detegere.  Vidé  etiam 
Ang.  de  Aret.  in  traclat.  malefic.  in  parle ,  Che  ay 
tradito  la  patria,  col.  penult.  et  fin.  dioit  etiam 
Hostiens.  ubi  supra  :  Quod  si  aliquis  confilelur  se 
incidisse  in  bsercsim,  et  aliapeccatacommisisse  á 
quibus  vult  cessare ,  non  tamen  ab  breresi ;  vcl  vult 
recedere ,  sed  non  vult  socios  nominare ;  vel  reve- 
lat,  sed  non  vult  quod  presbyter  detegat;  quód 
tune  sacerdos  adeat  Episcopum ,  et  dicat  ei : «  cus- 
lodi  vigilias  super  gregem  tuum,  seu  super  oves 
lúas,  quia  lupus  est  in  grege  :  »  et  ibidem  tradit, 
quid  si  aliquis  confessus  estdormiisse  cum  aliqua 
mulierein  Ecclesia,  an  possit  boc  Episcopo  denu- 
dan ,  ut  reconcilictur  Ecclesia  :  et  dicit ,  quód  ex 
quo  sacerdos  illud  scit  ut  Deus ,  potest  ibi  salva 
conscientia  celebrari;  sed  tutiñs  est,  quód  revelet 
in  genere  Episcopo,  dicendo :  Talis  Ecclesia  indiget 
reconciliatione ,  non  quseratis  á  me  ultra,  argum. 
cap.significasti,  de  adult.  ítem  potest  sacerdos  de- 
lictum  sibi  confessatum  redarguere  in  genere,  so- 
cundum  Abb.  in  cap.  $i  sacerdos,  de  of/ic,  ordtn. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


111 


cer  por  ellas  lo  que  quieren  que  sea  fecho,  et 
usándolas  como  deben  que  cojan  hi  sabor  et 
placer,  de  guisa  que  lo  grave  de  facer  et  de 
sofrir  se  les  torne  en  rafez.  Et  como  quier 
que  en  todas  cosas  esto  avenga,  mayormicntc 
aviepe  en  fecho  de  santa  eglesia.  Ca  pues  que 
nuestro  señor  Jesu  Cristo  fue  facedor  et  or- 
denador della ,  en  que  ha  complido  ordena- 
miento :  derecho  es  que  todos  sus  fechos 
fuesen  mejores  et  mas  complidos  et  mas  or- 
denados en  todas  cosas  que  otros.  Et  por 
ende  los  santos  padres  et  los  perlados  que 
tovieron  et  tienen  su  lugar  en  la  su  eglesia 
establecieron  entre  todas  las  otras  cosas  que 
el  fecho  de  la  penitencia,  que  es  tan  grant 
cosa  como  de  haber  home  á  descobrir  por  su 
boca  lo  que  tiene  encerrado  en  la  voluntad , 
que  fuese  bien  ordenado  :  et  por  ende  fue 
establecido  que  el  que  toma  la  penitencia  lo 
liciese  con  grant  ordenamiento,  et  otrosi  el 
que  gela  da,  asi  que  ninguno  dellos  non 
cayese  en  yerro.  Et  porque  se  feciese  como 
conviene  posieron  que  el  que  se  veniese  á 
penitenciar  que  lo  feciese  con  grant  humil- 


dat,  fincando  los  hinojos  antel  penitenciador, 
ó  asentándose  á  sus  pies ,  ó  tendiéndose  antel 
en  tierra  deciendo  sus  pecados  muy  llorosa- 
mientc,  etrcpintiéndose  mucho  dellos;  et  en 
todo  esto  teniendo  la  cabeza  cobierta  et 
abaxada,  catando  con  los  ojos  contra  tierra 
o  fizo  el  pecado  el  que  se  arrepiente  ,  et  con 
la  voluntad  contra  el  cielo  onde  cobdicia 
haber  perdón  de  Dios ,  et  non  parando  mien- 
tes á  la  cara  del  penitenciador,  nin  al  conte- 
nente que  feciese  quando  se  penitenciase, 
porque  por  aventura  podrie  ver  hi  alguna 
cosa  quel  destorvarie  la  voluntad ,  mas  que 
en  todo  fuese  homildoso  en  dicho  et  en 
fecho,  porque  la  humildat  deste  mundo  lo 
ensalzase  en  el  otro,  segunt  dixo  nuestro 
señor  Jesu  Cristo ;  que  el  que  se  homillase 
que  ese  seria  ensalzado.  Et  otrosi  fue  esta- 
blecido que  el  que  diese  la  penitencia  estu- 
díese en  lugar  alto,  porque  aquel  que  del  la 
recibiese  se  podiese  asentar  á  sus  pies  á  facer 
la  humildanza  de  las  otras  cosas  que  dixie- 
mos  ,  et  que  toviese  la  cara  abaxada  et 
cobierta ,  de  guisa  que  gela  non  viese  nin- 


nifestasen  (5)  nin  por  palabra,  nin  por  señal, 
nin  por  otra  manera  ninguna  que  ser  pueda, 
debe  ser  despuesto  por  ende,  et  encerrado  (6) 
en  alguntmonesterio  que  faga  penitencia  por 
toda  su  vida :  et  esta  pena  tovo  por  bien  santa 
eglesia  de  darle  en  lugar  de  muerte ,  pues 
que  nol  debe  de  otra  guisa  matar. 

(5)  @i(e  se  Zemaní/esíasen.Loquitur  de  confessione 
veré  sacramental! ,  el  tune  dicitur  peccatum  detec- 
tum  in  pcenitenlia ,  utDeo ,  quando  peccator  qusérif 
salutem  anima?  suse  :  non  si  causa  amicitiai ,  vel 
libidinis ,  vel  alias  causa  auxilii  dixerit  quis  pecca- 
tum sacerdoü ,  licet  dicat  sibi  quód  dicit  in  pceni- 
tentia ,  quia  Ule  non  tenet  locum  Dei  in  hoc ,  ex 
quo  ad  eum  non  recurrit,  ut  ad  Deum ,  secundum 
Innoc.  ct  Abb.  in  cap.  omnis,  et  Abb.  in  cap.  si 
sácenlos,  deoflic.  ordin.  Quidautem  si  sacerdos, 
qüi  detegit,  dicat  non  seivisse  illud  in  confessione, 
deleclus  vero  dicat,  quód  sic?  Hostiens.  in  dict. 
cap.  omnis  dicit,  quód  in  dubio  ,  si  sacerdos  non 
ostendat  aliunde  seivisse,  prcesumitur  quód  scivit 
in  confessione  :  et  idem  vult  ibi  Abb.  in  íine ,  sub- 
dens  tamen  ,  quód  tune  quia  non  pleno  delictum 
est  probatum ,  sacerdos  non  deberet  puniri  puena 
ordinaria. 

(G)  Encerrado.  Concord.  cum  dict.  cap.  omnis , 
ubi  Abb.  dicit  per  illud  cap.  sublatam  esse  pechi- 
tenliam  peregrinandi ,  de  qua  in  dicto  cap.  sacer- 
dos, de  poenit.  dist.  6.  et  si  timeatur  de  fuga, 


LEY  XXXVI. 

Del  que  oyere  las  confesiones ,  en  qué  manera 
debe  demandar  conseio  quando  dubdarc. 

Conseio  habiendo  á  demandar  un  clérigo  á 
otro  por  mengua  de  sabiduría  sobre  pecado 

potest  detrudi  in  seríelo  carcere,  ut  in  cap.  ut 
fame,de  sentent.  excommun.  secundum  Abb.  in 
dicto  cap.  omnis,  ultimo  notabil.  Sed  an  incidit  in 
pcenam,  qui  revelat  peccatum,  et  non  peccalorem; 
Abb.  ibidem,  quód  sic,  molus  per  text.  ibi ,  cum 
dicit  ,  peccatum,  quod-debel  intelligi,  si  ex  boc 
posset  devenid  in  notitiam  peccatoris  ;  unde  si  hoc 
cessante ,  sacerdotes  ad  consilium ,  vel  ad  detésta- 
tionem,  seu  aliquobono  fine  dicantgeneraliter  se  ali- 
quidtale  babere  in  confessione,  non  peccarctsallcm 
morlaliter,  ubi  nullo  modo  potest  veniri  in  notiüam 
persona? ,  licet  hoc  sil  periculosum ,  et  plerumque 
scandalosum ,  secundum  Sylvest.  in  summa,  in 
parte ,  confessio,  la  5.  versic.  quintó  qucvrilur. 

LEX   XXXV I. 

Sacerdos  consulens  alium  super  poenitentia;  im- 
posilione,  nondelegat  personam  poenitenlis,  alias 
punilur,  ut  supra,  eod.  1.  proxim.  et  si  laieus  con- 
fessionem  ei  faclam ,  in  casu  quo  potest  eam  audire , 
revelet,  arbitrario  punitur,  considéralo  peccalo 
quod  revelaYit.  IIoc  dicit. 


112 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


guno ,  nin  aquel  quel  diese  la  penitencia ;  et 
si  fuese  home  que  recibiese  bien  la  penitencia, 
quel  feciese  llegar  el  penitenciador  á  sí  por 
oírlo  mejor,  ó  se  llegase  mas  á  él ,  asi  que 
podiese  algunas  veces  parar  mientes  al  rostro 
por  ver  si  tenie  contenente  triste  como  borne 
que  se  duele ,  ó  si  es  alegre  en  el  rostro  como 
borne  que  trae  encobierta  et  quiere  dar 
pasada  á  su  fecho.  Mas  si  fuesen  mugeres  las 
que  se  penitenciasen ,  debe  el  penitenciador 
asentarlas  á  sus  pies,  mas  non  muy  cerca,  de 
manera  que  nol  puedan  tañer  en  ninguna 
cosa,  nin  él  á  ellas  :  et  débelas  asentar  á  uno 
de  sus  lados  porque  oya  lo  quel  dixieren  et 
non  les  vea  las  caras,  segunt  dixieron  los 
profetas,  que  las  caras  de  las  mugeres  fer- 
mosas  son  átales  al  que  las  cata  como  viento 
quemador,  ó  como  red  en  que  caen  los  pes- 
cados. Et  por  ende  débense  guardar  de  las 
non  parar  mientes,  nin  de  se  apartar  con 
ellas  en  lugar  encobierto  para  darles  peni- 
tencia ó  non  los  vea  ninguno,  maguer  sea 
lugar  sagrado  ó  non  ■  ca  seyendo  los  yerros 
aparejados  para  facerse  facen  al  pecador 
caer  en  ellos.  Et.  esto  es  muy  grant  yerro 
quanto  á  Dios  et  al  mundo,  porque  aquel  que 
yerra  habiendo  á  facer  emienda  del  mal  que 
fizo  et  non  la  faz,  et  errar  buscando  carrera 
por  o  lo  faga ,  por  culpa  es  de  aquel  que  gelo 
debe  facer  emendar  :  et  contra  tales  como 
estos  dixo  sant  Pablo  que  non  quisiesen  dar 
lugar  al  diablo  en  sí  mesmos.  Onde  si  el  pe- 
nitenciador et  el  que  toma  la  penitencia  todas 
estas  cosas  sobredichas  guardaren ,  será  la 
penitencia  ordenada  como  debe. 


LEY  LXXIII. 

Cómo  deben  ser  entendidos  et  sábidores  los  que 
dan  las  penitencias. 

Entendidos  et  sábidores  deben  ser  los  que 
dan  las  penitencias;  ca  mucho  conviene  que 
el  que  quisiere  saber  la  voluntad  del  otro 
que  sea  entendudo.  Et  esto  en  dos  maneras ; 
la  una  en  preguntar,  la  otra  en  albedriar ;  ca 
por  las  preguntas  llegará  á  lo  que  quier 
saber,  etpor  el  albedrio  sabrá  lo  que  hi  debe 
mandar.  Et  por  ende  conviene  al  penitencia- 
dor que  pare  mientes  qué  persona  es  aquel 
que  se  le  confiesa ,  et  de  qual  edat :  primera- 
miente  si  es  mancebo  ó  viejo,  ó  sano  ó  en- 
fermo, ó  libre  ó  siervo,  ó  rico  ó  pobre,  ó 
clérigo  ó  lego ,  ó  letrado  ó  sin  letradura ,  ó 
perlado,  ó  rey,  ó  otra  persona  menor  :  et 
desi  en  estado  de  su  cuerpo ,  si  es  enfermo  ó 
sano ,  ó  fuerte  ó  flaco ,  ó  grueso  ó  magro ,  ó 
lazrado  ó  vicioso ,  ó  si  es  tal  home  que  cobdi- 
cie  mucho  complir  voluntad  de  su  carne,  asi 
como  en  comer,  ó  en  beber,  ó  en  luxuria ,  ó 
en  otras  cosas  semejantes  destas;  otrosi  si 
tiene  la  voluntad  sana  ó  enferma ,  usando  á 
pensar  malos  pensamientos ,  ó  á  decir  malas 
palabras,  ó  si  es  estable  en  las  cosas  que  ha 
de  facer,  ó  camiadizo.  Et  debel  otrosi  pre- 
guntar la  vida  que  face ,  ó  qué  menester  ha , 
ó  si  es  rico  et  ahondado,  ó  pobre  ó  mesquino, 
ó  homildoso  ó  soberbioso ,  ó  sin  cobdicia  ó 
cobdicioso ,  ó  manso  ó  bravo ,  ó  granado  ó 
escaso ,  ó  noble  de  corazón  en  dichos  ó  en 
fechos ,  ó  vil  ó  rafez ,  ó  libre  ó  siervo ,  ó  casado 
ó  por  casar,  ó  clérigo  ó  lego ,  ó  letrado  ó  sin 
letradura  :  et  otrosi  el  lugar  que  tiene,  si  es 
mayor  que  los  otros  perlados,  asi  como  papa , 
ó  patriarca ,  ó  primado,  ó  arzobispo ,  ó  obispo, 


que  alguno  cu  su  confesión  le  hohiasc  dicho, 
en  razón  (1)  de  qual  penitencia  le  darie  so- 
brcllo,  tovo  por  bien  (2)  santa  eglesia  que  lo 
ficiese  de  guisa  que  non  sopiese  el  otro  quien 
es  aquel  que  fizo  el  pecado,  et  si  non  lo  ficiese 
asi  debe  haber  tal  pena  como  dice  en  la  ley 
ante  desta  del  que  descubre  la  confesión. 

(1)  En  razón.  Vel  ut  sciret  an  cssct  casus  reser- 
valus ,  nccnc ,  seu  alias. 

(2)  Tovo  por  bien.  Vidc  in  dicto  cap.  omnis 
utrlusque  sexos,  ibi;  sed  si  prudentiori  consilio 
índíguerit ,  illud  absquc  ulla  expressione  personse 


Mas  si  alguno  se  confesase  á  lego  (3)  por  al- 
guna de  las  razones  que  dice  en  la  ley  quinta 
ante  desta,  si  aquel  lego  á  quien  fuese  mani- 
festado le  descubriese  algunt  pecado  de  aque- 
llos que  le  habie  dicho  en  su  penitencia,  debe 
haber  tal  pena  qual  entendiere  que  sea  gui- 
sada, segunt  aquel  fecho  que  descobrió. 

cauto  requirat,  et  vidc  bonum  tcxtum  in  cap.  ofjicii, 
eod.  lit.  ubi  Cardinalis  revelavit  Papae  pcccatum 
sibi  dcleclum  in  confessionein  genere,  non  diccndo 
de  peccalorc ,  pctens  á  Papa  consilium. 
(5)  A  lego,  Vidc  qua?  dixi  supra ,  1.  proxini. 


M 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DÉ  LA  SANTA  EGLESIA. 


115 


ó  otras  personas  menores,  asi  como  descen- 
den  cada  uno  por  su  grado,  de  qual  manera 
quier  que  sean  ,  de  orden,  ó  de  religión  :  et 
otrosí  si  son  homes  que  han  poder  de  facer 
justicia ,  asi  como  emperadores ,  ó  reyes ,  ó 
otros  homes  á  quien  sea  otorgado  por  dere- 
cho :  et  otrosi  del  menester  que  ha  cada  uno, 
asi  como  caballeros  que  han  de  vevir  por 
armas ,  ó  labradores  por  su  labor,  ó  menes- 
trales por  sus  menesteres ,  ó  mercadores  por 
sus  mercadorías.  Et  catando  el  penitenciador 
todas  estas  cosas,  luego  entendrá  por  qué 
razón  se  movió  el  pecador  á  facer  el  pecado, 
et  conoscerá  qual  penitencia  le  debe  dar.  Et 
dando  el  penitenciador  la  penitencia  que 
conviene ,  et  el  que  se  confiesa  recibiéndola 
homildosamente ,  viene  á  acabamiento  de  lo 
que  cada  uno  dellos  ha  menester. 

LEY  LXX1V. 

Quién  puede  dar  la  penitencial 

Dar  la  penitencia  non  conviene  sinon  á  ho- 
mes señalados  á  quien  se  deben  los  homes 
confesar ;  et  esto  se  entiende  primeramiente 
por  todos  los  prestes  que  son  ordenados  de 
misa,  por  el  noble  oficio  que  tienen  de  sagrar 
el  cuerpo  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo,  et  son 
en  lugar  de  los  apóstoles.  Ca  maguer  que 
nuestro  Señor  traia  muchos  decípulos  et  otra 
mucha  gente  que  andaba  con  él,  con  los 
apóstoles  habia  su  consejo ,  et  á  ellos  mos- 


traba mas  sus  poridades  que  á  los  otros  todos. 
Et  por  ende  fue  establecido  et  ordenado  que 
los  prestes  podiesen  oir  las  confesiones  et  dar 
las  penitencias,  et  non  otro  ninguno  por 
honra  que  hobiese  en  santa  eglesia ,  nin  por 
religión  que  recibiese,  maguer  fuese  el  reli- 
gioso misacantano,  pues  que  viviese  en  claus- 
tra et  so  regla  :  ca  este  atal  non  puede  dar 
penitencia,  nin  pedricar  al  pueblo,  nin  bau- 
tizar, nin  usar  de  las  otras  cosas  que  perte- 
nescen  á  cura  de  ánimas ,  fueras  ende  si  no- 
ciesen los  que  asi  viven  previllejos  del  papa 
en  que  gelo  otorgase,  et  si  los  pidiesen  los 
obispos  por  servir  algunas  eglesias  perroquia- 
les  que  fuesen  de  aquella  religión  onde  ellos 
son  :  et  esto  aun  con  consentimiento  de  los 
mayores  de  aquella  su  orden.  Pero  estos  clé- 
rigos de  misa  que  deximos  á  quien  se  deben 
los  homes  confesar,  non  se  entiende  sinon  de 
aquellos  que  son  perroquianos  cada  uno  de 
sus  eglesias:  et  maguer  se  quisieren  á  otro 
alguno  confesar,  non  lo  pueden  facer  sin 
otorgamiento  de  aquestos  sobredichos,  ó  de 
otro  perlado  mayor  que  haya  poder  de  gelo 
mandar  :  ca  estos  han  poder  de  los  absolver 
porque  pueden  oir  las  confesiones ,  et  otros 
por  mandado  dellos.  Pero  los  perlados  mayo- 
res, asi  como  arzobispos,  ó  obispos,  ó  otros 
que  non  han  mayoral  sinon  el  papa,  pué- 
dense  confesar  á  quien  se  quisieren  sin  de- 
mandar licencia,  solamiente  que  sea  clérigo 
aquel  á  quien  se  confesaren ,  et  ordenado  de 
misa. 


LEY  XXXVII. 

Que  los  físicos  non  deben  melecinar  los  enfermos 
fasta  que  sean  confesados. 

Ley  5.  íit.  i.  lib.  i.  Rccop. 

Pensar  debe  home  primeramente  del  alma 
que  del  cuerpo ,  por  que  es  mas  noble  (4)  et 
mas  preciada.  Et  por  ende  tovo  por  bien  canta 


eglesia  que  cada  que  algunt  cristiano  enfer- 
mase de  manera  que  demande  por  físico  que 
le  melecine ,  que  lo  primero  quel  faga  desque 
á  él  viniere,  quel  conseie  que  piense  de  su 
alma,  confesándose  de  sus  pecados,  et  des- 
pués que  esto  hobiere  fecho  debe  el  físico 
melecinarle  el  cuerpo  et  non  ante  5  ca  mu- 
chas vegadas  acaesce  que  agravian  las  enfer- 
medades á  los  homes  mas  afincadamente  (9), 
et  se  empeoran  por  los  pecados  en  que  están. 


LEX  XXXVH. 

Mcdicus  Chrisüanus  ,  primo  debet  de  anima  iu- 
firmi  tanquam  de  nobiliori  confiten ,  consulendo 
curare,  postea  adbibeat  corpori  medicinam,  ñeque 
debet  infirmo  prsclextu  medicina?,  juberepeccatum 
moríale  committere ,  alias  ab  Ecclcsia  abjiciatur. 
Ilocdicit. 

Tom.  I. 


(1)  Jifas  noble.  Addc  cap,  cam  infirmitas ,  de 
pcenitent.  et  remission.  ideó  corpus  debet  esse 
subjectum  spiritui ,  vide  in  cap.  charitas ,  el  2.  de 
pcenitent.  dist.  2.  ctvide  quoe  tradit  beatus  Bernar- 
dus  serm.  6.  Adventus ,  col.  2. 

(2)  Mas  afincadamente.  Vide  in  dicto  cap.  cían 
infirmitas,  de  peenitent.  et  remission.  et  ratione 
peccali  moritur  quis  ciüas,  ut  in  cap.  Episcopi,  ii^, 

8 


ill 


TUL 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


LEY  LXXV. 


LEY  LXXVI. 


Por  quáles  razones  pueden  oíros  dar  penitencia     Cómo  ninguno  non  puede  nin  debe  confesarse 
non  seyendo  prestes.  por  mandadero  nin  por  carta. 


Penitenciar  pueden  et  absolver  los  prestes 
á  los  que  se  les  confiesan,  segunt  deximos  en 
la  ley  ante  desta.  Pero  si  alguno  hobiese  tal 
enfermedat  ó  otra  cuita  por  que  quisiese  to- 
mar penitencia  ante  del  tiempo  quel  tenia  en 
voluntad  de  la  facer,  debe  luego  demandar 
por  aquel  clérigo  á  que  se  suele  confesar,  et 
si  lo  hobiere,  hal  de  decir  su  confesión  ante 
á  él  que  á  otro  ninguno.  Et  si  aquel  su  per- 
roquiano  non  podiere  haber,  debe  enviar  por 
otro  clérigo  preste  á  quien  se  confiese  ;  mas 
si  ninguno  dellos  haber  non  podiese  por 
ninguna  manera,  puédese  confesar  á  otro 
clérigo,  maguer  non  sea  de  misa.  Et  si  todos 
estos  clérigos  non  hobiese ,  tan  santa  cosa  es 
la  penitencia  et  tan  grant  fuerza  ha,  que 
puede  manefestar  sus  pecados  al  lego :  et  ma- 
guer que  el  lego  non  haya  poder  de  le  absol- 
ver de  sus  pecados ,  gana  perdón  de  Dios  por 
aquel  repentimiento  que  ha,  et  por  la  buena 
voluntad  que  tenia  consigo  que  se  confesarie 
al  clérigo  si  lo  haber  podiese.  Pero  si  después 
estorciese  de  aquel  peligro,  débese  manifestar 
después  al  clérigo ;  porque  atal  confesión 
como  la  que  habie  fecho  de  primero  con  el 
lego  non  vale  sinon  á  hora  de  cuita,  non  po- 
diendo al  facer. 


Mandadero  nin  carta  non  debe  ninguno  en- 
viar para  confesarse  por  ellos  sus  pecados, 
mas  el  pecador  mesmo  los  debe  decir  por  su 
boca  á  aquel  quel  da  la  penitencia ,  et  otro 
mandadero  non  debe  hi  ser  sinon  Dios,  que 
es  señor  et  lo  sabe  todo,  fueras  ende  si  non 
sopiese  el  lenguage  de  aquel  á  quien  se  quiere 
confesar,  ó  hobiese  en  sí  enfermedat,  ó  otro 
embargo  por  que  lo  non  podiese  decir  por  la 
boca ,  et  lo  hobiese  él  á  escrebir  por  su  mano : 
ca  estonce  bien  puede  manifestar  sus  pecados 
por  mandadero ,  estando  delante  aquel  que 
se  quiere  confesar,  et  non  lo  enviando  dotra 
guisa  al  confesador  como  en  manera  de  man- 
dadería.  Et  eso  mesmo  ha  de  facer  el  que  dice 
su  confesión  por  escriptura,  ca  si  desta  guisa 
non  lo  feciese ,  menguarie  ende  dos  cosas  las 
mejores  que  hi  ha  en  la  confesión  :  la  una 
vergüenza  de  la  vista  de  aquel  á  quien  se  con- 
fiesa ;  la  otra  miedo  de  la  palabra ,  reprehen- 
diendol  de  sus  pecados,  et  trayendol  mal  por 
ellos,  et  meüendol  espanto  de  la  justicia  do 
Dios  que  debe  ser  fecha  en  él ,  porque  él  le 
erró  desconociendo!  et  pasando  su  manda- 
miento. Et  desto  nos  dio  enxiemplo  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  quando  sanó  los  diez  gafos, 
et  les  mandó  que  fuesen  et  se  mostrasen  á 


Et  que  esto  asi  lo  deban  facer  habérnoslo  por 
enxiemplo  de  un  enfermo  que  sanó  nuestro 
señor  Jesu  Cristo,  á  quien  perdonó  primera- 
mente de  sus  pecados  quel  sanase ,  et  dixol 

qucest.  5.  et  proplerca  ñeque  languoribus  corporeis 
liberamur,  quia  quse  máxime  necessaria  sunt , 
superílua  esse  dicimus ;  quse  vero  pené  dissimulan- 
da,  haec  omninó  necessaria  judicamus  :  et  fontem 
ipsum  incuratum  rclinquentes  ,  malorum  rivulos 
purgare  conamur.  Quód  autcm  earum ,  qua?  sunt 
in  corpore  passionum ,  maligna  sícpc  anima  causa 
cst,  et  triginta  annorum  paralyticus,  et  illc  qui  per 
tcclum  legitur  fuisse  depositus,  et  ante  omncs  Cain 
ipse  monstravit;  ha;c  Chrysostom.  super  Maltli. 
lIomil.lk.col.b.videctiamincap.cHmpera<ssto,7. 
quaist.  t.  et  cumdem  beatum  Chrysostomum  super 
Psalm.  9b.  He-mil.  1.  circa  finem,  adducentcm 
illud  Apostoli  contra  accedentes  indigné  ad  sacra- 
mentum  altaris,  1.  Corinth.  11.  v.  29.  ubi  exponit 
verbum  illud  :  Propterea  ínter  vos  multi  infirmi , 


asi  (3) :  ve  tu  carrera ,  et  de  aquí  adelante  non 
quieras  pecar,  porque  te  haya  de  acaescer  al- 
guna cosa  peor  que  esta.  Et  por  ende  tovo 
por  bien  santa  eglesia  (4)  que  ningunt  físico 

et  imbecilles,  et  dormiunt  mullí,  ii  est ,  infirman- 
tur  multi,  et  moriuntur  multi,  tanquam  mors 
etiam  pro  peccato  adveniat ;  et  cuín  subdit  Aposto- 
lus  :  si  enim  nos  ipsos  judicaremus ,  nequáquam 
judicaremur  á  Domino ,  subdit  Chrysostom.  ergo 
Domini  judicium  est,  morbus  et  mors. 

(3)  Dixol  asi  Joan.  5.  v.  14. 

(U)  Santa  eglesia.  Vide  in  dicto  cap.  cum  infir- 
mitas.  Sed  an  hodie  illa  constitutio  subíala  sit 
Uesuetudine,  cum  videamus  non  fieri  per  médicos, 
sicut  ibi  et  hic  disponitur,  Hostiens.  ibi  dicit  quód 
nulla  consueludo  excusat  in  hoc,  cum  pro  sálate 
anima?  hoc  fuerit  stalulum ,  et  peccant  in  talibus 
transgressores ;  et  ídem  post  Host.  volunt  ibi  Joan. 
Andidas ,  et  Abb.  et  procedit  isla  disposilio  in 
ffgritudinibus  non  periculosis ,  secundiun  Archie- 


DE  LOS  STETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESTA. 


115 


los  sacerdotes :  ca  en  esto  clió  á  entender  que 
por  vista  et  por  palabra  se  había  á  facer,  que 
non  por  mandadero  nin  por  carta  :  et  aun  se 
muestra  por  lo  que  dixo  el  Apóstol  Santiago : 
que  so  confesasen  los  unos  á  los  otros  porque 
fuesen  salvos.  Onde  quien  face  la  confesión 
desta  manera  vale  5  et  dotra  guisa  non. 

LEY  LXXVII. 

Por  qué  razón  puede  demandar  licencia  el 
que  se  confiesa  á  su  confesor  para  irse  confe- 
sar con  otro. 

Perroquia  tanto  quiere  decir  como  lugar 
santo  o  mora  el  padre  que  ha  de  dar  consejo 
et  guardar  espiritualmente  el  alma  del  peca- 
dor, asi  como  el  padre  terrenal  ha  de  guardar 
el  cuerpo  del  fijo  naturalmiente  :  et  por  ende 
son  llamados  perroquianos  aquellos  que  mo- 
ran cabe  la  eglesia  en  que  oyen  las  horas  et 
de  que  reciben  los  sacramentos,  porque  son 
temidos  mas  á  aquel  clérigo  que  gelos  da  que 
á  otro  :  ca  pues  que  es  asi  como  padre  espi- 
ritual, derecho  es  de  amarle,  et  de  honrarle 
et  de  guardarle.  Et  algunas  tierras  ha  en  Es- 
paña en  que  llaman  á  estos  perroquianos  fe- 
ligreses ,  et  este  nombre  es  otrosi  derecho,  ca 
feligreses  tanto  quiere  decir  como  fijos  de  la 
eglesia  de  que  son  vecinos;  et  por  eso  la  lla- 
man feligresía,  asi  como  por  los  perroquianos 
es  llamada  perroquia.  Onde  estos  que  llaman 
asi  desta  guisa,  et  que  moran  cabo  destas 
cglesias,  non  pueden  ir  á  confesarse  de  sus  pe- 


cados á  clérigo  dotra  eglesia ,  si  non  mostrare 
razón  derecha  por  que  gelo  haya  de  otorgar, 
dcciendol  que  fallará  mayor  et  mejor  consejo 
para  su  alma  en  el  otro  á  quien  quiere  irse  á 
confesar  que  en  él,  segunt  el  pecado  que  fizo 
ó  en  que  estaba.  Ca  si  tal  razón  como  esta  ó 
otra  semejante  della  nol  mostrar,  non  es  te- 
nudo  el  clérigo  de  gelo  otorgar.  Pero  él  mos- 
trándogelo  verdaderamiente  conhumildat,  si 
el  clérigo  dar  non  le  quisiere  la  licencia,  pué- 
dese del  querellar  á  su  mayoral ,  asi  como  al 
arcipreste,  ó  al  arcediano,  ó  en  cabo  al 
obispo  de  aquel  obispado  onde  fuese  aquel 
clérigo.  Mas  si  tanta  fuese  la  malicia  destos 
mayorales  que  dicho  habernos,  que  gelo  non 
quisiesen  facer  nin  otorgar,  et  él  entendiese 
verdaderamente  que  mejor  consejo  fallaría 
en  el  otro  clérigo  á  quien  quisiere  ir  á  confe- 
sarse, bien  lo  puede  estonce  facer  sin  otorga- 
miento dellos.  Ca  palabra  es  de  nuestro  señor 
Jesu  Cristo ,  que  dixo  que  los  físicos  non  con- 
vienen para  melecinar  los  sanos ,  mas  los  en- 
fermos :  et  por  ende  el  que  es  enfermo  de 
pecado,  quanto  mejor  físico  hobiere  para  le 
dar  consejo  al  alma,  tanto  mas  aina  et  mejor 
puede  guarescer  della ;  ca  non  es  bien  que 
home  dexe  en  sí  envejecer  el  pecado,  ca  bien 
asi  como  la  enfermedat  pequeña  podría  sanar 
aina  si  tomasen  á  ella  consejo  luego ,  et  si  la 
alongasen  cresceria  el  mal,  de  guisa  que  mu- 
chas veces  vernia  por  ello  el  enfermo  á 
muerte;  otrosi  el  pecado  que  es  pequeño, 
quando  se  endurece  et  non-  se  manifiesta , 
cresce  de  guisa  que  de  venial  fácese  crimi- 


cristiano  non  fuese  osado  de  melecinar  al  en- 
fermo ante  que  se  confesase ,  et  el  que  contra 
esto  ficiese  que  fuese  echado  de  la  eglesia, 
porque  face  contra  su  deíéndimiento.  Otrosi 


defendió  (o)  santa  eglesia  so  pena  de  desco- 
mulgamiento  que  los  físicos  por  sabor  que 
hayan  de  sanar  los  enfermos  que  les  non  con- 
seien  que  fagan  cosa  que  sea  pecado  mortal, 


piscopum  Florcnün.  et  íradit  Sylvest.  in  summa } 
in  parte,  Mediáis,  versic.  tertio  queeritur;  licét 
aliud  voluerit  Summa  Angélica ,  et  Rosclla,  et  satis 
probatur  in  dict.  cap.  cuín  infirmitas  :  et  vide  ibi 
per  Sylvestr.  post  Joan,  de  Neapol.  in  1 1 .  quodlibeto, 
an  Medicus  prsevidens  mortem  futuram  infirmi , 
leneatur  ei  nuntiare;  ubi  vult,  quód  tencalur, 
quando  sciat  quód  talis  nunliatio  erit  ulilis ,  vel 
dubitat  an  erit  utilis ,  nec  ne.  Si  vero  medicus  lioc 
ron  credit,  ñeque  dubitat,  sed  credit  opposilum  , 
seiliect  quod  parum  ,  aut  nibil  proderit,  ut  quia 
putat  eum  esse  in  bono  statu  et  sua  ordinasse,  non 
tenetur  nuntiare;  melius  lamen  esset  eliam  tune 
jiunliare,  quia  probabile  cst,quod  magis,  et  melius 


infirmus  se  disponet;  etidem  eadem  ratione  dicit, 
si  medicus  videat,  quod  infirmus  nihil  proficiat  in 
disponendis  circa  suse  salutem  anima?,  sed  forte 
deteriüs ;  et  ibi  improbat  dictum  Galeni ,  quód 
semper  medicus  eliam  do  salute  desperans  sanita- 
tem  debel  spondere  infirmo,  dicens,  quódloquitur 
tanquam  ignorans  spiritualem  sanitatem,  etvilam. 
(E>)  Defendió.  Vide  in  dicto  cap.  cum  infirmitas, 
in  fin.  et  quod  babetur  de  consecr.  dist.  5.  cap. 
contraria;  et  vide  beatum  Bernard.  super  Cande. 
serm.  50.  col.  fin.  et  dicit  Joan.  Andr.  in  dicto  cap. 
cum  infirmitas,  quod  et  si  medicus  dicat  :  non 
consulo;  sed  si  accedas  ad  aliquam  sanaberis , 
transgredilur  illam  conslitutionem. 


110 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


nal,  et  de  criminal  viene  á  mortal,  asi  que 
cae  en  muerte  del  alma  por  ende  para  siem- 
pre. Pero  si  alguno  demandase  licencia  ma- 
liciosamente, ó  con  engaño,  ó  habiendo 
vergüenza  de  aquel  clérigo,  porque  por  aven- 
tura se  tornó  después  en  alguno  de  estos  pe- 
cados de  que  habia  ya  tomado  penitencia 
del ,  ó  por  malquerencia  que  hobiese  contra 
él ,  non  le  habiendo  merescido  por  que ,  et 
despreciándolo  deciendo  que  non  habia  poder 
de  absolvello ;  por  qualquier  destas  razones 
si  demandar  licencia ,  maguer  gela  otorgue 
el  clérigo,  faz  engaño  á  sí  mesmo,  et  yerra 
de  manera  que  al  clérigo  quel  da  la  licencia 
non  le  tiene  daño,  nin  á  sí  pro  ;  etmuéstrase 
por  falso  et  por  atrevido  en  querer  facer  es- 
carnio á  Dios,  en  cuyo  poder  tiene  el  cuerpo 
et  el  alma,  et  á  quien  no  puede  mentir  nin 
asconder  ninguna  cosa  de  su  fecho,  et  busca 
su  daño  en  tan  mala  mañera,  que  por  aquella 
carrera  que  debe  ganar  salvación ,  gana  su 
confundimiento. 

LEY  LXXVIII. 

Por  quáles  razones  los  perroquianos  de  una 
eglesia  se  pueden  ir  confesar  al  clérigo  de 
otra  sin  demandar  licencia. 

Licencia  tanto  quiere  decir  como  otorga- 
miento dado  ordenadamiente  sobre  cosas 


señaladas.  Onde  ordenó  santa  eglesia  que 
ninguno  non  ficiese  ninguna  cosa  en  fecho 
de  su  alma  para  dexar  su  perroquiano  et  irse 
confesar  á  otro ,  á  menos  de  otorgárgelo  pri- 
meramiente  el  suyo,  asi  como  deximosen  la 
ley  antedesta.  Pero  cosas  podrían  hi  acaescer 
por  que  lo  farian  con  derecho  :  et  esto  serie 
si  aquella  persona  que  se  quisiese  ir  mani- 
festar fuese  muger  con  que  el  penitenciador 
hobiese  fecho  pecado ,  ó  lo  toviese  en  cora- 
zón de  lo  facer,  ó  si  fuese  varón  quel  hobiese 
acaescido  de  pecar  con  la  barragana  del  clé- 
rigo ,  ó  con  alguna  su  parienta ,  ó  si  hobiese 
muerto,  ó  ferido,  ó  deshonrado,  ó  fecha 
otra  grant  deshonra  á  algún  su  pariente  que 
le  tañese  mucho.  Ca  por  qualquier  destas  ra- 
zones sobredichas  bien.se  puede  ir  á  confesar 
á  otro  clérigo  de  otra  perroquia ,  asi  como 
de  suso  es  dicho  •,  ó  si  alguno  dexase  su  per- 
roquia et  fuese  morar  á  otra ,  estonce  bien 
se  puede  manifestar  sin  otorgamiento  de  nin- 
guno al  clérigo  de  aquella  do  va.  Et  otrosí 
quando  alguno  andodiese  de  una  tierra  en 
otra ,  non  seyendo  vecino  de  algunt  lugar, 
nin  habiendo  sabor  de  se  asesegar  :  ca  an- 
dando asi ,  bien  se  puede  manifestar  á  qual 
clérigo  quier  que  haya  poder  de  oir  confesión 
et  de  dar  penitencia.  Eso  mesmo  serie  quando 
dexase  su  casa  et  andodiese  por  tierra  ó  por 
mar  buscando  otro  lugar  á  do  quisiese  ir 


et  esto  es  porque  las  almas  son  mejores  et 
mas  preciadas  que  los  cuerpos  segunt  sobre- 
dicho es. 

LEY  XXXVIIL 

De  los  que  tardan  de  facer  penitencia  en  su  sani- 
dat,  et  por  qué  razones  non  la  deben  tardar. 

Recobran  los  pecadores  sin  dubda  ninguna 
por  la  penitencia  la  gracia  de  Dios  que  habien 
perdida  por  los  pecados  mortales  que  ficieron 
después  del  baptismo.  Onde  por  esta  pro  tan 
grande  que  viene  á  los  homes,  se  deben  confe- 
sar á  menudo ;  ca  toda  cosa  porque  gana  home 
amor  de  su  señor  non  la  debe  tardar,  quanto 
mas  tal  como  esta ,  que  gana  por  ella  amor 
de  Dios,  et  mejora  su  vida  et  salva  su  alma ;  ca 

LEX  XXXVIII. 

Non  debet  quis  seneclulem  ad  confitendum  ,  vel 
infírmilalem  expeclare ;  nam  si  in  sanilate  coníi- 
Icalur,  securior  erit  in  corporc  et  in  anima,  ct 


tan  grande  es  la  su  merced  que  nunca  despre- 
cia la  penitencia  de  los  pecadores ,  maguer 
que  hayan  fecho  muchos  pecados  et  grandes, 
solamente  que  la%  fagan  de  buena  voluntad  et 
sin  engaño.  Et  por  ende  todo  cristiano  debe 
puñar  de  la  facer  quando  es  sano  (1),  ca  es 
mas  seguro  por  ende  del  alma  et  del  cuerpo, 
et  aun  sin  esto  hale  Dios  mas  que  agradecer, 
porque  la  fizo  en  tiempo  que  pudiera  pecar 
et  non  quiso ;  ca  el  que  dexa  de  facer  peni- 
tencia fasta  su  enfermedató  fasta  que  es  viejo, 
mas  semeja  que  dexan  los  pecados  á  él  que 
él  á  ellos.  Et  aun  hi  ha  sin  esto  otra  razón 
por  que  non  deben  los  homes  tardar  de  peni- 
tenciarse, porque  las  enfermedades  los  aque- 
xan  á  las  veces  de  guisa  que  los  sacan  de  su 
memoria ,  et  non  se  pueden  confesar  como 

magis  placel  Deo ,  evitatque  periculum,  nc  morte 
subitánea  inconfessus  decedat.  Hoc  dicit. 

(1)  Sano.  Concordat  cuín  cap.  si  quis  positus ,  et 
cap.  nullus  expectat,  de  poenitent.  distinct.  7. 


DE  LOS  SÍ^TE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


117 


morar,  ó  fuese  en  pelegrinage ,  ó  en  merca- 
duría, ó  en  otra  razón  qualquier,  bien  lo 
puede  facer  con  derecho ,  ca  mientra  él  asi 
andodiese  non  haberie  otro  perroquiano  á 
quien  se  confesar  sinon  á  aquel  de  aquella 
tierra  o  fuese  :  otro  tal  serie  de  aquel  que 
fuese  perroquiano  de  una  eglesia  et  feciese 
pecado  en  otra ,  ca  este  bien  se  puede  con- 
fesar si  quisiese  al  clérigo  de  la  otra  perro- 
quia  do  pecara.  Onde  por  todas  estas  razones 
non  haberie  por  que  demandar  licencia  á  su 
perroquiano  si  non  quisiese. 

LEY  LXXIX. 

Cómo  deben  haber  fe  para  ser  salvos  por  la 
confesión,  también  los  que  dieren  penitencia , 
como  los  que  se  les  confiesan. 

Fe  es  cosa  en  que  ha  muchos  bienes,  ca 
ella  faz  veyir  á  los  homes  buena  vida  en  este 
mundo  et  alegre,  et  dales  esperanza  cierta- 
miente  para  haber  después  que  morieren  la 
otra  en  aquel  sieglo  que  dura  por  siempre  : 
et  demás  da  al  home  esfuerzo  grande  para 
sofrir  las  tentaciones  quel  vienen  del  mundo 
et  del  diablo  :  et  aun  sin  esto  fazle  ser  leal  et 
de  grant  corazón ,  que  son  dos  virtudes  muy 
grandes  et  muy  nobles  á  quien  Dios  las  quiere 
dar.  Et  la  fe  es  como  acabamiento  de  todas 


estas  cosas  que  deximos  :  ca  fiándose  nomo 
en  la  cosa ,  non  puede  ser  que  la  non  acabe 
toda  •,  et  aun  si  una  vez  non  la  pudiese  acabar, 
acabarla  hia  en  otras :  ca  la  buena  fe  da  buen 
conorte,  et  buen  conorte  da  la  buena  espe- 
ranza ,  et  la  buena  esperanza  faz  al  home 
pasar  el  tiempo  sin  recebir  en  su  voluntad 
grant  cuita  nin  grant  pesar.  Et  por  ende  dixo 
nuestro  señor  Jcsu  Cristo  á  sus  decípulos  que 
si  hobiese  en  ellos  fe  quanto  un  grano  de 
xenabe,  et  mandasen  á  un  grant  monte  que 
se  moviese  de  un  lugar  á  otro ,  que  luego  serie 
fecho,  ca  la  creencia  non  es  nada  sin  la  fe. 
Et  aun  díxoles  que  si  ellos  fuesen  bien  ahon- 
dados de  fe ,  que  toda  cosa  que  pediesen  á 
Dios  su  Padre  que  gela  darie.  Et  por  ende 
conviene  que  el  que  se  manifestare  que  la 
haya  en  sí  muy  firme,  creyendo  que  por 
aquella  cuita  que  ha  en  su  voluntad  del  mal 
que  fizo,  et  por  la  vergüenza  que  lieva  con- 
fesándolo et  repintiéndose  dello,  et  por  la 
emienda  que  fará  compliendo  lo  quel  mandan , 
que  de  todo  en  todo  será  quito ;  ca  el  pesar, 
et  el  repentimiento  et  la  confesión  sin  la 
emienda  non  es  nada ,  segunt  dixo  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  :  que  la  fe  sin  obra  muerta 
es.  Eso  mesmo  decimos  del  que  recibe  la 
confesión  et  da  la  penitencia,  ca  nol  abonda 
en  creer  que  será  el  otro  salvo  por  confesarse , 
si  él  non  cree  que  por  aquel  su  mandamiento 


deben ,  et  sin  todo  esto  acaesce  á  las  vegadas 
que  viene  la  muerte  tan  á  so  hora  que  la  non 
pueden  facer  maguer  quieran.  Pero  como 
quier  que  los  homes  yerren  quando  la  tar- 
dan ,  non  deben  por  eso  desesperar,  nin  dexar 
de  se  confesar,  ca  mayor  es  la  merced  de 
Dios  que  los  pecados  que  los  homes  facen  nin 
podrien  facer. 

LEY  XXXÍX. 

Quál  es  la  manera  que  deben  saber  los  clérigos 
para  absolver  á  los  enfermos  de  sus  pecados, 
ó  á  los  que  están  á  hora  de  muerte. 

Desentendidos  hay  algunos  clérigos  de  ma- 
trera que  non  saben  dar  conseio  de  sus  aíñi&s 

LEX  XXXIX. 

Infirmum  in  mortis  articulo  constitutum ,  absol- 
vit  sacerdos  indistincté  auctoritate  Pctri ,  et  Pauli 
sibi  commissa ,  injungens  ei ,  ut  ad  cum  si  possit , 


á  los  que  se  les  manifiestan ,  nin  absolverles 
de  sus  pecados ,  quando  son  cuitados  de 
grandes  enfermedades  ó  de  otra  cosa ,  por 
que  están  en  peligro  de  muerte ,  et  por  esto 
les  mostró  santa  eglesia  manera  cierta  (l)por 
que  lo  sopiesen  facer,  et  mandóles  que  quando 
alguno  fuese  en  tal  peligro  como  dicho  es,  que 
después  que  hobiese  confesado  sus  pecados 
que  le  absolviese ,  diciendo :  que  por  el  poder 
que  tiene  de  sant  Pedro  et  sant  Pablo  que  le 
absuelve  de  todos  los  pecados  que  fizo  si 
muere  de  aquel  mal ,  que  non  vaya  por  ellos 
á  infierno,  et  las  misas  et  las  oraciones,  et 
las  alimosnas  et  todos  los  otros  bienes  que 
por  él  ficieren ,  que  le  otorga  que  sean  á  sal- 
vamiento de  su  ánima  •,  pero  débele  mandar 

cum  evaserit,  vel  ad  alium  vadat,  absolulionem 
peliturus.  Hoc  dicit. 

(1)  Manera  cierta.  Ortum  babet  ab  bis,  quaí 
dixi  supra,  1.  2b.  in  glos.  super  parte,  doliente. 


US 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


lo  será :  et  que  el  ha  poder  de  nuestro  señor 
Jesu  Cristo  para  facerle  salvar.  Et  por  ende 
quando  desta  guisa  se  ayuntan  bien  las  volun- 
tades del  que  se  confiesa  et  del  otro  quel  da 
la  penitencia,  luego  es  hi  la  obra  de  la  merced 
de  Dios ,  segunt  que  él  mesmo  dixo :  do  quier 
que  dos  sean  ayuntados  ó  tres  en  mi  nombre 
yo  so  en  medio  dellos.  Et  esto  nos  mostró 
quando  enviaba  sus  apóstoles  á  pedricar,  de- 
ciéndoles que  en  el  su  nombre  sacarían  los 
diablos,  que  se  entiende  en  este  lugar  de  la 
confesión  por  los  pecados  de  la  voluntad :  et 
otrosí  que  fablarian  lenguages  nuevos  :  ca 
bien  es  nuevo  et  maravilloso  de  haber  un 
lióme  á  decir  á  otro  por  su  boca  los  pecados 
que  fizo,  creyendo  que  aquel  está  en  logar 
de  Dios.  Etallio  les  dixo 'adelante  que  les 
daba  poder  de  toller  las  serpientes ,  se  da  á 
entender  que  habiendo  fe  en  la  confesión , 
se  tirarien  los  pecados  de  los  que  los  feciesen , 
que  son  como  sierpes  emponzoñadas.  Et  aun 
dixo  mas,  que  si  alguno  bebiese  pozoña, 
que  non  le  empecería  :  et  el  entendimiento 
desto  es  que  habiendo  home  creencia  con  fe 
en  estas  cosas  que  son  sobredichas,  si  hobiese 
tentación  del  mundo  ó  del  diablo  que  es  em- 
pozoñado,  quel  ternie  pro  ^  ca  seyendo  las 
voluntades  de  aquel  que  se  confiesa  et  del 
otro  quel  da  la  penitencia  ayuntadas  en  una 
fe ,  por  fuerza  es  hi  el  perdón  de  Dios :  ca 
maguer  los  homes  facen  pecados  et  yerran  de 
muchas  maneras ,  mayor  es  la  su  merced  et 
la  su  piadat  que  quanto  ellos  pueden  errar 
en  pensamiento,  ni  en  dicho  ni  en  fecho.  Et 
por  ende  ningunt  pecador  non  debe  deses- 
perarse de  haber  el  su  perdón  et  la  su  mer- 
ced ;  ca  maguer  el  home  non  hobiese  poder 


de  decir  sus  pecados  por  la  boca,  nin  los 
podiese  mostrar  en  otra  manera  nin  por 
escripto,  doliéndose  en  su  voluntad,  et  co- 
nosciéndose  que  erró ,  et  habiendo  fe  et  espe- 
ranza que  Dios  que  le  haberá  piadat  et  mer- 
ced ,  si  en  este  comedio  modere  non  puede 
ser  perdido.  Onde  el  que  se  desespera  cae  en 
perdición  por  siempre ,  et  el  que  ha  buena 
esperanza  sálvase. 

LEY  LXXX. 

Qué  fuerza  han  los  sacramentos  en  uno  con 
la  fe. 

Ayuntados  en  uno  con  la  fe  los  sacramen- 
tos ,  han  grant  fuerza  et  grant  virtud  ;  ca  la 
fe  es  home  haber  firme  creencia  de  la  cosa 
que  non  veye  nin  siente ,  et  esta  es  raiz  et 
fundamiento  de  todos  los  sacramentos,  ca 
maguer  que  ellos  lo  sean  como  lo  son  santos 
et  buenos ,  si  la  fe  non  hi  fuere ,  non  ternien 
pro.  Onde  conviene  por  derecha  razón  que  en 
uno  anden  et  se  fagan  como  una  cosa ,  de 
manera  que  el  sacramento  obre  et  ordene , 
et  la  fe  confirme  et  mantenga  por  creencia. 
Ca  tan  grande  es  la  pro  que  la  fe  aduce ,  que 
sin  lo  que  face  al  que  la  ha  que  sea  firme  et 
alegre  teniendo  buena  esperanza ;  tráele  aun 
sin  esto  que  quando  viene  á  hora  de  cuita  et 
ha  de  recebir  algunos  sacramentos  que  deben 
ser  dados  en  aquella  sazón,  maguer  non  lo 
pueda  mostrar  por  palabra  seyendo  mudo ,  ó 
que  hobiese  perdida  la  fabla  por  enfermedat , 
ó  que  non  sopiese  el  lenguage3  et  mostrase 
algunas  señales  de  repentimiento  feriendo 
sus  pechos ,  ó  gemiendo ,  ó  sospirando ,  ó  Ho- 


que si  guaresciese  de  aquel  mal ,  que  vaya  á 
el  á  rescebir  la  penitencia  que  le  mandare, 
ó  dargela  luego  qual  entendiere  que  sea  gui- 
sada ,  que  la  cumpla  quando  fuere  sano ,  mas 
si  acaesciese  que  á  él  non  pudiese  venir  dé- 
bele mandar  que  vaya  á  otro,  et  que  se  le 
manifieste  como  de  nuevo ,  porque  en  todas 
guisas  haya  absolvimiento  de  sus  pecador, 


LEY  XL. 

De  los  bienes  que  facen  los  homes  estando  en 
pecado  mortal  a  qué  aprovechan  ó  a  aue 
non. 

Creer  face  á  muchos  homes  la  nesciedat 
que  por  los  bienes  que  facen  estando  en  pc- 


LEX  XL. 


Tona  per  pcccalorcm  peccato  morlali  alligatnm 
facía ,  prosunt  ci  ad  temporalia  bona,  ad  min tien- 
das peonas  istias  sseculi ,  ct  ut  ciüüs  veniat  ad  poc- 


dicit.  Et  ortum  *hal)ct  isla  lex  a  notalis  per  Gloss. 
in  cap.  polcsl,  depcenit.  dist.  1.  et  cap.  nihil,  cuín 
glos.  de  poenilent.  distinct.  5.  et  per  GIos.  in  cap. 
quod  quídam ,  de  poenitent.  et  remission.  et  IIos- 
tiens.  in  summa  ejusdcm  ti  tul.  versip.  et  an  ficle 


Qiteuüara ,  sed  non  ud  consequendam  gloriam.  Hoc     pamUenli. 


DE  L0£  r.'ETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


310 


rando ,  por  eso  non  deben  dexar  de  le  dar  la 
comunión,  nin  de  le  ungir.  Ca  maguer  non  lo 
puede  demandar  por  la  boca ,  las  señales  lo 
muestran  et  lo  demandan  por  él ,  de  manera 
que  si  en  aquel  estado  muere ,  es  salvo  :  ca  la 
le  pc#  creencia  aduz  los  sacramentos  por 
ebra.  Et  por  ende  nuestro  señor  Jesu  Cristo 
primeramiente  puso  la  fe  et  el  bautismo  alli  o 
dixo  :  quien  creyere  et  bautizado  fuere,  será 
salvo.  Ca  tan  grande  es  la  merced  et  la  bon- 
dat  del  nuestro  Señor  que  faz  á  los  pecadores, 
que  siempre  les  da  carrera  por  que  se  enrien- 
den ,  et  por  que  hayan  la  su  gracia ,  segunt 
que  él  mesmo  dixo  :  que  non  querie  la 
muerte  del  pecador,  que  se  entiende  por  la 
del  infierno ;  mas  que  se  convertiese  et  ho- 
biese  vida  con  él  en  el  paraíso. 

LEY  LXXXI. 

Qué  pena  deben  haber,  los  cristianos  que  se  non 
quieren  confesar  cada  año  una  vez. 

Confesión  es  muy  santa  cosa ,  ca  el  nombre 
della  es  tomado  del  quebrantamiento  del 
corazón  que  toma  el  home  por  los  pecados 
que  ha  fechos ,  et  de  la  vergüenza  que  recibió 
deciéndolos  por  palabra.  Et  por  ende  ningunt 
cristiano  non  debe  escusarse  de  la  facer, 
manifestándose  cada  que  se  sintiere  en  culpa, 
de  guisa  que  como  los  pecados  fuere  faciendo, 
que  asi  los  vaya  luego  tolliendo  de  sí.  Ca  non 
es  derecho  que  el  cristiano ,  que  es  vasallo  de 
Jesu  Cristo ,  traya  á  sus  cuestas  la  carga  del 


diablo  que  es  su  enemigo.  Onde  por  esta  ra- 
zón débese  confesar  segunt  habernos  dicho , 
ó  si  non  tres  veces  al  año  por  las  tres  pascuas, 
ó  á  lo  menos  una  vez  si  mas  non  podiere  ante 
de  la  pascua  mayor,  desde  el  día  de  Hamos 
fasta  el  dia  de  pascua  de  Resurrección.'  Et  por 
esto  ordenó  santa  eglesia  que  qualquíer  que 
estas  cosas  non  feciere ,  asi  como  sobredicho 
es,  que  sea  echado  della,  que  non  oya  las 
horas  con  los  otros  fieles ,  et  quando  moricrc 
que  non  lo  sotierren  entre  los  otros  cristia- 
nos. Et  porque  ninguno  non  se  pueda  escusar 
desto  deciendo  que  lo  non  sabe,  fue  estable- 
cido que  gelo  fagan  saber  los  clérigos. 

LEY  LXXXIL 

Por  qué  razones  non  deben  lardar  de  confesarse 
los  homes  et  de  tomar  penitencia  quando  están 
en  sanidat. 

Tardanza  es  cosa  que  tiene  grant  pro  en 
algunos  fechos ,  et  daño  en  otros.  Et  esto  es 
que  quando  el  home  asma  de  facer  algún  fe- 
cho malo,  débelo  tardar,  et  en  fardándolo 
puede  acaescer  cosa  por  que  lo  dexara  todo 
ó  la  mayor  parte  dello.  Eso  mesmo  decimos 
del  que  quisiere  facer  alguna  cosa  rebatada- 
miente  de  que  después  se  hobiese  de  repentir, 
ca  esto  debe  primero  cuidar,  razonando  en 
su  corazón  en  qual  guisa  lo  puede  mejor 
facer,  et  desque  lo  hobiere  cuidado  et  enten- 
dido puede  ir  mas  enderezadamiente  al  fe- 
cho :  otrosí  serie  quando  hobiese  el  home 


cáelo  mortal  que  pueden  ganar  paraíso  por 
ellos.  Onde  los  santos  padres  que  fablaron  en 
esta  razón  dixieron  que  los  bienes  que  los 
homes  facen  estando  en  este  mundo  tales  hay 
dellos  que  les  tienen  pro  para  ganar  paraíso, 
asi  como  aquellos  que  facen  non  estando  en 
pecado  mortal  \  mas  todos  los  otros  bienes 
que  facen  estando  en  él,  como  quier  que  no 

(1) Bienes  temporales.  Vide  in  cap.  poznitendum, 
de  pcenüent.  dist.  3.  et  cap.  revertinüni ,  16. 
qutest.  1. 

(2)  Penas  que  habrien  en  este  siglo.  Sed  an  va- 
lebunt  in  inferno ,  ut  illie  minus  torqueatur,  Glos. 
voluit,  quód  sic,  in  cap.  fin.  de  poenitent.  dist.  3. 
prout  ib  i  videtur  dicere  Augustinus ;  quod  tamen 
est  erroneum ,  ut  tradit  Joan,  de  Medina,  in  suo 
Iract.  de  poenitent.  5.  tract.  vers.  uteumque  icjitur, 
qui  intelligit  August.  in  boc  sensu ,  videlicet,  quod 


tienen  pro  para  ganar  paraíso  derechamente, 
valen  et  tienen  pro  que  les  da  Dios  por  ellos 
mas  de  los  bienes  temporales  (4),  etjmén- 
guales  de  las  penas  que  habrien  en  este  si- 
glo (2),  et  ayúdanles  para  salir  mas  aina(3)de 
los  pecados  en  que  están ,  et  para  ganar  gra- 
cia de  Dios ,  et  demás  acostumbrarle  (4)  á 
facer  buena  vida. 

si  peccator  illa  bona opera  qiue  fecit,  non  fecisset, 
si  de  prsecepto  scilicet  fuisset,  ex  consequenti 
acerbiús  fuisset  punitus ,  quam  ea  faciendo. 

(3)  Mas  aína.  Vide  in  cap.  falsas,  in  fin.  depoe- 
nitent.  distinct.  6. 

(k)  Acostúmbrame.  Vide  per  Hostiens.  ubi  su- 
pra,  et  Abb.  in  dicto  cap.  quod  quídam,  ubi  ct 
ponunt  aliud ,  quód  Diabolus  non  babet  in  co  tan- 
tam  potestatem  :  adducunt  illud  Gregorii  in  Dia- 
logo de  Judcco,  qui  se  munierat  signo  crucis. 


120 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


eamiado  el  tiempo  ele  bien  en  mal ,  de  manera 
que  los  fechos  non  se  feciesen  asi  como  con- 
viene. Ca  en  tal  razón  como  esta  deben  los 
homes  parar  mientes,  et  sofrirse,  et  dar 
pasada  á  las  cosas  fasta  que  tornen  á  lo  que 
deben  :  ca  mas  val  desviarse  de  aquella  car- 
rera mala  ,  que  non  ir  por  ella  :  et  sobrestá 
razón  dixieron  los  sabios  un  proverbio ,  que 
el  que  bien  va  non  tuerce  :  et  por  ende  en 
esta  razón  es  bien  alongar  las  cosas.  Mas 
quien  hobiese  tiempo  de  facer  la  cosa  seyendo 
buena ,  et  toviese  guisado  de  la  complir,  este 
non  la  debe  tardar,  ca  palabra  es  otrosi  de  los 
sabios :  quien  tiempo  ha  et  tiempo  atiende  , 
tiempo  viene  que  tiempo  pierde.  Et  si  esto 
debe  ser  catado  en  las  cosas  temporales , 
quanto  mas  en  las  espirituales  que  son  del 
alma.  Onde  los  que  se  dan  vagar  de  confe- 
sarse ,  et  de  facer  penitencia  seyendo  sanos  , 
viéneles  ende  que  non  ganan  el  amor  de  Dios 
que  tienen  perdido  por  los  pecados  mortales 
que  ficieron  después  del  bautismo  estando 
endurescidos ,  ó  se  les  aluenga  de  manera 
que  lo  non  han  fasta  que  se  confiesan.  Onde 
por  esta  pro  tan  grande  que  viene  ende  á  los 
homes  se  deben  confesar  á  menudo.  Ca  toda 
cosa  por  que  gana  home  amor  de  su  señor 
non  la  debe  tardar,  quanto  mas  el  de  Dios 
quel  face  haber  buena  vida  en  este  mundo  et 
salvación  en  el  otro ;  ca  tan  grande  es  la  su 
merced  et  la  su  piadat ,  segunt  ya  deximos  , 


que  nunca  desprecia  la  penitencia  de  los  pe- 
cadores, maguer  hayan  fecho  muchos  peca- 
dos et  grandes,  solamiente  que  la  fagan  ver- 
dadera et  sin  engaño.  Et  por  esto  todo  cris- 
tiano la  debe  facer  quando  es  sano  et  en  su 
memoria ,  ca  tal  penitencia  como  estaJplace  á 
Dios  et  grádecela.  Etpor  ende  non  debe  home 
atender  tiempo  que  non  pueda  mas  :  ca 
estonce  non  es  tanto  de  agradecer  de  Dios 
nin  de  los  homes ,  porque  semeja  que  atiende 
fasta  que  sea  enfermo  ó  viejo,  et  muéstrase 
por  esta  razón  que  dexan  mas  los  pecados  á 
él  que  non  él  á  ellos.  Et  aun  viene  ende  otro 
daño ,  que  á  las  vegadas  tanto  afincan  á  los 
homes  las  enfermedades  que  pierden  el  seso  ó 
la  fabla  de  guisa  que  non  han  poder  de  con- 
fesarse como  deben  :  ca  tanto  se  agravia  á 
las  vegadas  la  enfermedat ,  que  non  pueden 
facer  ninguna  señal  de  repentimiento ,  et 
moriendo  desta  guisa  son  perdidos.  Et  por 
todas  estas  razones  non  deben  los  homes 
tardar  la  penitencia,  mas  que  la  fagan  en 
tiempo  que  deben  et  pueden.  Pero  si  la  tar- 
dan ,  non  debe  ser  mucho  ,  ca  el  grant 
tardamiento  de  la  cosa  aduce  el  fecho  á 
olvidanza.  Et  por  ende  el  home  que  ha  de  te- 
mer á  Dios ,  que  es  Señor  espiritual  et  terre- 
nal, et  otrosi  á  la  muerte  naturalmiente,  debe 
siempre  estar  aparejado  como  le  dé  buena 
cuenta  de  los  fechos  que  fizo,  et  de  cómo 
mejoró  su  vida  faciéndolos  buenos ,  et  non 


LEY  XLI. 

Quedes  bienes  son  amortiguados  por  el  pecado 
mortal,  et  que  se  avivan  después  que  facen 
penitencia  del. 

I 
Muertos  son  los  bienes  que  los  homes  facen 
estando  en  pecado  mortal,  ca  non  se  pueden 
en  ellos  salvar  para  ganar  paraiso,  segunt 
diximosen  la  ley  ante  desta.  Pero  si  alguno 
hobiese  fecho  alimosnas  ó  otros  bienes  es- 
tando sin  pecado  mortal,  si  después  cayese 

LEX  XLI. 

Roña  ([\ix  quis  fecit,  mdriüntur  postquam  nnr- 
taliter  peccat,  noque  sibi  prosunt  in  alio  saecülo; 
sed  si  poeniteat  et  recedat  á  peccalo,  reviviscünt. 
Hoc  dicit. 

(t)  Penitencia  del.  Addc  nótala  per  Iloslicns.  in 
sum.  de  pcenitent.  in  remission.  versic.  el  an  ficlé 
poenüenli,  ibi  sed  pone,  quód  aliquis  exislens  in 


en  él  amortiguarse  hien  por  ende  aquellos 
bienes  que  ante  habie  fecho  et  serien  todavía 
amortiguados  en  quanto  él  durase  en  el  pe- 
cado ;  mas  después  que  el  ficiese  penitencia 
del  (4),  asi  como  él  resucitarie  del  pecado, 
asi  se  avivarien  luego  los  bienes,  porque 
los  fizo  ante  que  pecase.  Et  por  ende  se 
deben  todos  los  cristianos  esforzar  quanto 
mas  pudieren  de  non  seer  en  pecado  mortal , 
pues  que  los  bienes  que  entonce  ficieren 
non  les  ayudarán  á  ganar  el  regno  de 
Dios. 

c/iím*  tote;  per  quem  ctiam  vide  in  versic.  sequenti, 
quid  de  operibus  facüs  in  chántale ,  sed  postea 
mortificalis  per  peccalum ,  ñeque  postea  resusci- 
talis  per  poenilenüam,  quód  licet  non  proderunt 
ad  vilam  ¿eternam  (  secundum  illud  : «  Si  avcrlcrit 
«  se  juslus  á  justitia ,  feccrit  iniquitatcm ,  nunquid 
«  vivet?  Omncs  jústitise  cjus  quas  fecerat,  non 
«  recordabunlur,  »  Ezccb.  cap.  18.  v.  Vi. )  prode- 
runl  tamen  ad  illa ,  de  quibus  supra  in  1.  próxima. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


121 


desdeñar  nin  asconder  los  bienes  que  de  Dios 
hobo ,  mas  acrecentallos  et  ganar  todavía  su 
amor  con  ellos  et  su  merced,  por  quel  haya 
Dios  á  decir  que  pues  que  sobre  lo  poco  le 
fue  bueno  et  fiel ,  que  sobre  lo  mucho  lo  fará 
señor,  de  manera  que  entre  en  el  su  gozo  et 
en  la  su  alegria  que  es  el  paraíso.  Et  conviene 
otrosí  que  quandol  llamare  de  noche ,  ó  á  los 
gallos,  ó  ala  mañana,  ó  de  dia,  segunt  él 
dixo  en  el  evangelio ,  quel  falle  presto  et  apa- 
rejado como  le  dé  buena  cuenta  de  lo  que  del 
tiene .  et  que  esté  guisado  para  irse  con  él  al 
su  santo  regno. 

LEY  LXXXIIL 

Que  los  físicos  non  deben  melecinar  los  enfermos 
fasta  que  sean  confesados. 

Asi  como  el  alma  es  noble  mas  que  el 
cuerpo ,  asi  deben  pensar  della  primera- 
miente.  Ca  asi  como  es  ella  limpia  et  noble 
segunt  su  natura ,  asi  debe  ser  ella  mas  guar- 
dada de  non  recebir  vileza  nin  feadumbre  : 
et  si  la  recibe ,  debe  puñar  todo  home  que 
cuerdo  fuere  et  quanto  mas  podiere  como  sea 
esto  tollido  ,  ca  seyendo  el  alma  sana ,  mas 
aina  ha  salud  el  cuerpo  por  ende.  Et  esto  es 


razón  derecha ,  ca  pues  que  sana  fuere  el 
alma  ganará  el  amor  de  Dios,  el  queescom- 
plida  salud ,  et  sana  luego  el  cuerpo  segunt  él 
mesmo  dixo  :  la  salud  del  mió  pueblo  yo  so, 
asi  que  de  toda  cuita  que  hobieren  llamán- 
dome yo  los  oiré ,  et  guarecerles  he,  et  demás 
seré  siempre  su  Dios.  Et  en  lo  que  dice  en  este 
lugar  el  mío  pueblo,  entiéndese  por  aquellos 
que  han  las  almas  limpias  de  pecado  et  sanas 
de  la  enfermedat  que  recibieron  dellos  :  ca  á 
tales  como  estos  dice  él  que  oirá,  et  dará 
consejo  et  salud  á  las  cuitas  et  á  los  males  que 
tovieren.  Et  en  lo  que  dice  que  será  su  Dios 
por  siempre ,  en  esto  se  muestra  que  los  terna 
por  suyos  et  nunca  los  desamparará.  Onde 
quien  todas  estas  cosas  tan  buenas  podiere 
ganar  de  Dios  faciendo  bien  á  su  alma ,  mu- 
cho debe  facer  por  que  la  sane  primeramiente 
que  al  cuerpo.  Et  por  ende  es  establecido  en 
santa  eglesia  que  ningunt  físico  non  melecine 
el  enfermo  ,  si  primero  non  es  confesado  de 
sus  pecados  :  et  después  que  esto  hobiere 
fecho  debe  en  él  demostrar  su  sabidoría  ayu- 
dando al  cuerpo  como  guaresca ,  mas  ante 
non  en  ninguna  manera  :  et  si  contra  esto 
pasase ,  debe  ser  echado  déla  eglesia ,  que  se 
entiende  por  apartado  de  los  bienes  della.  Et 
si  el  físico  non  fuere  cristiano ,  non  debe  en  el 


LEY  XL11. 

Quántas  maneras  son  de  los  bienes  que  facen 
los  vivos  por  los  muertos  et  á  quien  apro- 
vechan. 

Rogar  deben  mucho  á  Dios  los  que  viven 
en  este  mundo  por  las  ánimas  de  ios  muertos, 

LEX  XLH. 

Minuunt  poenas  purgatorii,ut  citiús  quis  perve- 
uiat  ad  gloriam  sempiternam ,  sacrificia  clerico- 
rum,  oraliones  sanctorum,  eleemosynae  amico- 
rum,  jejunia  propinquorum  :  magis  igitur  debent 
amici  ista  curare,  quám  pomposam  sepulturam 
faceré  defuncto ,  quia  sicut  bono  non  nocet  vilis 
sepultura,  ita  et  malo  non  relevat  pretiosa.  Hoc 
dicit. 

(1)  A  los  que  yacen  en  infierno.  Sequitur  opi- 
nionem  illorum,  qui  dixerunt,  suffragia  prodesse 
existentibus  in  inferno  ad  miligationem  pcense,  de 
quo  per  Glos.  in  cap.  tempus,  13.  quaest.  2.  et  in 
cap.  cum  Marthce,  in  glos.  fin.  de  celebrat.  Mis. 
tvtáitl&tóllQsikmMisimmadepwnitent.etrcmis. 


ca  por  los  bienes  que  aquí  ficieren  por  ellos 
alivíales  Dios  las  penas  á  los  que  yacen  en  in- 
fierno (1) ,  et  saca  de  purgatorio  mas  aina  á 
los  que  en  él  son ,  et  llévalos  á  paraíso ,  ma- 
guer ellos  en  su  vida  non  pudiesen  complir 
las  penitencias  que  les.dieron ;  et  estos  son  de 
quatro  maneras  (2),  asi  como  los  sacrificios 
que  facen  los  misacantanos,  et  las  oraciones  de 

charta  15.  col.  2.  et  5.  versic.  quibus  mortuis  suf- 
fragia prosunt ,  qui  pro  se  adducebant  dict.  Au- 
gust.  in  dicto  cap.  tempus.  Theologi  tamen  tenent, 
quód  his  qui  sunt  in  inferno ,  nihil  penitus  isía 
suffragia  prosunt ,  sed  lantíim  his,  qui  sunt  in  pur- 
gatorio; et  in  istam  sentenliam  Theologorum  in- 
clinat  Host.  ubi  supr.  dicens  illam  esse  celebriorem 
et  yeriorem ,  quam  tenet  Magister  in  h.  sententiar. 
distinct.  47.  ex  quo  enim  isli  decesserunt  extra 
charitatem ,  non  possunt  esse  participes  bonorum 
Ecclesiae  :  bené  facit  cap.  pro  obeuntibus,  13. 
quaes.  2.  et  de  poenit.  dist.  2.  cap.  fin.  et  eamdein 
sententiam  tenet  Archidiac.  in  dict.  cap.  tempus,  et 
Abb.  post  Joan.  Calder.  in  dicto  cap.  cwnMarthas. 
(1)  Quatro  maneras.  Concordat  cuín  cap.  animas 
defunctorum,  et  cap.  non  wstimemus,  15.  quaest,  2. 


122 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV 


enfermo  meter  mano,  si  non  fuere  home 
quel  sepa  consejar  que  piense  de  su  alma  et 
guarde  su  ley  :  et  debe  el  enfermo  ser  siempre 
apereebido ,  que  maguer  otro  consejo  le  den 
que  non  lo  tome ,  ca  si  la  su  alma  fuere  pri- 
meramiente  sana  et  limpia ,  ayudará  al  cuerpo 
á  sanar :  ca  las  mas  veces  acaesce  que  da  Dios 
majamientos  en  los  cuerpos  et  en  las  facien- 
das  porque  lo  merecen  las  almas.  Et  desto 
nos  dio  enxiemplo  muy  verdadero  el  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  quando  sanó  un  enfermo  en 
Jerusalem ,  que  era  perlático,  et  habia  perdido 
los  miembros  de  guisa  que  se  non  podia  mecer 
nin  andar,  quel  preguntó  primero  si  queria 
sanar,  que  se  entiende  por  haber  salud  del 
alma  :  et.  quando  el  enfermo  respondió  dixo 
que  sí ,  et  mandol  estonce  que  se  levantase  et 
andodiese ,  et  luego  se  levantó  guarido ,  et 
andudo  sano  et  escorrechamente  :  et  dixole 
luego  que  esta  merced  le  fizo ,  que  se  guar- 
dase dende  adelante  de  pecar,  porque  non 
cayese  otra  vez  en  aquella  enfermedat  mesma 
ó  en  otra  peor  :  et  aqui  se  da  á  entender  que 
por  las  enfermedades  del  alma  lazdrará  el 
cuerpo  :  et  quando  las  espirituales  son  gua- 
ridas ,  ellas  mesmas  ayudan  á  guarescer  las 
temporales.  Et  otrosi  defendió  santa  eglesia 
so  pena  de  descomunión  que  los  físicos  por 
sabor  que  hayan  de  sanar  las  enfermedades , 


que  les  non  consejen  que  fagan  cosa  por  que 
cayan  en  pecado  mortal  :  et  esto  es  por  las 
almas  que  sean  mas  limpias  et  mas  nobles 
que  los  cuerpos,  segunt  de  suso  es  dicho  :  et 
si  mal  facen ,  mayor  es  la  su  pena  que  la  del 
cuerpo.  Et  por  ende  á  la  mayor  cuita  debe 
home  siempre  acorrer  en  tollerla  et  men- 
guarla quanto  podiere ,  et  non  darle  carrera 
por  do  crezca  nin  se  aluengue. 

LEY  LXXXIV. 

Que  falla  de  la  cibdat  de  Nínive  cómo  fizo 
penitencia,  etfue  relevada  del  pecado. 

Habia  una  cibdat  que  por  nombre  decien 
Nínive,  et  esta  cibdat  era  tan  grande  que  habia 
en  ella  tres  dias  de  andadura,  et  moraban 
hi  unas  gentes  que  vevian  todas  en  pecado  : 
et  por  el  pecado  en  que  todos  vevien  envió 
Dios  Padre  un  ángel  á  un  profeta  que  decian 
Joñas  :  et  este  ángel  dixo  á  Joñas  :  ó  Joñas, 
mándate  Dios  Padre  que  vayas  á  Nínive,  et 
digas  á  esas  gentes  que  moran  hi  que  sepan 
por  cierto  que  al  cabo  de  quarenta  dias  que 
ha  de  venir  la  ira  de  Dios  sobrellos ,  et  han 
todos  grandes  et  pequeños  á  ser  estroidos  et 
morir  mala  muerte.  Joñas  yéndose  por  Ní- 
nive comidióse  como  el  rey  de  la  cibdat  era 


los  santos ,  et  las  alimosnas  (3)  de  los  amigos, 
et  los  ayunos  de  los  parientes,  et  por  eso  fabla 
santa  eglesia  destas  quatro  maneras  de  ho- 

et  Machabseor.  2.  cap.  12.  Sed  pone ,  quód  dúo  no- 
mines deccsserunt,  unus  dives,  pro  quo  multa 
íiunt  suffragia,  alius  pauper,  pro  quo  pauci  vel 
nullus  specialiler  cogitat ,  sunt  lamen  ejusdem  me- 
riti;  quis  cxibit  primo  de  purgatorio?  Ilost.  in 
summa,  depcenit.  elremis.  charla  14.  col.  h.  vcr- 
sic.  el  nota  quód  quídam,  referí  opinionem  Hugo- 
nisdicentis.quod  suffragia  MissarumetPsalmorum, 
quai  communiter  íiunt  pro  ómnibus,  communilcr 
prosunt  eis,  de  consecr.  distinct.  2.  cap.  non  me- 
diocrtter.  Jejunia  vero ,  et  eleemosynae  et  oralioncs 
spcciales  pro  divite  facUe  specialiler,  cideiri,  pro 
quo  specialiler  fiunt,  non  alii  prosunt,  pro  quo 
specialiler  non  fiunt,  et  sic  citius  exibit  dives  : 
referí  alios  dicentes,  quód  una  cadem  dic  cxibunt, 
quia  opera  cbaritatis  sunt  omnia  baec,  qua;  fiunt 
pro  mortuis;  unde  is,  pro  quo  specialiler  íit,  non 
sentit  plus  allcvalionis,  quám  alius;  et  in  islam 
opinión,  ¡nclinat  Ilost.  nisi  forte  quilibet  eoruin 
habcret  de  alieno  ccntum  libras ,  quas  rcstiluit  d¡- 
yitis  baires ,  pauper  autem  non  babuit  quid  resu- 


mes ,  porque  á  ellos  conviene  de  facer  seña- 
ladamente esto  mas  que  á  otros.  Et  destas 
cosas  se  deben  trabajar  ellos,  porque  son  mas 

tueret;  et  ideo  magis  erit  in  purgatorio,  ut  sic 
reslitutio,  quam  debuit  faceré,  in  pcenam  aliam 
commutetur.  Quid  ergo  valent  specialia  suffragia 
facía  pro  parentibus?  Dicit  Ilost.  jnultum ,  ut  lu 
qui  filius  haeres  es ,  non  damneris  (  nam  ad  Iioc 
obligalus  es  quinqué  legibus  naturas,  scriplune, 
amicilia;,  justilice)  et  quia  Judas  Machabaeus  sic 
definivit  in  collatione  illa;  vide  ibi  latiüs  per  eum, 
qui  dicit,  ad  quse  isla  sex  proficiunt :  et  tu  videas 
per  S.  Thom.  in  h.  sententiar.  distinct.  65.  et  quod- 
libeto  2.  qusest.  7.  arlic.  2.  et  qiue  dico  infra,  ead. 
part.  tit.  15.  in  summa. 

(5)  Alimosnas.  Et  an  potius  sit  danda  eleemosyna 
pro  mortuis ,  quám  pro  vivis ,  tradit  Luc.  de  Pcn. 
in  1.  fin.  C.  de  annon.  civil,  lib.  11.  circa  finem, 
cujus  resolutio  est,  quód  si  quis  vidcat  proximum 
suum  necessilati  mortis  exposilum ,  aut  turpitu- 
dini,  veluti  violento,  castitatis,  cui  si  non  suc- 
curratur,  mortcm,  vel  stuprum  incurreret,  vel 
simillima,  tune  vivus  est  in  eleemosyna  mortuo 
prceferendus ;  in  alus  autem  dicit  ipse  Luc.  de  Pon. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


123 


muy  fuerte ,  et  hobo  miedo  que  lo  matase  le- 
vando tales  nuevas,  et  non  osó  ir  allá  et  me- 
tióse en  una  nao  para  irse  á  otras  tierras.  Et 
después  que  él  fue  en  la  nao  fizo  luego  Dios 
en  la  mar  muy  grant  tormenta,  tal  que  los 
que  estaban  en  la  nave  estaban  en  grant  pe- 
ligro, etdixieron  entre  sí :  algún  mal  home 
viene  aqui  por  que  face  Dios  esta  tormenta. 
Et  echaron  todos  suertes,  et  rogaron  á  Dios 
que  cayese  la  suerte  sobre  aquel  por  que  les 
venia  la  tormenta ,  por  guisa  que  cayó  luego 
la  suerte  sobre  Joñas  :  et  tomaron  luego  los 
de  la  nave  á  don  Joñas ,  et  dieron  con  él 
dentro  en  la  mar.  Et  luego  á  la  hora  por 
virtud  de  Dios  recibiólo  en  la  boca  un  grant 
pece  que  dicen  ceti ,  que  es  mayor  que  la 
ballena ,  et  levólo  en  el  vientre  tres  dias  et 
tres  noches  por  la  mar-  entre  dos  aguas ,  et 
púsolo  al  orilla  del  agua  al  puerto  de  la  cibdat 
de  Nínive.  Et  quando  Joñas  se  vido  en  tierra, 
vido  que  aquella  cibdat  era  Nínive ,  et  dixo  : 
non  me  conviene  foir,  et  conviéneme  de 
complir  el  mandamiento  de  Dios  :  et  entró 
luego  por  la  cibdat,  et  comenzó  á  pedricar  • 
muy  de  recio  lo  quel  dixiera  el  ángel,  et 
dando  muy  grandes  voces  por  las  calles  et 
por  las  plazas ,  tanto  que  lo  hobo  á  saber  el 
rey  que  estaba  en  el  alcázar,  et  envió  por  él , 
et  troxiérongelo  delante  :  et  el  rey  pre- 
guntol  :  di  tú  profeta  ¿  qué  es  esto  que  tú 
pedricas  por  la  cibdat?  respondió  Joñas  et 
dixo  :  lo  que  yo  pedrico  es  que  por  cierto 
creades  que  luego  que  sean  complidos  los 
quarenta  dias  seredes  vos  et  quantos  ha  en 


esta  cibdat  somidos  et  destroidos ,  que  non 
fincará  chico  nin  grande,  nin  torres,  nin 
.adarves,  nin  casa,  nin  ninguna  cosa,  que 
todo  non  sea  somido  :  et  tamaña  es  la  saña 
que  Dios  vos  tiene,  que  por  bien  nin  por 
ayuno  que  fagades  que  nunca  vos  oirá,  et 
desta  non  escaparedes.  Et  el  rey  quando  oyó 
estas  nuevas  tan  fuertes  levantóse  mucho 
apriesa  et  mucho  espantado,  et  despojóse  los 
paños  de  seda  que  tenia,  et  vestióse  otros 
paños  de  xergas,  et  mandó  luego  pregonar 
por  toda  la  cibdat  que  todos  que  ayunasen 
chicos  et  grandes,  et  que  non  diesen  á  las 
criaturas  pequeñas  á  mamar  mas  de  una  vez 
al  dia ,  et  que  non  diesen  á  las  bestias  nin  á 
los  ganados  á  comer  nin  á  beber  mas  de  una 
vez  al  dia,  et  que  pediesen  todos  con  grant 
fiuza  merced  et  piadat  á  Dios.  Et  ellos  en  esto 
estando  pasaron  treinta  et  nueve  dias,  et 
pensó  Joñas  como  en  otro  dia  se  habia  de 
somir  la  eibdat,  et  sobióse  encima  de  un 
otero  mucho  alto  que  estaba  cerca  de  la 
cibdat  por  tal  de  ver  como  se  somiria.  Desi 
otro  dia  de  mañana  que  se  complien  los  qua- 
renta dias  era  el  sol  sallido,  et  viendo  Joñas 
que  non  se  somia  la  cibdat  dixo  :  ¡  ay  mes- 
quino,  si  hoy  non  se  sume  esta  cibdat, 
nunca  Joñas  será  creído  de  cosa  que  diga, 
nin  otros  profetas  que  vengan  de  aqui  ade- 
lante! et  tornóse  á  facer  oración  contra 
oriente ,  que  Dios  á  todas  guisas  que  somiese 
aquella  cibdat  porque  non  saliese  mintiroso: 
et  estando  asi  de  cara  al  sol ,  et  como  él  era 
calyo,  et  facia  grant  calentura  se  hobo  á 


á  pro  de  los  muertos  (4) ,  que  de  las  sepultu- 
ras altas  et  pintadas  que  les  facen ,  et  de  las 
otras  sobeianias  que  semeia  que  son  mas  fe- 
chas por  parecencia  de  los  vivos  que  por  pro 
de  los  finados ;  ca  bien  asi  como  á  los  buenos 
non  nuce  si  los  entierran  vilmente  (5)  et  sin 
las  honras  de  este  mundo ,  otrosí  non  tienen 
pro  á  los  malos  las  ufanas ,  nin  los  enterra- 
mientos preciados  que  les  facen. 

quód  ubi  non  est  tanta  necessitas ,  et  dans  eleemo- 
synam  non  est  habilis  ad  subveniendum  vivís,  et 
morluis  ob  facultates  exiguas,  tune  mortuus  sit 
vivo  prseferendus ,  máxime  si  tales  eleemosynae 
dandae  sunt  pro  animabus  conjunctorum. 

(H)  De  los  muertos.  Curatio  funeris,condilio  se- 
pultura? ,  pompa  exequiarum ,  magis  sunt  vivorum 
solalia,  quám  subsidia  mortuorum,  cap.  animad 
defunclorum,  13.  qugest.  2.  ad  ornatum.  tánica 


LEY  XLIII. 

Por  qué  razón  non  deben  facer  duelo  por  los 
muertos. 

L.  8.  til.  l.lib.  i.  Recop.  —  Ley  2.  tit.  5.  lib.  5.  llecop. 

Gentiles  fueron  homes  que  hobieron  creen- 
cias de  muchas  guisas,  et  muchos  hobo  de- 

Ecclesise  pertinet ,  quód  sint  ibi  sepultura?  bono- 
rabiles.  Et  legatum  ad  hoc  dicitur  pium,  Paul,  de 
Castr.  in  1.  1.  §.  de  impensa ,ff.  ad  leg.  Fakid. 
(5)  Vilmente.  Mde  cap.  seteris,  in  íine,  desepult. 

LEX  XLIII. 

Veré  íideles  Cbristiani  non  debent  plangere  pro 
movtuis ,  sicut  Gentiles ,  qui  non  sperabant  resur- 
rcclioncm  mortuorum.  Hoc  dicit. 


124 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO. IV. 


cansar,  et  sófriase  sobre  un  blago  que  traia  : 
et  asi  estando  era  ya  cerca  de  medio  dia ,  et 
nació  al  pie  de  aquel  su  blago  una  yedra, 
que  es  una  yerba  que  es  muy  verde,  et  fizóse 
aquella  yedra  á  golpe  tamaña  quel  facia 
sombra  et  le  mamparaba  del  sol ,  et  él  con 
todo  esto  non  dexó  de  rogar  á  Dios  afinca- 
damiente  que  se  destroyese  la  cibdat.  Et  él 
estando  asi,  por  virtud  de  Dios  secóse  luego 
la  yedra  quel  facia  la  sombra  :  et  Joñas  en 
que  lo  vido  fue  mucho  irado,  et  dixo  :  ó 
Dios  verdadero,  ¿et  qué  se  te  antojó  agora 
en  me  tirar  aquesta  yerba  que  me  facia 
sombra  et  me  facia  bien  ?  Et  él  estando  asi , 
venóle  luego  el  ángel  et  dixol  :  Joñas,  tú 
ruegas  á  Dios  que  suma  aquella  cibdat  asi 
como  te  mandó  decir,  et  tú  has  duelo  et 
pesar  porque  se  te  secó  agora  esta  yerba, 
que  nunca  te  servio  sinon  agora  un  poco  :  et 
pues  las  gentes  de  Nínive,  que  viven  ya  todos 
en  penitencia  desde  que  tú  les  pedricaste ,  et 
mas  que  los  fizo  Dios  Padre  á  su  semejanza 
et  á  su  figura ,  et  repiéntense  de  lo  que  er- 
raron, ¿cómo  quieres  tú  et  estás  rogando  á 
Dios  que  los  destruya  ?  ve  tu  carrera,  que  Dios 
Padre  perdonado  los  ha,  et  non  los  matará 
desta  vez. 

LEY  LXXXV. 

Cómo  non  debe  ser  descubierta  la  poridat  de 
la  confesión. 

Descobrir  poridat  es  cosa  en  que  hamuefros 
males  :  ca  luego  primeramiente  quanto  en  sí 
es  cosa  muy  vil,  ca  non  puede  ser  descubierta 
sin  grant  vileza  de  corazón,  como  en  no 
poder  sofrir  el  que  la  oye  en  descobrir  lo 
quel  dicen  por  amistad  fiándose  en  él,  ct 
otrosí  es  dañosa  cosa  en  muchas  maneras ,  ca 
por  el  descobrimiento  face  á  los  homes  caer 


en  grant  vergüenza.  Ca  si  vergoñoso  finca  el 
home  quel  descubren  el  cuerpo  tolliéndole  lo 
que  viste ,  quanto  mas  al  quel  descubren  la 
poridat  que  tiene  encerrada  en  su  corazón, 
que  segunt  su  voluntad  non  querrie  que  Dios 
lo  sopiese.  Demás  destorba  muchas  vegadas 
grandes  fechos  et  buenos  que  se  podrían 
facer  por  ella,  et  torna  el  bien  en  mal,  et  la 
lealtad  en  traición ,  et  mueve  desacuerdo  et 
desamor  entre  los  homes ,  dándoles  carrera 
en  como  non  fien  unos  de  otros.  Et  si  todas 
estas  cosas  acaescen  en  descobrir  temporal- 
miente  lo  que  se  dice  un  home  á  otro  en  po- 
ridat ,  quanto  mas  serie  en  las  cosas  que  son 
dichas  á  Dios  que  cae  sobre  las  cosas  espi- 
rituales. Et  por  ende  fue  ordenado  en  santa 
eglesia  que  aquellos  que  las  confesiones 
oyeren ,  que  las  non  descubran  por  ninguna 
manera ,  ca  este  atal  que  las  descubriese  es 
traidor  á  Dios,  et  desobediente  á  santa  eglesia, 
et  alevoso  á  su  cristiano ,  et  demás  es  homi- 
ciero,  ca  mete  malquerencia  entre  los  homes 
donde  nacen  muertes  et  otros  grandes  ma- 
les, et  dales  enxiemplo  de  facer  mal  me- 
tiéndoles en  carrera  por  que  se  recelen  de 
confesarse  temiendo  la  confesión ,  que  mas 
les  puede  por  ella  venir  mal  que  bien,  et  face 
despreciar  la  ley,  et  encargarse  los  homes  de 
pecados,  et  sobre  todo  perder  el  amor  de 
Dios.  Et  por  ende  dixieron  los  santos  padres 
que  tal  como  este  es  asi  como  falsario  que 
quebranta  carta  sellada  con  sello  de  señor,  ó 
de  amigo  que  gela  hobiese  dada  en  comienda 
fiándose  de  su  lealtad,  ó  tomase  haber  en 
guarda  de  alguno  et  lo  diese  á  otro  sin  su 
placer  non  lo  sabiendo  aquel  que  gelo  diera. 
Ca  atal  debe  ser  la  confesión  como  sello  de 
poridat  que  pone  home  por  guarda  de  lo  que 
es  escripto  dentro  en  la  carta  que  non  quiere 
que  lo  sepa  ninguno.  Et  aun  nns  lo  encares- 


líos  que  creien  que  quando  el  home  finaba 
que  todo  murie  también  alma  como  cuerpo, 
ct  por  esta  desesperación  en  que  caien  cui- 
dando que  ningunt  home  non  resucitarie  nin 


se  salvarie,  por  ende  despreciaban  las  almas, 
et  non  se  querien  arrepentir  nin  facer  peni- 
tencia de  sus  pecados,  mas  facían  grandes 
duelos  (1)  et  desaguisados  (2)  por  los  muer- 


(1)  Grandes  duelos.  Rccíiüs  faciebant  illi  populi, 
qni  ortus  hominum  lugebant,  obilusque  celcbra- 
bant,  ut  refert  Ambros.  in  oralione  de  {ide  resur- 
reclionis,  cap.  2. 

(2)  Desaguisados.  Luctus  tamen ,  qui  fit  pietatis 
affcclu,  liumanitatis  inluitu  erga  mortuos,  non 
prohibelur:  sicut  ilonnullos,  sanctorum  exequiis 


pías  lacrymas  ¡mpendisse  lcgimus,'cap.  ubicum- 
que,  13.  quocst.  2.  Et  Ecclcsiast.  cap.  58.  v.  16. 
a  Fili,  in  mortuum  produc  lacrymas ,  et  quasi  dirá 
«  passus  ¡ncjpc  plorare,  ct  sccunduin  judicium 
«  contege  corpas  illins,  ct  non  despidas  sepuUu- 
«  ram  illius;  »  et  ibidein  : «  Fac  luctum  secundum 
o  meritvun  illius,  uno  dic,  vel  duobus  proptep  de- 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


121 


cieron  los  santos  padres  que  dixieron  que  si 
mandasen  á  algunt  clérigo  sus  mayorales, 
aquellos  que  hobiesen  poder  de  gelo  mandar 
en  virtud  de  obidiencia ,  que  dixiese  lo  que 
sabia  de  confesión  de  alguno ,  que  lo  non 
debe  descobrir  por  eso  nin  por  otra  premia 
ninguna  quel  puedan  facer,  ante  debe  decir 
todavía  que  lo  non  sabe ,  et  dirá  verdat  que 
él  non  lo  sabe  como  home ,  mas  como  Dios. 
Et  aun  si  acaesciese  prender  muerte  por  ello ; 
ca  al  que  es  dicha  la  confesión  non  lo  sabe 
teniendo  lugar  de  home,  mas  de  Dios.  Et  si 
por  aventura  por  tal  razón  como  esta  lo  ma- 
tasen ,  serie  mártir  por  ello  et  iria  derecha- 
miente  á  paraíso. 

LEY  LXXXVI. 

Qué  pena  deben  haber  los  que  descubren  las 
confesiones. 

Pena  estableció  santa  eglesia  que  recibiese 
aquel  que  fuese  á  descobrir  la  confesión  :  et 
esto  en  dos  maneras  5  la  una  en  ser  despuesto 
de  las  honras  espirituales  que  ha  por  los  ofi- 
cios que  tiene  de  santa  eglesia ;  la  otra  tem- 
poral en  el  cuerpo ,  seyendo  encerrado  en 
algunt  monesterio  en  que  feciese  fuerte  pe- 
nitencia ,  dandol  mala  prisión ,  et  mal  que 
coma ,  et  mal  que  beba,  et  en  que  yaga,  de 
manera  quel  pesase  con  la  vida,  et  hobiese 
placer  con  la  muerte.  Ca  santa  eglesia  tanto 
es  llena  de  piadat ,  que  non  tovo  por  bien  que 
los  culpados  recibiesen  luego  muerte-,  mas 
que  penasen  luengamiente  en  este  mundo, 
non  apartando  el  alma  del  cuerpo ,  mas  ayun- 
tados en  uno  amos  temporalmiente  et  espiri- 
tualmiente. 


LEY  LXXXVII. 


En  qué  manera  debe  demandar  consejo  el  que 
oyere  las  confesiones  quando  dubdare. 

Dubda  es  cosa  que  torna  las  voluntades  et 
los  corazones  de  los  homes  porque  nunca 
puedan  llegar  á  lo  que  quieren  facer  ó  saber 
complidamente ,  á  menos  de  pasar  por  ella 
primero  :  et  esta  es  una  de  las  grandes  enfer- 
medades que  recibe  el  home  en  el  entendi- 
miento ,  porque  ha  menester  que  sea  aína 
acorrido  dello  en  dos  maneras  :  la  una  pre- 
guntando lo  que  non  sabe ,  et  la  otra  deman- 
dando consejo  en  lo  que  quiere  facer  al  que 
es  mas  sabidor  que  él.  Et  por  ende  mandó 
santa  eglesia  que  quando  algunt  clérigo  por 
mengua  de  entendimiento  fuese  á  otro  que 
sopiese  mas  que  él  sobre  pecado  que  alguno 
hobiese  dicho  en  su  confesión  de  que  le  ho- 
biese á  dar  penitencia ,  et  cayese  en  alguna 
dubda  de  que  quisiese  salir,  que  lo  feciese  en 
tal  manera  que  el  otro  á  quien  preguntase 
non  podiese  saber  por  aquella  pregunta  quien 
era  aquel  sobre  cuyo  fecho  dubdaba  :  ca  si 
por  aquesta  demanda  fuese  conoscido,  tanto 
era  como  si  él  mesmo  lo  descubriese :  et  por 
ende  debe  haber  tal  pena  como  diz  en  la  ley 
ante  desta  de  los  que  descubren  á  los  que  se 
les  confiesan.  Mas  si  alguno  se  confesase  á 
lego  por  algunas  de  las  razones  que  dichas 
habernos ,  si  aquel  á  quien  se  hobiese  confe- 
sado lo  descubriese  de  todb  lo  quel  hobiese 
dicho  en  su  penitencia,  ó  de  alguna  partida 
dello,  debe  recebir  tal  pena  segunt  qual  es  el 
home  de  quien  mostró  el  pecado  de  que  él 
fue  descobierto  :  ca  maguer  nol  nombre  aquel 
que  se  le  manifestó,  tales  razones  otras  puede 


tos,  asi  que  algunos  habie  que  non  querían 
comer  nin  beber  fasta,  que  murien ,  et  otros 
que  se  mataban  con  sus  manos,  et  otros  que 
tanto  se  ponien  el  duelo  á  corazón  que  per- 
dien  el  seso ,  et  los  que  menos  desto  facien 
mesábanse  los  cabellos ,  et  talábanlos ,  et  des- 
facian  sus  caras  rascándolas ;  et  en  esta  ce- 
guedad los  facie  caer  el  diablo  aduciéndolos 

« tractionem  :  »  unde  isti  lugentes  mortuos  ex 
pietate  naturali  sunt  consolandi ,  non  increpandi , 
ut  tradit  S.  Ambros.  super  Psalm.  37.  pcn.  chart. 
col.  3.  cum  dicit :  Cum  vis  urget  dolorís ,  premitur 
cor  mulieris,  quae  immaturo  obitu  maritum  amisit, 
aut  filios.  quid  properas  cum  ¡Ha,  non  te  audiet, 


á  desesperación.  Mas  nuestro  Señor  Dios  que- 
riendo sacar,  á  los  homes  deste  yerro ,  defen- 
diólo en  la  vieia  ley  que  dio  á  Moysen,  en  que 
mostró  que  habie  paraíso  para  los  que  ficie- 
sen  bien,  et  infierno  para  dar  pena  á  los  ma- 
los, et  que  resucitarían  todos  el  día  del  j  Li- 
cio ;  et  por  ende  vedó  que  estos  duelos  non 
los  íiciesen  en  la  manera  que  las  otras  gentes 

nisi  defervescat  dolor  :  ssepé  lites  de  consolationi- 
bus  videmus  excitatas,  venisti  ut  doleas ,  non  ut 
liliges ,  ne  in  luctu  alterius  certamen  garrulae  dis- 
pulationis  inducas ,  ne  non  accedas  ,  cum  oportet 
ne  accedas ,  et  durior  sit  tuus  sermo;  adde  etiam 
B.  Grcg.  lib.  o.  Moral,  cay,.  8.  et  13.  lib.  cap.  2. 


isa 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


decir  ó  señales  mostrar  por  quel  podrien 
conoscer  bien  como  sil  nombrase.  Et  por  eso 
fue  ordenado  en  santa  eglesia  que  hobiese 
aquella  pena  que  es  sobredicha. 

LEY  LXXXVIII. 

Qué  cosas  debe  catar  el  que  da  la  penitencia 
porque  sea  tal  como  conviene. 

Semejanza  debe  tomar  de  Dios  aquel  que 
da  la  penitencia  por  él  5  ca  asi  como  nuestro 
Señor  es  justiciero  et  piadoso ,  asi  debe  el  que 
tiene  sus  veces  dar  la  penitencia  con  justicia 
et  con  piadat,  catando  que  aquel  que  andudo 
con  sus  pies  en  facer  malas  obras ,  quel  dé 
otrosi  carreras  en  que  lazre  faciendo  bien. 
Pero  si  fuese  home  viejo ,  ó  flaco  de  cuerpo 
ó  enfermo ,  débese  mover  contra  él  piadosa- 
mente, non  dandol  atantas  carreras  nin  tales 
que  non  podiese  complir,  por  que  hobiese  á 
menguar  en  la  penitencia  quel  diese,  ó  por 
quel  cresciese  mas  la  enfermedat  ó  moriese 
por  ello.  Eso  mesmo  decimos  del  que  pecase 
comiendo  mucho  ó  bebiendo,  por  quel  ho- 
biese á  penitenciar  con  ayuno  ó  con  absti- 
nencia ,  que  tal  gela  ha  de  dar  porque  non 
enfermase  por  ello  de  guisa  que  hobiese  ende 
á  morir.  Eso  mesmo  serie  de  aquellos  que 
hobiesen  pecado  en  decir  malas  palabras  por 
quel  hobiesen  á  encargar  de  oraciones ,  ca 
tales  serien  estas  que  non  las  entendrien  ma- 
guer las  dixiesen ,  ó  tan  muchas  que  non  se 
atreviesen  á  decirlas.  Otrosi  tal  serie  de  aque- 
llos que  por  su  grant  haber  pecasen  faciendo 
sobrepujas  et  soberbias  :  ca  maguer  les  man- 
dasen que  de  aquel  su  algo  diesen  á  pobres , 


ó  á  enfermos,  ó  á  hespitales,  ó  en  algunos 
lugares  de  alimosna  ,  non  les  deben  mandar 
por  eso  que  den  tanto  porque  tornen  á  men- 
digar. Et  por  ende  conviene  que  aquellos  que 
dan  las  penitencias  sobre  tales  cosas  como 
estas ,  ó  otras  semejantes  dellas,  que  las  den 
de  manera  porque  los  homes  las  puedan  tener 
et  complir.  Et  sobre  tal  razón  como  esta  dixo 
nuestro  señor  Jesu  Cristo  reprehendiendo 
á  los  fariseos,  deciéndoles  que  encargaban 
los  homes  de  muy  grandes  cargas  que  ellos 
solamiente  non  las  querrien  mover  con  el 
dedo  :  et  esto  se  entiende  en  este  lugar  por 
aquellos  que  dan  grandes  penitencias  á  los 
homes  que  las  non  pueden  complir,  et  á  sí 
mesmos  non  querrien  que  las  diesen ,  maguer 
ellos  cayesen  en  aquel  pecado.  Et  por  ende 
el  que  da  la  penitencia  debe  ser  sabio  de  ma- 
nera que  la  sepa  dar  con  j  usticia  et  con  piadat. 

LEY  LXXXÍX. 

En  qué  manera  deben  los  confesores  absolver  á 
los  enfermos  que  se  les  confiesan  de  suspeca^ 
dos,  et  otrosi  á  los  que  están  en  peligro  de 
muerte. 

Coitados  seyendo  los  homes  de  enfermedat 
ó  de  muerte  conviene  que  sean  aina  acorri- 
dos ,  ca  asi  como  los  físicos  son  tonudos  de 
acorrer  con  melecinas  para  sanar  el  cuerpo , 
asi  los  que  han  de  pensar  del  alma  deben  ser 
apercebidos  et  venir  con  acorrimiento  á  los 
pecadores  para  sanarlos  de  pecado.  Et  por 
ende  estableció  santa  eglesia  que  quando 
alguno  fuese  afincado  de  muy  grant  enferme- 
dat ,  et  el  clérigo  que  veniese  á  él  non  fuese 


usaban  de  lo  facer,  nin  desfeasen  la  figura 
tan  apuesta  del  home  que  él  íiciera.  Et  des- 
pués desto  quando  vino  nuestro  señor  Jesu 
Cristo,  que  tollo  deste  mundo  los  yerros  et 
las  ceguedades  en  que  los  homes  vivien ,  de- 
fendió otrosi  en  la  ley  nueva  que  non  ficiesen 
duelo  por  los  muertos,  et  esto  fue  quando 
resucitó  al  lijo  de  la  viuda  (3),  et  dixo  (4)  que 
non  llorasen  por  él.  Et  otrosi  quando  resucitó 
la  fija  del  príncipe  de  la  sinagoga  mandó  que 
echasen  de  la  casa  do  yacie  muerta  todos  los 

(5)  Al  fijo  de  la  viuda,  Luc.  7.  cap.  v.  13. 

('Ó  Dixo.  Luc.  ihidem.  Matlh.  9.  v.  2!í. 

(¡i)  Los  santos  padres.  Ykle  in  cap.  quam  prw- 


que  facien  duelo  por  ella,  et  non  la  quiso 
ante  resucitar;  et  por  esto  se  da. á  entender 
que  non  le  place  de  los  duelos ,  ca  non  se 
aprovechan  dende  las  almas  de  los  muertos, 
mas  de  los  bienes  que  facen  por  ellos.  Et  des- 
pués los  santos  padres  (5)  que  ordenaron  mu- 
chos bienes  en  santa  eglesia  establecieron 
otrosi  que  non  ficiesen  duelo  por  ellos,  et 
vedáronlo  muy  afincadamente,  porque  venia 
ende  grant  daño  sin  pro.  Et  por  eso  dixo  el 
Apóstol  sant  Pablo  (6)  que  non  se  entristeciesen 

posterum,  et  cap.  ubicumque,  cum  sequent.  13. 
qiiflest.  2. 
(6)  Sumí  Pablo  i,  ad  Tbcssal.  cap.  *.  v.  i. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  BE  LA  SANTA  EGLESIA. 


127 


tan  entendido  para  le  dar  luego  consejo  cum- 
plidamente para  su  alma,  sil  viese  estar  en 
peligro  de  muerte,  débele  luego  absolver 
después  que  se  le  hobiese  confesado  de  sus 
pecados ,  deciendo  que  por  el  lugar  que  él 
tiene  de  sant  Pedro  et  de  sant  Pablo ,  á  quien 
diera  el  nuestro  señor  Jesu  Cristo  poder  de 
ligar  et  de  absolver,  que  él  le  absuelve  de 
todos  los  pecados  que  fizo  et  dixo,  de  guisa 
que  si  moriese  de  aquel  mal,  que  non  vaya 
por  ellos  al  infierno,  et.  quel  otorga  que  las 
misas ,  et  las  oraciones ,  et  las  alimosnas ,  et 
los  otros  bienes  quel  mandase  facer  ó  otri 
feciese  por  él ,  que  sean  á  salvamiento  de  su 
alma  :  mas  con  todo  eso  debel  mandar  que  si 
de  aquel  mal  guaresciere,  que  luego  vaya  á 
tomar  penitencia  de  sus  pecados  del  ó  de 
otro ,  para  haber  complidamente  consejo  para 
su  alma. 

LEY  XC. 

Qué  cosa  es  penitencia ,  et  quántas  maneras  son 
della. 

Segunt  deximos  en  las  leyes  ante  desta 
penitencia  es  cosa  que  se  debe  facer  repin- 
tiendose  home  de  sus  pecados ,  et  doliéndose 
dellos  de  manera  que  non  baya  voluntad  de 
jamasstornar  nunca  á  ellos.  Et  como  quier 
que  la  penitencia  es  una  segunt  esta  razón, 
pero  en  tres  maneras  la  departieron  los  san- 
tos padres  :  et  á  la  primera  llamaron  solepne, 
et  á  la  segunda  pública,  et  á  la  tercera  pri-' 
vada.  Et  de  cada  una  destas  diremos  quando 


fabláremos  della ,  por  qué  ha  asi  nombre,  et 
cómo  ha  de  ser  fecha.  Mas  primeramiente 
diremos  quál  es  la  solepne ,  que  se  debe  facer 
el  primero  miércoles  de  la  quaresma  mayor 
en  esta  manera  :  aquellos  que  la  han  de  facer 
deben  venir  á  la  puerta  de  la  eglesia  descalzos 
et  vestidos  de  panos  de  lana  viles  et  raheces, 
et  han  de  traer  las  caras  abaxadas  contra 
tierra  homildosamente ,  demostrándose  por 
culpados  de  los  pecados  que  fecieron ,  et  ha- 
biendo vergüenza  dellos ;  et  otrosi  mostrando 
que  han  grant  voluntad  de  facer  todo  lo  que 
les  mandaren  por  penitencia.  Et  deben  hi 
estar  con  ellos  sus  arciprestes  et  sus  clérigos 
onde  son  perroquianos  et  que  oyeron  sus 
confesiones.  Et  después  desto  debe  salür  el 
obispo  con  sus  clérigos  á  la  puerta  de  la 
eglesia  á  recebillos  rezando  los  salmos  peni- 
tenciales ,  et  tomarlos  por  las  manos  et  me- 
terlos dentro  :  et  debe  el  obispo  echarse  á 
preces  antel  altar  rogando  á  Dios  por  ellos 
que  los  perdone  :  et  quando  él  esto  federe 
siempre  deben  ellos  yacer  en  tierra  tendidos, 
llorando  et  rogando  á  Dios  que  non  cate  los 
sus  pecados  que  son  muchos  et  grandes  5  mas 
á  la  su  merced  que  es  en  él  para  perdonar  á 
los  culpados  et  oir  á  los  quel  ruegan  con  hu- 
mildat.  Et  desque  los  salmos  fueren  rezados 
débese  levantar  el  obispo  et  poner  las  manos 
sobre  las  cabezas  dellos ,  et  desque  las  tirase 
hales  de  poner  en  ellas  ceniza ,  et  echar  agua 
bendita  sobre  ellas,  et  después  cobrírgelas 
con  celicio ,  que  es  paño  de  estameña ,  de- 
ciendo estas  palabras  llorando  et  con  sos- 


por  los  que  finaban,  como  facien  las  otra9 
gentes  que  non  habien  creencia  nin  esperanza 
de  resucitar;  ca  los  que  mueren  non  se  pier- 
den segunt  la  fe  católica ,  mas  son  tales  como 
los  que  pasan  de  un  lugar  á  otro,  ca  los  que 
facen  bien  van  á  paraíso,  et  todos  los  otros 
van  á  pena  de  purgatorio  ó  de  infierno. 


LEY  XLIV. 

Qué  prendas  face  santa  eglesia  á  los  que  facen 
duelos  desaguisados  por  los  muertos. 

Romper  las  caras  (I)  por  los  muertos  et 
desfigurarlas  es  cosa  que  tovo  santa  eglesia 


LEX  XLIV. 

Rumpens  faciem  pro  morluo ,  doñee  sit  sanus  ct 
pooniteat,  non  recipiet  ecclcsiastica  sacramenta, 
nisi  in  mortis  articulo ,  ñeque  in  divinis  Horis  in- 
tererit,  et  clerici  ñeque  ducant  ad  Ecclesiam,  ñe- 
que sepeliant  cadáver,  doñee  clamor  cesset.  Si  quis 
autem  dum  in  Ecclesia  divina  celebranlur  pro  de- 
finido, planctum  emittat,  ejicitur  impune  ab  Ec- 
clesia. Cubans  cum  cadavere ,  aut  osculans  illud , 
jejunet  octo  dics  in  pane  et  aqua ,  et  intrn  unmn 


mensem  Ecclesiam  non  ingredialur :  ñeque  dc- 
functi  facies  sit  in  Ecclesia  detecla.  Hoc  dicil. 

(1)  Las  caras.  Archid.  in  cap.  qui  divina,  tó. 
qua)st.  2.  refert  Lauren.  diecntem,  quod  laici  di- 
laniando  se,  et  facies  bisecando,  ut  faciunt  Ro- 
mance ,  non  peccant  mortaliter,  dum  tameu  hoc 
non  faciant  ex  desperatione:  unde  Episcopi  secun- 
dum  eum  non  debent  probibere  sub  excommuni- 
calione ,  sed  dissuadere ,  et  dicere  quód  ita  plorare 
non  debent,  quia  videtur  desperare;  religiosi  ta- 
rneri  peccarent  mortaliter,  si  se  dilaniarent,  máximo 


128 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


piros  :  que  #si  como  Adán  fue  echado  de 
paraíso ,  asi  conviene  que  sean  ellos  echados 
de  la  eglesia  por  los  pecados  que  fecieron.  Et 
estonce  el  obispo  debe  mandar  á  los  ostiarios, 
que  son  porteros  de  la  eglesia ,  que  los  echen 
fuera  della ,  et  echándolos  dende  deben  ir  los 
clérigos  en  pos  ellos  cantando  un  responso 
que  dice  asi  :  que  en  sudor  de  su  cara  et  en 
lacerio  de  su  cuerpo  comerán  su  pan  :  et  estos 
han  de  morar  toda  la  quaresma  á  la  puerta 
de  la  eglesia  en  cabañuelas.  Et  en  el  dia  santo 
del  Jueves  de  la  cena  deben  venir  de  cabo  los 
arciprestes  et  los  clérigos  que  oyeren  las  con- 
fesiones dellos  ,  et  presentallos  otra  vez  á  la 
puerta  de  la  eglesia ,  et  desi  meterlos  dentro, 
et  han  de  estar  en  la  eglesia  á  todas  las  horas 
fasta  el  domingo  de  las  ochavas,  mas  non 
deben  comulgar,  nin  tomar  paz  en  aquellos 
dias  con  los  otros,  nin  entrar  después  en  la 
eglesia  fasta  la  otra  quaresma  :  et  esto  han  de 
facer  asi  cada  año  fasta  que  hayan  complido 
su  penitencia  segunt  las  quarentenas  que  les 
dieren.  Et  quando  hobieren  acabado  la  peni- 
tencia débelos  el  obispo  reconciliar  á  la  puerta 
de  la  eglesia,  estando  hi  con  ellos  los  clérigos 
que  dicho  habernos  :  et  esto  se  entiende  que 
se  deben  desnuyar,  et  el  obispo  dalles  con 
una  correa  rezando  sobrellos  el  salmo  de 
Miserere  mei  Deus  que  fizo  el  rey  David ,  que 
conviene  mucho  á  aquellos  que  están  en  pe- 
nitencia :  ca  tanto  quiere  decir  como  que 
ruega  á  Dios  que  les  haya  merced  segunt  la 
su  grant  piadat,  asi  que  con  las  muchas 


mercedes  desate  los  muchos  pecados,  ds 
guisa  que  finquen  limpios  et  lavados  dellos  : 
et  desde  que  este  salmo  fuere  dicho,  débenlos 
meter  dentro  en  la  eglesia  absueltos ,  et  de 
alli  adelante  que  fagan  vida  de  buenos  cris- 
tianos. Onde  por  todas  estas  cosas  que  dexi- 
mos  que  los  homes  facen  con  humildat  et  con 
quebranto  de  corazón  ,  honrando  á  Dios  ,  et 
conosciéndose  quel  erraron,  et  pediendol 
merced  homillosamente  et  con  grant  devoción 
que  les  perdone  segunt  ya  habernos  dicho ,  es 
llamada  esta  penitencia  solepne. 

LEY  XCI. 

Quién  puede  dar  la  penitencia  solepne ,  et  por 
quáles  razones. 

Osado  non  debe  ser  ningún  clérigo  de  dar 
la  penitencia  solepne  que  habernos  dicho 
sinon  los  perlados  mayores,  ó  los  que  ellos 
mandasen  señaladamiente  que  la  diesen  :  et 
esto  es  porque  non  debe  ser  dada  sinon  por 
razón  de  pecado  mortal  que  alguno  hobiese 
fecho  muy  grande  et  muy  desaguisado,  et 
que  fuese  tan  sabido  que  todos  los  de  aquella 
tierra  et  de  la  villa  o  acaesciese  fablasen 
delio ,  teniéndolo  por  mal.  Et  otrosi  non  la 
deben  dar  mas  de  una  vez  ,  porque  aquel  que 
de  tal  penitencia  non  escarmienta  de  una  vez 
bien  se  da  á  entender  que  non  teme  el  poder 
de  Dios ,  nin  precia  nada  su  alma  para  que- 
rerse salvar.  Et  el  que  esto  feciere  si  fuere 


por  muy  desaguisada ,  segunt  dicho  es  en  la 
ley  ante  desta.  Et  por  esta  razón  algunos  san- 
tos padres  (2)  pusieron  penas  señaladas  con- 
tra aquellos  que  lo  ficiesen,  defendiendo  que 
non  les  diesen  los  clérigos  los  sacramentos  de 
santa  eglesia ,  nin  los  rescibiesen  en  ella 
quando  dixiesen  las  horas  fasta  que  fuesen 
sanos  de  las  señales  que  hobiesen  fechas  en 
sus  caras,  et  ficiesen  penitencias  dello,  fueras 
ende  si  gelas  hobiesen  á  dar  en  grant  enfer- 
medat  ó  en  otra  cuita  que  estudiesen  en  hora 
de  muerte,  ca  en  tal  sazón  non  las  deben  ve- 
si  publice;  sed  tamen  doleré,  et  plorare  possunt 
sine  peccato  mortali  ex  pielale,  et  ila  simplicitcr 
transit  Archidiac. 

(2)  Santos  padres.  Non  memini  vidisse  unde 
lioc  sit  sancilum,  ñeque  unde  lirec  suinpscrunt 
condilores  hujus  legis  :  forte  ex  aliquibus  Conci- 
lio; quiu  in  Yolumiiiibus  Pecrcloruui  el  Dccreta- 


dar  á  ningunt  cristiano.  Otrosi  mandaron  que 
si  quando  los  clérigos  aduxiesen  la  cruz  á  la 
casa  o  estodiese  el  muerto ,  oyesen  que  facien 
roido  dando  grandes  gritos  ó  endechando, 
que  se  tornasen  con  ella ,  et  que  non  entrasen 
en  la  casa.  Et  sin  todo  esto  establecieron  que 
quando  toviesen  el  muerto  en  la  eglesia  que 
non  diesen  voces  nin  ficiesen  roido ,  por  que 
dexasen  de  decir  la  misa,  ca  todos  deben 
alli  callar  et  rogar  á  Dios,  et  escuchar  las 
oraciones  que  dicen ;  et  esto  es  porque  nin- 
guno non  debe  embargar  el  oficio  de  Dios,  et 

lium ,  Sexti  et  Clementinarum ,  hsec  non  habentur, 
si  bene  memini ,  et  tamen  habetur  circa  lioc,  quod 
babetur  in  dict.  cap.  qui  divina,  et  cap.  quam 
prcvposterum ,  et  tradit  Abb.  in  rubr.  de  sepult.  in 
lino  :  el  vide  contra  islos  se  dilaniantcs,  et  repro- 
bos plaActas  facicnles  crga  defunctos,  1.  7.  lit.  1. 
lib.  1.  Ordinam,  reg. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


120 


lego,  debe  el  perlado  ó  los  clérigos  que  dexi- 
mos  mostrarlo  á  las  justicias  seglares  daque- 
11a  tierra  ó  daquel  lugar  o  acaesciere,  que 
gelo  escarmienten  sin  muerte  et  sin  lision  de 
su  cuerpo  :  mas  si  fuere  clérigo  el  que  tal  pe- 
nitencia quisiere  facer,  non  gela  deben  dar 
por  honra  del  sacramento  de  las  órdenes , 
fueras  ende  si  lo  desgradasen  primeramient 
tolliéndogelas  :  et  dalli  adelante  non  debe  ser 
clérigo  otra  vez ,  mas  contado  entre  los  legos 
malos  $  nin  el  lego  otro  tal  non  puede  recebir 
órdenes,  nin  ser  caballero,  nin  debe  casar, 
nin  vestir  paños  de  color ;  pero  si  se  casare  ó 
fuese  casado ,  non  se  podrie  por  aquello  par- 
tir el  casamiento  :  ca  pues  que  Dios  los 
ayuntó  por  sí  mesmo,  non  ha  poder  otri  de 
los  partir  sinon  sobre  cosas  señaladas ,  segunt 
se  muestra  alli  o  labia  de  los  casamientos. 

LEY  XC1Í. 

Quál  es  la  penitencia  que  llaman  en  latín  pú- 
blica, et  la  otra  que  ha  nombre  privada. 

Pública  tanto  quiere  decir  como  concejera  • 
ct  por  ende  hay  otra  penitencia  que  ha  este 
nombre-,  et  esto  es  quando  mandan  á  alguno 
que  vaya  en  romería  lueñe  de  su  tierra ,  ó  que 
ande  desnudo  en  paños  menores,  ó  que  traya 
palo  cobdal ,  que  se  entiende  por  de  un  cobdo 
en  luengo ,  et  azote  con  que  se  fiera  con  cada 


uno  destos  en  cada  eglesia  o  entrare ,  teniendo 
los  hinojos  fincados  deciendo  el  salmo  Mi- 
serere mei  Deus,  ó  otra  oración  qualquier  quel 
mandaren,  ó  vestiendo  escapulario  á  carona 
dé  la  carne  fecho  como  balandre ,  habiendo 
una  falda  detras  et  otra  delante,  et  con  capi- 
rote ó  sin  él ,  ó  con  vestidura  vil  de  paño  que 
sea  de  color  que  semeje  bien  penitencial ,  ó 
le  mandasen  traer  fierro  cinto  en  el  cuerpo , 
ó  en  el  cuello  ó  en  los  brazos.  Et  pcir  ende  es 
llamada  esta  penitencia  pública,  porque  non 
tan  solamienle  la  han  de  facer  los  que  la  re- 
ciben en  la  tierra  o  gela  dieren,  mas  aun  en 
las  otras  que  son  lueñe  de  la  suya ,  porque 
los  vean  los  homes  et  conoscan  que  fecieron 
grant  mal ,  et  que  hayan  dellos  piadat ,  et  que 
se  muevan  á  rogar  á  Dios  que  les  haya  mer- 
ced. Et  otrosí  llaman  penitencia  pública  á  la 
que  face  alguno  quando  lo  encierran  en  mo- 
nesterío  ó  en  otro  lugar  apartado,  que  esté 
hi  en  toda  su  vida  por  pecado  grande  que  fizo, 
ca  esta  ha  de  facer  en  manera  que  quando  lo 
llevaren  á  este  encerramiento  que  lo  lieven 
concejeramiente  ante  todos,  et  que  sepan 
que  por  grandes  yerros  que  fizo  lo  encierran 
en  lugar  onde  non  parezca  dalli  adelante,  et 
que  haya  mengua  de  todas  aquellas  cosas  que 
le  fecieron  pecar.  Et  atal  penitencia  como 
esta  puédela  dar  qualquier  clérigo  misacan- 
tano  ,  también  á  home  que  sea  clérigo  como 
lego  :  et  esta  es  la  segunda  manera  de  peni- 


mayormente  quando  dixieren  la  misa  ó  con- 
sagran el  cuerpo  et  la  sangre  de  nuestro  señor 
Jesu  Cristo ;  ca  tan  santa  cosa  et  tan  noble  es 
esta,  que  todas  las  otras  deben  dexar  por 
ella,  et  al  que  contra  esto  ficiere'puédenlo 
echar  de  la  eglesia  sin  pena  ninguna,  quier 
sea  clérigo  ó  lego.  Et  aun  mandaron  que  si 
en  levandol  á  la  eglesia  ó  á  la  fuesa  lo  ficie- 
sen ,  que  los  clérigos  dexasen  de  soterrarlo 
fasta  que  callasen ,  et  aun  tovieron  por  bien 
que  qualquier  que  besase  al  muerto  ó  se 
echase  con  él  en  el  lecho ,  que  ayunase  ocho 
dias  á  pan  et  agua,  et  que  le  non  recibiesen 
en  la  eglesia  por  un  mes.  Et  defendieron 


otrosí  que  quando  toviesen  los  finados  en  la 
eglesia  que  les  non  toviesen  las  caras  descu- 
biertas ,  et  esto  porque  los  homes  en  catán- 
dolos non  se  moviesen  á  haber  piadat  de 
guisa  que  hobiesen  á  facer  duelo  por  ellos. 

LEY  XLV. 

De  las  solturas  en  quantas  maneras  las  face 
santa   eglesia,  ct  á  quales  aprovechan  ó 

non. ' 

Solturas  face  santa  eglesia  de  dos  maneras, 
et  las  unas  dan  los  clérigos  (1)  en  las  peni- 


Indulgenlias  spirituales  concedit  Papa  per  totum 

mundum,etArchiepiscopi,velEpiscopi,quilibet  in 

suadiceccsi,  non autem aliena, nisi  dioecesani  acce- 

dat  voluntas :  alii  prcelati  non  possunt  nisi  pro  quali- 

Tom.  I. 


betvice'iO  dies  indulgentise  concederé,  nisi  in  Eccle- 
sise  consecratione,ubiquilibet  eorum  unumannum 
daré  potest,  etiamsi  multi  proelati  sint  indulgentes. 
(1)  Los  clérigos.  Dicit.  Host.  in  summa,  ti t.  de 
remis.  versic.  quiremittit,  quód  sacerdos remittit 
satisfacíionem  de  peccatis,  vel  in  totum,  vel  in 

9 


130 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


tencia  de  las  tres  que  nombramos.  Mas  la 
penitencia  tercera ,  que  llaman  en  latin  pri- 
vada, es  la  que  se  face  en  poridat ,  seyendo 
apartados  el  que  la  da  et  el  que  la  recibe  en 
lugar  o  non  sean  vistos  de  muchos  :  et  esta 
deben  facer  todos  los  cristianos  cada  que  se 
confiesan  de  sus  pecados ,  et  non  la  deben 
tardar  nin  catar  tiempo  en  que  la  fagan ,  mas 
venir  á  ella  cada  que  menester  la  hobieren : 
ca  asi  ctfmo  el  enfermo  non  debe  atender 
sazón  para  guarescer  de  su  enfermedat ,  mas 
tomar  consejo  á  ella  como  sane¿  lo  mas  aina 
que  podiere,  otrosi  debe  facer  el  pecador  en 
non  querer  alongar  tiempo  para  sanar  de  sus 
yerros  ,  et  para  sallir  sin  alongamiento  nin- 
guno de  la  saña  de  Dios.  Onde  porque  en  latin 
llaman  al  apartamiento  privar,  por  ende  po- 
sieron  nombre  privada  á  esta  penitencia. 

LEY  XCI1I. 

De  las  solturas  en  quánías  maneras  las  face 
santa  eglesia,  etá  quáles  aprovechan  ó  non. 

Atan  los.  pecados  al  home  mientra  está  en 
ellos  de  guisa  que  non  puede  facer  buena  vida 
nin  haber  amor  de  Dios  5  et  por  ende  santa 
eglesia  que  es  llena  de  piadat  cató  muchas 
carreras  por  que  fuesen  salvos  de  aquellos 
atamientos  en  que  los  homes  están-,  et  estos 
son  en  dos  maneras  :  la  una  que  dan  los  que 
reciben  las  confesiones  á  los  que  se  les  con- 
fiesan ,  la  otra  quando  son  dados  por  los  per- 
lados mayores ,  asi  como  obispos  ó  dende 
arriba ,  sin  confesárseles  los  homes  :  et  esto 
es  quando  quieren  que  fagan  ayudas  para  facer 
eglesias,  ó  para  sagrarlas ,  ó  para  puentes ,  ó 
para  hospitales,  ó  para  otros  bienes  en  que 
haya  piadat  et  merced.  Ca  las  solturas  quo 
ellos  facen  perdonando  los  pecados  que  los 
homes  han  fechos,  deque  tomaron  penitencia 


contándolos  por  dias  ó  por  años ,  deciéndoles 
que  los  perdonan  por  aquellas  ayudas  que  di- 
chas habernos,  si  las  federen;  tal  soltura  como 
esta  tiene  pro  para  aquel  tiempo  de  las  penas 
que  haberien  en  purgatorio ,  si  moriesen  et 
non  hobiesen  en  este  mundo  complido  la 
penitencia  que  les  mandaron.  Pero  aquestos 
perdones  que  deximos  non  valdrien  sinon  á 
los  de  su  ohispado ,  fueras  ende  si  lo  rogase 
á  aquel  obispo  del  lugar,  do  los  perdones  no- 
ciesen á  ser  dados  á  otro;  ca  atal  ruego 
como  este  valdrie.  Et  los  arzobispos ,  et  los 
patriarcas  et  los  primados  bien  los  pueden 
dar  á  todos  los  de  sus  provincias ;  mas  los 
que  diere  el  papa  que  es  sobre  todos  los  otros 
perlados  valen  por  todo  el  mundo.  Et  como 
quier  que  algunos  de  los  otros  perlados 
quieran  dar  perdón,  non  lo  pueden  facer  si- 
non  de  quarenta  dias  :  pero  quando  con- 
sagran algunas  eglesias  puédenlo  dar  de  un 
ano ;  et  esto  es  quando  son  muchos  obispos 
en  uno  :  mas  el  papa  ha  poder  de  darlos 
de  quanto  tiempo  quisiere  por  cuenta  de 
clias  ó  de  años.  Et  estos  perdones  todos 
tal  pro  han ,  et  asi  valen  como  los  otorgan 
aquellos  mesmos  que  los  dan ,  ca  en  qual- 
quier  manera  que  home  faga  emienda  de  sus 
pecados  segunt  manda  santa  eglesia ,  quito 
et  absuelto  es  dellos  :  ca  bien  asi  como  la 
eglesia  liga  por  el  poder  que  le  dio  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  á  los  que  merescen  por  qué, 
otrosi  los  suelta  de  sus  merescimientos 
quando  facen  emienda  dellos. 

LEY  XCIV. 

Qué  pro  viene  á  los  homes  de  los  perdones  que 
les  dan  loé  perlados. 

.  Perdonando  los  perlados  á  los  que  han  fe- 
chos yerros  por  que  merescan  perdón  segunt 


tencias  á  los  que  se  confiesan  á  ellos ,  et  las 
otras  dan  los  arzobispos  (2)  et  los  obispos  á 
los  que  han  menester  ayudas  para  eglesias 
facer  ó  para  consagrarlas ,  ó  para  puentes  ó 

parte,  quoad  offensionem  Dei  et  EccIcsííc,  licét 
oneret  se ,  si  incauté  hoc  agat,  et  limita  et  intellige, 
ut  dixi  supra,  eod.  1.  2'i. 

(2)  Arzobispos.  Vel  Episcopi,  ut  subdit;  per  in- 
feriores vero  non  possunt concedí, etiam  si  Abbates 
¡>¡nt,  cap.  accedenlibus ,  de  excessibus  pnvlat.  et 


para  otros  bienes.  Et  los  perdones  que  los 
obispos  dan  valen  los  de  cada  un  obispo  á 
todos  los  de  su  obispado  ;  mas  non  á  los  de 
los  otros,  fueras  ende  si  los  otorgase  el 

eleclus  in  Episcopum  et  confirmatus,  licét  non  sít 
sacerdos,  ñeque  consecratus,  concederé  potest 
indulgenlias,  secundum  Abb.  rei'erentem  S.  Thoni. 
in  dicto  cap.  accedentibus :  de  Lcgalís  Papa? ,  in 
terminis  suse  legationis,  vide  in  cap.  fin.  de  of/ic, 
leyati,  in  text.  et  gloss. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


131 


deximos  en  la  ley  ante  desta,  tiene  muy 
grant  pro  en  muchas  maneras ;  mas  porque 
hay  muchos  que  dubdan  en  los  perdones, 
non  sabiendo  el  grant  pro  que  ende  viene , 
tovieron  por  bien  los  santos  padres  de  lo  de- 
mostrar 5  et  dixieron  que  cada  que  los  cristia- 
nos confiesan  sus  pecados  verdaderamiente, 
et  les  mandan  aquellos  á  quien  se  confiesan 
en  qué  manera  fagan  emienda  dellos,  que 
quantos  dias  les  otorgan  de  perdón  atantos 
les  alivia  et  les  mengua  nuestro  señor  Jesu 
Cristo  de  aquella  penitencia  que  habían  rece- 
bida ,  et  que  eran  tenudos  de  complir  en  este 
mundo,  ó  en  el  otro  en  purgatorio  :  etesto  se 
entiende  de  los  que  viven  en  penitencia 
quando  les  otorgan  los  perdones,  ó  la  facen 
luego  lo  mas  aina  que  pueden  después  que 
gelos  han  otorgados.  Ca  tan  grande  fue  la 
merced  et  la  piadat  que  fizo  nuestro  señor 
Jesu  Cristo  á  los  pecadores,  que  maguer  ellos 
non  podiesen  complir  sus  penitencias  en  este 
mundo,  que  non  quiso  que  se  perdiesen, 
solamiente  que  ellos  non  moriesen  en  pecado 
mortal.  Ca  tamaño  sabor  hobo  el  nuestro 
Señor  de  los  salvar,  que  sin  lo  que  él  quiso 
ser  home  et  morir  por  ellos ,  mostróles  aun 
carreras  por  que  podiesen  ser  sueltos  et  per- 
donados de  sus  pecados ,  et  veniesen  á  salva- 
ción. Et  esto  se  acuerda  con  lo  que  él  niesmo 
dixo  á  Moysen  quandol  mandó  que  dixiese  á 
Faraón  que  soltase  el  su  pueblo  de  Israel :  et 
él  le  preguntó  que  quál  Dios  diria  que  gelo 
mandara  :  et  respondiol  él  que  aquel  que  era 
calumpniador  fasta  la  quarta  generación  et 
perdonador  sin  fin.  Etpor  ende  todo  cristiano 
debe  entender  que  nuestro  señor  Jesu  Cristo 
siempre  buscó  carrera  por  do  los  pecadores 
que  hayan  perdón  si  por  ellos  non  fincar. 


Onde  pues  que  tamaña  es  la  pro  que  viene  de 
estos  perdones ,  todo  home  se  debe  trabajar 
de  los  ganar  en  quantas  maneras  podiere. 

LEY  XCV. 

De  los  bienes  que  los  homes  facen  estando  en 
pecado  mortal  si  aprovechan  ó  non. 

Creer  face  su  neciedatá  algunos  homes  ne- 
cios que  por  los  bienes  que  facen  estando  en 
pecado  mortal  que  pueden  ganar  paraíso. 
Onde  los  santos  padres  que  fablaron  en  esta 
razón  mostraron  por  derecho  que  esto  non 
puede  ser,  ca  todos  los  bienes  que  home  faga 
por  el  amor  de  Dios  non  valen  nada  mientra 
hobieren  la  su  saña.  Pero  como  quier  que  non 
tienen  pro  para  haber  la  su  gracia ,  váleles  en 
quanto  les  face  Dios  merced  en  darles  mas 
de  los  bienes  deste  mundo ,  et  en  menguarles 
otrosí  de  las  penas  temporales,  et  en  ayu- 
darles para  sallir  mas  aina  de  los  pecados  en 
que  están ;  et  demás  acostúmbranse  por  ellos 
á  facer  buena  vida ;  mas  en  quanto  para  ganar 
perdón  de  Dios  et  haber  su  amor  para  ir  á 
paraíso  non  les  vale  ninguna  cosa  que  fagan 
de  limosna  nin  de  merced  estando  en  pecado 
mortal. 

LEY  XCVI.  9 

Quáles  bienes  son  amortiguados  por  el  pecado 
mortal,  et  se  avivan  después  que  face  home 
penitencia  del. 

Amortiguados  son  los  bienes  que  los  homes 
facen  estando  en  pecado  mortal,  ca  non  se 
pueden  por  ellos  salvar  para  ganar  paraíso 
segunt  deximos  en  esta  otra  ley  ante  desta. 


obispo  (3)  de  aquel  lugar  do  da  el  perdón : 
et  los  que  dan  los  arzobispos  valen  otrosí  á 
todos  los  de  su  provincia  (4),  mas  los  que  da 
el  papa  valen  por  todo  el  mundo  (5).  Pero 

(5)  El  obispo.  Vel  alius  judex  ordinarius  loci ,  si 
sit  exemptus,  argum.  cap.  qaocl  autem,  de  poeni- 
tént.  et  remis.  imó  aliqui  voluerunt  sufficere  con- 
serrsum  proprii  sacerdotis  parochialis,  ut  tradit 
Specul.  tit.  de  poenit.  et  remis.  versic.  item  si  de 
pluribus;  qui  tamen  tutius  dicit  esse  de  consensu 
proprii  Episcopi. 

(h)  De  su  provincia,  Adde  cap.  nostro,  de  poenit. 
pí  remis. 


quando  algunt  arzobispo  ó  obispo  quisiere 
dar  algunt  perdón  non  lo  debe  facer  si  non  de 
quarenta  dias  (b),  fueras  ende  quando  con- 
sagran eglesia  que  pueden  dar  un  año  etnon 

(5)  Por  todo  el  mundo.  Cap.  cuneta  per  mufl- 
dum,  et  cap.  per  principalem,  9.  queest.  5. 

(6)  Quarenta  dias.  Adde  cap.  cuín  ex  eo,  de 
poenit.  et  remis.  et  isti  dies  non  sunt  dies  Cceli,  seu 
Purgatorii,  sed  mundi :  unde  remissio  quadraginta 
dierum  tantura  valet,  quantum  si  quis  &0  diebus 
faceret  pcenitentiam ,  secundum  communem  juris , 
vel  sacerdotum ,  vel  justitise  divinas  impositionem 
fíictam ,  vel  faciendam ,  intelligendo  quód  ista  taxa- 


152 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


Pero  si  alguno  hobiese  fecho  alimosnas  ó 
otros  bienes  non  estando  en  este  pecado  so- 
bredicho, et  después  cayese  en  él,  perderien 
la  fuerza,  et  amortiguarse  hian  aquellos  bie- 
nes que  fecicra  mientra  en  él  estodiese,  mas 
después  que  feciese  penitencia  del ,  asi  como 
él  resucitarle  del  pecado  que  hobiese  fecho, 
asi  se  avivarían  luego  los  bienes  que  fecicra 
ante  que  pecase.  Et  por  ende  se  deben  todos 
los  cristianos  esforzar  quanto  mas  pudieren 
de  non  estar  en  pecado  mortal ,  pues  que  los 
bienes  que  estonce  facen  non  les  ayudan  á 
ganar  el  amor  de  Dios  porque  entren  en  el 
su  regno  después  que  morieren. 

LEY  XCVII. 

En  quántas  maneras  facen  bien  los  vivos  que 
tenga  pro  á  las  almas  de  los  muertos. 

Bien  facer  es  tan  grant  cosa  et  tan  buena , 
que  non  tan  solamiente  vencen  los  homes  por 
ello  el  mundo  et  acaban  sus  fechos  como 
quieren ,  mas  aun  ganan  en  su  vida  el  amor 
de  Dios,  que  es  sobre  todo,  por  que  después 
de  su  muerte  van  á  paraíso ;  et  sin  la  pro  que 
tiene  á  aquellos  mismos  que  lo  facen ,  ha  en 
sí  tan  grant  fuerza,  que  viene  ende  grant 
bien  á  aquellos  por  quien  es  fecho ,  asi  como 
á  los  muertos  :  ca  bien  asi  como  les  tienen 
pro  después  que  mueren  los  bienes  que  facen 
en  su  vida  en  este  mundo,  otrosí  gela  facen 
los  otros  bienes  que  son  fechos  por  ellos.  Et 
por  ende  deben  mucho  rogar  á  Dios  los  que 
viven  en  este  sieglo  por  las  almas  de  los  muer- 
tos, ca  por  los  bienes  que  aquí  facen  por  ellos 
alivíales  Dios  las  penas  á  los  que  yacen  en 
purgatorio,  et  sácalos  Dios  mas  aina  etliéva- 
los  á  paraíso ,  maguer  ellos  en  su  vida  non 
podiesen  complir  las  penitencias  que  les  die- 


ron. Et  estos  bienes  son  en  quatro  maneras  i 
la  primera  es  en  decir  misas  en  que  se  face 
el  sacrificio  del  cuerpo  de  nuestro  señor  Jesu 
Cristo ,  que  es  la  mas  noble  cosa  que  puede 
ser  fecha ,  nin  en  que  haya  mayor  virtud  para 
salvamiento  de  los  cuerpos  et  de  las  almas : 
la  segunda  cosa  es  las  oraciones  que  por  ellos 
son  fechas,  en  que  ruegan  á  Dios  que  les 
haya  merced,  et  á  los  santos  que  gelo  rue- 
guen  :  la  tercera  es  las  alimosnas  que  dan  á 
los  pobres,  ó  en  otros  lugares  que  conviene 
segunt  que  se  entiende  que  teman  pro  á  las 
almas  de  los  finados  :  la  quarta  es  los  ayunos 
que  ayunan  por  ellos  sus  parientes,  ó  sus 
amigos,  ó  otros  qualesquier  que  los  fagan. 
Ca  por  estas  quatro  maneras  que  los  homes 
facen  por  ellos  les  face  Dios  quatro  mercedes: 
la  primera  que  abaxa  Dios  su  saña  que  ha 
contra  ellos :  la  segunda  es  que  alivia  á  los 
que  yacen  en  infierno  de  las  penas  que  han  : 
la  tercera  que  saca  del  purgatorio  mas  aina 
los  que  ni  yacen  porque  non  podieron  com- 
plir en  su  vida  las  penitencias  que  les  dieron : 
la  quarta  es  que  los  mete  en  paraíso ,  do  son 
seguros  de  nunca  haber  pena  nin  cuita. 

LEY  XCVIII. 

Quáles  son  las  cosas  que  los  homes  facen  que 
tienen  daño  á  los  muertos,  et  non  á  ellos  pro. 

Daño  tienen  á  las  almas  de  los  muertos  al- 
gunas cosas  que  los  vivos  facen  por  ellos,  asi 
como  quando  los  sotierran  cerca  de  los  alta- 
res :  ca  esto  non  debe  ser  fecho  sinon  á  homo 
que  fuese  santo  por  honra  de  Dios ,  ca  non 
por  la  del  muerto.  Eso  mismo  decimos  de 
aquellos  que  facen  las  sepulturas  mucho  altas, 
ó  las  pintan ,  tanto  que  semejan  mas  altares 
que  monimentos ,  ó  otras  sobejanías  que  se 


mas,  quier  sean  muchos  (7)  obispos  ó  uno. 
Et  todos  estos  perdones  que  los  obispos  et 
los  otros  perlados  mayores  dan,  asi  valen 
como  ellos  los  otorgan-,  ca  en  qüalquier 
manera  que  home  faga  emienda  de  sus  pe- 

t¡o  fíat  secundum  divinam  justitiam ,  prineípaliter ; 
secundum  cañones  vero  ad  arbitrium  sacerdo- 
lum ,  secundario ,  in  quantum  taxant  secundum 
justiliam  Dei,  non  declinando  ad  minus ,  quia 
valerent  plus,  ñeque  excedendo  in  plus,  quia 
valereñt  minus,  Bicut  poteris  videro  laliüs  per 
Tlieologos  in  H.  eenteníiar.  distinct.  20.  per  Syl- 


cados,  segunt  le  manda  santa  eglesia,  quito 
es  delloS ,  et  los  que  la  eglesia  absuelve  son 
absueltos,  et  otrosi  los  que  liga  son  ligados 
por  el  poder  que  nuestro  señor  Jesu  Cristo 
le  dio. 

vestr.  insumma,  in  verbo ,  indidgentia,  versic.  U. 
quairüur. 

(7)  Muchos.  Vult  quód  si  plures  Episcopi  sint  in 
dedicatione  Ecclesiaj,  tantum  sit  unus  annus;  et 
si  unus  Episcopus  tanlüm  sit,  ille  potest  daré  an- 
num,  ut  patel  in  cap.  cum  ex  eo>§.  ad  luce,  de 
pamüent.  et  remis. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


133 


facen  mas  á  placer  et  á  voluntad  délos  vivos, 
que  non  á  pro  nin  á  bien  de  los  finados.  Otro 
tal  es  de  los  que  cubren  las  fuesas  con  man- 
teles, et  ponen  hi  pan  et  vino  et  otras  viandas 
para  dar  á  pobres,  ca  maguer  lo  facen  como 
en  razón  de  alimosna ,  la  manera  es  tan  mala 
en  que  se  faz,  que  non  tiene  pro  al  vivo,  et 
face  daño  al  muerto  por  quien  es  fecho.  Ca 
bien  asi  como  á  los.  buenos  non  empesce  si 
los  sotierran  vilmiente  etsin  las  honras  dcste 
mundo,  asi  non  tiene  pro  á  las  almas  de  los 
malos  enterrarlos  bien  nin  facerles  grant 
honra. 

LEY  XC1X. 

Que   y>n  tiene  pro  et  tiene  daño  en  facer  duelo 
por  los  muertos. 

Gentiles  fueron  unos  homes  que  hobieron 
creencias  de  muchas  maneras ,  et  muchos  hi 
hobo  dellos  que  creyen  que  quando  el  home 
finaba  que  todo  morie  también  el  alma  como 
el  cuerpo.  Et  por  esta  razón  de  desesperanza 
en  que  cayen,  cuidando  que  ningunt  homo 


non  resucitarie  nin  se  salvarte ,  por  ende  des- 
preciaban las  almas  et  non  se  querían  repen- 
tir  nin  facer  penitencias  de  sus  pecados,  mas 
facien  grandes  duelos  et  desaguisados  por  los 
muertos  ^  asi  que  algunos  hi  habia  que  non 
querían  comer  nin  beber  fasta  que  morien , 
et  otros  que  se  mataban  con  sus  manos,  et 
otros  que  tanto  se  ponien  el  duelo  á  corazón 
que  perdían  el  seso  :  et  los  que  menos  d< 
facían  mesábanse  los  cabellos  et  tajábanlos, 
et  desfacian  sus  caras  rascándolas ,  ó  feríense 
con  alguna  cosa ,  ó  se  dexaban  caer  en  tierra 
de  manera  que  recibian  lision  ó  habían  á  mo- 
rir. Et  todas  estas  cosas  facien  por  desespe- 
ramiento  en  que  los  metie  el  diablo,  facién- 
doles creer  que  npn  tan  solamiente  perdien 
los  que  morien  los  cuerpos ,  mas  aun  las  al- 
mas, teniendo  que  morien  con  ellos  de  so 
uno.  Et  esto  era  heregia  et  muy  contra  razón, 
ca  por  sallirse  el  alma  del  espíritu  movedor, 
quando  el  cuerpo  queda  de  moverse ,  non  se 
puede  desfacer  por  eso  el  alma,  que  es  de 
entendimiento  et  de  razón  •,  ca  esta  aparta  al 
home  et  le  face  ser  mas  noble  que  todas  las 


LEX  XLV1. 

Qué  pro  viene  á  los  homes  de  los  perdones  que 
les  dan  los  perlados. 

Perdones  et  solturas  muy  grandes  otorga 
santa  eglesia  á  los  cristianos  (i)  segunt  dice 


en  la  ley  ante  desta ,  et  porque  muchos  ho- 
mes son  que  dubdan  en  ellos,  et  non  saben 
el  grant  pro  (2)  que  viene  ende,  tovieron por 
bien  los  santos  padres  de  lo  mostrar,  et  di- 
xieron  que  cada  que  los  cristianos  confiesan 
sus  pecados  verdaderamente ,  et  les  mandan 
aquellos  á  quien  se  manifiestan  en  qué  ma- 


IEX  XLVI. 

Prodcst  indulgentia ,  quia  quotquot  dies  indul- 
gentia? conceduntur,  tot  ex  Jesu-Christi  miseri- 
cordia bis ,  quibus  indulgelur  de  peccatis  suis , 
in  hoc  sseculo  vel  purgatorio  remittuntur ;  dura 
tamen  diligentia  pcenilentias  adimplendi  non 
deficiat  :  et  licet  quis  non  impleta  pcenitenlia 
deficiat,  non  erit  ideó  perpetuó  daranatus.  Ho'c 
dicit. 

(1)  A  los  cristianos.  Existentibus  in  mortali 
indulgcntise  non  valent  quantum  ad  remissionem 
pcena?,  secundumomnes  :  et  adverte,  quód  etiam 
religiosis  prosunt  indulgentia? ,  si  observent  teno- 
rem  bulla? ,  ut  scilicet  de  licenlia  prselatorum  suo- 
rum  dentaliquid,  vel  faciant,quia  non  sunt  pejoris 
^onditionis  quarii  alii ;  non  lamen  per  eas  remit- 
tuntur imposita  in  foro  capituli ,  quia  illudnon  est 
poenitentiale ,  sed  judiciale  :  ñeque  tamen  oportet 
religiosos  exire  claustra  pro  indulgentiis ,  licet  illa? 
plus  valeant  quoad  remissionem  culpa? ,  quam  ob- 
scrvanlia;  é  contrario  lamen  est  quoad  acquisilio- 


nem  prsemii ,  secundum  S.  Tbom.  et  tradit  Sylvcst. 
in  summa,  in  verbo ,  indulgentia ,  yersic.  séptimo 
gMceriíMí* : prselalo  lamen,  qui  illas  concessil,  elsi 
facial  id  propter  quod  concessit ,  non  valent ,  se- 
cundum Vincent.  in  cap.  cum  ex  eo,  depesnit.  et 
remis.  et  recitans  eum  simpliciler  transit  Joan. 
Andr.  et  idem  Arcbid.  in  cap.  fin.  de  poenitent.  et 
remis.  lib.  6.  ubi  Dominic.  referí  Gaspar  Cald.  in 
repetit.  cap.  nostro  de  pcenit.  et  remis.  dicenlem , 
quód  paler  suus,  in  diclo  cap.  cum  ex  eo ,  tenet 
opinionem  SanctiTbom.  in  h.  sententiar.  dist.  20. 
quaest.  k.  arlic.  5.  ubi  dicit,  quód  indulgentia  da- 
tur  auctoritate  jurisdictionis,  et  administralionis 
generalis ,  quam  habet,  et  per  quam  polest  dispen- 
sare thesaurum  Ecclesia?;  ergo  poslquam  posuit 
indulgentiam  generalera,  poterit  illa  uti,  el  idem 
vull  Dominicus  in  dicto  cap.  fin.  et  isla  videtur 
verior  opinio,  et  qua?  tenetur  per  Tbeologos. 

(2)  Pro.  Ad  quid  prosunt  indulgentia??  GIos.  in 
cap.  qiiod  autem,  de  pmUtcnl.  et  remis.  ponit 
mullas  opiniones,  ponit  etiam  Host.  tit.  de  remis. 
versic.  ad  quid  valent ,  tradit  cliam  S.  Thom.  üi  h. 


13a 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


otras  almas  que  han  las  animalias  et  las  pían- 
tas ,  quanto  en  criar  et  en  sofrir  :  ca  maguer 
non  puede  ser  que  el  home  non  se  duela  mu- 
cho naturalmiente  quando  pierde  cosa  en 
que  ha  grant  debdo  ó  grant  amor,  non  debe 
por  eso  mostrar  tan  grant  pesar  nin  facer  ta- 
maño duelo  que  al  muerto  non  tenga  pro.  Et 
por  ende  nuestro  señor  Dios  queriendo  sacar 
los  bornes  deste  yerro  defendiólo  en  la  ley 
vieja  que  dio  á  Moysen  quandol  mandó  que 
defendiese,  que  non  feciesen  duelo  por  los 
muertos,  ca  paraíso  habie  para  los  que  ficíe- 
senbien  et  infierno  para  los  malos.  Demás  que 
todos  habían  de  resucitar  el  dia  del  juicio :  et 
que  estos  duelos  que  los  non  feciesen  en  la 
manera  que  las  otras  gentes  desesperadas 
usaban  de  los  facer,  nin  se  trabajasen  de  des- 
facer la  noble  figura  et  apuesta  del  home  que 
el  ficiera  á  su  figura  et  á  su  semejanza.  Et 
después  quando  vino  nuestro  señor  Jesu  Cristo 
que  tollo  de  este  mundo  los  yerros  et  las  ce- 
guedades en  que  los  homes  vevien ,  defendió 


otrosí  en  la  ley  nueva  que  non  feciesen  duelo 
por  los  muertos :  et  esto  fue  quando  resucitó 
al  fijo  de  la  viuda,  que  dixo  que  non  llorasen 
por  él  5  et  otrosí  quando  resucitó  á  la  fija  del 
príncipe  de  la  sinagoga,  que  mandó  que  echa- 
sen de  la  casa  do  yacie  muerta  todos  los  que 
feciesen  duelo  por  ella,  et  non  la  quiso  de 
ante  resucitar.  Et  por  esto  nos  dio  á  entender 
quel  non  plazie  de  los  duelos,  ca  non  se 
aprovechaban  dellos  las  almas  de  los  muertos, 
antes  las  embargaba,  mas  los  bienes  que  por 
ellas  facían  les  tienen  pro.  Et  después  los 
santos  padres ,  que  ordenaron  en  santa  egle- 
sia  muchos  bienes ,  establecieron  que  non  fe- 
ciesen duelo  por  ellos,  et  mandáronlo  muy 
aíincadamiente  porque  viene  ende  grant  daño 
sin  pro.  Et  por  eso  dixo  el  Apóstol  sant  Pa- 
blo que  non  se  entristeciesen  por  los  que 
finaban ,  como  facían  las  otras  gentes  que  non 
habían  creencia  nin  esperaban  de  resucitar  : 
ca  los  que  mueren  non  se  pierden  segunt  la 
fe  católica  •,  mas  son  átales  como  los  que  pa- 


nera fagan  emienda  dellos ,  que  quantos  dias 
les  otorgan  de  perdón ,  tantos  les  alivia  et  les 
mengua  nuestro  señor  Jesu  Cristo  de  aquella 

sententiar.  dist.  2.  artic.  3.  qusest.  1.  Gencralis 
conclusioTheologorum,  etCanonistarumest,  quód 
valent  quantum  ad  forum  Ecclesise ,  et  quantum  ad 
forum  Dei  ad  remissionem  pcenae  residuae  post 
conlriüonem,  confessionem  et  absolutionem,  sive 
sit  inj uñeta  pocnilentia  per  sacerdotem,  sive  per 
cañones,  sive  non  sit  inj  uñeta  ab  eis,  sed  á  Deo 
injungenda  :  ita  tenent  Theologi  in  U.  sententiar. 
dist.  20.  Joan.  Andr.  Abb.  et  alii ,  in  dicto  cap. 
quod  autetn.  Prosunt  igitur  indulgenlire  (prout 
verba  sonant)  quoad  Deum,  et  quoad  poenitcntiam 
luc  injunctam ,  el  probatur  in  cap.  cum  ex  eq ,  de 
jjoenü.  et  remis.  et  idem  lenet  Host.  in  dicto  versic. 
ad  quid  valent.  Cum  enim  Papa  vocatus  sit  in  pie- 
nitudincm  polcslat¡s,cxteri  autem  in  partcm  solli- 
citudinis,  cap.  ad  honorem,  de  auctorit.  et  usu 
fallH,  cap.  qui  sescit,  2.  qusest.  6.  non  esl  tulum 
contra  lalcm  potestatem  clavium  disputare.  Abu- 
lens.  Matth.  cap.  10.  qusest.  H0.  dicit,  quód  incon- 
cessionibus  indulgenliarum,  in  quibus  exprimilur 
quantum  posse  debeant ,  ul  quia  dicit  plenaria  re- 
missio,  ycI  quarta,  aut  quinta  pars  peccatorum, 
id  cst,  pceme  debita;  pro  peccalis,  vel  dúo,  aut 
tres  anni,  aut  septem  dies,  et  ita  de  alus  conces- 
sionibus ,  quód  solet  dici,quód  isüc  indulgcnlise 
tamen  prosunt  quantum  sonant,  et  quód  intclliga- 
tur  quoad  pcenam  purgatoriam.  Si  er;.ro  Papa  l'aciat 
gcncralem  remissionem  pro  subsidio  Terne  Sanche, 
ct  aliquis  vero  pcmilcns,  el  contritas  assumil  cru- 


penitencia  que  habien  rescibida,  et  que  eran 
temidos  de  complir  en  este  mundo  ó  en  el 
otro  en  purgatorio  (3) ;  et  esto  se  entiende 

cem ,  credens  firmiter  omnem  sibi  satisfactionem 
tcmporalcm  remilti,  et  siemoritur,  credendum  est, 
quód  ñeque  Purgatorium  sentiet,  secundum  Host. 
ubi  supra.  Est  enim  in  Ecclcsia  tbesaurus  sanguinis 
Chrisli ,  et  multorum  sanctorum  qui  satisfecerunt 
plus  quam  debuer,unt,  et  multorum  sanctorum 
marlyrum,  qui  pro  fide  inEcclesiasanguinem  suum 
fuderunt,  et  ultra  quam  peccassent,  puniti  fuerunt. 
Tbesaurus  ergo  iste  est  in  scrinio  Ecclesiae  repo- 
situs ,  enjus  claves  habet  Ecelesia  :  unde  quando 
vult  potest  scrinium  aperire ,  et  thesaurum  suum 
cbnimúnicare,  remissiones  et  indulgentias  íidelibus 
faciendo ,  secundum  Host.  ubi  supra ,  ct  etiam  se- 
cundum S.Thom.inft.  sententiar.  dist.  2.  qiuest.  1. 
arlic.  3.  et  nota,  quód  si  visilanli  aliquam  Eccle- 
siain  dalur  indulgcntia  ccnlum  annorum,  vel  alias, 
quód  vicini  Ecclesise ,  imó  ct  elcrici  illius  conse- 
quuntur,  visitantes  tamen,  quantum  ille,  qui  venit 
á  mille  dietis;  quia  remissio  non  proporlionalur 
labori,  sed  merilis,  qua;  dispensantur,  secundum 
S.  Tliom.  3.  part.  quoest.  llfc.  artic.  2.  et  Luc.  de 
Pen.  in  1.  modios,  col.  2.  in  fin.  C.  de  suscept.  prcep. 
et  arcar,  lib.  10.  et  ibi,  quód  visitans  consequitur 
semel  lianc  indulgcntiam ,  non  quoliescumque  vi- 
silavcrit,  nisi  in  aliqua  Ecelesia  sit  indulgenüa 
perennis,  ut  in  Ecelesia  sancli  Petri  'lO.  dicrum, 
tune  quoliescumque  aliquis  vadit,  totics  indulgen- 
tium  consequitur  :  vide  Luc.  ubi  supra. 
(3)  En  purgatorio.  Et  cliam  quoad  Ecclcsiam 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


155 


san  de  un  logar  á  otro.  Et  los  que  facen  bien 
van  á  paraiso ,  ct  todos  los  otros  Yan  á  pena 
de  purgatorio  ó  de  infierno. 

LEY  C. 

Qué  pena  han  segunt  santa  eglesia  los  que  facen 
duelos  desaguisados  por  los  muertos. 

Doliéndose  los  homes  de  los  que  mueren 
por  el  amor  ó  por  el  debdo  que  con  ellos  han, 
ó  por  otra  razón  que-han  derecha  de  lo  facer, 
habiendo  piadat  de  las  sus  almas  por  los  pe- 
cados que  han  fecho,  ó  cobdiciando  que  les 
faga  Dios  merced  et  les  perdone,  tales  duelos 
como  estos  son  buenos.  Mas  los  duelos  que 
facen  los  homes  en  que  se  mesan  los  cabellos, 
ó  se  rompen  las  caras  et  las  desafiguran ,  ó  se 
íieren  de  guisa  que  vengan  á  lision  ó  á  muerte 
segunt  deximos  en  la  ley  ante  desta ,  estos 
duelos  son  malos  porque  se  facen  con  deses- 
peramiento  et  con  crueza.  Et  por  ende  tovie- 
ron  por  bien  los  santos  padres  que  los  que 


desta  guisa  lo  feciesen  que  non  les  diesen  los 
clérigos  los  sacramentos  de  santa  eglesia,  nin 
los  cogiesen  en  ella  quando  hobiesen  á  decir 
las  horas  fasta  que  fuesen  sanos  de  las  mesa- 
duras,  ó  de  los  ráscanos,  ó  de  las  otras  feri- 
das  ó  males  que  hobiesen  fecho ,  et  feciesen 
penitencia  dello;  salvo  ende  si  cayesen  en 
muy  grant  enfcrmedat  de  que  se  temiesen  que 
moririen,  ca  en  tal  lugar  como  este  debelaos 
acorrer  con  los  sacramentos  de  Dios  porque 
sean  salvos  et  non  se  pierdan.  Otrosí  manda- 
ron por  esta  razón  mesma  que  quando  los 
clérigos  aduxiesen  la  cruz  á  la  casa  onde  el 
muerto  estodiese ,  et  oyesen  que  facian  ruido 
dando  voces  por  el  home ,  ó  endechando,  que 
se  tornasen  con  ella  et  non  la  metiesen  ahi 
onde  tales  duelos  feciesen  :  eso  mesmo  de- 
cimos quando  toviesen  el  cuerpo  del  muerto 
en  la  eglesia ,  que  non  deben  llorar  nin  dar 
voces  por  que  se  estorben  de  decir  las  horas, 
ca  en  aquella  sazón  todos  deben  callar  et 
rogar  á  Dios  por  los  muertos  que  les  haya 


de  los  que  viven  en  penitencia  quando  les 
otorgan  los  perdones ,  ó  la  facen  luego  lo  mas 
aina  que  pueden  después  que  gelos  han  otor- 

militantem  per  indulgentiam  pcenitentiae  injuríela) 
remiltuntur,  ut  patet  in  dicto  cap.  cum  ex  eo ,  $.  ad 
hwc ,  de  pcenit.  et  remis.  consulit  tamen  Host. 
ubi  supra  in  dicto  vers.  ad  quid  valent,  quód  is , 
qui  tales  remissiones  acquisivit ,  non  utatur  eis  in 
liac  vita,  sed  reservet  in  purgatorio  :  quamvis  enirn 
non  tenealur  lüc  de  necessitate  faceré  poenitentíam 
ínjunctam  jejunii,  vel  alias;  quia  per  remissiones 
hujusmodi ,  etiam  si  indiscreté  fiant ,  satisfactiones 
tamen  pcenitentiae  enervantur,  secundum  Conci- 
lium  genérale  in  dicto  cap.  cum  ex  eo;  tamen  quia 
nescit  pcenitens  utrum  sacerdos  ei  injunxerit  poe- 
nitentíam, quam  debuisset  (quae  bodie  vix  impo- 
.  nilur)  cum  pro  quolibet  peccato  mortali  septennis 
pcenitentia  regulariter  debeatur,  et  id  quod  non 
est  purgatum  in  bac  vita ,  debet  purgari  in  Purga- 
torio, fatuus  et  simplex est,  qui  ibidem  hujusmodi 
indulgentias  non  reservat ,  cum  si  ipsas  sibi  reser- 
vaverit,  tot  diebus,  quot  ei  lúe  remissi  sunt,  sit 
minus  in  purgatorio  quám  fuisset  :  et  gratiosior 
sit  ibi  poenitentia  unius  diei,  quám  hic  centum. 
Quod  et  dicit  intelligendum  de  remissionibus  par- 
ticularibus,  quae  fiunt  per  Papametalios  inferiores, 
dicentes,  tantum  de  injuncta  poenitentia  relaxa- 
mus  ,  secus  de  generali  et  universali ,  per  quam 
omnis  satisfactio  remiüitur,  quae  á  solo  Papa  fieri 
consuevit;  ibi  enim  evolant,  si  in  tali  statu  mo- 
riantur,  ut  et  dictum  est  superius.  Quid  autem 
de  indulgentiis ,  quae  conceduntur  jam  mortuis 


gados  •,  ca  tan  grant  fue  la  piadat  que  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  hobo  de  los  pecadores,  et 
la  merced  que  les  quiso  facer,  que  maguer 

existentibus  in  Purgatorio,  Host.  ubi  supra,  versic. 
ubi  operatur,  dicit ,  quód  non  prosunt  illis ,  quia 
potestas  clavium  non  extenditur  ad  tales ,  cum  non 
sint  de  foro  Ecclesiae ,  sed  de  foro  Dei ;  faletur  ta- 
men ,  quód  eleemosyna  prodest  defuncto ,  qui  est 
in  Purgatorio ,  non  ex  vi  indulgentiae ,  sed  ex  vi 
eleemosynae,  sicut  et  alia  suffragia  ccclesiasticae 
cbaritatis :  vide  ibi  latius  per  eum ,  qui  respondet 
ad  aliqua,  quae  contra  boc  possunl  objici.  Sanct. 
Thom.  vero  in  U.  senlentiar.  dist.  Uo.  desuffragiis 
mortúorum,  quaest.  2.  artic.  3.  dicit,  indulgentias 
prodesse  talibus  defunclis,  si  continenlur  in  te- 
nore  bullarum,  dummodo  faciat  aliquis  pro  eis 
quod  mandalur;  et  idem  vult  S.  Thom.  3.  part. 
quaest.  117.  art.  ult.  et  Luc.  de  Pen.  in  l.jubemus, 
€.  de  preep.  sacri  cabiciU.  lib.  12.  Abulens.  etiam 
Matth.  16.  q.  60.  late  altingit  islum  articulum,  el 
vult,  quód  si  forma  lalis  sit,  ut  possit  extendí  ad 
mortuos,  obtinebunt  ipsi  indulgentias  per  actus 
viventium ,  ut  si  coñeedalur  sic  :  Quicumque  fe- 
cerit  tale  opus ,  ipse  vel  pater  ejus ,  aut  quicumque 
cognalorum  suorum  in  Purgatorio  detentorum  , 
quem  ipse  elegerit ,  habebit  tantum  de  indulgentia, 
cumnullaratio  est,  quare  Ecclesia  possit  Irán sferre 
merita  communia ,  quibus  innituntur  indulgentia?, 
in  vivos ,  et  non  in  mortuos ,  quae  fuit  ratio  S.  Tho- 
mae,  et  aliorum  :  et  tándem  dicit  Abulens.  quód 
licet  aliqua  difficultas  subappareat ,  tamen  propter 
Ecclesiae  consuetudinem ,  quae  non  errat,  videtur 


156 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV, 


merced  á  las  ajmas.  Ti  esto  deben  facer 
mayormiente  en  quanto  dixieren  la  misa , 
porque  estonce  consagran  el  cuerpo  et  la  san- 
gre de  nuestro  señor  Jesu  Cristo :  ca  tan  noble 
et  tan  santa  cosa  es  esta ,  que  todo  lo  al  debe 
ser  dexado  mientra  esto  federen,  asi  que  non 
pueda  venir  por  ello  destorbo  nin  embargo 
al  clérigo  que  lo  consagrare ;  et  si  alguno 
porfiare  non  queriendo  dexar  de  lo  facer, 
débenle  echar  luego  fuera  de  la  eglesia,  quier 
sea  clérigo  ó  lego.  Et  aun  sin  esto  mandaron 
que  si  en  levándolo  á  la  eglesia  ó  á  la  fuesa 
lo  feciesen ,  que  dexasen  los  clérigos  de  so- 
terrarle et.  de  acomendar  el  alma  á  Dios  de- 
cidido sobre  él  aquellas  oraciones  que  son 
establecidas;  et  esto  fasta  que  callasen.  Et 
defendieron  otrosi  que  quando  toviesen  los 
muertos  en  la  eglesia  que  les  non  dexasen 
las  caras  descubiertas;  et  esto  porque  los 
homes  en  catándolos  non  se  moviesen  á  facer 
duelo  por  ellos  :  et  aun  dieron  mas  pena , 
que  si  alguno  besase  al  muerto  ó  se  echase 
con  él  en  el  lecho,  que  ayunase  ocho  dias  á 
pan  et  á  agua ,  et  que  le  non  recibiesen  en  la 
eglesia  por  un  mes. 

LEY  CI. 

Del  quarío  sacramento  que  es  el  sacrificio  }  et 
de  la  comunión  que  se  face  del  cuerpo  de 
nuestro  señor  Jesu  Cristo. 

Sacrificio  del  cuerpo  de  nuestro  señor  Jesu 
Cristo  es  el  quarto  sacramento  que  se  faz  en 


santa  eglesia  et  que  debe  recebir  todo  cris- 
tiano .-  ca  maguer  sea  lavado  por  el  bautismo, 
et  confirmado  en  la  creencia  por  la  con- 
firmación ,  et  alimpiado  en  el  cuerpo  et  en  el 
alma  por  la  confesión,  si  el  cuerpo  de  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  non  recibe  que  le  faga  se- 
guro et  cierto  de  todos  los  otros  sacra- 
mentos, et  le  dé  esfuerzo  con  que.  los  sepa 
guardar  et  mantener,  non  es  complido  cris- 
tiano. Onde  pues  que  fablado  habernos  del 
bautismo ,  et  de  la  confirmación  et  de  la  pe- 
nitencia ,  queremos  agora  fablar  de  la  co- 
munión que  se  face  del  cuerpo  de  nuestro 
señor  Jesu  Cristo ,  et  mostrar  porque  ha  asi 
nombre  :  et  qué  cosa  es  en  sí  la  comunión  : 
et  por  qué  razón  dicen  las  misas  en  santa 
eglesia  en  horas  señaladas  :  ct  que  el  misa- 
cantano  non  debe  decir  mas  de  una  misa  en 
el  dia :  et  por  quántas  razones  pueden  los 
clérigos  decir  misa  dos  veces  en  el  dia  :  et 
que  non  deben  los  homes  dexar  de  oir  las 
misas  del  dia  por  cuidar  que  es  mejor  de  oir 
otras  :  et  quántas  cosas  son  menester  en  el 
sacramento  del  cuerpo  de  nuestro  señor  Jesu 
Cristo  :  et  por  qué  razones  deben  ayuntar  el 
agua  con  el  vino  en  el  cáliz  :  et  del  sacrificio 
por  quién  fue  primero  establecido,  et  en  qué 
dia  et  por  qué  palabras  :  et  por  qué  razón 
face  el  clérigo  tres  partes  de  la  hostia  después 
que  es  sagrada  :  et  de  qué  metales  se  deben 
facer  los  cálices  porque  se  faga  el  sacrificio 
sin  peligro  :  et  los  corporales  por  qué  razón 
deben  ser  de  paño  de  lino  et  non  de  otra 


ellos  non  pudiesen  complir  en  este  mundo 
sus  penitencias,  que  non  quiso  que  se  per- 

hoc  concedendum,  et  ibi  respondet  ad  rationes 
tenentium  contrarium ,  quae  sunt :  Quia  hoc  dalo, 
sequeretur  quód  tune  possenl  liberan  omnes,  qui 
suntin  Purgatorio,  quod  non  videtur  conveniens, 
quia  sic  evacuaret  ordinem  punitionis  á  Dco  insti- 
tuía? ;  et  quia  sic  dirigerenlur  indulgentiaj  ad 
dcl'unctos,  et  tamen  Ecclesia  non'exercel  super  dé- 
nmelos opus  aliquod  jurisdiclionis,  nam  ad  pri- 
mam  respondet :  Quód  Papa  non  potest  pro  suo 
arbitrio  liberare  omnes  existentes  in  Purgatorio , 
quia  boc  csscl  super  illos  directam  jurisdiclioneni' 
exercere;  et  quia  tales  indulgentue  numquam  pos- 
sunt  concedí  sine  causa  rationabili  ,  ut  omnes 
Doctores  falenlur,  et  non  oceurrit  (dicil  ipse)  in 
promptu  lalis  causa,  secundum  quam  fructus  in- 
dulgenliarum  concessarum  yiventibus,  posset  ex- 
tendí ad  omnes  cxislentes  in  Purgatorio',  cuín 
quolidie  tot  anima;  demnelorum  ¡Ihic  dcscendanl; 


diesen  por  ende,  solamente  que  non  muriesen 
en  pecado  mortal. 

ideo  non  est  in  arbitrio  Papa?  evacuare  Purgato- 
riura.  Sylvest.  lamen  in  sunima,  in  verbo  Papa, 
versic.  6.  qucerüur,  dicil,  quód  Papa  non  potest 
spoliare  Purgatorium  sua  volúntate  prsecisé,  sed 
mediante  illo  infinito  tbesauro ;  et  sicut  potest  li- 
berare á  pcena  peccatorum  debita  in  hoc  mundo 
omnes ,  qui  sunl  in  mundo ,  si  faciant  quod  man- 
dat,  cliamsi  cssent  millics  pluries  quám  sint,  ita 
liberare  potest  omnes,  qui  sunt  in  Purgatorio,  si 
quis  pro  eis  faciat  quod  jubet;  peccare  tamen  in- 
discreto conccdcndo,  et  in  hoc  casu  dicil,  quod 
dicunl  Doctores,  quód  non  potest  ad  libilum  spo- 
liare Purgatorium,  bene  lamen  facit  banc  gratiam 
vivis :  subdit  Abulens.  quód  ipsi  possunt  transferre 
has  indulgentias,  in  quos  voluerint,  tam  in  vivos, 
quam  in  dénmelos;  et  ad  secundum  respondet, 
quód  Ecclesia  non  dirigit  indulgenliam  in  defunc- 
tunij  sed  conceditur  yíyís,  a  quibus  inlerdum  re- 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESÍA. 


137 


cosa  i  ct  qué  quiere  decir  misa  :  et  por 
quántas  razones  es  asi  llamada  :  et  de  las 
tres  maneras  en  que  se  acaban  las  misas  :  et 
del  corpus  Domini  que  deben  tener  los  clé- 
rigos para  los  enfermos  :  et  cómo  lo  deben 
guardar  :  et  en  qué  manera  deben  los  misa- 
cantanos  llevar  el  corpus  Christi  á  los  en- 
fermos ct  á  los  otros  :  et  cómo  se  deben 
homillar  los  cristianos  al  corpus  Christi 
quando  lo  llevan  para  comulgar  á  los  en- 
fermos :  et  cómo  deben  facer  los  judíos  et 
los  moros  quando  se  encontraren  con  el 
corpus  Christi :  et  cómo  los  clérigos  deben 
tener  las  eglesias  limpias  et  apuestas,  et  todas 
las  otras  cosas  que  son  menester  para  servir 
á  Dios  con  ellas  :  et  de  las  reliquias  de  los 
santos  cómo  deben  ser  guardadas  et  hon- 
radas :  et  cómo  deben  ser  probados  et  muy 
esmerados  los  que  otorga  el  apostóligo  por 
santos  :•  et  qué  departimiento  ha  entre  las 
cosas  que  se  facen  por  natura  ó  por  miraglo  : 
et  quántas  cosas  ha  menester  el  miraglo  para 
ser  verdadero. 

LEY  Cíi. 

Que  fabla  de  la  comunión  qué  cosa  es. 

Comunión  tanto  quiere  decir  como  cosa 
comunal  en  que  han  muchos  parte  :  et  por 
ende  en  este  lugar  se  entiende  señalada- 
miente  por  el  cuerpo  de  nuestro  señor  Jesu 
Cristo ,  del  qual  todos  los  cristianos  son  par- 
cioneros ,  et  débenlo  recebir  en  todas  guisas. 
Ca  asi  como  por  la-  comunión  ganan  los 
homes  comunalmente  á  Dios ,  cada  uno  en 
parte  segunt  la  voluntad  et  los  cuerpos, 
otrosi  lo  ganan  todos  en  uno  por  creencia 
segunt  el  entendimiento  et  la  razón  de  las 


obras ;  ca  non  puede  el  cristiano  recebir  el 
corpus  Christi  que  non  reciba  con  él  la  fuerza 
et  la  virtud  de  la  Trinidat :  ca  bien  asi  como 
ella  es  departida  en  nombre  de  tres  personas, 
et  ayúntase  en  ser  una  ,  asi  el  que  ha  en  ella 
parte  non  puede  ser  que  la  non  haya  en  todo. 
Et  á  semejanza  desto  gana  otrosi  Dios  al 
home  en  cuerpo  et  en  alma  et  en  la  obra  que 
sale  destas  dos  :  etpor  ende  este  sacramento 
ayunta  al  home  con  Dios  por  verdadero 
amor.  Onde  por  estas  razones  que  dichas 
habernos ,  en  que  han  comunaleza  Dios  et  el 
home,  es  dicha  comunión  :  ca  por  ella  son 
los  homes  gobernados  temporalmente  del 
pan  espiritual,  que  es  comer  del  cuerpo  para 
guardarle  de  mal ,  et  del  alma  para  salvalla. 

LEY  CIII, 

Quántos  bienes  ha  en  la  comunión,  et  quán 
noble  cosa  es. 

Noble  cosa  et  preciada  es  la  comunión 
entre  todas  las  otras  cosas  que  son  en  el 
mundo  :  ca  es  en  sí  sagrada  por  santidat, 
como  que  en  ella  es  el  cuerpo  de  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  por  que.  es  lavada  de  la 
sangre  et  del  agua  que  sallió  del  su  santo 
costado ,  et  es  otrosi  acabada  Cumplidamente 
porque  en  ella  se  cumple  la  santa  Trinidat. 
Ca  bien  asi  como  por  las  palabras  que  dixo 
el  ángel  á  santa  María  fue  ayuntado  en  ella 
el  poder  del  Padre ,  et  el  saber  del  Fijo ,  et  la 
gracia  del  Espíritu  Santo,  asi  por  las  palabras 
que  dice  el  sacerdote,  que  dixo  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  ,  se  ayunta  la  virtud  de  la 
Trinidat  que  face  del  pan  carne  et  del  vino 
sangre ,  et  él  es  Jesu  Cristo  complido  en 
cuerpo  et  en  alma  sin  menguamiento  de  la 


LEY  XLVIL 

Bel  sacramento  del  cuerpo  de  nuestro  señor 
Jesu  Cristo. 

Perdona  Dios  sin  dubda  ninguna  los  peca- 
dos á  los  cristianos  por  los  sacramentos  que 
resciben  de  santa  eglesia,  et  aun  sin  esto 

dundat  in  eos ,  si  forma  concessionis  hoc  exprimat, 
argum.  i.  Corinth.  1S.  vers.  alioquin,  29. 

LEX  XLVII. 

Missa  diebus  festivis  celebran  debet  hora  tertia, 
iq,  pon  festivis  hora  sexta;  in  jejunio  yero  hora 


dales  gracia  para  facer  bien  ;  mas  entre  to- 
dos ellos  es  el  mayor  (1)  et  el  mas  santo  el 
cuerpo  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo  que  con- 
sagran en  la  misa,  ca  si  los  otros  sacramentos 
ayudan  al  home  á  ser  salvo,  este  le  da  la  gra- 
cia de  Dios,  et  lo  tiene  en  buen  estado.  El 
por  eso  muestra  santa  eglesia  qué  cosas  deben 
guardar  los  clérigos  en  la  misa  quando  la 

nona,  die  autem  qua  ordines  celebrantur,  ct  ¡n 
baplismo  Sabbati  Sancti,  in  vigilia  Resurreclionis 
et  Pentecostés,  ob  officii  magnitudinem,  polcst 
presbytev  circa  nonain  Missam  incipere.  Hoc  dicit. 
(i)  El  mayor.  Adde  cap.  nihil,  de  consecr, 
dist.  2. 


138 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


deidat,  nin  sin  fallimiento  del  Espíritu  Santo : 
et  desta  guisa  son  todos  ayuntados  en  uno 
complidamente ,  fincando  cada  uno  entero 
en  sí  mismo  de  manera  que  non  mengua  el 
uno  por  el  otro ,  nin  se  departen  nin  se  des- 
facen :  et  por  ende  á  estos  tres  como  quier  que 
los  llaman  tres  personas ,  cada  una  por  sí  es 
un  Dios  por  ayuntamiento.  Et  desto  posieron 
semejanza  los  santos  al  sol  en  que  ha  tres 
cosas,  figura,  et  lumbre  et  escalentamiento : 
et  maguer  que  cada  una  dellas  face  su  obra , 
todo  es  un  cuerpo ,  et  un  fecho  et  una  virtud. 
Otra  tal  semejanza  dieron  de  la  candela ,  en 
que  ha  cera,  et  pávilo  et  lumbre  :  et  quien 
bien  parare  mientes  eso  mesmo  es  del  home, 
en  que  ha  cuerpo ,  et  alma  ,  et  obra  que  salle 
destas  dos,  que  se  entiende  el  alma  que  es 
espiritual  por  Dios  que  es  Padre ,  et  el  cuerpo 
por  su  Fijo  Jesu  Cristo ,  et  la  obra  por  el  Es- 
píritu Santo  que  sal  dellos.  Onde  sobrestá 
razón  Aristóteles ,  que  fue  grant  filósofo ,  et 
los  sabios  naturales  que  fabíaron  en  naturas 
probaron  por  derechas  razones  que  toda 
cosa  que  hobiese  á  ser  fecha  que  conviene 
hi  que  sean  tres  cosas,  facedor,  et  voluntad 
et  fecho,  casin  esto  non  puede  ser  complida 
nin  acabada.  Ca  el  facedor  maguer  toviese 
en  qué ,  si  non  toviese  voluntad  de  lo  facer, 
non  se  farie  :  et  aun  maguer  quisiese ,  et  pu- 
diese ,  et  non  lo  sopiese  facer,  non  vernie  el 
fecho  á  acabamiento  :  et  por  ende  ha  me- 
nester hi  siempre  estas  tres  cosas ,  poder,  et 
saber  et  querer.  Et  esta  es  la  Trinidat  com- 


plida 5  ca  el  poder  es  el  Padre ,  et  el  saber  éá 
el  Fijo ,  et  el  querer  es  el  Espíritu  Santo.  Et 
como  quier  que  cada  uno  se  nombra  por  sí  ■, 
todo  el  fecho  es  uno  porque  son  todos  ayun- 
tados en  ser  una  cosa.  Ca  bien  asi  como  el 
que  face  la  obra  es  llamado  maestro  porque 
él  ha  poder  sobre  todo,  et  la  imaginación  de 
cómo  debe  ser  fecha  es  en  él  mesmo,  et 
otrosí  la  voluntad  de  lo  facer,  et  todo  esto 
es  ayuntado  en  una  persona ;  desta  guisa  es 
en  el  Padre  la  maestría ,  que  es  el  maestro 
mayor-,  et  en  el  Fijo  la  figura  de  la  ima- 
ginación de  la  cosa  •;  et  en  el  Espíritu  Santo 
el  cumplimiento  et  el  apostura  que  la  faz 
fermosa  et  acabada,  que  salle  del  poder, 
de  la  maestria  et  de  la  imaginación  de  la 
figura.  Onde  todo  home  debe  entender  que 
Dios  que  puso  estas  tres  naturas  en  todas  las 
cosas ,  que  non  lo  podría  facer  si  él  en  sí  non 
lo  hobiese ,  ca  ninguno  non  puede  dar  lo  que 
non  ha  :  et  por  ende  el  que  lo  hobo  diólo  , 
et  el  que  lo  ha  dalo ,  et  el  que  lo  hobiere 
darlo  ha  :  et  dotra  guisa  non  puede  ser.  Et 
esta  Trinidat  tan  noble ,  et  tan  santa  et  tan 
complida  se  conosce  por  entendimiento  de 
la  voluntad  espiritualménte ,  et  se  encierra 
por  obra  provechosamiente  :  et  esto  se  face 
sagrando  el  cuerpo  de  nuestro  señor  Jesu 
Cristo ,  de  que  nos  viene  complida  comunión 
á  las  almas ,  et  á  los  cuerpos  et  á  las  obras. 
Et  por  ende  la  Trinidat  es  en  sí  noble  por 
honra ,  et  limpia  por  fermosura ,  et  santa  por 
obra.  Et  quien  esta  comunión  toma  como 


dixieren,  de  manera  que  sea  dicha  santa- 
mente, porque  la  mayor  fuerza  della  es  en 
la  consagración  del  cuerpo  de  nuestro  señor 
Jesu  Cristo,  ca  todas  las  otras  cosas  que  hi 
cantan  ó  dicen  son  por  honra  desto ,  et  por 
ende  non  la  puede  otro  clérigo  ninguno  decir 
sinon  el  que  fuere  ordenado  de  misa  (2),  se- 
gunt  manda  santa  eglesia..  Et  débenla  decir 
en  horas  contadas ,  asi  como  á  tercia  (3)  ó  á 
sexta  (A),  ó  á  nona  (5).  Et  a  hora  de  tercia  la 
deben  decir  los  dias  de  las  fiestas ,  et  á  sexta 
los  dias  que  non  lo  son.  Et  á  hora  de  nona  en 

(2)  Ordenado  de  misa.  Concord.  cap.  firmiter, 
g.  una  vero  ,  desuní.  Trinit.  et  Fkle  Cathol.  cap. 
verlectis,  25.  clist.  et  tenent  Doct.  Theologi  in  4. 
sententiar.  dist.  15. 

(3)  A  tercia.  Vidc  cap.  nocte  sánela ,  et  cap.  et 
hoc  attendendum  ,de  consecr.  dist.  1. 

('0  A  sexta.  Vide  Glos.  in  cap.  1.  in  verbo, 


quaresma,  et  en  las  vegilias  de  los  santos 
que  son  de  ayunar  :  otrosí  en  las  quatro 
témporas,  fueras  en  los  sábados  en  que  dan 
las  órdenes,  ó  el  baptismo  que  facen  en  la 
vigilia  de  pascua  mayor  et  de  cinquaesma  ^ 
ca  en  estos  dias ,  maguer  sean  de  ayuno  pue- 
den la  misa  comenzar  ante  de  nona,  porque 
es  el  oficio  grande  que  han  de  facer  en  aque- 
llos dias ,  et  á  estas  horas  deben  tañer  la 
campana  quando  la  misa  quieren  decir , 
porque  lo  sepa  el  pueblo ,  et  vengan  á 
oiría. 

suecurrere,  de  celebr.  Miss.  cap. ^solent,  de  consecr. 
dist.  1. 

(5)  Nona.  In  Quadragcsima ,  et  quatuor  Tempo- 
ribus ,  et  vigiliis  Sanclorum ,  7o.  dist.  cap.  quod  á 
patribus,  et  cap.  ordinationes;  et  cap.  fin.  76.  dist. 
de  consecr.  dist.  1.  cap.  solmt. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLES1A. 


139 


debe ,  recibe  la  Trinidat ,  cada  persona  en  sí, 
apartadamiente ,  et  la  unidat  enteramiente. 
Ca  maguer  Dios  quanto  en  él  mesnio  non  lo 
puede  ninguno  veer,  nin  ser  tañido  nin  co- 
mido, quanto  en  nuestro  señor  Jesu  Cristo 
que  ha  cuerpo  tórnase  en  comer  :  et  toda 
cosa  corporada  naturalmiente  puede  ser  co- 
mida :  et  pues  que  comerla  pueden,  aquella 
virtud  que  la  face  ser  cuerpo ,  por  fuerza 
conviene  que  cada  que  la  comieren  que  la 
coman  con  ella.  Et  sobrestá  razón  hay  una 
prueba  que  es  muy  fermosa ,  que  toda  cosa 
que  sea  de  comer  ha  en  ella  tres  naturas  :  la 
primera  es  voluntad  que  ha ,  cobdiciándola 
aquel  que  la  quiere  comer  :  la  segunda  es  el 
sabor  que  recibe  della  gustándola  quando  la 
come  :  la  tercera  es  pro  que  le  ende  viene 
quando  la  ha  comida  gobernándose  della. 
Onde  se  entiende  por  la  voluntad  el  Padre,  et 
por  el  saber  el  Fijo ,  et  por  el  gobernamiento 
el  Espíritu  Santo  que  salle  destos,  como  salle 
la  cobdicia  del  bocado,  et  del  bocado  el  sabor. 

LEY  C1V.  (o)  —  Al.  XLVIH. 

Por  qué  razones  dicen  las  misas  en  santa  eglesia 
en  horas  señaladas. 

Horas  ciertas  establecieron  los  santos  pa- 
dres para  decir  las  misas,  et  mostraron  razo- 


nes por  qué  debe  esto  ser,  et  dixieron  que  á 
la  hora  de  tercia  la  deben  decir,  porque  en  tal 
hora  pedieron  los  judios  á  Pilatos  que  man- 
dase crucificar  á  nuestro  señor  Jesu  Cristo, 
et  fue  estonce  azotado  :  et  otrosí  porque  en 
tal  hora  vino  el  Espíritu^Santo  sobre  los  após- 
toles el  dia  decinquesma.  Et  á  hora  de  sexta 
la  dicen  porque  fue  estonce  puesto  en  la  cruz , 
et  se  escureció  la  tierra ;  et  otrosí  en  tal  hora 
estudo  con  sus  decípulos  el  dia  que  subió  á 
los  cielos.  Pero  como  quier  que  estas  horas 
sean  señaladas  para  cantar  la  misa,  bien  pue- 
den decir  otras  misas  privadas  (1)  ante  deslas 
horas  et  después  destas  horas  fasta  nona.  Et 
esto  es  por  las  labores  que  han  de  facer  los 
homes,  et  por  otras  priesas  que  les  acaescen 
porque  non  pueden  venir  á  estas  sazones  so- 
bredichas :  et  es  derecho  que  todo  cristiano 
vea  cada  dia  (2)  el  cuerpo  de  nuestro  señor 
Jesu  Cristo  seyendo  sano  et  podiéndolo  facer. 

LEY  CV.  -  Al.  XLIX. 

Que  el  clérigo  misacaniano  non  debe  decir  mas 
de  una  misa  en  el  dia. 

Cantar  non  debe  ningunt  clérigo  mas  de 
una  misa  (1)  en  el  dia,  ca  bienaventurado  es 
el  que  una  puede  decir  dignamente.  Pero  en 


LEX  XLVIH. 

Hora  tertia  Missa  celebratur,  quia  ea  hora  fuit  á 
Judiéis  petitum,ut  Christus  cruciíigeretur,  eadem- 
que  hora  Spiritus  Sanctus  die  Pentecostés  venit  in 
Apostólos.  ítem  dicitur  hora  sexta,  quia  tali  hora 
fuit  crucifixus.  Ítem  et  nona  hora,  quia  lali  hora 
Christus  expiravit,  coslosque  ascendit :  alus  auíem 
horis,  usque  ad  horam  nonam,  ad  laborantium 
expeditionem  possunt  Missa?  privatas  celebran. 
IIoc  dicit. 

(1)  Misas  privadas.  Adde  cap.  necesse ,  de  con- 
secr.  dist.  d .  Adverte  etiam ,  quód  de  nocte  non  po- 
lest  Missa  celebran ,  nisi  in  casu  cap.  nocte  sancta, 
de  consecr.  dist.  1.  et  peccaret  mortaliter  alias 
celebrans  de  nocte;  potest  tamen  celebran  ab 
aurora ,  ex  quo  signa  Solis  orientis  apparere  inci- 
piunt.  ítem  poterit  Episcopus  in  ilinere  posilus 
ante  diem  celebrare ,  vel  faceré  celebran ,  Glos.  in 
cap.  fin.  deprwil.  lib.  6.  ítem,  et  posset  hoc  fieri 


de  licentia  Episcopi  necessitate  instante,  ut  quia 
morilur  infirmus,  ñeque  habetur  Eucharistia ,  ct 
etiam  poterit  ex  dispensalione  Papse,  secundum 
Petrum  de  Palud.  et  alios  Theologos. 

(2)  Cada  dia.  De  consilio  loquitur,  de  pracepto 
vero  est  diebus  dominicis  et  alus  festivis,  cap. 
Blissas ,  de  consecr.  dist.  1.  Episcopum  vero  decet, 
ut  quotidie  Missam  audiat ,  cap.  fin.  de  priñleg. 
lib.  6. 


Non  potest  presbylcr,  nisi  semel  tantúm  in  die 
celebrare ,  nisi  in  die  Nalivilalis  Domini ,  ubi  tres 
Missas  celebrare  potest.  Hoc  dicit. 

(1)  Una  misa.  Concord.  cum  cap.  svfficit ,  de 
consecr.  dist.  i.  et  cap.  consuluisti ,  de  celebra t. 
Bliss.  et  vide  qure  habentur  in  cap.  significatuin  , 
de  prcebend.  aliquando  tamen  licet  sacerdoti  dicere 
duas  Missas,  ut  in  dicto  cap.  consuluisti ,  seiliect 
quando  post Missam  dictam  occurritdefunctus,  non 


{a)  Ñola  de  los  Editores.  Visto  que  no  existe  diferencia  alguna  entre  ambos  textos  en  cuanto  á  las  otras  leves  de 
este  título,  tenemos  por  excusado  ponerlas  dos  veces,  y  nos  ceñimos  á  indicar  en  el  principio  de  cada  una  de  ellas  el 
orden  de  numeración  que  corresponde  á  las  del  texto  de  Gregorio  López, 


140 

el  dia  de  Navidat  (2)  bien  puede  un  clérigo 
cantar  misa  tres  veces  :  la  una  quando  co- 
mienzan los  gallos  á  cantar,  la  otra  quando 
comienza  á  alborecer  (3),  la  otra  ahora  de  ter- 
cia. Et  esto  non  lo  estableció  santa  eglesia  sin 
razón  ■  ca  por  la  primera  (4)  misa  que  cantan 
de  noche  se  entiende  el  estado  de  los  homes 
que  fue  ante  de  la  ley  quando  todos  eran 
en  tinebras  :  onde  dice  la  profecía  (5)  de 
aquella  misa  que  las  gentes  etlos  pueblos  an- 
daban en  tinebras.  Por  la  segunda  que  dicen 
en  el  alba  se  demuestra  el  tiempo  en  que  los 
homes  vevien  so  la' ley  que  dio  nuestro  Señor 
Dios  á  Moysen ,  ca  estonce  comenzaron  a  ha- 
ber conoscencia  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo 
por  los  dichos  de  la  ley  et  de  los  profetas , 
pero  non  complidamiente  :  et  en  esta  signifi- 
canza  dicen  la  misa  entre  la  noche  et  el  dia, 
et  comienza  el  oficio  della  :  la  luz  resplande- 
cerá hoy.  Et  por  la  que  dicen  de  dia  á  la  hora 
de  tercia  se  entiende  el  tiempo  de  gracia, 
que  es  desde  que  vino  nuestro  señor  Jesu 
Cristo  en  que  fueron  los  homes  alumbrados, 
et  lo  conoscieron  verdaderamiente  como  era 
Dios  et  home :  et  por  esto  comienzan  el  oficio 

sine  Missa  sepcliendus  ,  utquia  sic  se  habet  con- 
sueludoloci :  vel  si  deest  Eucharistia  ad  opus  infir- 
morum,  quod  perpenditpresbyter  antepcríusionem 
seu  ablulionem  manuum ,  et  noviter  sibi  est  nuntiata 
infirmitas  parochiani :  vel  si  supervenit  Episcopus, 
quem  non  decet  transiré  sine  ¡Missa,  etnon  sit  alius 
sacerdos,quidic'at:  vel  propter  peregrinos  venientes 
dic  festivo,  vel  quando  propter  rarilatem  prcsbylc- 
rorum ,  quis  prseest  duabus  Ecclesiis ,  secundum 
Hostien.  et  Joan.  Andr.  et  Abb.  post  Glos.  in  dicto 
cap.  consuluisti ,  qui  lext.  innuit  eliam  de  alia  ne- 
ccssitale ;  el  vide  in  1.  sequenti. 

(2)  De  Navidat.  Vide  in  dicto  cap.  nocte  sancta, 
etcap.  consuluisli ,  de  celebr.  Miss. 

(3)  A  alborecer.  Nota  hoc.,  quia  etiam  nocte  Na- 
tivitatis  ante  auroram  non  polest  dici  nisi  lantíun 
una  Missa ,  et  ita  servat  consuetudo. 

(ft)  La  primera,  Proscquilur  qu»3  dicit  Glos.  in 
dicto  cap.  consuluisli. 
(b)  Profecía.  Isaicc  ,  cap.  9.  v.  2 


Polcstbis  celebrari  Missa,  si  postprimamMissam 
morítur  aliquis  per  clericum  sepeliendus  ,  aut  si 
eclebraturus  est  anniversarium ,  vel  Missam  pro 
detunctis,  aut  propter  adveirlum  Kcgis,  PraelsrtÜ , 
aut  alterius  maguí  Domini ,  vel  si  non  servavit 
Eucliaristiam  pro  infirmis,  aut  ob  nuplias  celebran- 
ias ,  si  alius  eclebrans  non  invenitur,  dum  lamen  in 
)rima  vinum  effusum  super  dígitos  non  consumpsit, 
jer  quod  jejuniurafrangilur.  sed  non  persanguinem 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


de  la  misa :  el  niño  nos  es  nacido,  et  el  Fijo 
nos  es  dado. 

LEY  CVI.  —  Al.  L. 

Por  quántas  razones  pueden  los  clérigos  decir 
misa  dos  veces  en  el  dia, 

Decir  puede  un  clérigo  dos  misas  (1)  en  un 
dia  por  otras  razones  sin  las  que  deximos  en 
la  ley  ante  desta.  Et  esto  serie  (2)  si  después 
que  la  misa  fuese  dicha  moriese  alguno  que 
hobiese  de  soterrar,  ó  sil  acaesciese  de  facer 
aniversario  (3)  ó  decir  misa  de  réquiem  por 
los  muertos,  ó  si  después  que  hobiese  dicho 
la  misa  del  dia  (4)  sobreveniese  algunt  home 
honrado  que  la  quisiese  oir,  asi  como  rey,  ó 
obispo,  ó  otro  perlado,  ó  algunt  rico  home 
señor  de  tierra  (5),  ó  si  non  hobiese  guar- 
dado Corpus  Christi  para  comulgar  los  enfer- 
mos porque  non  moriese  ninguno  sin  comu- 
nión, ó  si  novios  (6)  quisiesen  facer  sus  bodas 
et  non  hobiesen  otro  clérigo  que  los  velase ; 
por  qualquier  destas  razones  puede  el  clérigo 
decir  dos  misas  en  un  dia.  Pero  si  en  la  pri- 

et  corpus  Christi ;  ideó  autem  tune  secundó  non 
polest  celebrare ,  quia  oportet  quod  Missam  cele- 
brans  sit  jejunus.  Hoc  dicit  cum  sequenti. 

(1)  Dos  misas.  Quia  secundum  Pelrum  de  Pal. 
extra  nociera  Nativitalis  Domini ,  et  in  alus  casibus, 
ubi  propter  necessitatem  permiltitur,  non  licet 
dicerc  plus  quam  duas  Missas. 

(2)  Esto  serie.  Adde  supr.  1.  proxim.  et  quseibi 
dixi. 

(5)  Aniversario.  Nota  hoc ,  et  sequitur  ista  Icx 
Raym.  msummar. 

(k)  Del  dia.  Hoc  dicit ,  nam  si  primara  dixisset 
pro  defunctis ,  non  posset  postea  aliara  celebrare 
de  die ,  quia  hoc  habet  consuetudo  Ecclesiíe  ,  et  est 
ratio ,  quia  á  defunctis  nullus  regreditur,  et  ideó 
celébrala  Missa  defunctorum,  non  celebratur  alia 
de  die ,  sed  omnes  tendimus  ad  mortem ;  unde 
celébrala  Missa  diei,  celebrari  potest  pro  defunctis, 
secundum  Joan.  Andr.  post  Petrum,  in  cap.  consu- 
luisli ,  de  celebrat.  Miss.  qui  allegat  pro  hac  con- 
suetudine  cap.  Ecclesiaslicorum ,  H.  dist. 

(5)  De  tierra.  Teñe  mente  istam  legem  ,  qua?  dc- 
clarat,  quai  dicalur  magna  persona,  quse  supervenit, 
ut  ejus  intuitu  possit  iterum  idem  sacerdos  cele- 
brare ,  quod  nota  ad  glos.  indict.  cap.  consuluisti, 
de  celebrat.  Miss.  quod  satis  videturbonum  dictum, 
quando  lalis  persona  superveniret  in  dic  ícslo;  nam 
si  in  alus  diebus  ,  ultra  Reges ,  vel  Episcopos  ,  seu 
alios  superiores  p  roela  los  ,  non  videlur  quod  procc- 
deret. 

(6)  No\íq$.  Sequitur  dicta  Uaym. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


i/il 


mera  misa  hobiese  consumido  aquel  vino  quel 
echan  sobre  los  dedos  (7)  quando  los  lava  des- 
pués que  ha  recebido  el  corpus  Domini,  non 
puede  después  decir  la  misa  segunda :  et  esto 
es  porque  non  serie  ayuno.  Ca  por  recebir  la 
hostia  et  el  vino,  que  se  face  cuerpo  et  san- 
gre de  nuestro  señor  Jesu  Cristo  quando  es 
consagrado,  non  se  desayuna  el  home :  et  esto 
es  porque  non  es  comer  de  cuerpo  (8) ,  mas 
de  alma.  Otrosí  el  que  cantare  misa  non  la 
debe  decir  solo  (9),  ante  debe  haber  consigo 
un  compañero  á  lo  menos  que  le  ayude  á 
decirla. 

LEY  CVII.  -  AL  LI. 

Que  non  deben  los  homes  dexar  de  oir  las 
misas  del  dia  por  cuidar  que  es  mejor  de  oir 
las  otras. 

Establecido  fue  en  santa  eglesia  por  los 
santos  padres  que  el  clérigo  non  diga  mas  de 
una  misa  sinon  en  dias  contados  ó  por  razo- 
nes ciertas,  segunt  que  es  dicho  en  las  leyes 
ante  desta  ;  et  aquella  debe  ser  del  dia  (1), 
asi  como  si  fuere  domingo ,  ó  quatro  témpo- 
ras, ó  quaresma,  ó  otro  dia  que  haya  propio 


oficio,  deso  deben  decir  la  misa,  quier  sea 
fiesta,  quier  non.  Et  sobresto  reprehende 
santa  eglesia  á  algunos  que  por  su  volun- 
tad (2)  tienen  por  mejor  de  oir  otras  misas 
que  estas  sobredichas,  asi  como  de  Trinidat, 
ó  de  Sancti  Spiritus  ó  algunas  otras,  porque 
yerran  en  entenderlo  mal ,  cuidando  que  es 
mejor  de  oir  estas  misas  que  las  otras  que 
son  establecidas  por  los  santos  padres.  Et  non 
tan  solamiente  reprehende  santa  eglesia  á 
estos  átales  que  han  por  costumbre  de  oir 
estas  misas,  mas  aun  á  los  que  quieren  oir 
cada  dia  el  evangelio  (3)  de  In  principio  eral 
verbum,  cuidando  que  qa  mejoría  de  oir  este 
que  otro. 

LEY  CVIII.  —  Al.  LII. 

Quántas  cosas  sonmenester  en  el  consagramiento 
del  cuerpo  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo. 

Consagrar  non  debe  ningunt  clérigo  el 
cuerpo  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo  quando 
dixiere  la  misa,  á  menos  de  haber  estas  tres 
cosas  (1),  pan,  et  vino  et  agua.  Et  este  pan 
á  que  llaman  hostia  ha  de  ser  de  fariña 
de  trigo  (2),  amasada  tan  solamiente  con 


(7)  Sobre  los  dedos.  Ñola  hoc  ,  quia  ut  dicit  Abb. 
in  dict.  cap.  consuluisti ,  in  hoc  mullí  errant ;  nam 
eliam  pro  causa  necessitatis  non  licet  sacerdoti  ile- 
rum  celebrare,  si  prius  recepit  vinum  purificationis, 
ut  esttextus  in  cap.  ex  parte,  eod.  Ut.  et  dicit  Abb. 
ibidem,  hoc  eliam  haberelocum  in  festo  Nativilalls 
Domini.  Nam  si  sacerdos  accepit  vinum  purifica- 
tionis ,  non  potest  dicere  secundam  Alissam  ,  vel 
lertiam ,  quod  et  volunt  Doct.  in  dicto  cap.  ex 
parte,  de  celébr.  Miss.  ubi  dicit  HosU  quod  vidit  in 
hoc  magnos  viros  errare. 

(8)  De  cuerpo.  Vide  in  cap.  1.  et  in  cap.  liquido  , 
de  consecr.  dist.  2.  et  in  cap.  in  illo  sacramento , 
cad.  distinct. 

(9)  Solo.  Concordat  cum  cap.  hoc  quoque  statu- 
tum ,  de  consecr.  dist.  i.  ubi  habetur,  quod  dúo 
saltem  debent  esse  prsesentes;  sed  secundum  Host. 
unus  sufficiet ,  argum.  cap.  queesiñt ,  \.  respons. 
de  verbor.  signif.  et  subditur  statim  in  ista  lege  , 
quod  in  Missis  privatis  satis  bené  procedit ,  non  in 
solemnibus  ,  in  quibus  videtur  habere  locum  dict. 
cap.  hoc  quoque,  et  vull  S.  Thom.  5.  part.  quaest.  83. 
art.  b.  in  iine. 

LEX  LI. 

(1)  Del  dia.  Concordat  cum  cap.  2.  de  celebrat. 
Miss. 

(2)  Por  su  voluntad.  Veluti ,  ut  habeat  meliores 
segetes ,  exponit  Innoc.  et  Joan.  Andr.  et  Abb.  in 
dicto  cap.  2.  Quid  aulem  de  sacerdote,  qui  celebrat, 


utDeusperdat  aliquem?  Dic  quod  conficil,  ut  nolat 
Glos.  i.  qusest.  1.  in  cap.  dictum ,  in  ultiin.  glos. 
sed  deponi  debet ,  ut  in  cap.  quicumque ,  26. 
qurest.  §.  benc  tamen  permittitur,  ubi  sunt  plures 
preshyteri ,  quod  unus  dicat  Missam  oceurrentem 
de  die  ,  etalius  ob  dcvolionem  suam  vel  alteráis , 
dicat  Missam  peculiarem,  ut  probatur  in  cap.  et  hoc 
attendendum ,  de  consecr.  dist.  1.  Abb.  in  dict. 
cap.  2. 

(3)  Evangelio.  Adde  dict.  cap.  2.  ubi  Joan.  Andr. 
refert  Abbatem  antiquum  poneni^m  de  veiulis 
dicenübus  ex  superstilione  quadam ,  quod  audien- 
tes  tale  evangelium  ,  non  possent  decedere  tali  die 
sine  posnitentia. 

LEX  LII. 

Debet  consecran  Corpus  Domini ,  pane ,  vino ,  ef 
aqua,et  pañis  scilicet  hostia  debet  esse  de  frumento 
cum  aqua  solúm  sine  fermento  mixta ,  et  vinum 
primó,  et  postea  aqua  ponatur  in  cálice  mixta, 
quia  ex  latere  Christi  exivit  sanguis  ct  aqua.  Et 
diclis  verbis  ,  quae  Chrislus  in  die  Cccnse  dixit ,  sci- 
licet ,  Hocest  Corpus  meum ,  etc.  pañis  convertitur 
inxarnem.  ítem ,  dicto,  Hic  est  Sanguis,  etc.  vinum 
transubstanlialur  in  Christi  sanguinem,  virlule  Dei 
et  dictorum  verborum.  Hoc  dicit. 

(1)  Tres  cosas.  Adde  cap.  1 .  et  2.  et  cap.  non 
oportet ,  cum  sequenti ,  de  consecr.  dist.  2. 

(2)  De  trigo.  Quid  si  quis  conficiat  de  pane  lolii  ? 
Host.  in  summa ,  de  consecr.  eccles.  vel  altar.  $.  ct 


142 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


agua  (3)  sin  levadura  (4)  et  sin  otro  mezcla- 
miento  ninguno  (5),  et  débelo  facer  el  clérigo 
muy  limpiamiente  :  et  non  debe  poner  vino 
en  el  cáliz  solo  ó  agua ,  mas  amos  á  dos  los 
debe  hi  mezclar  (6) ;  et  esto  es  (7)  porque  sa- 
llió  del  costado  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo 
quando  le  dieron  con  la  lanza  sangre  et  agua ; 
et  debe  poner  mas  del  vino  (8)  que  del  agua. 
Et  este  pan  múdase  verdaderamiente  (9)  en 
el  cuerpo  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo,  et  el 
vino  et  el  agua  en  su  sangre  por  el  poder  de 
Dios  et  por  las  santas  palabras  que  dice  el  clé- 
rigo ,  que  dixo  nuestro  señor  Jesu  Cristo  el 

quando,  col.  1.  refert,  agricultores  dixisse  se 
expertos,  de  frumento  nasci  lolium,  et  é  contra,  ut 
innui  dicit  56.  dist.  cap.  nasci;  ipse  tamen  dicit , 
quód  non  potest  confici  de  lolio,  allegat  1.  in  vendi- 
iionibus ,  ff.  de  contrahend.  ompt.  quse  tamen  lex 
hoc  non  probat ;  Glos.  in  cap.  in  sacramento  ,  de 
consecr.  disünct.  2.  dicit ,  quod  non  conficiatur  de 
lolio,  etapprobat  ibi  Arcbid.  quiamutavitnaturam, 
et  desiit  esse  frumentum  :  S.  Thom.  3.  part. 
qusest.  73.  art.  5.  dicit ,  quód  in  hoc  sacramento 
conlinetur  Christus ,  qui  se  grano  frumenti  compa- 
ravit,  ut  habetur  Joan.  12.  v.44.  ctsic  pañis  triti- 
ceus  est  materia  hujus  sacramenti  :  et  dicit  ibi , 
quod  si  quafrumenta  sunt ,  quse  ex  semine  trilici 
generan  possunt ,  sicut  ex  grano  seminalo  in  malis 
terris  nascitur  siligo,  ex  tali  frumento  pañis  confec- 
lus  polest  esse  materia  hujus  sacramenti ;  quod 
tamen  videtur  non  habere  locum,  ñeque  in  hordeo, 
ñeque  in  spelta ,  ñeque  in  farre ,  quod  inter  omnia 
est  grano  trilici  similius.  Similitudo  autem  figurse 
in  talibusmagis  videtur  significare  propinquitatem, 
quám  identilatem  speciei :  unde  ex  talibus  frumen- 
tis  ,  quse  non  possunt  ex  grano  tritici  generan ,  non 
potesl  confici  pañis ,  quse  sit  debita  materia  hujus 
sacramenti ;  et  idem  vult  S.  Thom.  in  4.  senteníiar. 
dist.  11.  qusest.  2.  artic.  2.  ad  terlium. 

(5)  Con  agua.  Naturali  scilicet ,  non  rosacea,  vel 
alia  aqua  artifician  ;  quia  partes  principales  pañis  , 
qui  est  materia  hujus  sacramenti  ,  sunt  aqua  natu- 
ralis  ct  fariña,  ut  tradit  Archid.  in  summa ,  de 
consecr.  dist.  2.  referens  S.  Thom.  ibi  tamen  refert 
alios  dicere,  quod  et  si  fariña  misceatur  aqua  rosa- 
cea  ,  et  indo  fiat  pañis  seu  hostia  ,  posset  confici  in 
tali  pane  ,  quia  aqua  non  remanct  in  pane ;  sed  pri- 
mum  dicit  postS.  Thom.  esse  probabilius. 

('»)  Sin  levadura.  Quaerit  Host.  in  summa,  de 
consecr.  eccles.  vel  aliar.  §.  et  quando /co\.  1.  quid 
si  conliciat  quis  de  fermento  ?  Et  respondet,  quod 
nihil  aget,  secundum  Hug.  de  consecr.  dist,  2.  cap. 
in  sacramento ,  ubi  Glos.  juxla  illud  :  Non  in  fer- 
mento veleri,  sed  in  azymis  sinceritatis :  et  subdit, 
quód  Gneci  turnea  tenent  contrarium ,  sed  debent 


dia  del  Jueves  de  la  cena  quando  tomó  el  pan" 
et  el  vino  en  el  dia  sobredicho ,  et  dixo  á  los 
apóstoles :  este  es  mi  cuerpo  et  mi  sangre.  Et 
quando  estas  palabras  dice  el  clérigo  debe 
alzar  la  hostia  que  la  vea  el  pueblo ,  et  es- 
tonce deben  todos  fincar  los  hinojos  (40) ,  et 
alzar  las  manos  á  Dios  et  decir  asi :  adorote 
señor  Jesu  Cristo ,  et  bendigo  el  tu  santo 
nombre  porque  redemiste  el  mundo  por  tu 
cuerpo  et  por  tu  sangre.  O  puede  decir  esta 
oración,  ó  otra  de  aquellas  que  suelen  decir 
en  aquella  sazón.  j 


sequi  consueludinem  Romaháe  Ecclesise,  alioqui 
de  ovili  non  erunt,  cap.  licet  grcecos ,  §.  fin.  dé 
baptis.  cap.  solitce,  §.  pen.  de  major.  et  obed.  et 
hoc  in  sacramenlis  ecclesiasticis  prsecipué  est 
cavendum,  cap.  ad  ábolendam,  1.  respons.  de 
ha¡ret.  Abb.  tamen  in  cap.  Hueras,  de  celebr.  Miss. 
dicit,  Doctores  et  Theologos  communiter  tenere 
contrarium ,  imó ,  quód  transubstantiatio  fiat  in 
pane  fermentato ;  licét  latini  sic  celebrantes  gra- 
viter  peccent ,  et  sint  puniendi  :  et  vide  per  S. 
Thom.  3.  part.  qusest.  74.  artic.  4. 

(5)  Sin  otro  mezclamiento  ninguno.  Quid  si 
piper,vel  alia  species  misceatur  cum  pane? Glos.  in 
dicto  cap.  in  sacramento,  de  consecr.  dist.  2.  dicit , 
quód  solum  id,  quod  est  frumentum,  transubslan- 
tiatur. 

(6)  Mezclar.  Concordat  cum  dict-  cap.  in  sacra- 
mento, et  licét  aqua  omitteretur,  consecratio  fieret, 
cap.  Scriptura ,  de  consecr.  dist.  2.  peccaret  tamen 
mortaliter,  qui  hoc  scienter  faceret :  et  vide  cap.  in 
quadam,  de  celebrat.  Miss.  et  S.  Thorn.  3.  part. 
qusest.  74.  art.  7. 

(7)  Eslo  es.  Vide  cap.  1.  de  consecr.  dist.  2.  et 
cap.  in  calicem. 

(8)  Poner  mas  del  vino.  Adde  cap.  perniciosus, 
de  celebrat.  Miss.  et  an  in  necessitate  posset  ex- 
primí botrus  in  cálice ,  et  illud  vinum  consecran" , 
vide  cap.  cum  omne,  de  consecr.  dist.  2.  quód 
sic  :  et  debet  vinum,  in  quo  conficilur,  esse  de  vite, 
ut  tradit  S.  Thom.  3.  part.  qusest.  74.  artic.  íj.  et 
debet  portari  ad  illas  partes ,  in  quibus  vinum  non 
habetur  :  vide  eumdem  Sanctum  Thom.  in  4.  sen* 
tentiar.  dist.  8.  Sylvestr.  in  summa,  in  parte  Eu- 
char istia,  1.  versic.  quintó  queeritur. 

(9)  Verdaderamiente.  Vide  cap.  flrmiler,  de  \. 
summa  Trin.  et  fule  Cathol.  §.  una  vero ,  et  Glos. 
de  consecr.  dist.    1.  in  summa ,  et  cap.   cum 
Marthce,  %.  qucesivisli,  de  celebr.  Miss.  et  S.  Thom. 
3.  part.  qusest.  7b. 

(10)  Fincar  los  hinojos.  Vide  in  cap.  sane,  de 
celebrat.  Miss.  et  ibi  Glos.  et  Joan,  Andr.  de  oru- 
tionibus  tune  dicendis, 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


1/iS 


LEY  CIX.  —  Al.  Lili. 

Por  qué  razón  deben  ayuntar  el  agua  con  el 
vino  en  el  cáliz. 

Vino  et  agua  debe  el  clérigo  mezclar  en  el 
cáliz  quando  quisiere  consagrar  el  cuerpo  de 
nuestro  señor  Jesu  Cristo.  Et  esto  es  por  esta 
razón :  ca  por  el  vino  entiende  santa  eglcsia 
la  sangre  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo,  et  por 
el  agua  el  pueblo  de  los  cristianos  :  onde 
quando  ayuntan  el  agua  con  el  vino  en  el 
cáliz  entiéndese  (1)  que  se  ayunta  el  pueblo 
de  los  cristianos  á  Jesu  Cristo  en  quien  creyen. 
Et  por  ende  non  debe  el  clérigo  facer  este 
santo  sacrificio  á  menos  de  vino  et  de  agua ; 
ca  si  lo  feciese  con  el  vino ,  et  non  mezclase 
hi  agua,  semejarie  que  nuestro  señor  Jesu 
Cristo  que  era  apartado  de  su  pueblo ;  et  si  lo 
feciese  con  el  agua  sin  el  vino  comenzarie  á 
apartar  el  pueblo  de  los  cristianos  del :  et 
por  eso  non  debe  facer  el  sacrificio  á  menos 
de  ser  mezclado  en  uno  el  vino  et  el  agua. 
Onde  el  clérigo  que  tal  apartamiento  como 
este  feciese  faria  muy  grant  yerro  :  et  por 
ende  non  debe  ser  osado  de  sacrificar  el 
cuerpo  et  la  sangre  de  nuestro  señor  Jesu 
Cristo,  ámenos  de  facer  ante  muy  grant  pe- 
nitencia de  aquel  yerro  que  fizo. 

LEY  CX.  —  Al.  L1V. 

Por  quién  fue  el  sacrificio  primero  establescido, 
et  en  quédia,  et  por  qué  palabras. 

Jesu  Cristo  nuestro  señor  verdadero  Dios 
et  home,  quando  él  quiso  recebir  muerte  paro 

lex  un. 

Per  vinum  in  cálice  positum  intelligitur  sanguis 
Chrisli ,  per  aquam  Christiani ,  quorum  mixtione 
populus  cum  Christo  intelligitur  injungi :  et  ideó 
sine  vino ,  et  aqua  non  fit  hoc  sacriíicium ,  ñeque 
debet  presbyter  eis  separatis  sacrificare ,  ne  íideles 
videantur  á  Christo  separati :  ideó  presbyter  debet 
propter  talem  errorem  gravem  pcenitenüam  agere. 
Hoc  dicit. 

(i)  Entiéndese.  Adde  cap.  cum  omne,  de  con' 
secr.  dist.  2.  et  dict.  cap.  cum  Marthce  3  §.  queesi- 
visli,de  celebr.  Miss. 

LEX  LIV. 

Hoc  sacrameiiífam  institutum  fuit  á  Christo  Deo 
in  die  Ccense ,  per  verba  :  Hoc  est  Corpus  meum , 
et  lit  quotidie  in  remissionem  peccatorum.  Hoc 
dicit. 
.    (1)  De  la  cena.  Math.  26.  v.  26.  et  27.  etin 


salvar  el  mundo,  estableció  este  sacrificio 
primeramiente  por  sí  mesmo  el  Jueves  de  la 
cena  (i)  quando  comió  con  sus  decípulos,  et 
tomó  el  pan  etel  vino  en  las  manos,  et  díxo- 
les :  este  es  el  mi  cuerpo  que  por  vos  será 
traído,  et  esto  faced  en  mi  remembranza.  Et 
por  ende  lo  usó  después  la  eglesia  de  facer 
cada  dia  este  sacrificio  por  haber  los  homes 
perdón  de  los  pecados  que  facen  cutiana- 
mente. Et  aun  sin  estas  palabras  que  él  dixo 
en  aquel.dia  habia  ante  (2)  deso  dicho  á  sus 
decípulos :  yo  so  pan  vivo  que  decendi  del 
cielo,  et  quien  comiere  deste  pan  vivirá  por 
siempre ;  et  el  pan  que  yo  daré  es  la  mi  carne 
por  vida  del  mundo. 

LEY  CXI.  —  Al.  LV^ 

Por  qué  razones  face  el  clérigo  tres  partes  de  la 
hostia  después  que  es  consagrada. 

Parte  el  clérigo  la  hostia  en  la  misa  quando 
la  ha  consagrada  en  tres  partes ;  las  dos  tiene 
en  las  manos ;  et  la  tercera  échala  en  la  san- 
gre que  consagró  :  et  de  las  dos  que  tiene  en 
las  manos  la  una  es  (4)  por  dar  gracias  á 
Dios  por  los  que  son  en  paraiso ,  et  la  otra 
por  rogarle  por  los  que  son  en  purgatorio  :  et 
la  tercera  que  mete  en  la  sangre  es  por  ro- 
garle por  los  que  viven  en  este  sieglo  que  les 
perdone  Dios  sus  pecados. 

LEY  CXU.  —  AZ.  L\T. 

Be  quale*  metales  se  deben  facer  los  cálices  por 
se  facer  el  sacrificio  sin  peligro. 

Cálices  son  llamados  aquellos  vasos  en  que 

Clem.  si  Dominum,  de  reliq.  et  ven.  sanct.  cap. 
cum  Marthce,  de  celebr.  Miss.  cap.  pañis,  de  con- 
secr.  dist.  2. 
(2)  Habia  ante.  Joan.  6.  v.  Ib. 

LEX.   LV. 

Post  consecrationem  Eucharistia  partifur  in  tros 
partes,  una  mittilur  in  Christi  sanguine  consécralo, 
duabus  in  sacerdotis  manibus  remanenlibus ,  si- 
gnificans  per  positam  in  cálice ,  quód  rogat  Deura 
pro  vivis;  et  per  unam  detentam  in  manu  pro 
existentibus  in  Purgatorio ,  per  aliam  dat  ei  gratias 
pro  existentibus  in  Paradiso.  Hoc  dicit. 

(1)  La  una  es.  Adde  Glos.  in  cap.  lriforme,de 
consecr.  dist.  2. 

LEX  LVI. 

Calix  sacrilicii  non  debet  esse  de  ligno ,  vifro , 
cupro,  latunno,  ferro,  aut  plumbo,  quia  non 


iliU 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


facen  el  sacrificio  del  cuerpo  de  nuestro  señor 
Jesu  Cristo.  Et  como  quier  que  primera- 
miente  en  el  comienzo  de  la  fe  usaron  los 
santos  padres  á  facerlo  con  vasos  de  madero 
ó  de  vidrio  :  después  non  lo  tovo  por  bien 
santa  eglesia  que  sacrificasen  en  ellos  por 
estas  razones  ;  porque  el  cáliz  de  madero  non 
es  tan  cerrado  como  el  de  metal ,  et  éntrase 
por  él  aquello  que  hi  meten :  et  por  ende  fin- 
caria  en  él  alguna  partida  de  la  sangre  de 
nuestro  señor  Jesu  Cristo,  por  que  el  clérigo 
non  lo  podría  consumir  cumplidamente  como 
debia,  nin  otrosí  non  lo  podrían  bienlavar  que 
non  fincase  hi  alguna  cosa.  Et  aun  non  tovo 
por  bien  que  lo  feCiesen  en  vaso  de  vidrio , 
por  que  es  flaco  et  quebrarse  hia  ligera- 
miente,  et  poderse  hia  verter  lo  que  en  él 
estodiese.  Et  por  desviar  estos  peligros  fue 
establecido  que  non  feciesen  el  sacrificio  si- 
non  en  cáliz  de  oro  ó  de  plata  (4),  et  esto  por 
honra  del  cuerpo  et  la  sangre  de  nuestro  se- 
ñor Jesu  Cristo,  et  por  apostura  de  santa 
eglesia.  Pero  en  las  eglesias  pobres  donde 
non  podiesen  haber  tales  cálices  como  estos, 
bien  los  pueden  haber  de  estaño  (2).  Et  de 
ningún  metal  otro  que  ser  pueda  non  los  de- 
ben facer  sinon  de  alguno  destos  tres  metales 
sobredichos  •,  ca  si  los  feciesen  de  fierro,  ori- 
necerse  hian  aína,  et  non  se  podrían  bien 
lavar-,  et  de  cobre  nin  de  arambre  non  los 
deben  otrosí  facer,  porque  son  metales  que 
quien  usa  con  ellos  beber  danle  voluntad  de 
eamiar:  lo  que  debe  ser  guardado  que  non 
acaesca  al  que  recibe  el  cuerpo  et  la  sangre 
de  nuestro  señor  Jesu  Cristo  :  et  otrosi  de 
plomo  non  lo  deben  facer  porque  es  negro  en 
sí ,  et  tiene  siempre  moho ,  et  non  se  puede 
bien  alimpiar. 


posset  de  Christi  sanguine  sic  perfecto  mundus 
fieri  propter  seruginem  ferri ,  et  plumbum  effice- 
retur  nigrum ,  cuprum  et  ses  provocarent  vomitum 
in  eo  bibenti ,  et  vitreum  de  facili  frangeretur ;  sed 
sit  dumtaxat  de  auro ,  argento ,  aut  stanno.  IIoc 
dicit. 

(1)  De  oro  ó  de  plata.  Vide  in  cap.  vasa,  de 
consecr.  dist.  1.  cum  sequenti,  Glos.  in  cap.  fin. 
de  celebr.  Miss.  de  quibus  lex  isla  sumpla  est. 

(2)  De  estaño.  Vide  in  dicta  dist.  cap.  ut  calix. 

LEX    LVII. 

Linteumlineum  subtus,  ct  super  caliccm  debet 
in  altari  poni,  quod  vocalur  vulgo  Corporales, 
qurc  sunt  ante  per  Episcopum  benedicenda  ,  ñeque 
debent  esse  nisi  de  puro  lino  albo ,  in  signum , 


LEY  CXI1I.  —  Al.  LV1Í. 

Ve  los  corporales  por  qué  razón  deben  seer  de 
paño  de  Uno  el  non  de  otra  cosa. 

Corporales  son  dichos  aquellos  paños  blan- 
cos que  ponen  so  el  cáliz,  et  con  quel  cubren 
quando  face  el  clérigo  la  consagración  del 
corpus  Domini :  et  estos  non  deben  ser  de 
sirgo  nin  de  paño  tinto ,  mas  de  paño  de 
lino  (1)  puro  et  blanco.  Et  esto  facen  por 
significanza  que  nuestro  señor  Jesu  Cristo  fue 
envuelto  en  paños  de  lino  quando  lo  metieron 
en  el  sepulcro  ;  pero  estos  corporales  que 
deximos  débelos  el  obispo  bendecir  ante  que 
digan  misa  con  ellos. 

LEY  CXIV.—  Al.  LVIII. 

Qué  quier  decir  misa,  et  por  quántas  razones 
es  llamada  asi. 

Llamada  es  misa  el  oficio  que  facen  los 
clérigos  quando  consagran  el  cuerpo  et  la 
sangre  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo.  Et  misa 
tanto  quiere  decir  como  cosa  enviada  (1) :  et 
esto  por  quatro  razones  \,  la  una  porque  al 
clérigo  envíalo  el  pueblo  á  Dios  que  niegue 
por  ellos  :  la  segunda  porque  verdadera- 
mente Dios  envia  hi  sus  ángeles  que  reciban 
las  oraciones  del  pueblo :  la  tercera  es  porque 
Dios  Padre  envió  su  Fijo  en  este  mundo  que 
recibiese  carne  de  santa  María  et  lo  redi- 
miese, de  que  facen  remembranza  sobrel 
altar  :  la  quarta  porque  Jesu  Cristo  fue  en-r 
viado  deste  mundo  al  Padre  por  rogarle  por 
el  linage  de  los  homes  que  los  perdonase.  Et 
por  ende  dice  el  clérigo  en  fin  de  la  misa, 
lie  missa  est,  que  quiere  decir  (2)  tanto  como 

quod  Corpus  Domini  fuit  positum  in  sepulcbro, 
pannis  lini  involutum.  IIoc  dicit. 

(1)  Paño  de  lino.  Adde  cap.  consulto,  de  con- 
secr. dist.  1.  de  quo  sumpta  est  hsec  Iex. 

LEX  LVIII. 

Missa  dicilur  propter  quatuor.  Primó,  quia  po- 
pulus  millit  sacerdotem  ad  Deum  rogandum  pro 
co.  Secundó,  quia  Deus  mittit  ibi  Angelos,  ut 
recipiantpopuliorationes.  Tertió ,  quia  Deus  misit 
Filium  suum,  ut  carncm  sumeret  bumanam,  ut 
redimeret  mundum.  Quarló,  quia  postea  fuit  mis- 
sus  de  mundo  ad  Patrem.  Hoc  dicit. 

(1)  Enviada.  Sic  exponunt  S.  Thom.  et  Hugo 
de  Sánelo  Viclore,  lib.  11.  de  sacramenlis. 

(2)  Quiere  dtw.Tene  mente liancexpositionem. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


l/»5 


idvos ,  ca  enviada  es.  Et  maguer  que  estas 
palabras  son  pocas,  grant  entendimiento  han, 
ca  tanto  quieren  decir  como  vos  fieles  cris- 
tianos seguid  la  hostia  que  es  enviada  á  los 
cielos,  et  faced  buenas  obras  porque  meres- 
cades  ir  después  allá  quando  finardes. 

^EY  CXV.  Al.  LIX. 

De  las  tres  maneras  en  que  se  acaba  la  misa. 

Acábase  la  misa  en  una  destas  tres  mane- 
ras, deciendo  el  clérigo  en  la  fin  della,  líe 
missa  est,  ó  benedicamus  Domino  (1)  ó  rc- 
quiescant  inpace.  Et  esto  non  es  sin  razón ,  ca 
en  los  dias  de  las  fiestas  en  que  cantan  Te 
Deum  laudamus,  et  Gloria  in  excelsis  Deo  et 
Alleluya  deben  decir  Ite  missa  est :  et  el  clé- 
rigo quando  esto  dixiere  débese  tornar  al 
pueblo,  et  todos  los  que  estodieren  en  la  egle- 
sia  deben  estonce  responder  Deo  gr alias.  Et 
en  los  dias  que  non  son  de  fiestas  debe  decir 
Benedicamus  Domino,  et  los  clérigos  et  el 
pueblo  deben  responder  Deo  gradas  :  et  por 
esto  se  entiende  la  bendición  que  dio  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  á  sus  decípulos  quando  su- 
bió á  los  cielos ,  ó  la  que  dará  en  el  dia  del 
juicio  á  los  buenos  quando  les  dirá  :  venid 
los  mis  fijos  benditos ,  recebid  el  regno  del 
mi  Padre  que  vos  está  aparejado  desclel  co- 
mienzo del  mundo.  Et  la  tercera  manera  en 
que  se  acaba  la  misa  es  quando  la  cantan  de 
réquiem  por  las  almas  de  los  finados ,  et  dice 
el  clérigo  en  fin  de  la  misa  Requiescanl  in 


pace,  que  quiere  tanto  decir  como  que  íuel- 
guen  en  paz  :  et  deben  los  otros  responder 
amen.  Et  por  cada  una  destas  tres  maneras 
sobredichas  en  que  se  acaba  la  misa  se  en- 
tiende que  manda  el  clérigo  á  los  que  están 
en  la  eglesia  que  se  puedan  ir  :  et  los  que 
ante  se  van  (2)  que  esto  sea  dicho  yerran  en 
facerlo,  et  débengelo  afrontar  su  perlado  ó 
su  clérigo ,  fueras  ende  si  hobiesen  ya  oido 
otra  misa ,  ó  si  lo  feciesen  por  alguna  cosa 
que  non  podiesen  escusar. 

LEY  CXVI.  Al.  LX. 

Del  corpus  Domini  que  deben  los  clérigos  tener 
para  los  enfermos,  et  cómo  lo  deben  guardar. 

Consagrado  deben  tener  todavía  los  cléri- 
gos en  las  eglesias  el  cuerpo  de  nuestro  señor 
Jesu  Cristo  para  comulgar  los  enfermos  ó  los 
otros  que  lo  hobiesen  menester.  Et  pues  que 
santa  eglesia  demostró  qué  cosas  han  me- 
nester para  consagrarlo ,  tovo  por  bien  otrosí 
de  enseñar  cómo  lo  deben  guardar.  Et  desi 
mandó  que  quando  lo  quisieren  condesar  que 
lo  tomasen  muy  homildosamiente  etcon  grant 
honra,  et  lo  posiesen(l)  en  lugar  limpio  et 
apartado,  que  fuese  cerrado  con  llave  de 
guisa  que  non  lo  podiese  ninguno  tomar  para 
facer  alguna  enemiga  (2)  con  él  :  et  otrosí 
mandó  que  la  crisma  (3)  fuese  guardada  desta 
mesma  guisa.  Et  los  clérigos  que  asi  non  lo 
guardasen  que  fuesen  privados  por  tres  me- 
ses (4)  de  oficio  et  de  beneficio.  Et  si  por 


LEX   LIX. 

Finitur  Missa  tripliciter  :  diebus  enini  feslívís 
quando  Te  Dcum  laudamus,  et  Gloria  in  excelsis 
Deo ,  et  Alleluia  dicitur,  dicat  sacerdos  ad  popu- 
lum  conversus  :  Ite,  Missa  est,  quod  signiiicaí 
hosüam  ad  Coelos  missam ,  ut  per  bona  opera  ad 
Coelum  pervenire  possitis;  et  respondetur,  Deo 
gratias :  alus  autem  diebus  dicitur :  Benedicamus 
Domino,  et  respondetur,  Deo  gratias  :  sed  in 
Missa  pro  defunctis  dicitur  :  Requiescant  in  pace , 
et  respondetur,  Amen. 

(i)  Benedicamus  Domino.  De  ista  benediclione 
vide  Glos.  in  cap.  de  hymnis,  de  consecr.  dist.  i. 

(2)  Qne  ante  se  van.  Concordatcum  cap.  omnesfi- 
rleles,  et  cap. *Mssas  cum  sequent.  de  consecr.  dist.  1 . 

LEX   LX. 

í}  Eucharistiam  et  Chrisma  debet  sacerdos  in  loco 

mundo  et  clavi  clauso ,  ne  quid  sinislrum  accidat , 
tcnere ,  alias  tribus  mensibus  privatur  officio  et 
beneficio.  Hoc  dicit. 
T0M.  I. 


(1)  Et  lo  posiesen.  Concordat  cum  cap.  1.  de 
castod.  Eucharist.  et  cap.  sané,  de  celebr.  Miss. 

(2)  Enemiga.  Vide  de  his  qute  dicit  Joan.  Andr. 
in  rubr.  de  celebr.  Miss.  ubi  refert  duas  decretales 
antiquse  compilationis ,  ponentes  dúo  miracula  de 
Christi  corpore.  Priinum ,  quod  cum  quaedam  for- 
mina illud  baberet  in  arca  ,  boslia  conversa  est  in 
carnem ,  et  pórtala  fuit  ad  parochialem  Ecclesiam ; 
et  propter  oblationes  obvenientes,  fuit  qutestio 
inler  Episcopum  Atrebaíensem  (  qui  de  illis  fecit 
Ecclesiam  reparan )  et  Rectorem ,  qui  illas  dicebat 
ad  se  pertinere.  Secundum,  de  quadam  foemina, 
qua;  ( retenta  in  ore  Eucbaristia  )  viro  osculum 
dedit,  putans  per  id  plus  ab  eo  diligi;  quae  postea 
in  carnem  versa ,  de  ipsius  ore  trabi  non  potuit : 
vide  ibi  per  eum ,  et  per  Host.  in  summa  de  custod. 
Eachar.  ubi  dicit  hoc  statutuna  esse  propter  illos , 
qui  inde  sortilegia  commitlunt. 

(5)  La  crisma.  Vide  in  dicto  cap.  de  custod. 
Eucharist. 
(h)  Tres  meses..  Vide  dict,  cap.  i. 

10 


146  PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  ÍV. 

aventura  por  su  culpa  non  lo  guardando 
acaesciese  algún  yerro  en  estas  cosas ,  que 
les  posiese  su  perlado  mayor  pena  segunt 
toviese  por  bien.  LEY  CXVIII.  Al.  LXII 


llevó  el  cuerpo  de  nuestro  seiior  Jesu  Cristo,' 
et  non  lo  debe  dar  á  otro  que  lo  aduga. 


LEY  CXV1I.  Al.  LXI. 

En  qué  manera  deben  los  misacanianos  levar 
el  corpus  Domini  á  los  enfermos  et  á  los 
otros. 

Enfermo  seyendo  alguno  que  quiera  co- 
mulgar, débelo  enviar  decir  al  clérigo  misa- 
cantano  quel  aduga  el  cuerpo  de  nuestro  se- 
ñor Jesu  Cristo  que  lo  quiere  recebir.  Et  el 
clérigo  débelo  adocir  él  mesmo  (4) :  et  si  non 
podiere  por  enfermedat  ó  por  otra  premia 
que  haya  grande,  puédelo  enviar  al  enfermo 
por  un  evangelistero  (2)  et  non  por  otro  home 
ninguno  (3).  Etquando  lo  quisiere  llevar  debe 
vestir  una  sobrepellicia  que  sea  limpia,  et 
llevarlo  honradamente  et  con  grant  devoción 
ante  sus  pechos  (4).  cóbierto  con  un  paño  de 
lino  muy  blanco  et  limpio ,  et  debe  facer  le- 
var ante  sí  candela  encendida ,  por  dar  á  en- 
tender que  aquella  hostia  que  lieva  es  lumbre 
verdadera  et  durable.  Et  otrosí  debe  levar 
cruz  et  agua  bendita,  et  una  campanilla  ta- 
ñiendo,  por  dar  á  entender  á  los  homes  que 
vienen  que  se  homillen  á  Dios  en  sus  cora- 
zones ,  et  crezca  la  fe  en  ellos.  Et  en  esta 
manera  debe  Yenir  fasta  que  llegue  al  en- 
fermo :  et  después  que  hobiere  comulgado  al 
enfermo  débese  tornar  (5)  á  la  eglesia,  et 
adocir  él  mesmo  el  cáliz  ó  la  causeta  en  que 


Cómo  §é  deben  homillar  los  cristianos  al  corpus* 
Domini  quandolo  lievanpara  comulgar  los 
enfermos. 

Ley  2.  tit.  i .  lib.  i .  Recop. 

Puñar  deben  los  cristianos  en  servir  á 
nuestro  señor  Jesu  Cristo  de  voluntad  et  do 
fecho :  et  esto  non  pueden  facer  cumplida- 
mente si  lo  non  temieren  et  non  lo  honraren 
en  quantas  maneras  podieren.  Et  por  ende 
tovo  por  bien  santa  eglesia  que  asi  como  los 
homes  deben  fincar  los  hinojos  homildosa- 
mente  quando  alzasen  el  corpus  Christi  en  la 
misa ,  que  desta  guisa  mesma  lo  feciesen 
quando  lo  levasen  fuera  (4)  de  la  eglesia  para 
comulgar  algunt  enfermo.  Et  demás  desto 
nos  (2)  por  honra  del  cuerpo  de  nuestro  señor 
Jesu  Cristo  mandamos  que  los  cristianos  que 
se  encontrasen  con  él  levándolo  de  la  eglesia 
que  vayan  con  él  á  lo  menos  fasta  cabo  de  la 
calle  do  lo  fallaren :  eteso  mesmo  debenfacer 
los  otros  que  estodieren  en  la  calle  fasta  que 
llegue  el  clérigo  á  la  casa  o  es  aquel  á  quien 
va  comulgar.  Et  si  algunos  fueren  cabalgando 
deben  decender  de  las  bestias  (3);  et  si  tal 
lugar  fuere  en  que  lo  non  puedan  facer,  dc- 
bense  toller  de  la  carrera  porque  pueda  el 
clérigo  pasar  por  la  calle  sin  embargo  nin- 
guno. Ca  si  los  homes  que  se  encontrasen  con 


LEX   LXI. 

Eucharistiam  debet  portare  infirmo  prcsbyter  si 
potest,  alias  Diaconus,  ct  nullus  alius,  superpellicio 
indutus ;  et  panno  mundo  coopertam  ante  peclus 
suum,  cuín  candela  incensa,  et  aqua  benedicta, 
campanellaque  sonante,  et  post  communionemre- 
diens  ipsemet  reponat  calicem  unde  sumpsit.  Hoc 
dicit. 

(1)  El  mesmo.  Vidc  cap.  sane,  de  celebr.  Mis. 
cap.  pervenit ,  efe  cornee,  dist.  2. 

(2)  Evangelistero.  Concordat  cum  cap.  Dia- 
conus, et  cap.  prcesente,  93.  dist. 

(o)  Por  otro  lióme  ninguno.  Nam  per  laicos  non 
esl  portanda  Eucharislia  ad  infirmos ,  cap.  pene- 
nit,  deconsecrat.  dist.  2. 

(4)  Ante  sus  pechos.  Non  sub  cappa ,  sed  mani- 
festé, ut  indicio  cap.  sané,  ubi  Joan.  And. 

(o)  Tornar.  Et  debet  prcsbyter  iré  munitus  Eu- 
cbai'istiis ,  ne  vacuus  revertatur,  ct  ne  ipso  rever- 
tente  homines  idolatrizcnl  adorando  crcaturam, 


non  Creatorem ;  et  si  propter  multitudinem  inlir- 
morum  totum  expenderet,  cesset  in  revertendo 
lumen ,  etsonitus  campancllaí,  secundum llost.  ct 
Joan.  Andr.  in  du:t.  cap.  sané. 

LEX    LXII. 

Cum  Eucbavistia  portatur  infirmo  pro  commu- 
nione ,  oinnis  obvians  genua  fleclat,  et  debet  eam 
comitari,  et  eques  si  descenderé  queat,  alias  se-< 
cedat,  ne  viam  Domino  aliqualiter  impediat;  quia 
si  Regi  temporali  fiunt  ista ,  quanto  magis  fieri  de- 
bent  Regi  seterno?  Hoc  dicit. 

(1)  Fuera.  Adde  dict.  cap.  sané,  de  celebr. Miss. 

(2)  Nos.  Conditor  liujus  legis  :  addel.  3.  tit.  A. 
lib.  1 .  Ordin.  reg.  Regis  Joannis  primi  in  Birviesca, 
qui  et  super  boc  statuit,  poenam  certam  pecu- 
niariam  imponendo. 

(3)  De  las  bestias.  Nota  hoc  :  malé  ergo  faciunt , 
qui  dic  sacratissimo  Corporis  Christi ,  cuín  fit  pco- 
cessio,  cquilant,  etpunicndi  cssent. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


147 


el  rey  terrenal  que  fuese  por  algunt  lugar  á 
pie  descenderían  á  él  por  le  facer  honra, 
quanto  mas  lo  deben  facer  á  nuestro  señor 
Jesu  Cristo ,  que  es  rey  sobre  todos  los  reyes 
et  señor  de  los  cielos  et  de  la  tierra.  Pero  si 
tal  fuese  el  lugar  que  ninguna  destas  cosas 
sobredichas  nonpodiesen  facer,  débenle  mos- 
trar en  otra  manera  qualquier  reverencia  et 
homildat  la  mayor  que  podieren.  Onde  todo 
cristiano  que  contra  esto  fuese  errarie  mucho 
contra  Dios  et  contra  la  fe ,  et  daric  mal 
enxiemplode  sí  et  caerie  en  culpa,  porque 
merescerie  grant  pena  (4)  si  le  fuese  probado. 

LEY  CXIX.  AL  LXHI. 

Cómo  deben  facer  los  judíos  et  los  moros  qv¡andp 
se  encontraren  con  el  corpus  Christi. 

Ley  2.  tit.  i.  lib.  i.  Rccop. 

Acaesce  á  las  vegadas  que  los  judíos  et  los 
moros  se  encuentran  con  el  cuerpo  de  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  quando  lo  lievan  para  co- 
mulgar á  algunt  enfermo  seguntdiceen  la  ley 
ante  desta  :  et  por  ende  decimos  (1)  que  qual- 
quier dellos  ó  otro  que  non  fuere  de  nuestra 
ley  ó  non  la  creyere  que  se  encontrare  con  el 
corpus  Christi ,  que  fará  bien  si  se  le  quisiere 
humillar  a'si  como  lo  facen  los  cristianos, 
porque  esta  es  la  verdat  et  otra  non  :  mas  si 
esto  non  quisiere  facer,  mandamos  que  se 
tuelga  de  la  calle  porque  pueda  el  clérigo 
pasar  por  ella  desembargadamiente.  Et  qual- 
quier que  asi  non  lo  feciere ,  desde  quel  fuere 
probado  debe  el  judgador  de  aquel  lugar  do 
esto  acaesciere  meterlo  en  la  cárcel ,  et  que 
yaga  hi  fasta  tercer  dia :  et  si  otra  vez  feciese 
contra  esto ,  mandamos  quel  doblen  la  pena , 
que  yaga  hi  seis  dias  :  et  si  por  esta  pena  non 

{h)  Grant  pena.  Arbitrio  judiéis,  secundum 
qualilatem  personarum ,  ex  quo  non  determínatur 
hie  specialis  pama,  1.  1.  ff.  deeffractor.  hodie  per 
diet.  1.  Ord.  certa  poena  est  statula. 

LEX   LXÍII. 

Infidelis  Eucharistia?  obvians ,  aut  secedat ,  vel 
gemía  fleclal,  alias  pro  prima  vice  tribus  diebus, 
et  pro  secunda ,  sex  erit  captus ,  pro  tertia  regi 
mitüturpunicndus.  Hoc  dicit. 

(1)  Decimos.  Addc  1.  5.  tit.  i.  lib.  1.  in  Ordin. 
reg.  quac  poenam  ponit  amissionis  vestís  supe- 
rioris;  et  juste  in  boc  providetur  contra  Júcheos, 
el  alios  infideles ,  per  leges  principis  srocularis ,  ut 


se  escarmentase  et  fuese  contra  esto  por  la 
tercera  vez,  mandamos  quel  prendan  et  quel 
adugan  antel  rey,  quel  dé  tal  pena  por  ende 
qual  entendiere  que  meresce  sobre  tal  fecho. 
Pero  si  el  rey  tan  lueñe  fuese  del  lugar  que 
esto  non  podiesen  facer,  ténganlo  bien  recau- 
dado al  que  lo  feciere  fasta  que  gelo  fagan 
saber,  porque  él  le  dé  aquella  pena  que  me- 
resce. Et  esto  mandamos  por  dos  razones : 
la  una  porque  los  judíos  et  los  moros  non 
puedan  decir  que  les  facen  mal  á  tuerto  en 
nuestro  señorío  :  la  otra  porque  los  jueces  ó 
los  otros  quehobiesendecomplir  esta  justicia 
en  ellos  non  se  moviesen  á  facerles  mal  por 
cobdicia  de  haber  lo  suyo,  ó  por  sabor  que 
hobiesen  de  facerles  mal  en  los  cuerpos  por 
razón  de  lamalquerenciaquehan  contra  ellos. 
Et  esta  pena  sobredicha  non  se  entiende  sinon 
de  aquellos  moros  ó  judíos  que  son  mora- 
dores en  los  lugares  de  nuestro  señorío :  mas 
si  fuesen  estraños  que  veniesen  de  otra  parte 
et  non  sopiesen  esto ,  non  tenemos  por  bien 
que  cayan  en  esta  pena ,  fueras  ende  si  algunos 
dellos  fuesen  ende  sabidores  et  ficiesen contra 
ello  maliciosamente. 

LEY  CXX.  Al.  LXIV. 

Que  los  clérigos  deben  tener  todas  las  eglesias 
limpias  et  apuestas ,  et  todas  las  otras  cosas 
que  hi  son  menester  para  servicio  de  Dios 
en  ellas. 

Limpias  et  apuestas  deben  tener  los  clérigos 
ías  eglesias  (d)  et  todas  las  otras  cosas  que 
son  menester  para  servirlas,  asi  como  los 
cálices  et  las  cruces,  et  las  vestimientas  con 
que  dicen  las  horas,  et  todos  los  otros  paños 
que  ponen  por  apostura  en  los  altares  et  en 
las  paredes  :  ca  pues  que  el  cuerpo  de  nuestro 
señor  Jesu  Cristo  se  consagra  en  ellas,  guí- 

babetur  in  cap.  !n  nonnullis,  de  Judaiis,  et  in 
Clem.  1.  de  judeeis  et  sarracen.  . 

LEX    LXIV. 

Ecclesiíe  ornamenta  non  sunt  ad  humanos  usus 
convertenda ,  imó  cum  sint  ¿rita,  tradantur  igni, 
ns  Dcus  irascatur  nobis,  ut  contra  Regem  Bal- 
Ihasar,  qui  vasa  Ecclesioe  in  suos  usus  convertí t, 
et  debent  dicta  ornamenta  tenerí  munda  :  et  vesti- 
menta benedicta  sunt  per  Diaconum  cum  minoríbus 
clericis  lavanda,  corporal ia  non  nisi  per  presbytc- 
rum  in  pelvi  ad  boc  solúm  desígnala.  IIoc  dicit. 

(1)  Las  eglesias.  Addecap.2.  de  custodia  Eucha- 
r/sf.  et  cap.  vestimenta,  de  consccr.  dist.  1.  ct 
cap.  t.  cum  glos.  ibi ,  depiyn. 


.7(8 


PRIMERA  PARTIDA.  TITULO  IV. 


sada  cosa  es  que  todas  las  cosas  que  son  me- 
nester para  su  servicio  que  sean  limpias  et 
mucho  apuestas.  Et  estas  vestimientas  et 
estos  paños  que  son  menester  para  servir  la 
eglesia  non  las  deben  los  clérigos  dar  á  los 
homes  que  usen  dellas  en  otras^cosas  (2).  Et 
quando  acaesca  que  las  vestimientas  que 
fueren  benditas  hobieren  menester  de  lavar, 
los  diáconos  (3)  con  los  menores  clérigos  de 
la  eglesia  lo  deben  facer  :  et  los  corporales 
los  deben  lavar  los  prestes  (4)  en  bacines 
muy  limpios,  que  sean  todavía  guardados 
para  esto  (5),  et  que  non  los  metan  á  otro 
servicio.  Et  quando  estas  vestimientas  et 
paños  fueren  envejecidas  ó  rotas  de  guisa  que 
non  sean  guisadas  para  usar  dellas  débenlas 
quemar  (6) ,  et  non  las  deben  vender  nin  dar, 
nin  meterlas  á  otras  cosas  que  sean  á  ser- 
vicio de  los  homes  ;  ca  lo  que  es  dado  para 
servir  á  Dios  non  debe  ser  después  tornado 
á  otro  servicio.  Et  esto  debe  ser  guardado 
porque  non  se  ensañe  Dios  contra  el  pueblo 
et  le  dé  majamiento ,  asi  como  conteció  al 
rey  Baltasar  (7) ,  que  tomó  los  vasos  et  las 
otras  cosas  del  templo  de  Jerusalem ,  et  ser- 
vióse  de  ellas  como  non  debie  :  et  destruyóle 
por  ende  nuestro  señor  Dios,  et  metió  su 
reyno  en  poder  de  sus  enemigos. 

LEY  CXXI.  Al  LXV. 

De  las  reliquias  de  los  santos ,  como  deben  ser 
honradas  et  guardadas. 

Ornamientos  llaman  aquellas  cosas  pre- 
ciadas que  tienen  la  eglesia  apuesta  et  hon- 

(2)  En  otras  cosas.  Adde  cap.  in  sancta,  et  cap. 
vestimenta,  de  consccr.  dist.  1. 

(3)  Los  diáconos.  Concordat  cum  cap.  nenio ,  de 
consec.  dist.  1, 

(ti)  Los  prestes.  Nota  hoc;  quia  in  dict.  cap. 
tierno,  cum  exposiüone  Arcbidiac.  ibi,  vidclur, 
quód  Diaconi  cum  alus  minoribus  clericis  possint 
lavare  corporalia. 

(5)  Guardadospara  esto.  Vide  in  dicto  cap.  nenio. 

(0)  Quemar.  Vide  in  cap.  ligua,  et  cap.  altar is 
palla,  do  consccr.  dist.  1.  Abb.  in  cap.  2.  de  cus- 
todia Euchar.  ubi  infert  contra  elencos  facientes 
inde  bursas,  seu  alia,  contra  regulam  :  semel  Deo 
dedicalum,  de  regid,  jar.  lib.  G. 

(7)  Al  rey  Baltasar.  Vide  Daniel  5.  v.  3.  et  in 
cap.  vestimenta,  de  consecr.  dist.  1. 

LEX  LXV. 

Reliquiíe  sanctovnm  sunt  in  loco  mundo  custo- 
dicndse, ñeque  debent  pro  prclio  ostendi  noque 


rada,  asi  como  dice  en  la  ley  ante  desta; 
Pero  aquello  que  mayor  honra  hi  face ,  del 
cuerpo  de  nuestro  señor  Jesu  Cristo  en 
afuera,  son  las  reliquias  de  los  santos,  cuyos 
cuerpos  fueron  canonizados ,  que  quier  tanto 
decir  como  otorgados  por  santos  :  et  esto 
non  puede  otro  facer  sinon  la  eglesia  de 
Roma  (1).  Et  sobre  todas  las  otras  cosas  las 
reliquias  que  mas  son  de  guardar  son  las  de 
nuestro  señor  Jesu  Cristo  et  de  su  madre 
santa  María.  Et  todas  estas  reliquias  deben 
tener  en  lugar  limpio  et  muy  honrado,  et 
deben  ser  muy  guardadas  et  encerradas  (2) 
de  tal  manera  que  non  las  pueda  ninguno 
furtar  nin  tomar  para  veerlas,  nin  de  otra 
guisa  sin  placer  de  aquellos  que  las  han  en 
guarda  :  et  non  las  han  de  sacar  de  aquellos 
lugares  o  estudieren  para  mostrarlas  por 
cobdicia  de  ganar  con  ellas  algo ,  nin  las 
deben  vender-,  ca  á  las  santas  cosas  non  les 
puede  ninguno  poner  precio  :  et  por  ende 
non  deben  ser  vendidas ,  pues  que  non 
pueden  dar  por  ellas  cosa  que  atanto  vala. 
Et  como  quier  que  en  las  cosas  temporales 
tanto  vale  la  cosa  como  aquello  porque  es 
vendida,  esto  non  es  en  las  espirituales; 
onde  qualquier  que  las  vendiese  pecarie  mor- 
talmiente,  ca  farie  simonía  (3). 

LEY  CXXII.  Al.  LXVI. 

Cómo  deben  ser  probados  et  muy  esmerados  los 
que  otorga  el  apostóligo  por  sanios. 

Santo  tanto  quiere  decir  como  cosa  afir- 
mada (1)  en  bien  :  et  esta  firmeza  se  entiende 

vendí,  cum  non  recipíant  sestimalionem,  et  contra 
faciens  commiltit  simoniam  et  peccatum  moríale. 
Hoc  dicit. 

(1)  La  eglesia  de  Roma.  Vide  infra  1.  proxim. 

(2)  Encerradas.  Vide  in  cap.  2.  de  reiiquiis  et 
vener.  sanctor. 

(5)  Simonía.  Vide  Glos.  in  dicto  cap.  2.  et  1.  ne- 
nio Marlyres,  C.  de  sacros.  Eccles. 

LEX  LXVI. 

Ante  Sancli  canonizalionem  debet  Papa  inqui- 
rere  de  vita ,  et  fama ,  et  conversatione  ipsius  ca- 
nonizandi ,  et  si  in  vita  et  morle  fecit  aliquod  mi- 
raculum;  et  istis  inventis  de  consilio  Cardinalium 
canonizct  eum ,  ponens  cum  in  Calendario,  et  as- 
signet  diem  festi  et  horas  dicendas,  denuntietque 
praelatis  et  alus  viris  probis  canonizationem ,  et  ex 
tune  vocalur  sanctus.  IIoc  dicit. 

(1)  A firmada.  Concordat  1.  sacra,  $.  proprié, 
ff.  de  rerum  divis. 


DE  LOS  SIETE  SACRAMENTOS  DE  LA  SANTA  EGLESIA. 


•ííiO 


señaladamiente  por  la  fe  que  hobieron ,  et 
por  las  buenas  obras  que  fecieron  en  ella  , 
porque  llegaron  á  firme  estado  de  santa 
eglesia,  que  non  se  puede  mudar.  Ca  los 
homes  que  tales  fueron  en  su  vida  merescen 
ser  llamados  santos  después  de  su  muerte. 
Pero  ninguno  non  puede  este  nombre  haber 
sin  otorgamiento  de  la  eglesia  de  Roma  (2)  : 
ca  el  apostóligo  (3)  debe  mandar  saber  pri- 
meramente de  que  vida  (4)  fue  el  que  quiere 
otorgar  por  santo  :  si  sufrió  por  amor  de 
nuestro  señor  Jesu  Cristo  muchos  trabajos  : 
et  si  viseó  en  grant  castidat ,  ó  si  fizo  otras 
buenas  obras.  Et  debe  saber  si  era  de  buena 
fama  en  aquella  tierra  o  moraba;  ó  si  era 
manso  et  homildoso  ,  et  sin  mal :  ca  en  tales 
como  en  estos  envia  Dios  su  gracia.  Otrosi 
debe  preguntar  si  fue  perseguido  por  amor 
de  Dios  et  por  mamparar  la  fe  :  et  aun  debe 
saber  otrosi  si  fizo  miraglos  (5)  en  su  vida , 
et  después  de  su  muerte ,  et  quales  fueron. 

(2)  Eglesia  de  Roma.  Adde  cap.  1.  de  reliq.  et 
venerat.  sanctor. 

(3)  Apostóligo.  Non  potest  aliquis  publicé  vene- 
ran lamquam  sanctus,  quousque  sit  per  Papam 
approbatus;  quoniam  et  per  malos  aliquando  fiunt 
miracula,  1.  qusest.  1.  cap.  teneamus,  ideó  dili- 
genter  inquirendum  est  de  vita,  et  conversalione , 
et  miraculis ,  et  omnia  sunl  transmittenda  Domino 
Papse,  cap.  venerabili,  de  testibus;  dicit  tamen  Glos. 
in  cap.  1.  de  reliq.  et  vener.  sanctor.  lib.  0.  quód 
licetcuilibetin  secreto  alicui  defuncto,  quem  sanc- 
tum  credit,  preces  porrigere ,  ut  pro  ipso  ad  Deum 
intercedat;  quam  glos.  commendat  Abb.  in  dicto, 
cap.  1. 

(h)  De  que  vida.  Oportet  inquirí  de  vita  sua,  ut 
ipsa  prior  testimonium  ferat  pro  laboribus  mullís 
nomine  Christi  toleratis ,  pro  moribus  caslis ,  pro 
actibus  strenuis,  61.  distinct.  cap.  miramur.  Opor- 
let  enim  prsesenti  teslificatione  prsedicari ,  et  bonsc 
famae  prseconiis  non  tacere ,  et  máxime  de  humili- 
tate,  et  simplicitate  quseri  debet,  cap.  ex  studiis, 
de  prmsumpt.  Üem  utrum  in  vita  persecutionem 
passus  fuerit,  7.  qusest.  1.  cap.  omnis  qui  gemebat, 
et  de  causa  persecutionis ,  utrum  scilicet,  quia  vo- 
lebat  justiüam  exercere,  vel  propter  charilatem, 
d.  quaest.  1.  cap.  vide  quantum  bontim.  Ítem  de 
miraculis ,  ut  biebabes,  et  tradit  Host.  in  summa, 
de  reliq.  et  vener.  sanct.  Joan.  And.  in  cap.  1.  eod. 
lit.  Glos.  in  dict.  cap.  1.  de  reliq.  et  venerat.  sanc- 
tor. lib.  6.  quam  vide  :  et  dicit  B.  Gregor.  20. 
Moral,  cap.  8.  Probatio  sanclitatis  non  est  signa 
faceré,  sed  unumquemque  ut  se  diligere,  et  de 
i  I)co  vera ,  et  de  próximo  meliora  quam  de  ipso 
sentiré;  vide  et  Chrisostom.  super  Mallh.  Homil. 
53.  fol.  fin. 

(3)  Miraglos. ,  Vide  in  dicto  cap.  venerabili,  de 


Et  quando  todas  estas  cosas  ó  otras  seme- 
jantes dellas  sopiere  ciertamicnte  del ,  puede 
el  apostóligo  otorgarlo  por  santo  con  consejo 
de